Musulmanes distribuyen comida gratuita desde hace 10 años
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Musulmanes distribuyen comida gratuita desde hace 10 años

Humanity First Willingboro es conocido por su comedor mensual, que ha estado funcionando de manera constante durante 10 años. A pesar de los tiempos difíciles, todavía se esfuerzan por servir a la humanidad tanto como puedan. Tuve la oportunidad de hablar con Waqas Asghar, Qaid Regional anterior para la Región Oriental y también un voluntario, y de entrevistarle sobre los orígenes de la despensa y su distribución el 18 de abril de 2020. – Munassar Alam

Entrevistador: ¿Puede hacer un breve recuento de la historia de la despensa de Willingboro?

Waqas Asghar: Alhamdulil’lah, comenzamos esta despensa de alimentos hace unos 10 años. Hubo unos pocos pioneros notables a los que se les debe atribuir el inicio de nuestro trabajo. En ese tiempo yo era el Qaid Regional, bajo la bandera de Juddumal Ahmadía. La idea original era de Suleman Sheij, que compartió la idea conmigo. Le pedí a Osman Kwabena, que fue al banco de alimentos de South Jersey para registrar nuestra despensa de alimentos. Después de cumplir los requisitos básicos, vinieron a nuestra mezquita para ofrecernos formación básica y realizar inspecciones antes de registrarnos en su banco de alimentos. Entonces nos aprobaron a nivel estatal.

Después de funcionar con éxito durante 6-7 meses, la despensa de alimentos de Willingboro fue promovida al programa federal. Con el programa federal, el costo de los productos era mucho más barato, algunos eran gratis, y la comida se entregaba inmediatamente a la mezquita. También nos aprobaron para los alimentos perecederos, como las frutas no enlatadas.

Hace 6-7 años, Humanity First se hizo cargo de la despensa y gastó dinero para una nevera, un congelador, estanterías y más suministros. Por su inversión, la despensa obtuvo mucha más popularidad y un mayor éxito.

Entrevistador: ¿Puede usted contar las cifras importantes que estaban involucrados con su despensa de alimentos?

Waqas Asghar: Unos pocos voluntarios fueron clave al principio para nuestro éxito. Estos incluían a Suleman Sheij y su esposa, Surriaya Suleman, que tuvo la idea inicial. Además, Bilal Malik era Qaid Maylis en ese momento, y Sharaz Sayed era otro voluntario importante. Lo más notable es que Tahir Sayed y Yamila Sayed son una pareja de mayor edad que han estado con la despensa desde el principio. Son la columna vertebral de la despensa, y continúan apoyándonos hasta el día de hoy.

A cargo ahora es Munawar Saqib sahib. Yo también soy voluntario.

Entrevistador: ¿Cómo manejas el trabajo?

Waqas Asghar: Inicialmente cuando empezamos, distribuimos el trabajo entre los 3 auxiliares de la Yama’at. Los Juddam se encargaban de recoger la comida y de la instalación. Layna distribuía la comida el día de la despensa e hizo el papeleo necesario. Ansar apoyaban financieramente.

Entrevistador: ¿Qué procedimiento siguió para este sábado (18 de abril)?

Waqas Asghar: Ahora, abrimos el comedor una vez al mes, cada tercer sábado. El procedimiento es el siguiente: Hacemos el pedido en línea 2 semanas antes de la despensa. El miércoles antes de la despensa llega la entrega, esta vez teníamos 5000 libras de comida. Los voluntarios vienen a recoger todo, lo ponen dentro de la mezquita, y arreglan la comida en los congeladores, estantes, etc. También manejan el inventario. Esta vez, debido a la demanda extra, solicitamos artículos adicionales, lo cual fue aprobado, pero tuvimos que recoger las 2700 libras extras nosotros mismos. El viernes por la tarde empezamos a empaquetar. Había 25 voluntarios que dedicaron 3 horas cada uno a preparar 100 paquetes de frutas, verduras, etc. en lata. Le dimos 5 bolsas a cada familia, una con huevos, otra con frutas y verduras, otra con papel higiénico y otros suministros, otra con arroz y más comida, y la última incluía mantequilla congelada, queso y pollo. Preparamos la mitad el viernes por la noche y la comida congelada la empezamos a las 9 de la mañana del sábado. 32 voluntarios vinieron el sábado, 3 de los cuales estaban fuera de la Yama’at. Empezamos la distribución a las 11am, pero la gente empezó a hacer cola a las 9 y 9:30 am, y a las 11 am había unos 60 coches. Continuamos la distribución hasta las 3 pm. Le dimos comida a 90 familias, lo que equivale a casi 7000 libras de comida. Para terminar el día, rompimos todas las cajas y las cargamos en un camión para reciclar y limpiamos el local. Además, la familia Sayed proporcionó el almuerzo para servir a todos los voluntarios.

Entrevistador: ¿Qué tuviste que cambiar esta vez debido a las circunstancias actuales?

Waqas Asghar: Una cosa con la que tuvimos que lidiar fue la demanda extra. Debido a la pandemia de coronavirus, tuvimos 90 familias, normalmente tenemos alrededor de 40-45. También les dimos más comida de la que normalmente les damos. Además, todos los voluntarios se mantenían a distancia, usando máscaras y guantes. Normalmente las familias recogen la comida ellas mismas. Esta vez, sin embargo, para evitar cualquier interacción, las familias se quedaron en el coche mientras les entregábamos directamente a ellos, poniéndola en el maletero, etc. Eso también nos dio mucho trabajo extra.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via