Francia, terrorismo y cómo deben responder los musulmanes
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Francia, terrorismo y cómo deben responder los musulmanes

En este artículo encontrarás:

  • Declaración del líder de la Comunidad Musulmana Ahmadía
  •  La violencia nunca puede ayudar a la causa musulmana
  • ¿Boicotear o no?
  • ¿Debería haber límites a la libertad de expresión?
  • La violencia es una admisión de la derrota intelectual
  • Sacar a la luz las virtudes del Santo Profeta de Islam (sa)
  • La manera equivocada de responder
  • Un momento para la reflexión

Introducción

El 16 de octubre de 2020, un maestro de escuela francés, Samuel Paty, fue brutalmente asesinado en las calles de la ciudad francesa de Conflans-Sainte-Honorine por un extremista violento, que podrá musulmán de nombre pero ciertamente no en la práctica. Además, esta mañana, tres personas han sido apuñaladas hasta la muerte en Niza en un supuesto ataque terrorista. Inevitablemente, esos horribles atentados, realizados con el falso pretexto de defender el honor del Profeta de Islam (sa), han provocado indignación y han exacerbado las tensiones entre los musulmanes de Francia y el resto de la sociedad francesa.

En los últimos días, las repercusiones se han agravado ya que ciertos países musulmanes, encabezados por Turquía, han pedido el boicot de los productos franceses en respuesta a los recientes comentarios hechos por el presidente francés, Emmanuel Macron, en los que afirmaba que “los islamistas quieren nuestro futuro” y que Francia “no renunciará a nuestras caricaturas”. Por otro lado, los países occidentales se han alineado para expresar su solidaridad con Francia.

En cuanto a la escalada de la situación, en una declaración, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) ha afirmado:

“El asesinato y la decapitación de Samuel Paty y el atentado de Niza de hoy deben ser condenados en los términos más enérgicos posibles. Estos graves ataques van completamente en contra de las enseñanzas del islam. Nuestra religión no permite el terrorismo o el extremismo bajo ninguna circunstancia y cualquiera que afirme lo contrario actúa en contra de las enseñanzas del Sagrado Corán y en contra del noble carácter del Santo Profeta del islam (la paz y las bendiciones de Dios sean con él).

Como Líder de la Comunidad Musulmana Ahmadía, deseo expresar nuestras más profundas condolencias a los seres queridos de las víctimas y a la nación francesa. Que quede claro que nuestra condena y odio a esos ataques no es algo nuevo, sino que siempre ha sido nuestra posición y postura. El fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía (la paz sea con él) y sus sucesores siempre han rechazado categóricamente toda forma de violencia o derramamiento de sangre en nombre de la religión.

Las consecuencias de este acto atroz han exacerbado aún más las tensiones entre el mundo islámico y occidente, y entre los musulmanes que viven en Francia y el resto de la sociedad. Consideramos que esto es una fuente de profundo pesar y un medio de socavar aún más la paz y la estabilidad del mundo. Debemos unirnos todos para erradicar todas las formas de extremismo y fomentar la comprensión y la tolerancia mutuas. Por nuestra parte, la Comunidad Musulmana Ahmadía no escatimará esfuerzos en nuestra misión de fomentar una mejor comprensión de las verdaderas y pacíficas enseñanzas del islam en el mundo”.

 La violencia nunca puede ayudar a la causa musulmana

Como profesor, Samuel Paty actuaba dentro de la ley francesa y dentro de los límites del plan de estudios laico prescrito. A este respecto, independientemente de que los musulmanes consideren ofensivas las caricaturas, el Sr. Paty fue una víctima totalmente inocente y libre de culpa.

Responder de forma violenta o abogar por una reacción fanática sólo sirve para beneficiar a quienes desean presentar el islam como una religión fundamentalista y extremista. Sólo sirve para afianzar la posición de quienes tratan de justificar la publicación de caricaturas que representan al Santo Profeta Muhammad (sa) como una cuestión de libertad de expresión. Así pues, esos viles ataques no disuadirán ni disminuirán las perspectivas de que se publiquen más caricaturas, sino que sólo conducirán a su ulterior publicación y difusión. La historia reciente ha demostrado que este punto es cierto: la reacción violenta que siguió a la publicación inicial de las caricaturas del Santo Profeta Muhammad (sa) en 2005 no disuadió a otros de hacer lo mismo, sino que sirvió para envalentonar y fortalecer la determinación de otros de seguir sus pasos.

¿Boicotear o no?

En lo que respecta a la presión económica, lo cierto es que es poco probable que el boicot a los productos franceses u occidentales u otras medidas similares tenga un efecto significativo o duradero. Dada la realidad de la geopolítica interconectada de hoy en día, no es realista que esos boicots o embargos se mantengan o se extiendan. Millones de musulmanes viven en Occidente y simplemente no es posible que participen en tales boicots. Por lo tanto, la llamada a boicotear los productos franceses es una respuesta emocional, más que racional. Además, los musulmanes no deben participar en protestas que dañen la prosperidad de su nación.

¿Debería haber límites a la libertad de expresión?

Consideramos que las caricaturas del Santo Profeta Muhammad (sa) publicadas por Charlie Hebdo y las publicadas en el pasado por otras publicaciones son ofensivas, angustiosas y provocativas. Esta es una reacción humana natural basada en el amor y la devoción que sentimos por el Santo Fundador del islam a quien consideramos como un modelo perfecto a seguir por la humanidad. Además, consideramos igualmente desafortunado el hecho de que la santidad de la religión se esté erosionando día a día.

Con la libertad viene la responsabilidad y, por lo tanto, cuando se trata de la libertad de expresión, es nuestra creencia que debe utilizarse con un grado de precaución. Incluso en la sociedad actual, se considera que ciertos temas están fuera de los límites, a pesar del valor que se le da a la libertad de expresión. Afortunadamente, la corriente principal de la sociedad no tolera el lenguaje racista o los tropos antisemitas. Se han puesto límites a la libertad de expresión para el progreso de la sociedad. Es nuestra creencia que esto debe extenderse a lo que la gente religiosa considera sagrado.

Al mismo tiempo, también reconocemos que cuando los oponentes del Santo Fundador del islam (sa) le lanzaron insultos o se burlaron de él personalmente, él respondió con paz y nunca permitió que ninguno de sus compañeros reaccionara violentamente.

Por citar sólo un ejemplo, veamos cómo el Santo Profeta Muhammad (sa) respondió a Abdul’lah bin Ubayy Bin Salul, que se burló y abusó de él sin límite. Después de numerosos insultos y ataques verbales contra el Santo Profeta (sa), el propio hijo de Abdul’lah bin Ubayy, que era musulmán, pidió permiso para matar a su padre por los insultos hirientes y maliciosos que había dirigido contra el Santo Profeta (sa). Sin embargo, dando un ejemplo de tolerancia no sólo para sus compañeros, sino también para futuros musulmanes, el Santo Profeta prohibió un recurso violento y en su lugar declaró: “Trataré a tu padre con compasión y consideración”.[i]

Ciertamente, la respuesta del Profeta del Islam demuestra la injusticia inconmensurable de aquellos que toman las armas para “vengar” al Profeta de Islam (sa).

La violencia es una admisión de la derrota intelectual

Durante la época del fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía, se publicó el libro “Ummahatul Mominin” en el que se utilizaba un lenguaje extremadamente despectivo y odioso para describir al Santo Profeta de Islam (sa) y sus esposas. Al publicarse y difundirse, se encendió la furia de los musulmanes en la India. Además de exigir la prohibición del libro, se produjeron protestas y desórdenes generalizados. El Mesías Prometido, Su Santidad, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), rechazó esta reacción como no islámica y dijo que recurrir a la prohibición de libros o a la incitación al desorden era la respuesta de aquellos que habían aceptado una derrota intelectual. En lugar de la violencia o la coacción, el Mesías Prometido trató de persuadir pacíficamente a los que estaban en el poder de la necesidad de un debate civilizado y de los beneficios para la sociedad de poner ciertos límites a la expresión en aras de la paz y la unidad de la sociedad. En lugar de responder con violencia, el Mesías Prometido trató de manifestar el verdadero y noble carácter del Santo Profeta de Islam (sa) y llamó a otros musulmanes a hacer lo mismo.

Sacar a la luz las virtudes del Santo Profeta de Islam (sa)

En una línea similar, a finales de los años 20, se publicó otro libro que injustamente difamaba el carácter del Santo Profeta de Islam (as), titulado “Rangeela Rasul”. Una vez más, los musulmanes se indignaron, pero el Segundo Jalifa de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Su Santidad, Hazrat Mirza Bashir-ud-din Mahmud Ahmad (ra) rechazó toda forma de violencia o desorden. En su lugar, pidió a los musulmanes que celebraran convenciones y programas dedicados a retratar el verdadero carácter y la personalidad del Santo Profeta de Islam (sa).

En ese momento, el Segundo Jalifa de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Su Santidad, Hazrat Mirza Bashir-ud-din Mahmud Ahmad (ra) dijo:

“¡Oh hermanos! Os digo con una sincera compasión una vez más que quien empieza una pelea no es valiente. Es un cobarde porque ha sido vencido por su “ego”. Según un Hadiz, el que suprime la ira es el verdaderamente valiente. Se dice que el valiente es aquel que toma una determinación resuelta y luego no vacila hasta que la cumple… Haced una promesa solmene de tres cosas para el progreso del islam; en primer lugar, temeréis a Dios y no seréis frívolos con la religión. Así que, en primer lugar, reformáos. En segundo lugar, mostrad interés en transmitir el mensaje del islam. Las enseñanzas del islam deben llegar a cada persona en el mundo. Las cualidades del Santo Profeta (sa), las virtudes de su hermosa vida, su modelo bendito debe ser conocido. En tercer lugar, debéis tratar de salvar a los musulmanes de la subyugación social y económica.”[ii]

En este sentido, la Comunidad Musulmana Ahmadía lideró el camino y hasta el día de hoy continúa realizando eventos regulares en todo el mundo para educar e iluminar a los no musulmanes sobre el verdadero carácter del Santo Fundador del Islam (sa).

La manera equivocada de responder

Tras la publicación de las caricaturas del periódico danés Jyllands-Posten en 2005, el Líder Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba), dejó claro que los musulmanes que quemaban edificios o efigies y perpetraban actos de violencia y desorden, actuaban de manera incompatible con las enseñanzas del islam.

En ese momento, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) dijo:

“También digo esto a los que se denominan musulmanes, sean áhmadis, chiítas o suníes o pertenezcan a cualquier otra denominación del islam; Cuando la personalidad del Santo Profeta (sa) es atacada, en lugar de exhibir una pasión temporal, quemar banderas, causar daños y destrucción y atacar embajadas, reformad vuestros propios actos en su lugar, para que los demás no tengan la oportunidad de señalaros con el dedo. ¿Creéis que prender fuego, Dios no lo quiera, es todo lo que demuestra el honor y el rango del Santo Profeta (sa) y que al quemar banderas o quemar la propiedad de una embajada le habéis vengado? ¡Ciertamente No!”

En su lugar, Su Santidad reiteró la necesidad de que los musulmanes presenten el verdadero carácter del Profeta de islam (sa) al mundo.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) continuó diciendo:

“Somos seguidores del Santo Profeta (sa), que vino a apagar el fuego, que fue el Embajador del Amor, y fue el Príncipe de la Paz. Así que, en lugar de adoptar medidas crueles, impartid esta hermosa enseñanza al mundo.” [iii]

La forma correcta de responder

Tras el asesinato de Samuel Paty, la Comunidad Musulmana Ahmadía de Francia emitió inmediatamente una declaración condenando el ataque y afirmando que violaba incondicionalmente las enseñanzas del Sagrado Corán. La declaración también expresaba sus condolencias a los seres queridos de la víctima y a la sociedad francesa en general.

En los días siguientes, los musulmanes áhmadis que vivían en Francia participaron en los actos conmemorativos celebrados en homenaje a Samuel Paty y colocaron carteles que proclamaban “Amor para todos, odio para nadie”. En un acto celebrado en su ciudad natal, los musulmanes áhmadis formaron una cadena humana y marcharon en solidaridad con la nación francesa y en defensa del verdadero mensaje del islam. Pusieron flores en la escuela donde Samuel Paty había enseñado. Muchos no musulmanes locales expresaron su sorpresa de que los musulmanes habían acudido a condenar el ataque como no islámico. Además, los representantes de la Comunidad Musulmana Ahmadía fueron abordados por los medios de comunicación nacionales y locales de Francia y pudieron conceder entrevistas difundidas en el horario de máxima audiencia de la televisión nacional, y que fueron difundidas en las redes sociales.

Uno de los organizadores áhmadis, el Dr. Talha Rashid, describe la reacción:

“Cuando llegamos a las marchas y a las manifestaciones, nos sentimos muy aprehensivos. No sabíamos cómo seríamos recibidos, ya que el clima no podía ser descrito como ‘amigable para los musulmanes’. Sin embargo, los no musulmanes en Francia se sintieron muy aliviados al escuchar nuestro mensaje e incluso se emocionaron al oír el mensaje de amor y paz que llevábamos en nuestros corazones y en nuestras camisetas. Esta pacífica cadena humana que formamos llamó la atención. Mientras marchábamos lentamente como parte de la sociedad francesa, todo el mundo se sentía intrigado. Los medios de comunicación vinieron rápidamente a hacernos las mismas preguntas: “¿Cuál es el motivo de tu presencia aquí?” A lo que respondimos que hemos venido a llevar este mensaje de amor y paz que nos ha enseñado el islam y el Santo Profeta de islam (sa). Durante esta marcha fuimos entrevistados por dos emisoras de radio nacionales, una radio local, dos canales de televisión nacionales y fuimos filmados en directo por dos medios de comunicación online que tenían casi dos millones y 6 millones de seguidores respectivamente. Habíamos venido a condenar pero también queríamos transmitir el verdadero mensaje del islam y romper las barreras que existen entre el islam y la sociedad en general”.

El Dr. Talha Rashid continúa diciendo:

“El Presidente local de la Comunidad Musulmana Ahmadía desplegó una pancarta junto con sus hijos con las palabras “Amor para todos, odio para nadie”. El efecto fue inmediato, la gente aplaudió, les sonrió -necesitaban escuchar este mensaje de la Comunidad Musulmana. Además, los medios de comunicación también se congregaron para tomar una foto de la pancarta. El presidente local fue entrevistado en horario de máxima audiencia por BFM TV, uno de los canales de noticias más vistos de Francia”.

Durante la entrevista de BFM TV, el presidente local de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Abdelghani Belarbi dijo:

“La Comunidad Musulmana Ahmadía siempre ha estado presente en todas las reuniones y en toda Francia cuando ha habido un ataque terrorista para decir que esto no es el islam. El islam es todo paz, amor y tolerancia. El lema que tenemos, ‘Amor para todos, odio para nadie’ es lo que sentimos en nuestros corazones por el pueblo francés. Yo nací en Francia y me quedé atónito al escuchar que un profesor había sido decapitado. El primer verso que fue revelado al Santo Profeta (sa) fue “Iqra” que significa “estudia”; así que el terrorista no sólo atacó al cuerpo docente que es la columna vertebral de la república francesa, que nos enseña a leer y escribir para vivir, sino que también atacó a todo un sistema que es parte integral de la república francesa. Seamos de fe judía, musulmana o atea, todos podemos vivir juntos. Es muy posible. Yo nací en este país y he vivido aquí, esta gente no debe tener éxito en dividirnos.”

En consecuencia, en los días siguientes al atentado, la Comunidad Musulmana Ahmadía pudo presentar las verdaderas enseñanzas del islam a un público de al menos 18 millones de franceses a través de diversas plataformas y, en respuesta, se recibieron cientos de mensajes de agradecimiento tanto de no musulmanes como de musulmanes.

Después de ver la cobertura mediática, un musulmán no áhmadi comentó:

“Estoy feliz de ver que finalmente alguien está defendiendo a los musulmanes en los medios, y encima citando un verso del Corán”.

Otro musulmán no áhmadi declaró:

“Ha sido un gran mensaje que ha presentado los valores de nuestra república junto con los valores del islam.”

Un cristiano francés escribió:

“Es una lástima que no escuchemos tales mensajes más a menudo.”

Estamos totalmente de acuerdo con esos sentimientos. Si los musulmanes desean cambiar la falsa narrativa que ha distorsionado la visión del islam en gran parte del mundo, deben tratar de ejemplificar y transmitir sus verdaderas enseñanzas y ahogar el mensaje de los extremistas y terroristas continuamente. Esperamos que los musulmanes pacíficos dispongan de plataformas para amplificar las verdaderas enseñanzas de su religión a través de los medios de comunicación y en otros lugares en circunstancias normales y no sólo en respuesta a esos trágicos acontecimientos.

Un momento para la reflexión

El asesinato de Samuel Paty y la avalancha de ataques terroristas de los autodenominados yihadistas en los últimos tiempos ha causado un gran daño a la causa del islam. En lugar de adoptar la violencia o llamar a boicots, los musulmanes deben responder a cualquier forma de provocación aumentando sus oraciones y súplicas ante Dios Altísimo e invocar bendiciones sobre el Santo Profeta de islam (sa).

Los musulmanes deben buscar reformarse espiritual y moralmente y seguir los pasos del Santo Profeta Muhammad (sa), que fue enviado por Dios Altísimo como una fuente de Misericordia eterna para toda la humanidad. Deben tratar de describir el carácter de su noble Profeta (sa) y entablar un diálogo constructivo con los gobiernos, las autoridades locales y la sociedad en general para promover la  tolerancia y la empatía.

Recemos por la paz y por un mundo en el que todas las comunidades y personas puedan vivir juntas en armonía y con respeto mutuo, a salvo de los odiosos esfuerzos de los extremistas que tratan de explotar la división que ellos mismos han creado.

Como afirma Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba):

“La gente debe darse cuenta de que las palabras pueden tener consecuencias de gran alcance y, por lo tanto, en lugar de hablar de un ‘choque de civilizaciones’ o de aumentar innecesariamente las tensiones entre las diferentes comunidades, la gente debe abstenerse de atacar las enseñanzas religiosas de unos y otros […] Todos, independientemente de nuestras diferencias, debemos unirnos y trabajar con un espíritu de respeto mutuo, tolerancia y afecto por la paz del mundo y promover la libertad de creencia.”

________________________________________

[i] La vida de Muhammad, página 81 (https://www.alislam.org/library/books/Life-of-Muhammad.pdf)

[ii] Anwarul ‘Ulum, Vol. 9, PP. 555-556

[iii] El modelo bendito del Santo Profeta Muhammad (sa) y las caricaturas, Páginas 22-23

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via