En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
There is none worthy of worship except Allah, Muhammad is the Messenger of Allah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Discurso De Hazrat Jalifatul Masih V (Aba) En La Sesión Final Del I’lltema Nacional De Waqfat-E-Nau Uk 2019, El 6 De Abril De 2019

Después de recitar Tashahhud, Ta’awwuz y Surah Al-Fatihah, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) dijo:

“Por la Gracia de Al-lah Ta’ala, celebráis una vez más el I’lltema Nacional de Waqfat-e-Nau. Espero que todas os hayáis beneficiado  de los diversos programas y eventos que han tenido lugar.

Al igual que otras mujeres áhmadis en el Reino Unido, vosotras habéis crecido en esta sociedad occidental; sin embargo,  sois diferentes a ellas en un aspecto significativo: antes de nacer, vuestros padres han consagrado vuestras futuras vidas por la causa de la fe. Vuestros padres oraron para que Al-lah Todopoderoso os permita servir al islam y desempeñar un papel destacado en difundir sus enseñanzas por todas partes. Por ello, recordad siempre que debéis luchar constantemente por aprender y actuar según las enseñanzas del islam.

Para cualquier áhmadi, y de hecho, para cualquier musulmán, es obligación básica cumplir con los derechos de adoración de Al-lah. Por lo tanto, lo primero que deseo recordar  es que debéis aseguraros de ofrecer regularmente namaz cinco veces al día. Además, debéis ofrecer namaz sinceramente y en un estado de completa sumisión a Al-lah Todopoderoso,  y no de forma apresurada solo para poder afirmar que habéis cumplido con vuestra obligación.

Para cumplir verdaderamente los derechos de adoración, siempre debéis tener muy en cuenta que os postráis ante Al-lah Todopoderoso, quien es Todo-Poderoso y Todo-Oyente, y  Le presentáis vuestros más sentidos deseos y esperanzas. Ciertamente, la aspiración más importante de cualquier miembro de Waqf-e-Nau,   de cualquier verdadero musulmán y de cualquier persona que ha prometido su vida al servicio del islam, debe ser alcanzar la cercanía de Al-lah Todopoderoso. En consecuencia, es de absoluta importancia que siempre intentéis elevar el estándar de vuestra adoración.

El segundo punto principal sobre el  que quiero llamar vuestra atención es que debéis tener en cuenta que la enseñanza perfecta que Al-lah Todopoderoso nos ha otorgado, en la bendita forma de Santo Corán, es una enseñanza universal, eterna y perenne. Cada instrucción del Sagrado Corán está de acuerdo con la naturaleza humana y no se puede sugerir que, debido a que el Sagrado Corán fue revelado hace más de 1400 años, está desfasado o pertenece al pasado; más bien, cada palabra del Sagrado Corán sigue siendo tan aplicable hoy como lo fue en  tiempos del Santo Profeta (sa). Tampoco es correcto decir que porque el Corán fue revelado a los  árabes, es exclusivo para el pueblo árabe.

De hecho, las enseñanzas del Sagrado Corán son para el pueblo árabe, pero también lo  son para el pueblo de Europa,  América, Asia, África y todas las partes del mundo. Por lo tanto, en todos los aspectos, así como el Sagrado Corán era relevante y digno de práctica hace 1400 años, lo sigue siendo hoy. Es por ello que  todas las Waqfat-e-Nau deben eliminar completamente de sus mentes la creencia de que el islam es una religión pasada de moda o de alguna manera atrasada. En lugar de ser una religión del pasado, lo cierto es que es una religión de hoy y de mañana y permanecerá hasta el fin de los tiempos, Insha’Allah.

En consecuencia, independientemente de las acusaciones o críticas dirigidas contra el islam, nunca debéis sentir vergüenza o complejo sobre vuestra fe. No hay alegato o crítica que no pueda ser refutada. La realidad es que Al-lah  Todopoderoso ha proporcionado en el Sagrado Corán la respuesta a cada cargo o acusación formulada contra el islam, ya sea por parte de no-musulmanes o por personas no-religiosas.

Además, somos extremadamente afortunados de que en esta época, el Mesías Prometido (as) nos haya mostrado el  verdadero significado e interpretación del Sagrado Corán y nos haya equipado con las armas intelectuales para responder a aquellos que se oponen al islam o lo ponen en duda. Así, para comprender los significados más profundos del Sagrado Corán, es esencial que leáis los libros del Mesías Prometido (as), así como otros libros publicados por la Yama’at. Ciertamente, en esta época, solo leyendo los libros del Mesías Prometido (as) y sus Julafa podemos comprender verdaderamente nuestra fe y responder a quienes levantan falsas acusaciones contra el islam.

Muchas de vosotras estáis ahora en  la adolescencia, mientras que otras  ya  sois adultas y habéis sido bendecidas con vuestros propios hijos. Puesto que habéis llegado a una edad de comprensión y madurez, debéis tener un hábito: reservar un tiempo todos los días para leer los libros o escritos del Mesías Prometido (as), ya que os proporcionarán los medios necesarios para defender vuestra religión. En muchas ocasiones, he hablado de cómo las enseñanzas del islam son extremadamente exhaustivas y de gran alcance.

De hecho, el Sagrado Corán se llena de principio a fin con conocimiento y orientaciones sobre todos los aspectos de vuestras vidas y de la sociedad en general. El Corán guía a la humanidad desde la unidad familiar doméstica hasta las relaciones internacionales. De la misma manera, el islam nos enseña acerca de los derechos individuales, incluidos los derechos de los niños, y  sobre los derechos colectivos, incluidos los derechos del gobierno y  la ciudadanía.

Como he dicho, el Mesías Prometido (as) ha expuesto estas enseñanzas, de modo que los miembros de su Yama’at sean capaces de entender su fe y defenderla de cualquier crítica o falsa acusación. Por lo tanto, debéis ignorar cualquier duda o temor y poneros de pie con certeza y convicción en la verdad de vuestra fe, y responder a aquellos que buscan difamar sus enseñanzas puras.

Independientemente de si estáis trabajando a tiempo completo para la Yama’at o no, como miembro de Waqf-e-Nau, es vuestro deber propagar las verdaderas y pacíficas enseñanzas del islam a través de vuestras palabras y vuestra conducta.

Mi experiencia siempre me ha demostrado que cuando a personas mundanas y materialistas, que se consideran extremadamente avanzadas y educadas, se le presentan las verdaderas y hermosas enseñanzas del islam,   no pueden evitar sentirse impresionadas. En particular, considerando el conflicto y la división en el mundo, cuando presentamos las enseñanzas pacíficas y compasivas del islam, el efecto es  extraordinario. Muchas personas quedan asombradas y abrumadas por la magnificencia de las benevolentes enseñanzas del islam.

Por lo tanto, como sinceras niñas y mujeres áhmadis musulmanas, y como miembros del sistema de Waqfat-e-Nau, nunca debéis tener ningún tipo de complejo de inferioridad por vuestra religión. No penséis nunca  que  vuestra religión está de alguna manera atrasada o alejada de la realidad del mundo moderno. Por el contrario, cuanto más orgullosas os sintáis de vuestra religión y viváis vuestras vidas de acuerdo con las enseñanzas del islam, más os respetarán los demás y así es como vuestro honor y dignidad se establecerán en el mundo. Seguro que no hay enseñanza islámica que os cause  complejo o temor alguno en vuestras mentes.

Nunca debe preocuparos ni por un segundo que otros puedan burlarse de vosotras o se  os considere  el hazmerreír debido a vuestras creencias religiosas.

Si se burlan, ¡dejadlos!

Algunas personas critican o se burlan del pardah y el hiyab, mientras que otras desprecian nuestra forma de ofrecer el namaz. Desafortunadamente, algunos jóvenes áhmadis, particularmente adolescentes, desarrollan un complejo de inferioridad o se sienten humillados y rechazados por ello. Sin embargo, si se burlan de vosotras por actuar de acuerdo a  vuestra religión, nunca debéis tomarlo como una humillación personal; más bien, debéis considerar que es una insignia de honor y sentiros orgullosas de saber que os habéis mantenido fuertes en vuestra fe frente a la adversidad. Demostrar paciencia y mantener la cabeza alta en tales circunstancias es la verdadera forma de establecer vuestro honor y autoestima en el mundo. Somos afortunados porque no hemos olvidado nuestros valores.

Hoy en día, la mayoría de las personas, especialmente en el mundo occidental, han perdido su verdadera identidad religiosa. Incluso aquellos que afirman ser seguidores de la religión, viven unas vidas que no tienen correlación con su fe. Aunque muchos miembros jóvenes de la sociedad occidental todavía se identifican como cristianos, en realidad, la gran mayoría no sigue  las enseñanzas del cristianismo y no tienen afinidad o vínculo con la Iglesia. De hecho, una causa de la falta de interés en la religión entre los jóvenes de hoy ha sido que,  a medida que la generación anterior, más inclinados a la religión, se ha ido muriendo, muchas iglesias se han ido vaciando de fieles hasta el punto de que ahora se venden  en el mercado  al mejor postor. No se dan cuenta de que vender un lugar sagrado de adoración no es un asunto trivial o insignificante.

Además, en nombre de la llamada libertad, la sociedad actual se considera a sí misma extremadamente avanzada y progresiva, y cree  que ha  alcanzado la cima de la civilización. Sin embargo, la realidad es que, a medida que la sociedad se ha alejado de la religión, las normas morales han declinado en paralelo. En términos de moralidad y virtud, en lugar de avanzar, las sociedades modernas sufren una profunda decadencia. Al separarse de Dios Todopoderoso, la humanidad está alejándose rápidamente de las normas básicas de la decencia común.

Por ejemplo, en la sociedad moderna, es muy normal que los niños no respeten a sus padres y no los escuchen. Incluso el  nivel básico de respeto que un niño debe tener por sus padres y para sus mayores se está perdiendo. Esto también se clasifica como “libertad” e “independencia”. Cada vez más, los datos muestran que si  los padres son firmes con sus hijos, esto lleva a la implicación de las autoridades locales o incluso se llama a la policía. Como resultado, la unidad familiar se está rompiendo.

¿Es una medida de éxito si se lleva a más niños a la asistencia social o si se requiere a las autoridades actuar?

¿Es esto progreso? ¿Es esto desarrollo?

¿Es este el gran logro de nuestro tiempo?

Ahora, tardíamente, la sociedad está empezando a comprender las nefastas consecuencias  de la absoluta libertad. Por ejemplo, después de observar que las familias se destruyen y hay una  completa falta de respeto entre los niños para sus mayores, algunas personas en la sociedad occidental están empezando a expresar su preocupación  sobre este tema.

Recordad siempre que la paz de la sociedad está directamente conectada a la paz interior de las familias dentro de esa sociedad. La paz en el hogar se basa en la buena moral y el mutuo respeto, tanto entre un marido y su esposa como  entre los padres y sus hijos. Por lo tanto, siempre tened en cuenta que, como miembros de Waqf-e-Nau, es esencial que manifestéis la moral más alta en todo momento.

Todas vosotras, ya seáis niñas, adolescentes o adultas, debéis cumplir con los derechos de vuestros padres, vuestros hermanos y otros familiares. Las casadas ​​deben tratar a sus hijos y cónyuges con amor, cumplir sus derechos y asegurarse de que su hogar sea un espejo reflector de las enseñanzas del islam. Como dije antes, recordad siempre que cumplir con los derechos de Al-lah Todopoderoso y actuar sobre sus enseñanzas,  inmersas dentro del incomparable tesoro que es el Sagrado Corán, siempre debe ser la prioridad en nuestras vidas.

Por lo tanto, debéis leer el Sagrado Corán, los comentarios del Mesías Prometido (as) y de sus Julafa y estar orgullosas de que vosotras sois las adoradoras de un Dios vivo y seguís a un noble Profeta (sa), cuyas enseñanzas permanecerán para siempre, Insha’Allah. Debéis estar orgullosas del hecho de que vuestra creencia religiosa es vuestro medio de éxito y salvación, tanto en este mundo como en la próxima vida. Ciertamente, si vivís vuestras vidas según las enseñanzas del Sagrado Corán, apreciaréis el paraíso dentro de vuestros propios hogares y vidas cotidianas.

También deseo recordar a los padres de los niños de Waqf-e-Nau que siempre deben reflexionar sobre el hecho de que han comprometido a sus hijos para la causa del islam, y por tanto,  si no son un ejemplo piadoso para sus hijos, habrán fallado en cumplir con sus deber. Serán culpables por la incapacidad de sus hijos de convertirse en verdaderos bienes para nuestra Yama’at. Dedicar vuestro hijo es hacer un compromiso de por vida de aumentar vuestros propios estándares de rectitud y ser modelo a seguir para vuestros hijos. Del mismo modo, muchas Waqfat-e-Nau están ahora casadas ​​y tienen sus propios hijos, por lo que deben reflexionar solemnemente sobre la promesa hecha primero por sus padres, que ahora han hecho para su propia progenie y esforzarse constantemente por criar a sus hijos de la mejor manera posible,  así como establecer para ellos un ejemplo personal de piedad del que aprendan.

Si vivís vuestras vidas de esta manera, se asegurará el progreso continuo y  la prosperidad de nuestra Yamaat, Insha’lah. El alto estatus de las mujeres en el islam es tal que solamente a través de sus nobles esfuerzos, las generaciones venideras permanecerán unidas a su fe. Sólo si las madres desempeñan sus roles cruciales, pueden los grandes valores de nuestra religión permanecer firmemente inculcados en nuestras futuras generaciones. De lo contrario, podríamos sufrir la misma suerte que otras comunidades religiosas que han perdido sus tradiciones y valores a lo largo del tiempo.

Como dije, los cristianos están vendiendo iglesias, y algunas comunidades judías están haciendo lo mismo con sus sinagogas. En consecuencia, si no nos mantenemos dedicados a nuestra fe y no establecemos ejemplos positivos para las generaciones futuras, entonces nuestras mezquitas se convertirán en conchas vacías, al igual que se han vuelto las iglesias y lugares de culto de otras religiones. Sin embargo, Insha’Allah, esto nunca sucederá porque es la promesa de Al-lah Ta’ala que el islam será siempre una religión viva hasta el Día del Juicio.

Esta es la razón por la que Él envió al Mesías Prometido (as) a revivir las verdaderas enseñanzas del islam y después de su fallecimiento, la institución de Jilafat fue restablecida por Al-lah Todopoderoso. Por lo tanto, no ocurrirá que nuestras mezquitas se vendan o que el progreso de nuestra Yama’at cese. Sin embargo, las vidas de aquellos áhmadis que descuidan sus deberes y no  permanecen apegados a su fe serán desperdiciadas y sus generaciones futuras se perderán en el mundo materialista.

En consecuencia, como mujeres y niñas  áhmadis, como madres e hijas, y como Waqf-e-Zindigi, vosotras debéis comprender vuestros deberes. Incluso si no estáis trabajando a tiempo completo en un departamento de la Yama’at, todas vosotras sois Waqf-e-Zindigi y por lo tanto, debéis esforzaros por aumentar vuestro conocimiento religioso para que podáis actuar sobre vuestra fe e inculcar valores islámicos a vuestros niños.

Sed justas. Observad la moral más alta.  Decid siempre la verdad.

Respetad los principios islámicos y esforzaros por ser mejores musulmanas cada día de vuestras vidas.

Solo así podremos asegurarnos de que nuestros hijos y las generaciones que los siguen están en manos seguras y crecerán siendo una fuente de orgullo para nuestra Yama’at.

Recordad siempre que, tanto para los hombres  como para las mujeres creyentes, es necesario mantener siempre el Taqwa (rectitud) en el centro del pensamiento, lo que significa esforzarse por alcanzar toda forma de bondad y virtud.

Así, procurad ser las más veraces, las más trabajadoras y las más fieles servidoras del islam.

Considerad que es vuestro deber de por vida difundir el verdadero mensaje del islam.

Que Al-lah Todopoderoso os permita a todas vivir vidas rectas y acercaros  cada vez más a vuestro Creador.

De acuerdo con Su mandato, que podáis nutrir a la generación que yace en vuestros regazos de una manera que asegure que los estándares espirituales, morales e intelectuales de la Yama’at continúen aumentando, y que ningún niño áhmadi se aleje de las enseñanzas del islam y desperdicie su vida.

Que Al-lah Todopoderoso os permita a todas vosotras actuar sobre las verdaderas enseñanzas del islam, ser estrellas brillantes del Ahmadíat y  fuente continua de orgullo para nuestra Yama’at – Amen.