Date: 2018-03-23

El Mesías Prometido y Mahdi (as)

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Después de recitar TashahhudTa’wwuz, y el Surah Al- Fatihah, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) afirma:

Hoy es 23 de marzo. Este día se conmemora en la Comunidad el Día del Mesías Prometido (as) y en este día la Comunidad también celebra Yalsas [convenciones] en relación a esto. En los próximos dos días, a medida que se aproxime los fines de semana, muchas congregaciones celebrarán estos Yalsas y narrarán la historia, los antecedentes y todos los demás aspectos relacionados con esto.

En este momento, presentaré algunos fragmentos del Mesías Prometido (as), en el cual él ha elucidado el propósito del advenimiento del “Mesías Prometido”, su necesidad y su rango. Después de haber hecho su declaración, los supuestos eruditos musulmanes no dejaron ninguna piedra sin remover, hicieron todo lo posible para incitar a los musulmanes en general contra él, y todavía continúan haciéndolo. Sin embargo, con la ayuda de Al-lah el Todopoderoso, su Comunidad continúa progresando y la gente pura se une a la Comunidad.

Sin embargo, el Mesías Prometido (as) afirma, al mencionar su advenimiento de acuerdo con las promesas divinas, y la proclamación de que él era ciertamente el Mesías esperado:

“Se ataca injustamente el verdadero Tauhid (Unicidad)  de lo divino y contra el honor, la santidad y veracidad del Santo Profeta (sa) y en contra de la veracidad del Sagrado Corán. ¿Acaso no incumbe al honor de Dios, el Supremo, elevar en esta edad a un individuo para romper la (falsa doctrina) de la cruz?, ¿Acaso ha olvidado Su promesa Dios el exaltado:  (Árabe) [En verdad, nosotros mismos hemos enviado esta exhortación, y ciertamente seremos Sus guardianes. (Al Hijr: 10)]? Ciertamente, no. Las promesas de Dios son siempre verdaderas. Él ha enviado un amonestador al mundo de acuerdo con Su promesa. El mundo no lo aceptó, pero Dios el Todopoderoso seguramente lo aceptará y establecerá su veracidad a través de señales poderosas. Os digo sinceramente que he venido como el Mesías Prometido(as), de acuerdo con la promesa de Dios. Aquel que quiera aceptarme que me acepte y el que quiera rechazarme que me rechace.

Sin embargo, vuestro rechazo no supondrá ninguna diferencia. Lo que Dios ha prometido ciertamente sucederá, porque Dios ha hecho esta promesa en Braheen-e-Ahmadiyya: (Árabe) [Al-la y su Profeta han dicho la verdad y la promesa se cumplirá).”

Después, en otra ocasión, dijo:

“(Deberían) examinar esta dispensación de acuerdo con los preceptos de la Profetazgo y luego ver por sí mismos quién está en lo correcto. Los principios imaginarios y sugerencias no tienen ningún valor y tampoco afirmo mi veracidad basada en cosas imaginarias. Más bien mido mis afirmaciones contra los estándares de los preceptos del profetazgo. Por lo tanto, ¿por qué no debe examinarse esta veracidad de acuerdo con este principio? Estoy seguro de que aquellos que escuchan mis palabras con una mente abierta obtendrán beneficios de ellos y llegarán a creer. Sin embargo, aquellos que albergan malicia y rencor en sus corazones no podrán beneficiarse de mis palabras. Su similitud es la de un individuo con estrabismo (alguien con estrabismo y con doble visión). No importa cuántos argumentos se le proporcionen de que solo hay un objeto, no dos, él no los aceptará.”

Luego conto una historia en la que hubo una vez un hombre que tenía estrabismo. Su maestro le dijo que trajera un espejo de dentro. Entró y regresó diciendo que había dos espejos, ¿cuál debía traer? El maestro respondió que solo hay un espejo, no dos. El sirviente dijo “¿Acaso soy un mentiroso?” El maestro respondió que entonces rompiera  uno de ellos. Cuando se rompió el espejo, se dio cuenta de que, de hecho, estaba equivocado y que solo había un espejo.

El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“Por lo tanto, ¿qué debo decir a las personas con estrabismo que se oponen a mí? En resumen, observamos que si hay algo que estas personas son capaces de presentar en repetidas ocasiones, entonces es una colección de hadices [tradiciones del Santo Profeta (sa)] que ellos mismos no consideran ser algo más significativo que una colección de dudas y especulación. No saben que llegará un momento en que la gente se reirá de sus discursos vanos”.

La gente se burlará de sus absurdas afirmaciones.

El Mesías Prometido (as) declara:

“Es el derecho de cada buscador de la verdad solicitarnos la prueba de nuestro alegación”.

Es absolutamente correcto que se pidan pruebas. Todos tienen el derecho de hacerlo. Para esto, presentamos exactamente lo que han presentado los profetas [anteriores]. El Mesías Prometido (as) declara:

“[Estos son] textos del Sagrado Corán y los Hadices [tradiciones del Santo Profeta (sa)] y argumentos lógicos, es decir, las necesidades actuales exigían el advenimiento de un reformador. Además, he presentado un bosquejo con los signos de Dios, que Él ha manifestado a través de mí.”

El Mesías Prometido (as) declara que ha presentado un resumen, que comprende aproximadamente ciento cincuenta signos y del cual millones de personas son testigos. Presentar disparates no es un acto de virtud.

El Mesías Prometido (as) declara que por esta razón el Santo Profeta (sa) había dicho que él [el Mesías Prometido] vendría como un árbitro. En otras palabras, cuando aparezca el Mesías Prometido (as), él será el árbitro y vosotros debéis cumplir con sus decisiones. Él será el elegido para tomar decisiones y vosotros debéis aceptar sus decisiones. Las personas, cuyos corazones están llenos de malicia, ya que no desean creer, continúan presentando argumentos y alegaciones vanas. Sin embargo, deben recordar que al final, Dios el Exaltado, de acuerdo con Su promesa, manifestará mi verdad a través de señales poderosas. Ciertamente creo que si hubiera inventado mentiras, Él me habría destruido de inmediato. Sin embargo, cada iniciativa mía es de hecho su iniciativa y yo procedo de Él. Rechazarme es rechazarlo. Por lo tanto, Él personalmente manifestará mi verdad”.

Luego, declarando el hecho de que rechazar al Mesías Prometido (as) conlleva rechazar a Al-lah el Altísimo y a Su Mensajero (sa), el Mesías Prometido (as) declara:

“Rechazarme no está de hecho limitado a negarme solo a mí. Más bien, es rechazar a Al-lah y Su Mensajero (sa). La razón de esto es que quien me rechaza, antes de hacerlo, Dios nos perdone, considera a Al-lah el Altísimo como un mentiroso, ya que está siendo testigo de que los desórdenes internos y externos han excedido todos los límites y Dios el Exaltado, a pesar de Su promesa de [árabe] (Hijr: 10) [en verdad, Nosotros mismos hemos enviado esta Exhortación, y ciertamente Nosotros seremos su Guardián] no ha tomado ninguna acción para su reforma; y a la vez que, aparentemente, cree en el hecho de que Dios el Exaltado prometió en el verso de Istikhlaf [sucesión] que en similitud con la dispensación mosaica, también establecería el sistema de Jalifato [sucesión] en la dispensación de Muhammad (sa). Sin embargo, Dios nos perdone, no cumplió su promesa y actualmente no hay Jalifa [sucesor] ​​en esta Ummah [nación]. Además, no termina aquí. Al contrario, también se verá obligado a rechazar la declaración del Sagrado Corán en la que se ha referido al Santo Profeta (sa) con el nombre de Moisés, Dios nos perdone. La razón de esto es que para el parecido absoluto y la similitud de esta dispensación, era necesario que un Mesías naciera dentro de esta Ummah [nación] al principio del siglo XIV, tal como apareció un Mesías en la dispensación Mosaica al comienzo del siglo XIV. Del mismo modo, se verían obligados a falsificar este verso del Sagrado Corán [árabe] (Al Yumu’ah: 4) [y entre otros de aquellos que aún no se han unido a ellos. Él es el Poderoso, el Sabio], que da las buenas nuevas de [la llegada de] un reflejo de Ahmad [el Santo Profeta (sa)]. De manera similar, hay muchos versículos del Sagrado Corán que una persona se vería obligada a rechazar. Como cuestión de hecho, declaro [con absoluta certeza] que todo el Corán tendrá que ser abandonado de Al-Hamd hasta Al-Nas. Ahora, reflexionad si mi rechazo es una tarea fácil. No digo esto por mi propia cuenta. Juro por Dios el Exaltado y afirmo que la auténtica verdad es que quienquiera que me abandone y me rechace, ya sea verbalmente o no, [ciertamente] ha falsificado todo el Corán y abandonado a Dios con sus acciones. Una de mis revelaciones también apunta a esto. Al-lah el Exaltado ha dicho que [árabe] [tú me perteneces y Yo te pertenezco].”

El Mesías Prometido (as) declara:

“No hay duda de que rechazarme a mi implica el rechazo de Dios y que mi aceptación testifica la verdad de Dios y el  desarrollo de la fe firme en Él. Además, rechazarme no solo se limita a rechazarme. Más bien, es rechazar al Santo Profeta (sa). Por lo tanto, antes de encontrar el coraje para rechazarme y negarme, una persona debe reflexionar y buscar la guía de su corazón sobre a quién está rechazando.”

Profundizando en el hecho de que rechazar al Mesías Prometido (as) implica el rechazo del Santo Profeta (sa), la razón de ello y cómo se rechaza al Santo Profeta al negar al Mesías Prometido (as), él dice:

“¿Cómo se rechaza al Santo Profeta (sa)?”

En otras palabras, ¿cómo se rechaza al Santo Profeta (sa) como resultado de negar al Mesías Prometido (as)? Declara:

“La razón de ello es que la promesa que el Santo Profeta (sa) realizó de que un reformador aparecería al comienzo de cada siglo, sería falsa, Dios nos perdone. Además, el Santo Profeta dijo [árabe] [vuestro Imam de entre vosotros]. Eso también, Dios nos perdone, demostraría ser falso. Además, las buenas nuevas que el Santo Profeta (sa) dio de un Mesías y Mahdi que aparecería en el momento de la discordia causada por [las enseñanzas de] la cruz también demostrarían ser falsas, Dios nos perdone. La razón de esto es que ya han aparecido el desorden y la corrupción, sin embargo, el Imam que debía aparecer no ha aparecido. Cuando una persona acepta estos aspectos de forma práctica, ¿acaso no se puede decir que está rechazando al Santo Profeta (sa)?”

El Mesías Prometido (as) declara:

“Por lo tanto, digo abiertamente que negarme a mí no es una tarea fácil. Antes de declararme como incrédulo, deberéis convertiros en incrédulos vosotros mismos. Antes de declararme como una persona  irreligiosa y descarriada, sin embargo, tendréis que aceptar vuestra propia desorientación y humillación. Si me declaráis como alguien que ha abandonado el Sagrado Corán y el Hadiz [tradiciones del Santo Profeta (sa)], tendréis que abandonar el Sagrado Corán y el Hadiz [tradiciones del Santo Profeta (sa)] vosotros mismos. Incluso en ese caso, en realidad solo esa persona les abandonará.”

En otras palabras, él no los abandonará. Solo aquel que  declare que el Mesías Prometido (as) los ha abandonado, será quien los abandone. El Mesías Prometido (as) declara:

“Soy un testigo de la luz del Sagrado Corán y el Hadiz [tradiciones del Santo Profeta (sa)] y soy un cumplimiento de ambos. No estoy equivocado. Al contrario, yo soy el Mahdi. No soy un incrédulo, sino el verdadero cumplimiento de [árabe] [Soy el primero en creer]. Además, Dios me ha manifestado que todo lo que digo es verdad. Quien cree en Dios y cree que el Sagrado Corán y el Santo Profeta (sa) son verdaderos, escuchar estas palabras pronunciadas por mí debería ser evidencia suficiente sin que sea necesario que diga nada más. Sin embargo, ¿cuál es el remedio para una persona que es audaz e impúdica? Dios se lo explicará personalmente.”

El Mesías Prometido (as) estaba explicando todos estos aspectos a un visitante. El Mesías Prometido (as) declaró:

“No te apresures en relación conmigo. Más bien, debes reflexionar con intenciones puras y una mente clara.”

Luego, en una ocasión, el Mesías Prometido (as) declara:

“Por tanto, si los corazones de estas personas están libres de rencores y malicia, deberían escuchar mis palabras y seguirme y observar si Dios el Exaltado los deja en tinieblas o les guía hacia la luz. Estoy seguro de que quien me siga con paciencia y corazón puro no será destruido. Más bien, él participará de una vida que no tiene fin.”

En otras palabras, será honrado en este mundo y Al-lah el Exaltado también derramará bendiciones sobre él en el Más Allá.

El Mesías Prometido (as) declara:

“Presento el veredicto de Jesús con respecto a su segunda venida a aquellos cuyo corazón es puro y teme a Dios. Que me expliquen si Jesús tenía razón en su respuesta a las preguntas de los judíos cuando decían que primero debía aparecer Elías. Los judíos presentaron sus escrituras que declaran que la segunda venida de Elijah se menciona en el libro de Malachi. No se menciona que alguien vendrá en el espíritu de Elijah, sino que debe aparecer en persona.”

Es decir que no se menciona que alguien vendrá en su espíritu y no está escrito que alguien aparecerá en su semejanza. El Mesías Prometido (as) declara además:

“Jesús dijo que el que tenía que venir no es otro que Juan el Bautista. Depende de vosotros si decidís aceptarlo o no. Dejad esta decisión a cualquier persona imparcial y veremos a quien favorece su veredicto. Es evidente que si dejaran esta decisión a cualquier juez, su veredicto seguramente sería a favor de los judíos porque la decisión se tomaría de acuerdo con lo que se escribe literalmente. Pero él dice que esta decisión es incorrecta porque cualquiera que crea en Dios y comprenda cómo Dios el Todopoderoso envía a los elegidos sabrá con certeza que todo lo que Jesús dijo es correcto.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Decidme, actualmente, ¿no es esta la misma situación? Si teméis a Dios, temblaríais si tuvieras la audacia de decir que esta afirmación es falsa. Es lamentable y vergonzoso decir que estas personas ni siquiera tienen la misma fe que la gente de la época del Faraón que dijeron que si él es un mentiroso, entonces él mismo perecerá. Si uno actúa con rectitud con respecto a mí, entonces uno diría lo mismo y atestiguaría si Dios el Todopoderoso me está apoyando y ayudándome o destruyendo mi movimiento.”

Por la gracia de Al-lah, hoy, esa voz que emanó de ese pequeño pueblo se ha extendido a 210 países y esto también es una prueba de su veracidad. En lugares lejanos donde hace 30-40 años no se podía imaginar que el Ahmadíat se hubiera extendido, no solo se ha extendido el mensaje allí, sino que además, Dios el Todopoderoso también está otorgando a las personas una fe tan firme que uno queda asombrado. Presentaré una anécdota.

Benín es un pequeño país africano. En 2012, se estableció formalmente una Yama’at allí. Hay un áhmadi de un pueblo llamado Ibrahim Sahib. Él aceptó el Ahmadíat, pero antes de esto, él era un musulmán que estaba bien versado y tenía mucho conocimiento. Después de aceptar Ahmadíat, comenzó a destacar en seriedad y sinceridad. Comenzó a predicar a sus hermanos y parientes. Su hermano estaba molesto por su predicación, sentía que los alejaría de su fe y comenzó a luchar contra él. Aun así, continuó predicando a la gente sobre el Ahmadíat y el verdadero islam. Como resultado de sus esfuerzos, por la gracia de Al-lah, tres aldeas vecinas ingresaron al redil de Ahmadíat. El hermano de Ibrahim Sahib, junto con otra persona ideó un plan para matarlo por sus esfuerzos de predicación del Ahmadíat y pensó que terminar con su vida sería la única solución. Ibrahim Sahib dice:

“Vi en un sueño que mi hermano mayor y su amigo están cavando una zanja y colocando algo dentro de ella.”

Tres días después de ver este sueño, el amigo de su hermano enfermó repentinamente y murió. Su hermano comenzó a decir que este áhmadi había hechizado a su amigo. Dice:

“Algún tiempo después, vi otro sueño en el que mi hermano se está midiendo contra un árbol”.

En esa zona existe la tradición de que cada vez que alguien fallece, para cavar la tumba miden al difunto con la corteza de la rama de un árbol y de esa forma se excava la tumba de acuerdo con ese tamaño.”

Dice:

“Unos días después, la esposa embarazada de mi hermano mayor cayó enferma y murió en 2 días. Sus hijos también comenzaron a caer enfermos, pero aun así no tuvo ningún efecto sobre su hermano y continuó difundiendo rumores de que él es un hechicero. Se quejó al jefe local y le pidió su ayuda. Pidió algo de dinero y le dijo que lo trajera aquí para poder escarmentarlo. Su hermano le entregó el dinero y el jefe convocó a Ibrahim Sahib.

Cuando él se fue, el Jefe dijo de una manera muy enfurecida y furiosa:

“¿Qué es lo que has hecho, adoptar una nueva religión? Renuncia de una vez por todas a esta nueva religión que estás difundiendo y arrepiéntete; de ​​lo contrario, no vivirás para ver salir el sol. No vivirás para ver el mañana.”

Ibrahim Sahib respondió:

“Acepté esta religión dándome cuenta de que era la verdad. No puedo, por tanto, abandonarla. En cuanto a morir, la vida y la muerte están en manos de Dios.”

El Jefe dijo:

“Yo soy el Dios de esta tierra, hago lo que quiero.”

Sabes muy bien la decisión que estoy a punto de tomar, y a quienquiera que diga que morirá mañana seguramente morirá”.

Ibrahim Sahib respondió:

“Está muy bien que usted diga esto a sus seguidores, pero yo no puedo decir nada al respecto. Aun así, no abandonaré mi religión porque esta es la verdad y el verdadero islam.”

Al escuchar esto, el Jefe se enfureció aún más y ordenó a su gente que se lo llevaran y lo encerraran en un cuarto. Mientras lo llevaban lejos Ibrahim Sahib les habló diciéndoles que no se involucraran en este asunto y que lo dejaran en libertad en lugar de detenerlo. Afortunadamente esas personas eran de alguna forma egoístas, así que tomaron algo de dinero y lo dejaron ir. A la mañana siguiente, le dieron la noticia de que el Jefe se había quedado paralítico y no era capaz de levantarse y caminar. Dos días después murió. Habiendo sido testigo de ello el hermano de Ibrahim, quien se había opuesto a él, pidió a sus familiares que se reconciliaran entre ellos. Ibrahim Sahib dijo que nunca tuve enemistad con nadie. En cualquier caso, somos buscadores de la paz y ese es el verdadero mensaje del islam. La señal del fallecimiento del Jefe tuvo un profundo efecto en la gente que fue testigo de ello y se convirtió en la comidilla de la ciudad. La veracidad de Ahmadíat quedó demostrada. Por lo tanto, por la gracia de Al-lah, incluso hoy, tales incidentes acontecen a favor del Mesías Prometido (as).

El Mesías Prometido (as) declara:

“¡Tomad nota! Juro por Dios el Todopoderoso que miles de señales aparecieron a mi favor, están apareciendo y continuarán apareciendo en el futuro (es decir, no han cesado). Si esto hubiera sido obra de un humano, nunca habría recibido tanto apoyo y éxito.”

Este es el plan de Dios, por el que se recibe tanto apoyo.

En una ocasión, explicando la necesidad de un reformador y el Mesías Prometido (as), él declara:

“Así como llega el momento de recoger la cosecha, ha llegado el momento de eliminar todos los males”.

Ha llegado la hora de erradicar todo los  desórdenes y vicios que se han extendido por el mundo. Él dice:

“La deshonra y humillación de aquellos que son veraces ha traspasado todos los límites. El Santo Profeta (sa) es valorado, Dios quiéranos perdone, como nada más que un insecto. La gente teme incluso a las avispas, avispones y hormigas, pero nadie duda en insultar al Santo Profeta (sa). Se han convertido en la encarnación de:

[árabe]

‘Y ellos rechazaron Nuestras Señales por completo’ (78:29).

Han dedicado sus mayores esfuerzos a usar un lenguaje abusivo y obsceno. Ahora ha llegado el momento en que Dios el Todopoderoso los reprenda. En esos momentos Él siempre envía a alguien que posee el celo para [restablecer] Su grandeza y gloria. Tal persona necesita apoyo interno. En realidad es Dios el Todopoderoso quien lo hace todo y hacerlo realidad es un cumplimiento de Su práctica. (Árabe)

‘Y nunca encontrarás un cambio en el camino de Al-lah.’ (33:63).  Ahora ha llegado el momento de que Él me envíe, de acuerdo con Su práctica.”

El Mesías Prometido (as) afirma además:

“Después de estudiar las Escrituras de Dios el Todopoderoso se puede discernir que cuando se cruzan todos los límites, entonces los preparativos se hacen en el cielo. Esta es la señal que indica que ha llegado el momento de hacer los preparativos. Una gran señal de un verdadero profeta, mensajero o reformador es que aparece en el momento oportuno y en tiempo de necesidad. La gente debería jurar que este no es el momento para que se esté preparando a alguien en el cielo.”

El Mesías Prometido (as) en esa época pedía a la gente que jurara que no era el momento e incluso ahora la gente dice que necesitamos un reformador. De hecho, los Maulwis (ulemas musulmanes) en Pakistán dicen lo mismo, y sin embargo rechazan al Mesías Prometido (as).

El Mesías Prometido (as) declara:

“Tened en cuenta que Dios el Todopoderoso hace todo por Sí mismo. Si todos nosotros y nuestra comunidad nos sentáramos [inactivos] en nuestras habitaciones, de todos modos ese trabajo se cumpliría y el Dayyal [El Anticristo] caería. Siempre que alguien logra progresar y alcanza la cúspide, y cree que teniendo poder sobre todas las cosas el éxito está en sus manos, entonces ese progreso que ha alcanzado comienza a declinar.”

De la misma manera, el declive de estos poderes también ha comenzado, ya sean los poderes contra el islam o los que se oponen al Ahmadíat y al Mesías Prometido (as). Él entonces  afirma:

“El hecho de que haya alcanzado su cima muestra que ahora verá su propio declive. Ha alcanzado la altura absoluta. Esto muestra que ahora se desplomará. Su población es el signo de su destrucción. El poder y la población que siente que posee en abundancia se convertirán en el signo de su destrucción. Una brisa fría está soplando. Las obras de Dios el Todopoderoso ocurren gradualmente. Sí, el signo ha comenzado a aparecer, las obras de Dios el Todopoderoso suceden poco a poco y se completarán, si Dios quiere.”

Él dice:

“Sin tener ninguna evidencia, e incluso considerando el estado actual de los asuntos de esta época, era obligatorio para los musulmanes buscar como locos al Mesías y preguntar: ‘¿Por qué no ha llegado todavía para romper la Cruz?’ No deberían haber anhelado que el Mesías resolviera sus propias disputas.” Si tenían algún sentido de honor para el islam, entonces deberían haber buscado al Mesías para defender la fe, en lugar de buscarlo para resolver sus propios problemas.”

Él dice:

“Porque el propósito del Mesías es romper la Cruz, que también es la necesidad del momento.”

Del mismo modo, en un lugar dice:

“El ateísmo está desenfrenado. El propósito de mi advenimiento es también refutar esto”.

Él dice:

“Es por esta razón que su nombre es el de Mesías Prometido. Si los ulemas musulmanes tuvieran alguna consideración por el bien común y el bienestar de la humanidad, entonces no me habrían tratado de la manera en que lo hacen. Deberían haber considerado este hecho: ’¿Qué ganaron al emitir edictos contra nosotros?’ Si Dios el Todopoderoso ha ordenado que una persona sea, ¿quién puede decirle que no lo sea?”

¿Cuál fue el beneficio de emitir el veredicto contra el Mesías Prometido (as)? La Yama’at está progresando de la misma manera. Esto es porque cuando Dios el Todopoderoso decreta que una cosa sea, se pone en movimiento y nadie puede prevenirlo. Él dice:

“Estas personas, mis oponentes, también sirven como mis ayudantes que extienden mi mensaje a oriente y occidente de una manera u otra.”

Los que están en contra de nosotros en realidad están difundiendo el mensaje del Ahmadíat y del verdadero islam a través de su oposición, ya que es una forma de dirigir la atención de las personas hacia la verdad. Muchos escriben cartas y establecen contacto con la Yama’at y opinan, y debido a la oposición de algún ulema o después de escuchar algo en contra, sentimos curiosidad por saber más y comenzamos a investigar. Y ahora la literatura de Yama’t está disponible en todas partes a través de Internet, así que se puede encontrar todo y también hacer comparaciones. Por eso, algunas personas expresan su deseo de unirse a la Yama’at después de hacer su propia investigación. Esto también se está convirtiendo en una fuente de propagación a través de los clérigos y la oposición de la Yama’at.

Mientras se da respuesta a aquellos que objetan que ya siguen la enseñanza islámica y que hay muchas sectas dentro del islam, o por qué es necesario crear otra secta y cuál es el propósito de unirse a su Yama’at, el Mesías Prometido (as) declara:

“En la actualidad, a veces incluso los áhmadis permanecen en silencio cuando escuchan tales cosas”

Y aún hay áhmadis que se callan y no saben cómo responder. Él dice:

“Hay muchas personas que objetan la necesidad de este movimiento. ¿No ofrecemos oraciones y respetamos el ayuno?  Ellos confunden a los demás de esta manera y no sería sorprendente que algunas personas ignorantes se dejen engañar al escuchan tales cosas y tal vez acaben uniéndose a ellas; dicen también que si están en condiciones de ofrecer oraciones, practicar el ayuno y oraciones especiales, entonces ¿cuál es el objetivo de esta división y por qué fue establecida esta nueva secta?”

Nosotros rezamos y practicamos el ayuno, entonces, ¿cuál es el sentido de unirnos a vuestra Comunidad y crear este nuevo conflicto y desorden? El Mesías Prometido dice:

“Recordad, tales cosas resultan de la falta de comprensión y conocimiento. Esto no es por mi culpa. Si se creó esta disensión, fue el mismo Al-lah el Todopoderoso quien inició y estableció este Movimiento. Yo no inicié este Movimiento, Al-lah el Todopoderoso fue quien lo estableció, porque el estado espiritual se ha ido deteriorando progresivamente, lo que ha derivado hacia la extinción total de la fortaleza en la fe, y Al-lah el Todopoderoso desea revivir el espíritu de la verdadera fe a través de este Movimiento.

En esta situación, las objeciones planteadas por las personas son injustas y absurdas. Por lo tanto, tened en cuenta que tales sugerencias malignas nunca deberían echar raíces en los  corazones de nadie y  no es posible  que algo como esto pueda echar raíces si se hace una profunda deliberación y consideración. Debido a la falta de esta práctica, esos pensamientos malignos se crean en la mente de aquellos que solo se preocupan por el estado superficial y declaran que también hay otros musulmanes. Tales pensamientos malvados pueden causar la destrucción de un individuo”.

El Mesías Prometido (as) dice:

“He leído cartas de personas que, según parece, son parte de mi Comunidad y han tomado el Juramento de Lealtad, pero al preguntarles que, hay otros musulmanes que aparentemente ofrecen oraciones, siguen el credo islámico, hacen actos virtuosos y parecen ser personas justas, así que entonces, ¿cuál es la necesidad de un nuevo movimiento?” 

Él continúa diciendo:

“A pesar del hecho de que esas personas son parte de la Comunidad, me escriben después de aceptar mi declaración de Juramento de Lealtad, diciendo que no tienen una respuesta para estos pensamientos malignos y objeciones. Siento remordimiento por ellos porque no han entendido mi verdadero propósito y objetivo. Solo consideran las acciones habituales de personas que siguen prácticas islámicas y cumplen las obligaciones divinas mientras que el espíritu de la verdad no se puede encontrar en ellos.”

Esto no debe hacerse ceremoniosamente o como una mera formalidad y, de hecho, la adoración debe hacerse en su sentido real, así como el cumplimiento de otras obligaciones. Por lo tanto, tales dudas pueden parecer muy cautivadoras. Las dudas que crean pueden tener un efecto cautivador en las personas. En ese momento, fracasan intentando entender que deseamos crear la verdadera fe en ellos para salvarles de la muerte del pecado. Aquellos que simplemente siguen la tradición y las formalidades ceremoniales, simplemente se centran en los aspectos físicos y no prestan atención a su esencia. Poseen solo el caparazón pero carecen de su esencia.

No hay duda de que los musulmanes se adhieren a las prácticas físicas [del Islam], pero están desprovistos del verdadero espíritu y ausencia de Taqwa [justicia]. El Mesías Prometido (as) afirma que si la práctica de los musulmanes es virtuosa, entonces, ¿por qué no está produciendo los resultados deseables? En relación con esto, el Mesías Prometido (as) afirma:

“Algunos musulmanes piensan que lo que hacemos está en contra del islam. Nosotros proclamamos el credo: ‘Hay no hay nadie digno de adoración excepto Al-lah.’ Realizamos las oraciones, ayunamos durante los días de ayuno y pagamos el Zakat.”

En otras palabras, aquellos musulmanes que no son parte de la Yama’at, afirman que

“todo lo que hacemos está acorde con el islam. No es como si al asociarnos con vosotros podremos adquirir una mejor comprensión del islam porque ya recitamos el credo, “No hay nadie digno de adoración excepto Al-lah, recitamos las oraciones, realizamos los ayunos y pagamos el Zakat.”

El Mesías Prometido (as) afirma:

 “Sin embargo, os digo que no todas sus prácticas se realizan de manera correcta, de hecho son como un caparazón vacío sin su verdadera esencia. Si estas fueran acciones virtuosas, ¿por qué no producen resultados puros? Una práctica solo puede ser justa cuando es pura de todo tipo de desorden e influencia externa. Sin embargo, este no es el caso. No puedo aceptar que alguien pueda ser creyente, justo y realice acciones piadosas, y sin embargo se oponga a aquellos que han venido con la verdad. Estas personas me etiquetan como desobediente y ateo y no temen a Dios el Todopoderoso. Yo he jurado por Dios que es Él quien me ha enviado como designado. Si el conocimiento de la grandeza de Dios el Todopoderoso se introdujera incluso en lo más mínimo en sus corazones, entonces no me rechazarían. Tendrían miedo por el hecho de que puedan estar deshonrando el nombre de Dios, pero esto solo sucedería si tuvieran una creencia verdadera y honesta en Dios el Todopoderoso y temieran el Día del Jucio Final,  y sus acciones estuvieran de acuerdo con:

[Árabe]

‘Y no sigáis aquello de lo que no tenéis conocimiento’ “.

El Mesías Prometido (as) explicó que el propósito del advenimiento del Mesías Prometido (as) era proteger al islam de las estratagemas y ataques del mal interno y externo. El Santo Profeta (sa) también profetizó esto. El Mesías Prometido (as) afirma:

“En cuanto a los últimos días, el Santo Profeta (sa) afirmó que habrá dos tipos de males. Uno de ellos será interno y el otro externo. El mal interno será que los musulmanes ya no permanecerán establecidos en las verdaderas enseñanzas y caerán presos de las influencias satánicas. No habrá rectitud en sus acciones. Se apartarán de los límites prescritos por Dios el Todopoderoso y no mostrarán ninguna consideración a lo que él ha prohibido al estar inmersos en el juego, el alcohol y todo tipo de inmoralidades y males. Dejarán de orar y ayunar y deshonrarán los mandamientos de Dios el Todopoderoso. Se burlarán y ridiculizarán los mandamientos coránicos. (Esta será la forma interna de mal en que el estado de los musulmanes se volverá deplorable y este es el caso para la mayoría de los musulmanes. Podemos ver cómo en los países musulmanes se están cometiendo crueldades de unos contra otros). El mal externo será que se inventarán grandes mentiras contra la grandiosa figura del Santo Profeta (sa)  (esto es algo que está ocurriendo cada vez más en los tiempos actuales) y llevarán a cabo todo tipo de ataques extremadamente crueles contra el islam para difamarlo y deshonrarlo. Cualquier esfuerzo y plan se hará con la finalidad de hacer creer a la gente en la divinidad de Jesús y la muerte maldita en la cruz. En resumen, para  la reforma de estos dos males, internos y externos, a través del Santo Profeta (sa)  se dio la buena noticia de que una persona de sus seguidores sería la encargada de destruir el mal externo y revelar la realidad de la fe cristiana, y por esta razón se llamará Jesús, hijo de María. Él se llamará el Mahdi y establecerá el camino correcto mediante la resolución de los conflictos internos y desórdenes. Las palabras, ‘y entre otros de aquellos [que aún no se han unido a ellos]’ hacen alusión a esto”

Por lo tanto, dado que hemos aceptado el Mesías Prometido (as), el estándar de nuestra relación con Dios el Todopoderoso y nuestro Taqwa deberían ser mucho más alto que para otros musulmanes. Nuestra condición no debería ser como la descripción general [de los musulmanes] dada por el Mesías Prometido (as). Nuestro ejemplo práctico debería ser mejor que los demás. Nuestras acciones deben estar de acuerdo con el placer de Dios el Todopoderoso y debemos ser justos. Al respecto, el Mesías Prometido (as) explica:
“Quien hace el Bai’at no debe contentarse simplemente con creer que esta comunidad es la verdadera (considerando que es suficiente creerlo como la verdad). Dios el Todopoderoso no está contento simplemente con creer en la verdad a menos que uno lo siga con hechos virtuosos. Una vez que habéis entrado en la comunidad, sed piadosos, justos y absteneros de todo tipo de maldad. Pasad ese tiempo con súplicas y orad con gran fervor día y noche. Durante el tiempo de pruebas, la ira de Dios el Todopoderoso también es apasionada. En tales momentos orad, suplicad con sumo fervor y dad limosna.  Suavizad vuestro tono, permaneced ocupados buscando el perdón y orad.  Es bien conocido el proverbio de que el que suplica nunca perece. Creer simplemente en algo no beneficia a nadie. Si uno cree en algo y luego lo descarta no obtendrá ningún beneficio,  y posteriormente será en vano quejarse si no se obtiene beneficio tras haber hecho el Bai’at. Dios el Todopoderoso no está contento con la mera pronunciación de las palabras.”

Comentando  el significado de Amaal-e-Salih las [acciones piadosas], el Mesías Prometido (as) afirma:

“En el Sagrado Corán, Dios el Todopoderoso ha vinculado la fe con Amaal-e-Salih. Amaal-e-Salih es la  obra donde no hay siquiera  un ápice de desorden. Recordad que  el hombre siempre cae presa de la complacencia. ¿Qué es lo hace el hombre complaciente? Ser pretencioso, es decir, cuando el hombre  lleva a cabo una acción con el ánimo de mostrarla  a otras personas.

Uyab significa realizar un acto y sentirse  satisfecho con las propias acciones. Del mismo modo, este tipo de vicios y males arruinan las buenas obras”.

El Mesías Prometido (as) afirma:

Amaal-e-Salih son aquellos hechos que están libres de toda injusticia, presunción, pretenciosidad, arrogancia y usurpación de los derechos de los demás. Así como uno puede ser salvado por  sus acciones virtuosos en el Más Allá, de manera similar, uno puede salvarse mediante las buenas acciones  en este mundo también”.

Esto significa que uno será salvo en el Más Allá debido a sus buenas acciones. Si uno ha llevado a cabo acciones virtuosas, entonces Dios el Todopoderoso estará complacido y le otorgará una recompensa a cambio. De manera similar, si uno realiza acciones virtuosas en este mundo, se salvará de varias pruebas y dificultades. El Mesías Prometido (as) afirma:

“Incluso si hay un individuo en el hogar que realiza acciones virtuosas, la casa entera puede salvarse como resultado. Tened en cuenta,  que Dios no está contento hasta que  uno no realice acciones virtuosas, creer simplemente no es suficiente.”

Si un médico receta algún medicamento, significa que uno debe tomarlo según lo recetado. Si no los toma  y coloca simplemente la receta a un lado, ¿cómo puede beneficiarse de ella?  Dios el Todopoderoso  desea ver hasta qué punto os habéis  purificado después de profesar la fe, desde vuestro arrepentimiento. Ha llegado el momento en que Dios el Todopoderoso desea hacer una distinción entre los justos. Muchas personas albergan quejas contra Dios el Todopoderoso, sin embargo, no hacen una reflexión respecto a sí mismos. Son las injusticias de las propias acciones. Dios el Todopoderoso es benévolo y misericordioso”.

El Mesías Prometido (as) declara:

“Hay algunos individuos que son conscientes del pecado, pero hay otros individuos que no se dan cuenta de él. Por esta misma razón, Dios el Todopoderoso ha ordenado la recitación de Istighfar [buscar el perdón]. Uno debe recitar Istighfar por cada pecado, ya sea un pecado visible u oculto, ya sea que tengan conocimiento de ese pecado o no. Del mismo modo, deben recitar Istighfar por el pecado cometido por sus manos, pies, lengua, nariz, oídos y ojos”.

No debe cometerse ninguna acción de esta naturaleza, ni los miembros del cuerpo deben emplearse de manera que provoquen en  pecado. Por lo tanto, repetid el  Istighfar para que ningún miembro del cuerpo sea culpable de pecado.

El Mesías Prometido (as) afirma:

“En estos días debéis recitar la oración de Adán (as), que es [árabe]. Esta oración ha sido aceptada desde su origen. No viváis vuestras vidas ignorándolo. La persona que no vive descuidadamente no debería preocuparse de ser sometida a una gran prueba”.

Lo que significa  que toda  persona que vive su vida con el temor de Dios en su mente nunca se enfrenta a pruebas difíciles ni infortunio.

El Mesías Prometido (as) luego dice:

“Ninguna prueba acontece sobre  un individuo si no es  por la Voluntad de Dios. Tal  como me fue revelado en esta oración: [árabe]. Creemos que todo está en las manos de Dios el Todopoderoso, independientemente del hecho de que se empleen medios o no. Tanto si Dios el Todopoderoso crea un medio para un individuo  como si no, el hecho es que todo está gobernado por Él. Por lo tanto, recitad estas dos oraciones y tratad de entenderlas.

Por lo tanto, todos nosotros los áhmadis deberíamos  analizarnos a nosotros mismos porque  hemos aceptado al Mesías Prometido (as), ¿Estamos  cumpliendo con las obligaciones de nuestra lealtad? A menudo, cuando he evaluado la situación, ha salido a la luz que muchas personas ni siquiera ofrecen sus oraciones correctamente. No prestan atención a sus oraciones. Algunas personas no le prestan atención a Istighfar ni cumplen con sus obligaciones  hacia los demás. Si esta es la situación, ¿cómo podemos decir que somos nosotros quienes llevamos a cabo Amaal-e-Saliha? ¿Cumplimos las obligaciones que nos corresponden después de entrar en el Bai’at del Mesías Prometido (as)? Otras personas son culpables del pecado de no aceptarle. Las personas que han rechazado al Mesías Prometido (as) han pecado al no aceptarle, sin embargo, somos culpables pecar, ya que le hemos aceptado pero no nos hemos reformado a nosotros mismos, hemos jurado lealtad y estamos rompiendo nuestras promesas. Por lo tanto, cada uno de nosotros debe analizarse a sí mismo con gran preocupación. Que Al-lah nos proteja para evitar que celebremos el día del Mesías Prometido (as) meramente como una festividady , en lugar de ello, podamos cumplir con nuestras responsabilidades al haber aceptado al Mesías Prometido (as) y podamos estar protegidos de todas las formas de discordia, tanto internas como externas. Que Al-lah el Todopoderoso nos mantenga siempre en Su protección y también nos proteja de pruebas y las dificultades.

Hoy, también me gustaría anunciar y dar la buena nueva de que el periódico Al-Hakam, que  se publicó en Qadian una vez, ahora se publicará desde aquí. En 1934 comenzó a imprimir de nuevo, pero se detuvo poco después. Hoy, en el Día del Mesías Prometido (as) se iniciará desde aquí [Reino Unido] en inglés.

Este periódico fue el primer periódico publicado en la época del Mesías Prometido (as). Se imprimirá en pequeñas cantidades, sin embargo, inmediatamente después de este sermón del viernes, estará disponible en Internet en www.alhakam.org. Del mismo modo, habrá una aplicación llamada ‘Al-Hakam’ para teléfonos móviles y tabletas desde la que uno podrá descargar fácilmente el periódico y leerlo. La aplicación para dispositivos móviles conocidos como Apple y Android estará disponible para su descarga después de este sermón. La primera edición es una edición especial por el Día del Mesías Prometido (as) y en el futuro se incluirá una nueva edición todos los viernes. También habrá algunas copias impresas disponibles. En cualquier caso, podremos obtener beneficio de esto.

Que Al-lah permita que continúe incesantemente después de este lanzamiento. Dado que este periódico estará en inglés, los miembros de habla inglesa deberían obtener el máximo beneficio de esto.

 

Send this to a friend