El Colonialismo Racista y la Solución Islámica
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Artículo oríginal: https://www.alhakam.org/establishing-true-morality-will-bring-the-dawn-we-crave/

El 2020 pasará a la historia con distinción, hasta ahora, por todas las razones equivocadas.

La última chispa vino de América después de la injusta brutalidad policial hacia los negros americanos. El movimiento Black Lives Matter ha ganado fuerza y la gente está expresando sus preocupaciones contra el racismo que genera la sociedad.

El clamor contra la continua discriminación racial de las minorías étnicas tiene ahora eco en todo el mundo. Lamentablemente, algunas protestas se convirtieron rápidamente en violencia y reforzaron la narrativa de “nosotros y ellos”.

# AllLivesMatter – criticado por ser un anti-movimiento a Black Lives Matter – también se le dio un segundo aire y ha creado mucha confusión y debate a las voces contra el racismo.El liderazgo mundial tampoco ha sido un medio de consuelo. Las políticas divisorias continúan a pesar de que la gente exige un cambio y una justicia absoluta.

En Europa, las manifestaciones contra el racismo han desenterrado la horrible historia de la esclavitud institucional promovida por el colonialismo occidental. El derribo de la estatua de Eduardo Colston – propietario y comerciante de esclavos – suscitó un debate sobre por qué esas figuras de la historia fueron elogiadas en la sociedad británica en primer lugar y por qué merecen un monumento de alabanza.

Esto ha llevado a que otras estatuas de traficantes de esclavos sean retiradas en Londres y el Reino Unido.

En Bélgica, la misma indignación llevó a las autoridades a retirar la estatua del Rey Leopoldo II, “cuyas fuerzas se apoderaron del Congo a finales del siglo 19 y dirigieron un régimen de explotación que provocó la muerte de millones de personas”. (nytimes.com, 9 de junio de 2020)

“La historia no está siendo borrada por aquellos que buscan derribar las estatuas de esclavistas y supremacistas blancos asesinos; está siendo recordada”, argumentaba un artículo de The Guardian.

Expresar opiniones democráticamente y presionar para que se produzcan cambios sin recurrir a la violencia y a los daños económicos es la única forma efectiva de ver (algo) de justicia real, una opinión que también expresan prominentes figuras negras.

La presión política, la evaluación de los valores y los procesos democráticos pueden ciertamente traer el cambio – después de todo, las estatuas de los esclavistas han sido retiradas a través de procesos democráticos. Pero para ser testigos de un verdadero cambio – un cambio en las creencias de la sociedad – las estatuas de la cultura nihilista y materialista del mundo deben ser derribadas.

Si se ignoran los valores morales y espirituales, ¿cómo va a cambiar la motivación intrínseca de cada individuo hacia el bien? Es por eso que el Islam fue tan efectivo en erradicar el racismo y la esclavitud, que fue parte integral de la sociedad árabe durante la época del Profeta Muhammad (sa). Predicó a una sociedad que glorificaba la esclavitud y se veía a sí misma como la raza y cultura “superior”, con todos los no árabes etiquetados como aymi, que literalmente significa “el que no puede hablar con claridad”.

Hace más de 1.400 años, las estatuas internas del racismo y la discriminación fueron derribadas por la fuerza de la revolución moral del Islam. El profeta Muhammad (sa), a través de las enseñanzas coránicas, cimentó el entendimiento de que ninguna raza es superior – o inferior – a otra.

La arrogancia de la superioridad árabe se hizo añicos y en 23 años, los musulmanes abandonaron sus antiguos prejuicios. Ex-esclavos que habían sido abusados y degradados antes del Islam eran ahora líderes, comandantes, imanes y modelos para las generaciones de musulmanes que vendrían. El cuidado, el amor y la atención que el Profeta Muhammad (as) expresó genuinamente hacia las minorías étnicas y los esclavos liberados encajaban en una cultura que amaba y apreciaba la diversidad entre los seres humanos – que somos una nación creada por el Dios Único.

De esta manera, el Profeta Muhammad (sa) dejó claro que la etnia o el origen social no deben jugar un papel en el desempeño del cargo. El cambio en la psicología de los árabes musulmanes creó una sociedad armoniosa y diversa; el Islam fue rápidamente aceptado en todo el mundo debido a sus enseñanzas de igualdad y aceptación racial.

El último sermón del profeta Muhammad (sa) resonó en las generaciones posteriores, en el que recordó enfáticamente a los musulmanes que “un árabe no tiene superioridad sobre un no árabe, ni un no árabe tiene ninguna superioridad sobre un árabe; una persona blanca no tiene superioridad sobre una persona negra, ni un negro tiene ninguna superioridad sobre el blanco, excepto por la piedad y las buenas acciones”.

Para que las voces de las protestas contra el racismo y los llamados a la justicia absoluta sean efectivos, las estatuas de la inmoralidad deben ser derribadas. Necesitamos evaluar, profundamente, la moral por la que vivimos.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via