Atributos de Allah: El Donador (Al-Wahhāb)
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Atributos de Allah: El Donador (Al-Wahhāb)

رَبَّنَا لَا تُزِغْ قُلُوْبَنَا بَعْدَ اِذْ هَدَيْتَنَا وَ هَبْ لَنَا مِنْ لَّدُنْكَ رَحْمَةً اِنَّكَ اَنْتَ الْوَهَّابُ

‘Señor nuestro, no permitas que nuestros corazones se perviertan después de que nos has guiado; y concédenos Tu misericordia; en verdad, sólo Tú eres el Donador por excelencia’. [i]

El atributo الْوَهَّاب – Al-Wahhāb – deriva de la palabra raíz árabeوَھَبَ  (Wa-ha-ba) que significa conceder a alguien sin buscar nada a cambio. Otro significado de Al-Wahhāb es otorgar a alguien un regalo. Así, el atributo de Al-Wahhāb significa que Dios Altísimo ha otorgado al hombre provisiones y facultades desde el principio. En relación a que Dios Todopoderoso concede Sus favores a quien le place, encontramos una tradición del Santo Profeta (Paz y Bendiciones sean con él) como la siguiente:

عَن ابنِ عُمَرَ رَضِيَ اللهُ عَنْهُمَا،عَنْ النَّبِي قَالَ: ” مَثلُكُم وَمَثَلُ أَهلُ الْكِتَابَيْنِ، كَمَثَلِ رَجُلٍ استَأجَرَ أَجَرَاءَ، فَقَالَ: مَنْ يَعْمَلُ لِيْ مِنْ غُدْوَةَ إِلَى نِصْفِ النَّهَارِ عَلَى قِيْرَاطٍ فَعَمِلَتِ الْيَهُودُ، ثُمَّ قَالَ: مَنْ يَعْمَلُ لِي مِنْ نِصْفِ النَّهَارِ إِلَى صَلاَةِ الْعَصْرِ عَلَى قِيْرَاطٍ فَعَمِلَتْ النَّصَارَى، ثُمَّ قَالَ: مَنْ يَعْمَلُ لِيْ مِنَ الْعَصْرِ إِلَى أَنْ تَغِيْبَ الشَّمْسُ عَلَى قِيْرَاطَيْنِ؟ فَأَنْتُم هُمْ “، فَغَضِبَتِ الْيَهُوْدُ، وَالنَّصَارَى، فَقَالُوْا: مَا لَنَا أَكْثَرَ عَمَلاً، وَأَقَلَّ عَطَاءً قَالَ: «هَلْ نَقَصْتُكُم مِنْ حَقِّكُمْ» قَالُوْا: لَا، قَالَ: «فَذٰلِكَ، فَضْلِي أُوْتِيْهِ مَنْ أَشَاءُ»

‘Ibn ‘Umar ha narrado que el Santo Profeta (Paz y Bendiciones sean con él) dijo una vez: “Vuestro ejemplo y el de los judíos y cristianos es como el de un hombre que empleó a unos jornaleros y les preguntó: “¿Quién trabajará para mí desde la mañana hasta el mediodía por un Qirat?” Los judíos aceptaron y realizaron el trabajo. Luego preguntó: “¿Quién trabajará para mí desde el mediodía hasta la oración del ‘Asr por un Qirat?”. Los cristianos aceptaron y cumplieron con el trabajo. Luego dijo: “¿Quién trabajará para mí desde el ‘Asr hasta la puesta del sol por dos Qirats?”. Vosotros, (los seguidores del Profeta Muhammad (Paz y Bendiciones sean con él)) sois los que (habéis aceptado esta tarea). Los judíos y los cristianos expresaron su descontento ante esto y dijeron: “¿Por qué debemos trabajar más y ganar menos?”. A lo que él respondió: “¿No se os han concedido los derechos que os corresponden?”. Ellos respondieron afirmativamente. Entonces dijo: “Esta es mi gracia y la concedo a quien me place”[ii].

Gratitud por los favores concedidos por Dios Todopoderoso

El Mesías Prometido (Paz sea con él) ha desarrollado este atributo de Dios explicando: “El hombre es una criatura débil. No puede hacer nada sin la gracia y la misericordia de Al’lah el Exaltado. Su propia existencia y los medios para su alimentación y sustento se basan enteramente en la gracia de Al’lah Todopoderoso. Necio es quien se enorgullece de su propio intelecto o sabiduría, o de su riqueza y propiedades, pues todo lo anterior es un regalo de Al’lah el Exaltado”. [iii]

El Mesías Prometido (Paz sea con él) afirmó además:

‘Dios Altísimo no sólo ha bendecido a los musulmanes con el don de la razón, sino que también los ha agraciado con el resplandor y la luz divina de la revelación. No deben transitar por los caminos a los que la lógica árida y los filósofos pretenden conducirlos”[iv].

En otro momento, el Mesías Prometido (Paz sea con él) ha escrito ‘Si abandonamos las facultades con las que Dios  nos ha bendecido por Su inmensa gracia, para que se pudran, entonces somos invariablemente ingratos por los favores de Dios. Por lo tanto, recuerda que si dejas que tus facultades y tu fuerza se queden ociosas y ofrezcas oraciones, entonces esas súplicas no serán de ningún beneficio. Porque cuando no hemos hecho uso del don que ya se nos ha concedido, ¿cómo se puede esperar que hagamos un uso bueno y beneficioso de otro?”[v].

[i] El Sagrado Corán, 3:9.

[ii] Sahih Bukhari, Kitab al Ijaarah, Hadiz No. 2268.

[iii] Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (Paz sea con él), Malfuzat Vol.2 (Tilford, Surrey: Islam International Publication Ltd., 2019), 125.

[iv] Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (Paz sea con él), Malfuzat Vol.1 (Tilford, Surrey: Islam International Publication Ltd., 2018), 65.

[v] Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (Paz sea con él), Malfuzat Vol.1 (Tilford, Surrey: Islam International Publication Ltd., 2018), 127.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via