Las ceremonias de graduación de Yamia Ahmadía de Reino Unido, Alemania y Canadá tienen lugar en una Ceremonia Conjunta.

La Comunidad Musulmana Ahmadía se complace en anunciar que el 25 de marzo de 2018, la 6ª Ceremonia de graduación de Yamia Ahmadía de Reino Unido, la 7ª Ceremonia de graduación de Yamia Ahmadía de Canadá y la 3ª Ceremonia de graduación de Yamia Ahmadía de Alemania tuvo lugar en un evento combinado en las instalaciones universitarias del Reino Unido en Haslemere, Surrey.

El Líder Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Quinto Jalifa, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad, presidió la ceremonia y pronunció el discurso principal.

Durante la ceremonia, 18 graduados de Yamia Ahmadía del Reino Unido, 14 graduados de Yamia Ahmadía de Canadá y 11 graduados de Yamia Ahmadía de Alemania recibieron sus certificados de ‘Shahid’ por Hazrat Mirza Masrur Ahmad y se inscribieron como misioneros e imames oficiales de la Comunidad Musulmana Ahmadía.

Después de la presentación, Hazrat Mirza Masrur Ahmad pronunció un discurso emotivo, en el que recordó a los jóvenes imames que deben cumplir su promesa de dedicar sus vidas por el bien del islam.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“¿Cuál es el objetivo de dedicar vuestra vida por el bien de la fe? Es hacer todos los esfuerzos posibles por cumplir la misión del Mesías Prometido (la paz sea con él) y así, en cada momento de vuestras vidas debéis esforzaros para lograr esto. Recordad, la misión del Mesías Prometido (la paz sea con él) fue revivir las verdaderas enseñanzas del islam y establecer la Unidad de Dios el Todopoderoso y difundir el verdadero mensaje del Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él) en todo el mundo”.

Su Santidad dijo que la sociedad se estaba volviendo cada vez más materialista y atraída hacia el ateísmo. Dijo que revertir esta tendencia era el gran desafío de la época actual para los jóvenes imames.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad, dijo:

“Es vuestro deber proteger a la humanidad dirigiéndola de nuevo hacia Dios el Todopoderoso. Este es el verdadero propósito de dedicar vuestras vidas y, para lograr este objetivo supremo, debéis tratar de alcanzar vuestro potencial y utilizar todas vuestras facultades y capacidades. Recordad, esta no es una tarea fácil, por lo que tendréis que mostrar una determinación absoluta y nunca vacilar en sus esfuerzos”.

Su Santidad dijo que, ante todo, los Imames deben desarrollar continuamente su relación personal con Al-lah el Todopoderoso.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El Mesías Prometido (la paz sea con él) declaró muy claramente que nuestras ambiciones solo pueden realizarse mediante oraciones y una persona solo puede orar sinceramente si existe una relación con Dios el Todopoderoso. Por lo tanto, debéis realizar una Yihad personal de auto-reforma y mejora”.

Su Santidad llamó la atención de los nuevos graduados sobre la importancia de la congruencia entre las palabras y las acciones y dijo que era esencial que practicaran lo que predican.

Su Santidad enfatizó este punto citando el capítulo 61, versículo 4 del Sagrado Corán, que dice:

“A la vista de Al-lah es sumamente odioso que digáis lo que no hacéis.”

Su Santidad dijo que los Imames tenían el deber de manifestar cualidades morales excelentes en sus vidas personales.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Debéis mostrar un elevado ejemplo de cualidades morales cuando tratéis con los miembros de vuestra familia. Si pronunciáis un discurso sobre cómo resolver problemas familiares y cómo crear una buena relación entre los cónyuges y los hijos pero, a la vez, no actuáis según lo que predicáis, vuestras palabras estarán vacías, no tendrán valor y no tendrán impacto. Por lo tanto, convertirse en un imam conlleva una gran carga y una gran responsabilidad personal”.

Reiterando la importancia de la oración, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad, dijo:

“Hoy, el mundo necesita desesperadamente personas que tengan una relación viva con Dios y que sientan compasión por Su creación. El mundo necesita personas que puedan salvar a la humanidad de caer aún más en el abismo del materialismo. Para que esto se logre, debemos confiar en el poder de la oración ferviente”.

Su Santidad también destacó la importancia de la gracia y la compasión y dijo que una parte inherente del islam era desear el bien a todas las personas.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad, dijo:

“Muchos de los males y conflictos surgen por el hecho de que las personas piensan mal de los demás. Por lo tanto, incluso si otros piensan mal de vosotros u os tratan descortésmente, no debéis reaccionar de la misma manera. Más bien, debéis desear el bien a esas personas y guiarlas con sabiduría para que se den cuenta del error en sus caminos y comprendan que todo lo que guardaban en sus corazones era falso. Esto solo sucederá si vuestros corazones están llenos de amor por los demás”.

Concluyendo su discurso, Su Santidad oró:

“Que Al-lah os permita cumplir con los objetivos de la consagración de vuestras vidas por la causa del islam con fervor y devoción. Que Al-lah os permita convertiros en ejemplos vivientes de aquellos que dan prioridad a la fe sobre todos los asuntos mundanos”.

 

Fotos de Grupo