El Mesías ha llegado: El Conocimiento Divino otorgado al Mesías
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

El Mesías ha llegado: El Conocimiento Divino otorgado al Mesías

وإنْ يُلْقِني خصمي بنارٍ مُذيبةٍ

تجِدْني سليمًا والعدوُّ يُدمَّرُ

“Y, si mi enemigo me arrojara a un fuego abrasador,

Me encontrarás a salvo y el enemigo perecerá.” [1]

Una de las mayores señales de la veracidad de un Profeta es la protección divina que se le da. Dios le concede superioridad sobre sus oponentes en todos los aspectos y establece su veracidad. En cuanto al mayor milagro, que es el Sagrado Corán y que fue dado al mayor Profeta -Muhammad (sa)-, Dios afirma:

أَمْ يَقُولُونَ افْتَرَاهُ ۖ قُلْ فَأْتُوا بِعَشْرِ سُوَرٍ مِثْلِهِ مُفْتَرَيَاتٍ وَادْعُوا مَنِ اسْتَطَعْتُمْ مِنْ دُونِ اللهِ إِنْ كُنْتُمْ صَادِقِينَ  فَإِلَّمْ يَسْتَجِيبُوا لَكُمْ فَاعْلَمُوا أَنَّمَا أُنْزِلَ بِعِلْمِ اللَّهِ وَأَنْ لَا إِلَٰهَ إِلَّا هُوَ ۖ فَهَلْ أَنْتُمْ مُسْلِمُونَ

“¿Por ventura dicen: “él lo ha inventado”? Diles: “Presentad entonces diez Surahs como éste, inventados, y acudid a quien podáis aparte de Al-lah, si sois veraces”. Y si ellos no te responden sabed entonces que ha sido revelado lleno del conocimiento de Al-lah y que no hay otro Dios fuera de Él. ¿Os someteréis entonces?” [2]

Este milagro permanecerá inalterable hasta el día del Juicio Final. Los oponentes nunca traerán nada similar al Sagrado Corán, que es una de las mayores señales de la veracidad del islam. Como sabemos, esta era es la era de la pluma y se han hecho muchas acusaciones contra la religión del islam. Dios Altísimo otorgó al Mesías Prometido (segunda venida de Jesús) y fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadia, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) la bendición de estar a la vanguardia de la defensa del islam. Con respecto a esto, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) ha escrito en su poesía:

سیف کا کام قلم سے ہی دکھایا ہم نے

نور دکھلا کے تیرا سب کو کیاملزم و خوار

 “Derrotamos a filas de enemigos con pruebas convincentes; el trabajo de la espada lo realizamos solo con la pluma.” [3]

El Santo Profeta Muhammad (sa) ya había profetizado sobre la milagrosa literatura del Mesías de los últimos días. Declaró:

وَيَفِيضَ الْمَالُ حَتَّى لاَ يَقْبَلَهُ أَحَدٌ

“Él distribuirá la riqueza y nadie la aceptará.”[4]

En lo que respecta a este signo, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) escribió:

“Esto se refiere a los tesoros de sabiduría y verdades, porque los tesoros celestiales que se otorgan a los siervos especiales de Dios Altísimo, que distribuyen al mundo, no son las riquezas mundanas, sino que consisten enteramente en sabiduría y verdades, tal y como dice Dios Altísimo:

يُؤْتِي الْحِكْمَةَ مَنْ يَشَاءُ ۚ وَمَنْ يُؤْتَ الْحِكْمَةَ فَقَدْ أُوتِيَ خَيْرًا كَثِيرًا

Jair significa riqueza y de hecho la riqueza pura es la sabiduría a la que se ha referido el hadiz. Esta es la riqueza que es un signo entre los signos del Mesías Prometido.” [5]

En cumplimiento de esta profecía, Dios Altísimo envió al Mesías de esta época con su propio milagro literario, que debía estar subordinado al Corán y servir como un milagro para la verdad del islam. El Mesías Prometido (segunda venida de Jesús) escribió libros como I’yaz-e-Ahmadi y I’yazul Masih y desafió a todos sus oponentes a responder. Ellos, por supuesto, no pudieron responderle y permanecieron en silencio.

El Mesías Prometido (segunda venida de Jesús) , Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) escribió:

“Porque Dios hará que sus plumas se rompan y sus corazones se vuelvan ineptos.” [6]

Después escribió:

“Ahora bien, si dentro de un plazo de veinte días, que expirará en la tarde del 10 de diciembre de 1902, publican su respuesta al qasidah y el ensayo urdu correspondiente, podéis estar seguros de que estoy absolutamente arruinado y destruido y que toda mi obra queda anulada. Con un resultado así, toda mi comunidad deberá abandonarme y cortar sus lazos conmigo.

Sin embargo, si mis oponentes se alejan intencionadamente de esta competición, no sólo se privarán del premio en efectivo por un valor de 10.000 rupias, sino que seguirán formando parte de las diez maldiciones invocadas contra ellos”. [7]

Con respecto a este milagro, escribió:

وإنْ اجتمع آباؤهم وأبناؤهم، وأَكْفاؤهم وعلماؤهم، وحكماؤهم وفقهاؤهم، على أن يأتوا بمثل هذا التفسير، في هذا المَدى القليل الحقير، لا يأتون بمثله ولو كان بعضهم لبعضٍ كالظهير

“Y aunque sus padres e hijos y sus triunfadores y sus eruditos y sus sabios y sus jurisprudencias se reúnan todos para traer la semejanza de este tafsir (comentario), en este corto plazo de tiempo, no podrán traer nada semejante a él, aunque todos se ayuden unos a otros.” [8]

No fue posible para nadie responder a este milagro. Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) escribió:

“El martes por la noche se me mostró un sueño esperanzador en el que suplicaba al Divino que hiciera de mi escrito un milagro para los eruditos y que ninguno de ellos tuviera el poder de recopilar algo parecido, ni la fuerza para escribir nada que compitiera con él. En esa noche bendita, mi oración fue aceptada por la Presencia del Grande y mi Señor me animó diciendo:

منَعه مانعٌ من السماء

“Ha sido prohibido por el Prohibidor divino”

Entonces comprendí que la indicación era que mis oponentes no tendrían el poder de intentarlo y que no podrían producir lo mismo ni en elocuencia ni en sus cualidades. Esta buena noticia fue dada por Al’lah el Más Benevolente, durante los últimos diez días del Ramadán.”

El Mesías Prometido (segunda venida de Jesús), Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) también escribió:

“Había recibido una revelación relacionada con mi libro I’yazul Masih:

من قام للجواب وتنمّر فسوف يرى أنه تندّم وتذمّر

Significa: “Aquel que, indignado, se propone escribir una respuesta, pronto se dará cuenta de que está lleno de remordimientos y ha llegado a un lamentable final”. [10]

Una persona llamada Muhammad Hasan Faizi de la aldea Bhin planeaba responder a este milagro. El Mesías Prometido (segunda venida de Jesús), Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) menciona el cumplimiento de la profecía en las siguientes palabras:

“Un tal Muhammad Hasan Faizi del pueblo de Bhin, Tahsil Chakwal, Distrito Yhelum, un maestro de la madrasa Nu’maniah en la mezquita Shahi [Real] de Lahore, anunció públicamente que escribiría una respuesta a mi libro. Después de hacer una afirmación tan atrevida, comenzó a compilar sus notas, y con referencia a algunas de las verdades que yo había expuesto en mi libro, invocó la maldición de Al’lah sobre los mentirosos, tras lo cual pereció poco después. Observen cómo, habiendo invocado una maldición sobre mí, murió una muerte atroz en el plazo de una semana.” [11]

El Mesías Prometido (segunda venida de Jesús) recibió una elocuencia y maestría en árabe que no pudo ser igualada, ni siquiera por los más grandes eruditos árabes de su tiempo. Escribió:

“Se me ha dado el signo de la elocuencia y la maestría en árabe, como reflejo del milagro coránico de la elocuencia, y nadie puede desafiarme en esto.” [12]

¿Cómo podrían los oponentes responder a este desafío de Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), cuando Dios Altísimo le enseñó 40.000 palabras en una sola noche. Con respecto a esto, escribió:

وإن كمالي في اللسان العربي، مع قلة جهدي وقصور طلبي، آيةٌ واضحة من ربي، ليُظهِر على الناس علمي وأدبي، فهل مِن مُعارِض في جموع المخالفين؟ وإني مع ذلك عُلِّمتُ أربعين ألفًا من اللغات العربية، وأُعطيتُ بسطةً كاملة في العلوم الأدبية، مع اعتلالي في أكثر الأوقات وقلّة الفترات، وهذا فضل ربي

“Mi proficiencia en árabe, a pesar de la ausencia de esfuerzo e investigación, es una señal de Dios Altísimo, para que mi intelecto y mi destreza literaria se manifiesten a la gente. Por lo tanto, ¿puede alguien de entre los oponentes oponerse a ello? Además, me han enseñado 40.000 palabras del idioma árabe. A pesar de que estoy enfermo la mayor parte del tiempo y disfruto de muy pocos días de salud, se me han dado amplios y completos conocimientos en las ciencias literarias y esto ha sucedido sólo gracias a las bendiciones de mi Dios”. [13]

Algunos han planteado la alegación de que el Mesías Prometido (segunda venida de Jesús) estableció un límite de tiempo para este desafío. La razón de esto fue, para que la gente no entienda el malentendido de que este milagro estaba siendo comparado con el Corán. A menudo ha aclarado esto para los musulmanes. Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) escribió:

كلّ ما قلتُ من كمال بلاغتي في البيان، فهو بعد كتاب الله القرآن

“Todo lo que he dicho, de mi perfección y mi elocuencia en mi discurso, es después del Libro de Al’lah, el Corán.” [14]

En cuanto a la fijación de un límite de tiempo, esto no disminuye la grandeza del milagro en absoluto. Hazrat Imam Ghazali (ra) escribió:

لو قال نبي آية صدقي أني في هذا اليوم أحرك أصـبعي ولا يقـدرأحـد من البشر على معارضتي، فلم يعارضه أحد في ذلك اليوم، ثبت صدقه

“Si un Profeta de Al’lah dice que la señal de su veracidad es que hoy moverá su dedo y nadie de entre los hombres puede detenerle, y luego nadie le impide hacerlo, entonces su veracidad está probada”. [15]

De la misma manera, vemos que nadie de entre los oponentes fue capaz de responder a ninguno de los desafíos del Mesías Prometido (segunda venida de Jesús). En cuanto a los oponentes que hacen alegaciones sobre el árabe del Mesías (as) más de 100 años después de su muerte, tales personas no son diferentes de los que hacen alegaciones sobre el árabe del Corán después de la muerte del Profeta (sa). La razón por la que los oponentes no pudieron responder al Mesías (as) fue porque había un poder mayor detrás de sus escritos y ese poder era Dios Altísimo.

Referencias

  1. The Miracle of Ahmad, Page 131
  2. El Sagrado Corán, 11:14-15
  3. Aina-e-Kamalat-e-Islam, Ruhani Khazain, Volumen 5, Página 225
  4. Sahih al-Bukhari, Libro de las Opresiones, capítulo: La rotura de la cruz y la matanza de los cerdos, Hadith #2476
  5. Izala-e-Auham, Páginas 632-635, Ruhani Khazain, Volumen 3, Páginas 441-442
  6. The Miracle of Ahmad. Página 65
  7. The Miracle of Ahmad, Página  173
  8. Ijaz-ul-Masih Versión Árabe, Página 24
  9.  Ijaz-ul-Masih, pp. 66-67, Ruhani Khaza’in, vol. 18, pp. 68-69
  10. Nuzulul-Masih, Páginas 193-194, Ruhani Khazain, Volumen 18, Páginas 571-572
  11. Nuzulul-Masih, p. 194, Ruhani Khaza’in, vol. 18, p. 572
  12. Need for the Imam, Página 42
  13. Anjam-e-Atham, Ruhani Khazain, Vol. 11, p. 234 (Traducción de Al-Hakam)
  14. Lujjatun Nur, edición en árabe, página 62
  15.  al-Iqtisaad fi-iltiqaad, Aqeedah ahlul Sunnah wal Jamaat biseegat al-Imam al-Ghazali, Página 211
Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via