Jóvenes Musulmanes Ahmadi – Trayendo una Revolución Moral y Espiritual
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Jóvenes Musulmanes Ahmadi – Trayendo una Revolución Moral y Espiritual

Jalifa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

El 11 de septiembre de 2022, el Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadiyya,  el Quinto Khalifa (Califa), Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) pronunció un  discurso inspirador de fe para concluir el Ijtema Nacional (Reunión Anual) de la Asociación de Jóvenes Musulmanes Ahmadiyya del Reino Unido (Majlis Khuddamul Ahmadiyya). Al evento de 3 días que se llevó a cabo en Old Park Farm en Kingsley asistieron más de 5.700 jóvenes y niños. A continuación se presenta la transcripción oficial del discurso pronunciado por Su Santidad en esta ocasión.

Después de recitar Tashahhud y Ta`awwuz y Bismillah, Hazrat Khalifatul Masih V (aba) dijo: 

‘Con la gracia de Alá, este fin de semana Majlis Khuddamul Ahmadiyya UK ha podidocelebrar a más grande escala su Ijtema Nacional por primera vez desde el comienzo de la pandemia.

Originalmente, Majlis Khuddamul Ahmadiyya había incluido un programa deportivo completo en el programa Ijtema, sin embargo, tras el triste fallecimiento de Su Majestad la Reina Isabel, dió instrucciones a Sadr Sahib de que los deportes y juegos se redujeran como muestra de respeto. Lo consideré esencial porque la Reina fue nuestra jefa de estado durante mucho tiempo y lideró la nación con gran dignidad y justicia durante más de 70 años. Durante su reinado, el Reino Unido siguió siendo un faro de libertad religiosa en el mundo. De hecho, la Reina misma abogó por la verdadera libertad religiosa y la armonía interreligiosa en muchas ocasiones. Por lo tanto, estamos agradecidos de haber vivido bajo una monarca tan amable. Como musulmanes áhmadis debemos estar particularmente agradecidos por el hecho de que se nos dio la oportunidad de establecer la sede internacional de nuestra Jama’at después de la migración de Hazrat Khalifatul Masih IV (rh)  en el Reino Unido durante el reinado de la reina Isabel y haber podido practicar y propagar nuestra religión, el Islam, libremente. En este sentido, siempre estaremos agradecidos con la reina Isabel, el gobierno británico y esta nación.

Además, rezamos para que nuestro nuevo jefe de estado, el rey Carlos III, continúe  asegurando que la libertad religiosa y la justicia para todas las personas sigan siendo el sello distintivo de esta nación y que los derechos de las personas siempre se respeten.

De todos modos, espero y rezo para que todos los participantes se hayan beneficiado mucho de los diversos programas académicos y otros eventos que tuvieron lugar durante el Ijtema.

Hoy, en esta sesión de clausura, deseo mencionar algunas de las responsabilidades

y obligaciones fundamentales de los miembros del Majlis Khuddamul Ahmadiyya. Sobre todo, nunca debéis olvidar que el verdadero propósito por el cual Allah el Todopoderoso creó a los humanos fue para Su propia adoración y en este sentido, la principal forma de adoración son las cinco oraciones diarias, es decir Salat o Namaz.Cualquier persona que se considera Musulman debe esforzarse al máximo para llevar a cabo la oración con sumo cuidado y asegurar que se ofrece el  Namaz de manera regular y puntual y con la mayor sinceridad. La razón por la que Allah el Todopoderoso ha hecho obligatorio el Namaz es porque una persona no puede permanecer espiritualmente viva sin él. En otras palabras, el Salat es indispensable y la fe y la espiritualidad de una persona no pueden sobrevivir sin él.

Con la gracia de Allah, muchos jóvenes áhmadis son muy diligentes en ofrecer Namaz y han desarrollado una conexión personal con Allah el Todopoderoso. He observado ese espíritu en muchos jóvenes áhmadis que he conocido, o se ha hecho evidente a través de sus cartas. Sin embargo, no hay lugar para la complacencia con respecto a la adoración de Allah el Todopoderoso. Nunca debemos dejar que nuestros estándares decaigan. Debemos buscar continuamente mejorar y fortalecer nuestra conexión con nuestro Creador. Así como nuestros cuerpos físicos requieren alimento y aire, de la misma manera, nuestras almas necesitan alimento espiritual continuo.

A menudo, las personas se someten y se inclinan ante Allah el Todopoderoso con gran fervor y humildad cuando enfrentan dificultades o cuando necesitan algo, sin embargo, tan pronto como se resuelven sus problemas, su intensidad espiritual disminuye rápidamente y se vuelven perezosos y dejan de centrarse adecuadamente en sus oraciones. Su estado espiritual cambia como el clima; a veces hace calor, a veces hace frío, a veces el viento sopla en una dirección, a veces en otra. A veces, después de un período de calor, hay un torrente de lluvia o una brisa fresca que sirve como fuente de alivio y alegría temporal, pero no es un placer duradero. Por lo tanto, así como una persona está en perpetua necesidad de aire, comida y agua, de la misma manera, si una persona desea permanecer espiritualmente viva, debe asegurarse de nutrir constantemente su alma a través del Salat. Por lo tanto, a lo largo de sus vidas, Namaz debe ser el único compañero constante que no se abandona nunca.

Además, Allah el Todopoderoso ordena a los musulmanes que se reúnan para ofrecer sus oraciones en congregación. Durante los últimos años, debido al Covid, nuestras mezquitas se cerraron o se restringió el acceso y se instruyó a los miembros de Jama’at para que ofrecieran oraciones en congregación en sus hogares. Afortunadamente, la situación ha mejorado y una vez más podemos realizar nuestras Jalsa, Ijtema y otras funciones.Las restricciones del gobierno han terminado y en términos de sus actividades mundanas del día a día, las personas han reanudado su vida normal en gran medida. Al mismo tiempo, habiendo desarrollado el hábito de rezar en casa, algunas personas continúan haciéndolo, en lugar de venir a la mezquita o al centro de Salat. Deberían darse cuenta de que ofrecer Namaz en casa fue una solución temporal en el punto álgido de la pandemia, similar a administrar oxígeno para ayudar a una persona enferma a respirar. Ahora, como la situación es, Alhamdolillah, mucho mejor, es necesario volver a las prácticas obligatorias que conducen a la salvación espiritual según el mandato de Allah el Todopoderoso, que requiere que los hombres musulmanes sean regulares al ofrecer oraciones en congregación en su mezquita local o centro de Salat  tanto como sea posible.

Siempre hay que tener en cuenta que Namaz es el ingrediente clave si una persona quiere abstenerse del mal e inclinarse hacia la virtud, que protege a las personas de la inmoralidad y el vicio y las impulsa hacia comportamientos justos y nobles. Es el principal medio para cumplir el propósito de nuestra creación y permitirnos alcanzar las bendiciones y recompensas de Allah el Todopoderoso. De lo contrario, sin oración y adoración, nuestra pretensión de ser parte de una comunidad justa, de haber aceptado al Imam de la Era y de ser firmes en la fe pierde el sentido y resulta hueca.

Como he dicho, la adoración de Allah, principalmente a través de Namaz, nos impulsa hacia el bien y el cumplimiento de los derechos de Allah el Todopoderoso y de Su creación. Es un gran favor de Allah el Todopoderoso el haber bendecido nuestra Jama’at con muchas personas sinceras de todas las edades, siempre dispuestas. Dicen ‘Estamos aquí y listas, Labaik” y se presentan para cualquier servicio o sacrificio que se requiera por su fe. Por ejemplo, recientemente, miles de hombres, mujeres y niños áhmadis se ofrecieron para trabajar en el Jalsa del Reino Unido y dejaron de lado su trabajo y rutina diarios por el bien de Jama’at; y hasta cierto punto, lo mismo ha sucedido durante la preparación de este Ijtema. Muchos no durmieron bien durante días, o incluso semanas, pero nunca descuidaron sus deberes ni expresaron ningún sentimiento de frustración o fatiga.

De manera similar, cuando se trata de sacrificios financieros en el camino de Alá, hay innumerables áhmadis en todo el mundo que contribuyen de todo corazón cada vez que se lanza un plan y hacen grandes sacrificios para desempeñar su papel en la propagación del Islam. Al mismo tiempo, es de gran importancia recordar que no es suficiente ofrecer sacrificios temporales o vivir una vida recta por unos pocos días, más bien, Allah el Todopoderoso desea un estado permanente de rectitud entre Su pueblo y, como yo ya he señalado, fundamental para lograr este estado de Namaz. Al respecto, Allah el Todopoderoso afirma en el Sagrado Corán:

 “Observad las oraciones. Seguramente la oración refrena a uno de la indecencia y el mal manifiesto, y el recuerdo de Allah es ciertamente la mayor virtud”.

En este versículo, Allah el Todopoderoso ordena a los musulmanes observar la oración y declara que el Namaz es un medio para proteger a una persona de la inmoralidad, la indecencia y todas las cosas que a Él le desagradan.

Por lo tanto, para vivir una vida moral y estar libre de vicios, uno debe ofrecer las cinco oraciones diarias en el momento señalado con plena diligencia y de corazón. El significado mismo de

اق ََّصل ال م ٰ ِِة َو

“observar la oración” es que uno debe seguir el horario establecido para el Namaz y ofrecerlo con la mente debidamente centrada  y en un estado de sumisión incondicional a Allah.

En esta era, una multitud de vicios prevalecen en la sociedad. Las tentaciones pecaminosas yacen a cada paso y en cada esquina, buscando corromper y destruir el tejido de la sociedad. En particular, un gran vicio sobre el que deseo advertirles a todos ustedes, me refiero a la falsedad. La falsedad prevalece en todos los niveles de la sociedad, hasta tal punto de que muchas personas, para cumplir sus deseos o intereses mundanos, mienten sin pensar y consideran muy insignificantes sus falsedades. Sin embargo, Allah el Todopoderoso y el

Santo Profeta del Islam (sa) han considerado que la falsedad es un pecado extremadamente grave y dañino tanto para el individuo como para la sociedad en general.

De hecho, en un hadiz se narra que el Santo Profeta (sa) afirmó que hay cuatro hábitos y comportamientos que definen a un hipócrita; ante todo, el Santo Profeta (sa) dijo que el engaño y la falsedad son características que definen a un hipócrita; por ejemplo, cuando una persona miente y da falso testimonio para salirse con la suya. Según el Hadith, otros comportamientos que caracterizan al hipócrita son romper pactos y promesas  y traicionar la confianza depositada en él. En el mundo actual existen tratos y acuerdos en todos los niveles de la sociedad, ya sea vinculados a los asuntos personales, o en términos de transacciones profesionales y comerciales. Lamentablemente, es increíblemente común que los individuos, las organizaciones y las naciones hagan promesas firmes, declaraciones o tratados, que luego se niegan a cumplir. Según el Islam, la escala de la promesa o compromiso de uno es irrelevante. Incluso si una promesa o trato se aplica a una asunto de poca importancia o se refiere a algo relativamente trivial, una persona tiene el deber de cumplir los términos que ha acordado. De lo contrario, según el Hadiz, es culpable de hipocresía.

La cuarta característica de un hipócrita, según el Hadith, es que una persona hipócrita usa lenguaje obsceno o maldiciones cuando participa en una discusión o debate. Nunca le corresponde a un creyente recurrir a un lenguaje grosero o provocativo. En cambio, un creyente siempre debe mantener los más altos estándares de educación y decoro. Como musulmanes, debemos asegurarnos de que estamos libres de toda forma de hipocresía y que nuestra palabra realmente es de fiar.

Nunca olvidéis que afirmamos haber aceptado al Imam de la Era, el Mesías Prometido (as), quien fue el más devoto y fiel servidor del Santo Profeta del Islam (sa) y como consecuencia , nos comprometemos a ser aquellos que siempre dan prioridad a nuestra fe sobre todos los asuntos mundanos. Hace solo unos momentos, todos vosotros os pusisteis de pie y os comprometisteís solemnemente a dar siempre prioridad a vuestra fe sobre todo lo demás. Es una promesa que hacemos con frecuencia en nuestros eventos, sin embargo, las palabras por sí solas no tienen valor hasta que estén acompañadas por los hechos.

Quizás vosotros os preguntéis qué significa dar prioridad a la fe sobre todos los asuntos mundanos. En términos simples, significa que cuando llega el momento de la oración, uno deja de lado cualquier otra cosa que esté haciendo, para dedicarse sin distracciones a la adoración de Allah. Por lo tanto, aparte de aquellas situaciones excepcionales en las que Allah nos ha permitido combinar oraciones, o bien ofrecerlas más tarde, cada Khadim debe ofrecer sus oraciones a tiempo y siempre que sea posible, en congregación. Del mismo modo, nunca debes recurrir a la falsedad, independientemente de las circunstancias. Nunca debéis incumplir los términos de los tratos o promesas hechas, y tampoco debéis recurrir a un lenguaje obsceno o dejar de observar la educación y los buenos modales en su trato con los demás. Estos son los componentes esenciales y las características fundamentales para crear una sociedad armoniosa y tolerante de personas justas.

Si lleváis vuestras vidas de esta manera, serán quienes creen un vínculo verdadero y duradero con Allah el Todopoderoso a través de su adoración y, al mismo tiempo, estarán entre quienes difunden la verdad en la sociedad y sirven como fuente de iluminación para la humanidad. Con respecto a actuar con sinceridad, muchos khuddam trabajan profesionalmente o tienen intereses comerciales y, por lo tanto, deben asegurarse de nunca involucraros en la más mínima forma de engaño en su negocio o trabajo. Por ejemplo, cuando se trata de vuestras declaraciones de impuestos, debéis declarar vuestras ganancias con honestidad y pagar lo que sea debido al gobierno. Del mismo modo, todos los papeles o documentos oficiales que requieran para el uso personal o comercial deben obtenerse honestamente y todas las declaraciones deben ser genuinas y verdaderas. De manera similar, un Khadim nunca debe recurrir a la falsedad con respeto a su Chanda. Si una persona no puede pagar la tarifa prescrita, puede pedir permiso para pagar una tarifa más baja, pero no debe mentir sobre su estado financiero, porque la deshonestidad nunca puede conducir a las bendiciones de Allah el Todopoderoso.

Otro punto que deseo señalar, especialmente a los jóvenes Khuddam o Atfal que todavía están en la escuela o en el sistema de educación, es que deben tener cuidado con quién se relacionan. A vuestra edad, vuestros amigos y aquellos con los que pasáis tiempo pueden influir fácilmente en vosotros. Como se ha observado, si vais mal acompañados, adquirireis malos hábitos como mentir innecesariamente, meterse en discusiones o incluso pelear, en lugar de actuar con sinceridad y ser amable y considerado. Por lo tanto, los jóvenes Khuddam y Atfal deben elegir cuidadosamente con quién se asocian. Haced amistad con personas que sean sinceras, que sean honestas y que no estén involucradas en actividades inmorales o sin sentido.

Además, a medida que envejezcaís y ganéis más independencia, no bajéis la guardia.

Manteneos  firme en vuestra fe fe y aseguraos de nunca pelear o ser abusivo con otros y no useis lenguaje vulgar y hableis de una manera que provoque a otros. El Khuddam mayor también debe prestar atención a estos asuntos. De lo contrario, a pesar de haber aceptado al Mesías Prometido (as) y afirmar seguir sus enseñanzas, estaréis actuando en contra de lo que él representa y enseñó.

Recuerdad, todo lo que enseñó el Mesías Prometido (as) fue de acuerdo con las enseñanzas del Sagrado Corán y el Santo Profeta (sa). El Mesías Prometido (as) ha calificado la falsedad y el engaño como un pecado grave que hace florecer muchos otros males y conduce a una multitud de vicios y fallas morales.

Hablando de la falsedad, el Mesías Prometido (as) afirma: “En realidad, hasta que una persona no abandona la mentira, no puede volverse pura. La gentuza mundana piensa que no puede sobrevivir sin mentiras, sin embargo, esto es absurdo”. A continuación, el Mesías Prometido (as) declara: “Si uno no puede vivir con la verdad, desde luego no va a encontrar su sustento en la falsedad”. El Mesías Prometido (as) dice además: “Es una lástima que este pueblo miserable no le dé a Dios el valor que se merece. No saben que sin la gracia y la misericordia de Dios Todopoderoso, una persona no puede sobrevivir. Sin embargo, consideran que la inmundicia de la falsedad es su dios y el medio para resolver sus dificultades”. Él dice: “Esta es precisamente la razón por la que Dios Todopoderoso ha relacionado la falsedad con la inmundicia de los ídolos y la ha mencionado en el Sagrado Corán”. El Mesías Prometido (as) afirma que donde Allah el Todopoderoso ha expresado Su odio por la adoración de ídolos, también ha expresado aborrecimiento y repugnancia hacia la falsedad y declaró que están inextricablemente vinculados. El Mesías Prometido (as) declara además: “Sabed con certeza que no podemos dar un solo paso, más bien ni siquiera un solo respiro, sin la gracia de Dios”. Si no podemos respirar ni una sola vez sin la ayuda y la misericordia de Allah, ¿por qué una persona en su sano juicio recurriría a confiar en la falsedad?

En consecuencia, hoy en día, es deber de la juventud áhmadi liderar una campaña y un movimiento contra todas las formas de falsedad y engaño, y deben predicar personalmente con el ejemplo. Cada Khadim y cadaTifl debe prometer que nunca dirá una mentira, porque la falsedad es equivalente a eludir: asociar socios con Allah el Todopoderoso. Por un lado, decimos con orgullo que somos la comunidad y el pueblo de Allah el Todopoderoso y nos inclinamos sinceramente ante Él, pero, al mismo tiempo, hay algunos entre nosotros que continúan confiando en la falsedad para lograr sus medios y deseos. Que quede claro que aquellos que confían en la falsedad no deben esperar la ayuda de Allah, ya que Él no aceptará sus súplicas. Como dije, ahora es el momento de que cada Khadim y cada Tifl se comprometan a no decir nunca ninguna falsedad. Ahora es el momento de liderar un movimiento para defender la verdad y convertirse en aquellos que adoran a Allah de la mejor manera y cuya moral y estándares son del más alto nivel.

Si nuestra juventud puede rechazar todas las formas de falsedad y permanecer por siempre veraz, entonces todas las demás buenas costumbres se inculcarán automáticamente en ellos. Por ejemplo, cuando una persona abandona la falsedad, nunca puede ser tentada a engañar a otros, ni puede romper sus promesas y tampoco puede ni debe maldecir o usar lenguaje profano. Más bien, encarnará esos valores morales que son los pilares de una sociedad armoniosa y pacífica. De hecho, la falsedad y el incumplimiento de las promesas y los convenios de uno son las causas fundamentales que sustentan la injusticia y el desorden generalizados que se observan en la sociedad actual, ya sea a pequeña escala dentro del entorno doméstico o a mayor escala a nivel de comunidades o naciones. En consecuencia, debe asegurarse de no mentir nunca ni desviarse ni un milímetro de la verdad. Solo si podemos alcanzar esos estándares virtuosos que nos liberan de las cadenas de la hipocresía podemos llegar a cumplir con las exigencias de nuestro compromiso de dar prioridad a nuestra fe sobre todos los asuntos mundanos. Si todos los jóvenes áhmadi alcanzan tales alturas, inspirarán una transformación inmensamente positiva de la sociedad y cumplirán las expectativas reales de un Khadim, como lo describió Hazrat Musleh Maud (ra) cuando afirmó sabiamente que la reforma de la nación no puede lograrse sin la reforma de su juventud.

Recordad siempre que estas palabras iluminadas de Hazrat Musleh Maud (ra) no solo deben mostrarse en pancartas en Ijtemas u otros eventos de Khuddam. Hace algunos años, instruí a Majlis Khuddamul Ahmadiyya para que produjera insignias con este eslogan y el propósito subyacente era que sirvieran como un recordatorio constante de esas palabras eternas de Hazrat Musleh Maud (ra). Sin embargo, no importa cuántas pancartas o insignias produzcamos, no tendrán sentido ni serán irrelevantes hasta que nuestra juventud busque activamente reformarse con la firme intención de desempeñar su papel en mejorar sus naciones. Por lo tanto, cada Khadim y cada Tifl deben esforzarse por reformarse y mejorarse mientras consideran que es su misión personal guiar a sus naciones y a su gente. Cada Ahmadi tiene el deber y la responsabilidad de difundir el mensaje del verdadero Islam a través de Tabligh. Así que todos vosotros, mientras buscáis la ayuda de Allah, debéis esforzaros por desempeñar vuestro papel individual en el servicio de la misión del  Mesías Prometido (as) elevando vuestros estándares espirituales y morales. Nunca debe haber ninguna discrepancia entre lo que dices y lo que haces. Practica lo que predicas . De lo contrario, serás culpable de falsedad, lo que el Santo Profeta (sa) declaró una señal de hipocresía. En consecuencia, cada Khadim, Tifl, titular de un cargo, de hecho todos los Ahmadis, deben reflexionar seriamente sobre las palabras de Hazrat Musleh Maud (ra). Debe asegurarse de que estas preciosas palabras sirvan no solo como un fragmento de sonido o un eslogan diseñado solo para causar una impresión, sino que siempre se actúe sobre ellas y reflejen genuinamente el estado moral de nuestra juventud ahmadi. De hecho, este eslogan presenta a cada Khadim un objetivo y un desafío; debería inspirarte a desempeñar tu papel, cambiando el mundo para mejor. Cada uno de sus pasos debe llevarlo más lejos en el camino de la rectitud, ya que su avance y reforma espiritual se correlaciona directamente con el éxito y el progreso de nuestro Jama’at. También deseo decirles a los Khuddam más jóvenes que acaban de dar su primer paso en Khuddamul Ahmadiyya, que no deben pensar que esta es una era de mera recreación o diversión. También ha llegado a una edad en la que sus procesos de pensamiento y conducta deben madurar diariamente. Durante bastante tiempo, he estado mencionando la historia temprana del Islam en mis sermones de los viernes, durante los cuales narré los incidentes de muchos jóvenes de esa época, no mayores que tú, que fueron capaces de ofrecer sacrificios extraordinarios por el bien de Islam y logró grandes éxitos. Todo esto fue porque entendieron su propósito y el desafío que tenían por delante.

Entendieron que dependía de ellos cumplir el propósito de sus vidas a través de la adoración a Allah y que dependía de ellos comportarse con los más altos estándares morales en todo momento. Entendieron su valor como jóvenes musulmanes. Entendieron el propósito de su creación y esto aseguró que desempeñaran un papel destacado en la transformación de una sociedad caracterizada por la inmoralidad y la ignorancia en una comunidad pura y justa, como nunca antes se había visto en el mundo y que servirá para siempre como un faro para toda la humanidad.

En esta era, teniendo una fe firme en la verdad de la afirmación del Santo Profeta (sa), ahora depende de todos ustedes asegurarse de que una firme adhesión a la verdad defina cada aspecto de su vida, ya sea en sus tratos personales , tus promesas, tus proclamas, o cualquier otro sentido. Debes mantener tu lengua libre de habla inmoral o ignorante. En cambio, la alabanza y el recuerdo de Allah deben estar siempre en la punta de tu lengua. A partir de este día, debes buscar pensar y actuar con madurez y comprender tu estado y la verdadera magnitud de tus responsabilidades. Mencioné anteriormente cómo todos os habéis comprometido a dar prioridad a vuestra’i fe sobre todos los asuntos mundanos y esto no es algo que deba tomarse a la ligera.

En el Sagrado Corán, Allah, los estados de todopoderoso,

ُۡو اanza ال ِ ا ب ↵ۡوفٔۡ ـ anzaس ۡ دد anc ancکا anzaن م anza ۡ ۡ ech ال ِۚ ِان ۡد

porque

ً ُۡولاporque el pacto será cuestionado.”

En este versículo, Allah el Todopoderoso declara categóricamente que cada persona será responsable de sus promesas y convenios. Por lo tanto, no os dejéis engañar por la idea errónea de que pararse aquí y repetir las palabras del Juramento de Khuddam o las palabras del Bai’at es suficiente. Más bien, debéis comprender el significado de esta empresa que habéis hecho abiertamente ante el mundo y en presencia del Khalifa de la época. Debes esforzarte cada minuto de cada día para cumplirlo, sabiendo que un día Allah el Todopoderoso te hará responsable por el hecho de que proclamaste abiertamente que le darías prioridad a tu fe sobre todas las demás cosas, y Él te hará responsable de tu promesas de completa lealtad y fidelidad al Khalifa de la época y con el Jama’at del Mesías Prometido (as). Por lo tanto, deben esforzarse en cumplir este compromiso por el bien de su fe, país y nación, reformándose a sí mismos mediante la adopción de buenas obras, cumpliendo los derechos de Alá y Su creación y asegurándose de que su comportamiento se ajuste a los más altos estándares morales en todo momento. Este es el deber y la obligación de cada Khadim. Que Allah Todopoderoso les conceda la capacidad de ser aquellos que protegen sus oraciones y que exhiben las mejores cualidades y virtudes morales. Que seáis aquellos que, para siempre, se aferran a la verdad y odian todas las formas de falsedad. Que seáis vosotros los que cumpláis vuestro empeño y vuestras promesas, por pequeñas o grandes que sean. Que trabajéis duro y os esforcéis con determinación en todos los buenos esfuerzos. Que cumplas la promesa que has hecho de difundir las enseñanzas del Islam por todos los rincones de la tierra. Que estés lleno de la pasión sincera y el deseo ardiente de enarbolar la bandera de las enseñanzas del Santo Profeta del Islam (sa) y el Mesías Prometido (as) en todas partes del mundo. Que vosotros seáis aquellos cuyas lenguas permanezcan puras y que su conducta sea del más alto orden para que se conviertan en nobles ejemplos de verdad, sinceridad y virtud para que el resto de la humanidad aprenda. Seguramente, si alcanzais ese estándar y cuando lo hagáis, seréis los que provoquen una revolución moral en la sociedad. Vosotros seréis los que sostengan en alto una lámpara eterna de verdad que iluminará el mundo y lo sacará de la oscuridad.

Como dije, la historia temprana del Islam da testimonio del hecho de que los jóvenes adolescentes fueron los que obtuvieron logros verdaderamente monumentales y magníficos. Por lo tanto, nunca os subestimeis ni penséis que sois demasiado jóvenes para lograr un cambio de revolución espiritual y moral en la sociedad. Ya sea que tengáis quince, veinte, treinta o cuarenta años, o cualquier otra edad, aprovechad cada oportunidad de servir al Islam como si fuera la última. Sin ninguna sombra de duda, cada Khadim, de acuerdo con su edad, conocimiento y experiencia, puede servir a la causa del Islam y la misión del Mesías Prometido (as) siempre que cumpla con los derechos de la adoración de Allah y cumpla con los derechos de Su creación y sean aquellos que nunca abandonan la verdad y que cumplen sus promesas y compromisos. Que Allah el Todopoderoso os conceda toda la capacidad para hacerlo. Que Allah el Todopoderoso os permita a todos vosotros ser estrellas brillantes de Ahmadiyyat y ser aquellos que pueden cumplir el verdadero propósito de su creación. Que Allah continúe bendiciendo a Majlis Khuddamul Ahmadiyya en todos los aspectos. Amén.

Ahora únete a mí en oración silenciosa…’

[Después de la oración silenciosa]

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via