El Jalifato - Criterios para el liderazgo del mundo islámico
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La filosofía del sistema del Jalifato

Resumen

La función principal del Jalifa es llevar el mensaje del Profeta al futuro sin perder el espíritu del mismo. Esta tarea se logra de mejor manera cuando la Comunidad está unida y fuerte. Y la Comunidad no puede estar unida y fuerte sin la Institución del Jalifato. Además, es responsabilidad del Jalifa aconsejarnos con la ayuda de Dios para que permanezcamos en el camino correcto. Estas son las bendiciones del Jalifato que nos dan paz y seguridad mental. Sin embargo, es nuestra responsabilidad demostrar que somos dignos de las bendiciones del Jalifato.

Filosofía del sistema del Jalifato

Dios dice en Surah An-Nur, versículo 56:

“Al’lah ha prometido a aquellos de vosotros que crean y hagan buenas obras que en verdad les hará Sucesores en la tierra, tal como nombró Sucesores de entre quienes existieron antes que ellos; y que Él en verdad establecerá para ellos su religión que les ha elegido; y que ciertamente les dará a cambio seguridad y paz después de su temor: Ellos Me adorarán y no asociarán a nadie conmigo. Luego, quienes después de eso sean desagradecidos, serán los rebeldes”.

Según este versículo del Sagrado Corán, cuando Dios crea a sucesores en la tierra, el temor de las personas se convierte en paz y seguridad.

En este artículo me centraré en cómo el Jalifato iniciado después del fallecimiento Mesías Prometido (as) es una fuente de unidad, guía y bendiciones para todos nosotros. ¿Cómo nos proporciona este Jalifato seguridad y tranquilidad? ¿Por qué se necesita el Jalifato para convertir nuestro miedo en seguridad? Finalmente, ¿esta seguridad en forma de Jalifato durará para siempre?

El propósito de la institución del Jalifato es acercar a las personas a Dios. Dios envía profetas para recordarle a la gente que Dios es la realidad última y que todos deberían dedicarse por completo a esta realidad última. Después de que los profetas completan su misión, el desafío es mantener la unidad de la Comunidad y mantener a la Comunidad unida en el camino recto. Esta tarea requiere un líder que tenga una fe fuerte y un elevado nivel de justicia. El Jalifa es ese líder, elegido por la gente, pero escogido por Dios.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Según el Sagrado Corán, hasta el final de los tiempos, continuareis siendo bendecidos con la vida espiritual y la visión material de Dios y las personas de otras religiones y naciones recibirán esta luz de vosotros. Esta vida espiritual y visión material os empoderará para invitar a otros al islam. Y esa habilidad en vosotros, en otras palabras, se llama Jalifato”. [1]

Por lo tanto, el Jalifato es la fuente de Tabligh (divulgación), Talim (formación) y Tarbiyyat (disciplina) en la Comunidad.

La función más básica del Jalifa es llevar el mensaje del Profeta al futuro sin perder el espíritu del mismo. Esta tarea se logra mejor cuando la Comunidad está unida y fuerte. Y la Comunidad no puede estar unida y fuerte sin la Institución de Jalifato.

Preservación del mensaje y la unidad de la Comunidad

Piensa en su equipo deportivo o en un departamento de tu empresa. Cuando un gran capitán de tu equipo de hockey o un excelente gerente en tu empresa se va repentinamente por una razón u otra, ¿no nos sentimos tristes y experimentamos una incertidumbre sobre qué tipo de persona se convertirá en nuestro próximo líder? ¿Podrá ese jefe liderar con éxito a su equipo o departamento contra la competencia?

Siempre existe el temor de que alguien use esta oportunidad para obtener beneficios personales. Pero una vez que se elige un buen capitán y el equipo se une bajo su liderazgo, el miedo es reemplazado por la tranquilidad.

Ahora imaginad el fallecimiento de un Mensajero de Dios. ¿Cómo debe sentirse una Comunidad? ¿Cómo se sintieron los musulmanes cuando el ser humano perfecto, el Profeta Muhammad (sa), falleció? ¿Cómo se sintieron los áhmadis cuando falleció El Mesías Prometido(as)? Cuando el profeta fallece, no es solo la tristeza de la separación a la que se enfrenta la comunidad, sino también al temor de si la Comunidad está lista o es capaz de llevar el mensaje del profeta al resto del mundo.

Otro temor es a la posibilidad de que no podamos permanecer unidos y, por lo tanto, no podamos proteger y preservar el mensaje de Dios y mucho menos difundirlo. Dado que es el mensaje de Dios, Dios mismo asume la responsabilidad de preservar y difundir este mensaje y, por lo tanto, escoge al Jalifa.

EL Jalifa mantiene unida a la Comunidad

El Cuarto Jalifa (rh) dijo:

“En el islam esto es tan claro como la luz del día y es parte de la enseñanza islámica que sin unidad y armonía no se puede trabajar correctamente en base a las enseñanzas del islam. Cuando vas a la mezquita para rezar cinco veces al día, debe de haber un Imam. Detrás del Imam hay una demostración de unidad entre las personas. Es por eso que el Sagrado Corán enfatiza especialmente la necesidad de la oración congregacional. Al Imam se le da tanta importancia que si el Imam falla, toda la congregación debe seguir su error, incluso si saben que se ha cometido un error.” [2]

Según este extracto del Cuarto Jalifa (rh), el Imam es una figura necesaria en una mezquita. Entonces, ¿cómo puede toda la Umma musulmana continuar su viaje sin un Imam?

Según el Segundo Jalifa (ra):

“El Jalifa tiene dos objetivos principales. Uno es salvar a la Comunidad de cualquier tipo de contaminación y el segundo es unir y dirigir los poderes individuales de todos los miembros bajo un solo liderazgo.” [3]

En otras palabras, cuando la Comunidad está unida y todos los talentos, habilidades y pasiones individuales son canalizados, coordinados y guiados por el Jalifa, a la Comunidad le resulta más fácil lograr sus objetivos.

El Primer Jalifa (ra), por ejemplo, organizó la educación de la Comunidad mediante la creación de periódicos y escuelas religiosas. Cuando la Comunidad se hizo más grande, fue el Segundo Jalifa (ra) quien estableció organizaciones auxiliares para garantizar que a los nuevos conversos y miembros existentes y a sus hijos se les enseñara el verdadero islam y el Ahmadíat.

El Tercer Jalifa (rh) estableció bibliotecas y escuelas en África. El Cuarto Jalifa (rh) estableció el canal de televisión MTA para el entrenamiento espiritual de los áhmadis y la divulgación del mensaje para toda la humanidad. Todos estos grandes logros solo son posibles si la Comunidad está unida bajo un líder y, a su vez, estos grandes logros aseguran que el mensaje del islam se transmita a todo el mundo en su verdadera forma y espíritu.

Hasta ahora he hablado sobre la necesidad del Jalifa para preservar el mensaje del Mesías Prometido (as) y establecer la unidad de la Comunidad.

Necesidad de Jalifato actualmente, cuando la religión perfecta está establecida

En este momento, sin embargo, puede surgir la pregunta sobre por qué necesitamos un Jalifa para convertir el miedo en paz y por qué necesitamos un Jalifa cuando la religión ha sido perfeccionada para nosotros. Tenemos el Sagrado Corán. Tenemos hadices. Tenemos los libros del Mesías Prometido. ¿Por qué necesitamos al Jalifa para obtener la orientación correcta? Para responder a esta pregunta, necesitamos entender la psicología de la naturaleza humana. Creemos que Dios nos ha creado. Por lo tanto, Él conoce la psicología de la naturaleza humana mejor que nadie.

El Mesías Prometido (as) afirma en “La Filosofía de las Enseñanzas del islam”, (voy a resumirlo) que, según Dios, los humanos nacen en el estado de Nafse Ammarah. ¿Qué es Nafse Ammarah? Nafse Ammarah es un estado mental. En este estado, el hombre se inclina hacia el mal y el mal lo aleja del crecimiento moral y la perfección. El segundo estado es Nafse Lawwama. Entramos en Nafse Lawwama cuando descartamos el mal y nos educamos con enseñanzas religiosas. En este estado, el hombre trata de dirigir su vida basándose en principios morales elevados, pero no puede lograr el éxito completo. El tercer estado es Nafse Mutmainnah. En este estado, el hombre se libera de todas las debilidades y está lleno de poderes espirituales y establece una relación con Dios Altísimo.

Toda esta explicación sobre los tres estados se reduce a esto:

En palabras simples, algunos hombres viven como animales. Algunos hombres, por otro lado, viven como ángeles. Otros están en el medio. Intentan mantenerse en el camino correcto, pero a menudo resbalan. En general, se puede argumentar que la mayoría de nosotros estamos en el medio. Sabemos lo que está bien y sabemos lo que está mal, pero a menudo, debido a la debilidad moral o las tentaciones mundanas, tomamos decisiones equivocadas.

Es por eso que Dios dice en el Sagrado Corán:

“Sigue, pues amonestando; en verdad, la amonestación es provechosa” (87:10).

De modo que cuando nos presentemos en la corte de Dios en el Día del Juicio, no podremos decirle a Dios que deberías habernos recordado lo que está bien y lo que está mal.

El trabajo del Jalifa es advertirnos constantemente, particularmente a través de los sermones semanales, para mantenernos en el camino recto. Después de escuchar los sermones, ¿cuántas veces sentimos que nos alejábamos de Dios, pero el sermón nos recordó qué es la vida correcta y cómo debemos vivirla?

Según la filosofía moderna, los humanos tienen derechos naturales como la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. En otras palabras, los humanos son libres de elegir su destino, construir su propio futuro y elegir un propósito que les convenga. Dios no aparece en esta imagen.

Por otro lado, el islam nos enseña que sí tenemos libertad, pero el ejercicio de la libertad debe estar dentro del marco del Sagrado Corán y los Hadices. La constante orientación y advertencia del Jalifa nos impide salir de ese marco y nos trae de regreso al marco si nos salimos de él. En nuestra vida material, la mayoría de nosotros tenemos éxito solo cuando somos constantemente advertidos. Los maestros nos recuerdan que debemos estudiar mucho si queremos triunfar en la escuela. Nuestros asesores nos recuerdan que si queremos buenos resultados debemos desarrollar las habilidades requeridas. Los padres nos recuerdan que si queremos tener éxito en la vida debemos trabajar duro. Todas las personas en el mundo que realmente se preocupan por nosotros constantemente nos dan advertencias. Dios ha designado al Jalifa quien constantemente nos advierte qué debemos hacer para tener éxito en esta vida y en el Más Allá.

La función principal del Jalifa, por lo tanto, es velar por el bienestar espiritual, moral, social e intelectual de las personas.

El Segundo Jalifa (ra) dice que, bajo el sistema islámico de gobierno, el Jalifa está separado del estado. Bajo el sistema islámico, habría un Jefe de Estado que se encargue de los asuntos políticos, sociales y económicos. El sistema de Jalifato sería una estructura paralela cuyo único trabajo será el bienestar espiritual de las personas y para ofrecer guía al estado.

Por lo tanto, podemos decir que el Jalifa cumple una función crucial en los asuntos de la sociedad y el estado al guiarnos constantemente y aconsejarnos sobre asuntos morales y espirituales.

El Primer Jalifa (ra) dijo:

“Tomad el ejemplo del sistema solar. Todos los planetas giran alrededor del Sol. La naturaleza nos dice que es inevitable tener un liderazgo central para cualquier organización. Mirad la vida de los Compañeros del Santo Profeta (sa). Todos avanzaron en asuntos espirituales y mundanos debido al liderazgo central. Mirad a vuestro alrededor hoy, tenemos el mismo Sagrado Corán. Tenemos la traducción e interpretación del Sagrado Corán y, sobre todo, tenemos la Sunnah del Santo Profeta (sa). Pero a pesar de todo esto, los musulmanes son víctimas de todo tipo de humillaciones. Todo esto se debe a una razón y es la falta de un Amir a quien todos deben obedecer”. [4]

¿Continuarán estas bendiciones del Jalifato para siempre?

Conclusión

El Santo Profeta Muhammad (sa) hizo esta profecía sobre el Jalifato:

“El profetazgo permanecerá entre vosotros mientras Dios lo quiera. Pero, un día llegará a su fin y le seguirá el Jalifato basado en los preceptos del profetazgo durante el tiempo que Él quiera y luego lo llegará a su fin. Luego seguirá una monarquía tiránica y permanecerá mientras Dios lo quiera y luego llegará a su fin. A partir de entonces, habrá un despotismo monárquico que durará todo el tiempo que Dios desee y llegará a su fin según Su voluntad. Entonces surgirá el Jalifato basado en el profetazgo”. El Santo Profeta (sa) no dijo más (Masnad Ahmad).

El Santo Profeta Muhammad (sa) profetizó con exactitud el establecimiento del Jalifato Rashidin (Jalifato rectamente guiado) y luego cómo se corrompería ese Jalifato. Pero luego profetizó la aparición de otro Jalifato, pero no dijo qué pasaría con este.

Sin embargo, en el libro Al-Wasiyyat (El Testamento), El Mesías Prometido (as) dice que el Jalifato que seguirá después de su fallecimiento continuará para siempre.

En el mismo libro, el Mesías Prometido (as) dice:

“No esperéis que Dios os ayude; Si tenéis la más mínima consideración por el materialismo en vuestross asuntos, toda vuestra adoración es inútil. Si es así, estáis siguiendo a Satanás y no a Dios. En esta situación, solo seréis como un insecto en la tierra y pronto pereceréis como tal. Por lo tanto, no habrá Dios en vosotros y Dios felizmente os eliminará.” [5]

Dios nos ha otorgado las bendiciones del Jalifato. Pero depende de nosotros si queremos beneficiamos o no de él. Recordad, las bendiciones por sí solas no nos llevarán a nuestro destino.

Es por eso que Dios ha dicho esto en el Sagrado Corán:

“Mas quienes siguen la guía, Él aumenta su guía y les concede piedad”. (47:18).

Imaginad un pájaro volando en el viento. Cuando los pájaros vuelan, el viento a veces sopla en la dirección opuesta y ralentiza al pájaro. Ocasionalmente, el viento sopla en la dirección del vuelo del pájaro. Piensa en ti mismo como un pájaro y piensa en el viento como las bendiciones del Jalifato. Las bendiciones en sí mismas no nos hacen volar. Tenemos que volar por nuestra cuenta y tenemos que volar en la dirección correcta, es decir, tenemos que volar hacia nuestras metas espirituales. Solo entonces, los vientos de las bendiciones del Jalifato nos ayudarán a volar más rápido y más suave. Es entonces cuando las bendiciones del Jalifato son un viento favorable para los individuos de la Comunidad, así como para la Comunidad en su conjunto. Pero estas bendiciones entran en juego solo cuando hacemos nuestra parte y luchamos por avanzar en el camino correcto.

En otras palabras, tenemos que demostrar que somos dignos de las bendiciones del Jalifato.

El Mesías Prometido (as) dice:

“El Baiat (juramento de iniciación) es solo una semilla. La semilla no puede convertirse en una fruta a menos que la tierra esté preparada, regada y fertilizada regularmente y sea constantemente protegida por el agricultor. A menos que un agricultor haga todas estas cosas, no puede esperar cosechar. Por lo tanto, el cultivo solo pertenecerá a aquel agricultor que trabaje a tiempo completo.” [6]

En palabras simples, el Baiat es solo el comienzo y el resultado final del viaje depende de cómo cuidemos la semilla y la transformemos en un cultivo abundante.

La guía de nuestro viaje debe ser el Sagrado Corán, la vida y los dichos del Profeta Muhammad (sa) y los libros del Mesías Prometido, pero el líder y el Imam debe ser el Jalifa. Que Dios nos ayude a mejorar nuestro nivel de piedad para que seamos las manos fuertes del Jalifa del Mesías y sigamos mereciendo las bendiciones del Jalifato para todos los tiempos por venir. Amin.

por Atif Munawar Mir

Referencias

  1. Tafseer Surah Maryam a Surah Ankabut por Hazrat Masiah Maud (as) (Página 291)
  2. https://www.alislam.org/library/q-and-a/importance-of-Jalifato/
  3. Khutbat e Mehmood, página 421
  4. Hayat e Nur (Primera edición, página 643-644)
  5. Al-Wasiyyat (Urdu) Página 9
  6. Malfoozat, vol. 4, página 29 (cuarta edición)
Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via