¿Cómo deben vestir los padres? Una perspectiva islámica
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

¿Cómo deben vestir los padres? Una perspectiva islámica

Munavara Ghauri, Reino Unido

Hace un tiempo, el personal de una escuela primaria de Crawley (Inglaterra) se vio obligado a enviar una carta a los padres sobre la “etiqueta del patio”. En ella se sugería a las madres que dejaran de llevar “ropa escasa” mientras esperaban a sus hijos. En ella se indicaba que prendas como pijamas, tops reveladores y ropa que “parece ropa interior” eran inapropiadas en el patio de la escuela.1

Mi respuesta inicial fue sonreír, pensando en el caos y la anormalidad que ha supuesto la pandemia mundial y una serie de cierres abruptos. Las camisas almidonadas y las corbatas rígidas son un recuerdo lejano, ya que la población ha sucumbido a un nuevo híbrido de ropa de noche y de día en casa denominado “ropa de dormir” (loungewear). Mi propio hijo ha pasado los últimos meses asistiendo a las clases de la universidad desde su casa a través de Zoom, vistiendo camisetas más elegantes que se pueden ver en línea, pero con pantalones de pijama para mayor comodidad. Por lo tanto, que los padres lleguen a la puerta del colegio en pijama es algo que puedo entender hasta cierto punto.

Sin embargo, hay muchas cuestiones sobre las cuales los padres deben reflexionar, la primera es que son inevitablemente los principales modelos de conducta para sus hijos. Como tal, su comportamiento debe ser ejemplar en la medida en que sea humanamente posible. El Santo Profeta (sa) del islam puso gran énfasis en la formación moral de los niños y enseñó:

“Honrad a vuestros hijos y enseñadles buenos modales”.2

Los directores de la escuela de Crawley han tratado de explicar a los padres en la carta que:

Llevar ropa demasiado escasa o para otros momentos del día no es dar un buen ejemplo.3

Estoy totalmente de acuerdo. Creo que ese comportamiento reduce la importancia de la educación a los ojos de los niños que ven que sus padres se preocupan poco por su propia apariencia cuando acuden a un centro educativo.

La educación y la adquisición de conocimientos se destacan en el islam como una actividad digna que engendra sabiduría y una mayor comprensión de nuestro Creador y Su Creación. En el Sagrado Corán hay una oración por el conocimiento que los musulmanes son guiados divinamente a recitar:

“Oh, Señor mío, aumenta en mí el conocimiento.”4

El Santo Profeta (sa) también enseñó que

la búsqueda del conocimiento es obligatoria para todos los musulmanes5 y que uno debe “honrar a quien adquiere el conocimiento6.

Por lo tanto, respetar a los profesores significa adoptar un código de vestimenta digno al llegar a las escuelas. Esto es independiente de lo aletargados o preocupados que nos sintamos como padres. La importancia de vestir bien también fue reconocida en el Sagrado Corán hace 1400 años. Dios Todopoderoso nos enseña:

“¡Oh, hijos de Adán! En verdad os hemos entregado vestiduras para cubrir vuestra vergüenza y como vestido elegante.”7

Por lo tanto, vestirse y cubrirse en realidad realza a la persona en lugar de disminuirla, según la enseñanza islámica. Esto me recuerda el comentario de la ganadora musulmana del Premio Nobel (2011), Tawakkol Karman, que llevaba hiyab. Cuando le preguntaron por qué había elegido cubrirse, respondió:

“El hombre en sus primeros tiempos estaba casi desnudo, y a medida que su intelecto evolucionó, empezó a vestirse… Lo que soy hoy y lo que llevo puesto representa el nivel más alto de pensamiento y civilización que el hombre ha alcanzado.”8

Además, cubrirse ayuda a evitar la atención injustificada y el posible acoso, que puede ser especialmente problemático para las mujeres. Las diferencias culturales han hecho que en los países occidentales se piense que la exhibición de la forma femenina y su evidente encanto es la forma de valorar a la mujer. En mi opinión, esto solo les hace ser objetivo. Las madres que se visten con poca ropa quizá deberían pensar dos veces en los mensajes explícitos e implícitos que están enviando a sus jóvenes hijas. Como ha dicho la doctora Christiane Northrup, una de las principales autoridades en materia de salud femenina, “ninguna otra experiencia de la infancia es tan convincente como la relación de una niña con su madre”, y que “nuestros cuerpos y nuestras creencias sobre ellos” se forman en “el terreno de las emociones, creencias y comportamientos de nuestra madre“.

Del mismo modo, la forma en que una madre se presenta a sí misma también influye en sus hijos y puede moldear profundamente sus percepciones y expectativas sobre las mujeres en el futuro. Por eso el Santo Profeta (sa) dijo:

El paraíso está bajo los pies de las madres10, porque las madres pueden tener una influencia fundamental en sus hijos. Pueden formar a sus hijos para que sean miembros virtuosos y valiosos de la sociedad que, por tanto, puedan complacer a su Creador y ser útiles a la humanidad.

De hecho, el Santo Profeta (sa) aconsejó tanto a los hombres como a las mujeres que se cubrieran cuando salieran de sus casas cuando dijo:

Poneos vuestras prendas y no salgáis descubiertos”, y “Llevad pantalones holgados porque cubren los miembros eficazmente e instad a las mujeres a hacer lo mismo cuando salgan”.11

La forma en que nos vestimos influye profundamente en la forma en que los demás nos perciben. Un interesante artículo de una estudiante, Maggie Young, detallaba cómo los cambios en su forma de vestir cambiaron el modo en que la trataban tanto sus compañeros como los profesores de la universidad.12 Anteriormente, había optado por ropa cómoda pero desaliñada, consistente en pantalones de deporte y camisetas, hasta que un día otra estudiante comentó que parecía “desgastada”.

A partir de entonces, comenzó a usar ropa más elegante,  pantalones y zapatos más sofisticados, para ver si cambiaba la percepción que los demás tenían de ella. En consecuencia, experimentó una diferencia notable en sus interacciones sociales. En primer lugar, sus profesores la tomaban más en serio y parecían “tener más fe” en ella como estudiante. En segundo lugar, se volvió más accesible y todos parecían conversar con ella de forma más amistosa. En tercer lugar, la gente recordaba mejor su nombre. Por último, y quizás lo más importante, Young sintió que ahora más personas valoraban su opinión y le pedían consejo sobre diversos asuntos de la vida. Esto la llevó a reflexionar que, al estar mejor presentada externamente, “los demás suponen que también soy más organizada internamente”.

Nunca se insistirá lo suficiente en la importancia y las implicaciones de nuestra forma de vestir. El islam ha enseñado un enfoque equilibrado de la vestimenta y la apariencia. Guía a los musulmanes para que se presenten de forma pulcra, digna y modesta. No hay que ser desaliñado ni ostentoso, y ver nuestro vestuario como una exteriorización de nuestros pensamientos y pureza interiores. El Santo Profeta (sa) también advirtió que llegaría un momento en el que “habrá gente que solo tendrá en cuenta la apariencia y será reacia a la mejora interior13. Así pues, nuestra vestimenta no debe convertirse en una obsesión vital que nos desvíe de la mejora interior que constituye el verdadero significado de la Yihad14.

Para concluir, nuestro vestuario debe reflejar ante todo nuestro propio respeto y valor. Esa es la primera lección que deberíamos enseñar a nuestros hijos en la puerta del colegio.

Sobre la autora: Munavara Ghauri, licenciada en literatura, está casada, tiene tres hijos y trabaja como bibliotecaria escolar. En la actualidad es responsable de la organización auxiliar de mujeres de Bournemouth de la Comunidad Musulmana Ahmadía y es editora de la sección de mujeres de The Review of Religions.

 Antony Thrower, “Primary school heads tells school-run mums to wear ‘less SKIMPY outfits’ in ‘Playground Etiquette’ letter scolding ‘bad example’ parents”, dailymail, https://www.dailymail.co.uk/news/article-9385737/Primary-school-head-tells-school-run-mums-wear-SKIMPY-outfits-letter.html.

2 Muhammad Zafrulla Khan, Wisdom of the Holy Prophet (The London Mosque, 1981), 13.

3 Antony Thrower, “Primary school heads tells school-run mums to wear ‘less SKIMPY outfits’ in ‘Playground Etiquette’ letter scolding ‘bad example’ parents”, dailymail, https://www.dailymail.co.uk/news/article-9385737/Primary-school-head-tells-school-run-mums-wear-SKIMPY-outfits-letter.html.

4 El Sagrado Corán (20:115)

5 Muhammad Zafrulla Khan, Wisdom of the Holy Prophet (The London Mosque, 1981), 85.

6 Muhammad Zafrulla Khan, Wisdom of the Holy Prophet (The London Mosque, 1981), 85.

El Sagrado Corán (7:27)

Mohd. Talat Aziz, “Tawakkol Karman’s Quote About Hijab”, eduislam, https://www.eduislam.in/2018/12/tawakkol-karmans-perfect-argument-about-Hijab.html.

Dr. Christiane Northrup, “How Mothers Influence Their Daughters: A Bond That Both Wounds And Heals”, Heal your Life,

https://www.healyourlife.com/how-mothers-influence-their-daughters.

10 Muhammad Zafrulla Khan, Wisdom of the Holy Prophet (The London Mosque, 1981), 14.

11 Muhammad Zafrulla Khan, Wisdom of the Holy Prophet (The London Mosque, 1981), 38.

12 Maggie Young, “How you dress changes the way people treat you”, THE Tab,

https://thetab.com/us/purdue/2016/02/22/ob-dress-changes-way-people-treat-768.

13 Muhammad Zafrulla Khan, Wisdom of the Holy Prophet (The London Mosque, 1981), 39.14 término islámico y palabra árabe que significa literalmente “esfuerzo” o “lucha”, en primer lugar para la superación espiritual y luego también en la defensa del islam

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via