En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Related Contents from Topics

La excelencia personificada

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Después de recitar el Tashahhud, Ta’awwuz y Surah Al-Fatiha, Hazrat Jalifat-ul-Masih V (aba) declaró:

El primero de los Compañeros al que haré referencia hoy es Hazrat Abu Mulail Bin al-Arqa. El nombre de su madre era Umme Amr Bint Ashraf. Perteneció a la tribu Aus de los Ansaar. Tuvo el honor de participar en las Batallas de Badr y Uhud. Según un relato, su hermano Hazrat Abu Habib Bin al-Az’ar también participó en la Batalla de Badr y en todas las otras batallas.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 353, Abu Mulail bin Al-Az’ar, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 6, p. 295, Abu Malail bin Al-Az’arra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)(Usdul Ghaba, Vol. 6, p. 65, Abu Habeeb bin Al-Az’arra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

El segundo Compañero que mencionaré es Hazrat Anas Bin Mu’aaz Ansari. En algunas narraciones su nombre también se registra como Unais. Perteneció al clan Banu Nayyar de la tribu Jazrall de los Ansaar. El nombre de su madre era Umm Unaas Bint Jalid. Participó en todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa), incluidas las Batallas de Badr, Uhud y Jandaq. Su hermano Hazrat Ubayy Bin Mu’aaz también participó en la Batalla de Uhud junto a él. Hay diferentes opiniones sobre la fecha de su fallecimiento. Se menciona en un relato que murió durante la época del Jalifato de Hazrat Usman (ra). En otro relato se menciona que Hazrat Anas Bin Mu’aaz y su hermano, Hazrat Ubayy Bin Mu’aaz, fueron martirizados durante el incidente de Bi’r-e-Ma’unah.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 381, Anas bin Mu’adhra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 299, Anas bin Mu’adh bin Anasra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

El siguiente Compañero que mencionaré es Hazrat Abu Shaij Ubayy Bin Zabit (ra). Su título era Abu Shaij. Hazrat Ubayy Bin Zabit pertenecía al clan Banu ‘Adi de la tribu Jazrall de los Ansaar. Su título era Abu Shaij. Según otro relato, este era el título de su hijo. El nombre de su madre era Sujtah Bint Hariza. Hazrat Ubayy Bin Zabit era el hermano de Hazrat Hassaan Bin Zabit y Hazrat Aus Bin Zabit. Participó en las Batallas de Badr y Uhud. Falleció el día del incidente de Bi’r-e-Ma’unah. También hay diferentes opiniones sobre si Hazrat Ubayy Bin Zabit participó en la Batalla de Badr o no. Varios libros de historia [hablan sobre esto]. Ibn Ishaq dice que Hazrat Ubayy Bin Zabit falleció durante el período de Yahiliyyah [antes del islam] y que la persona que participó en las Batallas de Uhud y Badr fue en realidad su hijo Abu Shaij Bin Ubayy Bin Zabit. Sin embargo, Al-lamah Ibn Hisham ha incluido a Hazrat Abu Shaij Ubayy Bin Zabit entre los que participaron en la Batalla de Badr. Con respecto a la muerte de Hazrat Ubayy Bin Zabit, en algunas narraciones se informa que falleció el día del incidente de Bi’r-e-Ma’unah. Sin embargo, otros relatos mencionan que falleció el día de la Batalla de Uhud. En cualquier caso, también extraemos de algunos relatos que el Compañero que fue martirizado el día de la Batalla de Uhud no era él, sino su hermano Hazrat Aus Bin Zabit. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 382, Abu Shaikh Abi bin Thabitra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 1, pp. 165-166, Abi bin Thabitra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 179, Abi bin Thabitra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995) (Sirat ibn Hisham, p. 340, Man Hadara Badran, Dar ibn Hazm, Beirut, 2009)

Otro Compañero es Hazrat Abu Burda Bin Nayyaar. Su título era Abu Burdah. Era más conocido por su título, aunque su nombre real era Hani. En un relato, su nombre también se menciona como Haris, y en otro se menciona como Malik. Perteneció al clan de Bali de la tribu de Banu Qaza’ah. Hazrat Abu Burdah era el tío materno de Hazrat Baraa ‘Bin’ Aazib. Según otro relato, Hazrat Abu Burdah era el tío paterno de Hazrat Baraa ‘Bin’ Aazib. Participó en el Segundo Bai’at en Aqabah. Además, también participó en todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa), incluidas las Batallas de Badr, Uhud y Jandaq. En el día de la victoria de Meca, Hazrat Abu Burda sostenía la bandera de Banu Hariza.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 344, Abu Burdah bin Niyarra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 7, pp. 31-32, Abu Burdah bin Niyarra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995) (Usdul Ghaba, Vol. 5, p. 358, Hani bin Niyarra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 343, Abu Abas bin Jabarra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Cuando Hazrat ‘Abs y Hazrat Abu Burda aceptaron el islam, ambos destruyeron los ídolos de la tribu de Banu Hariza. Es decir, los ídolos que pertenecían a su tribu. Hazrat Abu Umama relata que cuando el Santo Profeta (sa) decidió partir hacia Badr para la Batalla de Badr, Hazrat Abu Umama también se preparó para acompañar al Santo Profeta (sa). Sobre esto, su tío materno, Hazrat Abu Burda bin Niyar, dijo que debía quedarse para cuidar de su madre (su madre estaba enferma y él le dijo que se quedara atrás). Hazrat Abu Umama estaba entusiasmado ya que este era el primer ataque contra el islam y también quería ir a la Batalla. Por lo tanto, él respondió: “Ella también es tu hermana, así que debes quedarte atrás en lugar de preguntarme”. Cuando se expuso este asunto al Santo Profeta (sa), le ordenó a Hazrat Abu Umama – es decir, al hijo – que se quedara atrás, y Hazrat Abu Burda partió con el ejército. Cuando el Santo Profeta (sa) regresó de la batalla, la madre de Hazrat Abu Umama había fallecido y el Santo Profeta (sa) ofreció su oración fúnebre.(Usdul Ghaba, Vol. 6, p. 15, Abu Umamah bin Tha’labahra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

El día de la Batalla de Uhud, los musulmanes tenían dos caballos. Uno de los caballos, llamado As-Saqf, estaba con el Santo Profeta (sa), y el otro, de nombre Mulafi’, estaba con Hazrat Abu Burda. Hazrat Abu Burda bin Niyar relata que el Santo Profeta (sa) fue a visitar algunas de las tribus y oró por ellas. Sin embargo, no visitó a una tribu. La gente de esa tribu se sintió dolida por ello y quiso averiguar las razones. Así que registraron las pertenencias de uno de los suyos y encontraron en su saco un collar que había robado. Por lo tanto, lo devolvieron y, posteriormente, el Santo Profeta (sa) también les visitó y oró por ellos.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 1, p. 380, Dhikru Khaili Rasulillahsa Wa Dawaabihi, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Al-Mu’jam Al-Kabir Li Al-Tabarani, Vol. 22, p. 195, Maa Asnadahu Abu Burdah bin Niyarra, Hadith 511, Dar Ihyaa Al-Turath Al-Arabi, Beirut, 2002)

Hazrat Abu Burda (ra) participó en todas las batallas junto con Hazrat Ali (ra). Falleció en la primera época de la era de Hazrat Mu’awiyah. Hay varios relatos sobre el año de su fallecimiento. Según uno de ellos, falleció en el año cuarenta y cuatro después de la Hégira [migración a Medina], mientras que, según otro, falleció en el año cuarenta y dos después de la Hégira. Además, también se menciona el año cuarenta y cinco de la Hégira.(Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 7, p. 32, Abu Burdahra bin Niyar, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995)

Hazrat Bara ‘bin’ Azib relata que el Santo Profeta (sa) se dirigió a ellos después de la oración de Eid’ul-Adha y declaró que “la persona que ora de la manera que oramos y ofrece un sacrificio de la manera que lo hicimos, lo hace de la forma correcta. Sin embargo, si una persona ofrece el sacrificio antes de la oración, entonces esa cabra es simplemente un trozo de carne y no un sacrificio”. El sacrificio que se ofrece antes de la oración equivale a alguien que simplemente mata al animal para comer su carne. Sobre esto, Hazrat Abu Burda bin Niyar, el Compañero que actualmente se menciona, se puso de pie y le dijo al Santo Profeta (sa): “¡Oh Profeta (sa) de Al-lah! Ofrecí un sacrificio antes de la oración y consideré este día para comer y beber. Por lo tanto, lo hice inmediatamente y comí, y también di de comer a mi familia y a mis vecinos”. El Santo Profeta (sa) dijo: “Esta cabra fue simplemente sacrificada por su carne. No es un sacrificio ofrecido por ti”. Sobre esto, Hazrat Abu Burda respondió que él tenía unos corderos de un año y eran mejores que dos cabras (es decir, se cuidaban bien y, aunque solo tenían un año, estaban sanos y eran mejores que dos cabras). ¿Será suficiente sacrificarlos en mi nombre?” El Santo Profeta (sa) dijo: “Sí, puedes hacerlo. Sin embargo, esto no será suficiente para nadie después de ti. Es decir, se te permite hacerlo en este caso. Sin embargo, a nadie después de ti se le permitirá hacerlo.”(Sahih Bukhari, Kitab Al-Eidain, Bab Kalam Al-Imam Wa Al-Nas Fi Al-Khutbah Al-Eid…, Hadith 983)

Otros Hadices [dichos del Santo Profeta (sa)] también afirman que, en primer lugar, el sacrificio debe ofrecerse después de la oración de Eid y, en segundo lugar, que la cabra y/o el animal de sacrificio deben ser de cierta edad. Sin embargo, en relación con esta declaración del Santo Profeta (sa) en la que dijo que después de Hazrat Abu Burda a nadie más se le permitiría hacer esto, en una ocasión, en una reunión con el Mesías Prometido (as), se planteó una pregunta en los siguientes términos: ¿De qué edad debería ser la cabra al sacrificarla? El Mesías Prometido (as) le pidió a Hazrat Jalifat-ul-Masih I, Hazrat Maulana Nur-ud-Din Sahib, que respondiera, mientras estaba sentado allí. Sobre esto, respondió que, según la secta Ahl-e-Hadiz, debería tener al menos dos años. Dijo que en estos países la tradición es que es necesario que tenga dos dientes grandes visibles en la parte delantera. Sin embargo, en ese momento el Santo Profeta (sa) le dijo a Hazrat Abu Burda que aceptara su sacrificio del cordero de un año. Pero que no sería aceptado por nadie más después de él. El animal a sacrificar debe ser una cabra macho o hembra madura. Esta es la tradición que sigue la Yama’at, así como nuestros edictos sobre este tema, tal como lo menciona el Mesías Prometido (as).(Malfuzat, Vol. 10, p. 100)

El siguiente Compañero del Profeta (sa) a mencionar es Hazrat Asad bin Yazid. El nombre del padre de Hazrat Asad era Yazid bin Al-Faqi y pertenecía a la rama de Banu Zuraiq de la tribu Ansaar de Banu Jazrall. Participó junto al Santo Profeta (sa) en las Batallas de Badr y Uhud. Al-lama Ibn Ishaq ha mencionado el nombre de Sa’d bin Yazid, en lugar de Asad entre los Compañeros de Badr. Hay varias opiniones con respecto al nombre de Asad bin Yazid. Otros han declarado los siguientes nombres: Sa’d bin Zaid, Sa’id bin Al-Faqi y Sa’d bin Yazid.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 445, As’ad bin Yazidra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 450, Sa’d bin Al-Fakahra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Otro Compañero que participó en la Batalla de Badr se llama Hazrat Tamim Bin Yar Ansari. El nombre del padre de Hazrat Tamim era Yar. Perteneció a la rama de Banu Jadara bin ‘Auf bin Al- Hariz de la tribu de Jazrall. Participó junto al Santo Profeta (sa) en las Batallas de Badr y Uhud. Un hijo de nombre Ribi y una hija [de nombre] Yamila estaban entre los hijos de Hazrat Tamim. Su madre pertenecía a la tribu de Banu ‘Amr.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 407, Tamim bin Ya’arra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

El siguiente Compañero a mencionar es Hazrat Aus bin Zabit bin Munzir. También fue un Ansari. Su título era Abu Shaddad. El nombre del padre de Hazrat Aus era Zabit. El nombre de su madre era Sujta bint Hariza. Fue el padre del conocido Compañero, Hazrat Shaddad bin Aus. Perteneció a la tribu Ansaar de Banu ‘Amr bin Malik bin Nayyar. Participó en la segunda promesa en ‘Aqba y por lo tanto aceptó el islam. Participó junto al Santo Profeta (sa) en las Batallas de Badr y Uhud. El conocido poeta Hazrat Hasaan bin Zabit y Hazrat Ubai bin Zabit eran sus hermanos. Cuando Hazrat Usman bin ‘Affan emigró a Medina, se quedó en su casa. El Santo Profeta (sa) formó un vínculo de hermandad entre Hazrat Usman bin Affan y Hazrat Aus [bin Zabit]. Con respecto a su fallecimiento, Abdul-lah bin Muhammad bin Ammara Ansari dice que fue martirizado durante la Batalla de Uhud. Algunos no están de acuerdo con esto. Sin embargo, los que no están de acuerdo con esto son narradores poco fiables.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 382, 41, As’ad bin Affanra, Aus bin ThabitraDar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

El siguiente Compañero a mencionar es Hazrat Zabit bin Jansaa. Perteneció a la tribu de Banu Ghanam bin Adi bin Nayyar. Tuvo el honor de participar en la Batalla de Badr. Esto es todo lo que se sabe sobre él.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 389, Thabit bin Khansaara, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Hazrat Aus bin Samit fue otro Compañero que participó en la Batalla de Badr. Hazrat Aus bin Samit era el hermano de Hazrat Obadah bin Samit. Hazrat Aus participó en la Batalla de Badr, Uhud y todas las demás batallas junto con el Santo Profeta (sa). El Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre Hazrat Aus bin Samit y Hazrat Marsad bin Abi Marsad Al-Ghanwi.

En los relatos se afirma que, en una ocasión, Hazrat Aus (ra) expresó Zihar hacia su esposa, Juwalia bint Malik.  (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 413, Aus bin Samitra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 323, Aus bin Samitra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)  Según las antiguas costumbres árabes, Zihar era cuando un individuo declaraba que su esposa era como su propia madre o hermana, como una forma de cortar los lazos conyugales con ella. Sin embargo, el islam abolió esta costumbre proclamando que uno no puede buscar el divorcio simplemente pronunciando esta declaración, es decir, simplemente declarando que la esposa es como la propia madre o hermana. Es de hecho un acto deplorable y como castigo, el islam declara que uno debe expiar este error. Antes de que pudiera expiar este error, Hazrat Aus (ra) restableció las relaciones con su esposa. Tras esto, el Santo Profeta (sa) declaró que esto era ilegal y le ordenó que distribuyera 15 Sa’a [una unidad de medida equivalente a aproximadamente 2.75 kg] de cebada entre 60 personas pobres. En otras palabras, la expiación por tal acto es alimentar a 60 personas pobres.

Con respecto a Zihar, el mandato coránico es el siguiente:

Al-lah el Todopoderoso dice:

[árabe] (Surah al-Mujadilah, Ch.58: V.3-5)

“Aquellos de entre vosotros que repudian a sus mujeres llamándolas madres, no por ello se convierten en sus madres; sus madres sólo son quienes les dieron a luz; y en verdad profieren palabras claramente perversas y falsas; pero ciertamente Al-lah es el Absolvedor de los pecados, el Sumo Indulgente. En cuanto a quienes llaman madres a sus esposas y después se retractan de lo que han dicho, el castigo por ello es la liberación de un esclavo antes de tocarse mutuamente. (En aquellos días, había esclavos y por lo tanto tenían que liberar a un esclavo). Con esto es con lo que se os amonesta. Pues Al-lah es perfectamente consciente de lo que hacéis. Pero quien no encuentra uno (es decir, si uno no tiene un esclavo que pueda liberar), debe ayunar durante dos meses seguidos, antes de que se toquen recíprocamente. Y quien no pueda hacerlo, dará de comer a sesenta necesitados. Esto es así, para que creáis ciertamente en Al-lah y en Su Mensajero. Éstos son los límites prescritos por Al-lah; mas para los incrédulos hay un doloroso castigo”.

El Mesías Prometido (as) también nos ha proporcionado su traducción, que es la siguiente:

“Una persona que declara que su esposa es madre, en realidad no se convierte en su madre porque su madre solo puede ser la que le dio a luz. Por lo tanto, lo que dicen es completamente inapropiado y falso. Sin embargo, Al-lah el Todopoderoso es Misericordioso y concede el perdón. Aquellos que llaman a sus esposas su madre, pero luego regresan a ellas, deben liberar a un esclavo. Esto es lo que Dios, el Omnisciente, ha ordenado. Si una persona no puede liberar a un esclavo, debe ayunar durante dos meses consecutivos antes de restablecer las relaciones con su esposa. Si no pueden ayunar, deberán alimentar a sesenta personas pobres”.(Arya Dharam, Ruhani Khazain, Vol. 10, p. 50)

La esposa de Hazrat Aus, Hazrat Juwailah bint Maalik bin Zalaba, relata: “Mi esposo, Aus bin Samit, expresó Zihar en relación conmigo. Llevé mi queja al Santo Profeta (sa) y, mientras me aconsejaba, me dijo: ‘Inculca en tu interior el temor de Dios, porque él [es decir, su marido] también es el hijo de tu tío paterno.’ Sin embargo, insistí con respecto a este asunto hasta que se reveló el siguiente versículo del Sagrado Corán.”

El Santo Profeta (sa) le preguntó que cómo podía ser ella su madre, siendo además él hijo de su tío paterno, y ella su esposa.

Sin embargo, ella dice además que, en cualquier caso, insistió en ello hasta que se reveló este versículo del Sagrado Corán:

[árabe] (Surah al-Mujadila, Ch.58: V.2)

“Al-lah ha oído en verdad la argumentación de esta mujer en la disputa que estaba mostrando con relación a su marido…”

Por lo tanto, el Santo Profeta (sa) declaró:

“La pena para su esposo es liberar a un esclavo”.

Como se ha ordenado en el versículo del Sagrado Corán y el resto de los detalles mencionados anteriormente, hay que liberar a un esclavo como pena. Además, ella dice: “Le dije al Santo Profeta (sa): él no tiene los medios para hacerlo. Es un hombre pobre.” El Santo Profeta (sa) dijo: “Entonces debería ayunar durante dos meses consecutivos”. Dije: “Oh Mensajero (sa) de Al-lah: No puede ayunar por un periodo largo consecutivo debido a su vejez. No tiene la fuerza para hacerlo”. El Santo Profeta (sa) dijo entonces: “En ese caso debería alimentar a sesenta personas pobres”. Le dije: “No tiene ninguna riqueza con la que pueda hacer esto y ofrecer el Sadqa (caridad)”. Juwailah además afirma: “Un saco de dátiles fue entregado al Santo Profeta (sa) mientras estaba sentado allí. Así que dije: “Oh, Profeta (sa) de Al-lah, puedo hacerlo con el segundo saco de dátiles”. Lo que significa que si puedo conseguir esto, entonces podremos arreglar el segundo para nosotros mismos. El Santo Profeta (sa) dijo: “Muy bien, adelante, toma este saco y alimenta a sesenta personas pobres en su nombre y luego regresa con el hijo de tu tío”. Así que que regresó con su esposo y le aseguró que no se convertiría en su madre simplemente pronunciando él tales palabras. De esta manera, escuchando los relatos de los Compañeros, muchas otras cuestiones también quedan resueltas.

Hazrat Ibn ‘Abbas narra: “El primer Zihar, la práctica de etiquetar a la esposa como la madre de uno, que tuvo lugar en el islam fue de Hazrat Aus bin Samit. Estaba casado con la hija de su tío paterno y expresó Zihar hacia ella”.(Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 323, Aus bin Samitra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

En cualquier caso, estos son los límites establecidos por Al-lah el Todopoderoso. Y este asunto se presentó también ante el Mesías Prometido (as) y él prescribió el mismo castigo. Un asunto similar se presentó ante Hazrat Jalifatul Masih II (ra), y él declaró: “Esta es la sanción apropiada para esto, a menos que esa persona sea extremadamente pobre y no tenga la fuerza, entonces debe buscar el arrepentimiento y debe cumplir los requisitos del castigo en la medida posible”. En cualquier caso, Al-lah el Todopoderoso ha prescrito los límites con respecto a uno que declara que su esposa es su madre o hermana. Algunos tienen el hábito de pelear por asuntos muy pequeños y decirles a sus esposas: “Tu estas prohibida para mí” o “tú eres mi madre”, o hacen juramentos similares. Estas son las personas que exceden los límites prescritos y, por lo tanto, reciben el castigo que Al-lah el Todopoderoso ha afirmado que es liberar a un esclavo, observar ayunos o alimentar al pobre.

Hazrat Aus bin Samit también fue poeta. Hazrat Aus bin Samit y Shadad bin Aus Ansaar se establecieron en Baitul Muqadas. Hazrat Aus falleció en Palestina en el año 34 de la Hégira a la edad de 72 años. (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 323, Aus bin Samitra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Otro Compañero es Hazrat Arqam bin Abi Arqam. Su título era Abu Abdul-lah. La madre de Hazrat Arqam era Umaimah bint Hariz. Según otras narraciones, su nombre era también Tamazir bint Huzaim y Safiya bin Hariz. Hazrat Arqam era de la Tribu Banu Majzum. Fue uno de los primeros Compañeros en aceptar el islam. Según algunas fuentes, once personas habían ingresado al pliegue del islam en el momento de su aceptación del islam. Algunos opinan que fue la séptima persona en aceptar el islam. Hazrat ‘Urwa bin Zubair narra: “Hazrat Arqam, Hazrat Abu ‘Ubaidah bin Yarah y Hazrat Usman bin Maz’un aceptaron el islam juntos al mismo tiempo”. Hazrat Arqam era dueño de una casa en las afueras de Meca, cerca de la montaña de Safa, que es bien conocida en la historia con el nombre de “Dare-Arqam”, en la que el Santo Profeta (sa) y los primeros musulmanes realizaban la adoración. Este fue el lugar donde Hazrat ‘Umar aceptó el Islam, después de lo cual el número total de los musulmanes llegó a cuarenta. Después de la conversión de Hazrat ‘Umar al islam, los musulmanes comenzaron a abandonar esta casa [y practicaron su fe abiertamente]. Esta casa quedó bajo la propiedad de Hazrat Arqam y luego sus nietos vendieron esta casa a Abu Ya’far Mansur. (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 187, Arqam bin Abi Al-Arqamra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 1, p. 197, Arqam bin Abi Al-Arqamra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995) (Mustadrak Ala Al-Sahihain, Vol. 3, p. 574, Kitab Marifatu Al-Sahaba, Dhikru Arqam bin Abi Al-Arqamra, Dar-ul-KutubIlmiyyah, Beirut, 2002)

Hazrat Mirza Bashir Ahmad sahib ha proporcionado detalles sobre esto en Sirat Jatamun Nabiyyin. Con respecto al primer centro del islam, es decir, Dar-e-Arqam, Hazrat Mirza Bashir Ahmad Sahib escribe:

“Quizás durante estos días, el Santo Profeta (sa) pensó que un centro para la propagación del islam debía ser establecido en Meca, donde los musulmanes pudieran reunirse sin ningún tipo de obstáculo para ofrecer sus oraciones, etc., y donde la propagación del islam pudiera formalmente aunque tranquilamente tener lugar con paz y calma. Para este propósito, se requería una ubicación que podría servir de sede. Así que el Santo Profeta (sa) seleccionó la casa de un nuevo musulmán llamado Arqam bin Abi Arqam, que estaba situada al pie del monte Ṣafa. A partir de entonces, los musulmanes se reunían aquí, y es aquí donde ofrecerían su Ṣalat. Es aquí donde los buscadores de la verdad venían y donde el Santo Profeta (sa) les predicaba la religión del islam. Es por esta razón que esta casa ha encontrado reverencia en la historia del islam, y es conocida por el nombre de Darul-Islam. El Santo Profeta (sa) trabajó en el Dar-e-Arqam durante aproximadamente tres años. En otras palabras, el Santo Profeta (sa) lo convirtió en su sede en el cuarto año de su profetazgo y trabajó en él hasta el final de su sexto año. Los historiadores escriben que la última persona que aceptó el islam en el Dare-Arqam fue Ḥazrat ‘Umar (ra), cuya aceptación fortaleció a los musulmanes hasta el punto que dejaron el Dar-e-Arqam y comenzaron a predicar abiertamente”. (Sirat Khatamun-Nabiyyin, Hazrat Mirza Bashir Ahmadra, p. 129)

Después de la migración a Medina, el Santo Profeta (sa) estableció el vínculo de hermandad entre Hazrat Arqam (ra) y Hazrat Abu Talha Zaid bin Sahl. Hazrat Arqam participó en la batalla de Badr junto con el Santo Profeta (sa) y el Santo Profeta (sa) le dio una espada del botín de guerra en Badr. Hazrat Arqam (ra) luchó en las batallas de Badr, Uhud y todas las demás batallas con el Santo Profeta (sa) y el Santo Profeta (sa) también le dio una casa en Medina. En una ocasión, el Santo Profeta (sa) lo nombró para recoger el Sadaqah. También se registra en la historia que Hazrat Arqam fue uno de los participantes del Hilful Fudul, el pacto hecho por los ancianos de Meca antes del Islam, para ayudar a los pobres, y en el que también participó el Santo Profeta (sa). Hazrat Uzman bin Arqam, hijo de Hazrat Arqam (ra), relata que “mi padre falleció en la 53 dH [después de la Hégira] a la edad de 83 años”. Algunos han dicho que falleció en la 55 dH. Existen opiniones en conflicto con respecto a su edad; algunos dicen que tenía 80 años o un poco más. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 185, Arqam bin Abi Al-Arqamra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990). (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 198, Arqam bin Abi Al-Arqamra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 1, p. 187, Arqam bin Abi Al-Arqamra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995)

Hazrat Arqam (ra) dejó como testamento que su oración fúnebre fuese dirigida por Hazrat Sa’d bin Abi Waqas (ra), que era un Compañero. Sin embargo, en el momento de su fallecimiento, Hazrat Sa’d (ra) estaba en Aqiq, que estaba bastante lejos. Marwan luego dijo que ¿cómo podría un Compañero del Santo Profeta (sa) no ser enterrado debido a que alguien no estuviese presente. En otras palabras, ¿cómo podría colocarse a un lado el cuerpo de un Compañero y no ser enterrado hasta que tal persona en particular viniera. Al decir esto, él quería dirigir la oración funeraria, pero Ubaidul-lah bin Arqam no aceptó la propuesta de Marwan y la oración fúnebre de Hazrat Arqam (ra) fue dirigida por Hazrat Sa’d bin Abi Waqas (ra) a su llegada y fue enterrado en Yannatul Baqi.(Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 188, Arqam bin Abi Al-Arqamra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Hay otra narración con respecto a él, que Hazrat Arqam (ra) se estaba preparando para viajar a Baitul Maqdas y fue al Santo Profeta (sa) para pedirle permiso para embarcar en ese viaje. El Santo Profeta (sa) preguntó: “¿Estás viajando a Baitul Maqdas por una tarea necesaria o por motivos de negocios?” Hazrat Arqam (ra) respondió: “¡Oh Mensajero de Al-lah, que mi madre y mi padre sean sacrificados por ti! No voy allí por algo urgente, ni por ningún intercambio, solo deseo ofrecer mis oraciones en Baitul Maqdas.” Entonces el Santo Profeta (sa) respondió: “Una oración mía aquí en esta mezquita (es decir, en Medina) es mayor que mil oraciones en otras mezquitas, excepto la Ka’ba”. Ante esto, Hazrat Arqam (ra) cambió de opinión. (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 187, Arqam bin Abi Al-Arqamra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Otro Compañero que mencionaré es Hazrat Basbas bin Amr (ra). Según una fuente, su nombre era Basbas bin Bishar. Hazrat Basbas Yohni Ansari pertenecía a la tribu Banu Saa’adah bin Ka’b bin Jazrall de los Ansaar. Pero según Urwah bin Zubair, él perteneció a la tribu Banu Zurif bin Jazrall. Hazrat Basbas (ra) participó en la batalla de Badr y era considerado uno de los Compañeros Ansaar. También es conocido por los nombres Basaisa, Basais y Basbasa. Además de la batalla de Badr, también participó en la batalla de Uhud. (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 373, Basbas Al-Juhanira, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 379, Basbah bin Amrra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 422, Basbas bin Amrra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

En el día de Badr, con respecto a la salida de Medina, Hazrat Mirza Bashir Ahmad Sahib escribe lo siguiente en Sirat Jataman Nabiyyin:

“Al partir de Medina, el Santo Profeta (sa) nombró a Abdul-lah bin Ummi Maktum como el Amir de Medina en su ausencia. Sin embargo, cuando el Santo Profeta (sa) llegó cerca de Rauḥa, que se encuentra a una distancia de 36 millas de Medina, quizás considerando que Abdul-lah era un hombre ciego, y debido a las noticias de la inminente llegada del ejército de Quraish pensó que en su propia ausencia la administración de Medina debía fortalecerse más, el Santo Profeta (sa) nombró a Abu Lubabah bin Mundhir como el Amir de Medina y le envió de vuelta. Se ordenó que Abdul-lah bin Ummi Maktum permaneciera solo como el Imamuṣ-Ṣalat, mientras que Abu Lubabah supervisara los asuntos de administración. Aṣim bin Adiyy fue nombrado Amir por separado para supervisar la población adicional de Medina, es decir, Qabaa’. Fue desde este mismo lugar que el Santo profeta (sa) envió a dos Compañeros llamados Basbas y Adiyy hacia Badr, para reunir información con respecto a los movimientos del enemigo; e instruyó que regresaran rápidamente con la información.”(Sirat Khatamun-Nabiyyin, Hazrat Mirza Bashir Ahmadra, p. 354)

Hace dos semanas, en el sermón del viernes, mencioné la historia de Hazrat Adiyy bin Abi Raghbaa. Narré el incidente donde Hazrat Basbas y Hazrat Adiyy bin Raghbaa fueron enviados a un lugar determinado. Cuando ambos llegaron a Badr para recabar información, Hazrat Basbas bin Amr y Hazrat Adiyy bin Raghbaa sentaron sus camellos junto a un pozo, cerca de una colina. Sacaron unas cantimploras de cuero, las llenaron con agua del pozo y bebieron un poco. Mientras tanto, escucharon a unas mujeres que hablaban sobre la llegada de una caravana. Junto a ellas, también había un hombre. Al final regresaron junto al Santo Profeta (sa) y le informaron sobre lo que habían escuchado. El hombre que estaba allí era Malldi. Ya he contado esta historia con detalle.(Kitabul Maghazi Lil Waqidi, pp. 40-41, Alam Al-Kutub, Beirut, 1984)

Los historiadores escriben que a la mañana siguiente, Abu Sufyan llegó al lugar donde había llegado la caravana. Le preguntó a Malldi: “¿Viste a alguien que viniera aquí para obtener información? También le dijo: “si nos ocultas los secretos del enemigo, nadie de los Quraish hará las paces contigo”. Malldi, la persona que estaba de pie allí ese día contestó: “Por Dios, yo no vi a nadie allí que no conociera. Ningún enemigo tuyo se puede encontrar entre aquí y Yazrib. Y si lo hubiera, no podría esconderse ni de mí, ni de tí”. Luego dijo: “sí que ví a dos jinetes parados aquí (señalando el lugar donde Hazrat Basbas y Hazrat Adiyy habían sentado a sus camellos). Sentaron a sus camellos allí, bebieron algo de agua y partieron. Abu Sufyan fue a ese lugar y recogió los excrementos de los camellos para inspeccionarlos. Tenía sospechas y por eso actuó así. Cuando aplasto los excrementos, encontró huesos de dátiles en los mismos. Abu Sufyan dijo: “¡Por Dios! ¡Este es el forraje de los camellos de Yazrib!”. Deben haber venido desde allí y son, sin duda, espías de Muhammad (sa) y su gente” (en otras palabras, los dos hombres habían venido de Medina como espías). A través de estos excrementos, puedo ver por qué han venido hasta aquí”. Continúo: “Siento como si aún estuvieran cerca”. Acto seguido, se movió rápidamente con su convoy. En esa época, los árabes no sólo tenían formas particulares de recopilar información sino que también eran muy hábiles para extraer información [del entorno].

Esto ha sido mencionado de la sección de la Batalla de Badr en Sirat Jatamul Nabiyyin. Hazrat Mirza Bashir Ahmad escribe:

“Cuando el Santo Profeta (sa) llegó cerca de Badr, movido por algún sentimiento, que las narraciones no han revelado, sentó a Hazrat Abu Bakr (ra) detrás de él y se adelantó al ejército musulmán. En ese momento, el Santo Profeta (sa) se encontró con un beduino anciano del que supo, durante el curso de una conversación, que el ejército de los Quraish había llegado muy cerca de Badr. Al escuchar esta noticia, el Santo Profeta (sa), regresó y envió a Hazrat Ali (ra), Zubair bin Al-Awwam y Sad bin Abi Waqqas y otros para recopilar información. (Según otra narración, Hazrat Basbas también se encontraba entre ellos – inicialmente fueron enviados para este propósito, pero al escuchar que el ejército se estaba acercando, fueron enviados de nuevo para obtener información y Hazrat Basbas se encontraba entre ellos). Cuando llegaron al Valle de Badr, de repente, vieron que unas personas de Meca estaban cogiendo agua de un manantial”.

Estos Compañeros atacaron a este grupo, y capturaron a un esclavo abisinio al que llevaron ante el Santo Profeta (sa). En ese momento, el Santo Profeta (sa) estaba realizando la oración. Cuando los Compañeros vieron que el Santo Profeta (sa) no estaba disponible, comenzaron a interrogarle preguntándole sobre el paradero de la caravana de Abu Sufyan. Como este esclavo de Abisinia había venido con el ejército, y no estaba al tanto de la caravana, contestó: “No sé nada sobre Abu Sufyan, pero Abdul-Hakam, es decir, Abu Yahl Utbah, Shaibah y Umayyah, etc. han acampado en el lado opuesto del valle”. Los Compañeros, que estaban más preocupados por la caravana (porque sabían que la caravana se estaba acercando y eso era lo único que tenían en sus mentes), pensaron que estaba mintiendo y que deliberadamente estaba ocultando el paradero de la misma. Ante esto, algunas personas comenzaron a golpearle y pegarle. Sin embargo, cuando iban a pegarle, él, por temor, dijo: “¡Está bien! Os lo diré”. Pero cuando le soltaron, se reiteró en su respuesta inicial”, que no sabía nada de Abu Sufyan, ni de su caravana, pero que estaba acercándose con un ejército que está al lado vuestro.

Cuando el Santo Profeta (sa) escuchó esto mientras rezaba, terminó su oración rápidamente y prohibió a los Compañeros que lo golpearan y dijo: “cuando dice la verdad, le golpeáis y cuando miente le liberáis”. Entonces el Santo Profeta (sa) le preguntó con delicadeza: “¿Donde se encuentra el ejército en este momento?” Él respondió: “En el lado opuesto de la loma que está ante usted”. El Santo Profeta (sa) le inquirió: “¿cuántos hombres hay en el ejército?” Él respondió: “una multitud, pero no sabría decir la cifra exacta”. El Santo Profeta (sa) dijo: “Bien, entonces dime cuántos camellos son sacrificados a diario para el consumo?” El respondió: “diez” (aparte de otras provisiones para la batalla, ya que ellos también habían traído provisiones de comida). El Santo Profeta (sa) se dirigió a los Compañeros y dijo: “Parece que son una fuerza de 1,000 hombres, y su estimación resultó ser correcta.(Sirat Khatamun-Nabiyyin, Hazrat Mirza Bashir Ahmadra, pp. 355-356)

El siguiente Compañero que voy a mencionar es Hazrat Za´labah bin Amr Ansari. Hazrat Za´labah pertenecía a la tribu de los Banu Nayyar. El nombre de su madre era Kabsha, hermana del famoso poeta Hazrat Hasaan bin Zabit. Hazrat Za´labah participó en la Batalla de Badr y en las otras batallas junto al Santo Profeta (sa). Es uno de los Compañeros que destruyó los ídolos de Banu Salma. Hazrat Za´labah falleció en la época del Jalifa Umar (ra) en la Batalla de Yisr, es decir, la Batalla del Puente. La Batalla del Puente tuvo lugar en el año 14 después de la Hégira. Según Tabari, tuvo lugar, en el año 13 después de la Hégira, una batalla contra los iraníes. Ambos ejércitos – el ejército musulmán liderado por Hazrat Abu Ubaid y el de los iraníes por Bhaman Yazawiyya – se encontraron en el Río Eufrates. Había un Yisr, es decir, un puente construido para cruzar el río durante el Jalifato de Hazrat Usman (ra). Por eso se la conoce como la batalla de Yisr. Algunos opinan que Hazrat Za’labah falleció durante el Jalifato de Hazrat Usman (ra).(Al-Raud-ul-Anf, Vol. 3, pp. 158-159, Tasmiyatu Man Kisr Wa Alihati Bani Salama, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 386, Tha’labah bin Mihsanra, 340, Salamah bin Aslamra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Tarikh Al-Tabari, Vol. 2, p. 366, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Tarikh ibn Khaldun, Vol. 2, p. 522, Wilayatu Abi Ubaid, Darul Fikr, Beirut, 2000)

Otro Compañero es Hazrat Za´labah bin Ghanmah. Según una narración, su nombre era Za´labah bin Anmah. Su madre se llamaba Yahirah bin Qain. Pertenecía a la tribu de los Banu Salma de los Ansaar. Hazrat Za´labah se cuenta entre los setenta Compañeros que participaron en el segundo Bai´at Aqaba en manos del Santo Profeta (sa). Cuando Hazrat Za´labah aceptó el Islam, rompió los ídolos de Banu Salma, su propia tribu, junto a Hazrat Mu´adh bin Yabal y Abdul-lah bin Unais. Hazrat Za´labah luchó en las Batallas de Badr, Uhud y Jandaq. Durante esta última batalla, fue martirizado por Hubairah bin Abi Wahab. Según otra narración fue martirizado en la Batalla de Jaibar.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 386, Tha‘labahra bin Mihsan, 340, Salamah bin Aslamra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Al-Isti‘aab Fi Ma’rifati Al-Sahaba, Vol. 1, p. 207, Tha‘labahra bin Anamah, Dar-ul-Jeel, Beirut, 1992)

El siguiente Compañero es Hazrat Yabir bin Jalid. Pertenecía a la tribu de los Ansaar de Banu Dinaar. Hazrat Yabir bin Jalid participó en las Batallas de Badr y Uhud.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 394, Jabir bin Khalidra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Después hay un Compañero llamado Hazrat Hariz bin Nu´man Umayyah Ansari. Pertenecía a la tribu Aus de los Ansaar. Participó en las Batallas de Badr y Uhud junto al Santo Profeta (sa). Era el tío paterno de Hazrat Abdul-lah bin Yubair y de Hazrat Fowad bin Yubair. Estuvo presente en la Batalla de Siffin junto a Hazrat Ali (ra).(Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 641, Harith bin Nu’manra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 1, p. 694, Harith bin Nu’manra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995)

Después tenemos a un Compañero llamado Hazrat Haris bin Anas Ansari. Su madre se llamaba Hazrat Umme Sharik y su padre Anas bin Ra´fi. Su madre tuvo el honor de aceptar el Islam y hacer el Ba´iat [juramento de lealtad] con el Santo Profeta (sa). Hazrat Hariz pertenecía a los Banu Abdi Ashal de la tribu de Aus. Participó en las Batallas de Badr y Uhud y fue martirizado en esta última. Durante la Batalla de Uhud, Hazrat Hariz fue uno de los pocos Compañeros que permaneció en la montaña con Hazrat Abdul-lah bin Yubair y como resultado de ello, fue martirizado.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 334, Harith bin Nu‘manra, 362, Abdullah bin Jubairra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 8, p. 277, Umm-e-Shareekra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Otro Compañero fue Hazrat Huraiz bin Zaid Ansari. Según las narraciones, su nombre se recuerda como Zaid bin Za´albah. Pertenecía a los Banu Zaid bin Hariz, una rama de la tribu de los Jazrall. Partició en la Batalla de Badr junto a su hermano, Hazrat Abdul-lah: él fue la persona a quien le fue enseñado el azan en una visión. También participó en la batalla de Badr. A su hermano también se le enseñaron las palabras del azan en un sueño.(Usdul Ghaba, Vol. 1, pp. 717-718, Huraith bin Zaidra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

El próximo Compañero del que hablaré es Hazrat Hariz bin As’imah. Pertenecía a la tribu Banu Nayyar de Ansaar y fue martirizado durante el Bir-e-Ma’unah. El Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre Hazrat Hariz y Hazrat Suhib bin Sinan. Hazrat Hariz bin As’imah partió con el Santo Profeta (sa) el día de Badr; sin embargo, cuando llegaron a Al Rauh, no se sentía con fuerzas para seguir adelante. En consecuencia, el Santo Profeta (sa) lo envió de regreso a Medina. Sin embargo, se le concedió la misma parte del botín de guerra que recibieron los que habían participado en dicha Batalla de Badr.(Al-Isti‘aab Fi Ma’rifati Al-Sahaba, Vol. 1, p. 292, Harith bin Asimmahra, Dar-ul-Jeel, Beirut, 1992) (Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 1, p. 673, Harith bin Simmahra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995)

A pesar de no participar físicamente en la Batalla de Badr, sintió el deseo de hacerlo, y, en consecuencia, inició el camino a Badr. Sin embargo, debido a su mala salud, o a que tal vez cayera enfermo en el camino, hubo de regresar a casa. Al ver su pasión y devoción, el Santo Profeta (sa) lo incluyó entre los Compañeros que participaron en la Batalla de Badr. Estuvo presente durante la Batalla de Uhud, y se mantuvo firme el día en el que otras personas abandonaron su puesto. Hazrat Hariz se había comprometido con el Santo Profeta (sa) a que sacrificaría su vida. Hazrat Hariz mató a Usman bin Abdul-lah bin Mughaira Majzumi y tomó su armadura, que incluía la coraza corporal, el casco y la espada. El Santo Profeta (sa) le otorgó más tarde estos mismos artículos como botín de guerra.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 386, Harith bin Simmahra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 615, Harith bin Simmahra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Cuando el Santo Profeta (sa) se enteró de la muerte de Usman bin Abdul-lah, elogió a Dios Todopoderoso por haberlo hecho perecer, ya que era un peligroso enemigo del islam, y extremadamente hostil. Era un Mushrik [idólatra] y había acudido completamente equipado con sus armas, para infligir daño al Santo Profeta (sa).

El día de la batalla de Uhud, el Santo Profeta (sa) preguntó acerca de su tío Hamza. Hazrat Hariz fue a buscarlo. Transcurrido un largo lapso del tiempo, Hazrat Ali (ra) salió también para averiguar, y cuando llegó hasta Hazrat Hariz, vio que Hazrat Hamza (ra) había sido víctima del martirio. Ambos Compañeros regresaron e informaron al Santo Profeta (sa) de su martirio.

Hazrat Hariz relata:

“En el día de la batalla de Uhud, mientras el Santo Profeta (sa) se encontraba en un valle estrecho de la montaña, me preguntó: ‘¿Has visto a Abdul Rahman bin Auf?’ En respuesta al Santo Profeta (sa), le dije: ‘Lo vi en la ladera de la montaña mientras el ejército de los idólatras lo estaba atacando. Al principio me iba a dirigir a él, pero luego le vi a usted y por eso vine aqui”. El Santo Profeta (sa) dijo:” Los ángeles le están protegiendo (a Abdul Rahman bin Auf (ra))”.(Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 615, Harith bin Simmahra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

En otra narración se dice que el Santo Profeta (sa) dijo que los ángeles se hallaban luchando junto a él. Hazrat Hariz (ra) dice así: “una vez que la batalla terminó, me dirigí a Abdul Rahman bin Auf (ra) y vi que habían muerto siete personas situadas frente a él. Le pregunté si los había matado a todos, y Abdul Rahman bin Auf (ra) respondió que había matado a tres de ellos, pero que ignoraba quién mató a los otros. Al oír esto, dije que la palabra de Dios y Su Mensajero (sa), es verdadera. Los ángeles habían estado ayudándole.

Hazrat Hariz fue parte de la delegación que fue a Bair-e-Maunah. En el momento en que ocurrió el suceso de Bair-e-Maunah, en el momento en que los Compañeros (ra) estaban siendo asesinados, Hazrat Hariz y Amr bin Ummayah habían salido para que pastaran los camellos.

Según Sirat Ibn Hisham, estos dos Compañeros fueron Amr bin Umayyah y Hazrat Munzir bin Muhammad; sin embargo, en otras narraciones se dice que fueron Hazrat Hariz y Amr bin Umayyah quienes fueron a dar de pastar a los camellos.(Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 615, Harith bin Al-Simmahra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Sirat ibn Hisham, p. 439, Hadith Bi’r Ma’unah, Dar ibn Hazm, Beirut, 2009)

No obstante, según la narración que menciona a estos dos nombres, cuando regresaron a su campamento, vieron que las aves se habían congregado allí y dedujeron que sus Compañeros habían sido martirizados. Hazrat Hariz preguntó a Hazrat Amr qué debían hacer. Amr respondió: “Creo que deberíamos regresar e informar al Santo Profeta (sa)”. Sin embargo, Hazrat Hariz dijo: “No me apartaré del lugar donde Munzir ha sido martirizado”. Y de esta manera, siguió adelante, y murió mártir mientras luchaba contra ellos.

Hazrat Abdul-lah bin Abi Bakr relata que Hazrat Hariz murió martirizado como resultado del gran número de lanzas que le arrojaron los enemigos, y que atravesaron su cuerpo.(Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 615, Harith bin Al-Simmahra, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

¡Que Al-lah el Todopoderoso continúe elevando el rango espiritual de los Compañeros que participaron en la Batalla de Badr!