Más de 600.000 personas se unen a la Comunidad Musulmana Ahmadía

El 51º Yalsa Salana de Reino Unido concluye con un discurso conmovedor de Hazrat Mirza Masrur Ahmad

El 51º Yalsa Salana (Convención Anual) de la Comunidad Musulmana Ahmadía en el Reino Unido concluyó el domingo 30 de julio de 2017 con un potente e inspirador discurso del Líder Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Quinto Jalifa, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad.

Más de 37.000 personas asistieron al Yalsa Salana, que tuvo lugar en Hadeeqatul Mahdi en Alton, Hampshire.

Además de los miles de musulmanes áhmadis que participaron, también participaron muchos invitados no áhmadis y no musulmanes. El evento completo se transmitió en directo a través del canal de televisión MTA International y también se transmitió online.

Un aspecto destacado del Yalsa Salana de tres días fue el juramento de lealtad, conocido como Bai’at, que tuvo lugar el domingo por la mañana, donde los participantes juraron su lealtad a Hazrat Mirza Masrur Ahmad como el Quinto Jalifa (Califa) del Mesías Prometido (la paz sea con él). Los participantes formaron una cadena humana que conducía al Jalifa mientras repetían las palabras del juramento al unísono.

Antes de la ceremonia, Su Santidad anunció que el año pasado más de 600.000 personas de todo el mundo se habían unido a la Comunidad Musulmana Ahmadía. Además, anunció que la Comunidad Musulmana Ahmadía se había establecido en 210 naciones.

Durante su discurso de clausura, Su Santidad habló de las consecuencias de la publicidad negativa que el islam recibe en gran parte del mundo y de cómo la Comunidad Musulmana Ahmadía trata de contrarrestar la falsa información que se está difundiendo.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Cuando los musulmanes áhmadis de todo el mundo alzamos nuestras voces y explicamos a la gente el verdadero mensaje de paz del islam, la reacción es invariablemente de sorpresa. La gente se sorprende al ver lo que el islam realmente representa, puesto que previamente sólo conocían lo que los medios de comunicación les han alimentado. Lamentablemente, la mayoría de los medios de comunicación se centran exclusivamente en las acciones de una minoría de extremistas y han perpetuado el mito de que el islam, Dios no lo quiera, es una religión de violencia. Esto ha llegado hasta el punto de que, tanto en las aldeas remotas en África como en los países desarrollados como Estados Unidos, la gente tiene opiniones similares y negativas sobre el islam.”

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó diciendo:

“La realidad es, y siempre será, que las enseñanzas del islam son el verdadero garante de la paz en el mundo. La palabra islam significa literalmente paz y seguridad y, por lo tanto, enseña a los musulmanes que deben manifestar la paz a todas las personas procedentes de todos los ámbitos de la vida. El islam denuncia todas las formas de discriminación basadas en el credo, la casta o el color y afirma que todas las personas, sin importar de dónde provengan, nacen iguales. De hecho, el Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él) proclamó categóricamente que ningún árabe tenía superioridad sobre un no árabe y tampoco había ninguna diferencia entre las personas de diferente raza o etnia “.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo, además:

“Según el islam, Dios ha enviado profetas a cada nación y los musulmanes creen en todos los profetas de Dios. Solo este punto único ilustra que ninguna fe puede rivalizar con el compromiso del islam en relación a la libertad religiosa y la tolerancia. Lamentablemente, hay personas de otras religiones que hablan en contra del Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él), sin embargo, un musulmán está, y siempre estará, obligado a respetar y creer en los fundadores y profetas de todas las demás religiones y nunca debe hablar en contra de ellos. Mientras que otras personas usan términos viles contra el Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él), los musulmanes al mismo tiempo deben enviar salutaciones de paz a los profetas y fundadores de otras religiones. Este es el verdadero islam.”

Para explicar las enseñanzas del islam sobre la tolerancia religiosa, Su Santidad citó el capítulo 6 versículo 109 del Sagrado Corán que dice:

“Y no insultéis a quienes ellos invocan en lugar de Al-lah, no sea que ellos, por despecho, insulten a Al-lah en su ignorancia. Así hicimos que cada pueblo considerara justas sus acciones. Pero después volverán a su Señor y Él les informará de cuanto hayan hecho.”

Refutando a quienes intentaban justificar sus odiosos actos terroristas en nombre del islam, Su Santidad declaró que el Corán declara categóricamente que no debe haber compulsión en la religión. Dijo que Al-lah el Todopoderoso había prohibido al Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él) usar cualquier tipo de fuerza o compulsión con el fin de difundir el islam y, por ello, ¿cómo es posible para un musulmán tener esta autorización que ni siquiera tenía el Profeta del islam (la paz sea con él)?

Durante su discurso, Su Santidad condenó el comercio de armas y dijo que las potencias occidentales estaban alimentando las guerras en el mundo musulmán vendiendo armas a ciertos países musulmanes o proporcionándolas a ciertos grupos rebeldes.

Su Santidad dijo que los países musulmanes no tienen la capacidad de producir las armas sofisticadas que están arruinando sus países y que están siendo importados desde el extranjero. Estas armas acaban en manos de terroristas y extremistas y causan destrucción y devastación.

Su Santidad también dio una respuesta comprensiva a aquellos que cuestionan por qué los primeros musulmanes participaban en guerras. Su Santidad dejó en claro que todas las guerras que tuvieron lugar durante el período del Santo Profeta (la paz sea con él) y sus cuatro sucesores divinamente guiados fueron guerras defensivas para defender el principio de la libertad religiosa universal.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“No hay ninguna justificación posible para decir que el islam es una religión que destruye la paz del mundo o que desea destruir los lugares de culto de las demás religiones. Aquellos que se dedican a actividades tan abominables -por ejemplo, la destrucción de iglesias o sitios religiosos históricos famosos- están actuando totalmente en contra de las enseñanzas del islam. Que quede claro que Al-lah el Todopoderoso no les recompensará con un lugar en el cielo, sino que se reservará un lugar en el infierno para aquellos que están involucrados en este mal.”

Concluyendo su discurso, Su Santidad dijo que sólo el islam proporciona las soluciones a los problemas del mundo.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El mundo ha agotado todos los medios y los planes mundanos para establecer la paz, pero lamentablemente estos esfuerzos han fracasado terriblemente. Más bien, vemos cómo el desorden, el odio y el conflicto continúan intensificándose y empeorando. La verdad es que hasta que el mundo adopte los verdaderos principios islámicos de amor y justicia en todos los niveles de la sociedad, no podrán alcanzar la paz. Los medios para la paz consisten en reconocer al Creador y servir a la humanidad.”

El Yalsa Salana concluyó con una oración silenciosa dirigida por Su Santidad.

Durante la convención de tres días, Su Santidad pronunció cinco discursos y otros eruditos dieron discursos sobre las verdaderas enseñanzas del islam.

Send this to a friend