Cómo tomar mejores decisiones en tu vida
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Cómo tomar mejores decisiones en tu vida

Director del Spanish Desk y editor de la revista Review of Religions en Español

Con motivo de la entrada del nuevo año me gustaría compartir contigo qué parte de mi vida voy a tratar de mejorar, que quizás no habías considerado. Si estás reflexionando sobre los propósitos para el nuevo año 2023, quizás este vídeo de ayude a desarrollar esta parte de tu vida también.

Para más información sobre este tema:

Filosofía de las enseñanzas del islam

Transcripción

Hola a todos, soy Tarik. Comienza un nuevo año, lo cual, para muchos supone un punto de inflexión en nuestras vidas. Te planteas qué has logrado realmente durante el año pasado, cómo ha mejorado tu vida personal y laboral, y en muchas ocasiones te das cuenta de lo rápido que ha pasado el tiempo y de lo poco que te ha cundido. Así que, con una motivación renovada, este es el momento idóneo para reflexionar y proponerte una serie de objetivos de cara al nuevo año.

Pero con motivo de la entrada del nuevo año me gustaría compartir contigo qué parte de mi vida voy a tratar de mejorar, que quizás no habías considerado.

En muchos casos, el estilo de vida que llevamos fomenta el egoísmo y el placer personal: el materialismo, la sexualización, la búsqueda de placer inmediato, el estilo de vida de la gente exitosa que tratamos de emular; todo eso unido las frustraciones que podemos tener debido a las injusticias que sufrimos, la escasez de dinero y otros factores hace que muchas veces no tomemos las mejores decisiones para mejorar nuestra sociedad con nuestro dinero y nuestro tiempo.

La solución a esto está en tener el valor de tratar de entender lo que está mal en nosotros mismos, y en la sociedad en su conjunto. Implica refinar nuestras cualidades morales, y también investigar a fondo las modas de la nueva era, que tanto prometen y tan poco cumplen.

La pregunta es, ¿cómo conseguir implementar esta actitud en nuestras vidas? Creo que la respuesta es: desarrollar tu parte espiritual.

El desarrollo espiritual consiste en regular nuestros impulsos naturales o los instintos más básicos, y en usar la razón para convertirlas en elevadas cualidades que mejoran nuestra actitud hacia la vida: nos enseña a mantener la esperanza incluso en momentos de fracaso; a soportar cada momento de dolor y de sufrimiento con paciencia y firmeza; a tratar cada triunfo con humildad y gratitud; a compartir cada momento de felicidad con otros; a no sentirnos aislados y solos en nuestros momentos más difíciles; a sentir compasión hacia los demás y a ser una influencia positiva para ellos; y a desear cambiar nuestros hábitos destructivos por otros positivos.

El desarrollo espiritual evita que nos perjudiquemos a nosotros mismos y a nuestro entorno. Por ejemplo: factores como el egoísmo, la codicia, la mentira, y la violencia, en exceso son capaces de producir desgracias como la pobreza, la injusticia, la corrupción o las guerras.

Esta es la razón por la que, por ejemplo, el alcohol está prohibido en el islam. El exceso de alcohol inhibe la capacidad de tomar decisiones razonadas, provocando que actuemos por impulsos. Las consecuencias como todos sabemos es una elevada probabilidad de que nos perjudiquemos a nosotros mismos y a las personas de nuestro entorno.

El deseo de progresar moral y espiritualmente es algo que forma parte de nuestra propia naturaleza. Nuestra conciencia muchas veces es la que nos recrimina por tomar decisiones que afectan negativamente a nuestra propia vida o la de los demás, incluso si lo hacemos para beneficiarnos de alguna forma. Por ejemplo, si robamos algún artículo de una tienda o tratamos a alguien con desprecio por quedar bien con nuestros amigos, por dentro sentiremos generalmente algún tipo de remordimiento. Ignorar estas alarmas de forma continuada posiblemente acabarán acallando nuestra conciencia, pero a cambio estaremos inculcando en nuestro interior hábitos destructivos y vicios que obstaculizarán nuestro propio desarrollo personal.

Actualmente existen un sinfín de cursos, guías y otros recursos para desarrollar cualquier faceta de nuestras vidas, por ejemplo: para ponerte en forma, para empezar un negocio, estudiar o trabajar de forma eficiente, etc. Igualmente, para el desarrollo espiritual, disponemos de una gran cantidad de recursos que nos ayudarán a refinar este sexto sentido que tenemos.

En mi opinión, los libros religiosos son una referencia excelente para esto. El Corán es una guía para el desarrollo espiritual que te enseña paso a paso a utilizar todas tus facultades con moderación y evitar los excesos, hasta alcanzar tu máximo potencial. Empieza por los hábitos más sencillos y va ampliando poco a poco a hábitos más exigentes y que requieren mayor esfuerzo. Por otro lado, te enseña a aplicar estos hábitos a ti mismo, a tu familia, luego los amplia tus amigos, vecinos, compañeros de trabajo, hasta finalmente abarcar a toda la humanidad. El objetivo final que establece este libro es el de tratar de emular los atributos de Dios (paciencia, bondad, valor, compasión, tolerancia, etc.) e implementarlos para la mejora de la humanidad.

Por ejemplo, el Corán dice:

“Mostrad bondad a los padres, a los parientes, a los huérfanos y necesitados, al vecino afín a vosotros y al extraño, al compañero que está a vuestro lado, al viajero y a los que poseen vuestras diestras.” (4:37)

Es decir, desarrolla todas tus aptitudes morales y aplícalas primero hacia tus padres, luego a tus parientes, y expande el círculo poco a poco hacia todos los demás miembros de la sociedad. A lo largo del Corán hay una serie de instrucciones adicionales que explican como implementar esta enseñanza en cada uno de estos grupos de personas.

Junto con este libro, tenemos también el ejemplo práctico de personas que han sido una gran influencia positiva y que poseían las más elevadas cualidades morales. La vida del Profeta del islam, por ejemplo, es un libro abierto y hay una gran cantidad de referencias sobre él.

Por ejemplo:

“Decía que los responsables de promover el pesimismo entre la gente, eran también responsables de su ruina, porque las ideas pesimistas tienden a desilusionar a la gente y a obstaculizar el progreso. Advirtió a la gente contra el orgullo y la presunción, por una parte, y contra el pesimismo, por la otra. Insistía en la necesidad de encontrar el equilibrio adecuado entre los dos extremos.”

En el caso de la Comunidad Ahmadía, su máximo dirigente o Jalifa, es también conocido por todos y podemos aprender mucho de él. Prácticamente cada semana se reúne con gente joven y mayor quienes le preguntan sobre cómo pueden mejorar sus vidas. Además, la gente más cercana a él ha escrito y dicho mucho acerca de sus experiencias personales con él.

El desarrollo espiritual es una faceta de nuestra vida que lamentablemente mucha gente descuida. Aunque no parezca un aspecto prioritario, si dedicamos tiempo y esfuerzo en hacerlo, sentiremos una mayor satisfacción en nuestra vida: tomaremos mejores decisiones, controlaremos mejor nuestros impulsos, haremos a la gente de nuestro alrededor más felices.

Además de esto, si crees que Dios existe, este es el camino a seguir si deseas obtener Su ayuda. Es decir, a medida que trabajas para desarrollar tu parte espiritual, pide que Él te ayude. Porque si Dios existe, y Él mismo ha prometido ayudar a aquellos que siguen Su camino, entonces no hay motivo para pensar que no lo hará. Así que hazlo, y tú mismo apreciarás si hay algún cambio significativo en tu vida.

Gracias por ver este vídeo, si te ha gustado acuérdate de darle al botón de “me gusta” y suscríbete a nuestro canal para ver más vídeos como este. Un saludo, y hasta la próxima.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via