Desata tu potencial humano
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

¿En qué o en quién te basas para definir tus aspiraciones? Hoy en día, y sobre todo a través de las redes sociales, tenemos acceso a una gran cantidad de personas que influyen en las decisiones que tomamos por haber destacado en algún aspecto de sus vidas:

Si te gusta el deporte, puede que aspires a ser como Michael Phelps, Cristiano Ronaldo o Rafael Nadal. Si te atrae el mundo empresarial quizás intentes emular los hábitos Steve Jobs o Elon Musk. O quizás te sientas inspirado por personas como Martin Luther King o José Ramos-Horta que lucharon por defender los derechos humanos. Para muchas personas, estas figuras destacadas se convierten en un modelo a seguir para lograr una vida más feliz o exitosa.

Sin embargo, la reflexión que quiero hacer es que la mayoría de las personas que se perciben como exitosas, normalmente lo serán en una determinada área, pero no necesariamente lo serán en otras áreas. Por ejemplo: Steve Jobs empleó sus facultades mentales para lograr el éxito que tuvo, y muchos de sus hábitos sirven de inspiración para los demás. Pero, por otro lado, tomó decisiones que, moralmente, han sido muy cuestionables. Por ello, no podemos decir que fuera una persona moralmente exitosa.

Si nos ceñimos a lo anterior, no podemos decir que el éxito sea un concepto universal, porque algunas personas darán más importancia a al éxito empresarial que a la moralidad, otras darán más importancia a la solidaridad y desarrollo social que al éxito personal, otros darán más importancia al éxito en la vida familiar que en la vida laboral, etc.

Capacidades que podemos desarrollar

Para poder establecer un criterio universal, primero podemos identificar diferentes capacidades que podemos desarrollar, y ver hasta qué punto hemos llegado a desarrollar cada una de ellas. En este caso he identificado 6 capacidades:

  1. Capacidad física. Todo lo relacionado con nuestro cuerpo y dieta. Nuestra aptitud física, nuestra dieta, nuestra salud, etc.
  2. Capacidad mental. Nuestra actitud hacia la vida. Nuestra proactividad, motivación, perseverancia, etc.
  3. Capacidad emocional. Nuestra capacidad para enfrentarnos a emociones positivas y negativas. Autoestima, resiliencia, control, etc.
  4. Capacidad social. Nuestras relaciones y como interactuamos con los demás. habilidades interpersonales, tolerancia, etc.
  5. Capacidad moral. Nuestro sentido de lo que es correcto e incorrecto. Honestidad, gratitud, justicia, etc.
  6. Capacidad espiritual. La comprensión de que existe un propósito superior a nuestra existencia. La abnegación, solidaridad, el sacrificio.

El potencial humano es mucho más elevado de lo que pensamos, ya que nada nos impide aspirar a desarrollar todas y cada una de estas facetas. Pensar que, si destaco en una de estas facetas, pero ignoro las demás, ya es suficiente para considerarme una persona exitosa, a mi parecer es subestimar tu propio potencial como persona.

Según el Corán, el fundador del islam, el Profeta Muhammad (sa) es descrito como “la Misericordia para la humanidad” resaltando el hecho de que su éxito fue debido en gran parte a su elevado desarrollo moral y espiritual.

Algunas consideraciones

Vamos a suponer que nuestro desarrollo en una de nuestras capacidades se determina por cuanto hemos crecido a lo largo del tiempo.

En ese caso, una persona con discapacidad física o mental, por ejemplo, no podrá desarrollar sus capacidades físicas o mentales. Pero eso no implica que no pueda tener éxito o alcanzar su potencial como ser humano. En su caso, esa capacidad o discapacidad simplemente no se tendrá en cuenta. Por ejemplo, una persona con una discapacidad física puede desarrollar el resto de sus capacidades con éxito, e incluso -en algunos casos- desarrollar sus capacidades físicas hasta cierto punto. Podemos observar esto en los deportes paralímpico.

¿Qué ocurre cuando desarrollamos algunas de estas capacidades, pero ignoramos las demás?

La respuesta se encuentra en el bienestar o la satisfacción que sentimos nosotros y las personas de nuestro entorno. Cuando una persona desarrolla solo sus capacidades físicas o mentales, pero carece de habilidades morales, sociales, emocionales o espirituales, no suele ser feliz, y de hecho sufre muchos problemas emocionales y de salud. También es común que haya creado angustia y frustración en muchas personas de su entorno laboral y familiar. Hay numerosos ejemplos de cantantes o empresarios que se encuentran en este caso, a pesar de su talento y de su éxito.

Y en el lado opuesto, una persona que es moral y emocionalmente fuerte, o incluso espiritualmente fuerte, pero ignora sus capacidades físicas y mentales, sufrirá muchos problemas de salud, y enfermedades y su desarrollo intelectual no sea muy elevado. Con lo cual posiblemente no será un miembro muy útil para la sociedad.

De hecho, aunque una persona no destaque en ninguna de estas habilidades en particular, siempre que las desarrolle todas hasta cierto punto, probablemente será mucho más feliz y más útil para la sociedad.

“Las naciones no pueden reformarse sin la reforma de su juventud.” Mirza Bashiruddin Mahmud Ahmad; 2º Jalifa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

¿Hay alguna de estas capacidades a la que se deba dar prioridad?

Dependiendo de nuestros objetivos en la vida, podremos dar prioridad a unas capacidades sobre otras, pero lo más importante es desarrollarlas de forma equilibrada y no ignorar ninguna de ellas. Si no, estamos esencialmente matando una parte de nuestra humanidad, y con ello estamos limitando nuestra felicidad y la de los demás.

Actualmente, y cada vez más se ignora nuestro desarrollo moral y espiritual. La gente considera que sus intereses personales están encima de los de los demás y las consecuencias de esto es que nuestra sociedad es cada vez más injusta y corrupta, y debido a ello, muchas familias e individuos están siendo afectados. Si desarrollamos estas capacidades podremos alcanzar nuestras metas y aspiraciones con un sentido del bien y del mal y con un objetivo noble en mente, e inspiraríamos a más personas a hacer lo mismo.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via