Siguiendo los pasos de Jesucristo (as) después de la crucifixión
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Siguiendo los pasos de Jesucristo (as) después de la crucifixión

Arif Khan – Reino Unido

Si Jesucristo (as) sobrevivió a la Crucifixión como un ser humano mortal, entonces no fue resucitado y no ascendió al cielo. Entonces, ¿qué fue de él en última instancia? Una de las misiones clave del Mesías judío era reunir a todas las tribus de Israel y ayudar a unirlas de nuevo en la tierra de Israel.[1] Jesús (as) había declarado en su visión:

También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.”[2]

Si Jesús (as) quisiera cumplir realmente su misión, tendría que encontrar y predicar a estas tribus. Aunque la identidad de estas tribus y su paradero actual no están claros, varios investigadores han llegado a la conclusión de que una parte de los afganos actuales descienden de estas tribus. Las pruebas provienen de las similitudes faciales, la lingüística, los nombres de las personas, los lugares y las tradiciones orales.[3] A medida que vamos reuniendo los fragmentos de información que tenemos sobre la vida de Jesús (as) después de la Crucifixión, las investigaciones más convincentes sugieren que, habiendo sobrevivido a la Crucifixión, Jesucristo (as) viajó hacia el Este en busca de las Tribus Perdidas de Israel, que, como se demuestra en las fuentes históricas, se habían dispersado hacia el Este muchos cientos de años antes de su llegada. La conclusión a la que llegamos es que Jesucristo (as) entregó su mensaje a estas comunidades israelitas dispersas llegando finalmente a Cachemira, donde se encuentra su tumba hasta el día de hoy. Un grupo cada vez mayor de estimados investigadores y escritores de diferentes creencias religiosas han argumentado que el lugar de descanso final de Jesucristo (as) está en Srinagar, Cachemira. La tumba se conoce localmente como “Rozabal”, que significa “La tumba de honor”, y las tradiciones locales afirman que el habitante de la tumba era un profeta de una tierra extranjera.

La idea de que Jesús (as) viajó a la India y está enterrado en el Rozabal, desafía la creencia común entre cristianos y musulmanes de que Jesús (as) subió al cielo. Sin embargo, la tumba del Rozabal es objeto de libros de autores cristianos, como la periodista y escritora estadounidense Suzanne Olsson, y de algunos autores musulmanes, como la Dra. Fida Hassnain, destacada arqueóloga sufí y profesora de Historia. Olsson y la Dra. Hassnain han escrito cada una varios libros sobre el tema, el más reciente de los cuales, Roza Bal – The Tomb of Jesus, es una colaboración entre ambas expertas. Autores pertenecientes a tradiciones religiosas que en principio no parecen tener un vínculo directo con Jesucristo (as), también han escrito a favor de esta teoría. En los últimos 20 años se han escrito libros de Mantoshe Devji -un autor sij-, Ashwin Sangi -un novelista hindú de la India-, Holger Kersten -un budista alemán-, así como Anand Krishna -un espiritualista interreligioso-. Estos autores abordan el tema de los viajes de Jesús (as) después de la crucifixión en Oriente desde diferentes perspectivas, pero todos coinciden en que la tumba de Rozabal es el lugar de descanso final de Jesucristo (as). También se han emitido documentales sobre este tema en la BBC, Discovery Channel y en Sundance Channel.[4]

Jesús (as) después de la crucifixión – Indicios en la Santa Biblia

Si Jesús (as) hubiera sobrevivido a la Crucifixión podemos suponer que su primera prioridad habría sido escapar del peligro de ser capturado una vez más. Los textos bíblicos hablan claramente de que Jesús (as) se reunió con sus discípulos en secreto, y también de que se puso en marcha. En el Evangelio de Mateo se dice que los discípulos recibieron instrucciones específicas de Jesús (as) para que salieran de Jerusalén y se reunieran con él en Galilea.[5] Los avistamientos que aparecen en los Evangelios de Jesucristo (as) después de la crucifixión, a menudo se tarda en reconocerlo. ¿Podría Jesús (as) haber estado disfrazado de alguna manera? En la famosa narración en la que se habla de la aparición de Jesús (as) “resucitado” a María Magdalena, es interesante observar que María lo confunde inicialmente con el jardinero.[6] Más tarde, en el camino de Emaús, no lo reconocen hasta que parte el pan.[7] El comportamiento de Jesús (as) en estos relatos es coherente con alguien que viaja de incógnito, tratando de evitar llamar la atención. Esto sólo tendría sentido si el caso fuera que Jesús (as) siguiera vivo y hubiera sobrevivido a la Crucifixión y necesitara evitar más persecuciones. La última mención de Jesús (as) apareciendo a alguien en el Nuevo Testamento, es el recuerdo de Pablo de Jesús (as) hablando con él en el camino a Damasco.

Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.”[8]

¿Fue una visión o una aparición física? Una aparición física en Damasco sería coherente con los viajes registrados de Jesús (as), los que se desplazan desde Jerusalén hacia el norte.

Jesús (as) en Nasibain

Nasibain, antes conocido como Nasibus, y ahora Urfa en el sureste de Turquía, es el siguiente lugar en la ruta de Jesús (as) del que tenemos una fuente registrada. La referencia procede de una conocida obra histórica persa, la Rauzat-us-Safa, escrita por Mir Muhammad Bin Khawand en 1417. Khawand explica que Jesús (as) era conocido por ser un gran viajero, algo que se menciona en otras tradiciones islámicas, pero de lo que rara vez se habla entre los musulmanes. El autor relata que Jesús (as) viajó desde Tierra Santa hasta Nasibain:

Viajando desde su país, llegó a Nasibain. Con él iban algunos de sus discípulos a los que envió a la ciudad a predicar. Sin embargo, en la ciudad corrían rumores erróneos e infundados sobre Jesús [que la paz sea con él] y su madre. El gobernador de la ciudad, por lo tanto, arrestó a los discípulos y luego convocó a Jesús [que la paz sea con él]. Jesús [que la paz sea con él], curó milagrosamente a algunas personas y realizó otros milagros. El rey del territorio de Nasibain, por lo tanto, con todos sus ejércitos y su gente, se hizo seguidor suyo…”.[9]

Observando un mapa, la ubicación de Nasibain, a una distancia de 450 millas de Jerusalén, sugiere que se recorría una ruta que llevaba desde Jerusalén a través de la antigua Persia, la actual Turquía, Irán y Afganistán. Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) en su tratado Masih Hindustan Mein (Jesús en la India) explica:

Si el informe del Rauzat-us-Safa es correcto, parece que, al viajar a Nasibain, Jesús (as) tenía la intención de llegar a Afganistán a través de Persia, e invitar a la Verdad a los judíos perdidos que habían llegado a ser conocidos como afganos.”[10]

Jesús (as) en Afganistán

Hay pruebas que sugieren que en el Afganistán actual viven algunas de las tribus perdidas de Israel que Jesús (as) buscó durante toda su vida. O.M. Burke, un explorador del sufismo, presenta una fascinante visión de un grupo de personas en Afganistán que se describen a sí mismos como “musulmanes cristianos”, y relatan las tradiciones de la visita de Jesús (as) a su tribu hace casi 2,000 años.

Los seguidores de Jesús (as), hijo de María, generalmente se llaman a sí mismos musulmanes, y habitan en un número de aldeas dispersas por la zona occidental de Afganistán, cuyo centro es Herat… Debe haber unos mil de estos cristianos. Su jefe es Abba Yahyya [Padre Juan], que puede recitar la sucesión de maestros, a través de casi sesenta generaciones, hasta Jesús de Nazaret (as), hijo de María, el cachemir.”[11]

Durante el diálogo de Burke con Abba Yahyya, sobre la teología cristiana y la Biblia, Abba Yahyya hizo la siguiente y notable declaración:

Hijo mío”, dijo en su suave acento persa, “esta gente está leyendo y repitiendo una parte de la historia. Han malinterpretado completamente el mensaje. Tenemos la historia que nos ha contado el Maestro [Jesús(as)], y a través de él seremos salvados y sanados. Algunos de los acontecimientos de ese documento que ustedes llaman la Biblia son verdaderos, pero una gran parte es inventada o imaginada o puesta por razones poco dignas. Isa (Jesús (as)) vivió más de treinta años después de que se completaran los materiales que ustedes tienen, y nos dijo lo que era verdad.”[12]

Esta narración proporciona un fuerte testimonio sobre una comunidad que posee una tradición tanto escrita como oral de Jesús (as) viajando a Afganistán después de la Crucifixión. Aunque no hay indicios de que la historia haya sido fabricada, no existe ningún otro relato conocido que mencione a esta misma comunidad, junto con su notable historia. Burke garantiza explícitamente la autenticidad de su libro, afirmando que “contiene la mayor proporción posible de material totalmente fresco y de primera mano”.[13] Las reseñas de su libro parecen apoyarle también como fuente creíble, y The Sunday Telegraph describe a Burke como “un experto escritor de viajes”. A pesar de ello, los críticos exigen más información sobre quién era y cuáles fueron sus motivaciones para escribir el libro, y al mismo tiempo cuestionan por qué la existencia de esta comunidad que menciona Burke no puede ser validada por ninguna otra fuente. Hay muchas historias y tradiciones relacionadas con la historia posterior a la crucifixión de Jesucristo (as) que requieren más investigación y este relato de Abba Yahyya es sin duda una de ellas. Una expedición moderna en busca de esta comunidad sería un valioso ejercicio antropológico.

Jesús (as) en Pakistán – Taxilla

En las tradiciones cristianas existe la historia del apóstol Tomás viajando a la India y predicando allí:

Según la suerte, pues, la India le tocó a Judas Tomás, que es también el gemelo; pero él no quiso ir, diciendo que a causa de la debilidad de la carne no podía viajar, ysoy un hombre hebreo; ¿cómo puedo ir entre los indios y predicar la verdad?”. Y mientras así razonaba y hablaba, el Salvador se le apareció de noche y le dijo No temas, Tomás, ve a la India y predica la palabra allí, porque mi gracia está contigo.”[14]

El supuesto lugar de sepultura de Santo Tomás existe hoy en la India, y fue visitado por el último Papa, Juan Pablo II, en febrero de 1986. Teniendo esto en cuenta, es fascinante observar que los Hechos de Tomás, un Evangelio apócrifo, contiene un relato de Tomás y Jesucristo (as) juntos en Taxilla, en lo que hoy es Pakistán, alrededor del año 49 DC. El relato describe una ceremonia de boda en la que el novio cree ver a Tomás, pero resulta ser en realidad el propio Jesús (as):

El novio (Abdagases) levantó la cortina que lo separaba de su novia. Vio a Tomás, como suponía, conversando con ella. Entonces preguntó sorprendido: ¿Cómo puedes encontrarte aquí? ¿No te he visto salir antes que todos?Y el Señor respondió: Yo no soy Tomás, sino su hermano.”[15]

Una vez más, esta referencia es tentadora. ¿Se trata de una aparición literal de Jesús (as) o de alguna forma de visión? ¿Por qué el autor no menciona por qué Jesús (as) estaba presente en este momento? ¿El hecho de referirse a Tomás como el “hermano” de Jesús (as) es otro indicio de que el lenguaje es algo figurativo? Sin embargo, a primera vista, la narración sitúa a Jesucristo (as) junto a Tomás en Oriente, mucho después de la Crucifixión. Por sí solo, el testimonio plantea interrogantes, pero cuando se considera en conjunto con las demás referencias, comienza a formar una imagen coherente y consistente.

Jesús (as) en Cachemira

Por último, llegamos a Cachemira. Casi todos los investigadores actuales que han rastreado los pasos de Jesús (as) por Oriente han concluido sus investigaciones con la tumba de Rozabal en Cachemira, y creen que es el lugar de descanso final de Jesús (as). En contraste con las escasas referencias concretas a Jesús (as) en Afganistán o Taxilla, existen numerosas referencias a Jesús (as) en Cachemira, desde fuentes textuales hindúes hasta artefactos arqueológicos.

Bhavishya Mahapurana – Fuente hindú

Se cree que el Bhavishya Mahapurana, uno de los dieciocho textos hindúes más importantes, tiene su origen en el año 115 DC. Si esta fecha es exacta, data de una época similar a la de los Evangelios que componen el Nuevo Testamento. El texto comienza con el rey Shalivahan, también conocido como Gautamiputra Satakarni, que se encuentra con un hombre auspicioso en Laddakh, en Cachemira, vestido de blanco y de piel clara. El reinado del rey Shalivahan fue del 78 al 102 DC. Cuando el rey le pregunta quién es, el hombre responde:

Me llaman hijo de Dios, nacido de una virgen, ministro de los no creyentes, implacable en la búsqueda de la verdad”.

Esta cita nos trae inmediatamente a la mente la persona de Jesucristo (as). Si el relato es exacto, es un testimonio de que Jesús (as) vivió hasta una edad avanzada y estuvo presente en Cachemira. El rey pregunta además por su religión y la respuesta dada vuelve a vincular fuertemente esta figura con la persona de Jesucristo (as):

Oh, gran rey, vengo de un país extranjero, donde ya no existe la verdad y donde el mal no conoce límites. En la tierra de los no creyentes, aparecí como el Mesías… y me llamaron Isa-Masih”.

La frase “Isa Masih” es significativa aquí, ya que Isa es uno de los nombres atribuidos a Jesús (as) en las tradiciones orientales que lo mencionan. Este nombre aparece en el texto sánscrito del Bhavishya Mahapurana y no es una traducción. “Isa” es también el nombre con el que se denomina a Jesucristo (as) en la tradición islámica y en el Sagrado Corán. El Bhavishya Mahapurana es el texto más significativo que sitúa a Jesucristo (as) en Cachemira, mucho tiempo después de la Crucifixión.

Tahrik-i-Kashmir

La historia documentada de Cachemira es difícil de obtener y verificar. Una de las primeras historias conocidas, fiables y recopiladas es un texto llamado Tahrik-i-Kashmir, escrito en 1420 por el erudito Nadri. En este texto se menciona una figura conocida como “Yus Asaf”. Otras fuentes sugieren que Yus Asaf y Jesucristo (as) son la misma persona. Otro texto, Ikmal-ud-Din, por ejemplo, recoge las enseñanzas de Yus Asaf a través de una parábola. Esta parábola es casi idéntica a la parábola del sembrador, recogida en los Evangelios, lo que refuerza el vínculo entre “Yus Asaf” y Jesucristo (as). En este texto se describe a Yus Asaf como un profeta que había llegado desde “Tierra Santa” a este “Valle Sagrado” (el valle de Cachemira), y “se dedicaba día y noche a rezar a Dios”. El texto continúa explicando que durante esta época se reparó el techo del Templo de Salomón que se puede ver hoy en día en Cachemira. El texto también menciona una inscripción, que había sido visible en el Templo de Salomón hasta las últimas décadas, que decía: “En estos tiempos Yus Asaf proclamó su condición de profeta”. En otra piedra, otra inscripción mencionada en la obra del erudito Nadri, afirma que: “Yus Asaf fue Yusu, Profeta de los Hijos de Israel”. El erudito Nadri añade una nota adicional sobre la identidad de Yus Asaf, aunque él mismo no saca ninguna conclusión, diciendo: “y el verdadero conocimiento está en Dios”.

He visto en un libro de los hindúes que este profeta era realmente Hazrat Isa [Jesús (as)], el Espíritu de Dios, la paz esté con él [y los buenos deseos] y que también había asumido el nombre de Yus Asaf.”[16]

El texto continúa diciendo que Yus Asaf finalmente murió en Cachemira y está enterrado allí.

El Sagrado Corán

El Sagrado Corán habla ampliamente de Jesucristo (as). El enfoque del Corán es aclarar el estatus de Jesucristo (as) y enfatizar su humanidad así como su piedad. El Corán no da muchos detalles sobre la vida de Jesucristo (as) después de la Crucifixión, aparte del siguiente versículo clave:

Y convertimos al hijo de María y a su madre en un Signo, y les rescatamos y les ayudamos a llegar a un lugar elevado, un lugar tranquilo con manantiales de agua corriente.”[17]

El verso anterior del Corán parece apoyar y no contradecir el tratado de que Jesucristo (as) se salvó de la Crucifixión y se refugió en Cachemira. La referencia a la madre de Jesús (as), María (as), también se ajusta a este punto de vista. No hay ninguna tumba o lugar de descanso final de María (as) en Tierra Santa. Sin embargo, en una ciudad llamada “Murri”, en el moderno Este de Pakistán, existe una tumba para ella llamada “Mai Mari da Asthan”, que significa “el lugar de descanso final de la Madre María”. Su tumba está orientada de Este a Oeste, como la costumbre judía, y no de Norte a Sur, como la costumbre islámica. “Murri” es una referencia a María (as). El verso coránico parece apoyar la opinión de que tanto Jesús (as) como su madre viajaron fuera de Jerusalén y hacia el Este.

El sepulcro

La última y más dramática prueba que apoya el viaje de Jesucristo (as) a Cachemira es la tumba de Rozabal en el distrito de Kan Yaar de Srinagar, Cachemira. Las tradiciones y los documentos locales lo registran como la tumba de Yus Asaf. Ya hemos mencionado las fuentes que relacionan a la persona de Yus Asaf directamente con Jesucristo (as). Esta tumba ofrece pruebas físicas que apoyan las tradiciones orales y escritas que apuntan a que este es el lugar de descanso final de Jesucristo (as). Este tema se ha analizado en detalle en artículos anteriores de la revista The Review of Religions.[18] La tumba se conoce como la tumba de Yus Asaf, y hay pruebas que apoyan que Yus Asaf era el nombre por el que se conocía a Jesús (as) en Oriente. Además de las enseñanzas similares, en las parábolas también aprendemos que Yus Asaf era un “Príncipe Profeta” que viajó desde Tierra Santa para huir de la persecución. La prueba física más significativa que vincula al habitante del Rozabal con Jesucristo (as) son las huellas talladas junto a la tumba. Estas huellas muestran marcas o cicatrices en los pies. Las cicatrices se encuentran en diferentes lugares de cada pie, lo que coincide con las cicatrices de alguien que ha sido crucificado con un solo clavo clavado en ambos pies.

Las implicaciones

Por lo tanto, las pruebas apuntan a que Jesucristo (as) viajó a Oriente después de sobrevivir a la Crucifixión y finalmente fue enterrado en la tumba de Rozabal en Srinagar. Si esto es correcto, ¿cuáles son las implicaciones? El resumen de la tesis y de las implicaciones se recoge en los últimos minutos del documental de la BBC “¿Murió Jesús (as)?”:

Hay muchos que creen que esta es la tumba de Jesús (as). Si esta es la tumba de Jesús (as), entonces pasó la mayor parte de su vida en el reino montañoso de Cachemira. No murió en la cruz, no hubo resurrección. No ascendió al cielo y no está sentado a la derecha de Dios. Para muchos cristianos esto sería el fin del cristianismo tal y como lo conocemos.”[19]

Sin embargo, el autor cristiano progresista Mark Mason opina que si se descubriera que Rozabal es el lugar de descanso final de Jesucristo (as) no tendría un gran impacto en el cristianismo, afirmando que si Jesús (as) murió en la cruz o no es un “punto menor”.[20] Un enfoque más liberal de la Biblia puede dar cabida a esta interpretación, pero el hecho ineludible es que la teología cristiana se vería fuertemente socavada si se demuestra que el Rozabal es auténtico. Un aspecto de la historia de Jesús (as) que definitivamente requeriría una reevaluación serían las profecías cristianas e islámicas sobre la Segunda Venida de Jesucristo (as).

Si Jesucristo (as) está enterrado en Rozabal, entonces las profecías sobre su segunda venida no pueden tomarse como literalmente ciertas, tal y como las entienden muchos musulmanes y cristianos hoy en día. La única opción que queda para el cumplimiento de las profecías sobre una Segunda Venida sería que otro individuo distinto apareciera en “el espíritu y el poder”[22] de Jesucristo (as). Existe un precedente para esto, ya que Juan el Bautista (as) fue declarado por el propio Jesucristo (as), como la Segunda Venida del Profeta Elías (as). Es así como Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía, afirmó bajo mandato divino ser la Segunda Venida de Jesucristo (as). En su famosa conferencia pronunciada el 4 de noviembre de 1905 en Ludhiana, una ciudad del Punjab, India, declaró abierta y enfáticamente:

¡Oh musulmanes, escuchen! Dios les ha comunicado este aviso a través de mí y yo he transmitido debidamente el mensaje. Ahora corresponde a ustedes hacer caso o no hacer caso. La pura verdad es que Jesús, que la paz esté con él, ha muerto, y yo juro por Dios que soy el Prometido que iba a aparecer.”[23]

Arif Khan, colaborador especial de The Review of Religions, es editor del sitio web Tomb of Jesus (www.tombofjesus.com).

Ha escrito varios artículos para The Review of Religions, entre ellos “The Shroud of Turin”, “The Changing Views of the Crucifixion” y “Rozabal – the Tomb of Jesus Christ(as)?”.

Referencias

  1. Mateo 15:24, 1V Esdras 13
  2. Juan 10:16
  3. Véase The Review of Religions abril de 2002 – ‘El origen israelita de los pueblos de Afganistán y el pueblo de Cachemira’ y el artículo en esta edición por el profesor Carmichael
  4. Para más detalles ver ‘Rozabal – ¿la tumba de Jesucristo(as)?’ – The Review of Religions Diciembre 2010
  5. Mateo 28:11
  6. Juan 20:15
  7. Lucas 24:15-31
  8. Hechos 9:3-5
  9. Mir Muhammad Khawand Shah Ibn-i-Muhammad, Rauza-tus-Safa fi Sirat-ul-Ambia wal Muluk wal Khulafa, trans. Gardens of Purity Concerning the Biography of the Prophets, Kings and Caliphs (Bombay, 1852, escrito originalmente en 1417), Vol.1, pp.130-135.
  10. Hadhrat Mirza Ghulam Ahmad, Jesús en la India, capítulo 4, sección 1
  11. Omar Michael Burke, Among the Dervishes (Londres, Octagon Press, 1973) p.111
  12. Ibid
  13. Ibid, p. 8
  14. Hechos de Tomás 1
  15. Hechos de Tomás (Acta Thomae ) : http://wesley.ncc.edu/noncanon/acts/actthom.htm
  16. Mullah Nadri, Tahrik-i-Kashmir
  17. El Sagrado Corán, cap. 23:V..51
  18. Ver ‘Rozabal – la tumba de Jesucristo(as)’ – Diciembre 2010
  19. BBC 4 – ‘¿Murió Jesús?’ – Wild Planet Films, 2003
  20. Mark Mason, In Search of the Loving God, Oregón, EE.UU., 1997, capítulo 4
  21. Ibid
  22. Lucas 1:17 – La referencia a Juan el Bautista cumplió la profecía de la segunda venida del Profeta Elías (as)
  23. Hadhrat Mirza Ghulam Ahmad, Lecture Ludhiana, Londres, 2003 p.60
Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via