En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La investigación del Mesías desaparecido

  • Evidencias históricas y bíbilicas analizadas desde la razón y la lógica determinan que el regreso de Jesús debió haberse producido durante el siglo XIX.
  • Muchos eruditos cristianos del siglo pasado fueron conscientes de esta fecha, pero al no encontrarle abandonaron el caso. Pero, ¿y si realmente ha venido?

Al no ser escritor, me resulta muy difícil escribir esto en un papel. Incluso cómo comenzar este tema es un gran problema. Pero debido a la gravedad de este tema en cuestión, creo firmemente que debo presentar este caso, por muy débil que sea mi intento.

Mi búsqueda del Mesías se basa exclusivamente en deducciones, razonamientos inductivos y concluyentes. Sobre la base de un conjunto dado de evidencias, se hacen todas las conclusiones posibles.

Ignorar la posibilidad de que venga un Mesías iría en contra de la opinión de millones de personas en todo el mundo de varias religiones. Sobre el Mesías, solo hay dos posibilidades. Una es que todo es un engaño y no hay nadie por venir. Si ese es el caso, entonces estaré perdiendo el tiempo haciendo una búsqueda del Mesías. Si esta posibilidad es cierta, entonces no habrá daño a nadie debido a mi búsqueda. Y por lo tanto, no hay ningún daño en seguir la segunda posibilidad, que es que el Mesías vendrá o ya ha venido.

Si un hombre así ha llegado o ya ha venido, entonces es muy importante para mí conocerle y reconocerle.

La razón de mi búsqueda fue bastante simple. Si no es importante que el ser humano conozca y reconozca a un Mesías así, cuando venga o haya venido, ¿por qué fue profetizado por Dios? Desde mi punto de vista, era muy necesario conocer y reconocer a este Mesías cuando venga.

Muy temprano en mi vida, me di cuenta de que casi todas las religiones esperan la venida de un Mesías. Se le han atribuido muchos nombres diferentes. Los cristianos esperan la venida de Jesucristo(as), los musulmanes esperan a Jesús(as) y un Mahdi. Los hindúes esperan el regreso de Krishna(as). Los zoroastrianos, los indios americanos, los judíos y muchos otros esperan la llegada de un hombre así.

Decidí realizar mi investigación basada en libros cristianos y judíos, aunque también he realizado investigaciones similares sobre los libros y las enseñanzas de otras religiones.

Primera profecía: la expansión del cristianismo en todo el mundo

Mi primer paso fue recopilar toda la evidencia que apunta hacia la venida del Mesías en el Antiguo y el Nuevo Testamento. Esta fue realmente una tarea difícil. Sin embargo, simplemente tomé una profecía a la vez y después de interpretaciones autorizadas de la profecía, y después de considerar todas las posibilidades, acepté las que no tenían ningún defecto como concluyentes. La primera profecía que consideré es:

“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. ”(Mat.24.14)

Es una profecía que se explica por sí misma. Simplemente establece que la Biblia será predicada en todas las naciones antes de la venida del Mesías. Fue en respuesta a la pregunta sobre los signos de la segunda venida de Cristo(as).

Ahora, supongamos que en un año dado esta profecía se iba a cumplir. Significaría automáticamente que esta profecía también se cumplirá con precisión cada año después de eso. Supongamos que esta profecía se cumplió en 1982. Esto significaría que cualquier año después de 1982 hasta la eternidad, esta profecía aún se consideraría cumplida en ese año. Lo que quiero decir es que quiero establecer que el primer día o año en que se cumplió la profecía es el tiempo indicado por la profecía anterior para que venga el Mesías. Por lo tanto, aunque es un hecho bien conocido que la Biblia se predica entre todas las naciones hoy, sin embargo, debo descubrir cuándo ocurrió la primera vez.

Muchas sectas del cristianismo predican que la venida del Mesías está al alcance de la mano y todos han visto o escuchado, en un momento u otro a gente decir: “Arrepentirse, el final está cerca. Jesús va a venir, el reino de Dios está cerca”, etc. No fue muy difícil examinar la historia y descubrir cuándo comenzó todo esto.

En 1804, se estableció la Sociedad Bíblica Extranjera Británica y doce años después se creó la organización hermana, la Sociedad Bíblica Americana. Antes de la existencia de estas sociedades, la Biblia fue traducida a cincuenta idiomas. Sobre 1816, según los registros de estas sociedades, se distribuyeron 421 millones de copias entre todas las naciones. Todos los cristianos realizaron esfuerzos masivos para difundir las buenas nuevas. Pero esta evidencia no era lo suficientemente buena, tenía que averiguar qué creían los eruditos cristianos acerca de la difusión de la Biblia.

No obstante, el estudio de la difusión del cristianismo llevado a cabo por eruditos cristianos en el siglo pasado fue lo que me convenció de que la Biblia y el mensaje de Cristo(as) habían sido predicados en todo el mundo.

Todos los continentes estaban cubiertos, incluso el interior de África. Todo esto ocurrió, no en una pequeña escala singular, sino en una escala masiva y organizada. Un Anuario y Guía de África Oriental publicado por Robert Hale Ltd en 1953, en la página 44, afirma que las misiones cristianas comenzaron sus actividades entre los africanos en 1844. El Dr. DL Leonard, un famoso historiador cristiano del Movimiento de la Misión, afirma en su Libro Cien años de misiones: “Por primera vez desde el período epistólico, se produjo una explosión de fervor y actividad misionera general”. El Dr. Leonard hablaba del período entre finales del siglo XVIII y hasta 1844. El Sr. G.S. Faber afirma en su libro Ocho disertaciones., completado en 1844:

“Los estupendos esfuerzos de una comunidad gigantesca para transmitir las Escrituras en todos los idiomas a todas las partes del mundo bien pueden merecer ser considerados como un signo eminente de estos tiempos memorables. Si no estoy muy equivocado, tales esfuerzos son preparatorios para la difusión final del cristianismo, que es el tema de tantos profetas inspirados, y que no puede estar muy lejos de la actualidad”.

El Sr. M.H. Goyer afirma en su libro,Cumplimiento profético., que la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera ha publicado desde su fundación en 1804, más de 421 millones de copias de las Escrituras, en prácticamente todos los países del mundo.

En 1842, el Sr. Spicer declaró en su libro Nuestro día a la luz de la profecía que el Evangelio en su día se había extendido al 95% de los habitantes de la tierra. Además, declaró que en 1842, se abrieron cinco puertos de tratados en China para el comercio y los misioneros.

En 1844, Turquía se vio obligada a reconocer el derecho de los musulmanes a convertirse en cristianos. En 1844, el Sr. Allen Gardiner estableció la Misión Sudamericana. En 1842, el Dr. Livingston, con la ayuda de sus calificaciones médicas, abrió la puerta de la predicación bíblica en el interior de África.

El Dr. A.T. Pierson escribió en Modern Mission Century que India, Siam, Birmania, China, Japón, Turquía, África, México y Sudamérica ingresaron de manera sucesiva y exitosa. En un periodo de cinco años, desde 1853 a 1858, nuevos servicios permitieron la entrada en siete países diferentes, que abarcan la mitad de la población mundial.

En el período de 1800 a 1900, los evangelistas británicos y los misioneros regulares declararon abiertamente que Dios había ordenado que la India, el Medio Oriente y África se convirtieran en cristianos. Nada iba a detenerlos. Gran Bretaña, siendo el imperio poderoso de la época, se aseguró de que se cubrieran todos los requisitos para el trabajo de los misioneros. Los británicos cerían en el retorno de Cristo(as) y se apresuraron a difundir la noticia.

La esperanza del advenimiento de Jesús

Hasta ahora he citado la actitud de los eruditos cristianos oficiales en relación a la predicación de la Biblia en todas las naciones en el siglo XIX. Pero también determinemos el ambiente natural de los países cristianos durante ese período.

El siglo XIX estuvo lleno de acontecimientos, particularmente desde 1830 en adelante. Había un aire de fervor religioso en todos los países cristianos. Los cristianos miraron con gran asombro cuando vieron que el sol estaba rodeado de un gran halo en 1843. La vista de un meteorito gigante en 1833 puso miedo en sus corazones. Las condiciones generales se pueden percibir ahora simplemente leyendo algunas de las cuentas de los tiempos. Henry James Foreman, autor de un libro llamado La historia de la profecía, declaró en las páginas 310 y 311 que Lady Hester Stanhope, una mujer valiente y sobrina de William Pitt, le dio la espalda a Londres y al poder y la moda, y se mudó al Líbano entre los árabes y los drusos. Ella tenía, tal y como se relata, dos corceles árabes blancos en su establo, uno para el Mesías y otro para ella.

Un famoso converso judío, Joseph Wolffe, predijo el advenimiento de Cristo(as) en 1847.

Una famosa dama de Washington, Harriet Livermore, predicó el advenimiento de la segunda venida de Cristo(as) en la Cámara de Representantes, donde una multitud se reunió para escucharla.

Los cristianos más ortodoxos prepararon ropas para Cristo(as). La moda de esa época era un sudario según los registros. Una revista llamada Star of the West Vol. XIV, página 304 dice: “Hay una pequeña mezquita en Tierra Santa, donde los sacerdotes presiden y tienen listos los zapatos que el Mesías debe usar cuando venga a Jerusalén.”

Henry J. Foreman afirma en su libro La historia de la profecía que tan real era la esperanza del advenimiento, que la gente en realidad estaba tomando medidas casi violentas al respecto.

Las estrellas fugaces de 1833 y la perihelia o halo como anillos alrededor del sol en 1843, fueron objetos de la más sorprendente especulación y discusión. Y la cola del gran cometa de 1843 medía 108 millones de millas de longitud. Familias enteras se dedicaban a hacer sudarios para ese fatídico día.

Segunda profecía: El regreso de los judíos a Jerusalén

Es un hecho que para 1844, la Biblia había sido predicada a todas las naciones. Pero, ¿cómo encaja esto en el caso del Mesías prometido desaparecido?

Durante mi investigación con respecto a esta profecía de la Biblia, lo más sorprendente que encontré fue el período de 1843 a 1844. Un autor, William Sears, ha realizado una investigación muy interesante, cuyo relato figura en su libro, Ladrón en la noche.

Un hecho muy interesante que se debe tener en cuenta es que la fecha exacta del nacimiento de Cristo(as) es desconocida. La era cristiana, que se supone que comienza con el nacimiento de Cristo(as) es una fecha estimada. La fecha estimada del nacimiento de Cristo(as) se basa en el día de la muerte de Herodes el Grande.

El único relato detallado de la vida de Herodes se encuentra en un libro de historia escrito por un famoso historiador judío llamado Josefo. En el indica claramente la fecha de la muerte de Herodes, que resultó ser el año 8 a.C.

Sabemos ahora que esto presenta un dilema porque Herodes estaba vivo en el momento del nacimiento de Cristo(as). Dejemos esto por ahora y continuemos la investigación.

No me llevó mucho tiempo descubrir que los eruditos y estudiantes cristianos en todos los continentes, independientes entre sí, llegaron a la conclusión de que el Mesías Prometido regresará alrededor de 1843/44.

Entre los que llegaron a esta conclusión se encuentran Wolff en Asia, Edward Irving en Inglaterra, Maso en Escocia, Davis en Carolina del Sur (EE.UU.), William Miller en Pensilvania (EE.UU.), Leonard H. Kelberin en Alemania y muchos otros en varias partes del mundo. El impulso repentino para el evangelismo, ejemplificado por el Dr. Thomas, quien fundó la Iglesia Christadelphian y el Sr. Russel de los Testigos de Jehová, también fue una indicación de tales expectativas en ese momento. Si bien es claro que sin lugar a dudas en torno a 1844, los cristianos de todo el mundo espera el retorno del Mesías, todavía sigue siendo un misterio el por qué 1844. Lo que lleva a estos estudiosos de la Biblia a 1844 son las siguientes profecías bíblicas:

“Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.

Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas;

desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.

Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria.” (Lucas 21: 24-27)

Esta fue, ciertamente, la respuesta de Cristo(as) con respecto a su segunda venida. Los versículos 24, 25 y 26 son claramente autoexplicativos. Sin embargo, es posible que el versículo 27 deba examinarse más a fondo, lo que espero hacer algún tiempo después. El versículo 24 es ciertamente una profecía aterradora para los judíos, y quizás una gozosa para los cristianos. En esta profecía, Cristo(as) informó a los judíos que serían destruidos y desterrados total y completamente de la tierra de Jerusalén. Jerusalén sería entonces controlada por los gentiles por un período de tiempo determinado. Esto sucedió en el año 70 d.C. Jerusalén fue destruida por el romano Tito y los judíos fueron dispersados ​​y exiliados. Alrededor del año 132 d.C, los judíos, bajo la dirección de un hombre llamado Bar Cochba, intentaron recuperar su libertad pero fueron completamente aplastados por el ejército del emperador romano Adriano. Jerusalén fue devastada incluso más completamente que antes. El sitio de la ciudad se hundió y se construyó sobre las ruinas una nueva ciudad, nombrada en honor a Adriano.

Como se afirma en el versículo 24, muchos judíos cayeron al filo de la espada, huyeron, se dispersaron y fueron llevados cautivos a todas las naciones. Según la ley romana, para un judío entrar en Jerusalén era un crimen punible con la muerte. La primera parte de la profecía de Cristo(as) en Lucas 21:24 se ha cumplido. El pueblo judío perdió su tierra natal como lo profetizó Cristo(as). Solo un punto para recordar, los romanos mantuvieron el control de Jerusalén hasta el año 637 cuando entró en vigor el gobierno árabe. Durante el período del gobierno árabe, los judíos todavía estaban en gran parte excluidos de su patria y los pocos restantes estaban siendo proscritos. Por notable que parezca, la restricción sobre los judíos se levantó cuando Turquía firmó el edicto de Tolerancia, permitiendo a los judíos ingresar a Jerusalén. La fecha de este documento es el 21 de marzo de 1844.

Es en este año que el tiempo para los gentiles se cumplió según lo indicado por Cristo en Lucas 21:24. Esta no fue solo mi conclusión, sino que todos los eruditos cristianos también estaban de acuerdo con esta interpretación.

Más evidencias que apoyan la veracidad de la segunda profecía

Por lo que puedo ver, la razón por la cual los eruditos cristianos estaban entusiasmados por la fecha de 1844 fue que dos profecías apuntaban a este año. Esto es muy interesante pero en absoluto concluyente.

Incluso para que un cristiano esté tan entusiasmado con el regreso de Cristo(as) en, o cerca de 1844, tenía que haber más pruebas que las que se indican arriba; y, efectivamente, se encuentra más evidencia en el Libro de la Revelación.

“y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses.” (11:2)

Por primera vez en el Nuevo Testamento, se indica el tiempo exacto para los gentiles. Mi siguiente paso fue averiguar lo que los eruditos cristianos tradujeron o determinaron que significan estos 42 meses. Ap.11: 3 repite la misma profecía, pero en lugar de 42 meses, dice 1,260 días. Los estudiosos cristianos están de acuerdo en que 42 meses convertidos a días es 42 por 30 igual a 1,260 días. En otras palabras, 42 meses es lo mismo que 1,260 días.

Sus razones eran bastante sólidas. Los eruditos cristianos están de acuerdo en que en el estudio de la profecía bíblica, el período de tiempo llamado “día” se convierte en un año cuando se calcula el paso del tiempo. Esto se ve respaldado por los siguientes versos:

“cuarenta años, un año por cada día.” (Números 14:34)

“día por año te lo he dado.” (Ezequiel 4:6)

Esta fórmula es generalmente aceptada por los estudiosos del cristianismo. Henry James Foreman, en su libro La historia de la profecía, declaró que en la profecía simbólica, un día es el símbolo de un año. Hudgings, en su libro Sionismo en la profecía, afirma que un año solar, por supuesto, contiene una fracción durante 365 días, pero al calcular el tiempo simbólico, como se establece en las Escrituras, los estudiantes de la profecía encuentran que el escritor simplemente divide el año en doce meses de treinta días cada uno. En otras palabras, el tiempo de un año en la simbología de las escrituras se refiere a 360 años solares, cada día representa un año.

Este razonamiento de los eruditos no carece de fundamento. Esta vara de medir se derivó directamente de la siguiente referencia del Antiguo Testamento:

“en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo”. (Gen.7:11)

“Las aguas fueron decreciendo y cesaron el día 17 del séptimo mes”. (Gen.8:5)

“Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.” (Gen.7:24)

Está bastante claro que 150 días totalizarán hasta cinco meses solo si cada mes tiene 30 días. De modo que ahora se deduce que cada vez que un día se toma como un año, contendrá 360 días. Ahora la profecía en Ap.11: 2 y 3, es decir, 42 meses y 1,260 días, tiene sentido. 42 veces 30 es igual a 1,260 días. Considerando la profecía bíblica, esto significa 1,260 años.

Ahora hay tres calendarios principales disponibles para los eruditos cristianos del siglo pasado: el calendario judío, el calendario cristiano y el calendario musulmán. Obviamente, los gentiles que tenían el control de Jerusalén eran musulmanes y sus eruditos llegaron a la conclusión de que el año de 1,260 del calendario islámico es el que se aplica a esta profecía. 1.260 del calendario islámico es 1844 del calendario cristiano. De hecho, las expectativas de los cristianos del regreso de Cristo(as) en 1844 no fueron sin razón.

Dado que el objeto de mi investigación fue averiguar por qué los eruditos cristianos esperaban el regreso de Cristo(as) en 1844, estaba razonablemente satisfecho con sus conclusiones. Me encontré con muchas evidencias más concluyentes, pero estaba convencido de que escribirlas aquí simplemente ampliaría este documento sobre un punto que ya se ha establecido.

Tercera profecía: Daniel predice el advenimiento del Mesías

Hasta ahora, he determinado que las expectativas del regreso de Cristo(as)  en 1844, por parte de los cristianos tenían algunas bases sólidas y que, sin duda, la Biblia se predicaba en todas partes.

Llegado a este punto, me pregunté si la primera y la segunda venida de Cristo(as) se profetizaron en el Antiguo Testamento. Si es así, deben coincidir con las profecías del Nuevo Testamento. Ahorre tiempo preguntando a algunos cristianos documentados sobre estas profecías del Antiguo Testamento, teniendo en cuenta que los judíos podrían no estar de acuerdo con esas interpretaciones. Me dijeron que el propio Cristo(as) mencionó varias referencias en el Antiguo Testamento.

“Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),”(Mt.24:15)

Siguiendo las instrucciones del mismo Cristo(as) comencé a leer el libro de Daniel. Daniel parece haber orado, ayunado y suplicado por un período de tiempo determinado para la restauración de su pueblo y su tierra (Jerusalén). En respuesta a las oraciones de Daniel, Gabriel apareció y dijo:

“Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.” (Dan.9:24)

Parece que Daniel profetizó que el período entre el tiempo de la reconstrucción de Jerusalén y el sellado de la profecía para los judíos sería de 70 semanas. Esta profecía se repite en Jer.25:11 y Cr.36:21.

Ahora apliquemos la misma regla que antes, es decir, un día por un año. 70 semanas por 7 días a la semana es de 490 días, lo que significa 490 años. 490 años después de que se emitiera el decreto para reconstruir el templo, las puertas del profetazgo se cerrarían para los judíos. El decreto de la reconstrucción del templo de Jerusalén son.

  • Primer Decreto: 536 a. C. por Cyrus. (Ref. Ezra, C. 1)
  • Segundo Decreto: 519 a. C. por Darjus. (Ref. Ezra, C. 6)
  • Tercer Decreto: 457 a. C. por Artaxerxes. (Ref. Ezra, C. 7)
  • Cuarto Decreto: 444 a.C. por Artaxerxes. (Ref. Nehemiah, C.2)

El cuarto decreto fue en realidad un cálculo del tercero, ya que fue emitido por el mismo rey.

Se puede concluir que el decreto para la reconstrucción de Jerusalén sucedió en 457 a.C. y 490 años más tarde, las puertas del profetazgo se cerrarían para los judíos. Simplemente restamos 457 de 490 y obtenemos 33. Este es el año en que Jesús dejó Judea y, desde entonces, ningún profeta ha sido enviado a los judíos.

Esta profecía de Daniel fue muy precisa. Será interesante ver si Daniel profetizó la segunda venida de Cristo(as). Leemos:

“Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados?

Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.” (Dan. 8: 13-14)

Esta profecía predice 2300 días, que a su vez se convierten en 2300 años. 2300 años desde el último decreto para reconstruir el Templo de Jerusalén nos lleva al año 1843.

Podemos entender fácilmente por qué los cristianos esperaban a Cristo(as) alrededor de 1844.

Las profecías en Mateo: las señales del regreso del Mesías

Permítanme ahora resumir mis hallazgos.

  1. La Biblia fue predicada a todas las naciones en 1844.
  2. Cristo(as) debía aparecer alrededor de 1844, porque el tiempo de los gentiles se había cumplido en 1844.
  3. Las profecías de Daniel apuntaban a 1843.

Hay literalmente muchas más referencias de varias civilizaciones y religiones que afirman que alguien de extrema importancia y trascendencia religiosa regresaría en el año 1844.

Me gustaría señalar que anteriormente dije que la fecha de nacimiento de Cristo(as) no se puede señalar con precisión. Todos los cálculos se han realizado hasta ahora suponiendo que Cristo(as) tenía exactamente 33 años cuando fue crucificado y abandonó Judea. Por eso debo introducir un factor de error posible en todos estos cálculos. Diferentes historiadores indican diversos grados de error. Por ejemplo, algunos dicen que hay un error de un año, mientras que otros creen en un error de ocho o nueve años.

Dado que yo mismo puedo localizar decenas de errores en la Biblia, sería bastante justo permitir un error de más nueve años en la fecha de nacimiento Cristo(as), por lo tanto, se puede permitir un error similar para su regreso. Esto haría que su fecha de regreso fuera de 1835 a 1853. También he tomado este error para hacer las cosas más factibles, ya que nadie sabe realmente a qué se refiere este año en particular. El nacimiento del Mesías, el advenimiento de su ministerio, etc.

Concluí que los años para buscar al Mesías son entre 1835 y 1853.

Ahora examinaré algunas profecías más relevantes e importantes hechas por Cristo(as).

Hay 51 versos en el capítulo 24 de Mateo. En los tres primeros, le hicieron tres preguntas a Cristo(as):

Decir cuándo ocurrirán estas cosas (la destrucción de Jerusalén), indicar cuáles serán las señales de su segunda venida y cuales son las señales del fin del mundo. La primera pregunta se refiere a la declaración que Cristo(as) hizo en Mateo 24: 2. Esta pregunta se responde en los versículos 16-22. La segunda pregunta se responde en los versículos 4, 15, 23, 34, 37, 51. Estas son las señales de la segunda venida de Cristo(as). La tercera pregunta, el tiempo del fin del mundo, se responde en los versículos 35 y 36.

Examinemos ahora los versículos que tratan sobre la segunda venida de Cristo(as):

“Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.” (Mateo: 4,5)

Sin demasiado esfuerzo, descubrí que había cinco hombres en varias partes del mundo, en el siglo XIX, que declararon ser el Mesías, o un Profeta;

  1. Mahdi de Sudán
  2. Alexander Dowie de Zion, Illinois, EE. UU.
  3. José Smith de la Iglesia Mormona
  4. Ali Muhammad Bab / Bahaullah de la fe Bahai
  5. Mirza Ghulam Ahmad(as) de Qadian, India

Esta profecía se puede dar por concluida en el siglo XIX.

El Mesías esperado: cómo distinguir entre uno verdadero y uno falso

“Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.” (versículo 6)

Esta profecía dice que antes del regreso de Cristo(as) habrá guerras y rumores de guerras. Esta es una breve lista de las principales guerras del siglo pasado.

  1. La guerra entre China e Inglaterra terminó con la pérdida de Hong Kong a Inglaterra y se firmó un tratado en 1842.
  2. La Guerra de Crimea. Inglaterra, Francia y Turquía contra Rusia en 1854.
  3. El motín indio de 1857.
  4. Francia e Italia contra Australia en 1859.
  5. Guerra civil de Estados Unidos de 1861 a 1865.
  6. Guerra franco-prusiana de 1870 a 1871.
  7. La Guerra entre Turquía y Rusia de 1877 a 1878.
  8. La Guerra entre China y Japón de 1890 a 1900.
  9. Una guerra entre Turquía y Grecia de 1890 a 1900.
  10. Una guerra entre España y Estados Unidos de 1890 a 1900.
  11. Invasión de China por todos los grandes poderes de 1890 a 1900
  12. La Guerra Boer, de 1890 a 1902
  13. La guerra de 1812 de EE. UU. contra Canadá y Gran Bretaña.

Esta lista es parcial y establece firmemente que el versículo 6 se cumplió en el siglo pasado.

“Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.” (versículo 7)

Ya hemos mencionado las guerras que ocurrieron en el siglo pasado y, a pesar de que cada siglo tiene su parte de hambrunas, pestes y terremotos, en el siglo pasado estos eventos fue especialmente numerosos. Podemos concluir que el verso 7 se cumplió en el siglo pasado.

“Y todo esto será principio de dolores.” (versículo 8)

El siglo pasado fue testigo de muchos dolores. Esta profecía puede considerarse cumplida en el siglo pasado.

“Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.”. (versículo 9)

Este verso se aplica a los seguidores del verdadero reclamante de Jesús(as).

Aunque este tema no es parte de este artículo, sin embargo, sería interesante revisar esto en una fecha posterior.

“Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.” (versículo 10)

Nuevamente, esto se refiere a los seguidores del verdadero Mesías y sus enemigos.

“Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;” (versículo ll).

Esta es una repetición del versículo cinco que ya se ha demostrado que se cumplió en el último siglo.

“y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”. (versículo 12)

El siglo pasado fue un ejemplo clásico de una época en que el amor de las personas por los demás era frío. Abundaron la esclavitud y el trabajo infantil. Se puede concluir que este versículo se ha cumplido en el siglo pasado.

“Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.” (versículo 13)

Este versículo se aplica a los seguidores del verdadero Mesías.

“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.”. (versículo 14)

Ya he demostrado que la Biblia fue predicada en todas las naciones en el último siglo. Esta profecía puede considerarse cumplida en el siglo XIX.

El versículo quince nos dice que investiguemos lo que profetizó el profeta Daniel. Ya hemos llegado a la conclusión de que Daniel predijo la segunda venida de Cristo(as) en 1843. Los versículos 23 y 24 de nuevo se refieren a los falsos profetas. Los versículos 25 y 26 son una advertencia para no ser engañados por falsos reclamantes.

“Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.” (versículo 27).

Esta profecía muestra que el Mesías será el verdadero reclamante que viene del este de Judea.

“Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.” (versículo 28)

Este versículo puede significar que aquellos que son falsos reclamantes tendrán muchos seguidores.

“E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.” (versículo 29).

El verdadero Mesías será apoyado por signos celestiales como los eclipses del sol y la luna y las lluvias de meteoritos.

Los versículos restantes en el capítulo 24 tratan principalmente de las características y pruebas que los seguidores del verdadero Mesías soportarán.

¿Qué profecías hay en la Biblia sobre los seguidores del Mesías actual?

Conclusión

Aunque no soy un cristiano, debo decir que después de revisar estas profecías, yo también me sentí, no solo convencido sino además muy sorprendido e incluso entusiasmado con el año 1844 y el regreso de Cristo(as).

El problema era sólo uno: los cristianos de hoy me dicen que Cristo(as) no vino en 1844.

Si esto es así ¿dónde se equivocaron en la predicción de la venida de Cristo(as) en 1844, cuando toda la evidencia apunta hacia 1844 y cuando el siguiente versículo se aplica a los seguidores del verdadero Mesías?

“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” (versículo 14)

Ya he demostrado que la Biblia fue predicada en todas las naciones en el último siglo. Esta profecía puede considerarse cumplida en el siglo XIX.

El versículo quince nos dice que investiguemos lo que profetizó el profeta Daniel. Ya hemos llegado a la conclusión de que Daniel predijo la segunda venida de Cristo(as) en 1843. Los versículos 23 y 24 de nuevo se refiere a los falsos profetas. Los versículos 25 y 26 son una advertencia para no ser engañados por falsos reclamantes.

Sin embargo, hay otras posibilidades para esta relación entre la evidencia versus la conclusión.

Preguntadle a cualquier investigador de la policía y él o ella os dirá que si un conjunto de evidencias apunta hacia un individuo y si ese individuo tiene una coartada sólida, si tenemos en cuenta que la evidencia es irrefutable, el investigador simplemente buscará a otra persona en quien las mismas evidencias encajan en lugar de cerrar el caso.

Basándome en esta teoría de los cinco reclamantes al mesías mencionado anteriormente en el siglo pasado, uno de ellos debe ser el verdadero Mesías.

Cuando estaba a punto de terminar este documento, un amigo mío cristiano me señaló algunas profecías más en el Antiguo Testamento sobre un arrebato de conocimiento. Mi creencia personal es que cuando Dios envía desde el cielo el conocimiento espiritual, también envía un vasto aumento de conocimiento en otros campos.

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin.” (Dan. 12:4)

“Y os será toda visión como palabras de libro sellado, el cual si dieren al que sabe leer, y le dijeren: Lee ahora esto; él dirá: No puedo, porque está sellado. ”(Isaías 29:11)

“Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará.” (Dan. 12: 4)

Todo lo anterior indica que el verdadero significado de las profecías permanecerá oculto hasta el fin de los tiempos. El conocimiento aumentará al final de los tiempos. Los eruditos cristianos consideraron 1844 como el fin de los tiempos. Veamos lo que sucedió en el campo del conocimiento en el siglo pasado.

  1. Proclamación de emancipación, liberación de esclavos en los Estados Unidos firmada en 1844.
  2. Se aprobaron leyes para abolir el trabajo infantil.
  3. Primer congreso de los derechos de la mujer.
  4. Se estableció el primer congreso de educación universal.
  5. Avances en medicina, literatura, música y arte.
  6. Invención del caucho vulcanizado y el telégrafo en 1844.
  7. Torreta torno en 1843.
  8. Prensa rotatoria en 1856.
  9. Ascensor en 1854.

Nuestra Comunidad, la Comunidad Musulmana Ahmadía, es única en el sentido de que hemos aceptado la evidencia mencionada como verdadera, y hemos aceptado que uno de estos reclamantes, en efecto, representa la segunda venida de Cristo(as) como el Mesías Prometido.

Su nombre es Hazrat Mirza Ghulam Ahmad(as), y no te pedimos que aceptes ciegamente su declaración, sino que te invitamos a investigar y usar la inteligencia lógica y la oración para decidir si él es veraz.

por Masood A. Khan

The Review of Religions, noviembre de 1988