En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La excelencia personificada

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Después de recitar el Tashahhud, Ta’awwuz y Surah Al-Fatiha, Hazrat Jalifat-ul-Masih V (aba) dijo:

El primero de los Compañeros Badri [Compañeros del Santo Profeta (sa), que participaron en la Batalla de Badr] que mencionaré hoy es Hazrat Tufail bin Hariz. Hazrat Tufail bin Hariz pertenecía a los Quraish. El nombre de su madre era Sujailah bint Juza’i. Después de la migración a Medina, el Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre Hazrat Tufail bin Hariz y Hazrat Munzir bin Muhammad. Según otros relatos, este vínculo se estableció con Hazrat Sufyan bin Nasar. Hazrat Tufail bin Hariz participó en la Batalla de Badr junto con sus hermanos Hazrat Ubaida y Hussain. Asimismo, tuvo la oportunidad de participar en todas las batallas junto al Santo Profeta (sa), incluidas las Batallas de Uhud y Jandaq [La zanja]. Falleció en el año 32 después de la Hégira a la edad de 70 años.(Usdul Ghaba, Vol. 3, p. 74, Tufail bin Al-Harithra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 38, Al-Tufail bin Al-Harithra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

El siguiente Compañero es Hazrat Sulaim bin Amr Ansari. El nombre de su madre era Umme Sulaim bint Amr. Perteneció a la tribu Banu Salama de Jazrall. Según otros relatos, su nombre también se reporta como Sulaiman bin Amr. Realizó el Bai’at junto con 70 personas en Aqaba. Participó en las Batallas de Badr y Uhud y fue martirizado durante la Batalla de Uhud, mientras que su criado Antarah también estaba con él. (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 545, Sulaim bin Amrra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 435, Sulaim bin Amrra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

El siguiente Compañero que mencionaré es Hazrat Sulaim bin Hariz Ansari. Perteneció a la tribu Banu Dinaar de la tribu Jazrall. También se dice de él que era un esclavo de la tribu Banu Dinaar. Se reporta que era el hermano de Hazrat Zahaak bin Hariz. En cualquier caso, estos dos relatos se mencionan de acuerdo con la información disponible. Participó en la Batalla de Badr y fue martirizado durante la Batalla de Uhud. (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 543, Sulaim bin Al-Harithra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Además, está Hazrat Sulaim bin Milhaan Ansari. Su madre fue Maleika bint Malik. Era el tío materno de Hazrat Anas bin Malik y el hermano de Hazrat Umme Haraam y Hazrat Umme Sulaim. Hazrat Umme Haraam era la esposa de Hazrat Abadah bin Samit, mientras que Hazrat Umme Sulaim era la esposa de Hazrat Abu Talha Ansari y su hijo Hazrat Anas bin Malik solían servir al Santo Profeta (sa). Él [es decir, Hazrat Sulaim bin Milhaan Ansari] participó en las batallas de Badr y Uhud junto con su hermano Hazrat Haraam Bin Milhaan. Ambos fueron martirizados durante el incidente de Bi’r-e-Ma’unah. En el mes 36 después de la Migración del Mensajero de Al-lah (sa), durante el mes de Safar, Hazrat Munzir bin Amar as-Saa’idi fue enviado a una campaña militar. Aamir bin Ya’far llegó al Mensajero de Al-lah (sa) y quiso darle un regalo, pero él se negó a tomarlo. El Santo Profeta (sa) le invitó a aceptar el islam. Sin embargo, no aceptó el islam, ni se distanció de él. Aamir pidió: “Si envías a algunos de tus Compañeros conmigo para que vayan con mi gente, esperamos que acepten tu llamada a la fe”. El Santo Profeta (sa) dijo: “Temo que la gente de Nayad les hagan daño”. Ante esto, él respondió: “Si alguien trata de hacerles daño les proporcionaré seguridad”. El Santo Profeta (sa) envió a setenta jóvenes junto con él, conocidos como “qaris” [recitadores del Sagrado Corán]. Hazrat Munzir bin Amr as-Sa’idi fue designado su líder. Este incidente ha sido relatado antes también. (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 546, Sulaim bin Milhanra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 391, Sulaim bin Milhanra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Cuando estas personas llegaron a un lugar llamado Bi’r-e-Ma’unah, que era un puerto de montaña cerca de Bani Sulaim, situado entre las tierras de Banu Aamir y Banu Sulaim, acamparon allí y desataron sus camellos. En primer lugar, envió a Hazrat Haraam bin Milhaan a Amir bin Tufail para transmitirle el mensaje del Santo Profeta (sa). Ni siquiera leyó el mensaje del Santo Profeta (sa) y atacó y martirizó a Hazrat Haraam bin Milhaan. Después de esto, llamó a Bani Aamir para luchar contra los musulmanes. Sin embargo, se negaron a escucharle. Posteriormente, llamó a las tribus de Sulaim bin Usayya, Zakwaan y Rihl. Estas personas partieron con él y lo nombraron su líder. Cuando Hazrat Haraam se retrasó, los musulmanes fueron tras él. Después de cruzar una corta distancia, se encontraron con el grupo que se acercaba para atacarles. Rodearon a los musulmanes, que fueron superados en número por ellos. Lucharon y los Compañeros del Santo Profeta (sa) fueron martirizados.

Cuando Hazrat Sulaim bin Milhaan y Hakam bin Kisan de entre los musulmanes fueron rodeados, dijeron “¡Oh Al-lah! No encontramos a nadie aparte de Ti que pueda transmitir nuestro “Salaam” [saludo islámico de la paz] a Tu Profeta (sa). Por lo tanto, transmítele nuestro “Salaam.” Cuando Gabriel informó al Santo Profeta (sa) de esto, dijo: [árabe]. Es decir, “y que la paz sea con ellos”. Munzir bin Amr les dijo que, si lo deseaban, les harían una ofrenda de paz. Sin embargo, se negaron. Fueron al lugar donde Hazrat Haraam fue martirizado y lucharon contra ellos hasta martirizarles. El Santo Profeta (sa) dijo que se adelantaron para morir. Es decir, dieron un paso adelante sabiendo que la muerte se acercaba. Lucharon contra el enemigo con gran coraje a pesar de no tener el equipo adecuado para la batalla y a pesar del hecho de que no se habían propuesto participar en la batalla. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 2, pp. 39-40, Sirya Al-Mundhir bin Amrra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Luego, hay una mención de Hazrat Sulaim bin Qais Ansari [musulmanes que vivían en Medina]. El nombre de su madre era Umme Sulaim bint Jalid. Era el hermano de Hazrat Jola bint Qais, la esposa de Hazrat Hamza. Participó junto al Santo Profeta (sa) en todas las batallas, incluidas las batallas de Badr, Uhud y Jandaq. Falleció durante el Califato de Hazrat Usman (ra). (Usdul Ghaba, Vol. 2, pp. 545-546, Sulaim bin Qaisra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 372, Sulaim bin Qaisrra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Luego, hubo un Compañero llamado Hazrat Zabit bin Za’alabah. Su nombre era Hazrat Zabit bin Za’alabah y el nombre de su madre era Umme Unais bint Sa’ad, que pertenecía a la tribu de Banu Uzra. Su padre, Za’alabah bin Zaid, también se llamaba Al-Yiz’. Se le dio este nombre debido a su valor, fuerza, determinación y pasión. En relación con este aspecto, a Hazrat Zabit también se llamaba Al-Yiz’. Sus hijos fueron Abdul-lah y Hariz nacidos de Umamah bint Usman. Hazrat Zabit participó en la segunda promesa de iniciación en Aqaba junto con setenta Compañeros Ansaar. También participó en las batallas de Badr, Uhud, Jandaq, el Tratado de Hudaybiyyah, la batalla de Jaibar, la conquista de Mecca y la batalla de Ta’if. Fue martirizado durante la batalla de Ta’if. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, pp. 428-429, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Luego, hay un Compañero, Hazrat Simak bin Sa’ad. Sa’ad bin Za’alabah era su padre, que era el hermano de Hazrat Bashir bin Sa’ad, el padre de Nu’man bin Bashir. Participó en la Batalla Badr junto con su hermano, Hazrat Bashir. También participó en la batalla de Uhud. Perteneció a la tribu de Jazrall. (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 552, Simak bin Sa’dra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Luego, hay un Compañero llamado Yabir bin Abdul-lah bin Riyab. Hazrat Yabir se cuenta entre los primeros seis Ansaar que aceptaron el islam en Mecca. Hazrat Yabir participó junto con el Santo Profeta (sa) en todas las batallas, incluidas las de Badr, Uhud y Jandaq. Antes de la primera promesa de iniciación en Aqaba, un grupo de seis personas de entre los Ansaar se reunieron con el Santo Profeta (sa). Los seis Compañeros fueron los siguientes, Usad bin Zarara, Auf bin Hariz, Rafi bin Malik bin Ayalan, Qutba bin Amir bin Hadida, Uqba bin Amir bin Nabi y Yabir bin Abdul-lah bin Riyab. Todos ellos entraron en el pliegue del islam. Cuando regresaron a Medina, mencionaron al Santo Profeta (sa) a la gente de Medina, cuyos detalles ya se han presentado al mencionar a Aqba bin Amir Nabi. Mencionaré brevemente esto aquí. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 431, Jabir bin Abdillahra Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol.1, p. 492, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Cuando estas personas volvieron después de conocer al Santo Profeta (sa), dijeron mientras se marchaban que las guerras civiles les han debilitado mucho. Hay mucha discordia entre nosotros. Iremos a Yazrib [nombre anterior de Medina] y predicaremos el mensaje del islam a nuestros hermanos. Es muy posible que Al-lah el Exaltado nos pueda unir nuevamente a través de su mensaje y a través de nuestra predicación. Es más, una vez que nos unamos, estaremos preparados para apoyarte en todo. Por consiguiente, se fueron y el islam comenzó a extenderse a través de ellos en Yazrib.

Respecto a las circunstancias aparentes y disposiciones de la gente de Yazrib, el Santo Profeta (sa) pasó este año en Mecca con miedo y esperanza a la espera del resultado de esos seis individuos, que testificaron la veracidad del Santo Profeta (sa) y prometieron unirse a él, tanto si tenían éxito o no, o si había esperanza en Yazrib. La razón de esto fue que en otros lugares, el Santo Profeta (sa) no sólo había sido rechazado sino que también sufría una feroz oposición. Los jefes de Mecca y Ta´if habían rechazado con violencia la misión del Santo Profeta (sa) y otras tribus, que se encontraban bajo su influencia, también lo hicieron, una tras otra.

Por tanto, como resultado de su pacto de iniciación en la fe, un halo de esperanza surgió en Medina, pero tampoco había garantía de ello. ¿Quién podría decir que estos seis creyentes, que crearon este halo de esperanza, soportarían dificultades y adversidades en el caso de que el enemigo se le opusiera también? Sin embargo, fueron [a Medina] y predicaron. Y al mismo tiempo, la oposición y la enemistad de la gente de Mecca iba incrementándose día tras día y estaban seguros de que había llegado el momento de destruir el Islam. El motivo de ello era que si el islam comenzaba a extenderse fuera de Mecca, entonces sería difícil destruirlo. Por lo tanto, la gente de Mecca comenzó a oponerse a ellos en la mayor medida de lo posible. Sin embargo, a pesar de ello, el Santo Profeta (sa) y sus sinceros Compañeros, que hicieron el pacto de iniciación y se habían hecho musulmanes, se mantuvieron firmes en su posición como una sólida roca. Nada les apartó del islam, ni de sus enseñanzas, ni de la unidad de Dios. Podemos decir, que era una época extremadamente crítica para el Islam. Existía mucho temor y esperanza a la vez por saber cuál sería el resultado de estos individuos que iban a Medina.

Al año siguiente, otra delegación de Medina vino con ocasión del Hall [peregrinación islámica a Mecca]. Ante esto, el Santo Profeta (sa) salió de su casa con mucho entusiasmo. Fue a Aqaba, en dirección a Mina y miró hacia todas las direcciones. De repente, divisó una pequeña delegación de Yazrib, quienes al verle, le reconocieron de inmediato. Vinieron hacia él y mostraron gran amor y devoción al Santo Profeta (sa). Seis de ellos eran los mismos individuos, que previamente habían jurado el pacto de iniciación, mejor dicho, cinco de ellos eran las mismas personas que lo hicieron y regresaron [a Medina] y siete individuos eran nuevos y pertenecían a las tribus de Aus y Jazrall.

En esta ocasión, el Santo Profeta (sa) les llevó hacia un valle alejado de la gente y esta delegación de doce individuos informó al Santo Profeta (sa) sobre las condiciones en Yazrib. Todos ellos tomaron formalmente el pacto de iniciación en las manos del Santo Profeta (sa). Esta promesa fue la piedra angular del establecimiento del islam en Yazrib. Las palabras que el Santo Profeta (sa) pronunció durante la promesa fueron las siguientes: “Creeremos que Dios es Único, no asociaremos Compañeros a Él, no robaremos, no cometeremos adulterio ni fornicación, nos abstendremos de asesinar, no acusaremos a los demás de nada y te obedeceremos en todas las cosas buenas.”

Después del Bai´at, el Santo Profeta (sa) dijo:

“Si permanecéis fieles a esta promesa con honestidad y firmeza, obtendréis el Paraíso. Pero, si mostráis debilidad, entonces vuestro asunto está con Al-lah el Exaltado, Él hará lo que Él quiera”. (Sirat Khatamun-Nabiyyin, Hazrat Mirza Bashir Ahmadra, pp. 222-224)

En cualquier caso, estas personas, no sólo cumplieron su juramento, sino que lo hicieron de la forma más excelente. A través de incidentes posteriores a este, somos conscientes de cómo el islam se extendió por Medina.

Otro Compañero que va a ser mencionado hoy es Hazrat Munzir bin Amr bin Junaiz. También se le conoce con el título [árabe] que significa: “el que abraza la muerte”. Su nombre era Munzir, y el nombre de su padre era Amr. Era de la familia de Banu Sa´adah, que pertenecía a los Jazrall, una tribu de los Ansaar. Participó en el Bai´at en Aqaba. El Santo Profeta (sa) le había nombrado líder a Hazrat Munzir junto a Hazrat Sa’ad bin Ubadah de la tribu de los Banu Sa´adah. Hazrat Munzir era una persona que sabía leer y escribir en los días de ignorancia [la Arabia pre-islámica]. Después de emigrar a Medina, el Santo Profeta (sa) estableció un lazo de hermandad entre Hazrat Munzir y Hazrat Tulayb bin Umair. Hazrat Munzir participó tanto en la Batalla de Badr como la de Uhud. (Usdul Ghaba, Vol. 5, p. 258, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

En su libro La vida y la personalidad del Sello de los Profetas (sa), Hazrat Mirza Bashir Ahmad escribe sobre Hazrat Munzir diciendo que procedía de la dinastía de los Banu Sa´idah de la tribu de los Jazrall, y era un hombre de temperamento ascético. Fue martirizado en Bi´r-e-Ma´unah, (esto ya ha sido mencionado en detalle con anterioridad). A continuación narraré a modo de resumen algunas partes relevantes de Hazrat Munzir bin Amr del libro La vida y la personalidad del Sello de los Profetas (sa). (Sirat Khatamun-Nabiyyin, Hazrat Mirza Bashir Ahmadra, p. 232)

 

“Las tribus de Sulaim y Ghatfaan habitaban en la región central de Arabia, en Sath-e-Murtafa Nalld, y se había aliado con los Quraish de Mecca contra los musulmanes (tenían una alianza con los Quraish de Mecca para destruir el islam). De forma lenta, pero segura, la iniquidad de estas malvadas tribus continuó creciendo y Sath-e-Murtafa Nalld estuvo continuamente siendo envenenado de la enemistad contra el islam. Y en los días que estamos narrando, un individuo llamado Abu Baraa Aamiri, que era el jefe de la tribu situada en Arabia central, conocido como Banu Aamir, se presentó ante el Santo Profeta (sa) (esto ha sido narrado con anterioridad). El Santo Profeta (sa) de modo gentil y amable le transmitió el mensaje del islam. El llegó incluso a escucharle con atención e interés, pero no aceptó el islam. Sin embargo, le dijo al Santo Profeta (sa): “Envía algunos Compañeros conmigo a Nalld, para que puedan viajar allí y predicar el mensaje del islam a la gente de Nalld”. Continuó diciendo: “estoy seguro que la gente de Nalld no rechazará tu mensaje”. El Santo Profeta (sa) dijo: “No confío en la gente de Nalld”. Abu Baraa respondió: “No te preocupes, yo garantizo su seguridad” Al ser Abu Baraa el jefe de la tribu y un hombre influyente, el Santo Profeta (sa) aceptó su palabra y envió un grupo de Compañeros a Nalld”.

Hazrat Mian Bashir Ahmad Sahib escribe que esta es la narración contada por la historia. Se narra en Bujari que algunas personas de las tribus de Ri´l y Zakwaan, etc (que eran ramas de la famosa tribu conocida como Banu Sulaim) se presentaron ante el Santo Profeta (sa) diciendo que querían aceptar el islam. Después solicitaron que se enviaran a algunos individuos para ayudarles contra los enemigos del islam (no se sabe el tipo de ayuda que solicitaron) – misionera o militar. No obstante, vinieron y solicitaron que se enviaran a algunos hombres. Ante esto, el Santo Profeta (sa) envió a este grupo.

Hazrat Mirza Bashir Ahmad Sahib escribe entonces: “Sin embargo, desafortunadamente los detalles de Bi´r-e-Ma´unah, y los narrados en Bujari se han mezclado hasta un punto (las dos narraciones han sido mezcladas) y por eso ya que no se pueden reseñar en su totalidad todos los hechos relevantes (ya sea a partir de los relatos de la historia o de Bujari), por eso, no pueden ser identificados completamente. En cualquier caso, no obstante, lo que es cierto es que en esa ocasión, la gente perteneciente a las tribus de Ri´l y Zakwaan, etc. se presentó también ante el Santo Profeta (sa) pidiendo que enviara a algunos Compañeros junto a ellos. Hazrat Mirza Bashir Ahmad Sahib dice entonces que hay dos narraciones diferentes sobre el relato. Dice que el modo de resolver las diferencias entre ellos o de entender la conexión entre ellos es: “una perspectiva para el acercamiento de ambas narraciones es que quizá Abu Baraa Amiri, jefe de la tribu Amir, también vino con gente de Ri´l y Zakwaan, y habló con el Santo Profeta (sa) en su nombre. Siendo así, y de acuerdo con el relato histórico, el Santo Profeta (sa) dijo: “No confió en la gente de Nalld”, a lo que él respondió: “no te preocupes, te aseguro que tus Compañeros no serán perjudicados”, esto indica que la gente de Ri’l y Zakwaan también habían venido con Abu Baraa y el Santo Profeta (sa) estaba preocupado por ello.

En cualquier caso, el Santo Profeta (sa) envió un grupo de Compañeros bajo el liderazgo de Munzir bin Amr Anṣari (ra) en el mes de Ṣafar, año 4 d.H. Estas personas eran en su mayoría de los Anṣaar y totalizaban setenta en número, y casi todos ellos eran Qaris, es decir, estaban bien versados ​​en el Sagrado Corán.

Cuando estas personas llegaron a un lugar conocido como Bir-e-Ma’una -que fue nombrado como tal debido a un pozo de agua- un individuo llamado Ḥaram bin Milhaan (ra), que era el tío materno de Anas bin Malik (ra), avanzó con el mensaje del islam que le encomendó el Santo Profeta (sa) a Amir bin Ṭufail, que era jefe de la tribu Amir y sobrino paterno de Abu Baraa Amiri (se le ha mencionado anteriormente). El resto de los Compañeros se quedaron atrás. Cuando Ḥaram bin Milḥan (ra) se encontró con Aamir bin Ṭufail y sus seguidores; como emisario del Santo Profeta (sa), al principio, le dieron una cálida bienvenida en su hipocresía; pero después de sentarse y acomodarse, cuando comenzó a predicar el mensaje del islam, algunos malvados de entre ellos hicieron una señal a alguien, quien atravesó a este emisario inocente con una lanza por detrás y lo martirizó allí y, en ese momento, las siguientes palabras fueron pronunciadas por Ḥaram bin Milḥan (ra): [árabe], es decir, “Al-lah es el más grande. ¡Por el Señor de la Ka’bah, he alcanzado mi objetivo! Aamir bin Ṭufail no se sintió satisfecho solo con el asesinato de este emisario del Santo Profeta (sa). De hecho, después de esto, incitó a la gente de su tribu, los Banu Amir, a atacar al grupo restante de musulmanes, pero se negaron y dijeron que no atacarían a los musulmanes debido a la garantía de Abu Baraa (su tribu respondió que ya que él había dado su palabra de protección, no atacarían). Aamir juntó a los Banu Ri’l, Zakwaan y Uṣayyah, etc. de la tribu de Sulaim (es decir, las mismas tribus que habían venido al Santo Profeta (sa) como delegación, según la narración de Bujari) y atacó a esta comunidad pequeña e indefensa de musulmanes. Cuando los musulmanes vieron estas bestias sedientas de sangre corriendo hacia ellos, dijeron: “No tenemos ninguna disputa con vosotros, no hemos venido a luchar. Solo hemos sido enviados por el Santo Profeta (sa) para un trabajo; no hemos venido a pelear”, pero no escucharon ni una sola palabra y los asesinaron a todos. (Sirat Khatamun-Nabiyyin, Hazrat Mirza Bashir Ahmadra, pp. 517-519)

Según la historia, Gabriel (as) [el arcángel] informó al Santo Profeta (sa) sobre los mártires de Bir-e-Ma’unah. El Profeta (sa) dijo acerca de Hazrat Munzir bin Amr: [árabe] que significa: “Hazrat Munzir bin Amr abrazó el martirio mientras luchaba. Peleó en el mismo lugar donde lucharon sus amigos y él sabía muy bien que el resultado sería el mismo”. Es por esta razón que fue famoso por el título de “el que abrazó la muerte”. Esas gentes le dijeron a Hazrat Munzir bin ‘Amr: “Si lo deseas te dejaremos en paz”. Sin embargo, Hazrat Munzir rechazó su protección. (Usdul Ghaba, Vol. 5, p. 258, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)  (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 2, p. 40, Sulaim bin Amrra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 5, pp. 258-259, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1996)

Hazrat Sahal narra: “Cuando nació el hijo de Hazrat Abu Usayd, Hazrat Munzir bin Abi Usayd, lo llevaron al Santo Profeta (sa). El Santo Profeta (sa) colocó a este niño en su regazo. Hazrat Abu Usayd estaba sentado allí en ese momento. Mientras el Santo Profeta (sa) estaba ocupado en algún otro trabajo. Por lo tanto, algunas personas se llevaron a Munzir tras la señal de Hazrat Abu Usayd. Cuando el Santo Profeta (sa) terminó su trabajo y preguntó: “¿Dónde está el niño?” Hazrat Abu Usayd respondió: “¡Oh Mensajero de Al-lah (sa)! Lo hemos enviado a casa”. El Santo Profeta (sa) preguntó: “¿Qué nombre has elegido para él?” Abu Usayd le dijo el nombre. El Santo Profeta (sa) declaró: “¡No! Su nombre es Munzir. “Ese día, el Santo Profeta (sa) nombró al niño “Munzir”. Este Munzir no es el mismo que el mencionado anteriormente. Los comentaristas han explicado la razón por la que el Santo Profeta (sa) llamó a este niño “Munzir”. Afirman que el nombre del tío paterno de Hazrat Abu Usayd era Munzir bin Amr, el Compañero cuyo martirio tuvo lugar en Bi’r-e-Ma’unah Fue el tío paterno de Abu Usayd, quien fue martirizado en Bi’r-e-Ma’unah. El Santo Profeta (sa) seleccionó este nombre como un buen presagio, de que este niño resultara ser un verdadero heredero [de su tío]. Esta razón podría ser válida, pero el Santo Profeta (sa) seguramente nombraba igual a los familiares de sus queridos en su recuerdo. (Sahih al-Bukhari, Kitab al-Adab, Bab Tahwilul Ismi ilaa Ism Ahsan Minhu, Hadith 6191) (Fath-ul-Bari Sharh Sahih al-Bukhari, Kitabul Maghazi, vol. 7, p.452, Dar-ul-Rayyan li al-Turath, Cairo, 1986)

Otro Compañero fue Hazrat Ma’bid bin Ibad. Su nombre patronímico era Abu Humaizah. El nombre de su padre era Abaad bin Qusher. El nombre de Hazrat Ma’bid bin Abad ha sido registrado como Ma’bad bin Ubadah y también como Ma’bad bin Ammarah. Pertenecía a la rama de los Banu Salam bin Ghanam bin Auf de la tribu Jazrall. Su nombre patronímico era Abu Humaisah. También se menciona que su título era Abu Humaiza y también Abu Huzaimah. Participó en la batalla de Badr y Uhud.  (Usdul Ghaba, Vol. 5, pp. 211-212, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 408, 411, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Luego hay otro Compañero cuyo nombre era Hazrat Abi bin Abi Zaghba Ansari, hijo de Sinnan bin Subaiy que falleció durante el califato de Hazrat Umar (ra). El nombre completo de su padre Abi Zaghba era Sennan bin Subayh bin Zalbah. Era de la tribu Yuhenah de los Ansaar. Participó junto con el Santo Profeta (sa) en todas las batallas, incluidas las batallas de Badr, Uhud y Jandaq. El Santo Profeta (sa) lo había designado junto con Hazrat Basbas bin Amar para adquirir información sobre la caravana de Abu Sufyaan en el momento de la batalla Badr. Viajó para obtener esa información y continuó hasta que llegó a la orilla del mar. (Usdul Ghaba, Vol.4, p. 11, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 377, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Hazrat Basbas bin Amr y Hazrat Adiyy bin Abi Raghba colocaron sus camellos en una colina cerca de Badr, que estaba situada junto a un paso montañoso. Luego sacaron sus bolsas de agua y fueron a buscar agua del charco. Un hombre llamado Malldi bin Amr Juhni estaba de pie cerca del pasaje. Los dos Compañeros oyeron a dos mujeres que decían que la caravana llegaría en uno o dos días y que una de las mujeres decía a la otra que trabajaría para la caravana para pagar su deuda. A pesar de que se tratara de dos mujeres simplemente hablando de sus cosas, la información era importante. Malldi le dijo que lo que dijo era correcto y luego se fue. Hazrat Adiyy y Hazrat Basbas escucharon a las dos mujeres hablando entre sí y luego fueron al Santo Profeta (sa) para informarle sobre la conversación que habían escuchado de la llegada de la caravana. Estas eran noticias de una caravana de los incrédulos de Mecca, y esta es una de las formas en que esta gente recopilaba información. A pesar de que aparentemente era una conversación normal entre dos mujeres, había un mensaje de gran importancia en él, y así es como obtuvieron noticias de la llegada de la caravana. Hazrat Adiyy bin Abi Raghba falleció durante el califato de Hazrat Umar (ra). (Kitabul Maghazi, Vol. 1, p. 40, Bab Badr–al-Qital, Alam-ul-Kutub, Beirut, 1984) (Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 4, pp. 391-392, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995)

El siguiente Compañero es Hazrat Rabi ‘bin Iyaas. Perteneció a la rama Banu Lawzaan de la tribu Jazrall de los Ansaar. Participó en la batalla de Badr junto a sus hermanos Warqa bin Iyaas y Amr bin Iyaas. También participó en la batalla de Uhud. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, pp. 416-417, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Kitabul Maghazi, Vol. 1, p. 167, Bab Tasmiyah man Shahida Badran min Quraish Wal Ansar, Alam-ul-Kutub, Beirut, 1984)

Otro Compañero fue Hazrat Umair bin Aamir Ansari. Su nombre patronímico era Abu Daud y el nombre de su padre era Aamir bin Malik. El padre de Hazrat Umair era Aamir bin Malik y el nombre de su madre era Na’ila bint Abi Aasim. Hazrat Umair pertenecía a la tribu Jazrall de los Ansaar. Hazrat Umair fue mejor conocido por su título de Abu Daud. Participó junto al Santo Profeta (sa) en las batallas de Badr y Uhud. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 393, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 4, p. 598, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995)

Hazrat Umme Ammara relata que Hazrat Abu Daud Ma’zani, es decir, Hazrat Umair y Hazrat Sulit bin Amr habían salido para participar en el Bai’at en Aqabah cuando recibieron la noticia de que el Bai’at ya había tenido lugar. Después de que se realizara el Bai’at, juraron su lealtad a través de Asad bin Zaraarah, uno de los líderes elegidos la noche de Bai’at-e-Aqabah. Así que realizaron el Bai’at a través de él. Según una narración, Hazrat Umair bin Aamir fue el que mató a Abul Bajtari durante la batalla de Badr. (Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 7, p. 99, Abu Daud Al-Ansari Al-Ma’zani, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995)

Otro Compañero es Hazrat Sa’ad Maula Hati bin Abi Baltah. Pertenecía a la tribu de Banu Qalb. Hazrat Sa’ad bin Jauli era un esclavo liberado de Hazat Sa’ad Hati bin Abi Baltah. Hazrat Sa’ad bin Jauli pertenecía a la tribu de Banu Qalb. Sin embargo, según Abu Mashar pertenecía a la tribu de Banu Mayish. Algunos piensan que tenía ascendencia persa. Hazrat Sa’ad bin Jauli vino como esclavo con Hazrat Hati bin Abi Baltah. Hazrat Hati bin Abi Baltah le trataba con sumo respeto y cariño. Hazrat Sa’ad participó junto a Hazrat  Hati bin Abi Baltah en las batallas de Badar y Uhud. En la batalla de Uhud fue martirizado. Hazrat Umar (ra) otorgó una pensión al hijo de Hazrat Sa’ad Abdul-lah bin Sa’ad junto a los Ansaar. (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 428, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 85, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Sair al-Sahaba, Vol. 4, p. 318, Hazrat Sa’d bin Khauli, Dar-ul-Isha’at, Karachi, 2004)

También estaba el Compañero Hazrat Abu Sinaan bin Mihsan. Su padre fue Mihsan bin Hirsaan y era conocido como Abu Sinaan. Su nombre real era Wahab bin Abdul-lah y era conocido como Abu Sinaan. Su nombre también ha sido documentado como Abdul-lah bin Wahab, pero según las fuentes históricas más fiables, su nombre era Wahab bin Mihsan. Hazrat Abu Sinaan bin Mihsan era el hermano de Hazrat Ukasha bin Mihsan. Era el hermano mayor de Hazrat Ukasha y en relación a esto, según una narración, era aproximadamente dos años mayor que Hazrat Ukasha. Hay distintas opiniones con respecto a esto, algunos dicen que era diez años mayor, y otros dicen que era veinte años mayor. Su hijo se llamaba Sinaan bin Abi Sinaan. Hazrat Abu Sinaan participó en las batallas de Badr, Uhud y Jandaq. Según algunas fuentes Hazrat Abu Sinaan Mihsan Asadi fue el primero en realizar el juramento de lealtad durante el Bai’at Rizwaan, sin embargo esto es incorrecto porque falleció durante el asedio de Banu Quraizah en el 5º año después de la Hégira a la edad de 40 años. Por lo tanto, fue su hijo, Sinaan bin Abi Sinaan, quien participó en el Bai’at Rizwan. Hazrat Abu Sinaan bin Mihsan falleció cuando el Santo Profeta (sa) asedió Banu Quraizah. El Santo Profeta (sa) le enterró en el cementerio de Quraizah. (Usdul Ghaba, Vol. 6, p. 153, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Usdul Ghaba, Vol. 6, p. 153, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Raud-ul-Anf, Vol. 4, p. 62, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 69, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 69, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

A continuación estaba el Compañero Hazrat Qais bin As-Sakan Ansari. Su título era Abu Zaid, su padre se llamaba Sakan bin Zauarah. Hazrat Qais bin As-Sakan pertenecía a la rama de Banu Adiyy de la tribu Jazrall de los Ansaar. Hazrat Qais era mejor conocido por su título Abu Zaid. Participó junto con el Santo Profeta (sa) en todas las batallas, incluidas las batallas de Badr, Uhud y Jandaq. Es uno de los Compañeros que durante la vida del Santo Profeta (sa), recopilaba los pergaminos donde se escribía el Sagrado Corán. Hazrat Anas bin Malik dice que había cuatro Compañeros Ansari que rercopilaban todos los pergaminos del Sagrado Corán en la época del Santo Profeta (sa) – Hazrat Zaid bin Zabit, Hazrat Muaz bin Yabal, Ubay bin Ka’b and Abu Zaid, es decir, Qais bin Sakan. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 389, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 4, p. 406, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 5, p. 362, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995) (Sahih al-Bukhari, Kitab Manaqib Al-Ansar, Bab Manaqib Zaid bin Thabitra, Hadith 3810)

En relación a Abu Zaid, Hazrat Anas relata: “él era mi tío”. En el octavo año después de la Hégira, el Santo Profeta (sa) envió a Abu Zaid Ansari y a Hazrat Amr bin Aas As-Sahmi con una carta para los dos hijos de Yulandi – Ubaid y Ya’far, invitándoles al islam. Además, el Santo Profeta (sa) les dijo que si dan un testimonio sincero y obedecen a Al-lah y a Su Mensajero (sa) entonces Amr será su Amir [líder] y Abu Zaid será su Imam. Es decir, según el Santo Profeta (sa) Abu Zaid tenía una fe más fuerte o estaba mejor versado en su comprensión del Sagrado Corán. El Santo Profeta (sa) dijo que él debía dirigir las oraciones, predicarles el mensaje del islam y enseñarles el Corán y la Sunnah [práctica del Santo Profeta (sa)]. Ambos viajaron a Omán y se encontraron con Ubaid y Ya’far cerca de la costa. Les entregaron la carta del Santo Profeta (sa). Después, aceptaron el islam y comenzaron a predicar su nueva religión a los árabes de la zona, quienes también se hicieron musulmanes. El islam se extendió allí solo a través de la propagación de su mensaje. No hubo ningún tipo de guerra o combate y, aún así, los árabes aceptaron el islam. Amr y Abu Zaid permanecieron en Oman hasta el fallecimiento del Santo Profeta (sa). Aunque algunos opinan que Abu Zaid volvió a Medina antes del fallecimiento del Santo Profeta (sa). (Futuh-ul-Buldan, p. 53, “Umman”, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2000)

Hazrat Qais fue martirizado el día de Yasr. Esta batalla con los iraníes tuvo lugar durante el Califato de Hazrat Umar (ra) en el puente del río Eufrates y, por ello, se conoce esta batalla como el día de Yasr.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 389, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) . (Mu’jam-ul-Buldan, Vol. 2, pp. 162-163, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Ahora mencionaré al Compañero llamado Abul Yasr Ka’ab bin Amr. Su título era Abul Yasar y pertenecía a la tribu de Banu Salama. Su padre era Amr bin Abaad y su madre era Nasiba bint Azhar que también pertenecía a la tribu de Banu Salama. Abul Yasar participó en el Bai’at de Aqabah y también en la batalla de Badr. Durante la batalla de Badr fue capturado por Hazrat Abbas. Él fue el mismo Compañero que capturó la bandera de los incrédulos de las manos de Abu Aziz bin Umair durante la batalla de Badr. Participó junto con el Santo Profeta (sa) en todas las demás batallas. Después del fallecimiento del Santo Profeta (sa) participó en la batalla de Siffin junto con Hazrat Ali (ra). Según una narración, Hazrat Ubaid bin Aus fue el que capturó a Hazrat Abbas durante la batalla de Badr. Sin embargo, Hazrat Ibn Abbas afirma que el día de Badr, Abul Yasar fue quien atrapó a Hazrat Abbas. Durante la batalla de Badr, Abul Yasar era delgado y tenía 20 años, mientras que Hazrat Abbas tenía una constitución más fuerte. El Santo Profeta (sa) preguntó a Abul Yasar, “¿cómo fuiste capaz de derrotar o capturar a Abbas, siendo tan delgado mientras que Abbas es alto y fuerte?” Abul Yasar respondió, “¡Oh Mensajero de Al-lah! Otra persona me ayudó, alguien que no había visto nunca ni he vuelto a ver desde entonces.” Entonces describió la apariencia del hombre, y el Santo Profeta (sa) dijo: [árabe], es decir, “ciertamente un noble ángel te ha ayudado.” (Usdul Ghaba, Vol. 6, pp. 326-327, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Usdul Ghaba, Vol. 3, p. 528-529, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 4, p. 8, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Hazrat ibn Abbas (ra) relata que durante la batalla de Badr, el Santo Profeta (sa) dijo: “quienquiera que mate a un adversario recibirá tal recompensa.” En consecuencia, los musulmanes mataron a setenta mushrikin [idólatras] y capturaron a otros setenta como prisioneros. Hazrat Abul Yasar (ra) se acercó al Santo Profeta (sa) y con dos prisioneros y dijo: “¡Oh Mensajero de Al-lah (sa)! Nos prometiste que quienquiera que mate [a un idólatra] recibirá tal recompensa y, similarmente, quien les capture recibirá tal recompensa. Así que he traído a dos prisioneros.”(Al-Musannif li Abd al-Razzaq, Vol. 5, p. 239, Kitabul Jihad, Bab Dhikrul Khams…, Hadith 9483, Al-Maktabul Islami, 1983)

Según otra narración, Abul Bajtari fue asesinado durante la batalla de Badr por Hazrat Abul Yasar (ra).(Usdul Ghaba, Vol. 6, p. 92, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Hazrat Salama Bint Muaqil relata: Mientras fui esclava de Habbab bin Amr, di luz a su hijo en aquel período. Tras su fallecimiento, su esposa me dijo “ahora serás vendida para pagar las deudas de Habbab bin Amr; eres una esclava, y, por tanto, serás vendida. “Me dirigí al Santo Profeta (sa) y le relaté toda la situación. El Santo Profeta (sa) preguntó a la gente quién era el que iba a heredar la riqueza de Habbab bin Amr y le informaron que iba a heredarlo su hermano, Abul Yasar. El Santo Profeta (sa) llamó a Abul Yasar (ra) y le dijo: “Ella es una mujer esclava y no debes venderla, de hecho, debes liberarla. Cuando tengas noticias de que se me ha entregado un esclavo, ven y te lo daré a cambio de ella”. Esto es precisamente lo que sucedió. El Santo Profeta (sa) le dio a otro esclavo en su lugar, y así la liberó.(Musnad Ahmad bin Hanbal, Vol. 8, p. 726, Hadith 27569, Musnad Salaama bint Ma’qal, Alamul Kutub, Beirut, 1998)

Hazrat Mirza Bashir Ahmad (ra) relata el siguiente incidente en Sirat Jatamun-Nabiyyin [La Vida y Carácter del Sello de los Profetas]:

“Ubadah bin Walid (ra) narra que en una ocasión nos encontramos con un Compañero del Santo Profeta (sa) llamado Abul Yasar (ra) a quien acompañaba uno de sus esclavos. Observamos que llevaba una túnica yemení deteriorada, y, del mismo modo, su esclavo también portaba una vestimenta yemení vieja. Yo le dije: ‘¡Oh tío! ¿Por qué no cambias tu ropa ajada, y le das tu tela yemení, o viceversa, para que ambos podáis llevar una vestimenta similar?

“Abul Yasar (ra) me acarició la cabeza, suplicó a mi favor y me dijo:” ¡Oh, sobrino! Mis ojos

han visto, mis oídos han oído y mi corazón ha recogido la declaración del Santo Profeta (sa) que dijo: ‘Alimenta a tus esclavos con lo que comes, y vístelos con lo que vistes’. Por lo tanto, prefiero dar a mi esclavo una parte igual de mi riqueza de este mundo, en lugar de perder mi recompensa espiritual el Día de la Resurrección “.(Sirat Khatamun-Nabiyyin, Hazrat Mirza Bashir Ahmadra, p. 383)

Estas fueron las personas a las cuales Al-lah el Todopoderoso expresó Su agrado. Se adherían al más mínimo detalle de cada instrucción del Santo Profeta (sa), y siempre estaban ansiosos con el deseo de alcanzar el placer de Al-lah el Todopoderoso, en realidad, anhelaban conseguirlo.

Hazrat Abul Yasar (ra) relata:

“Un individuo de la tribu Banu Haraam me debía algo de dinero, pues le había hecho un préstamo con anterioridad. Fui a verle por este asunto, expresé mi salaam [el saludo de paz] y pregunté si estaba en casa. Me contestaron desde el interior diciendo que no estaba en casa. Su hijo, que era un niño en ese momento, se acercó y le pregunté dónde estaba su padre. Me dijo que, al oír mi voz, se había escondido detrás de la cama de su madre. Por lo tanto, le pedí de nuevo que saliera, y le dije que sabía dónde se encontraba (el deudor) “.

Abul Yasar (ra) relata:

“Salió, y le pregunté por qué se escondía de mí. Respondió: ” Por Dios, te diré la verdad y no voy a mentir. Juro por Dios que tenía miedo de comprometerme a algo y luego mentirte, o de hacerte una promesa y luego romperla. Hubiera dicho falsamente que tal o cual día, o en tal momento, te devolveré el dinero, a sabiendas de que no podría devolvértelo”. Luego dijo: “Usted es un Compañero del Santo Profeta (sa) y juro por Dios que tengo una gran necesidad”. Abul Yasar dice que le preguntó: “¿Juras por Dios?”, (en otras palabras, le preguntaba si realmente estaba haciendo un juramento en nombre de Dios). Respondió: “Sí, lo juro por Dios”. Luego le pregunté otra vez si juraba en el nombre de Dios que estaba necesitado. Él dijo: ‘sí, lo juro por Dios’. Entonces le pregunté por tercera vez, ¿lo juras en el nombre de Dios? Una vez más, respondió: ‘sí, lo juro por Dios’. Hazrat Abul Yasar cogió el documento en el cual estaban escritos los términos del pago del préstamo, y los borró con su propia mano. Luego le dijo que en el futuro podría pagar el préstamo si disponía de capacidad de hacerlo, de lo contrario no le imponía ninguna carga.

Luego dijo: “Mis ojos han presenciado (colocando dos de sus dedos sobre sus ojos) y mis oídos han oído, y mi corazón ha recordado (señalando hacia su corazón) que pude ver al Santo Profeta (sa)”. Dijo que en el momento en que borraba la cláusula, daba testimonio con sus ojos, oídos y corazón que podía ver al Santo Profeta (sa) diciendo que a todo el que otorga un respiro a los necesitados, o alivia la carga financiera de los pobres, Al-lah el Todopoderoso acoge a ese individuo bajo Su sombra. “Por lo tanto, he eliminado tu carga porque deseo buscar la sombra de Al-lah el Todopoderoso”.

Este es otro ejemplo del temor a Al-lah el Todopoderoso. Si tenía algún deseo, era solo alcanzar el placer de Al-lah el Todopoderoso, y no cualquier ganancia material.

Hazrat Abul Yasar Ka’ab bin Amr era muy cuidadoso a la hora de narrar un Hadiz. En una ocasión narró dos Hadices de Obadah bin Walid, pero lo hizo de manera que puso sus dedos en sus ojos y en los oídos, diciendo que sus ojos fueron testigos de ello, y que sus oídos escucharon al Santo Profeta (sa) narrar el suceso. (Sahih Muslim, Kitab- al-Zuhd wa al-Riqaq, Bab Hadith Jabir al-Taweel wa Qissatu Abi Yasar, Hadith 7512, 7513)

Uno de los hijos de Hazrat Abul Yasar fue Umair, que nació de Umme Amr. Ella era la tía paterna de Hazrat Yabir bin Abdul-lah. Su otro hijo fue Yazid bin Abi Yasar, quien nació de Lababah bint Hariz; y un tercer hijo llamado Habib, cuya madre era Umme Walad. Tenía una hija llamada Ayesha y el nombre de su madre era Umme Ruaa.

Hazrat Abul Yasar tenía 20 años cuando participó en la batalla de Badr. Falleció en el año 55 Hillri [de la Hégira] durante el reinado de Amir Muawiyyah.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 436, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Una extraordinaria grandeza rodeó a estas personas, que nos mostraron los caminos de la lealtad a Al-lah el Todopoderoso, y cómo se debe temer a Al-lah el Todopoderoso. Mostraron una completa obediencia a los deseos del Santo Profeta (sa) aceptándolos de todo corazón. ¡Que Al-lah el Todopoderoso les haga ascender en rango!