Cinco cuestiones existenciales sobre dios
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Cinco cuestiones existenciales sobre dios

Seas o no religioso, lo más probable es que tú también hayas reflexionado sobre las preguntas que te vamos a presentar en este artículo. Te traemos respuestas a algunas de las preguntas filosóficas más profundas y contempladas de todos los tiempos. Preguntas sobre la vida y la muerte, la desigualdad, la justicia y la injusticia. Adéntrense en esta sesión de preguntas y respuestas con nuestros expertos.

En Junio 2021, The Review of Religions celebró a nivel internacional la “Cumbre de Dios“, un evento a escala mundial, televisado en directo, en el que musulmanes áhmadis de diferentes partes del mundo presentaron ponencias, discursos y sesiones de preguntas y respuestas, con el fin de tratar temas como la existencia de Dios, la vida después de la muerte, o la aceptación de las súplicas por parte de Dios Todopoderoso. A continuación presentamos una sesión de preguntas y respuestas en la que participaron dos imames de renombre de los Estados Unidos de Ámerica. A continuación pueden leer la transcripción de las preguntas formuladas por los espectadores de la cumbre internacional y las respuestas presentadas.

  1. ¿Si, Dios existe, entonces por qué algunos nacen con defectos o malformaciones congénitas?, si consideramos que somos la creación de Dios, ¿no debería ser perfecta? Decimos que Dios es  perfecto, ¿por qué crea algo que es imperfecto?

Obviamente, el propósito de la creación es crear en última instancia un ser que sea capaz de reconocer a Dios. Pero eso no significa que, por ejemplo, una persona que no es tan consciente de ello como otra  debido a lo que llamamos “defecto”, no sea útil para Dios o que Dios Altísimo no ame a esa persona. Abu Bakar Siddiquera , compañero del Profeta Muhammadsa estaba en una ocasión caminando cerca de un arbusto o de un matorral y comenzó a llorar. En ese momento, Hazrat Umarra dijo ¿por qué llora hermano mío? Y Abu Bakrra contestó: “porque a veces desearía ser este arbusto ya que así no necesitaría responder frente a Dios por mis actos en el día del Juicio Final”.Dios está buscando excusas para que la gente entre en Su Paraíso.

Y también quiero terminar con este punto; ¿Conocen ustedes a Stephen Hawking? Él es una de las mentes más brillantes de nuestra época. De repente, un día se vio paralizado y desde entonces se halla en una silla de ruedas. Sin embargo, él mismo dice que cuando la destreza de mis manos se limitó, la elasticidad de mi mente comenzó a alcanzar las infinidades del universo.

Y así es como se convirtió en uno de los mayores contribuyentes a la cosmología actual. Cuando Dios Altísimo quita algo, Él, que es Justo, se asegura de dar una recompensa.

Otro ejemplo muy común, todos sabemos que cuando un elemento de percepción sensorial desaparece, por defecto congénito por ejemplo, entonces otros elementos son aumentados.

Un ejemplo de ello, es el síndrome del sabio; es el que se da en personas que quizás no son tan fuertes socialmente, pero tienen memorias y facultades intelectuales con las que ninguno de nosotros podríamos compararnos. Así que creo que este concepto  hay que verlo de forma global.

Por otro lado, hay que añadir que Dios es “AlQuddus”, es decir Él es santo y sumamente bondadoso. Nosotros solo somos seres humanos.

Así que tenemos que aprender y entender mucho acerca de estos problemas y defectos. Vemos que el desorden humano es debido a la propia condición humana. Hemos fallado en seguir la mejor ley que Dios ha creado, y es la ley natural, y ello es lo que nos lleva a estas situaciones.

Por ejemplo, a las mujeres embarazadas se les dice que no fumen o no beban alcohol durante el embarazo. Y que cuiden su salud cuando están embarazadas. Y, cuando no se cumplen estos consejos, y un niño nace con una cierta malformación aun así decimos:

¡Oh, Dios, mira a mi hijo!”

Hay muchas cuestiones que tenemos que considerar, no es sólo una cuestión de decir que Dios es el resultado de todo esto; el hombre tiene el control en muchas de estas situaciones.

Hay una historia de una mujer que que nació en Rusia, es una historia muy interesante. Fue adoptada por una mujer en América, y poseía cierto defecto en su cuerpo, debido al cual sus piernas tuvieron que ser amputadas en la niñez, y a la madre se le informó sobre la enfermedad de la niña antes de que la adoptara. La madre crió a la niña sin piernas y ha crecido hasta ser una de las más grandes paralímpicas de la historia de la humanidad. Durante su vida ha desafiado y ha batido todos los récords en natación y ciclismo. Nada le impidió alcanzar el éxito, incluso en la dimensión física, porque su madre dijo:

“Quiero a esta niña, la crié y le di la mentalidad de que no hay límite, excepto el que te pongas a ti mismo, así que no te pongas límites, y el mundo será tu esperanza”. 

  1. ¿Cuál es el propósito de la vida si Dios sabe las decisiones que tomaremos en nuestras acciones?

La forma en que Dios lo describe es que el propósito de la vida de los seres humanos es reconocer a Dios Altísimo.  Dios dice que todo, cada partícula del universo ya glorifica a Dios. Así que tenía que haber una creación que tuviera la opción de escoger; porque por ejemplo, en el Sagrado Corán se explica que los ángeles hacen lo que se les ordena, es decir no pueden escoger por sí mismos como los humanos. Pero hay una excelencia meritoria especial cuando se tiene una elección entre lo que es correcto y lo que es fácil; y entonces esta carga de libre albedrío fue dada al ser humano; esto es lo que lo nos distingue del resto de la creación, pues los seres humanos tenemos la confianza de Dios. Dios sabe si una persona tendrá éxito o no. Pero la verdadera objeción hubiera sido si Dios nos impusiera Su voluntad;  entonces hubiéramos presenciado a ese Dios “tirano”, Dios no lo quiera, y podríamos alegar que ni siquiera se nos ha dado una oportunidad.  Pero obviamente no es así,  al menos se nos ha dado esa oportunidad y seremos juzgados dependiendo de cómo sean nuestras acciones.

Se puede alegar que si Dios sabe que elecciones vamos a escoger entonces, ¿qué somos? No seríamos seres con libre albedrío, sino seríamos más bien  marionetas o robots. Pero la realidad es que hay dos elementos diferentes en esta discusión. Una es el conocimiento de Dios y la segunda  es la acción del hombre independientemente del conocimiento de Dios. Por ejemplo, si yo viniera aquí hoy y pusiera mi GPS y el GPS me dice que antes de llegar a cierto punto hay un accidente, o hay un atasco, y me dice que de la vuelta, ahora tengo la opción de aceptar lo que me dice el GPS o rechazarlo y seguir mi camino; es mi elección el rumbo que tomo en mi viaje. El GPS me está dando información y a veces a los profetas de Dios, Dios les da conocimiento sobre el futuro. Dios dice

“Sé lo que hay delante de ti, lo que hay detrás de ti y lo sé todo pero Mi conocimiento y revelación no va a cambiar tu oportunidad y tu elección”. 

Lo que también debemos comprender es que Dios es tan Misericordioso que cuando ve que estamos a punto de tomar malas decisiones, interviene a menudo en esos casos y trata de ayudarnos a volver a un camino recto. Esto sucede con los profetas, cuando reciben revelaciones, y ven que la humanidad está a punto de desviarse. Dios nos guía, y es tan Misericordioso y tan bondadoso con nosotros, que nos ayuda a re-dirigirinos hacia el camino recto.

  1. Al hablar de la relación que existe entre Dios  y la justicia y la bondad algunos alegan que parece que no hay justicia, no hay equilibrio en el mundo, a pesar de que somos la creación de Dios. Por ejemplo, se dice que la longitud de nuestros cinco dedos no son iguales. Algunos nacen pobres y otros nacen ricos. ¿Qué rol juega la justicia en este sentido?

Bueno, la verdad es que doy gracias a Dios de que mis cinco dedos no sean todos iguales porque eso limitaría la capacidad de esta mano para funcionar tan bellamente como Dios la ha creado. A cada parte de nuestro ser, Dios ha dicho que:

He creado al hombre de la mejor forma dándole las mejores características para las funciones que tiene que realizar como ser humano”.

Y sin embargo la disparidad que existe no es porque Dios no nos haya dado todos los recursos y materiales que necesitamos, sino porque no estamos utilizando esos recursos con justicia. Nosotros mismos somos injustos. La primera injusticia es con Dios mismo.

La primera injusticia que comete la gente es negar la existencia de Dios. Es decir, creer que todo esto está aquí por casualidad. Y ese es el verdadero reto.

Cuando me encontraba en Ghana, en 2008, después de la oración del viernes (día sagrado de los musulmanes) había una gran afluencia de gente. Y vi a todas las mujeres vestidas de blanco y pensé:

“Como el día de la peregrinación a La Meca, todo el mundo está vestido de blanco, símbolo de la pureza y es todo tan hermoso”.

Cuando dije esto, alguien me contestó que todo el mundo va de blanco, porque no todos pueden permitirse ropa colorida. Pero si se pueden permitir comprar ropa de color blanco. Lo que hace que desaparezca la desigualdad en nuestra sociedad. Adoptamos esta postura para mostrar nuestro apoyo a la gente más pobre.

Por tanto, si el mundo adoptara esta postura de justicia, de bondad y consideración por el otro, mucho del sufrimiento que se ve y este tipo de preguntas de por qué algunos son pobres y ricos, todo eso desaparecería. No cumplimos con nuestra parte. Por otro lado, cuando hablamos de injusticia, ¿qué es la justicia? El Mesías Prometidoas ha explicado que el concepto de justicia en el Sagrado Corán consiste en poner una cosa en su lugar apropiado en su momento apropiado según los dictados de la sabiduría. Y la definición de la injusticia es la misma, pero es cuando se pone algo fuera de su lugar apropiado. Entonces, ¿cuál es el propósito  de nuestra creación? Si el propósito de nuestra creación como seres humanos es sintonizar con la frecuencia superior del cosmos y de los cielos y reconocer a Dios Altísimo, entonces no hay ninguna injusticia;  porque quiero decir,  el 99% de las especies que han existido hasta ahora, se han extinguido. Y de todas las especies que existen hoy en día, somos los únicos que estamos perfectamente calibrados para pensar. Nuestras mentes son laboratorios con la capacidad de alcanzar infinidades. Nuestras almas son llamas que están esperando ser encendidas por el amor de Dios. No hay ninguna otra criatura a la que se le haya dado esta capacidad. Entonces, ¿dónde está la injusticia? Si el propósito de nuestra creación fuera otra cosa y Dios no nos hubiera dado el deseo de reconocerle a Él, entonces podríamos decir que es una injusticia.

Por otro lado, podemos ver que la mayor parte del sufrimiento que vemos en el mundo es de una manera u otra ocasionado por nuestras acciones.

No hay criatura que camine sobre la tierra a la que Dios no ha dado amplias provisiones. Sabemos que no hay falta de agua potable, no hay falta de comida, no hay falta de médicos. Es nuestra distribución la que está causando todo esto.

  1. La observación, el intelecto nos muestra que nada se crea por sí mismo. Entonces cabe preguntarse, ¿podemos decir que Dios no ha sido creado y no hay un creador de Dios?¿Qué significa que Dios existe más allá del tiempo y del espacio?

Dios es “Khaliq”, es decir, Él es el creador de todo lo que es materia y en términos de materia, la materia es todo lo que podemos ver tiene que tener creador. Pero si vamos a decir que Dios es materia entonces, vamos a tener que afirmar que también tiene que tener un creador.

Pero Dios dice:

“Yo soy la fuente de todo lo que está en la materia de la creación” y esto se menciona una y otra vez. Antes de que haya uno siempre hay esa “nada”. El problema que existe, es al concebir esa “nada”. Es la mente humana la que nunca puede entender el concepto de cero. Incluso los científicos más prestigiosos, cuando los llevas hacia atrás, y les pides que siga yendo hacia atrás tan lejos como pueda ir después del cero hasta el  infinito. Llega a un punto en el que se llega a ese punto de la nada infinita. No sabemos qué es eso. Decimos que eso es Dios, el Creador antes del cual no había nada y después del cual está todo. Y llevarlo hacia adelante más allá del “todo”, es cuando de nuevo se llega a un punto, el mayor número que puedes contar, que es cuando  alcanzas el infinito. Decimos que ese punto infinito cuando todo lo demás se ha agotado, y se ha quedado atrás, es otra vez Dios Altísimo, que es la fuente de la vida. Él es el primero y el último, y todo lo demás que hay entre medias es Su creación. Nada más existirá de otra manera.

  1. Pero de nuevo, podemos preguntarnos, por qué tiene que ser Dios invisible, podría haberse revelado, ser visible y así, problema resuelto.

No hay que olvidar que estamos hablando del Ser que trajo a la existencia toda la vida y Él dice que no soy nada como lo que veis. Esto se menciona también en el Testamento. Dios no toma ninguna forma, no tiene ninguna similitud, no tiene nada que puedas concebir en tu mente. Si pudiéramos hacer eso, entonces ese algo deja de ser Dios, una vez que puedo ver ese ser, esa vista de lo que sea, no puede ser Dios.

Hay tantas cosas en este mundo que no podemos experimentarlas a través de nuestra vista. No puedo meter mi ojo en un vaso de limonada y saborearla y decir si está deliciosa o no.

Mi ojo no está hecho para probar la limonada, así que tienes que saber qué sentido usar para encontrar a Dios. Y no son los sentidos físicos los que necesitamos para ver a Dios. No vemos a Dios, pero podemos experimentarle a través de otros sentidos con los que hemos sido dotados.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via