En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Related Contents from Topics

La excelencia personificada

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Después de recitar Tashahhud, Ta’awwuz y Surah Al-Fatihah, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) dijo:

En el último sermón del viernes, narré la vida de Hazrat Hilal (ra) bin Umayah. En relación con esto, también mencioné la batalla de Tabuk y que Hazrat Hilal (ra) bin Umayah estaba entre los tres hombres que no participaron en esta batalla en particular. Cuando el Santo Profeta (sa) regresó de la batalla, expresó su desagrado hacia ellos y les impuso algún castigo. Los tres Compañeros estaban muy desconsolados en consecuencia, e inclinándose ante Dios Altísimo imploraban el istighfar (buscar el perdón) y taubah (arrepentimiento) hasta que los llantos de estos tres Compañeros fueron aceptados y Dios Altísimo reveló un versículo sobre su perdón.

Hazrat Hilal (ra) también estaba entre estos tres Compañeros. También mencioné en referencia a esta batalla los grandes sacrificios que los Compañeros ofrecieron para preparar esta batalla. También dije que algunos cuyos corazones estaban sumidos en la hipocresía, tampoco participaron en esta batalla presentando falsas excusas ante el Santo Profeta (sa). Algunos se negaron a continuar desde el principio dejando el Santo Profeta (sa) el caso de estos hipócritas en manos de Dios Altísimo. Como continuación de este incidente, voy a presentar ahora algunos detalles adicionales.

Entre las personas que no querían ir con el Santo Profeta (sa) estaba Yadd bin Qais. El Santo Profeta (sa) le preguntó si quería unirse a ellos en la batalla contra el ejército romano. Contestó que ir le pondría a prueba por las mujeres. En otras palabras, debido a las mujeres, las responsabilidades de la casa y otros problemas. Pidió, por tanto, que no se le sometiera a esta prueba. De esta forma, el Santo Profeta (sa) lo dejó y le permitió quedarse atrás. A la luz de este incidente, Dios Altísimo reveló el siguiente versículo:

[árabe]

Y entre ellos hay quien te dice: “Permíteme quedarme detrás y no me pongas a prueba”. En verdad, han caído ya en la prueba. Pues verdaderamente el Infierno rodeará a los incrédulos. (9:49)

Un judío de Medina, cuyo nombre era Su’ailam, residía en un suburbio de Medina llamado Yasum. También se le conocía con el nombre de Bi’r Yaasam [pozo de Yaasam] que era un pozo en Medina que estaba situado en dirección a Siria y pertenecía a Abul Haysam Bin Taihyan. Su agua era excelente y el Santo Profeta (sa) también bebía ese agua y le gustaba. La casa de ese judío era un centro para los hipócritas.

El Santo Profeta (sa) fue informado de que los hipócritas se estaban reuniendo allí para impedir que la gente se uniera al Santo Profeta (sa) en la batalla de Tabuk. El Santo Profeta (sa) le dijo a Hazrat Ammar bin Yasir (ra) que fuera a ver a esas personas y indagara sobre estas noticias que le habían dicho. Si las negaban, encargó que les dijera que “nos han llegado estas informaciones sobre vosotros”. Cuando Hazrat Ammar (ra) llegó allí y transmitió el mensaje, estos individuos fueron al Santo Profeta (sa) para presentar sus excusas. Dios Altísimo ha descrito su condición en las siguientes palabras:

[arabe]

“Los hipócritas muestran temor de que se revele un Surah sobre ellos, comunicándoles lo que hay en sus corazones. Diles: “¡Burlaos! En verdad Al’lah sacará a plena luz lo que teméis”.

“Pero si los interrogas, seguramente dirán: “hablábamos de cosas frívolas y bromeábamos”. Diles: “¿Os burlabais de Al’lah, de Sus Signos y de Su Mensajero?”

“No os excuséis. Ciertamente dejasteis de creer después de haber creído. Si perdonáramos a un grupo de vosotros, castigaremos a otro grupo, porque han sido culpables”. (9:64-66)

Estas eran las condiciones antes de la partida (para la batalla) y estaban tramando planes para no participar. Los hipócritas eran parte de esta conspiración y los judíos también los incitaban en este sentido. Algunos presentaron sus excusas antes de ir a la batalla, mientras que otros ofrecieron excusas cuando el Santo Profeta (sa) regresó de la batalla. Sin embargo, el Santo Profeta (sa) dejó su asunto con Dios.

Cuando el Santo Profeta (sa) regresó de la batalla de Tabuk y llegó cerca de Medina, declaró: “hay personas de Medina que os acompañaron en cada viaje y en cada valle”. Los Compañeros dijeron: “¡Oh, Profeta (sa) de Dios! ¿Cómo han podido estar con nosotros si están en Medina?” El Santo Profeta (sa) respondió: “Ciertamente, están en Medina. Sin embargo, fueron impedidos por alguna excusa o dolencia. Se trataba de esas personas, cuyas alegaciones eran aceptables y que. o bien enfermaron o bien no han podido ir por alguna otra razón, aunque deseaban hacerlo. Por lo tanto, Dios Altísimo los ha contado entre vosotros”.

Durante el viaje de regreso de Tabuk, el Santo Profeta (sa) dijo en una ocasión:

“Estoy volviendo rápidamente. Quienquiera que de entre vosotros desee regresar rápidamente conmigo puede hacerlo y quienquiera que desee quedarse (es decir, regresar a su propio ritmo) puede hacerlo. -El narrador dice que- después de esto, partimos hasta que pudimos ver Medina. En ese momento, el Santo Profeta (sa) dijo que “esto es Ta’bah, que es puro y agradable y esto es Uhud, una montaña que nos ama y nosotros la amamos.”

Después de esto, el Santo Profeta (sa) dijo que:

“La mejor casa de entre los Ansar es la de Banu Nayaar, a la que siguen los hogares de Banu Abd-il-Ash’al, Banu Abd-il-Haris bin Jazrall y Banu Sa’ida…” y el Santo Profeta (sa) continuó declarando que todos los hogares de Medina eran buenos.

El narrador cuenta que:

“Hazrat Sa’d (ra) bin Ubadah se unió a nosotros -continúa el narrador-, a lo que Abu Usaid dijo, ‘¿eres consciente de que el Santo Profeta (sa) ha mencionado la excelencia de los hogares de los Ansar y nos ha mantenido al final? Hazrat Sa’d (ra) fue al Santo Profeta (sa) y le comentó, ‘Oh Profeta (sa) de Dios! Ha mencionado la excelencia de los hogares de los Ansar y nos ha mantenido al final’. Sobre esto, el Santo Profeta (sa) dijo que ‘¿No os basta con que estéis entre los virtuosos?'”

Esta es una narración de Sahih Muslim.

Cuando el Santo Profeta (sa) regresó, los hombres, mujeres y niños de Medina ya se habían reunido en Zaniatul Widaa para recibir al Santo Profeta (sa) en las afueras de Medina. Zaniatul Widaa [la segunda despedida] es un lugar cerca de Medina y aquellos que viajaban de Medina a La Meca eran acompañados hasta este lugar y allí se les despedía, de ahí que se llamara Zaniatul Widaa. Según los historiadores de la vida del Santo Profeta (sa), cuando el Santo Profeta (sa) emigró de La Meca a Medina a través de Qabaa, Zaniatul Widaa también apareció en esta ruta. Según la narración de Hazrat Aisha (ra), los niños de Medina dieron la bienvenida al Santo Profeta (sa) allí y las niñas recitaban:

[árabe]

“Es decir, la luna llena ha salido sobre nosotros desde el valle de Wadaa. Nos incumbe estar agradecidos con Dios mientras que aquel que nos llama hacia Dios permanezca entre nosotros.”

Algunos comentaristas de Hadices, como Al’lama Ibn Hayar Asqalani, que ha escrito un comentario sobre Sahih Bujari, cree que es muy posible que los versos poéticos que se han mencionado en la narración de Hazrat Aisha (ra) y que acabo de recitar, estén de hecho relacionados con el regreso de la batalla de Tabuk cuando la gente y los niños recibieron al Santo Profeta (sa) en esa ocasión en Zaniatul Widaa. La razon de esto es que la gente que venía de Siria era recibida en este lugar. Cuando la gente de Medina se enteró del regreso del Santo Profeta (sa) de la batalla de Tabuk, se alegraron y reunieron en este lugar fuera de Medina para dar la bienvenida al Santo Profeta (sa). En relación a esto, Hazrat Sa’ib bin Yazid (ra) relata: “Recuerdo que, junto con los demás niños, fui también a Zaniatul Widaa para dar la bienvenida al Santo Profeta (sa) a su regreso de la batalla de Tabuk”. El imam Bayhaqi también ha declarado que los niños dieron la bienvenida al Santo Profeta (sa) con estos versos poéticos cuando el Santo Profeta (sa) regresó a Medina de la batalla de Tabuk. Sin embargo, se pueden encontrar puntos de vista de historiadores y biógrafos; según algunos, estos versos fueron recitados con motivo de la migración del Santo Profeta (sa) a Medina, mientras que otros creen que fueron recitados al regreso de la batalla de Tabuk.

Era costumbre del Santo Profeta (sa) que cada vez que regresaba a Medina después de un viaje, él iba a la mezquita y ofrecía dos Rakaats (unidades de oración). Así, cuando el Santo Profeta (sa) regresó de Tabuk, era la primera hora de la tarde y primero ofreció dos Rakaats en la mezquita. Luego, se sentó en la mezquita para reunirse con todos. Los que intencionalmente se quedaron atrás y no viajaron a Tabuk sin razón alguna, también vinieron a encontrarse con el Santo Profeta (sa), y presentaron sus excusas ante el Santo Profeta (sa). Habían ochenta de ellos aproximadamente. A pesar de que el Santo Profeta (sa) conocía la verdadera realidad de sus falsas excusas, aun así aceptó lo que dijeron y los perdonó. Tomó el juramento de lealtad y pidió el perdón para ellos. Sin embargo, como ya se ha mencionado en detalle, Hazrat Hilal (ra) bin Umayah, Hazrat Murarah (ra) bin Rabi y Hazrat Ka’ab (ra) bin Malik no presentaron ninguna excusa falsa. Como resultado, se enfrentaron al disgusto del Santo Profeta (sa) durante algún tiempo. Se prostraron ante Dios Altísimo, lloraron profusamente ante Él e imploraron por su perdón. Más tarde, Dios Altísimo aceptó su arrepentimiento y también mencionó su aceptación en el Sagrado Corán.

El segundo Compañero que mencionaré hoy es Hazrat Murarah (ra) bin Rabi Amri. El padre de Hazrat Murarah (ra) era Rabi bin Adi. El nombre de su padre también se registra como Rabi y Rabi’ah. Hazrat Murarah (ra) bin Rabi Amri pertenecía a la tribu de Amr bin Auf de la tribu Ansar de Aus. Según otra narración, él era de la tribu Quza’ah, un confederado de los Banu Amr bin Auf. Quza’ah era una tribu famosa en Arabia que se encontraba un poco más lejos del Valle de Al-Qara, a diez millas de Medina y hacia el oeste de Mada’in Salih. Hazrat Murarah (ra) tuvo el honor de participar en la batalla de Badr. Según el Imam Bujari y otros libros sobre los Compañeros (ra), se menciona que participó en la batalla de Badr. Considerando que, de acuerdo con la lista compilada por Ibne Hisham, no ha sido mencionado en la lista de Compañeros que participaron en la batalla de Badr, estaba entre los tres Compañeros que no pudieron participar en la batalla de Tabuk, que ya se han mencionado. Además, Dios Altísimo reveló los siguientes versículos del Sagrado Corán con respecto a ellos:

[árabe]

“Y también hacia los tres que permanecieron atrás hasta que la tierra les pareció demasiado estrecha a pesar de toda su extensión, y sus almas les fueron también constreñidas, quedando convencidos de que no había refugio ante Al’lah salvo en Él mismo. Entonces volvió a ellos con misericordia para que pudieran retornar a Él. En verdad, Al’lah es Remisorio con compasión y es Misericordioso. (9: 118)

Como se ha mencionado anteriormente, estos tres Compañeros – Hazrat Hilal (ra) bin Umayah, Hazrat Murarah (ra) bin Rabi y Hazrat Ka’b (ra) bin Malik -eran de los Ansar. En referencia a este incidente, no hay relato separado para Hazrat Murarah (ra). El único relato detallado que tenemos es de Hazrat Ka’b (ra) bin Malik (ra), que fue mencionado en el sermón anterior en relación con Hazrat Hilal (ra) bin Umayah, y por lo tanto, no hay necesidad de mencionarlo aquí nuevamente.

El próximo Compañero que mencionaré es Hazrat Utbah (ra) bin Ghazwan. Su título era Abu Abdul’lah y Abu Ghazwan. Hazrat Utbah (ra) fue un confederado de los Banu Naufal bin Abd Manaf. El nombre de su padre era Ghazwan bin Yabir. El título de Hazrat Utbah (ra) era Abu Abdul’lah y Abu Ghazwan – que se acaban de mencionar-. Hazrat Utbah (ra) se casó con Ardah bint Hariz. Hazrat Utbah (ra) narra:

“Fui el séptimo entre aquellos individuos iniciales que aceptaron al Santo Profeta (sa) y se unieron a él”.

Según Ibn Asir, Hazrat Utbah (ra) tenía cuarenta años cuando emigró a Abisinia (Etiopía). Por otro lado, según Ibn-e-Sa’ad, Hazrat Utbah (ra) tenía cuarenta años en el momento de la migración hacia Medina. En cualquier caso, cuando regresó a La Meca desde Abisinia, el Santo Profeta (sa) todavía residía en La Meca y él se quedó con el Santo Profeta (sa). Emigró a Medina junto con Hazrat Miqdad (ra) bin Aswad. Ambos Compañeros fueron de los primeros conversos al islam.

El incidente de su migración a Medina es el siguiente:

Hazrat Utbah (ra) bin Ghazwan y Hazrat Miqdad (ra) bin Aswad partieron con el ejército de los Quraish, y tenían la intención de unirse a los musulmanes. El Mensajero (sa) de Dios envió a un ejército musulmán bajo el mando de Hazrat Ubaidah (ra) bin Hariz hacia Zaniatul Marah, que está situada a casi 55 km al noreste de la ciudad de Rabij y aproximadamente a 200 km de Medina. El ejército de los Quraish estaba bajo el mando de Ikramah bin Abu Yahal. Los dos ejercitos no se involucraron en ninguna batalla excepto por una flecha que fue disparada por Sa’ad (ra) bin Abi Waqas, que fue la primera flecha disparada en el camino de Dios. Ese día, Utbah (ra) bin Ghazwan y Hazrat Miqdad (ra) huyeron y se unieron a los musulmanes. Este incidente ya se ha mencionado en referencia a Hazrat Miqdad (ra), quienes, aunque vinieron con los incrédulos, huyeron de ellos y se unieron a los musulmanes. A la luz de las diversas fuentes históricas, Hazrat Mirza Bashir Ahmad sahib (ra) ha mencionado en su libro, “La vida y El Carácter del Sello de los Profetas (sa)”, sobre el comienzo de la Yihad con la espada y otros detalles sobre las acciones defensivas que tomó el Santo Profeta (sa):

“Ya se ha mencionado que el primer versículo del Corán que permitió la Yihad con la espada fue revelado el día 12 de Safar en el año 2 después de la Hégira. En otras palabras, la indicación divina que se hizo de la guerra defensiva en la migración, se anunció oficialmente en el mes de Safar del año 2 después de la Hégira, cuando el Santo Profeta (sa) se había descargado de sus compromisos iniciales tras su asentamiento en Medina, y de esta manera, comenzó la Yihad. Se descubre a través de la historia que el Santo Profeta (sa) inicialmente empleó cuatro estrategias para proteger a los musulmanes de la maldad de los incrédulos. Esta es una evidencia concluyente de la experta aptitud política y visión militar del Santo Profeta (sa).

Estas estrategias son las siguientes:

PRIMERO: El Santo Profeta (sa) comenzó a viajar a las tribus cercanas para establecer tratados de paz con ellos, para que la región circundante de Medina quedara libre de amenazas. A este respecto, el Santo Profeta (sa) consideró especialmente a las tribus que estaban situadas cerca de la ruta comercial siria de los Quraish. Cada uno puede entender, fueron estas tribus en particular, de quienes los Quraish de La Meca podrían haber obtenido el mayor beneficio contra los musulmanes y cuya enemistad podría haber resultado en graves amenazas para los musulmanes.

SEGUNDO: El Santo Profeta (sa) comenzó a enviar pequeñas compañías para obtener información en diferentes direcciones de Medina, para mantenerse informado de los movimientos de los Quraish y sus aliados; y los Quraish también entendieron que los musulmanes estaban al tanto, y de esta manera Medina se podía proteger de los peligros de ataques repentinos.

TERCERO: Tras su llegada a Medina, otra sabia razón para el envío de estos grupos fue para que los musulmanes débiles y pobres de La Meca y sus alrededores pudieran encontrar una oportunidad de unirse a los musulmanes de Medina por estos medios. Hasta ese momento, había mucha gente en la región de La Meca, que eran musulmanes de corazón, pero no podían profesar públicamente su creencia en el islam debido a las crueldades de los Quraish. Además, debido a su pobreza y debilidad, tampoco podían emigrar porque los Quraish se lo impedían por la fuerza. Así, Dios declara en el Sagrado Corán:

[árabe]

Y ¿qué os ocurre que no combatís por la causa de Al’lah y de los débiles -hombres, mujeres y niños- que dicen: “Señor nuestro, sácanos de esta ciudad cuyos habitantes son opresores y consíguenos de Tu parte, un defensor”? (4:76)

Por tanto, al enviar estas comitivas, esas personas podían tener la oportunidad de ser liberadas de los impíos. En otras palabras, estas personas podían llegar a Medina con las caravanas de los Quraish y después escapar para unirse a las fuerzas musulmanas”.

Hazrat Mirza Bashir Ahmad Sahib escribe:

“Por lo tanto evidenciamos por la historia que cuando el Santo Profeta (sa) envió la primera compañía bajo el mando de Abu Ubaidah bin Al-Hariz (ra) que se encontró a un grupo dirigido por Ikramah bin Abi Yahl, dos musulmanes débiles que habían venido junto a los Quraish, lograron escapar de los Quraish y unirse a los musulmanes”.

Como tal, se narra:

“En esta campaña, cuando el grupo de musulmanes se enfrentó al ejército de los Quraish, dos personas, Miqdad bin Amir (ra) y Utbah bin Ghazwan (ra), que eran aliados de los Banu Zahrah y Banu Naufal, huyeron de los idólatras y se unieron a los musulmanes. Eran musulmanes y solo partieron para unirse a los musulmanes bajo la protección de los Quraish”.

Por tanto, uno de los propósitos del Santo Profeta (sa) al enviar estos destacamentos era también darles la oportunidad de ser liberados de los Quraish y unirse a los musulmanes.

CUARTO: La cuarta estrategia empleada por el Santo Profeta (sa) fue interceptar las caravanas comerciales de los Quraish que viajaban desde La Meca hacia Siria pasando de camino por Medina. La razón es que, en primer lugar, estas caravanas desataban fuego de enemistad contra los musulmanes donde quiera que viajaban. Es obvio que sembrar esta semilla de enemistad era extremadamente peligrosa para los musulmanes de Medina.  En segundo lugar, estas caravanas siempre iban armadas y cualquiera puede entender que el paso de estas caravanas tan cerca de Medina no estaba exenta de peligro. En tercer lugar, el sustento de los Quraish se basaba principalmente en el comercio. Por lo tanto, en estas circunstancias, los medios más definitivos y efectivos para derrotarles, para finalizar sus crueldades y presionarles para la reconciliación era obstaculizando su ruta comercial.  Así, la historia testifica el hecho de que entre los factores que finalmente obligaron a los Quraish a inclinarse hacia la reconciliación, la intercepción de estas caravanas comerciales jugó un papel extremadamente crucial. Por lo tanto, esta fue una estrategia extremadamente sagaz, que produjo frutos de éxito en su debido tiempo. En cuarto lugar, los ingresos de estas caravanas de los Quraish se gastaban, en su mayoría, en eliminar el islam. De hecho, algunas caravanas fueron enviadas con el único propósito de que el total de sus beneficios fueran utilizados en contra de los musulmanes. En este caso, cada persona puede entender que la intercepción de estas caravanas fue, por derecho propio, un motivo absolutamente legítimo.

En la Sariyyah [comitiva] de Ubaidah bin Al-Hariz (ra), Hazrat Utbah (ra) huyó de los Quraish y se unió a los musulmanes. Aunque he narrado algunas partes de este relato en un sermón anterior, voy a narrarlo una vez más brevemente.

“En el mes de Rabi´ul- Awwal, el año 2 después de la Hégira, el Santo Profeta envió una comitiva de Muhayirin formada por sesenta hombres montados en camello, bajo el liderazgo de un familiar cercano, Ubaidah bin Al-Hariz Murralibi (ra). El objetivo de esta campaña era también impedir los ataques de los Quraish de La Meca (esta referencia se encuentra también en Sirat Jatam ul Nabiyin). Cuando Ubaidah bin Al-Hariz (ra) y sus Compañeros avanzaron y llegaron cerca de Zaniatul-Marah, se dieron cuenta, de repente, que 200 jóvenes armados habían establecido un campamento bajo el mando de Ikramah bin Abi Yahl. Los dos destacamentos se enfrentaron entre sí y en la confrontación se intercambiaron algunas flechas. Sin embargo, el grupo de idólatras se retiró ante el temor de que los musulmanes probablemente tenían refuerzos ocultos a su alcance y en consecuencia los musulmanes no les persiguieron. No obstante, dos individuos del ejército de los idólatras llamados Miqdad bin Amr (ra) y Utbah bin Ghazwan (ra) huyeron del mando de Ikramah bin Abi Yahl y se unieron a los musulmanes. Está escrito que partieron con los Quraish con este mismo propósito, es decir, poder encontrar una oportunidad de unirse a los musulmanes. La razón es que eran musulmanes de corazón, pero no podían emigrar por miedo a los Quraish debido a su debilidad”.

Hazrat Mirza Bashir Ahmad Sahib (ra) comentando sobre esto declara:

“Es posible que esta misma ocurrencia hiciera desanimarse a los Quriash y decidieron dar un paso atrás considerando esto un mal presagio. La historia no ha registrado si este ejército de Quraish, que en absoluto era una caravana comercial y sobre la cual Ibni Ishaq ha utilizado las palabras Yamun Azim (un gran ejército), salieron en esa dirección con un objetivo específico. Sin embargo, está claro que sus intenciones no eran buenas. Esto fue por la Gracia de Dios, que al encontrar a los musulmanes vigilantes y viendo como algunos de sus propios hombres se unían a los musulmanes, perdieron el coraje y retrocedieron. Además un beneficio a todos los efectos que los Compañeros obtuvieron de esta campaña fue que dos almas musulmanas fueron liberadas de la tiranía de los Quraish”.

Hay una tradición en Al-Tabaqaat-ul-Kubra que relata que cuando Hazrat Utbah bin Ghazwan (ra) y su esclavo liberado Jabbab emigraron hacia Medina, pararon en Qaba, en la casa de Hazrat Abdul’lah bin Salma All’lani. Cuando Hazrat Utbah (ra) llegó a Medina, se quedaron en la casa de Ibaad bin Bishr. El Santo Profeta (sa) estableció un lazo de hermandad entre Hazrat Utbah bin Ghazwan (ra) y Hazrat Abu Dayana. Hay más detalles relacionados a Hazrat Utbah bin Ghazwan (ra) que relataré en mis próximos sermones.

Ahora, me gustaría hacer un anuncio relacionado con el lanzamiento de la web del Daily Al-Fazl. También mencionaré algunos detalles relacionados con dos miembros fallecidos.

Al finalizar los 106 años del Al-Fazl, la edición online del Al-Fazl será lanzada desde Londres. Hace 106 años, el 18 de junio de 1913, con el permiso y las oraciones de Hazrat Jalifatul Masih I (ra), Hazrat Musleh Maud (ra) comenzó el periódico Al-Fazl. Después del establecimiento de Pakistán, el periódico Al-Fazl fue impreso desde Lahore por un corto tiempo y luego bajo el liderazgo de Hazrat Musleh Maud (ra) comenzó a publicarse desde Rabwah. La edición en línea de este histórico periódico diario en urdu se lanzará si Dios quiere hoy 13 de diciembre de 2019 y puede ser fácilmente accesible para todos en todo el mundo a través de Internet. El sitio web, Alfazlonline.org ya está listo y la primera edición también está disponible en línea y nuestro equipo central de informática ha trabajado con gran esfuerzo en este proyecto. Existe una gran cantidad de material disponible para resaltar la importancia de Al-Fazl y sus beneficios. Bajo el título de “Mandamientos Divinos”, publicarán versículos del Sagrado Corán y bajo la sección “Dichos del Santo Profeta (sa)”, habrán Hadices y además de esto también habrán extractos de los escritos del Mesías Prometido (as). También habrán algunos artículos de varios autores áhmadis y otros temas importantes. También publicarán las obras de poetas áhmadis. Además de la página web, también está disponible en twitter y se ha preparado su aplicación para android. A través de varias plataformas de medios sociales, esta publicación ha sido lanzada como una publicación diaria, por lo que los lectores de urdu deberían beneficiarse de ello. Además, los autores y poetas deben ayudar en este sentido a través de sus escritos, para que puedan publicar artículos bien preparados e investigados. La edición diaria también estará disponible en el sitio web como un archivo de imagen en formato PDF que se puede leer en línea y también se puede descargar, para que los que deseen leerlo en su forma impresa puedan hacerlo. En cualquier caso, esto se lanzará oficialmente hoy, si Dios quiere, y cada lunes se publicará la transcripción completa del Sermón del Viernes y el resumen del sermón más reciente también estará disponible. Si Dios quiere, esto se lanzará oficialmente después del Sermón del Viernes.

Hay dos miembros fallecidos cuyos detalles mencionaré y que también dirigiré sus oraciones funerarias (en ausencia).

La primera es la respetada Syeda Tanvir-ul-Islam Sahiba, que fue la esposa del difunto y respetado Mirza Hafiz Ahmad Sahib. Falleció el 7 de diciembre a la edad de 91 años:

“A Al’lah pertenecemos y a Él regresaremos”

Por la gracia de Dios Altísimo era una Musia (miembro del Nizam-e-Wasiyat). Su padre era Mir Abdus Salam y la difunta era la bisnieta de Hazrat Mir Hissam-ul-Din Sahib (ra), que fue uno de los primeros y más devotos Compañeros del Mesías Prometido (as). Era nieta de Hazrat Syed Mir Hamid Shah Sahib y nuera de Hazrat Jalifatul Masih II (ra).

Hazrat Mir Hissam-ul-Din Sahib (ra), que es un famoso Compañero, nació en Sialkot en 1839 y fue un médico de renombre en Sialkot. Cuando el Mesías Prometido (as) permaneció en Sialkot durante algún tiempo, Hakim Sahib ejerció como médico, prescribiendo medicamentos. Durante este período, el Mesías Prometido (as) también permaneció durante algún tiempo en una parte de la casa de Hakim Sahib. En 1877, cuando el Mesías Prometido (as) viajó a Sialkot, Hakim Sahib también lo invitó a su casa. Cuando el Mesías Prometido (as) hizo su proclamación, los individuos piadosos y afortunados, que fueron iluminados con sabiduría, aceptaron al Mesías Prometido (as) ya que habían sido testigos de su nivel de piedad en su juventud y su excelente ejemplo. Entre aquellos que aceptaron al Mesías Prometido (as) en Sialkot con la mayor sinceridad y devoción, esta familia fue una de las más importantes. Mir Hissam-ul-Din Sahib (ra) hizo el Baiat del Mesías Prometido el 29 de diciembre de 1890 y según el Registro de Baiats, su número es el 213 y su esposa, Fairozah Begum Sahiba es el 246, quien hizo el Baiat el 7 de febrero de 1892. El Mesías Prometido (as) ha mencionado a Mir Hissam-ul-Din Sahib (ra) muchas veces en sus libros: Izala Auham, Asmani Faisla, Aiena Kamaalat-e-Islam, Tohfa Qaisariyah, Sirall-e-Munir, Kitab-ul-Bariyah, Haqiqatul Wahi y también Malfuzat Vol. 5 en referencia a los asistentes de la Convención Anual, colaboradores del Chanda, Yalsa Jubileo de Diamante y una Comunidad Pacífica.

La respetada Syedah Tanvir-ul-Islam Sahiba es de la progenie de Mir Hissam-ul-Din Sahib (ra) y nació en 1928 en Sialkot. En enero de 1948 se casó con Mirza Hafiz Ahmad Sahib y se convirtió en la nuera de Hazrat Jalifatul Masih II (ra). Durante varios períodos entre 1956 y 2008, durante aproximadamente 48 años tuvo la oportunidad de servir en el departamento central de Lallna. Del mismo modo, prestó otros muchos servicios. Tenía un vínculo muy afectuoso con Hazrat Jalifatul Masih II (ra). La respetada Syedah Tanvir-ul-Islam Sahiba era muy regular en la observación de sus oraciones de Taháyud. De hecho uno de sus asistentes en la casa declara que la noche que falleció, se despertó a las 3 de la mañana para ofrecer su oración de Taháyud y luego se volvió a dormir y luego falleció mientras estaba en el estado de sueño.

Su hija afirma que le decía que después de su matrimonio, cuando se convirtió en la nuera de Hazrat Jalifatul Masih II (ra), recibió tanto amor, respeto y atención de Hazrat Jalifatul Masih II (ra) y Hazrat Umme Nasir, que se olvidó completamente de su hogar anterior. Además, afirma que tenía una muy buena memoria y que recordaba muchos relatos de Hazrat Jalifatul Masih II (ra). ¡Que Dios Altísimo le conceda Su perdón y misericordia y eleve su estatus!

El segundo funeral es de la hermana Haaya Shakura Nur Sahiba de los Estados Unidos, que falleció el 1 de diciembre:

“A Al’lah pertenecemos y a Él regresaremos.”

Nació en 1927 y pasó los primeros años de su vida en Washington DC. Trabajó como profesora de historia en una escuela secundaria a mediados de la década de 1960 y más tarde obtuvo una Maestría en Historia Internacional. Tras jubilarse, deseaba convertirse en misionera protestante, pero más tarde, cuando se enteró de que el Profeta Jesús (as) no era el hijo de Dios, cambió de opinión y abandonó por completo la iglesia en 1968. Después de viajar por Estados Unidos, México y Canadá, también estudió en varias universidades de África. Después se tomó un año de permiso y viajó por Europa. Siempre buscaba respuestas a las diversas preguntas y cuestiones religiosas que se le planteaban. A su regreso a Washington DC, fue introducida al islam ya que, por casualidad, conoció a un hijo de su amigo en el aeropuerto que había aceptado el Ahmadíat hacía poco tiempo. En ese momento, el respetado Mir Muhammad Ahmad Nasir Sahib servía en los Estados Unidos y junto con el respetado Mubasher Ahmad Sahib esperaban para recibir a este caballero y fue durante esta reunión que la introdujeron al islam. Su interacción continuó y gradualmente se inclinó hacia el islam y pudo encontrar las creencias / doctrinas que estaba buscando en la religión del islam. En 1979 vio un sueño en el que vio una copia del Sagrado Corán y del Kalima (declaración islámica de fe) y quedó convencida de que el islam – ahmadíat era la verdadera fe y luego lo hizo el Baiat. Después de su Baiat, sirvió a la Comunidad en varias capacidades. No sólo asistía a los diversos programas organizados por Lallna Imaillah USA, sino que desempeñaba un papel activo en ellos. En 1986, fue nombrada presidenta local (de Lallna) en Washington DC y desempeñó este cargo durante 5 años. Paralelamente, también trabajó bajo el cargo de Vicepresidenta Nacional. Aparte de esto, también trabajó en otros varios departamentos. En 1995, tuvo la oportunidad de realizar el Hall. También formó parte del equipo que preparó el índice de 118 páginas del comentario de 5 volúmenes del Sagrado Corán bajo la guía y supervisión de Hazrat Jalifatul Masih IV (rh). Ella desempeñó un papel muy importante en este sentido. Escribió muchos artículos sobre una amplia gama de temas para las revistas de la Comunidad y Lallna. En 1997 y 1998, comenzó a dar clases todos los domingos para Atfal. También fue consejera del campamento de verano para Nasirat. Durante muchos años trabajó en el Comité Nacional de Derechos Humanos de la Comunidad y durante este período trabajó muy diligentemente en la producción de documentos muy completos que detallaban informes sobre el trato injusto del gobierno pakistaní contra los áhmadis.

“Sin embargo, ella decía que por encima de todas estas obras, su mayor pasión fue el Tabligh. Siempre daba prioridad al trabajo del Tabligh. Durante muchos años trabajó como Secretaria Nacional de Tabligh para Lallna. También haría Tabligh en programas de radio y televisión. También desempeñó un papel activo llevando a cabo programas de Tabligh en los campuses universitarios e iglesias. Había elaborado igualmente un plan adecuado para distribuir folletos de la Comunidad a diversas comunidades étnicas”.

El misionero local, el Sr. Shamshad Nasir dice:

“La hermana Sra. Shakura fue muy estricta en su práctica del hiyab. Siempre usaba el burka al estilo pakistaní y su burka nunca fue un obstáculo en ninguna de sus actividades. Debido a sus responsabilidades de la Comunidad, tuvo que reunirse con senadores y congresistas a nivel oficial e incluso entonces usaba su burka y cumplía todas sus responsabilidades de manera excelente. Ella ayudaba mucho a los misioneros en el área de Tabligh”.

Él agrega:

“Cuando llegué aquí por primera vez a los Estados Unidos, ella se sentó conmigo y me contó sobre la historia de los Estados Unidos y me ayudó mucho en mi trabajo. Tenía un gran respeto por el Jalifato y un profundo vínculo de apego”.

Recientemente, cuando viajé a los EEUU en 2018, a pesar de su enfermedad y tener que soportar un gran dolor, vino a recibirme en una silla de ruedas.

“Ella escuchaba regularmente los sermones y al principio, cuando no había MTA, los sermones se recibían en forma de casetes; ella ayudaba a traducir el sermón al inglés. Fue regular en sus oraciones congregacionales. -Él dice, además- Cada vez que la veía, siempre estaba en la mezquita y ella venía regularmente para asistir a las oraciones en congregación.”

¡Que Dios Altísimo le conceda Su perdón y misericordia y eleve su estatus! ¡Que Dios Altísimo continúe otorgando personas como ella a la Comunidad, quienes estén llenos de pasión por servir y que muestren la mayor sinceridad y devoción!