En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
There is none worthy of worship except Allah, Muhammad is the Messenger of Allah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Date: 2018-09-14

Convención anual de Bélgica 2018

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Después de recitar el Tashahhud, Ta’wwuz y Surah Al-Fatihah, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) dijo:

Por la gracia de Al-lah el Todopoderoso el Yalsa Salana [convención anual] de la Comunidad Musulmana Ahmadía en Bélgica comienza hoy. Estoy participando en vuestro Yalsa después de un largo tiempo. La Comunidad aquí ha crecido durante este período. Por la gracia de Al-lah el Todopoderoso, la Comunidad ha aumentado aquí como otras Comunidades en todo el mundo. Muchas personas también han llegado desde Pakistán. Además, se ha progresado aquí en muchos aspectos; por ejemplo, ha aumentado el número de misiones; y el número de mezquitas y centros de oración también han aumentado. La mezquita que se está construyendo en Bruselas está casi en su etapa final. Es una hermosa mezquita la que se está construyendo. Anteayer, inauguré otra mezquita en Alken. Al-lah el Todopoderoso ha otorgado a la Comunidad un sitio y un edificio muy extensos. Por lo tanto, vemos que Al-lah el Todopoderoso de forma aparente ha otorgado muchas bendiciones a la Comunidad aquí. Por ello, estas bendiciones de Al-lah el Todopoderoso deben despertar el sentimiento entre los miembros de la Comunidad de que, en comparación con el pasado, debemos mejorar en nuestra comprensión y nuestra creencia en los mandamientos de Al-lah el Todopoderoso y adherirnos a ellos, no solo en términos aparentes sino de forma verdadera. No solo hay que mejorar durante un tiempo y luego detenernos, sino cada día y cada paso nuestro, en comparación con el día pasado o el paso anterior, debe suponer un progreso evidente y permitirnos avanzar en términos de virtud, rectitud y cumplimiento del propósito del advenimiento del Mesías Prometido (as). Debemos dejar atrás nuestros vicios y alcanzar nuevas alturas en la virtud.

Si esto se hace evidente entre los miembros de la Comunidad, entonces podremos decir que hemos logrado o estamos tratando de lograr el propósito del advenimiento del Mesías Prometido (as) y estamos tratando de hacer justicia del bai’at [la promesa de iniciación] del Mesías Prometido (as).

Por lo tanto, es necesario llevar a cabo un autoanálisis constante, y ser conscientes sobre este asunto. Es necesario prestar una atención especial y hacer un esfuerzo concertado en estos países desarrollados, donde, en nombre de la libertad, [las personas sienten que] están absueltas de las restricciones religiosas y de los mandamientos de Al-lah el Todopoderoso. No hay consideración para seguir los mandamientos religiosos o los mandamientos de Al-lah el Todopoderoso. Al contrario, después de haber emigrado a estos países en nombre de la fe, si no damos prioridad a las Palabras de Al-lah el Todopoderoso y, en cambio, nos dedicamos por completo a este mundo, acabaremos incurriendo en el disgusto de Al-lah el Todopoderoso. La mayoría de aquellos que han emigrado aquí, lo han hecho en nombre de la religión. Han venido aquí porque no tenían la libertad de actuar conforme a su religión en su propio país. Por lo tanto, esto siempre se debe mantener en mente… que habéis venido aquí en nombre de la religión y en nombre de Al-lah el Todopoderoso. Ahora, si no actuáis según los mandamientos de Al-lah el Todopoderoso, acabaréis disgustando a Al-lah el Todopoderoso. Sin embargo, el hombre es débil. Por lo tanto, debido a esta debilidad, a veces se inclina hacia lo mundanal. Prestar atención a los asuntos mundanos y obtener la riqueza material de este mundo hasta cierto punto, no es pecado. Sin embargo, estar completamente absorto en la búsqueda mundana como otras personas mundanas, ha sido prohibido por Al-lah el Todopoderoso. El Mesías Prometido (as) nos ha explicado esto en términos muy claros.

En una ocasión, el Mesías Prometido (as) dijo:

“Al-lah el Todopoderoso ha considerado los esfuerzos mundanos como permisibles”.

Es decir los esfuerzos, las actividades y compromisos mundanos están permitidos y no hay pecado en estos asuntos.

“La razón de esto es que si no se permitieran, podrían convertirse en una gran prueba para las personas y, como resultado de esta misma prueba, la persona podría acabar convirtiéndose en ladrón, tahúr, estafador, bandido y adoptar todo tipo de malos hábitos”.

El Mesías Prometido (as) declara,

“No obstante, hay un límite para todo. Participad en asuntos mundanos en la medida en que puedan ayudaros en asuntos religiosos y el objetivo final de esos [esfuerzos mundanos] debería ser la religión”.

El Mesías Prometido (as) declara:

“Por lo tanto, no impedimos [a la gente] que se dedique al mundo”.

Las actividades mundanas no están prohibidas. Sin embargo, la condición es mantener la fe como el último objetivo. Por lo tanto, este es el principio fundamental de una persona religiosa, que dice seguir la religión de Al-lah el Todopoderoso. Puede dedicarse a las actividades mundanas, puede hacer disposiciones para adquirir lo esencial para su sustento, puede ganar para los gastos de su esposa e hijos, puede cumplir con sus responsabilidades domésticas y es necesario participar en trabajos y ocupaciones mundanas a fin de cumplir con las responsabilidades que se os han sido confiadas. Sin embargo, no debéis estar absortos en este compromiso, este trabajo y empleo hasta tal punto que seáis negligentes hacia la religión y simplemente os preocupéis por el mundo. Debéis adquirir la riqueza mundana de acuerdo con el mandamiento de Al-lah el Todopoderoso, para cumplir los derechos de vuestra esposa e hijos, para cumplir los derechos de la creación de Al-lah el Todopoderoso y para servir a la religión de Al-lah el Todopoderoso. Si esto se convierte en vuestro objetivo, obtendréis los beneficios de este mundo así como los de la fe. El Mesías Prometido (as) también declaró que uno no debe estar tan absorto en los asuntos mundanos hasta el punto de que el tiempo que corresponde a Al-lah el Todopoderoso también se gaste en asuntos mundanos. No debemos gastar el tiempo en asuntos mundanos en lugar de cumplir los derechos de Dios.

El Mesías Prometido (as) declara:

“Si alguien hace esto, se verá privado y su declaración no será más que meras palabras vacías.”

Por lo tanto, si estáis absortos en el mundo, os veréis privados de la religión. Además, una vez que os veáis privados de la religión, vuestra declaración de fe, vuestra promesa de iniciación y vuestra creencia en Al-lah el Todopoderoso serán meras reclamaciones y no se considerarán nada más que eso. Nosotros afirmamos verbalmente ser áhmadis. Sin embargo, actuaremos en la misma manera que los demás si estamos cada vez más absortos en nuestras actividades mundanas.

Luego, elaborando sobre la cuestión de que la religión sea el objetivo al adquirir el mundo, el Mesías Prometido (as) declaró en una ocasión,

“El islam ha prohibido el monacato. Este es un acto cobarde.”

Aislarse del mundo no es un acto de valentía. El Mesías Prometido (as) declara,

“Cuanto más amplia es la relación de un creyente con el mundo, más sirve como un medio para elevar su rango ya que, si su principal objetivo es la religión, el mundo y su riqueza y esplendor actúan como un medio para servir a la religión.”

En otras palabras, el mundo y el respeto, el estado y la riqueza que ha adquirido en el mundo no actúa como un medio para que un creyente manifieste su mundanalidad. Al contrario, todos estos aspectos están subordinados a la religión. Su rango y estado benefician a la religión y su riqueza también beneficia a la religión. Esta es la esencia de lo que el Mesías Prometido (as) ha declarado. [Más adelante declara,]

“La riqueza es similar a un carruaje, en el cual una persona debe cabalgar para llegar a las más elevadas etapas de la fe. Es esa disposición, que una persona toma con él en un viaje como un medio de conveniencia y facilidad. Una persona se sube a un buen carruaje y hace provisiones de conveniencia y facilidad para su viaje con el fin de llegar al destino cómodamente. Por lo tanto, adquirid del mundo de esta manera y hacedlo subordinado a la religión. No os volváis subordinados a los esfuerzos mundanos y subsecuentemente abandonéis la religión.”

El Mesías Prometido (as) declara además, “En la siguiente oración enseñada por Al-lah el Todopoderoso:

Árabe – [Señor nuestro, concédenos el bien en este mundo así como el bien en el mundo venidero], Él ha mencionado el mundo primero, pero ¿qué mundo? Él menciona primero el bien de este mundo, que se convierte en un medio para adquirir el bien en el mundo venidero también.”

El Mesías Prometido (as) declara,

“De esta oración podemos entender claramente que cuando adquirimos la riqueza mundana, un creyente debe ser consciente del bien del Más Allá. Además, y junto a esto, las palabras “el bien de este mundo” se refiere a que un creyente musulmán debe utilizar los mejores medios posibles al adquirir la riqueza mundana. Es decir, adquirir la riqueza material a través de aquellos medios, que atraen la virtud y la bondad y no a través de medios que causen daño a otros o que se conviertan en fuente de vergüenza entre los demás seres humanos. La riqueza mundana obtenida así, ciertamente demostrará ser una fuente que nos permita obtener el bien en el mundo venidero.”

Por lo tanto, cada uno de nosotros debe esforzarse por adquirir un mundo, que se convierta en un medio para recibir el bien en el Más Allá. No debemos abstenernos y perdernos en las atracciones de este mundo y olvidar nuestro objetivo. No debe provocar el disgusto de Al-lah el Todopoderoso sino ser un medio para adquirir el bien del Más Allá. Además, las atracciones y los placeres de este mundo aumentan la angustia y ansiedad de las personas. La gente cree que puede encontrar consuelo en este mundo. Sin embargo, el hecho es que estos no son un medio de confort, sino que aumentan la angustia y la ansiedad.

Profundizando en este hecho, el Mesías Prometido (as) declara:

“No creáis que la aparente riqueza, la gobernanza, la opulencia, la dignidad y un gran número de niños pueden convertirse en medios de consuelo, tranquilidad y paz para una persona u os lleva al cielo inmediatamente (es decir, que está en el cielo o que ha encontrado el paraíso prometido).”

El Mesías Prometido (as) declara,

“Esto no es en absoluto el caso. La comodidad, el consuelo y la paz, que son recompensas del paraíso, no pueden lograrse por estos medios. Sin embargo, pueden alcanzarse viviendo y muriendo por el bien de Dios. En relación con esto, todos los profetas, que la paz sea con todos ellos, y Abraham y Jacob, que la paz sea con ellos, en particular, nos han guiado con estas palabras:

[Árabe]

Es decir, ‘No dejéis que la muerte os alcance, excepto cuando estéis en un estado de sumisión.’ Esto significa que siempre debéis permanecer en un estado de sumisión hacia Al-lah el Todopoderoso. No se ha designado un tiempo para la muerte. No dejéis que la muerte os alcance en estado de desobediencia.”

El Mesías Prometido (as) declara,

“La búsqueda de los placeres del mundo desarrolla una forma de anhelo y avaricia impura que aumenta aún más el deseo de uno por ellos. Esto es similar al caso de alguien que sufre de polidipsia, y su sed nunca se calma.”

Es como alguien que sufre de polidipsia, cuya sed nunca se calma y continúa bebiendo agua hasta que resulta fatal para él. [El Mesías Prometido (as) declara,]

“Por lo tanto, el deseo extremo de estos anhelos impropios e inapropiados también es parte del fuego del infierno, que no permite que el corazón de una persona encuentre consuelo y paz. Como cuestión de hecho, lo mantiene confundido en un estado de agitación y ansiedad.”

El Mesías Prometido (as) declara, “Por lo tanto, no debe permanecer oculto a mis amigos el hecho de que el amor y la pasión por la riqueza, la prosperidad, la esposa y los hijos no deben permitir que una persona se distraiga tanto que sea una barrera entre él y Dios el Exaltado.”

En otras palabras, si os veis envueltos y absortos en el mundo más allá de lo necesario, se crea un estado en el que surge una barrera entre esa persona y Al-lah el Todopoderoso. Surgen obstáculos y encubrimientos. Ni una persona avanza hacia Dios, ni Dios desciende sobre Su siervo. Sin embargo, Al-lah el Todopoderoso ha declarado que “si una persona se esfuerza por venir hacia Mí, Yo iré hacia él.”

También se menciona en los Hadices [diciendo del Santo Profeta (sa)] que si una persona da un paso [hacia Mí], Yo daré dos pasos [hacia él] y si camina [hacia Mí], iré corriendo hacia él. Por lo tanto, si deseáis eliminar esta barrera y este obstáculo, solo podréis lograrlo haciendo que el mundo esté subordinado a la religión. El Mesías Prometido (as) declara además que esta es la razón por la cual la riqueza y los hijos también han sido descritos como una forma de prueba para el hombre, ya que suponen una barrera entre el hombre y Dios.

El Mesías Prometido (as) declara que estos, es decir, la riqueza y los hijos son un tipo de fuego del infierno para el hombre. La razón es que cuando uno está separado de ellos, se siente inquieto y ansioso. El Mesías Prometido (as) declara que la unión de las cosas y el frotamiento crean calidez. Si se frotan las manos, se crea calor y, de la misma manera, frotar las piedras crea calor. De la misma manera cuando el amor del hombre y el amor por el mundo se frotan, el amor divino se quema. El amor de Dios se desvanece y arde. El Mesías Prometido (as) declara además que el corazón se oscurece y se aleja de Dios y es presa de toda clase de ociosidad.

Sin embargo, el Mesías Prometido (as) declaró que si el amor del mundo es por el amor de Dios, entonces el apego a tales cosas mundanas también será por el bien de Dios, eso es porque Al-lah el Todopoderoso ha permitido que el hombre esté apegado a estas cosas mundanas en cierta medida. Si el amor de alguien por ellos es puramente por el amor de Al-lah el Todopoderoso, entonces su fricción consumirá el amor de todas las demás cosas además de Dios. De hecho, esta fricción creará una luz espiritual y un resplandor como resultado. Entonces el deseo de Dios será su deseo y su deseo será el deseo de Dios. Entonces el hombre aceptará esta verdad y solo querrá lo que Dios desea. El Mesías Prometido (as) declara al contario de esto todo lo demás que el hombre posee es fuego del infierno. Es decir que una vida sin Dios es también una vida de infierno. El Mesías Prometido (as) declara que Al-lah el Todopoderoso desea que seáis completos musulmanes. La palabra musulmán se refiere a la separación completa. Es decir que uno debe inclinarse completamente hacia Dios. No es que uno esté inclinado hacia Dios y cuando uno vea los beneficios del mundo uno se incline hacia él y se olvide de Dios. El Mesías Prometido (as) declara que al permitir que uno se convierta en musulmán, Al-lah el Todopoderoso, le otorga innumerables bendiciones. Solo si uno reflexiona sobre ello. Como mencioné, el hombre es débil y, a veces, las atracciones del mundo intentan atraparlo.  El hombre a menudo se inclina hacia el mundo y se desentiende de Al-lah el Todopoderoso y su fe, y muestra debilidad en algunas de sus obligaciones. No se cumple con todos los mandamientos de Al-lah el Todopoderoso y no cumple con sus debidos derechos a Al-lah el Todopoderoso. No cumple con los derechos debidos a su esposa y a sus hijos. Se desarrollan problemas domésticos y hay disputas en casa. O uno no es honesto en su trabajo. Del mismo modo, hay muchos otros problemas que pueden desarrollarse. Por ejemplo, que se abandonen las oraciones debido al trabajo. Por lo tanto, Al-lah el Todopoderoso ha creado los medios para que uno sea liberado de esta debilidad. Los áhmadis somos muy afortunados de haber podido aceptar al Mesías Prometido (as), que en cada etapa nos ha dado una guía para salvaguardarse del extravío.

Luego, siguiendo las instrucciones de Al-lah el Todopoderoso, el Mesías Prometido (as) estableció el Yalsa donde una vez al año nos reunimos para mejorar nuestra espiritualidad. Por lo tanto, todos los asistentes deben tener en cuenta que debemos acercarnos a Al-lah el Todopoderoso, debemos dar prioridad a la fe sobre el mundo y, al vivir en este mundo, debemos hacer que el mundo esté sometido a nuestra fe. No debéis tener el espíritu solo dentro de vosotros, sino tratar de infundir en vuestros hijos lo que Al-lah el Todopoderoso desea de nosotros y cuál es el propósito de la vida. Debéis inculcar esto en los corazones de vuestras futuras progenies con el objetivo de hacer que este mundo quede sometido a nuestra fe, y debemos cumplir con los mandamientos de Al-lah el Todopoderoso.

En estos últimos días, para nuestra reforma, Al-lah el Todopoderoso nos ha bendecido enviando al Mesías Prometido (as) y Mahdi. Al jurarle nuestra lealtad, siempre debemos actuar de acuerdo con sus instrucciones porque nuestras vidas y las de nuestros hijos dependen de esto. Explicando este propósito, el Mesías Prometido (as) afirma,

“Debe ser evidente para todas las personas leales que realizan el Bai’at que el objetivo del Bai’at es que el amor del mundo disminuya y el amor de vuestro Señor y el amor del Profeta (sa) elegido prevalezca y se cree tal estado de altruismo que el viaje del Más Allá no parezca desagradable”.

Por lo tanto, a menos que establezcamos un amor verdadero y completo por Al-lah el Todopoderoso y Su mensajero, nuestro amor por el mundo no disminuirá ni el hombre podrá estar en paz en el momento de la muerte ni podrá eliminar su ansiedad por la muerte. Este es el propósito por el cual Al-lah el Todopoderoso estableció la Yama’at a través del Mesías Prometido (as) y nos ha permitido ser parte de ella, y fue con este propósito que aceptó el Bai’at y también definió claramente este propósito para todos los que realizaron el Bai’at.

Si no nos esforzamos por lograr ese propósito, entonces nuestras promesas de Bai’at serán meras afirmaciones y no habremos reconocido verdaderamente al Mesías Prometido (as) y tampoco le habremos aceptado y tampoco estaremos cumpliendo los debidos derechos de nuestro Bai ‘at. Cuando los Yalsas fueron iniciados por primera vez, el Mesías Prometido (as) descubrió que la gente no estaba cumpliendo el propósito del Yalsa y se sintió extremadamente disgustado y, expresando su disgusto, el Mesías Prometido (as) anunció que el Yalsa no se celebraría ese año. Por lo tanto, ese año el Yalsa no se celebró. El anuncio que hizo el Mesías Prometido (as) de posponer el Yalsa fue tan impactante que aún hoy causa gran ansiedad en el corazón de un áhmadi sincero, y ciertamente esta debería ser su condición. El Mesías Prometido (as) afirmó que el propósito del Yalsa era que los miembros de la Yama`at experimentaran una transformación al encontrarse unos con otros y que sus corazones se inclinaran hacia el Más Allá y sus corazones se llenaran del temor de Dios. Para que se conviertan en un ejemplo para otros de: rectitud, virtud, temor de Dios, bondad, compasión, amor y hermandad. Para que desarrollaran modestia, humildad y virtud e inculquen una pasión por las obras religiosas.

El Mesías Prometido (as) luego afirmó que este Yalsa no es como las reuniones ordinarias del mundo, sino que su propósito se basa en tener intenciones puras y alcanzar los objetivos deseados; de lo contrario, no tiene sentido. Si la intención no es la correcta y no está dando ningún fruto y tampoco se está logrando el propósito por el cual se establece el Yalsa, será inútil y no habrá beneficio de ello. El Mesías Prometido (as) declaró que estas reuniones continuadas deberían generar una transformación en nuestro interior. ¿A quién se refiere estas “reuniones”? Se refiere a encontrarse con el Mesías Prometido (as). Por lo tanto, si hubo personas en la época del Mesías Prometido (as) que incurrieron en su disgusto debido a sus debilidades, entonces solo Dios sabe mejor cuántas personas habrá hoy y cuáles serán las condiciones de aquellos que caigan bajo la categoría de aquellos a quienes el Mesías Prometido (as) expresó su disgusto.

Por lo tanto, todos debemos evaluarnos a nosotros mismos, si no estamos a la altura de los estándares que el Mesías Prometido (as) deseaba, entonces no tenemos derecho de asistir al Yalsa o deberíamos evaluar si merecemos asistir al Yalsa o no. No debe basarse simplemente en el hecho de que somos áhmadis desde nacimiento o que hemos sido áhmadis durante muchos años, o que somos descendientes de gente santa y por ello podemos asistir. Si ese es el caso, entonces no estamos cumpliendo el propósito que el Mesías Prometido (as) desea de nosotros. Además, si no hemos venido con la intención de cumplir este propósito con todas nuestras facultades, entonces asistir al Yalsa es lo mismo que asistir a cualquier otra feria.

Los corazones sinceros de cada áhmadi deben sentirse ansiosos después de escuchar esto. Cada año, las convenciones anuales tienen lugar en varios países. En algunos de ellos participo personalmente, en otros participo a través de MTA. Muchos de vosotros participáis en algunas convenciones anuales que tienen lugar en Europa, y muchos de los que estáis sentados ante mí asistís a varios Yalsas. Después de asistir al Yalsa de Reino Unido, muchas personas asistieron al Yalsa de Alemania antes de llegar aquí. En cada Yalsa hay charlas y discursos sobre los objetivos de Yalsa y también para el progreso religioso, intelectual y espiritual. Muchas personas me escriben diciendo: “El ambiente fue muy especial y fuimos testigos de escenas de espiritualidad. Vimos ejemplos de amor mutuo y fraternidad”. También escriben: “Algunos invitados viajaron con nosotros y también quedaron muy impresionados después de observar este ambiente.”

Debido a todos estos aspectos (del Yalsa) y después de asistir a más de un Yalsa por año, deberíamos experimentar una transformación en nuestro interior. Observad el tiempo del Mesías Prometido (as). Dio instrucciones (a miembros de la Comunidad) para que asistieran a un Yalsa anual a fin de lograr un cambio justo en ellos mismos para que el viaje hacia la muerte no sea desagradable y se preste especial atención al cumplimiento de los derechos de Al-lah el Todopoderoso y Su creación. Ahora considerad las circunstancias actuales, gracias a las cuales ciertas personas pueden asistir a más de un Yalsa por año. Debéis analizar qué impacto debería generar. No hay duda de que una única audiencia con el Mesías Prometido (as) sería más beneficiosa que asistir a varias convenciones y provocaba una revolución en una persona. En cualquier caso, eso se debe al estatus especial de un profeta. Sin embargo, hoy en día si alguien puede participar en varias convenciones anuales, entonces esto debería resultar en un cambio piadoso en su interior. Las cosas mencionadas por el Mesías Prometido (as) se repiten incluso ahora. Sus palabras se repiten. Aún más importantes son las palabras e instrucciones del Santo Profeta (sa) que se mencionan en los discursos. Además, también se recita la exégesis de la palabra de Al-lah el Todopoderoso y esto tiene aún más significado. Por lo tanto, si una persona tiene una intención sincera, entonces los medios para obtener un cambio justo están disponibles en este día también. Si el Jalifa de la época dice algo, lo hace como representante del Mesías Prometido (as).

El Mesías Prometido (as) recibió las buenas noticias de Al-lah el Todopoderoso acerca de la continuación de Jalifato y la preservación de las infinitas bendiciones del Mesías Prometido (as) si permanecemos conectados con él. Él compartió las buenas noticias con nosotros. De hecho, el Santo Profeta (sa) nos dio estas buenas noticias acerca de las cuales el Mesías Prometido (as) declaró:

“Hay un consuelo en vosotros sobre la continuación de estas bendiciones.”

Es decir, las bendiciones del Jalifato. Por lo tanto, en este sentido y aprovechando la oportunidad debido al tema actual, me gustaría dirigir vuestra atención hacia ver la MTA.

Hay una restricción sobre los Yalsas en Pakistán y los miembros de la Yama’at se han visto privados de ella, pero todos pueden al menos escuchar a través de la MTA los sermones de los viernes regularmente y observar los procedimientos de las convenciones anuales y también tratar de cumplir lo que se dice. Así que esta es también una forma a través de la cual Al-lah el Todopoderoso ha otorgado un medio para superar esa privación hasta cierto punto. Un sesenta o un setenta por cien de esta privación puede ser aliviada si escucháis y veis los programas del Yalsa en MTA y tratáis de beneficiaros de ellos. Si alguien realmente lo quiere, pues puede llegar a tener una transformación 100% piadosa en sí mismo. Sin embargo, os digo a aquellos de vosotros que habéis emigrado a Europa, que podéis asistir a las Convenciones Anuales y que algunos de vosotros podéis asistir a más de una convención al año, que debéis esforzaros por lograr un cambio en vosotros mismos. Este campo de entrenamiento provisto por Al-lah el Todopoderoso solo será beneficioso cuando podáis hacer que este mundo esté subordinado a vosotros mismos y así obtener un cambio piadoso de acuerdo con lo que deseaba el Mesías Prometido (as). Debéis escuchar cuidadosamente los procedimientos del Yalsa con la intención de actuar sobre ellos a fin de lograr un cambio piadoso en vosotros mismos. En relación a dirigir nuestra atención en escuchar cuidadosamente los procedimientos del Yalsa, el Mesías Prometido (as) declara en un lugar:

“Todos deben escuchar atentamente y con gran diligencia, porque esto es un asunto que pertenece a la fe”.

Estas palabras del Mesías Prometido (as) no se deben tomar a la ligera y esto es algo sobre lo que debemos reflexionar “porque este es un asunto perteneciente a la fe.” La pereza, la negligencia y la indiferencia en este asunto pueden traer consecuencias muy malas. Aquellos que son negligentes en asuntos de fe y no prestan atención cuando se les menciona algo, no obtienen ningún beneficio, independientemente de cuán bueno y efectivo sea el que habla. Se trata de personas sobre las que se puede decir que tienen oídos, pero no escuchan y tienen corazones pero que no entienden nada. Así que recordar prestar atención y escuchar lo que se menciona con la mayor consideración, porque aquellos que no escuchan con atención no pueden obtener ningún beneficio, incluso aunque permanezcan en compañía de una persona justa durante mucho tiempo.”

Así es como el Mesías Prometido (as) ha amonestado a aquellos que asisten al Yalsa, pero a pesar de ello no obtienen ningún beneficio. Levantan eslóganes ruidosos en alabanza a Dios, pero este anuncio de la grandeza de Al-lah el Todopoderoso se disipa de sus corazones y mentes después de unos segundos. Por lo tanto, todos debemos evaluarnos a nosotros mismos para ver si estamos entre esas personas que no obtienen ningún beneficio del Yalsa como lo menciona el Mesías Prometido (as). Cuando llegamos aquí para asistir al Yalsa, cada participante debe participar en todos los programas del Yalsa. Uno debe sentarse pacientemente y escuchar todos los discursos y obtener beneficios intelectuales y prácticos de lo que se dice. En relación a dirigir nuestra atención para escuchar los discursos, el Mesías Prometido (as) declara:

“¡Todos deben escuchar con atención! Deseo para mi Yama’at y para mí también que no apreciemos el mero discurso exterior y la verbosidad. Todo el propósito no debe depender del hecho de que un hablante haya dado un discurso encantador y las palabras utilizadas hayan sido poderosas”.

Afirma que no está satisfecho simplemente con la elocuencia del hablante, sino que afirma:

“Aprecio que no haya artificialidad y formalidad. Yo deseo que cada trabajo se lleve a cabo por el bien de Al-lah el Todopoderoso. Todo lo que se menciona debe mencionarse por el bien de Dios. Esta es una de las razones principales del declive de los musulmanes. De lo contrario, se llevan a cabo tantas conferencias, reuniones y congregaciones y los oradores y conferenciantes muy famosos y elocuentes asisten a estos eventos y pronuncian sus conferencias y discursos. Los poetas conducen reuniones para llorar por la condición de la nación. ¿Por qué no tiene ningún efecto? En lugar de avanzar, la nación continúa retrocediendo. El Mesías Prometido afirma:

“La razón principal es porque aquellos que asisten a tales reuniones, no van allí con sinceridad”.

No hay sinceridad. Lo único es la elocuencia de los hablantes y los oyentes disfrutan de ello. Ellos no tienen ninguna sinceridad.

Por lo tanto, tal era el deseo sincero del Mesías Prometido (as) para sus seguidores, en el sentido de que no deberían simplemente impresionarse momentáneamente por la conferencia o por la pasión del hablante, sino que deberían tratar de comprender la esencia del tema e inculcar eso en sus vidas. Si uno simplemente olvida lo que se dice en el discurso en el momento en que sale de Yalsa Gah, pues esto no llevará a una progresión en su condición, sino que tal acto conduce a la regresión. Hoy, la deplorable y atroz condición de los musulmanes se debe al hecho de que, si bien escuchan los discursos de los oradores prominentes, no actúan en absoluto sobre ellos. Una nación que no inculca tales cosas a la práctica, nunca podrá progresar. La condición de los musulmanes hoy testimonia el hecho de que simplemente están limitados al habla y no ponen nada en práctica. Si se adhirieran a esto prácticamente, su condición no hubiera sido como la que es hoy. Por lo tanto, si hemos aceptado al Mesías Prometido (as), es para que podamos eliminar esas debilidades que se han arraigado en los musulmanes, de lo contrario aceptarlo no tiene ningún beneficio. Por un lado, afirmamos que debemos llevar a la humanidad bajo la bandera del Santo Profeta (sa), y sin embargo, por otro lado, nos están venciendo en mundanalidad y simplemente asistimos al Yalsa para que podamos encontrarnos con los amigos y escuchar algunos procedimientos del Yalsa de paso. De hecho, encontrarse con los amigos es algo bueno, pero esto tiene una importancia secundaria en relación con los beneficios del Yalsa del Mesías Prometido (as). Incluso entonces, este aspecto de conocer amigos en el Yalsa no es sin ningún propósito, es para que el vínculo de hermandad y amor se vea incrementado y la atención de los áhmadis se centre en el cumplimiento de los derechos de la humanidad y la fuerza y ​​la unidad de la Yama ‘at se puede ver en todas partes.

Por lo tanto, tener en cuenta el verdadero objetivo de venir aquí. Escuchar los procedimientos del Yalsa y actuar en consecuencia. ¡Que Al-lah el Todopoderoso permita a todos alcanzar este objetivo y que participéis en las bendiciones del Yalsa y de las oraciones del Mesías Prometido (as)! ¡Que demostréis al mundo las verdaderas enseñanzas del Islam a través de vuestras acciones y palabras! ¡Que los esfuerzos mundanos sean de importancia secundaria para todos los áhmadis y el verdadero objetivo debe ser la fe y alcanzar el placer de Al-lah el Todopoderoso! Quien es capaz de comprender la verdadera realidad del placer de Al-lah el Todopoderoso puede entonces cumplir los derechos de Al-lah el Todopoderoso y Su creación, uno puede establecer la paz, el amor y la fraternidad, que el mundo de hoy necesita urgentemente. El desorden y la inquietud en el mundo de hoy solo pueden eliminarse al llevar a la humanidad hacia el reconocimiento de Dios y el cumplimiento de los derechos de Su creación. Hoy, esta es una gran responsabilidad de un áhmadi. Por lo tanto, cada uno de vosotros debe prestar especial atención en esto.

También me gustaría decir algunas cosas en relación con la administración del Yalsa Salana. Debéis tener en cuenta el entorno que rodea al lugar que se ha escogido para este Yalsa. No se debe causar ningún problema a la administración ni a los vecinos cuando nos vayamos. Debéis ser particularmente conscientes de esto porque los no musulmanes solo aprenderán de la verdadera imagen del islam cuando vean cómo los áhmadis muestran consideración por sus vecinos y se apegan a la ley, y a pesar de estar reunidos aquí en un número tan grande, no son una causa para cualquier preocupación. De hecho, la administración de Yalsa debe ser particularmente consciente de esto y hacer los arreglos que sean necesarios. Aunque la asistencia a este Yalsa es comparativamente menor que la de los Yalsas de otros países, de hecho, el i’lltema de Judam-ul-Ahmadía de ciertos países tiene más asistencia en las Yama’ats grandes, sin embargo, en vista del número total de áhmadis aquí y de su disponibilidad, este es un número bastante significativo. Por lo tanto, uno de los objetivos principales durante los días de Yalsa es permanecer ocupados en las oraciones. Debéis ser conscientes de esto y continuar recitando el Durud [enviando saludos al Santo Profeta (sa)] y estar ocupados en el recuerdo de Al-lah el Todopoderoso. Durante los momentos de oración, si se ofrecen oraciones aquí o en las misiones, aseguraros de llegar a tiempo. He notado particularmente durante los últimos dos días que las personas llegan tarde a la oración en la misión y luego caminan rápidamente, haciendo mucho ruido debido al piso de madera. Por lo tanto, debéis llegar a tiempo para no molestar a las personas que están rezando.

Como mencioné anteriormente, escuchad atentamente los discursos de Yalsa y organizaros para asistir a todos los programas del Yalsa y escuchad todos los discursos porque solo entonces podréis formar a vuestros hijos y futura progenie y hacer que comprendan la importancia del Yalsa y de escuchar los discursos. Por lo tanto, prestad especial atención a esto. A veces, ciertas perturbaciones se desarrollan en el Yalsa porque las personas albergan malicia y enemistad con otros y cuando se unen aquí esas enemistades se reavivan, por lo tanto, uno debe hacer un esfuerzo para mantener el ambiente puro para que no se hieran los sentimientos de los demás y no se cree la impresión equivocada. No sé si la administración ha hecho los preparativos para la comida en vista de la asistencia aquí. Habrán organizado algo, pero si hay alguna deficiencia entonces debéis mostrar paciencia, insha-al-lah [si Dios quiere] se harán los arreglos, pero debéis darles algo de tiempo. Creo que esta es la primera vez después de muchos años que la administración ha organizado esto para un número tan grande. ¡Que Al-lah el Todopoderoso bendiga a este Yalsa en todos los aspectos! Y, como mencioné, todos durante los días de Yalsa deben permanecer dedicados a las oraciones y prestar atención a su Salat. ¡Que Al-lah el Todopoderoso os permita convertiros en los destinatarios de las oraciones del Mesías Prometido (as)!

Send this to a friend