ٓ100 Años del Majlis-e-Shura – Entendiendo su Verdadero Propósito
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

ٓ100 Años del Majlis-e-Shura – Entendiendo su Verdadero Propósito

Jalifa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Discurso de Hazrat Mirza Masroor Ahmad (aba), Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadiyya, Khalifatul Masih V (Quinto Sucesor del Mesías Prometido(as)) al Majlis- e- Shura UK 2022 el domingo 22  de mayo de 2022, en el Salón Tahir, Mezquita Baitul Futuh

 

Después de recitar ,, Ta`awwuz y Surah al-Fatihah Hazrat Khalifatul Masih V (aba) dijo:

 

‘Como todos saben, durante los últimos dos años, la pandemia de COVID-19 ha reducido y restringido los eventos en todo el mundo y los eventos que nuestro Jemaat solía celebrar  también se vieron muy afectadas. Por lo tanto, en los últimos años, el Jama’at del Reino Unido y los otros Jama’ats celebraron virtualmente su Majalis-e-Shura nacional y la agenda fue muy limitada en comparación con lo normal. Por lo tanto, hoy, es un motivo de alegría que después de aproximadamente tres años, Allah el Todopoderoso haya permitido que el Majlis-e-Shura de la Jama’at del Reino Unido se reúna en persona y por lo tanto se puede celebrar este evento de manera íntegra una vez más, y  lo mismo ocurre con Canadá, Alemania y los EE. UU., y algunos otros países.

Alhamdolillah, este año también marca el centenario de la institución de Majlis-e-Shura, por lo cual espero que todos los miembros hayan reflexionado sobre este hito y apreciado cómo, desde su fundación, la eficacia  de la institución de Majlis-e-Shura se ha evolucionado constantemente y ​​su alcance ha aumentado considerablemente. Incluso una mirada superficial a la historia de nuestra Jama’at es suficiente para atestiguar el hecho de que la ayuda y el apoyo de Allah el Todopoderoso siempre ha estado a nuestro lado y ha permitido que la Jama’at progrese y florezca en todos los aspectos y esto es ciertamente cierto con respecto a la institución de Majlis-e-Shura. La semilla bendita que se sembró hace 100 años no solo ha echado raíces firmes, sino que ha florecido y sus frutos ahora se esparcen por todo el mundo.

De hecho, en todos los países donde Jama’at ha podido establecer su estructura organizativa completa, es decir, Nizam-e-Jama’at, el Majlis-e-Shura se lleva a cabo y continúa progresando. Si bien el Jama’at del Reino Unido se estableció hace más de un siglo, la institución de Majlis-e-Shura se introdujo aquí varias décadas después; y en realidad fue después de la migración de Hazrat Khalifatul Masih IV (rh) que comenzó a funcionar de una manera mucho más ágil y eficiente. Ahora, con la gracia de Alá, considero que desde una perspectiva puramente administrativa y de procedimiento, la institución de Majlis-e-Shura en el Reino Unido está muy bien desarrollada. Y espero que en otros países donde se lleva a cabo el Shura y también participan en esta reunion, esto será lo mismo, incluidos los Jama’ats europeos, los Estados Unidos, Canadá y los Jama’ats africanos más grandes.

Los delegados se eligen de acuerdo con las reglas de Majlis-e-Shura. Se presentan propuestas y las que se aprueban se incorporan a la agenda para su debate y discusión por parte de los delegados de la Shura. Se forman subcomités para examinar los detalles, antes de que se los devuelvan al pleno, donde se vuelve a debatir y analizar hasta llegar a un consenso. Si bien el procedimiento básico está ahora bien establecido, lamentablemente, en mi opinión, sigue existiendo una considerable falta de comprensión entre algunos funcionarios y delegados sobre el verdadero peso de sus responsabilidades y la confianza depositada en ellos.

En este sentido, recuerde siempre que el Majlis-e-Shura es un organismo que no se parece a ningún parlamento o asamblea del mundo. Si echamos un vistazo a los procedimientos de los parlamentos mundanos, a menudo vemos cómo tienen lugar debates interminables que no conducen a ningún otro lugar que a alimentar las hostilidades y los amargos conflictos entre los parlamentarios. En la última instancia, la forma en que actuan a menudo sirven para sembrar la división dentro de su pueblo y, a menudo, fermentan las tensiones entre las naciones, como estamos viendo en este momento. En esos escenarios políticos, normalmente hay dos bandos que tienen agendas opuestas y sus respectivos miembros vienen con ideas preconcebidas o políticas que buscan impulsar sin considerar los méritos de los demás. Desean que se adopten las políticas de su partido y tratan de imponer sus creencias y deseos personales a los demás. A menudo, los políticos anhelan el poder y codician la aprobación pública y el deseo de aumentar su propia autoridad o estatus político. Ciertamente, es el sello distintivo de los parlamentos y asambleas del mundo que sus miembros a menudo priorizan la lealtad a sí mismos y a su partido más allá de la lealtad a su nación ya la causa de la verdad y la justicia.

Alhamdolillah, la institución de Majlis-e-Shura, es, como he dicho, diferente a cualquier asamblea política o mundana; más bien, es un órgano consultivo que tiene mucho más valor y estatura que cualquier parlamento o congreso, pero esto solo puede seguir siendo así mientras los miembros de Majlis-e-Shura sean aquellos que personifican la integridad y manifiestan los más altos valores morales. y permanezcan libres de la tentación de meterse en juegos políticos o el engaño.

Recuerde siempre que el principal objetivo de Majlis-e-Shura es formular propuestas que sirvan para cumplir la misión divina del Imam de la Era, el Imam Mahdi, el Mesías Prometido (as), quien fue enviado para revivir las nobles y gloriosas enseñanzas del Santo Profeta (sa) y difundir el mensaje del Islam a todos los rincones del mundo. Por lo tanto, como miembros del Majlis-e-Shura, es su deber presentar sus sinceras recomendaciones al Khalifa de la época, quien sirve como padre espiritual de todo el Jama’at. A partir de entonces, considerará su consejo con el único objetivo de garantizar que cualquier plan o política que se diseñe sea el que facilite la difusión del mensaje del Islam y atraiga a la humanidad hacia su Creador y hacia el cumplimiento de los derechos de los demás.

Por lo tanto, espero y confío en que ustedes hubiesen llevado a cabo sus deberes con intenciones puras y de manera adecuada en todo momento. En este sentido, no hay excusa, dado que los delegados del Majlis-e-Shura y los funcionarios de Jama’at han sido recordados de sus deberes en innumerables ocasiones por el Khalifa de la época. Todos ustedes deben prestar atención al hecho de que no están reunidos aquí para ningún propósito mundano. Su participación es puramente por el bien de la propagación de su fe y su religión.

Debe comprender que Majlis-e-Shura es un cuerpo unido con un propósito común y, por lo tanto, debe cumplir con sus deberes con la mayor seriedad y absoluta integridad. Si participas con este espíritu, nunca pensarás que solo tú puedes tener razón o que tu opinión tiene mayor peso que la de los demás. No buscaréis establecer grupos como un partido político mundano; más bien, reconocerán que como miembros del Jama’at y como miembros de Majlis-e-Shura, solo hay un partido a lo cual deseamos pertenecer y a que deseamos servir  y ese es el partido divino de Allah el Todopoderoso.

Como he dicho, la institución de Majlis-e-Shura se ha desarrollado en cada país donde se ha establecido el Nizam-e-Jama’at. Sin embargo, sería un error decir que los procedimientos siempre se desarrollan perfectamente o que están libres de todo defecto. Desafortunadamente, hay ocasiones en las que parece que ciertos delegados de la Shura participan en debates estériles, o plantean cuestiones triviales que no hacen progresar el asunto en cuestión de ninguna manera. Del mismo modo, hay casos en los que ciertos delegados no creen que aquellos que se oponen a su punto de vista estén actuando con sinceridad o de buena fe. A la luz de lo que acabo de decir, espero que ninguno de ustedes se haya involucrado en debates sin sentido simplemente para afirmar su superioridad intelectual sobre los demás, o para satisfacer su ego; más bien, espero y confío en que cualquier opinión o consejo que haya dado se haya ofrecido con sinceridad, con el temor de Alá corriendo por sus venas y teniendo en cuenta el objetivo principal de Majlis-e-Shura, que es lograr la difusión exitosa de el mensaje del Islam a todos los pueblos y naciones del mundo.

Como dije anteriormente, este año marca 100 años desde la fundación de la institución de Majlis-e-Shura dentro de nuestro Jama’at y en esos momentos, es importante reflexionar sobre el pasado para que podamos apreciar mejor las bendiciones que Allah el Todopoderoso nos ha concedido. Si recordamos el primer Majlis-e-Shura que tuvo lugar en 1922, el presupuesto completo para todo el Jama’at presentado por Hazrat Khalifatul Masih II (ra) fue de solo 55.000 rupias. Incluso ajustado por inflación, eso representa solo alrededor de 150,000 a 200,000 libras actuales. Sin embargo, ahora, con la gracia de Alá, solo el presupuesto anual de Jama’at en el Reino Unido ha alcanzado millones de libras. Lo mismo es cierto en Jama’ats como Alemania, Canadá y los Estados Unidos, y otros Jama’at’s del mundo.

Incuestionablemente, son inestimables las bendiciones y los favores de Allah el Todopoderoso otorgados a nuestra Jama’at. Hubo un tiempo en que Jama’at ni siquiera tenía los medios para pagar los salarios básics de Waqifeen-e-Zindagi. Durante esos tiempos de dificultades, los Waqifeen dieron un gran ejemplo de paciencia y confianza en Allah el Todopoderoso. Nunca se quejaron si no recibían el dinero que el Jemaat debería haberles asignado; más bien, ellos y sus familias toleraron el hambre y vivieron vidas de gran sencillez mientras continuaban su servicio al Jama’at con gran devoción. Nunca debemos olvidar sus sacrificios y, de hecho, son ejemplos para todos los Waqifeen-e-Zindagis, funcionarios y delegados de Shura de hoy. Cada Ahmadi debe agradecer a Allah el Todopoderoso que las circunstancias financieras del Jama’at han mejorado mucho desde entonces, a pesar del hecho de que las contribuciones en forma de  Chandas por parte de los miembros no siempre se hacen de la manera debida.

Ya no es el caso de que no tenemos los fondos para construir mezquitas. Ya no es el caso de que no tenemos los recursos para imprimir y publicar nuestra literatura. Ya no es el caso que los miembros de Majlis-e-Shura luchen por encontrar los medios básicos para facilitar y financiar nuestros proyectos de Tabligh. Ya no es el caso de que no tenemos suficiente para pagar las asignaciones de nuestros trabajadores Jama’at de tiempo completo. Donde una vez, el Jama’at luchó para financiar el  Sadr Anjuman Ahmadiyya, ahora hemos llegado a una etapa en la que, en muchos países, los departamentos individuales de Jama’at reciben grandes sumas para cumplir sus objetivos en el servicio del islam

En consecuencia, la pregunta que debemos hacernos ahora es si todavía tenemos el mismo espíritu de sacrificio, tolerancia y paciencia que demostraron quienes nos precedieron. ¿Estamos listos para servir al Islam con la misma pasión y dedicación que lo hicieron nuestros predecesores, y estamos listos para hacer todos los sacrificios posibles por el bien de nuestra fe, o las palabras que repetimos en nuestras promesas son simplemente afirmaciones huecas y sin sentido? Esto es algo sobre lo que deben reflexionar todos los funcionarios y todos los delegados de la Shura.

Como he dicho, todos somos testigos del hecho de que las bendiciones de Allah el Todopoderoso continúan cayendo sobre nuestra Jama’at. Alhamdolillah, ahora tenemos los medios financieros para realizar una multitud de programas y eventos de Tabligh en todo el mundo y estamos construyendo mezquitas y centros, todos sirviendo para transmitir el mensaje del Islam a otros y asegurando la formación moral y religiosa de nuestros miembros. Muchos miembros de Jama’at se destacan en el sacrificio financiero por el bien de Alá, en la medida en que, aparte de los proyectos financiados a través de Chanda ‘Aam o los esquemas financieros oficiales de Jama’at, algunos Ahmadis están financiando personalmente la construcción de mezquitas. en países más pobres. Aquí en el Reino Unido, tras el incendio que tuvo lugar hace varios años, el Jama’at del Reino Unido ha estado recaudando fondos para la reconstrucción del complejo Baitul Futuh. Ha sido un gran proyecto y financieramente hablando, una gran empresa para UK Jama’at. Aunque algunos fondos fueron donados por Ahmadis en otros países, la gran mayoría se ha recaudado a través de la contribución de los miembros de UK Jama’at.

Al presenciar las prodigiosas bendiciones de Allah el Todopoderoso y el gran espíritu de sacrificio entre los miembros de la Jama’at, corresponde a cada uno de vosotros aumentar vuestras súplicas en señal de gratitud ante Allah; en lugar de considerar esto como el resultado del buen trabajo del Secretario Mal, el Secretario Tahrik-e-Jadid, el Secretario Waqf-e-Jadid o los miembros de los diversos comités, debe reconocer el hecho de que tales proyectos solo son posibles debido a las bendiciones divinas de Allah el Todopoderoso y el espíritu de sacrificio arraigado dentro de los miembros de la Jama’at por el bien de servir a la misión del Mesías Prometido (as).

Al mismo tiempo, cada funcionario y cada Ahmadi deben recordar que los sacrificios financieros por sí solos no nos eximen de nuestro deber fundamental de mejorar nuestro estado espiritual y moral, ni los miembros de Majlis-e-Shura deben hacerse con la idea de que su participación en este reunión les libra de sus responsabilidades. No piense que ha cumplido con sus deberes simplemente debatiendo el presupuesto y asignando fondos a Tabligh, Tarbiyyat y varios otros departamentos, o considerando las diversas propuestas de Shura; más bien, de ahora en adelante, debéis esforzaros continuamente por mejorar vuestra condición espiritual y moral. Además, debe inclinarse en oración, suplicando a Allah el Todopoderoso que cubra sus defectos y orando para que cualquier plan que se haya hecho y que posteriormente sea aprobado por el Khalifa de la época se implemente de la mejor manera posible.

Además, cada funcionario y miembro de la Shura tiene la responsabilidad de llamar la atención de otros miembros de la Jama’at sobre el hecho de que el sacrificio financiero por sí solo no es suficiente para cumplir con los deberes religiosos; más bien, sus sacrificios no serán verdaderamente bendecidos hasta que, ya menos que estén continuamente buscando mejorar sus estándares espirituales y morales. Solo entonces los miembros de la Jama’at serán los destinatarios y herederos de las verdaderas bendiciones y recompensas de Allah el Todopoderoso.

Si todos los musulmanes áhmadis buscan avanzar con este espíritu, seguramente nuestro vínculo individual y colectivo con Allah el Todopoderoso seguirá creciendo y prosperando. Si continuamente nos esforzamos por sobresalir en Su adoración, entonces seguramente seremos aquellos que atraigan las bendiciones y recompensas eternas de Allah el Todopoderoso. Por lo tanto, debe orar para que Allah bendiga todos los planes y recomendaciones hechas por Shura y que no sea que solo sobresalga en términos de su administración. Mucho más importante, deben rezar para que sean considerados entre aquellos cuya adoración a Allah el Todopoderoso continúa aumentando y cuyo estado espiritual y moral evolucione de manera que se convierten en verdaderos modelos a seguir para los demás. Si pueden vivir sus vidas de esa manera, encontrarán que la gente se siente naturalmente atraída hacia ustedes, tanto en términos de transmitir el mensaje del Islam a los demás como en lo que respecta a la formación moral de los miembros de la Jama’at. Ciertamente, si todos los miembros de nuestro Jama’at son capaces de reformarse espiritualmente, entonces seguramente, las puertas para Tabligh se abrirán y surgirán nuevas vías para difundir el Islam.

En cuanto a Tabligh y Tarbiyyat, también deseo aprovechar esta oportunidad para recordar a todos los miembros de Majlis-e-Shura la importancia crucial de la publicación y difusión del Sagrado Corán y toda la literatura Jama’at. En el pasado, hubo momentos en los que no teníamos los fondos adecuados para imprimir el Sagrado Corán u otros libros en grandes cantidades. Sin embargo, ahora, con la gracia de Alá, Jama’at está imprimiendo cientos de miles de copias de libros, revistas y folletos cada año. Por ejemplo, este año, el Sagrado Corán en su texto árabe original se imprimió en un hermoso formato, al igual que la traducción al inglés de Hazrat Maulvi Sher Ali (ra). De manera similar, la traducción morfológica al urdu  de Hazrat Mir Muhammad Ishaaq (ra) se está publicando en grandes cantidades. Aparte de esto, se están imprimiendo los libros de Hadiz, los libros del Mesías Prometido (as) y el Julafa, así como muchos otros libros.

Donde antes luchábamos para financiar la publicación de literatura, ahora que tenemos un amplio suministro, la oficina de Wakalat-e-Isha’at ha informado que los jama’ats nacionales y los ahmadis individuales no compran, distribuyen ni se benefician de estos recursos, ya que debería haber sido De hecho, en la tienda central hay grandes cantidades de existencias que permanecen en los estantes durante períodos prolongados. De manera similar, la literatura que se despacha y envía a los Jama’ats nacionales no se utiliza de la manera que debería y, a menudo, permanece en la tienda nacional acumulando polvo; esa es mi impresión. Debería haber sido el caso que los Jama’ats nacionales enviaran con frecuencia nuevas solicitudes de más literatura hasta el punto de que hubiera sido un desafío para Wakalat-e-Isha’at mantenerse al día con la demanda.verdadera justicia con respecto a Isha’at requiere que los libros vuelen de los estantes tanto en las tiendas centrales como en las nacionales y que residan en los hogares de cada Ahmadi y en las manos de los Tabligh en todo el mundo.

En consecuencia, la Jama’at del Reino Unido y otras Jama’ats que están escuchando mi discurso deben hacer un esfuerzo firme para garantizar que nuestra literatura se distribuya más que antes. Debe difundirse a lo largo y ancho entre el público en general para que se produzca una introducción generalizada a Ahmadiyyat y sus enseñanzas y creencias en toda la sociedad. Además, debe alentar a los áhmadis individuales a adquirir y leer los libros de Jama’at y distribuirlos a sus contactos.

De manera similar, en estos tiempos, debemos utilizar las diversas plataformas de redes sociales y en línea de Jama’at para transmitir el mensaje de Ahmadiyyat por todas partes. Se debe alentar a todos los áhmadis a ver los recursos y el contenido en línea producidos por MTA y otras plataformas Jama’at y compartir su contenido con otros. Con la gracia de Allah, cada año, se introduce miles de personas al Jama’at a través de MTA y Alislam también, y entre ellos muchas almas piadosas y bondadosas están aceptando Ahmadiyyat, el verdadero Islam. Por lo tanto, no consideren a MTA solo como un canal interno, sino que también está desempeñando un papel muy importante en el campo de Tabligh. Sin embargo, todavía no está alcanzando su potencial real en términos de llegar a una audiencia externa, por lo que cada miembro y funcionario de Shura debe hacer un esfuerzo concertado y planificar para presentar MTA a los no ahmadíes y no musulmanes, así como a nuestros otros sitios. y plataformas, por ejemplo Alislam.

Al final, deseo reiterar y recordarles a todos que si, como delegados y funcionarios de la Shura, desempeñan su papel con dedicación y humildad y se ofrecen oraciones sinceras buscando la misericordia de Allah el Todopoderoso, entonces seguramente, Su ayuda y las bendiciones lloverán sobre el Jama’at más que antes. Además, también, Insha’Allah, inspirarás a otros áhmadis a difundir el mensaje del Islam con una nueva pasión.

Hoy, algunos de nuestros oponentes alegan que los áhmadis dicen una cosa, pero hacen otra y que nuestras creencias y prácticas no tienen ningún vínculo con el Islam. Estas son acusaciones sin fundamento, pero nos hace recordar que no debemos bajar nunca la guardia y estar siempre atentos de jamas se produzca la más mínima contradicción o discrepancia entre nuestras palabras y nuestras acciones y que nuestro comportamiento esté siempre de acuerdo con las enseñanzas del Islam.

Ciertamente, hoy donde estamos presenciando una completa falta de paz y seguridad en el mundo, el único camino a la salvación y la única manera de liberar a la humanidad de la destrucción hacia la cual se precipita es que la humanidad reconozca y se someta ante su Creador. En consecuencia, debemos tomar la iniciativa y despertar a la gente de nuestras naciones e iluminarlos sobre la importancia fundamental de cumplir con los derechos de Dios Todopoderoso y de los demás. Sin embargo, no podemos hacer esto hasta que nosotros mismos estemos a la altura de las enseñanzas y valores inculcados en nosotros por el Sagrado Corán, el Santo Profeta (sa), y en esta era, el Mesías Prometido (as).

Por lo tanto, debemos tratar con cada fibra de nuestro ser para asegurarnos de que la mayor cantidad posible de personas vengan a escuchar el mensaje de Ahmadiyyat y comprendan el propósito del advenimiento del Mesías Prometido (as). Solo entonces se puede decir que estamos cumpliendo los objetivos de la institución de Majlis-e-Shura. Solo entonces realmente estarás sirviendo como un ayudante sincero para el Khalifa de la época mientras busca guiar a la Jama’at de una manera que permita que la expansión del Islam Ahmadiyyat alcance nuevas alturas. Solo entonces desempeñará su papel para garantizar que todos los miembros de Jama’at en todo el mundo se muevan en una dirección como una la mano de Khalifatul Masih hacia la verdadera y final victoria espiritual del Islam y el Santo Profeta (sa), Insha’Allah.

Así que espero y rezo para que lo que hayan deliberado y las recomendaciones que me envíen sean aquellas que han sido formuladas teniendo en cuenta en todo momento los verdaderos objetivos de Majlis-e-Shura y con el profundo deseo de que el vínculo de la unidad dentro de nuestra Jama’at alcance nuevos niveles y que el mensaje del verdadero Islam alcance todas las partes del mundo. Con estas palabras, rezo para que Allah el Todopoderoso bendiga la institución de Majlis-e-Shura al entrar en su segundo siglo, y que nuestro Jama’at sea testigo para siempre de las bendiciones y recompensas divinas de Allah el Todopoderoso’.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via