En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
There is none worthy of worship except Allah, Muhammad is the Messenger of Allah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Date: 2018-11-23

La excelencia personificada

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Después de recitar el Tashahhud, Ta’awwuz y Surah Al-Fatihah, Hazrat Jalifat-ul-Masih V (aba) declaró:

 

A partir de hoy, retomaré de nuevo los relatos de los Compañeros [del Santo Profeta (sa)], que participaron en la Batalla de Badr. El primer Compañero que mencionaré es Hazrat Sinan Bin Abi Sinan, quien perteneció a la tribu de Banu Asad y fue un confederado de los Banu Abd Ash-Shams. Participó en la batalla de Badr. También acompañó al Santo Profeta (sa) en todas las batallas a las que se enfrentó, incluidos Uhud, Jandaq y Hudaibiya. Hay diferentes opiniones sobre quién realizó el primer Bai’at [juramento de lealtad] durante el Bai’at-e-Rizwan. Según algunos, fue Hazrat Abdul-lah Bin Umar quien realizó el Bai’at, mientras que otros han mencionado el nombre de Hazrat Salma Bin Akwa en su lugar. Sin embargo, según Waqidi, fue Hazrat Sinan Bin Abi Sinan quien realizó por primera vez el Bai’at. Sin embargo, otros opinan que fue el padre de Hazrat Sinan quien tuvo el honor de tomar el Bai’at [el pacto de iniciación] primero. En cualquier caso, está registrado en la historia que durante el Bai’at-e-Rizwan, el Santo Profeta (sa) comenzó a tomar el Bai’at, y Hazrat Sinan también extendió su mano para que pudiera tomar su Bai’at. Al hacerlo, el Santo Profeta (sa) preguntó: “¿Qué es lo que estás prometiendo?” Hazrat Sinan (ra) respondió: “Cualquier cosa que hayas decidido en tu corazón”. Sobre esto, el Santo Profeta (sa) dijo: “¿Qué he decidido? ¿Acaso lo sabes?” Ya que los Compañeros se sentían inspirados en la compañía del Santo Profeta (sa), el Compañero respondió: “Alcanzar la victoria o ser un mártir”. El resto de los allí presentes también comenzaron a decir que también querían realizar el Bai’at en los mismos términos en que Hazrat Sinan (ra) lo hacía. Hazrat Sinan (ra) se contaba entre los prominentes Compañeros Kabbar Muhayirin, [es decir, los que emigraron a Medina desde la Meca].

 

Cuando Tulaiha Bin Juwailid reclamó ser un profeta, fue Hazrat Sinan quien primero informó al Santo Profeta (sa) escribiéndole una carta, ya que él era el gobernador de Banu Malik en ese momento.

 

El segundo Compañero cuyo relato voy a mencionar es Hazrat Mehya, que anteriormente fue esclavo de Hazrat Umar. El nombre de su padre era Salih. Fue el primer mártir durante la batalla de Badr. Vino de Yemen. Al principio, fue llevado ante Hazrat Umar como prisionero. En ese momento, Hazrat Umar le liberó en un acto de benevolencia. Fue uno de los primeros Compañeros que emigraron a Medina. Participó en la batalla de Badr. Tuvo el honor, como se ha mencionado anteriormente, de ser el primer mártir del ejército musulmán. Estaba de pie entre dos filas, cuando una flecha le atravesó de repente y murió en consecuencia. Amir Bin Hazrami lo martirizó. Fue su flecha la que le quitó la vida. Hazrat Saad Bin Musayyab relata que cuando Hazrat Mehya fue martirizado, pronunció las siguientes palabras: “Ana mehja wa ila rabbi aryio”, es decir, soy Mehya y hacia mi Señor voy a regresar”.

 

Hazrat Mehya fue una de las personas sobre quien se reveló el siguiente versículo:

 

[árabe]

 

“Y no rechaces a quienes invocan a su Señor mañana y tarde, buscando Su Semblante”. [6:53]

 

Además de él, los siguientes Compañeros también fueron incluidos: Hazrat Bilal, Hazrat Sohaib, Hazrat Ammar, Hazrat Jabbab, Hazrat Utbah bin Ghazwaan, Hazrat Aus bin Jauli y Hazrat Amir bin Fuhaira. Este versículo revelado no significaba, Dios nos perdone, que el Santo Profeta (sa) rechazara a los pobres. Su amor, honor, respeto y amabilidad por los pobres fue incomparable y extraordinario, y podemos evaluar esto tanto en los Hadices [dichos del Santo Profeta (sa)] como en los testimonios personales de los pobres. En realidad, este versículo es una respuesta para las personas ricas y de alto abolengo que deseaban recibir más honor y respeto. En respuesta, Al-lah el Todopoderoso declaró que ya le había ordenado al Profeta (sa) que respetara y honrara a las personas empobrecidas, que han sobresalido en el recordatorio a Al-lah y en Su adoración, algo más valioso a los ojos de Al-lah el Todopoderoso que su riqueza personal y el honor familiar. De hecho, el Profeta de Al-lah hace lo que Al-lah le ordena. Por lo tanto, este versículo es en realidad una respuesta para aquellas personas acaudaladas que creían que su rango era superior y, por lo tanto, declaraban que el Profeta de Al-lah no se preocupaba por su honor y su riqueza. Sin embargo, estas otras personas sí le son queridas.

 

Otro Compañero es Hazrat Amir bin Mujal-lid. El nombre de su madre era Amarah bint Jansaa. Perteneció a Banu Malik bin Nayar de la tribu Jazrall. Tomó parte en las batallas de Badr y Uhud y fue martirizado el día de Uhud.

 

Otro Compañero es conocido por el nombre de Hazrat Hatib bin Amr bin Abdish-Shams. Abu Hatib fue su nombre patronímico y perteneció a la tribu de Banu Amir bin Loi. Asmaa bint Hariz bint Naufal fue su madre, que pertenecía a la tribu de Ashya. Hazrat Sohaib bin Amr, Hazrat Salid bin Amr y Hazrat Zakran bin Amr fueron sus hermanos. Amr bin Hatib estaba entre los hijos de Hazrat Hatib bin Amr y el nombre de su madre era Waita bint Alqamah. Antes de que el Santo Profeta (sa) fuera a Dar-ul-Arqam [Casa de Arqam, primer lugar donde los musulmanes se reunían y adoraban a Al-lah en secreto], había aceptado el islam a través de la predicación de Hazrat Abu Bakr. Emigró a Abisinia en dos ocasiones. Según una narración, la primera persona que llegó a Abisinia durante la primera migración fue Hazrat Hatib bin Amr bin Abdish-Shams. Cuando emigró de La Meca a Medina, se quedó en la casa de Hazrat Jafa bin Abd-il-Munzir, el hermano de Hazrat Abu Lababa bin Abd-il-Munzir. Participó en la Batalla de Badr junto con su hermano, Hazrat Salid bin Amr, y también participó en la Batalla de Uhud. Hazrat Salid bin Amr organizó el matrimonio entre el Santo Profeta (sa) y Hazrat Sauda bint Zama. Según algunos, Hazrat Abu Hatib organizó este matrimonio. La dote en esa ocasión era cuatrocientos dirhams. Los detalles de este matrimonio se han registrado en Tabaqat-ul-Kubra de la siguiente manera: que el primer marido de Hazrat Sauda, ​​Hazrat Sakran bin Amr, quien era hermano de Hazrat Hatib bin Amr, falleció en La Meca después de haber regresado de Abisinia. Cuando el Iddat [período de espera prescrito] de Hazrat Sauda llegó a su fin, el Santo Profeta (sa) le envió una propuesta de matrimonio. Hazrat Sauda dijo: “La decisión está en sus manos”. Sobre esto, el Santo Profeta (sa) dijo que debía nombrar a un hombre de su tribu para que la entregase en matrimonio a él. Posteriormente, Hazrat Sauda nombró a Hazrat Hatib bin Amr. Así, Hazrat Hatib entregó a Hazrat Sauda en matrimonio al Santo Profeta (sa). Después de Hazrat Jadiya, Hazrat Sauda fue la primera mujer con la que se casó el Santo Profeta (sa). Él [Hazrat Hatib] también participó en el Bai’at-e-Rizwan en Hudaibiya.

 

Luego, hay un Compañero llamado Hazrat Abu Huzaima bin Aus. El nombre de su madre era Amra bint Masud. Era el hermano de Hazrat Masud bin Aus. Hazrat Masud bin Aus también participó en la batalla de Badr. [Hazrat Huzaima] participó junto al Santo Profeta (sa) en todas las batallas, incluidas las batallas de Badr, Uhud y Jandaq [trinchera]. Falleció durante el Jalifato de Hazrat Usman.

 

Hay también un Compañero con el nombre de Hazrat Tamim Maula Jirash. Hazrat Tamim fue el esclavo liberado de Hazrat Jirash. El Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre él y Hazrat Jabbab bin ‘Utbah, que también era un esclavo liberado. Participó en las batallas de Badr y Uhud.

 

A continuación, hay un Compañero llamado Hazrat Munzir bin Qudamah. Hazrat Munzir bin Qudamah pertenecía a la tribu de Banu Ghanam. Participó en las batallas de Badr y Uhud. Según Al-lama Waqidi, fue designado para atender a los cautivos de Banu Qaynuqa.

 

Luego, hay un Compañero que se llama Hazrat Hariz bin Hatib. Su nombre patronímico era Abu Abdul-lah. El nombre de su madre era ‘Umama bint Samit. Perteneció a la tribu Ansaar de Aus. Era el hermano de Hazrat Za’labah bin Hatib. Hazrat Hariz bin Hatib y Hazrat Abu Lababa bin Abdul-Munzir se dirigían hacia la batalla de Badr junto al Santo Profeta (sa) cuando, en Rauha, el Santo Profeta (sa) nombró a Hazrat Abu Lababa bin ‘Abdul-Munzir Gobernador de Medina, mientras que a Hazrat Hariz bin Hatib, le nombró Amir [líder] de la tribu de Banu ‘Amr bin’ Auf, y los envió de vuelta a Medina. Sin embargo, considerando a ambos entre los Compañeros que habían participado en la batalla de Badr, se les dio también una parte del botín de guerra. Incluyendo las batallas de Badr, Uhud y Jandaq [trinchera], también tuvo la suerte de participar junto al Santo Profeta (sa) en el Bai’at-e-Rizwan. Ya que estaba preparado y de camino para participar en la batalla de Badr, y como había deseado participar de todo corazón, el Santo Profeta (sa) lo contó entre los que tomaron parte en la batalla de Badr, a pesar de que lo había enviado de regreso tras ser nombrado Amir [líder]. Durante la batalla de Jaybar, un judío, desde la parte superior de la fortaleza, disparó una flecha que alcanzó la cabeza de Hazrat Hariz bin Hatib, falleciendo tras el trance.

 

Otro Compañero fue Hazrat Za’labah bin Zaid. Perteneció a la tribu Ansaar de Banu Jazrall y participó en la batalla de Badr. Era el padre de Hazrat Zabit bin Al-Yiz’. El nombre patronímico de Hazrat Za’labah bin Zaid era Al-Yiz. Se llama Al-Yiz debido a su fuerte corazón, determinación y resolución. El tronco de un árbol fuerte también se llama Yiz, así como la viga de un techo. Dicho esto, poseía un corazón fuerte, determinación y resolución y, en consecuencia, se le otorgó el título de Al-Yiz. No se ha conservado ninguna narración de Hazrat Za’labah bin Zaid.

 

Otro Compañero fue Hazrat Uqbah bin Wahab. También se le conocía como Ibn Abi Wahab. Era de la tribu de Banu ‘Abdis-Shams, quien hizo un juramento con ‘Abd Manaf. Incluyendo las batallas de Badr, Uhud y Jandaq [trinchera], participó en todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa). Cuando una delegación judía vino a Medina para reunirse con el Santo Profeta (sa), les predicó, pero rechazaron abiertamente su mensaje. Hazrat ‘Uqbah bin Wahab estuvo entre los Compañeros, y les reprendió por su abierto rechazo. Este incidente se ha registrado de la siguiente manera: en una ocasión Nu’man bin Adha, Bhari bin Amr y Sha’ash bin ‘Adi llegaron hacia el Santo Profeta (sa). El Santo Profeta (sa) conversó con ellos y les invitó hacia el camino de Al-lah el Todopoderoso. Les invitó a unirse al islam y les advirtió sobre el castigo Divino. Su respuesta fue: “¡Oh Muhammad (sa), ¿por qué nos atemorizas? Somos hijos de Dios y somos Sus amados”, como dijeron los cristianos.

 

El siguiente versículo fue revelado por Al-lah el Todopoderoso en relación con ellos:

 

[Árabe]

 

“Los judíos y los cristianos dicen: ‘Somos hijos de Al-lah y Sus amados’. Entonces, di: ‘¿Por qué Él os castiga por vuestros pecados? No, solamente sois seres humanos entre todo lo que Él ha creado’. Él perdona a quien Él quiere y castiga a quien Él quiere. Y a Al-lah pertenece el Reino de los cielos y la tierra y lo que hay entre ellos, y hacia Él será el regreso”.

 

Según Ibn Ishaaq, después de que el Santo Profeta (sa) invitara al grupo a aceptar el Islam y les advirtiera sobre la asociación de los socios con Al-lah, no solo rechazaron al Santo Profeta (sa) sino también sus enseñanzas. Sobre esto, Hazrat Mu’az bin Yabl, Hazrat Saad bin Abada y Hazrat Uqbah bin Wahab dijeron:

 

“¡Oh pueblo judío! ¡Temed a Al-lah! Juramos por Al-lah, sabéis que Él es ciertamente el Mensajero de Al-lah. Fuimos testigos de cómo incluso antes de su declaración de Profeta, ya vosotros alabábais sus cualidades y carácter”.

 

En respuesta, Raafay bin Haraimla y Wahb bin Yahuza dijeron que nunca antes lo habían alabado, y que Dios ni había revelado ninguna escritura después de Moisés [as] ni revelaría ninguna escritura en el futuro. Dios no había enviado ninguna advertencia o portador de buenas nuevas después de Moisés [as] y tampoco lo haría ahora.

 

En otras palabras, lo negaron por completo, aunque hay profecías en la Torá. Este es el mismo caso de algunos de los eruditos musulmanes de hoy, que rechazan al Mesías Prometido (as). Antes clamaban para que apareciera un Mesías y ahora dicen que no vendrá ningún Mesías.

 

Otro Compañero es Hazrat Habib bin Aswad (ra). Hazrat Habib bin Aswad bin Saad fue un esclavo liberado de la tribu Ansaar Banu Haraam. Tomó parte en las Batallas de Badr y Uhud. No tuvo hijos. También se le menciona con el nombre de Jubaib.

 

Otro Compañero es Hazrat Huzaimah Ansaari (ra). Perteneció a la tribu Banu Ashya. Era un confederado de Banu Ghanam bin Maalik bin Nayaar. Participó en las Batallas de Badr, Uhud, Jandaq [trinchera] y todas las demás batallas con el Santo Profeta (sa). Falleció en la época de Hazrat Muawiya bin Abi Sufiyan.

 

Otro Compañero se llama Hazrat Raafay bin Hariz. Su nombre completo era Raafay bin Hariz bin Sawad. Perteneció a la tribu Ansaar de Banu Nayyar. Participó en todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa), incluida la Batalla de Badr, Uhud, Jandaq. Falleció durante el Jalifato de Hazrat Usman. Hazrat Raafay bin Hariz tuvo un hijo llamado Hariz.

 

Hazrat Rujaila bin Zalaba fue un Compañero que participó en la Batalla de Badr. Hay varias versiones de su nombre. Algunos decían que era Rujaila y otros Rullaila o Ruhaila y así sucesivamente. El nombre de su padre era Zalaba bin Jalid. Tomó parte en las Batallas de Badr y Uhud. Pertenecía a una rama de la tribu Banu Jazrall llamada Banu Bayaza. Acompañó a Hazrat Ali (ra) durante la batalla de Siffin.

 

Hazrat Yaabir bin Abdul-lah bin Reyaab fue otro Compañero. A Hazrat Yaabir se le cuenta entre los primeros seis hombres de entre los Ansaar que aceptaron el islam en La Meca. Hazrat Yaabir participó en todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa), incluidas Badr, Uhud y Jandaq. También ha relatado dichos del Santo Profeta (sa) (Hadices). En el primer compromiso en Aqabah, fue el primero entre los Ansaar en aceptar el islam. Algunos de los Ansaar se reunieron con el Santo Profeta (sa) por la noche con motivo de la primera Promesa en Aqaba. El Santo Profeta (sa) preguntó de qué tribu eran. Eran seis los presentes de la tribu de Banu Nayyar y Hazrat Yaabir procedió a proporcionar todos los detalles al responder. Los siguientes se convirtieron en musulmanes: Asad bin Zarara, Auf bin Haaris bin Raafay bin Afraa, Raafay bin Maalik bin All’laan, Qutbah bin Aamir bin Hadida, Uqbah bin Aamir bin Naabi bin Zaid y Yaabir bin Abdul-lah bin Riyaab. Cuando todos ellos fueron a Medina, predicaron y hablaron sobre el Santo Profeta (sa) a la gente.

 

Hazrat Zaabit bin Aqram bin Zalaba fue otro Compañero que participó en la Batalla de Badr. Su nombre era Hazrat Zaabit bin Aqram bin Zalaba bin Addi bin All-laan. Fue confederado de la tribu Ansaari Banu Amr Bin Auf. Además de Badr, tomó parte en todas las demás batallas con el Santo Profeta (sa). Cuando el Santo Profeta (sa) llegó a Medina le dijo a Asim bin Addi que hiciera su hogar en la mezquita. Sin embargo, Asim dijo:

 

“¡Oh, Mensajero de Al-lah, no convertiré esta mezquita en mi hogar, porque Al-lah el Todopoderoso ha revelado lo que tenía que revelar. Sin embargo, puede ofrecérsela a Zaabit bin Aqram porque él no tiene hogar!”

 

El Santo Profeta (sa), por lo tanto, le concedió este hogar. No tuvo hijos.

 

El lugar en la mezquita ofrecido fue probablemente parte de las inmediaciones de la mezquita, o justo al lado de la mezquita, donde quizás se ofrecían oraciones. De todas formas siento que los traductores no han traducido este pasaje correctamente. Algunos pasajes deben estar contextualizados y por eso el Research Cell que envía estas notas debe hacer un poco de investigación antes de enviarlas. No deben simplemente traducir las notas y enviarlas como hacen los niños en la escuela.

 

En la batalla de Mu’ta, después del martirio de Abdul-lah bin Rawaha, la bandera del islam fue tomada por Hazrat Zaabit bin Aqram. Dijo:

 

“¡Oh musulmanes! Nombrad a alguien de entre vosotros como vuestro líder.”

 

La gente respondió:

 

“Te nombramos a ti como nuestro líder”.

 

Dijo que no podía ser el líder. Posteriormente las personas nombraron a Hazrat Jalid bin Walid como su líder. Esto está relatado en Sirat Un Nabi de Ibn Hisham (Vida / Biografía del Santo Profeta). La historia relata que en la batalla de Mu’tah, cuando los musulmanes vieron por primera vez el numeroso ejército enemigo con sus armas, pensaron que sería imposible luchar contra ellos. Lo narra Hazrat Abu Hurairah, que había participado en la batalla de Mu’tah. Relata que, cuando vieron el gran número de adversarios con armamento, caballos, oro y seda, sintieron que era imposible que los musulmanes los desafiaran; la sola visión le desconcertó. Sobre esto, Hazrat Zaabit bin Aqram le dijo:

 

“¡Oh Abu Huraira! Estás desmoralizado al ver el enorme ejército”.

 

Hazrat Abu Huraira respondió que así era. Hazrat Zaabit dijo:

 

“¿No te uniste a nosotros en Badr? ¿No salimos victoriosos a pesar del mayor número de adversarios? De hecho, obtuvimos la victoria a través de la Gracia de Al-lah, y aquí también seremos testigos de lo mismo”.

 

Durante el Jalifato de Hazrat Abu Bakr (ra), se fue con Hazrat Jalid bin Walid (ra) a enfrentarse a los rebeldes. Al enfrentarse al enemigo, Hazrat Jalid bin Walid (ra) no atacaba si escuchaba las palabras del Azan (la llamada a la oración en el islam), y si no escuchaba las palabras del Azan, entonces procedía con el ataque. Cuando llegó a enfrentarse a una tribu en la ubicación de Buzaja, envió a Hazrat Okasha bin Mehsin y Hazrat Zaabit bin Aqram como reporteros para recabar información sobre el enemigo. Ambos montaban en sus caballos; el nombre del caballo de Hazrat Okasha era Alzaraam y el nombre del caballo de Hazrat Sabit era Al-Mahbar. Ambos se enfrentaron a Tulayha y a su hermano Salma, que también era informante para el otro ejército. Tulayha se enfrentó contra Okasha y Salama contra Hazrat Sabit y los dos hermanos martirizaron a ambos Compañeros.

 

Hay otra narración de Abu Waqid Layswi:

 

“Éramos unos doscientos jinetes cabalgando delante del ejército y Hazrat Zaid bin Jitaab era nuestro Amir. Sabit y Okasha estaban frente a nosotros. Era insoportable verlos cuando pasábamos junto a ellos (cuando el ejército los capturó después de su martirio). Hazrat Jalid y el resto del ejército musulmán estaban detrás de nosotros. Permanecimos junto a los martirizados hasta que llegó Hazrat Jalid. Los enterramos con su misma ropa manchada de sangre en el mismo lugar de su martirio, siguiendo las instrucciones de Hazrat Jalid”.

 

Se narra que cuando Tulayha se convirtió al islam, Hazrat Umar (ra) le dijo:

 

“No te amaré porque tú eres la razón del martirio de dos musulmanes Hazrat Okasha y Hazrat Zaabit bin Aqram”.

 

Aquellos que los habían martirizado más tarde se convirtieron en musulmanes. Esta fue la respuesta que les dió Hazrat Umar: “No podré amaros porque habéis matado a dos hermanos musulmanes”.

 

Tulayha respondió:

 

“Oh, líder de los creyentes: Al-lah el Todopoderoso los honró en mis manos”.

 

No tenía progenie. Muhammad Bin Umar relata: Tulayha martirizó a Hazrat Zaabit en 12 de la Hegira en la ubicación de Buzaja.

 

Otro Compañero se llamaba Hazrat Salma bin Salama y participó en la Batalla de Badr. Pertenecía a los Ansaar y a Banu Ashar, de la tribu de Banu Aus. Fue uno de los primeros en creer en el Santo Profeta (sa) cuando las noticias de su advenimiento llegaron a Medina. Participó en el primer y segundo Bait-e-‘Aqbah. Tuvo el honor de participar en todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa), incluyendo la batalla de Badr. Hazrat Umar lo nombró gobernador de Yamama durante su Jalifato.

 

Umar bin Qatadah declara:

 

“El Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre Hazrat Salma bin Salama y Hazrat Abu Sabra bin Abi Raham”.

 

Sin embargo, según Ibn-e-Ishaaq, esta hermandad se estableció entre Hazrat Salma bin Salama y Hazrat Zubair bin Awam.

 

Narrando él mismo un incidente de su infancia, dijo:

 

“Una vez, cuando era joven y estaba sentado entre algunos miembros de mi familia, vino allí un erudito judío y comenzó a hablar sobre el Día del Juicio, la rendición de cuentas y la ponderacion de buenas y malas obras, del cielo y del infierno. Dijo:

 

“Los politeístas y adoradores de ídolos serán arrojados al fuego del infierno”.

 

Dado que los miembros de su familia eran adoradores de ídolos, no entendían el concepto de que los muertos resucitaran. Le preguntaron a este erudito judío: “¿Se resucitará a los muertos de nuevo y serán responsables de sus acciones en el futuro?” No comprendían el concepto del Más Allá. Él respondió: “Sí”. Preguntaron: “¿Hay alguna señal de esto? “En respuesta, señaló hacia La Meca y Yemen y declaró: “Un Profeta emergerá de aquí”. Le preguntaron: “¿Cuándo surgirá este Profeta?” Señaló hacia mí. Yo era un niño en aquel tiempo. Señaló hacia mí y dijo: “Si este niño vive, entonces seguramente verá ese Profeta”. Hazrat Salma dice: “Sólo habían pasado unos pocos años desde este incidente cuando escuchamos sobre el advenimiento del Santo Profeta (sa) y todos le aceptamos”. Todos los adoradores de ídolos y del fuego, todos le aceptaron. “Ese mismo erudito judío también estaba vivo en esa época pero no aceptó al Santo Profeta (sa) debido a los celos. Le dijimos: ‘Fuiste tú quien nos informó sobre el advenimiento del Santo Profeta (sa) y ahora eres el que no le acepta’. Respondió diciendo: ‘Este no es el Profeta de quien solía hablar’. Y dijo que, en última instancia, esta persona falleció en estado de incredulidad”.

 

Durante el Jalifato de Hazrat Usman (ra), cuando la discordia aumentó significativamente, Hazrat Salma bin Salama se retiró y se dedicó a la adoración de Dios. Es decir, se aisló en la adoración a Dios debido al aumento de los conflictos y las discordias. No hay acuerdo sobre el momento de su fallecimiento. Algunos dicen que falleció en el 34 de la Hégira y otros dicen que falleció en el 45 de la Hégira. En el momento de su fallecimiento, tenía 74 años de edad. Falleció en Medina.

 

Luego está Hazrat Yabr bin Atiq, un Compañero que participó en la Batalla de Badr. Participó en la Batalla de Badr y en todas las otras batallas con el Santo Profeta (sa). Vivió en Medina y permaneció allí hasta que falleció el Santo Profeta (sa). El título de Hazrat Yabr bin Atiq era Abdul-lah. Tuvo dos hijos: Atiq y Abdul-lah y una hija llamada Umm-Zabit. El Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre Hazrat Yabr bin Atiq y Hazrat Jubbab bin Arat. En la conquista de La Meca, fue el abanderado de Banu Mu’awiyah bin Malik. Hazrat Yabr bin Atiq falleció en el año 61 depués de la Hégira durante la era de Yazid bin Mu’awiyah a la edad de 71 años.

 

Hazrat Zabit bin Za’labah es el nombre de otro Compañero. También fue llamado Zabit bin Yizr. Estuvo presente entre los 70 Compañeros durante el segundo Bai’at de Aqbah. Acompañó al Santo Profeta (sa) durante las Batallas de Badr, Uhud, Jandaq, Hudaibiya, Jaibar, la conquista de La Meca y durante la Batalla de Ta’if. Fue martirizado durante la batalla de Taif. Hazrat Zabit participó en la batalla de Badr junto con su padre, Hazrat Za’labah.

 

Otro Compañero es Hazrat Suhail bin Wahb. Su nombre era Hazrat Suhail bin Wahb bin Rabi’ah bin Amr bin Amir Quraishi. Su madre era Daad, pero ella era más conocida como Baizaa. Por esta razón, también era conocido como Ibn Baizaa. Por esa razón, en algunos libros se puede encontrar que su nombre es Suhail bin Baizaa. Perteneció a la rama Banu Fehr de la tribu Quraish. Aceptó el islam en sus primeros años. Después de aceptar el islam, emigró a Abisinia y permaneció allí durante mucho tiempo. Cuando el islam comenzó a predicarse abiertamente, regresó a La Meca y luego fue a Medina después del Santo Profeta (sa). Junto a Hazrat Suhail estaba su hermano Hazrat Safwan bin Baizaa, que participó en la batalla de Badr. Cuando participó en la batalla de Badr tenía 34 años. Acompañó al Santo Profeta (sa) en la Batalla de Uhud, Jandaq y en todas las demás batallas. Su tercer hermano, Sahl, participó en la Batalla de Badr del lado de los idólatras. Al-lamah ibn Hallr Asqilani escribe que Sahl aceptó el islam en La Meca, pero no se lo reveló a nadie, por lo que los Quraish se lo llevaron a Badr y fue encarcelado. Hazrat ibn Mas’ud escribió en un testimonio que le observó orar en La Meca, por lo que fue liberado. Más tarde falleció en Medina y el Santo Profeta (sa) dirigió su oración fúnebre y la de Hazrat Suhail en la mezquita.

 

Hazrat Suhail bin Baizaa narra que el Santo Profeta (sa) lo sentó detrás en su montura en el viaje a la batalla de Tabuk. Dice que el Santo Profeta (sa) exclamó en voz alta, “¡Oh Suhail!”. El Santo Profeta (sa) repitió esto 3 veces y cada vez, Hazrat Suhail respondía: ‘¡Labbaik ya Rasulul’lah!’ de tal manera que las otras personas también podían escucharlo. Posteriormente, las personas que iban delante se apresuraron hacia él y los que estaban detrás también se acercaron. Esta era su manera de llamar la atención a toda la gente. El Santo Profeta (sa) dijo entonces: “Sobre aquel que da testimonio de que Al-lah el Todopoderoso no tiene copartícipe, Él es Uno y no hay nadie como Él, Al-lah el Todopoderoso evitará que esa persona entre al Fuego”. Esto es parte de la historia que los musulmanes leen, pero es también una definición de un musulmán; sin embargo, las acciones y edictos de los musulmanes están en contradicción con esto.

 

Hazrat Anas relata que no solíamos beber ningún vino específico, salvo Fadij, es decir, el vino elaborado a partir de los dátiles. Dice que una vez cuando estaba de pie ofreciéndo a Abu Talha vino, de repente una persona vino y dijo: “¿No has recibido la noticia?” Preguntó: “¿Qué noticia?” Respondió: “El vino ha sido prohibido”. Las personas a quienes Hazrat Anas estaba dando de beber le dijeron a Anas: “Anas, vacía estos cántaros.” Tras recibir la noticia nunca volvieron a preguntar sobre el vino, ni lo volvieron a beber. Se emitió una orden y obedecieron de tal manera que nunca volvieron a preguntar por el vino. Se recoge en otro Hadiz que con Hazrat Abu Talha estaban Hazrat Abu Dayyana y Suhail bin Baizaa, que bebían vino en ese momento. En el año 9 después de la Hégira, en el camino de regreso de la batalla de Tabuk, falleció, y el Santo Profeta (sa) dirigió su oración fúnebre en Masyid Nabwi. En el momento de su fallecimiento no tenía descendencia. Hazrat Ubad bin Abdul-lah bin Zubair narra que Hazrat Aisha ordenó que el féretro funerario de Hazrat Sa’d bin Abi Waqqas debía pasar a través de la mezquita, es decir, que debía llevarse a la mezquita para que en ella también pudiera realizarse la oración fúnebre. La gente pensó que esta petición de Hazrat Aisha era inadecuada y extraña, por lo que Hazrat Aisha preguntó: “¿Tan rápido olvidáis que el Santo Profeta (sa) dirigió la oración fúnebre de Suhail bin Baizaa en la mezquita?”

 

Tenían la impresión de que debía realizarse en un espacio abierto, por lo que Hazrat Aisha los corrigió diciendo que la oración fúnebre se podía realizar en la mezquita.

 

Hazrat Tufail bin Hariz fue un Compañero que junto a sus hermanos Hazrat Ubaidah y Hazrat Hasib participaron en las Batallas de Badr, Uhud, Jandaq y todas las demás batallas con el Santo Profeta (sa). El Santo Profeta (sa) estableció el vínculo de hermandad entre Hazrat Tufail bin Hariz y Mundhir bin Muhammad y de acuerdo con algunas narraciones con Hazrat Sufyan bin Nasr. Hazrat Tufail falleció a la edad de 70 años en 32DH [después de la Hégira, Hillra].

 

Luego hay otro Compañero llamado Hazrat Abu Salid Usairah bin Amr. Usairah bin Amr era su nombre, y Abu Salid era su nombre patronímico y era más conocido como Abu Salid. Su padre, Amr, también era conocido por el nombre patronímico de Abu Jariyah. Participó con el Santo Profeta (sa) en la Batalla de Badr y todas las otras batallas. Perteneció a la rama Adiy bin Nayyar de la tribu Jazrall. Su padre, Abu Jariyah bin Amr bin Qais también fue un Compañero que participó en la Batalla de Badr. Su hijo Abdul-lah le contó que el Santo Profeta (sa) prohibió comer la carne de burro, aunque en aquel entonces las ollas estaban llenas con carne de burro, por lo que vaciaron las ollas de inmediato.

 

Hazrat Za’labah bin Hatib Ansaari era un Compañero de Banu Amr bin Auf. Participó en la batalla de Badr y Uhud. Perteneció a la rama Banu Amr bin Auf de la tribu Aus, como se ha mencionado. Hay narraciones que indican que participó en la Batalla de Badr y algunas otras batallas.

 

Hazrat Ummamah Bahli narra que Za’labah bin Hatib Ansaari fue al Santo Profeta (sa) y dijo: “¡Oh, Mensajero de Al-lah, ruega a Al-lah el Todopoderoso que me conceda la riqueza!”. El Santo Profeta (sa) dijo entonces: “¡Qué pocos son los que están agradecidos y son capaces de controlar su riqueza!’. No oró en ese momento. Poco después, se acercó a él una vez más y le pidió [al Santo Profeta sa]: “¡Ora para que se me conceda la riqueza!”. El Santo Profeta (sa) luego respondió: “¿No es suficiente mi ejemplo para ti con respecto a la riqueza que deseas? El Santo Profeta (sa) dijo entonces: “Por aquel en Cuyas manos está mi vida, si yo dijera a las montañas que se conviertan en oro y plata para mí, ciertamente sucedería, y sin embargo no lo hago. Puesto que no es correcto sentir un deseo tan grande por la riqueza.’ Por tercera vez, fue al Santo Profeta (sa) y le dijo:’ ¡Ora a Dios, que te envió con la verdad, para que me otorgue riqueza!’. El Santo Profeta (sa) entonces oró para que Za’labah obtuviera riqueza. El narrador declara que tenía algunas cabras, pero después de esto fue bendecido tan inmensamente que se multiplicaron como las hormigas y los insectos. Ocurrió que, para cuidar de ellos, dejó de ofrecer sus oraciones de Zuhr y Asr en la mezquita, y lo hacía en casa. Luego el ganado aumentó aún más y dejó de asistir a las oraciones del viernes. El viernes, el Santo Profeta (sa) solía preguntar por la gente, y preguntó también por Za´labah. La gente dijo que tenía un rebaño de cabras tan grande que ocupaba todo el valle, y le llevaba tiempo ocuparse de ellas. El Santo Profeta (sa) expresó su profundo pesar al oírlo.

 

Expresó su pesar tres veces. Después, cuando los versículos sobre el zakat [gasto en la causa de Al-lah] fueron revelados, el Santo Profeta (sa) envió a dos personas para que fueran a recolectarlo de Za’albah. Cuando llegaron, él no lo pagó e inventó una excusa. Después dijo: “mejor será que recojáis el zakat de otros lugares y antes de volver a casa, os paséis por aquí”. Los recaudadores así lo hicieron. En un lugar, una persona ofreció como zakat a su mejor camello. Los recaudadores declararon que no requerían su mejor posesión, sin embargo, el hombre les dijo que lo hacía con suma felicidad. Es un largo relato pero él [Za´labah] no pagó el zakat. Los individuos que fueron a recoger el zakat volvieron y narraron lo ocurrido al Santo Profeta (sa), quien dijo que le había sido revelado el siguiente versículo:

 

[árabe]

 

Éstos fueron los versículos 75-77 del sura Al-Taubah. En ese momento, un familiar de Za´albah se encontraba sentado en la reunión con el Santo Profeta (sa). Al oír este incidente, fue a verle y le dijo: “¡Oh Za´albah! ¡Ay de ti! Al-lah el Todopoderoso ha revelado estos versículos”. Za´albah fue con el Santo Profeta (sa) y le pidió que aceptara su zakat. El Santo Profeta (sa) respondió: “Al-lah el Todopoderoso me ha prohibido aceptarlo”. Así, tras este intento fallido, regresó sin éxito. Después, en la época de Hazrat Abu Bakr (ra), ofreció de nuevo su zakat, pero no fue aceptado. Del mismo modo, en la época de Hazrat Umar (ra) su zakat fue rechazado porque Hazrat Umar (ra) dijo que él no aceptaría algo que el Santo Profeta (sa) había refutado. Después cuando Hazrat Usman (ra) se convirtió en Jalifa, solicitó que su zakat fuera aceptado pero también fue denegado, y fue en la época de Hazrat Usman (ra) cuando falleció.

 

En lo que respecta a este incidente, por un lado se dice que los Compañeros Badri entraron en el paraíso y por otro, hay una larga reseña en la que se dice que su zakat no fue aceptado. Cuando leí este relato, un pensamiento cruzó mi mente y seguramente os ha ocurrido lo mismo al escucharlo. ¿Cómo es posible esto? Quizá esta narración es incorrecta y puede referirse a otra persona. Al-lama ibn Hayar Asqalani ha mencionado este incidente. Escribe su opinión acerca de esto y dice:

 

“Si este incidente es cierto y ocurre como se menciona, entonces, en mi opinión, sería inapropiado atribuir este suceso a Hazrat Za´albah porque él era un Compañero Badri, y sobre ellos, Al-lah el Todopoderoso ha anunciado abiertamente que serán perdonados. Además, no es posible que Hazrat Za´albah tuviera algún tipo de hipocresía o debilidad”.

 

Al-lama ibn Hayar Asqalani escribe:

 

“Según la referencia de Ibn Qalbi es evidente que hay dos tipos de personas, el Compañero Badri fue martirizado en la batalla de Uhud. Esta narración está reforzada por otra referencia donde Ibn Mardwiya ha narrado desde Atiya, bajo la autoridad de Ibn Abbas, que según el comentario del versículo mencionado anteriormente, Ibn Abbas ha registrado un incidente en el que hubo un hombre con el nombre de Za’albah bin Abi Haatib, de entre los Ansaar. En una de las reuniones, vino y dijo que si Dios Todopoderoso le otorga Su Gracia sobre él, entonces … [el mencionado incidente que se ha narrado]. Esta persona era Za’albah bin Abi Haatib, aunque en relación a los Compañeros Badri se llamaba, por unanimidad, Za’albah bin Haatib. Este hecho está probado por la declaración del Santo Profeta (sa), que dijo que ningún musulmán que participara en Badr y Hudaibiyah, entraría en el infierno. Además de esto, hay un Hadiz e Qudsi en el que Al-lah el Todopoderoso declaró en relación a los Compañeros Badri que, hiciesen lo que hiciesen, estaban perdonados”.

 

Además escribe:

 

“Si una persona tiene este tipo de rango, ¿cómo recompensará Al-lah el Todopoderoso la hipocresía de su corazón? Si uno alberga hipocresía en su corazón, no es posible que sea admitida en el paraíso.”

 

Continúa diciendo:

 

“Además, ¿cómo pueden revelarse todas estas noticias en relación a alguien que alberga hipocresía en el corazón? De este modo, este punto aclara que la persona del incidente no es la misma, y no es Hazrat Za´albah. Él fue martirizado anteriormente y el que se menciona en el incidente fue Za´albah bin Abi Haatib”.

 

La razón por la que hubo una confusión entre ambos ha sido porque los nombres suenan igual. Za´albah bin Haatib y Za´albah bin Abi Haatib son dos personas diferentes.

 

Este concepto erróneo nunca puede surgir en relación a un Compañero Badri. ¡Qué Al-lah recompense a Al-lamah Hayar Asqalani, que aclaró este incidente con gran discernimiento y claridad! Libró al Compañero Badri de la acusación a la que estaba siendo sometido en su contra utilizando una evidencia histórica.

 

Luego hay otro Compañero llamado Hazrat Saad bin Usman bin Jaldah Ansaari. Según algunos, su nombre es Saad bin Usman y participó en la Batalla de Badr. Fue unos de esos Compañeros que abandonaron su puesto durante la Batalla de Uhud. Sin embargo, Al-lah el Todopoderoso les perdonó a todos en el Sagrado Corán. Era el hermano de Hazrat Uqbah. En una ocasión el Santo Profeta (sa) fue a Bir-e-Ehaa en Harrah, que en aquellos días estaba bajo la ocupación de Hazrat Saad, y este dejó a su hijo Ubadah para que diera de beber agua a la gente. Hazrat Ubadah no pudo reconocer al Santo Profeta (sa). Cuando Hazrat Saad regresó y Hazrat Ubadah narró la descripción de la persona que vino, Hazrat Saad dijo que era el Santo Profeta (sa) a quien no reconoció. Entonces instó a su hijo a que fuera corriendo para verle. Cuando lo hizo, el Santo Profeta (sa) puso su mano sobre la cabeza de Hazrat Ubadah y oró por él. Hazrat Saad bin Usman tenía 80 años cuando falleció.

 

Otro Compañero se llama Hazrat Amir bin Umaiyyah. Era el padre de Hazrat Hashaam bin Amir. Participó en la Batalla de Badr y fue martirizado en la Batalla de Uhud. Pertenecía a la tribu de Banu Adi bin Nayyar. Hazrat Hashaam bin Amir relata que se le preguntó al Santo Profeta (sa) sobre los preparativos del entierro de los martirizados en esta Batalla. El Santo Profeta (sa) ordenó cavar una gran tumba y colocar dos o tres cuerpos en cada una. También ordenó que la persona que más había memorizado el Sagrado Corán fuera la primera en ser enterrada. Hazrat Hasham bin Amir relata que su padre, Amir bin Umaiyyah, fue bajado a la tumba antes que los otros dos. En una ocasión el hijo de Hazrat Amir, Hashaam bin Amir fue con Hazrat Aisha (ra) y ella le dijo que era un excelente individuo. Sin embargo no tuvo descendencia.

 

Hay otro Compañero llamado Hazrat Amr bin Abi Sarha, aunque Waqdi ha registrado su nombre como Muamar bin Abi Sarha. Perteneció a la tribu de Banu Hariz bin Fehr y su apodo era Abu Said. Falleció el 30 de la Hégira en Medina durante la época de Hazrat Usman (ra). Su hermano, Hazrat Wahab bin Abu Sarha, era de entre quienes emigraron a Abisinia, y ambos hermanos participaron en la batalla de Badr. También participaron en todas las batallas junto al Santo Profeta (sa), incluyendo la batalla de Uhud y Jandaq [la batalla de la de la trinchera]. No tuvo progenie. Cuando emigró de La Meca a Medina, se quedó en la casa de Hazrat Kulzum bin Hadam.

 

Hay otro Compañero llamado Hazrat Isma bin Hussain que pertenecía a la tribu de Banu Auf bin Jazrall. Tanto él como su hermano, Jubail bin Wabrah se llamaban como su abuelo, Wabrah. Algunos han escrito que intervino en la Batalla de Badr, aunque otros opinan que no participó.

 

Hazrat Jalifa bin Adi. También hay distintas opiniones sobre su nombre; algunos han escrito su nombre como Jalifa bin Adi y también Ulaifa bin Adi. Tomó parte en las batallas de Badr y Uhud. Jalifa bin Adi bin Amr bin Malik bin Amr bin Malik bin Ali bin Biyaza fue uno de los Compañeros que participaron en la Batalla de Badr. Abrazó al islam antes de la batalla de Badr, y lo primero que hizo fue tomar parte en dicha batalla. Tuvo, por lo tanto, el honor de ser contado entre los Compañeros que participaron en la Batalla de Badr. También participó en la batalla de Uhud, pero a partir de entonces no se le menciona en ningún relato histórico. Sin embargo, su nombre reaparece durante la era del califato de Hazrat Ali, en el cual participó en todas las contiendas bélicas que tuvieron lugar en aquel tiempo. Tampoco hay ninguna mención sobre el año de su fallecimiento en ningún relato de la historia.

 

Hazrat Muaz bin Mu’az fue martirizado durante el incidente de Bir-e-Mauna. El nombre de su padre se menciona como Mais. Perteneció a la tribu de Zarqi, que era parte de la tribu Jazrall. Según algunas narraciones, participó en la Batalla de Badr y Uhud, y murió martirizado durante el incidente de Bir-e-Mauna. Sin embargo, según otra tradición, sufrió una lesión durante la Batalla de Badr y falleció más tarde como resultado de esa lesión. Junto a él, su hermano, Aaiz bin Mu’az también participó en la batalla de Badr. Después del Tratado de Hudaibiya, Oena bin Hisan junto con la tribu de Ghasfan atacaron a los camellos del Santo Profeta (sa) que pastaban en el bosque, y mataron a la persona que había sido encargada de cuidarlos. También se llevaron a su esposa y a los camellos. Cuando se informó al Santo Profeta (sa) sobre este incidente, envió a ocho jinetes para perseguir a los enemigos, y Hazrat Mu’az bin Maiz estaba entre ellos. Hay otra narración que afirma que Hazrat Abu Ayaash también estaba entre esos ocho jinetes. Antes de su partida, el Santo Profeta (sa) le dijo a Hazrat Abu Ayaash que debía entregar su caballo a alguien que fuera un jinete más hábil que él. Abu Ayaash respondió: “¡Oh, Profeta (sa) de Al-lah! Yo soy el jinete más hábil de todos”. Apenas había recorrido 50 yardas después de decirlo cuando, de repente, su caballo lo arrojó al suelo. Abu Ayaash afirma que se sintió extremadamente preocupado, porque el Santo Profeta (sa) le había dicho que era mejor que le hubiera dado el caballo a otra persona, aunque él había insistido que era el más hábil de todos. Según Banu Zariq, Hazrat Muaz bin Mu’az o Aiz bin Mu’az recibieron el caballo de Abu Ayaash.

Hazrat Sa’d bin Zaid Al-Ashari es otro Compañero que perteneció a la tribu Ansaar de Banu Abdil Ashar. Participó en la batalla de Badr y, según algunos, también estuvo presente en la ocasión del juramento de Aqabah. Participó en todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa), incluida la Batalla de Badr, Uhud y la de la Zanja. El Santo Profeta (sa) puso a los prisioneros de Banu Quraiza bajo su custodia, y, a cambio de ellos, compró caballos y armas en Nayad. Según una narración, Hazrat Sa’d bin Zaid ofreció como regalo una espada de Nallran al Santo Profeta (sa); el Santo Profeta (sa) dio esa espada a Hazrat Muhammad bin Musalma, diciéndole: “Haz la Yihad con ella en el camino de Al-lah el Todopoderoso, pero cuando veas que la gente comienza a disputar entre sí, tírala sobre una piedra y permanece en casa”. Es decir, no participes en ningún tipo de discordia o desorden.

¡Que Al-lah el Todopoderoso haga posible que los musulmanes de hoy, que en la actualidad se están matando unos a otros, también se adhieran a este principio! !Que Él establezca la paz en el mundo! !Que Al-lah el Todopoderoso continúe elevando el estatus de los Compañeros, y que nos permita también realizar acciones virtuosas, ofrecer sacrificios y conducir nuestras vidas con sinceridad y devoción!

Send this to a friend