En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La sábana santa de Turín, ¿una fotografía medieval?

Por Barrie M. Schwortz, EEUU

Traducción del artículo de la revista Review of ReligionsIs the Shroud of Turin a Medieval Photograph?

Barrie Schwortz analiza la teoría del profesor Nicholas Allen de que la sábana santa no es más que una fotografía que se realizó en el siglo 14 utilizando los materiales disponibles para la gente de esta época.  Esta es una proposición fascinante, puesto que la fotografía no surgió hasta casi 500 años más tarde, a finales del siglo 19.

Un examen crítico de la teoría

Abstracto

Desde finales de 1970, decenas de investigadores, académicos, escépticos y detractores “profesionales” han presentado sus teorías sobre cómo se formó la imagen de la Sábana Santa de Turín. Algunos se basan en la ciencia exhaustiva mientras que otros muestran una total falta de comprensión de la imagen de la Sábana o sus propiedades.

En este artículo, voy a revisar la “proto-fotografía”, teoría propuesta por el profesor Nicholas Allen, de Sudáfrica. Esta teoría concluye que las materias primas para producir la fotografía no sólo existían en la época medieval, sino que un fotógrafo medieval “brillante” realmente las utilizó para inventar la fotografía 500 años antes de la creación documentada del primer negativo fotográfico por Joseph Niepce en 1818.

Allen tiene en su favor el haber conseguido lo que se propuso lograr. Ha utilizado, sin lugar a dudas, materias primas medievales para crear una imagen débil pero de buena calidad fotográfica sobre un lienzo. Como mostraré sin embargo, sus propios resultados proporcionan la mejor evidencia en contra de la validez de su teoría. Al final, todo intento de duplicar la imagen de la Sábana Santa de Turín debe coincidir con todas sus propiedades físicas y químicas, y no sólo con unas cuantas elegidas. También debe soportar el escrutinio de una comparación exhaustiva con el original.

En este artículo voy a comparar simplemente las áreas claves de la imagen de la Sábana vs. los resultados de Allen y presentar mis argumentos en contra de la validez de su teoría basándome en mis 30 años de experiencia profesional de la fotografía.

Introducción

Durante los últimos 30 años, la sábana santa de Turín ha sufrido el estudio más intenso y exhaustivo de su historia. En 1969, 1973 y sobre todo 1978, se han realizado, literalmente, miles de fotografías de la tela y su imagen. Con la llegada de los ordenadores personales y, más recientemente, el crecimiento explosivo de Internet, la Sábana Santa se ha vuelto mucho más accesible para un estudio de lo que era antes. De hecho, las fotografías de la Sábana Santa están ahora fácilmente disponibles para cualquier persona con un módem y la voluntad de dedicar unos minutos a descargarlas.

Esto ha tenido su impacto en el mundo de Sindonología [el estudio científico de la Sábana Santa de Turín].

Desde finales de 1970, decenas de investigadores, académicos, escépticos y detractores “profesionales” han presentado sus teorías sobre cómo se formó la imagen de la Sábana Santa o descrito otros artefactos que creen que han descubierto ocultos en la imagen. Algunos se basan en la ciencia exhaustiva y son muy creíbles, mientras que otros muestran una total falta de comprensión de la imagen y sus propiedades y ponen de manifiesto la falta de una verdadera investigación por parte de sus defensores. Para empeorar las cosas, muchas de estas teorías han recibido amplia atención del público y, en algunos casos, se han incluso adoptado como parte de la «mitología» de la Sábana Santa.

En este artículo, voy a revisar la “proto-fotografía” teoría propuesta por el profesor Nicholas Allen y presentar mis argumentos en contra de su validez.

La teoría de la proto-fotografía

Esta teoría concluye que las materias primas para producir la fotografía no sólo existía en la época medieval, sino que además un fotógrafo medieval creó una emulsión sensible a la luz, con la que recubrió un paño de lino y ‘expuso’ esta ‘película’ medieval usando una cámara oscura del tamaño de una habitación y utilizando un cuerpo muerto colgado delante de su lente de cristal como el sujeto. [1]

Continúa afirmando que la mitad de la imagen de la Sábana fue expuesta a la vez, primero la mitad ventral y después la mitad dorsal. Concluye además que se tardaría unos cuatro días para exponer correctamente cada mitad de la tela, y que necesitan por lo menos ocho días para completar toda la tarea. Recientemente, modificó su teoría para incluir una tercera exposición para la cara, hecha con una lente diferente. [2] Para evitar la descomposición del cuerpo durante más de una semana de exposición a la luz brillante del sol necesaria para una adecuada exposición de la “película ‘, Allen sugiere que la cámara oscura se encontraba en un clima frío.

Comentarios

Allen no ha sido capaz de proporcionar ni un solo ejemplo de este proceso medieval de proto-fotografía en ningún lugar en el arte o historia de la fotografía, aunque ha documentado cuidadosamente y extensivamente referencias históricas tempranas de las lentes y cámaras oscuras. [3] Sin embargo, no ha demostrado que alguna persona en la época medieval combinara este conocimiento con los diversos requisitos químicos y físicos sofisticados de la ciencia fotográfica y los reuniera para hacer que el proceso funcione. Y si alguien lo hubiese hecho, ¿por qué no crear más ejemplos de esta forma de arte única con la que sin duda hubiesen alcanzado la fama? Si este hubiese sido realmente el caso, sin duda existirían muchos otros ejemplos de este tipo de imagen y la fotografía se reconocería como una ciencia medieval en lugar de una ciencia desarrollada en las primeras etapas de la revolución industrial.

Allen también me expresó su creencia más reciente de que la Sábana Santa es en realidad un compuesto de tres exposiciones diferentes, concluyendo ahora que la imagen del rostro se hizo con una tercera exposición claramente diferente sobre la tela. Escribe:

“Mi propio trabajo confirma… que los detalles de la cabeza son mucho más exigentes que los del cuerpo y especialmente que los de la imagen dorsal (que es, de lejos, el peor de la imágenes). Sospecho que la cabeza se hizo con una lente distinta. La figura frontal (excluyendo la cabeza) se hizo con una lente similar a la que usé originalmente… y finalmente esta lente se utilizó para la imagen dorsal, que no necesita de detalles, como se encuentran en la cara, dedos, etc. “[4]

Allen apoya esta afirmación diciendo que ha detectado recientemente ‘aberraciones esféricas’ en la imagen del rostro de la Sábana Santa lo que le lleva a esta conclusión. [5] Obviamente, esto haría que el proceso de creación de la imagen fuese aún más complejo para un fotógrafo medieval y aún más difícil de lograr. Hoy en día, incluso con las avanzadas y modernas técnicas de imagen digital, una imagen compuesta tan perfecta sólo podía lograrse con precisión por un experto fotográfico altamente capacitado. Concluir que fue producido por un fotógrafo medieval supera los límites de la imaginación.

Tanto las imágenes ventral y dorsal de la sábana santa si contienen, de hecho, muchos detalles intrincados, aunque Allen se refiera a la imagen dorsal como “de lejos la peor…”. Yo sostengo que la vista dorsal carece del detalle equivalente sólo porque los rasgos faciales y los dedos no son vistos desde detrás. Sin embargo, no hay que ignorar las decenas de marcas flagelo a través de los hombros, la espalda, las nalgas y las piernas en la imagen de la dorsal, ya que, de hecho, son excelentes detalles que han sido verificados por no menos de tres patólogos y anatomistas forenses expertos. [6]

Durante nuestras discusiones también afirmó:

“[La Sábana] muestra estigmas que reflejan las costumbres religiosas del siglo XIII y principios del XIV”. [7]

Creo que esta conclusión es objetada directamente por la multitud de los patólogos forenses expertos que han estudiado seriamente la Sábana Santa y han concluido por unanimidad que la precisión de la patología que se ilustra en la tela es precisa y completamente realista. Además, Allen no hace ningún intento de explicar la precisión forense de las manchas de sangre en la Sábana Santa. Dado que la investigación realizada por el Proyecto de Investigación de la Sábana Santa de Turín (STURP) y otros han demostrado que no existe una imagen debajo de estas manchas de sangre, hemos podido concluir que estaban en la tela antes de que se forma la imagen. De hecho, parece que en realidad actuaron para inhibir el mecanismo de formación de la imagen. [8] El mecanismo del Prof. Allen deja la cuestión crítica de las manchas de sangre completamente irresueltas.

La justificación de Allen para su teoría se basa obviamente en su aceptación personal de la datación por carbono de la Sábana Santa como medieval y su rechazo de la imagen como una pintura. Por lo tanto, al parecer, concluye que, puesto que se conoce que la imagen de la Sábana exhibe ciertas propiedades fotográficas y no parece ser una pintura, debe ser una fotografía.

De hecho, afirma:

“Muestra una imagen que sólo podría haber sido producida fotográficamente.” [9] (énfasis mío).

A pesar de que ha creado una imagen fotográfica sobre lienzo, no estoy de acuerdo en que la imagen de la Sábana sólo podría haber sido producida de esta manera. De hecho, sus propios resultados proporcionan la mejor evidencia en contra de la validez de esta teoría. Cualquier intento de recrear una imagen como la de la Sábana Santa de Turín debe coincidir con todas las propiedades físicas y químicas de la original, no sólo unas pocas.

Comparación

Dirección de la Luz

Para los artistas, la duplicación exacta de la luz que cae sobre sus sujetos es la base principal para el realismo en sus resultados. La historia del arte documenta claramente los intentos realizados por los artistas para conseguirlo a través de los siglos. Es esta relación de luces y sombras sobre un sujeto lo que confiere el modelado que permite la profundidad, figura y la forma existir en un plano bidimensional. Los artistas deben primero disciplinarse para “ver” los efectos de la luz sobre su sujeto y, a continuación, perfeccionar las técnicas para la incorporación de estos efectos en sus obras de arte. Sin duda, esta tarea es mucho más sencilla para los fotógrafos, ya que es la propia luz la que crea el resultado que se captura en la película.

Las fotografías de Allen contienen una fuerte direccionalidad de la luz.

Esto es obvio en base a las profundas sombras proyectadas sobre su sujeto por la fuerte luz elevada del sol utilizada para crear sus imágenes (Figura 1). Estas se ven claramente en las cuencas de los ojos, debajo de la nariz y la barbilla y debajo de las manos, y es distinta a la imagen de la Sábana Santa (Figura 2), que no muestra ninguna direccionalidad de la luz en absoluto. Este hecho se confirma además por el ‘lavado’ de detalle en ciertas partes de la imagen, sobre todo la parte superior de los pies, que recibieron mucha más luz y exposición acumulativa que el resto del cuerpo (Figura 3).

Cuando Allen y yo hablamos de esta propiedad particular de su imagen, sugirió que iba a “tener que esperar al momento adecuado del año para hacer esto, cuando el sol esté muy bajo en el cielo. El resultado será una imagen más iluminada frontalmente (como la Sábana Santa de Turín). “[10]

En efecto, esto agrega una capa adicional de complejidad a su teoría y obliga a la imaginación a aceptar que un fotógrafo medieval habría tenido la comprensión de todos estos principios, por no hablar de los conocimientos y habilidades para incorporarlos a su trabajo.

Además, su sugerencia de que la imagen de la Sábana Santa está “frontalmente iluminada” demuestra que no ha podido captar ciertas características de la imagen evidenciadas en la tela. Me refiero específicamente a las áreas más oscuras (en la imagen negativa) que rodean las manos cruzadas (Figuras 2 y 4).

Si la Sábana Santa hubiese sido iluminada frontalmente, no podría existir este oscurecimiento distintivo, ya que la iluminación frontal no proyectaría ninguna sombra en absoluto, y mucho menos por encima y por debajo de las manos. Es obvio que el oscurecimiento alrededor de las manos no es una sombra o el efecto causado por la direccionalidad de la luz. Sin embargo, otras investigaciones realizadas en los últimos tres decenios ofrecen una explicación muy lógica para su existencia.

Dimensionalidad codificada

Los experimentos realizados por el equipo STURP y otros investigadores han proporcionado pruebas claras de que existe cierta información dimensional codificada en la imagen de la Sábana Santa. [11], [12] Esto se conoce habitualmente como datos 3-D. Por supuesto, esto no es técnicamente correcto, ya que ‘tres dimensiones’ implica 360 grados de información. Lo que vemos en la imagen de la Sábana es un relieve tridimensional preciso, similar a la creada por la técnica de arte bajorrelieve. El resultado de la Sábana Santa es un relieve natural de una forma humana.

El equipo STURP visualizó estos datos dimensionales por primera vez en 1976 con un instrumento conocido como el VP-8 Imagen Analyzer (analizador de datos), un dispositivo utilizado por la NASA para mapear la densidad de imagen en relieve vertical (Figura 5). Otras técnicas de mapeo de densidad / relieve utilizados por varios investigadores italianos alrededor del mismo período de tiempo respaldaron estos resultados [13], [14] y han sido verificados en los últimos años por la obra de un fotógrafo profesional italiano y experto en escaneo de la Sábana Santa usando técnicas fotográficas sofisticadas de mejora de bordes. [15], [16] Por supuesto, hoy en día también se puede hacer uso de algunos de los últimos programas de software de imagen digital (Figura 6). [17]

El hecho de que todas estas técnicas producen exactamente el mismo resultado confirma claramente la existencia de los datos dimensionales descubiertos visualmente por primera vez a través del VP-8.

El equipo STURP concluyó que había una correlación entre la densidad (u oscuridad) de la imagen en la Sábana Santa y la distancia entre la tela y el cuerpo en el momento en que se forma la imagen. Los investigadores calculan que la imagen de la Sábana Santa se formó a una distancia de tela-a-cuerpo de hasta aproximadamente cuatro centímetros, pero más allá de eso, las imágenes no se produjeron. Cuanto más cerca estaba el cuerpo de la tela, más oscura será la imagen resultante en esa zona, con las partes más oscuras de la imagen formándose donde hubo contacto directo entre los dos. La imagen llegó a ser proporcionalmente más clara al aumentar la distancia hasta alcanzar la distancia máxima de imagen. [18], [19]

Este mismo hecho es el que explica el fenómeno de las ‘sombras’ que rodean las manos y ayuda a excluir la iluminación frontal como una posibilidad viable para la imagen de la Sábana. Dado que las manos cruzadas del hombre de la Sábana Santa causaron que la tela se alejara del cuerpo, aumenta la distancia entre la tela y el cuerpo en las zonas que rodean inmediatamente las manos, lo que disminuye la densidad de imagen (Figuras 2 y 4). Esto explica claramente las zonas menos densas que rodean las manos cruzadas en la imagen y que Allen identifican como “sombras”. Esta característica de la imagen no se puede lograr usando la luz o la fotografía.

Dado que las densidades en un negativo fotográfico no dependen de la distancia entre el sujeto y la película, no hay manera de que esta información de densidad pueda ser incorporada en una imagen fotográficamente. En consecuencia, cuando se somete al analizador de imagen VP-8, los resultados de Allen no producen el relieve dimensional correspondiente al de una forma humana como el de la Sábana (Figura 7). [20]

Esta razón es suficiente para descalificar a la fotografía como una posible explicación de la imagen de la Sábana Santa y cuenta con el apoyo de la investigación de varias fuentes independientes. Las conclusiones de Allen parecen indicar que no entiende totalmente estas complejas propiedades dimensionales de la imagen de la Sábana.

La definición de los bordes

Hay una faceta adicional de la imagen de Allen que es considerablemente diferente de la imagen de la Sábana Santa. La imagen de la Sábana no tiene bordes definidos o diferenciados, pero la imagen del cuerpo de Allen tiene unos bordes muy claros y nítidos, similar a lo que uno esperaría de una fotografía correctamente enfocada. Esta propiedad de la Sábana Santa refuerza la correlación entre la distancia y la densidad mencionada anteriormente. En esencia, la distancia entre la periférica del cuerpo y la tela aumenta gradualmente hasta alcanzar la distancia máxima de formación de imágenes y esto provoca una degradación de los bordes muy suaves que simplemente se desvanecen en el fondo. Una vez más, la imagen de Allen proporciona la evidencia necesaria para descalificar a la fotografía como proceso de formación de la imagen de la Sábana Santa.

Conclusiones

La teoría de la proto-fotografía propuesta por el profesor Nicholas Allen ha sido capaz de crear una imagen sobre lienzo, pero no una que duplica las propiedades de imagen de la Sábana Santa de Turín. Cuando se trata de proporcionar un mecanismo de formación de la imagen viable para la Sábana Santa, uno tiene que tener en consideración todas las propiedades de imagen, no sólo algunas de ellas. Allen no ha entendido ciertas facetas importantes de la imagen de la Sábana Santa de Turín. De igual manera que se requiere a un artista profesional para evaluar adecuadamente una pintura, la fotografía debe ser evaluada por un fotógrafo profesional. En el caso de la teoría de la proto-fotografía, otras evaluaciones profesionales de la teoría de Allen han llegado a conclusiones similares. [21]

Es cierto que Allen fue capaz de crear una imagen fotográfica viable utilizando materias primas medievales, pero lo hizo desde la perspectiva de la ciencia del siglo 21. Seguramente deben existir materias primas en nuestro planeta hoy que eventualmente puede conducir al desarrollo de los viajes interestelares, pero su mera existencia no es suficiente para proporcionarnos la tecnología. [22] Eso tendrá que esperar hasta que nuestro desarrollo tecnológico avance a un nivel mucho más alto del que existe en la actualidad.

Si aceptamos el argumento de que la mera existencia de ciertas materias primas, es razón suficiente para creer que alguien realmente las utilizó para inventar una tecnología que se desarrolló 500 años en el futuro, ¡deberíamos comenzar a buscar en los sitios arqueológicos de todo el mundo por restos de teléfonos móviles medievales, hornos microondas y armas nucleares! El hecho de que las materias primas para estas tecnologías tan avanzadas existieron, no significa que alguien realmente las haya creado, sobre todo antes de que el saber humano hubiese avanzado lo suficiente tecnológicamente para realmente hacer esto posible.

Sobre el autor: Barrie Schwortz fue el fotógrafo documental oficial del proyecto de investigación de la Sábana Santa de Turín, formando parte del equipo que llevó a cabo el primer examen científico en profundidad de la Sábana Santa en 1978. Hoy en día, juega un papel influyente en la investigación y educación de la Sábana Santa como el editor y fundador de la web de la Sábana Santa de Turín (www.shroud.com) reconocida internacionalmente como el centro de información más antiguo, más amplio y más extenso en Internet, con más de diez millones de visitantes de más de 160 países. En 2009 fundó la Asociación de Investigación y Educación de la Sábana Santa de Turín, Inc. (STERA, Inc.), (c) una corporación sin ánimo de lucro 501 (3), a la que donó el sitio web y su extensa colección fotográfica de la Sábana Santa, así como muchos otros recursos importantes de la Sábana Santa, con el fin de preservar y mantener estos materiales y ponerlos a disposición para la investigación y el estudio futuro. Actualmente ocupa el cargo de Presidente de STERA, Inc. El Sr. Schwortz ha realizado conferencias sobre la Sábana Santa en todo el mundo. Ha aparecido en programas y documentales en todos los canales importantes de televisión abierta y por cable, incluyendo el History Channel, Discovery Channel, el Learning Channel, National Geographic Channel, CNN, PBS, BBC, Fox News, el canal 1 Rusia, el programa de radio Cost to Coast, Radio Respuestas Católicas y Radio Vaticano. Sus fotografías han aparecido en cientos de libros y publicaciones, incluyendo la revista Life, National Geographic, la revista Time y Newsweek y en innumerables documentales de televisión.

 

Referencias

  1. Nicholas Allen, “Verification of the Nature and Causes of the Photonegative Images on the Shroud of Lirey-Chambery-Turin,” De Arte, no. 51 (1995): 21–35.
  1. Nicholas Allen, personal correspondence with author, May 10, 1999.
  1. Nicholas Allen, personal correspondence with author, May 6, 1999.
  1. Nicholas Allen, personal correspondence with author, May 10, 1999.
  1. Nicholas Allen, personal correspondence with author, May 10, 1999.
  1. Dr. Pierre Barbet, Dr. Robert Bucklin and Dr. Frederick Zugibe.
  1. Nicholas Allen, personal correspondence with author, May 6, 1999.
  1. Dr. Alan D. Adler, “The Nature of the Body Images on the Shroud of Turin,” Shroud, June, 1999, http://www.shroud.com/pdfs/adler.pdf.
  1. Nicholas Allen, personal correspondence with author, May 6, 1999.
  1. Nicholas Allen, personal correspondence with author, May 10, 1999.
  1. J.P. Jackson, E.J. Jumper and W.R. Ercoline, “Three Dimensional Characteristic of the Shroud Image,” IEEE 1982 Proceedings of the International Conference on Cybernetics and Society (1982): 559- 575.
  1. J.P. Jackson, E.J. Jumper and W.R. Ercoline, “Correlation of Image Intensity on the Turin Shroud with the 3-D Structure of a Human Body Shape,” Applied Optics 23, no. 14 (1984): 2244-2270.
  1. G. Tamburelli, “The Results in the Processing of the Holy Shroud of Turin,” IEEE Transactions on Pattern Analysis and Machine Intelligence 3, no. 6 (1981): 670-76.
  1. G. Tamburelli and N. Balossino, “Nouveau Visage Tridimensionnel Eidomatique du S.Suaire et Nouvelles Correspondences Eidomatiques avec l’Evangile et la Tradition,” Typescript, Symposium Scientifique International de Paris sur le Linceul de Turin (Septembre, 7-8, 1989): 1-4.
  1. Aldo Guerreschi, “The Turin Shroud: From the Photo to the Three-dimensional,” Shroud, May, 2000, http://www.shroud.com/pdfs/aldo1.pdf.
  1. Aldo Guerreschi, “The Turin Shroud and Photo – Relief Technique,” Shroud, May, 2000, http://www.shroud.com/pdfs/aldo2.pdf.
  2. Image produced by Mark Bruzon using Bryce software from an original scan of a Barrie Schwortz photograph.
  1. J.P Jackson, E.J. Jumper and W.R. Ercoline, “Correlation of Image Intensity on the Turin Shroud with the 3-D Structure of a Human Body Shape,” Applied Optics 23, no. 14 (1984): 2244-2270.
  1. J.P. Jackson, E.J. Jumper and W.R. Ercoline, “Three Dimensional Characteristic of the Shroud Image,” IEEE 1982 Proceedings of the International Conference on Cybernetics and Society (1982): 559- 575.
  1. VP-8 analysis of Nicholas Allen’s photograph courtesy of Kevin Moran.
  1. Mike Ware, “On Proto – Photography and the Shroud of Turin,” The History of Photography 21, no. 4 (1997): 261-268.
  1. Concept from a presentation by Isabel Piczek.

 

 

Imagen : cortesía de Православный храм в КаннеLicencia Creative Commons