En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
There is none worthy of worship except Allah, Muhammad is the Messenger of Allah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

En su entrevista al periódico “El Mundo”, Pilar González Casado, primera catedrática de literatura árabe cristiana, realizó unas declaraciones donde afirmaba la existencia de versículos de cierto carácter violento en el Corán.

A su vez, declaró que el islam, al ser una religión acéfala, sin líder o sin jefe espiritual, hace que haya múltiples interpretaciones de una misma enseñanza, que dan lugar a una práctica inclinada a la violencia.

Como editora de la revista Review of Religions y como miembro de la Comunidad Musulmana Ahmadía, me veo obligada a contestar y aclarar esta aseveración tan incorrecta e inapropiada.

Aunque mi primera pregunta sería, ¿por qué hay ilustres catedráticos expertos en sus respectivos campos, que se lanzan a comentar temas que quedan fuera de su esfera de conocimiento?

En este caso, la señora Pilar González Casado, es experta en literatura cristiana, y aunque conoce la lengua árabe con fluidez, y tiene la capacidad de leer el Sagrado Corán, no es reconocida por ser una erudita en temas de religión islámica.

Esto queda en evidencia por su afirmación de que el Corán contiene versículos violentos, cuando, en realidad, un estudio completo del libro le hubiese descubierto que, al contrario, el Corán promueve la paz y condena la violencia. Es precisamente, en el contexto de acabar con la crueldad y la injusticia, y de parar a aquellos que intentaban usurpar los derechos y libertades de las personas por lo que el Corán permitió a los musulmanes defenderse, y este es el único motivo que recoge el Corán para permitir una guerra defensiva, que únicamente se aplicó cuando los primeros musulmanes fueron perseguidos y expulsados de sus hogares por practicar su religión (capítulo 22:40-41).

Por otro lado, es necesario informar a la Señora González Casado, que el islam no es una religión acéfala.

Tras la muerte del profeta Muhammad, hubo una selección de Califas, o líderes espirituales, conocidos como el Califato Rashidun, (el califato bien guiado) que establecieron una jerarquía, y sirvieron de guía a los fieles musulmanes en temas de religión, práctica, fe y espiritualidad, entre otros.

Tras estos líderes espirituales, se puede afirmar que los diferentes mandatos y liderazgos en diferentes partes del territorio islámico dejaron de tener un propósito puramente espiritual y quienes ostentaban estos cargos pasaron a ser meros líderes políticos.

Pero esta situación acabó a finales del siglo XIX, cuando se cumplió la profecía realizada por el Fundador del islam, el profeta Muhammad, quién anunció la llegada de un Mesías, un Imam, que traería de nuevo la gloria al islam, y rompería la división, la escasez de fe, y restauraría la unión dentro del islam.

Ese hombre fue, Su Santidad Mirza Ghulam Ahmad, el Mesías Prometido nacido en 1835 en la India y fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Bajo el mandato divino escribió cientos de libros y tratados, con el fin de revivir las verdaderas enseñanzas del islam. Desenmascaró a muchos clérigos que se permitían hacer sus propias interpretaciones, y la intrusión de doctrinas contrarias al islam originario. Su único fin fue el de llevar al hombre de vuelta hacia Dios, limpiar el nombre del islam, y unificar a las religiones en una fe única y universal.

Tras su muerte en 1908, el sistema de Califato se estableció de nuevo en la faz de la Tierra, y en la actualidad los musulmanes áhmadis poseen la guía de su Quinto Califa, Su Santidad Mirza Masrur Ahmad, líder espiritual de los musulmanes. Esa cabeza que usted, Doña Pilar González, echa en falta, sí que existe.

Él reside en el suroeste del Reino Unido, exiliado de su país de procedencia, Pakistán, debido a la persecución a la que se enfrenta nuestra comunidad. Su única misión se centra en restablecer la adoración de Dios, y el respeto y la concordia entre los seres humanos.

Ha pronunciado discursos en el Capitolio de los Estados Unidos de América, en el Parlamento Europeo, en el Parlamento Canadiense, en el Parlamento Británico y en muchos más. Se ha entrevistado con infinidad de líderes políticos, haciendo llamamientos a la paz y a la unión de los seres humanos. Ha intentado mostrar las pacíficas enseñanzas del islam, a todos aquellos que, como usted, Señora González, desconocen la verdadera naturaleza de esta bella religión.

La Comunidad Musulmana Ahmadía, a su vez está presente en España, desde el año 1946, teniendo su sede en la provincia de Córdoba, donde son reconocidos, al igual que en el resto del mundo, por su excelencia y su modo de vida pacífico.

Noticia:

https://www.elmundo.es/papel/lideres/2019/04/13/5cadc2a821efa0d8698b45b3.html