María: Una reflexión personal
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

María: Una reflexión personal

Ibrahim Noonan; Galway – Irlanda

María (as), también conocida como Hazrat Mariam (as) por los musulmanes, es uno de los nombres más populares dados a las niñas cristianas que viven en Europa Occidental. Si estás firmemente establecida en tu fe cristiana, entonces como niña sabrás que te han puesto el nombre de la Virgen María (as), o tal vez el de uno de tus padres o el de tu abuela, pero en la mayoría de los casos lo más probable es que esté asociado a tu origen religioso. La Virgen María (as) es muy venerada por los católicos romanos, por lo que en las familias católicas normalmente habrá una María en una familia católica, ya sea tu madre o tu abuela o una tía. Como antiguo católico romano criado en la fuerte tradición del catolicismo, fui plenamente consciente desde muy joven de la presencia e influencia de la posición y la reverencia que se le daba a María en mi casa y en la de mis abuelos y, de hecho, en la de mis bisabuelos, todas ellas influenciadas por la Santísima Virgen María, título con el que se la conoce.

En mi familia, había muchas personas que se llamaban María. La más influyente fue mi abuela más querida por parte de mi madre y que en realidad fue mi mentora espiritual desde muy joven. Pero aparte de ella, la otra persona que se llamaba María en mi familia era mi padre. Esta era una práctica común hace muchos años: los niños nacidos el día de la Asunción de María -una celebración y recuerdo de la ascensión de María al cielo con su cuerpo físico el 15 de agosto- se llamaban María, normalmente como segundo nombre.

Otro signo de la influencia de María (as) en la vida de los católicos: encontrarás en la mayoría de los hogares católicos (e irlandeses), sin excepción, retratos de María (as) o del Sagrado Corazón (Jesús (as)). También se puede encontrar a algún otro santo -o todos ellos-. Si no son retratos, encontrarás estatuas de María (as) y del Sagrado Corazón en la mayoría, si no en todos, los hogares, escuelas y hospitales irlandeses, junto con los cientos y cientos de grutas de María (as) en cada pueblo, aldea y ciudad de los países católicos.

En mi casa, teníamos ambos, ya que mi madre estaba influenciada por el Sagrado Corazón (Jesús (as)) y mi padre, por la Virgen María (as). Y yo también, a medida que crecía, estaba muy apegado a María (as), lo que aumentaba con el paso de los años, ya que siempre se la veía como un modelo de buena madre. Como muchos otros, rezaba a diario por ella y visitaba la catedral y dedicaba tiempo a rezar la Novena de la Inmaculada Concepción, que se consideraba un modelo a seguir e incomparable a todos los demás[1] . Junto a otros muchos títulos y atributos, que poco a poco se le fueron atribuyendo, la evolución de la teología mariana llegó a denominarla Teotokos (título de María (as)), o a considerarla corredentora.[2] Todo lo que he comentado hasta ahora procede de mi experiencia como cristiano católico y gran parte de lo que he dicho es sólo un resumen de cómo se la veía y entendía. La visión teológica es mucho más compleja y, no puede ser discutida en este artículo. Lo que he mencionado más arriba procede de la forma en que los católicos veían -y, de hecho, siguen viendo- a María (as). A medida que avanzaba en mi viaje de exploración de mi fe, descubrí que la imagen y la comprensión de la María (as) de mi fe no eran las de la María (as) que aparecían en las Escrituras.

María (as) según los Evangelios

Cuando uno mira a María (as), basándose puramente en lo que presenta el Nuevo Testamento, vemos una imagen humana sencilla y digna de María (as), y más de mujeres situadas en una época concreta, que fue la Palestina del primer siglo. Esto está bastante alejado de las imágenes, ideas y conceptos que se desarrollaron sobre María (as) durante muchas décadas. Como católico, fui educado para creer en estas ideas y conceptos; los que se han criado en países católicos como Irlanda sabrán sin duda de qué estoy hablando. Habrá, tal vez, muchos hoy en día, que no sabrán nada mejor y ciertamente sólo aceptarán que lo que se enseña es correcto, al igual que hice yo antes de abrazar el islam.

Lo triste, supongo, es cuando alguien estudia teología cristiana, o más apropiadamente teología católica, que es en sí misma teología cristiana, pero con ligeras diferencias teológicas con la teología protestante, respecto a la posición de María (as) en la Iglesia.  Por supuesto, tenemos la gran brecha teológica con la teología evangelista con respecto a María (as), en cuanto a cómo ven a María (as) desde los relatos bíblicos. Uno de esos conocidos eruditos bíblicos evangelistas y apologista cristiano, el Dr. James White, nos da una muestra de cómo los protestantes ven a María (ra). Dice:

La devoción y la enseñanza mariana están tan alejadas de la mayoría de los protestantes que observan todo el asunto como una mera superstición católica romana, una de las indicaciones más claras de cómo los “católicos creen todo tipo de cosas que no se encuentran en la Biblia”.[3]

Con respecto a lo que la Biblia nos enseña, me encuentro de acuerdo con James White en este punto, pero también debemos ser justos con el entendimiento católico romano sobre cómo ven a María (as). Los eruditos católicos romanos pueden señalar lo que ven como algo que se puede inferir de las Escrituras y de otros textos tradicionales, escritos por los primeros padres de la Iglesia, que ellos creen que son fuentes viables de información histórica con respecto a María (as). También hay que tener en cuenta que se trata de un área de enorme debate teológico.

Lo que resulta muy interesante es que muchos estudiosos admiten que los autores de Mateo, Marcos, Lucas y Juan editaron los relatos de María (as) según sus propias aspiraciones.[4] Sólo mencionaron lo que querían que sus lectores supieran, lo que, por supuesto, permitió que se abriera la puerta de la curiosidad y que se plantearan muchas preguntas: a saber, ¿por qué se editó tanto sobre María (as)?

A la luz de tales manifestaciones académicas, quizá sea justo decir que nunca conoceremos realmente la imagen histórica completa y exacta de María (as). Por lo tanto, sólo nos quedan fragmentos de información que hay que unir como un rompecabezas y sólo podemos esperar ser capaces de obtener un reflejo real de María (as), de la que se menciona muy poco en el Nuevo Testamento.  Sin embargo, a lo largo de más de dos mil años, una enorme cantidad de conceptos teológicos, literarios, oraciones, reflexiones e iconos -con sus numerosos símbolos de expresión y meditación- se refieren a María (as). Además, hay que tener en cuenta la cantidad de material que se ha escrito sobre ella, que ha sido causa de tanto amor y respeto hacia ella, por parte de todas las naciones del mundo; y el respeto que le otorgan todos los credos, en particular el islam.

Los relatos evangélicos

Cuando observamos lo que nos presenta el Nuevo Testamento, empezamos a ver una imagen de lo que podría haber sido María (as) y de cómo era una mujer que pertenecía a una época concreta de la historia y a una comunidad religiosa específica. Formaba parte de una sociedad y pertenecía a un entorno cultural concreto, el judío y, esta imagen dista mucho de la María (as) que se presenta hoy en día en la cristiandad.

¿Quién era María (as)? ¿Qué nos dice el Nuevo Testamento sobre María (as)? Una de las primeras cosas que aprendemos sobre María (as) es que era una joven judía, de unos 12 a 13 años de edad. Esto se deriva de la propia palabra sierva, ya que a las niñas judías no se les permitía permanecer en el servicio del templo después de la pubertad. La razón de esto es que debían estar casadas en el momento de su menstruación y esto se habría aplicado también a María (as). Lo que encontramos es que María (as) se dedicaba a servir a Dios en el templo, lo cual era una práctica común en aquellos días. En Lucas 1:36-38, se menciona claramente que era la sierva de Dios y que era una joven muy piadosa.[5] Así que lo primero que aprendemos de María (as) es que estaba dedicada a Dios Todopoderoso: su vida era simplemente para adorar y servir a Dios. Cuando leemos Lucas, la encontramos extremadamente piadosa y preocupada por su castidad, como cuando responde claramente al ángel que le trae la buena nueva: “¿Cómo puede ser esto, ya que no tengo marido?

Estas palabras de María (as) dicen mucho de la pureza de María (as) y, de hecho, muestran la atmósfera y las tradiciones religiosas en las que se habría criado en Palestina durante el primer siglo de la era cristiana. Era una joven consciente de sus obligaciones religiosas.

Otra cosa notable de María (as) fue su obediencia al mandato de Dios Todopoderoso y, el hecho de poner su plena confianza en Él. De nuevo esto se puede observar en Lucas donde ella dijo: “He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra”. Digo notable, porque aquí hay una joven judía, que era muy consciente de su moral y comportamiento ético. Además, era muy lúcida cuando se encontraba frente a un ser divino -como un ángel- con respecto a su posición moral. Y, sin embargo, en cuanto fue plenamente consciente y atenta a la experiencia espiritual que estaba viviendo, puso su confianza en Dios Todopoderoso de forma plena y se sometió a Su Voluntad.  Este es uno de los primeros incidentes piadosos que conocemos de la joven María (as) en el Nuevo Testamento.

Lo siguiente que aprendemos del Nuevo Testamento es cómo María (as) se convirtió en una madre muy joven. Este es un tema que quizás se discute mucho, con respecto a su edad; como se ha destacado anteriormente, tenía alrededor de 12 a 13 años cuando alcanzó la pubertad; por lo tanto, parecería que tenía alrededor de 13 o 14 años cuando dio a luz a Jesús (as), en lo que parecen ser circunstancias muy humildes y sencillas.[6]

También se mencionan en el Nuevo Testamento algunos acontecimientos muy espirituales que tuvieron lugar como signos del nacimiento y la verdad del advenimiento del tan esperado Mesías Jesús (as). También encontramos a María (as) mostrando las características normales de una madre judía: obedeciendo y aplicando las leyes rituales de purificación judías con respecto a la circuncisión de su hijo primogénito Jesús (as), todo ello de acuerdo con las leyes de Moisés (as), en las que todo primogénito varón debe ser consagrado al Señor,[7] así como ofrecer un sacrificio de un par de palomas, o dos pichones. Lo que aprendemos de esto es que María (as) era como todas las demás mujeres y madres judías que actuaban de acuerdo con sus creencias religiosas y seguía las leyes de Dios Todopoderoso que le fueron dadas a Moisés (as).

En otro incidente, descubrimos que, como todas las madres, María (as) no era diferente, cuando se trataba de preocuparse por sus hijos cuando inesperadamente desaparecían, como fue el caso cuando Jesús (as) desapareció durante más de tres días. Tres días es, en efecto, mucho tiempo para que un niño desaparezca. Pero la narración del Nuevo Testamento nos informa de que María (as) y José finalmente encontraron a Jesús (as) en una sinagoga, escuchando las enseñanzas de un rabino de la Torá y que Jesús (as) estaba haciendo muchas preguntas, aparentemente instruyéndoles en alguna conversación teológica que les hacía reflexionar. La imagen que obtenemos del Nuevo Testamento es la de una madre judía inquieta, temerosa y asustada y, su tono claramente reprensivo en el Nuevo Testamento, es algo que cabría esperar de cualquier madre aprensiva y preocupada.[8] Las palabras de María (as) que aparecen en el pasaje de Lucas, nos muestran el temperamento natural tanto de María (as) como de José: “Cuando lo vieron, se sorprendieron. Su madre le dijo: “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos buscado con angustia.””[9].

De nuevo vemos a una familia judía normal que expresa todos los sentimientos naturales de la paternidad. En los mismos pasajes más adelante, el Nuevo Testamento nos informa de que, después de ese incidente, Jesús (as) siguió siendo obediente con sus padres a partir de entonces.[10] En el Nuevo Testamento, el siguiente capítulo de la vida de María (as) es el de las bodas de Caná. Esta boda nos muestra de nuevo el papel natural de una madre judía hacia su hijo, y también la relación entre la madre y el hijo.

Ha habido algunos incidentes entre María (as) y Jesús (as), en los que las respuestas de Jesús (as) a ella han sido cuestionadas e incluso criticadas; muchos también se han esforzado por explicar las respuestas aparentemente duras de Jesús (as) a su madre en ciertas ocasiones. Por supuesto, aunque tengo mi posición al respecto, este no es el lugar ni el artículo para abundar en ellas. Quizás en un futuro artículo me extienda sobre ello, pero por lo que observamos, a partir de la narración del banquete de bodas en el Evangelio de Juan, es la relación natural de una madre judía y su hijo mayor. Durante la boda, el vino se acabó. María (as) se lo mencionó a Jesús (as) y la respuesta de él (as) fue bastante dura, pero son estas palabras las que nos muestran el papel de María (as) como madre, que conocía bastante bien la personalidad de su hijo: Su madre dijo a los sirvientes: “Haced lo que os diga” y, por supuesto, el agua se convirtió en vino.[11] Este es un ejemplo clásico de la relación de una familia judía primitiva. Aunque parece que Jesús (as) reprende a su madre o se enfada con ella por pedirle que haga algo que le parece que no es el momento adecuado para hacer lo que ella espera de él. Y eso es, por supuesto, una discusión abierta y compleja. ¿Esperaba ella que su hijo diera alguna señal, que insinuara que era el Mesías? Pero lo que debemos observar es el vínculo entre madre e hijo y su relación normal y natural.

El último punto del que me gustaría hablar es cómo María (as) como madre tuvo que soportar ser testigo de cómo su hijo era arrestado, maltratado y, finalmente crucificado y morir en la cruz, tal y como lo entienden los cristianos. Podemos tratar de imaginar, para el momento de la celebración de la cena de la Pascua, que lleva al arresto de Jesús (as) en el Huerto de Getsemaní, de ser llevado ante Caifás, el sumo sacerdote del Sanedrín, a ser acusado de cometer blasfemia. Y también las exigencias de los escribas y de los ancianos para que se aplique la pena de muerte a Jesús (as) gritando “que sea crucificado”.[12] Uno sólo puede imaginar el dolor y la angustia de su amada madre, que tuvo que sufrir y observar todo esto que se desarrollaba delante de sus propios ojos; sin embargo, esto es algo que muchas madres han tenido que sufrir a lo largo de la historia de la religión. Pero, en efecto, cuánto debió sufrir ella, con cada paso que daba, viendo a su hijo caminar por las calles de Jerusalén, cargando un enorme y pesado madero sobre sus espaldas camino a ser crucificado en el Gólgota.

En Mateo se menciona que muchas mujeres vieron de lejos cómo crucificaban a Jesús (as). De todos los que seguían a Jesús (as), menciona que dos mujeres llamadas María estaban presentes; una era María Magdalena (as) y la otra era María, la madre de Santiago y José.[14] Extrañamente, ha habido mucho debate sobre quién era la María que se menciona aquí; ¿era la madre de Santiago y José, era también María (as), la madre de Jesús? La verdadera pregunta es, ¿por qué no mencionar a María (as), la madre de Jesús (as)?  Lo cual ha sido cuestionado por los estudiosos y sigue siéndolo hoy, debido al sorprendente hecho de que el relato evangélico no menciona a María (as), la madre de Jesús (as); sólo nos informa de una María que es la madre de Santiago y José. ¿Por qué se dice “María, la madre de Santiago y José”? ¿Por qué el relato evangélico guarda silencio al respecto y por qué no se la menciona? Es de suponer que debía estar allí; ¿por qué no se la menciona en los relatos de la cruz? Parece ser un tema que tiende a ser debatido por muchos estudiosos, aunque una pequeña minoría sostiene la opinión de que la María que se menciona aquí era, efectivamente, María (as), la madre de Jesús (as).[15] Esto, por supuesto, es otra área de exploración muy necesaria, y quizás una explicación en futuros artículos sobre María (as). Pero lo que es significativo es que se nos da una descripción de una escena de mujeres judías; mujeres que parecían ser seguidoras de Jesús (as) y muy probablemente, una de ellas era María (as), la madre de Jesús (as). Además, ella tuvo que soportar ver sufrir a su hijo mientras le ponían los clavos en las muñecas y en los pies. Al igual que muchas madres que habrían tenido que soportar ver a sus hijos sufrir por sus creencias y reivindicaciones religiosas, que en última instancia se enfrentarían a la persecución a manos de las turbas, al igual que el noble Profeta y Mesías Jesús (as) y lamentablemente María (as) no pudo hacer nada. Lo único que pudo hacer fue ver cómo se desarrollaban los acontecimientos de la crucifixión y rezar por su hijo. Una de las últimas cosas que aprendemos sobre María (as), fue que Jesús (as) instruyó a un discípulo para que tomara a María (as) como su madre, un acto noble, para asegurarse de que sería atendida.

Es un incidente realmente conmovedor, si uno se toma el tiempo de reflexionar sobre el desarrollo de los últimos momentos de la vida de Jesús (as), en el Evangelio de Lucas, tal como lo entienden la mayoría de los cristianos. Hay una intensa descripción de mujeres que se lamentan y lloran y que observan desde la distancia. En Juan se narra que, al ver a su madre, Jesús (as) dijo a un discípulo al que amaba: “Aquí tienes a tu madre”, y él dijo a su madre: “Querida mujer, aquí tienes a tu hijo”. Menciona que, a partir de ese momento, su casa estuvo con ese discípulo amado. Aunque se trata de un área de disputa académica, muchos creen que ese discípulo era Juan.

Estos son los últimos fragmentos y narraciones de los Evangelios sobre María (as). El resto de las narraciones se encuentran en Hechos 1:14, que describe a todos los apóstoles reunidos en una casa, María (as) estaba entre ellos, demostrando que después de la ascensión de Jesús (as) al cielo, tal y como lo entienden la mayoría de los cristianos, había unidad entre esta secta de judíos recién formada que había aceptado al Mesías. María (as) sólo se menciona de nuevo en Gálatas 4:4, por Pablo, que menciona que Jesús (as) nació de mujer. Existe una gran controversia sobre las narraciones mencionadas en el libro de Apocalipsis 12:1-6, que describe a un ser celestial aparentemente fantástico, con forma de mujer, que parece tener poder y autoridad divinos y que los mariólogos sugieren que se trata de María (as). Una vez más, esto requiere un estudio y una discusión cuidadosos.

Como se ha mencionado desde el principio de este sencillo comentario sobre María (as), mi objetivo era simplemente destacar la absoluta humanidad de María (as), a través de los fragmentos de información que tenemos sobre ella a partir de las lecturas de los Evangelios. Pero con un examen cuidadoso no es difícil ver que los escritores de los Evangelios eligieron cuánto querían revelar sobre María (as), siendo algunos aspectos positivos y otros negativos.[16] Por lo tanto, lo que aprendemos de los Evangelios es que no hay nada en los Evangelios que sugiera nada más con respecto a su disposición, aparte de que era un ser humano normal que vivía una vida normal como una mujer judía de su tiempo. Lo que los Evangelios lograron demostrar fue su sencillez, su carácter moral, su amor por Dios Todopoderoso y su completa obediencia a la voluntad de Dios Todopoderoso. Los relatos de los Evangelios mostraron a una joven que se convirtió en una joven madre de un niño extraordinario que se convirtió en un profeta y Mesías, pero también a una madre cuidadosa y cariñosa y comprensiva que a veces soportó las dificultades de criar a un niño bendecido que iba a convertirse en el esperado Mesías. Tenía mucho que soportar, como la mayoría de las madres, pero tenía un hijo que iba a convertirse en profeta, por lo que tuvo que soportar las burlas, las risas, los insultos y los comentarios sarcásticos.  E incluso a veces las amenazas a la propia vida de su amado hijo -algo que ocurre de vez en cuando cuando cuando un profeta de Dios alude o declara que es un profeta o un Mesías, (o ambos como fue el caso de su hijo Jesús (as)).

Esto me recuerda un incidente mencionado en el Nuevo Testamento, que sigue siendo muy problemático para los cristianos hoy en día, en el que se menciona a la familia de Jesús (as) como implicada en un incidente de Jesús (as). Uno supondría que “familia” significaría ciertamente que María (as) habría estado entre los miembros de la familia que fueron a llevar a Jesús (as) a la casa. Se narra que la gente decía que no estaba en sus cabales, o que estaba fuera de sí.[17] La importancia de esto es mostrar el tipo de problemas con los que María (as), como madre, habría tenido que lidiar, mostrando la humanidad de María (as).

Sin duda, María (as) fue una mujer extraordinaria en todos los aspectos, siendo elegida por Dios Todopoderoso para convertirse en la madre de un profeta y Mesías. Incluso alcanzó los más altos niveles de rectitud y cercanía a Dios Todopoderoso, siendo declarada como el mejor ejemplo a seguir por toda la humanidad. Tal vez, muchos de nuestros hermanos cristianos se sorprenderían al saber que esta afirmación no se encuentra en la Biblia, sino en el Sagrado Corán.[18] También cabe recalcar que en ninguna parte de los Evangelios se revela como corredentora, co-mediadora o Teotokos, “madre de Dios”.[19] Estos son conceptos que se desarrollaron desde mediados del primer siglo hasta el segundo siglo y evolucionaron con el tiempo.[20] Sin embargo, si alguien dijera que en el Nuevo Testamento hay pruebas que sugieren que María (as) era la Teotokos, habría que decir que no hay ninguna.

Referencias

  1. Bill McCarthy y James Tibbetts, Mary in the Church Today: Official Catholic Teachings on the Mother of God: From the Second Vatican Council, Pope Paul VI, Pope John Paul II and the Catechism of the Catholic Church (McKees Rocks, PA: St. Andrews Productions, 2000), 2.
  1. Bill McCarthy y James Tibbetts, Mary in the Church Today: Official Catholic Teachings on the Mother of God: From the Second Vatican Council, Pope Paul VI, Pope John Paul II and the Catechism of the Catholic Church (McKees Rocks, PA: St. Andrews Productions, 2000), 5.
  1. James R. White, María: ¿Otro Redentor? (Minneapolis, MN: Bethany House, 1998), 14.
  1. Sarah Jane Boss, María: The Complete Resource (Londres: Continuum, 2009), 14.
  1. Sarah Jane Boss, María: The Complete Resource (Londres: Continuum, 2009), 13.
  1. Joachim Jeremias, Jerusalem in the Time of Jesus: An Investigation into Economic and Social Conditions during the New Testament Period (Philadelphia: Fortress Press, 1967), 154 y 337.
  1. Lucas, 2:22-24 (Revised Standard Version 1971).
  1. Joachim Jeremias, Jerusalem in the Time of Jesus: An Investigation into Economic and Social Conditions during the New Testament Period (Philadelphia: Fortress Press, 1967), 154 & 337.
  1. Lucas, 2:48 (RSV 1971).
  1. Lucas, 2:51 (RSV 1971).
  1. Juan, 2:1-12 (RSV 1971).
  1. Mateo, 27:22 (RSV 1971).
  1. Karen Armstrong, Muhammad: Prophet for Our Time (Londres: HarperPress, 2006), 48.
  1. Mateo, 27:55-56 (RSV 1971).
  1. Sarah Jane Boss, María: The Complete Resource (Londres: Continuum, 2009), 12.
  1. Richard P. McBrien, Catholicism (San Francisco, CA: HarperSanFrancisco, 1994), 1080.
  1. Marcos, 3:21 (RSV 1971).
  1. Malik Ghulām Farīd, The Holy Qurʼān: Texto árabe con traducción al inglés y breve comentario (Tilford: Islam International, 2006), 1157-1158.
  1. Richard P. McBrien, Catholicism (San Francisco, CA: HarperSanFrancisco, 1994), 1084.
  1. 20. Richard P. McBrien, Catholicism (San Francisco, CA: HarperSanFrancisco, 1994), 1082.
Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via