El Islam condena a los Yihadistas


El Santo Profeta del Islam (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo:

Al-lah no será misericordioso con los que no son misericordiosos con la humanidad.” (Bujari)

“La bondad es una muestra de fe, y aquel que no sea bondadoso, no tiene fe alguna” (Muslim)

Las acciones perversas de los fanáticos, que cometen sus crueldades en el nombre del Islam, ha llevado a muchos a cuestionarse si el Islam defiende el terrorismo y la violencia. Sin embargo, la realidad es que el Islam y el terrorismo son polos opuestos ya que ninguna forma de extremismo está justificada el Islam.

La religión es una fuente de orientación que guía a la humanidad para permanecer en paz con Dios y con los demás. El Islam nos enseña que todos los profetas de Dios y todas las religiones trajeron el mismo mensaje de paz. Cualquier acción que crea desorden o destrucción se opone por completo a las enseñanzas de todos los profetas y, sin duda, está en contra de las enseñanzas del Islam. Por lo tanto, un musulmán es aquel que se esfuerza promover la paz en su entorno.

El extremismo, por tanto, se opone a todas las religiones en general, y al Islam en particular. El verdadero significado del Islam es ´paz´, seguridad y una garantía de protección contra cualquier tipo de daño.

¿Encuentran apoyo en el Islam las acciones de los fanáticos tales como el Estado Islámico?

No. El Islam rechaza y condena contundentemente el terrorismo en cualquiera de sus formas y por cualquier motivo, ya sea llevado a cabo por un individuo, grupo o gobierno.

De hecho, según el Islam, ninguna religión puede autorizar la violencia y el derrame de sangre de hombres y niños inocentes en el nombre de Dios, ya que todas las religiones proceden de Dios Quien envió a sus profetas para establecer la paz en el mundo. El Islam instruye a todos los musulmanes a mantener la paz. Este concepto está tan fuertemente arraigado al Islam que el Sagrado Corán describe a los verdaderos musulmanes como aquellos que:

“… caminan en la tierra con humildad, y cuando se dirigen a ellos los ignorantes, responden: “¡Paz!” (Sagrado Corán, Capítulo 25: Versículo 64)

Además el Sagrado Corán defiende la santidad de la vida:

“… quien matara a una persona… sería como si hubiese matado a toda la humanidad; mas quien diera la vida a uno sería como si hubiese dado la vida a toda la humanidad.” (Sagrado Corán, Capítulo 5: Versículo 33)

En su famoso sermón de despedida, el Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo que Dios ha santificado las vidas, propiedad y honor de todas las personas; declaró:

“… quitarle la vida o la propiedad de alguien, o atacar su honor es tan injusto e incorrecto como violar la santidad de este día, este mes y este territorio” (Sihah Sitta)

Según esto queda muy claro que el extremismo y el terrorismo no encuentran ninguna justificación en las enseñanzas del Islam.

¿Permite el Islam los ataques suicidas?

No. En primer lugar, el Sagrado Corán expone claramente la prohibición de quitarse la vida.

“… Y no os matéis vosotros mismos. En verdad, Al-lah es Misericordioso con vosotros. Mas a quien lo haga con iniquidad e injusticia, lo haremos entrar en el Fuego; es cosa fácil para Al-lah.” (Capítulo 3: Versículo 30-31)

Esto deja muy claro que las enseñanzas del Islam prohíben y condenan el suicidio. Cuando el suicidio se utiliza como mecanismo para asesinar a alguien, se convierte en un pecado aún más grave. Los ataques suicidas, por lo tanto, son un acto abominable y atroz que no tiene justificación en las enseñanzas del Islam.

¿Es aceptable convertir forzosamente a otros al Islam?

No. El Sagrado Corán dice claramente que la humanidad tiene derecho a elegir libremente en lo que se refiere a la religión.

“No ha de existir coacción en la religión. Ciertamente, lo recto ha quedado separado de lo erróneo…” (Capítulo 2: Versículo 257)

A los musulmanes se les anima a difundir el mensaje del Islam de forma pacífica, con respeto y amor. El Sagrado Corán claramente indica que cada persona tiene la libertad elegir su propia creencia. Además, si alguien no cree en Dios, tiene el derecho a mantener ese punto de vista y, por ello, no se le puede obligar a cambiar o castigarle de ninguna manera. Según el Islam, cada persona debe rendir sus cuentas únicamente ante Dios. A los musulmanes se les recuerda, en el siguiente versículo del Sagrado Corán, que Dios ha otorgado ciertamente la libertad de credo a todos:

“Mas si tu Señor hubiese impuesto Su Voluntad, en verdad todos los que están en la tierra habrían creído juntos. ¿Obligarías, por tanto, a los hombres a hacerse creyentes?” (Capítulo 10: Versículo 100)

Esto demuestra que el Islam defiende la libertad de religión universal, y que aquellos que cometen el mal, buscan únicamente satisfacer sus intereses egoístas, y sus puntos de vista distorsionados no tienen base alguna en la religión del Islam.

Imagen: cortesía de Moyan BrennLicencia Creative Commons