Jalsa Salana Qadian 2021 concluye con un discurso que inspira la fe.
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

“Ni siquiera la pandemia del Covid-19, que ha dejado al mundo entero conmocionado, ha conseguido librar a los corazones de la amargura ni purgar a las naciones de su orgullo”…

El 26 de diciembre de 2021, el Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadiyya, el Quinto Jalifa (Califa), Su Santidad, Hazrat Mirza Masroor Ahmad concluyó las Convenciones Anuales (Jalsa Salana) de la Comunidad Musulmana Ahmadiyya en Qadian y Guinea Bissau con un discurso inspirador.

Su Santidad presidió la sesión de clausura prácticamente desde el Masroor Hall en Islamabad, Tilford. Más de 2100 personas se reunieron en el lugar de la Jalsa, con una asistencia total que superó los 6000 musulmanes ahmadíes de todo Qadian.

La asistencia fue restringida debido a la pandemia de Covid-19, sin embargo, aquellos que no pudieron participar, tanto en Qadian como en otros lugares, pudieron ver el inspirador discurso final de Su Santidad en directo en MTA International.

Durante el discurso, Su Santidad habló con gran detalle sobre la inmensa importancia de establecer la paz en la sociedad y esbozó exhaustivamente una serie de principios islámicos esenciales para lograrlo.

Su Santidad comenzó su discurso afirmando que es siguiendo los principios y enseñanzas establecidos por el Islam como se puede establecer una paz significativa en el mundo.

Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo

“Las enseñanzas del Islam son el único conjunto de enseñanzas que puede establecer una sociedad hermosa y armoniosa, debido al hecho de que todavía están en su forma original y prístina. Esta es la enseñanza que, si se actúa correctamente en el verdadero sentido, acerca a uno a Allah el Todopoderoso y luego, como resultado de esa cercanía -junto con el deseo y el esfuerzo por alcanzar la complacencia de Dios- guía a un verdadero musulmán hacia el cumplimiento de los derechos de los demás de tal manera que no tiene comparación. El cumplimiento de estos derechos es el garante de la paz y la armonía en la sociedad.”

Hazrat Mirza Masroor Ahmad continuó:

“Hoy en día se debate mucho sobre la paz y la seguridad y sobre cómo puede establecerse realmente una paz duradera. El potencial de desorden, malestar y guerra tanto a nivel local como internacional es cada vez mayor. De hecho, ni siquiera la pandemia de Covid-19, que ha dejado al mundo entero conmocionado, ha conseguido librar los corazones de la amargura o purgar a las naciones de su orgullo y arrogancia sobre los demás. Nadie está prestando atención a esta advertencia de Allah el Todopoderoso y si esta misma actitud continúa siendo mostrada por las personas y las naciones, las ramificaciones serán increíblemente peligrosas…”

Su Santidad continuó hablando sobre cómo el Islam condena completamente la burla de otras religiones y sus fundadores y que al instruir a sus seguidores a creer en todos los demás profetas, el Islam ha salvaguardado también la libertad y el respeto interreligiosos.

A lo largo de su discurso, Hazrat Mirza Masroor Ahmad amonestó repetidamente a los musulmanes del mundo para que alinearan sus acciones con las enseñanzas del Islam y dijo que sólo haciendo esto, y aceptando al Mesías Prometido (la paz sea con él) se puede lograr la verdadera paz y prosperidad.

A este respecto, Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo:

“Es una gran vergüenza que los gobiernos musulmanes de la época moderna no comprendan esto, y que se establezca una percepción negativa del Islam de que es, Dios no lo quiera, una religión extremista y violenta…”

Hazrat Mirza Masroor Ahmad continuó:

“Si incluso ahora las acciones de los musulmanes están en consonancia con las enseñanzas del Islam, entonces la atención del mundo se volverá positivamente hacia el Islam, y los musulmanes también llegarán a ver que al volverse verdaderamente hacia Allah el Todopoderoso y abandonar todos los ídolos mundanos, no sólo se establecerá la paz mundial, sino que el estatus, el respeto y el honor de los musulmanes también se incrementará de forma múltiple. Pero esto sólo podrá ser así si y cuando acepten al verdadero siervo del Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él), el Imam de la Era [El Mesías Prometido (la paz sea con él)], que ha sido enviado por Allah el Todopoderoso para el establecimiento de la paz y la armonía en el mundo.”

Una enseñanza clave mencionada por Su Santidad como crucial para el establecimiento de la paz tanto a nivel individual como social es la del perdón y la de no excederse nunca en el castigo de un mal.

Hazrat Mirza Masroor Ahmad agrego:

“Si alguien hace algo malo, la retribución que se le imponga por esa acción debe ser proporcional al mal cometido. Pero recuerda que la administración de la retribución no es para que uno pueda albergar rencores o mantener hostilidades, ni debe ser por el bien de tomar venganza. Más bien, el objetivo debe ser siempre la reforma y el logro de un cambio positivo. Siempre hay que centrarse en cómo se puede lograr la reforma en cualquier circunstancia de este tipo. ¿Es a través del castigo, la retribución o el perdón? Allah el Todopoderoso afirma que si la reforma se produce al perdonar a alguien, entonces perdónalo y la recompensa de perdonarlo está entonces con Allah el Todopoderoso”.

Hazrat Mirza Masroor también expuso la conocida tradición (Hadith) del Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él), “Ayuda tanto al opresor como al oprimido”.

Su Santidad dijo que mientras que ayudar al oprimido era fácil de entender, ayudar al opresor requiere que uno frene al opresor de cometer injusticias y que cualquier forma de castigo al que se enfrente después de la transgresión debe ser proporcional, y llevarse a cabo con el objetivo de la reforma.

Su Santidad también explicó que el papel de un árbitro cuando se trata de dos partes debe realizarse con equilibrio y justicia, sin favorecer a ninguna de ellas indebidamente, para que no se inviertan los papeles del oprimido y del opresor.

Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo

“Quien decide entre dos partes y establece la paz tiende a inclinarse a favor de una parte sobre la otra. Si miramos a las Naciones Unidas, se puede ver claramente que hay parcialidad e injusticia (en sus políticas). O bien muestra un favor tan abrumador a la víctima que llega un momento en que el oprimido se convierte en opresor, o bien se pone del lado del opresor hasta tal punto que la vida se vuelve imposible para el oprimido…”

Hazrat Mirza Masroor Ahmad continuó:

“La paz duradera sólo puede establecerse cuando las personas influyentes de todos los niveles adoptan un enfoque equilibrado. Cuando escuchan los problemas y la perspectiva de ambas partes, y luego median y eliminan los rencores…”

Destacando cómo pensar mal de los demás puede conducir a más pecados, Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo

“Cuando uno piensa mal de los demás, también se esfuerza por encontrar defectos en ellos. En el momento en que un pensamiento malo aparece en el corazón de uno, inmediatamente comienza a tratar de encontrar defectos en ellos también. Quien actúa de acuerdo con las enseñanzas de Allah el Todopoderoso piensa bien de los demás, en lugar de pensar mal, y quien sólo piensa bien de los demás nunca puede ponerse a buscar los defectos de los demás…”

Su Santidad continuó citando al Mesías Prometido (la paz sea con él), respecto a la naturaleza de algunos pecados que no siempre son obvios y aparentes para quienes los cometen.

Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo

“Ciertos pecados son tan sutiles y oscuros que un individuo puede estar comprometido con ellos y sin embargo permanecer completamente inconsciente. Tanto es así que envejecen mientras los cometen y sin embargo permanecen completamente inconscientes de que en realidad están pecando.”

Hazrat Mirza Masroor Ahmad también habló de cómo ciertas naciones se aprovechan económicamente y usurpan los derechos de otras.

Refiriéndose en particular al tratamiento de las naciones africanas en este sentido, Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo

“Se puede ver en la actualidad, donde hay un gran aumento del materialismo, que hay un gran esfuerzo para devorar fraudulentamente la riqueza de los demás. De hecho, esta injusticia también está teniendo lugar en el escenario internacional. Las naciones prósperas están consumiendo injustamente la riqueza de las naciones más pobres mediante diversos esquemas y estratagemas.”

Hazrat Mirza Masroor Ahmad continuó:

“Ahora ciertas naciones africanas están levantando su voz de protesta porque después de darles la independencia, los países poderosos del mundo se están apoderando injustamente de su riqueza bajo el pretexto de que la están gastando en el desarrollo y la seguridad de los países de los que se está usurpando la riqueza. Extraen millones de dólares de riqueza al año y no los gastan en los países a los que se les quita la riqueza. El resultado es que se está creando un odio hacia los países más desarrollados en las naciones más pobres, cuyo resultado podría ser extremadamente destructivo y peligroso.”

Junto con la toma de tales cantidades de riqueza de las naciones más pobres, que las deja económicamente paralizadas, muchos países desarrollados también explotan a los ciudadanos de estas naciones más pobres para obtener mano de obra barata mientras ganan miles de millones a sus espaldas.

Haciendo una dura advertencia al mundo en este sentido, Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo

“Los pobres son explotados por su mano de obra barata para producir bienes. Los salarios son tan bajos que apenas dan para dos comidas al día a una familia. Sin embargo, los ricos obtienen beneficios de miles de millones de dólares con esta mano de obra barata. Esto es lo que está dando lugar a la inquietud y llegará un momento en que, como resultado, los pobres estallarán como lava. Esto se debe a que los modernos medios de comunicación han creado conciencia en la gente y una toma de conciencia, y las noticias de un lugar del mundo viajan rápidamente a otras partes. Esto ha aumentado el deseo de bienes materiales en las naciones más pobres. Cuando una persona pobre ve que está siendo maltratada de esta manera, aumenta su inquietud y la paz se rompe. Por eso el Islam instruye que, para eliminar ese descontento de la sociedad, cuides los derechos de los demás en todos tus tratos. Este es el medio para una paz duradera”.

Haciendo un llamamiento a los musulmanes ahmadíes para que den los más altos ejemplos posibles de moralidad y bondad, Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo:

“En los tiempos modernos, nos costaría encontrar quizás algún ejemplo (de acatamiento de estas enseñanzas del Islam) en el mundo musulmán y por ello corresponde a los musulmanes ahmadíes, que han aceptado al Mesías Prometido (la paz sea con él), establecer tales ejemplos personales que se asemejen a los que mostraron los compañeros del Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él).”

Hazrat Mirza Masroor Ahmad continuó:

“Nadie debería poder señalarnos con el dedo acusador que ‘decís que sois diferentes porque habéis aceptado al Mesías Prometido (la paz sea con él), pero ¿qué diferencia habéis aportado?’ De hecho, la diferencia en nosotros debería ser clara y evidente por sí misma, sólo entonces podremos decir que hemos aceptado al Mesías Prometido (la paz sea con él) y que nos contamos entre su comunidad…”

Durante su discurso, Su Santidad también arrojó una luz orientadora sobre el equilibrio entre las emociones de la ira desbordante y el amor desenfrenado, explicando que ambas deben evitarse si se quiere obtener la paz.

Su Santidad explicó que en el capítulo 2, versículo 144 del Sagrado Corán, Allah el Todopoderoso ha llamado al pueblo musulmán “Ummatan Wasatan”, es decir, el “Pueblo Exaltado” y el pueblo de la moderación, lo que significa que los musulmanes deben esforzarse por ser siempre equilibrados en su enfoque de la vida.

Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo

“Uno también debe tener presente el siguiente principio cuando se trata de la ira y el amor. Uno no debe estar tan absorto en la ira que el perdón ya no sea una opción, ni tampoco debe estar tan absorto en el amor que soporte la pérdida sin límites. En el amor, una persona también es propensa a no cumplir los requisitos de la justicia absoluta. Por lo tanto, según este principio, debe haber un límite para la ira, así como un límite para el amor”.

Hazrat Mirza Masroor Ahmad hizo hincapié en que el cumplimiento de los derechos de los demás no debe limitarse a la propia familia, sino que hasta que no se cumplan los derechos de todas las personas del mundo, no se podrá establecer la verdadera paz.

Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo:

“Deberías ver a toda la humanidad como tus hijos; debería haber una pasión por servir a los demás. Cuando esto sea así, qué hermosa, pacífica y armoniosa será la sociedad. Si los musulmanes del mundo llegaran a entender esto”.

Para concluir, Hazrat Mirza Masroor Ahmad dijo:

“Que Allah el Todopoderoso nos permita establecer nuestros nobles ejemplos personales para que el mundo los vea y aprenda de ellos a través de cada una de nuestras acciones, después de haber aceptado al Mesías Prometido (la paz sea con él) y actuando según las enseñanzas del Islam.”

Hazrat Mirza Masroor Ahmad rezó además:

“Que podamos actuar sobre todo lo que he discutido referente a la paz, así como todas las demás enseñanzas islámicas. Que también hagamos que el resto del mundo las conozca para que el mundo que avanza hacia un pozo de ruina como resultado de su egoísta avaricia materialista, llegue a comprender que la verdadera paz sólo puede establecerse actuando de acuerdo con los mandatos de Dios.” 

Hazrat Mirza Masroor Ahmad continuó y dijo

“Ninguna otra comunidad mundana puede ofrecer ningún apoyo en la formación efectiva y duradera de la paz. Por lo tanto, es una gran responsabilidad para cada musulmán ahmadi hacerlo. Que Allah el Todopoderoso nos permita actuar en consecuencia”.

Los comentarios están dehabilitados

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via