¿Está permitida la Música en el Islam?
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

¿Está permitida la Música en el Islam?

Hazrat Mirza Tahir Ahmad – Jalifatul Masih IV

A continuación presentamos parte de una sesión de preguntas y respuestas con Hazrat Mirza Tahir Ahmad (ra), Jalifatul Masih IV, Cuarto Jefe de la Comunidad Musulmana Ahmadía.

Pregunta: “Alguien que conozco tiene la mala costumbre de escuchar música. Mi pregunta es: ¿cuál es el estatus de la música [en el islam]?”

Hazrat Mirza Tahir Ahmad (ra): “Esto es lo que tú llamas un mal hábito; todo depende del grado del hábito y de la naturaleza de la música. La música en sí misma, como un todo, no puede ser calificada como mala. Incluso el vino en el Sagrado Corán no se considera totalmente malo. Incluso los juegos de azar y estas cosas no se califican como totalmente malas. Lo que se describe, el principio descrito, es que una cosa que tiene abrumadoramente, o más del 50% de maldad, debe ser abandonada y rechazada y una cosa que tiene menos del 50% de maldad, sus mejores cosas deben ser utilizadas y las malas evitadas. Ahora bien, la música se encuentra en la tierra de nadie; no está prohibida del todo ni permitida sin condiciones. Sabemos que en la época de Hazrat Muhammad (sa), cuando entró en Medina, las mujeres de Medina, al darle la bienvenida, cantaron una canción de bienvenida y tocaron el tambor, que se llama daff. Ahora bien, ese era un tipo de música que estaba al alcance de los árabes; nadie puede decir que no sea música. Pero esta no era la práctica de Rasulullah (sa) [(el Santo Profeta)] de permitir a los Compañeros seguir disfrutando de juergas musicales y sesiones de música, y entregarse a la música. Esa no era su costumbre. En cambio, disfrutaban de la recitación del Corán, o de escuchar los buenos versos, o los versos significativos, de los grandes poetas. Pero poco a poco su gusto se fue desarrollando y pasaron de la poesía al Corán en última instancia. Por lo tanto, se requiere algún tiempo de paciencia para mejorar la calidad de su gusto, y sin eso abandonar ciertas cosas sería bastante cruel.

En estas cosas es una cuestión de gusto. En otras cosas el asunto de la prohibición es rápido y duro y no se puede cambiar. No puedes decir que tengo que mejorar mi gusto por el agua antes de dejar de beber vino. No, no, eso no será permisible porque el vino está prohibido y lo que está prohibido está prohibido, pero la música no entra en esa categoría. Para eso puedes adquirir un enfoque sabio de una liberación sistemática y gradual de ese hábito.

Y en cuanto a la música pop, ¡no sé cómo la gente puede tolerar eso! Es una auténtica tontería. No le falto el respeto a la música por completo, porque sé que la música clásica tenía algo de nobleza. Sacaba lo mejor del hombre, de una manera que el hombre no entendería. Pero los escritores de música eran de mente noble. Querían llevar, aunque el tema fuera miserable, la cuestión de la miseria de los demás a los oyentes de la música: que los demás sufrían. Se volvieron tristes, sin que nadie nombrara a las personas, sin que se contara ninguna historia con palabras. La música les transmitió todo esto, y se entristecieron y empezaron a llorar, sin saber por qué, pero cuando salieron de las salas de música eran personas más nobles que antes. Así que la música sirvió para un propósito, y un propósito noble.

En la música pop, cuando la gente sale de esa sala, sale con una especie de locura y anhelo de algo que no puede tener, y para ello incluso tiene que ir a matar a otros o asaltar a otros por alguna droga o algo; esa euforia, euforia artificial, requiere más ayuda de las drogas. Así que el sabor que deja esta “supuesta música” moderna es feo y malvado, y la sociedad bajo su influencia es cada vez más fea y permisiva, más descuidada de los valores tradicionales, así que esta música es obviamente malvada y pecaminosa.

Así que no puedo tratar todas las músicas por igual; por eso he dicho que hay que ser sabio y selectivo en la elección. Un roce ocasional con la música no puede ser considerado como una práctica por la cual serás enviado al infierno, ¡te aseguro que no! Pero, un roce ocasional con la música que te atrae a sí mismo a costa de valores más elevados, a costa del recuerdo de Dios, a costa de las oraciones, donde eres dominado por la música y eso se convierte en toda tu ambición y obsesión; si eso sucede entonces eres un perdedor, obviamente.”

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via