Califas guiados – Hazrat Usman (ra) y lanzamiento de un nuevo buscador del Sagrado Corán
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Califas guiados – Hazrat Usman (ra) y lanzamiento de un nuevo buscador del Sagrado Corán

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Sermón del viernes del 09-04-21,

Pronunciado en la Mezquita Mubarak de Islamabad (Tilford, Surrey), Reino Unido.

Después de recitar el Tashahud, el Taáwuz y el Sura Al-Fatiha, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) dijo:

He estado narrando relatos de la vida de Hazrat Uzman (ra) y ahora quiero mencionar una tradición referida al estatus de Hazrat Uzman (ra) y cómo era considerado por los Compañeros (ra), tanto durante la vida del Santo Profeta (sa) como después de él.

Nafi relata de Hazrat Ibn Umar (ra), quien dijo: “Durante la vida del Santo Profeta (sa) solíamos declarar a ciertas personas superiores a otras. Considerábamos a Hazrat Abu Bakar (ra) como el mejor entre nosotros, después a Hazrat Umar bin Jatab y luego a Hazrat Uzman bin Affan, que Dios esté complacido con todos ellos.” Esta es una narración recogida en Bujari.

Otra narración en Bujari lo registra de la siguiente manera y en la que también Nafi relata de Hazrat Ibn Umar, que Dios esté complacido con ambos, lo siguiente: “Estuvimos presentes durante la época del Santo Profeta (sa). No considerábamos a nadie igual a Hazrat Abu Bakar (ra), después de él a Hazrat Umar (ra) y luego a Hazrat Uzman (ra). A continuación nos absteníamos de discutir el rango de los Compañeros del Santo Profeta (sa) y no considerábamos a nadie superior a otra persona.”

Hay una narración de Muhammad bin Hanafiyah sobre Hazrat Uzman (ra), en la que se cuenta a Hazrat Uzman entre las mejores personas que seguían al Santo Profeta (sa) y que dice: “Le pregunté a mi padre, Hazrat Ali, sobre quién se consideraba la mejor persona después del Santo Profeta (sa). Él respondió que era Abu Bakar. A continuación le pregunté por la siguiente persona tras él y dijo que era Umar; luego pregunté vacilante quién lo seguía y él respondió que era Hazrat Uzman. Entonces respondí: ‘¡Oh padre mío! ¿Te ubicas después de él?’. A lo que él respondió: ‘yo soy un hombre común entre los musulmanes’.”

La relación que el Santo Profeta (sa) tenía con Hazrat Uzman (ra) y el rango de Hazrat Uzman (ra) a los ojos del Santo Profeta (sa) se puede medir por el hecho de que el Profeta (sa) no dirigió la oración fúnebre de un individuo que albergaba rencor hacia Hazrat Uzman (ra). Los detalles de este incidente se han registrado de la siguiente manera, pues Hazrat Yabir relata que una vez llevó la procesión fúnebre de un individuo ante el Santo Profeta (sa) para que dirigiera la oración de su funeral. Sin embargo, el Profeta (sa) no lo hizo. Ante esto, alguien dijo: “¡Oh Mensajero de Al’lah (sa)! Nunca antes le habíamos observado abstenerse de dirigir la oración fúnebre de alguien.” Y el Santo Profeta (sa) dijo: “Este individuo albergaba rencor hacia Uzman (ra) y, por tanto, Dios Altísimo también está enemistado con él.”

Con respecto a la forma de impartir justicia de Hazrat Uzman (ra) y de cómo ordenó que se castigara a su hermano después de que se probara su culpabilidad, hay una narración de Ubaidul’lah bin Adi en la que relata lo siguiente: “Tanto Hazrat Miswar bin Majrama como Abdur Rahman bin Aswad bin Abd Yaguth me dijeron: ‘¿qué te impide hablar con Hazrat Uzman sobre su hermano Walid, dado que la gente ha dicho muchas cosas sobre él (basándose en algunas de sus malas obras)?’. Así que fui a Hazrat Uzman y cuando salió para hacer la oración le dije: ‘quiero pedirte algo y es algo beneficioso para ti’. Hazrat Uzman exclamó: ‘¡oh buen hombre! ¿Mu’ammar te dijo eso? Creo que él te ha dicho eso (es decir, que viniera a entregar su mensaje)’. Después, Hazrat Uzman añadió: ‘busco refugio en Al’lah de ti’. Al escuchar esto, él (la persona que vino a Hazrat Uzman) se fue y regresó con aquellas personas. Mientras tanto, vino un mensajero de Hazrat Uzman y entonces me fui con él a ver a Hazrat Uzman, quien preguntó: ‘¿cuál era el consejo beneficioso para mí?’, (tal y como había dicho antes). Respondí: ‘Dios Altísimo envió a Muhammad (sa) con la verdad y le reveló el Libro (Corán). Tú también te encuentras entre aquellos que aceptaron la llamada al Islam por parte de Al’lah y Su Mensajero (sa). Tú participaste en dos migraciones, apoyaste al Santo Profeta (sa) y fuiste testigo de sus prácticas’; y tras ello dije: ‘la gente ha expresado sus reservas sobre Walid’ (que era el hermano de Hazrat Uzman).

Hazrat Uzman (ra) dijo: ‘¿fuiste testigo de la época del Santo Profeta (sa)?’ Le respondí que ‘no’, pero me había llegado su conocimiento [o sea, que no presenció su tiempo, pero los asuntos relacionados con la época del Santo Profeta (sa) sí le llegaron], y que incluso habían llegado a las mujeres solteras que vivían en reclusión. A continuación, Hazrat Uzman añadió: ‘Dios ciertamente envió a Muhammad (sa) con la verdad y yo estoy entre los que aceptaron la invitación de Dios y Su Mensajero (sa). Creí en todo con lo que fue enviado al Santo Profeta (sa) y participé en dos migraciones, como has dicho. Disfruté la compañía del Mensajero de Al’lah (sa) y le prometí lealtad. ¡Por Dios! Nunca lo desobedecí ni engañé, pero Dios hizo que muriera. En mi opinión, Hazrat Abu Bakar (ra) debía ser obedecido de la misma manera y yo lo hice, como también era obligatorio obedecer a Hazrat Umar (ra). Posteriormente fui nombrado Jalifa y por lo tanto, ¿no poseo el mismo derecho que los dos Jalifas anteriores?’. Le respondí: ‘así es’; a lo que él añadió: ‘entonces, ¿cuáles son estos temas de los que se me debe informar? En cuanto al asunto que mencionaste con respecto a Walid, si Dios quiere, le daremos el castigo prescrito’ (o sea, que sería castigado de acuerdo con el crimen que había cometido). Después de esto, llamó a Hazrat Ali (ra) y ordenó que se azotara a Walid, y actuando en consecuencia Hazrat Ali (ra) ordenó que le dieran 80 latigazos.”

En el comentario de este hadiz de Bujari, Hazrat Syed Zain-ul-Abideen Waliul’lah Shah Sahib escribe:

“La acusación contra Walid bin Uqbah fue por beber alcohol, razón por la que fue castigado. Los testigos confirmaron que no se trataba de un jugo elaborado con dátiles o munakka (bebida hecha con pasas), sino que era una bebida alcohólica como las que se consumían en los días del período yahiliya. Hazrat Uzman (ra) no tuvo en consideración que eran parientes cercanos y, de hecho y a pesar de su estrecha relación con él, ordenó duplicar la pena; pues en lugar de darle 40 latigazos le dieron 80 y esta cantidad está probada con el ejemplo de Hazrat Umar (ra).”

En otra narración, Ata bin Yazid narra de Hamran, el esclavo liberado de Hazrat Uzman (ra), quien afirma que una vez Hazrat Uzman bin Affan (ra) pidió que le trajeran un recipiente con agua. Luego Hazrat Uzman (ra) metió sus manos dentro y se las lavó con agua tres veces. Después metió su mano derecha en el recipiente, se enjuagó la boca y se limpió la nariz. Tras ello se lavó tres veces la cara y los brazos hasta los codos. A continuación se pasó las manos por la cabeza (masah) y se lavó tres veces los pies hasta los tobillos. Hazrat Uzman (ra) dijo: “el Santo Profeta (sa) solía decir que ’quien quiera que haga la ablución como yo la he hecho y a continuación ofrezca dos rakats (unidades de oración) de manera que esté libre de toda distracción, se le perdonarán todos los pecados’.”

El azán (llamada a la oración) adicional de los viernes comenzó en la época de Hazrat Uzman (ra). Los detalles son los siguientes: Zuhri narra sobre Saib bin Yazid, quien declaró que durante el tiempo del Santo Profeta (sa), Hazrat Abu Bakar (ra) y Hazrat Umar (ra), el primer azán para yuma (oración del viernes) se realizaba cuando el imam se sentaba en el minbar (púlpito). En la época de Hazrat Uzman (ra), cuando la población musulmana había aumentado significativamente, él ordenó que se dijera un tercer azán desde Zahra. Abu Abdil’lah afirma que Zahra era un lugar en el mercado de Medina. Por cierto, este incidente también se ha mencionado en Fiqah Ahmadía en relación con este hadiz; o sea, en la época del Santo Profeta (sa), Hazrat Abu Bakar (ra) y Hazrat Umar (ra) solo se decía un azán los viernes desde cerca del minbar que se encontraba dentro de la mezquita. Más tarde, en la época de Hazrat Uzman (ra), se inició el segundo azán desde una piedra llamada Zahra, situada cerca de la puerta.

En Ni’mat-ul-Bari, que es un comentario de Sahih Bujari, bajo este hadiz está escrito: “Ibn Shihab Zuhri narra de Saib que la mención del tercer azán en este capítulo incluye el iqamat (llamada antes de que comience la oración).” Eran dos azanes primeramente y luego hubo un tercero. En la narración que leí antes se dice que, debido al aumento de la población musulmana, se llamó a un tercer azán desde Zahra. El tercer azán era igual que el primero y el segundo, e incluso el takbir (para iqabah) hace referencia al uso de la palabra azán. De esta manera, la gente fue llamada a la oración tres veces.

También hay una narración sobre el ofrecimiento de las oraciones del viernes el mismo día de Eid.

Abu Ubaid, el esclavo liberado de Ibn Azhar, narra que una vez, el día de Id-ul-Azia (Id del Sacrificio), ofreció las oraciones de Id detrás de Hazrat Umar (ra), quien dirigió la oración antes de pronunciar el sermón delante la congregación, declaró: “¡Oh pueblo! En verdad, el Santo Profeta (sa) prohibió mantener ayuno los dos días de Id, pues un día de Id conmemora el final del mes de ayuno; mientras que el otro día de Id es el día en el que se come la carne de los animales sacrificados.” Abu Ubaid afirma que también ofreció la oración de Id detrás de Hazrat Uzman (ra) y que cayó en un viernes. Hazrat Uzman (ra) dirigió las oraciones antes del sermón. Luego se dirigió a los musulmanes y dijo: “¡Oh gente! Hoy es un día bendecido con dos Id. Así, aquellos que viven en las afueras de Medina y desean esperar las oraciones del viernes pueden hacerlo, y quienes quieran regresar tienen mi permiso para irse.”

Hay una declaración en Fiqah Ahmadía respecto a esto, sobre la que no he visto ninguna evidencia que la respalde. En Fiqah Ahmadía está escrito: “Si el Id cae en un viernes, entonces, después de la oración de Id, no se deben ofrecer la oración del viernes ni la oraciones de dohar. En cambio, las oraciones de asar deben ofrecerse en el momento de asar.”

Hay una narración de Ata bin Rabah que afirma que, en una ocasión, el Id cayó en viernes. Hazrat Abdul’lah bin Zubair dijo: “Dado que se han unido dos Id el mismo día, se ofrecerán conjuntamente. Por consiguiente, Hazrat Abdul’lah bin Zubair ofreció dos rakats para ambas oraciones antes de la tarde. Posteriormente, no se ofrecieron oraciones hasta las oraciones de asar, es decir, ese día solo se ofrecieron las oraciones de asar.”

Es necesario realizar más investigaciones a este respecto. Hazrat Jalifatul Masih IV (rh) dijo lo mismo y llevó a cabo una investigación. Inicialmente, pensé que quizás no había necesidad de ofrecer las oración de dohar), pero no se ha encontrado ninguna otra narración que mencione directamente la práctica del Santo Profeta (sa) de no ofrecer la oración de dohar. Solo existe esta narración indicando lo que hizo Hazrat Abdul’lah bin Zubair. Es por eso que se necesita más investigación a este respecto. La Fiqah Ahmadía está siendo revisada nuevamente y, en mi opinión, esta narración debe revisarse a fondo, para analizar con precisión por qué no es necesario ofrecer la oración dohar. Es cierto que no es necesario ofrecer las oraciones del viernes, pero para afirmar que la oración de dohar no necesita ser ofrecida, aparte de la narración mencionada anteriormente, no encontramos ninguna otra tradición que haya sido citada directamente del Santo Profeta (sa) o de los Julafa-e-Rashidin (los cuatro Jalifas correctamente guiados); incluso de la investigación que pedí que se llevara a cabo, todavía no ha salido a la luz ninguna narración sobre ello.

Respecto a tomar un baño el viernes, hay una narración en la que Hazrat Abu Hurairah (ra) relata: “Hazrat Uzman bin Affan (ra) entró cuando Hazrat Umar bin Jatab (ra) estaba pronunciando el sermón del viernes ante una congregación. Haciendo alusión a Hazrat Uzman (ra), Hazrat Umar (ra) dijo: ‘¿qué le ocurre a la gente que llega tarde después de que el azán (llamada a la oración) haya sido pronunciado?’. Al oír esto, Hazrat Uzman (ra) declaró: ‘¡oh Líder de los fieles! Tan pronto como he escuchado el azán, he realizado la ablución y me he dirigido directamente hacia aquí’. Hazrat Umar (ra) le contestó: ‘¿has realizado únicamente la ablución? ¿Acaso no has escuchado al Santo Profeta (sa) decir que el que venga a la oración del viernes debe bañarse?’.” Por consiguiente, si hay agua disponible y uno tiene acceso a agua, es obligatorio tomar un baño.

En materia de narraciones del Hadiz, existen muy pocos Hadices Marfu [un hadiz atribuido al Mensajero de Al’lah (sa) y que lo relata uno de sus Compañeros] narrados por Hazrat Uzman (ra), en comparación con los otros Compañeros. Hazrat Uzman (ra) solo narró 146 tradiciones en total: tres de ellas se encuentran en Bujari y en Muslim (es decir, en Muttafaq Alayh), ocho se mencionan solo en Bujari y cinco solo en Muslim. Un total de 16 hadices narrados por él están presentes en el Sahihain (Bujari y Muslim). Hazrat Uzman (ra) narró pocos hadices porque fue muy cauteloso a la hora de exponer los dichos del Santo Profeta (sa) y decía que lo que le impedía relatar los dichos del Santo Profeta (sa) fue que pensaba que, tal vez, su memoria era más débil que la de sus otros Compañeros. También dijo que no lo hizo para evitar narrar algún incidente y por si su memoria no fuera tan clara como otros Compañeros, en el caso de que la declaración de ellos fuera más precisa. Por esta razón, fue muy precavido a la hora de citar relatos. No obstante, Hazrat Uzman (ra) afirmó: “Testifico que el Santo Profeta (sa) dijo: ‘quien me atribuya una narración que no he dicho, tendrá un lugar en el infierno’.” Por eso se mostró tan precavido a la hora de narrar hadices.

Abdur Rahman bin Hatib relata: “No he visto a ningún Compañero que se explicara a sí mismo de manera más clara e inequívoca que Hazrat Uzman (ra), pero se asustaba a la hora de relatar hadices.”

Según otra narración, Humran bin Aban declara:

“En una ocasión, Hazrat Uzman bin Affan (ra) pidió que le trajeran agua para la ablución. Se enjuagó la boca y se limpió la nariz con agua. Después, se lavó la cara y los brazos tres veces, y realizó masah sobre su cabeza hasta sus hombros y tras ello se rio. Más tarde, preguntó a sus compañeros: ‘¿no habéis preguntado por qué me he reído?’. Ellos dijeron: ‘¡oh Líder de los fieles! ¿Por qué te has reído?’. Hazrat Uzman (ra) respondió: ‘vi que el Santo Profeta (sa), cuando estaba cerca de este lugar, pidió que le trajeran agua y realizó la ablución de la misma manera que yo lo he realizado. Entonces se rio y luego preguntó a sus Compañeros: ¿no me habéis preguntado porque me he reído? Ellos dijeron: ¡oh Mensajero de Al’lah! ¿Por qué te has reído? El Santo Profeta (sa) respondió: cuando una persona pide agua y se lava la cara, Dios Altísimo perdona todos los pecados cometidos por su rostro; y sucede lo mismo cuando se lava los brazos, (o sea, los pecados son perdonados) y lo mismo ocurre cuando realiza el masah sobre su cabeza y cuando se lava los pies’.”

En realidad, esta narración debería haber sido mencionada junto a la narración anterior sobre la ablución. Sin embargo, se ha narrado aquí.

En cuanto a los matrimonios de Hazrat Uzman (ra) y sus hijos, se relata que se casó ocho veces, todas las cuales tuvieron lugar después de aceptar el Islam. Los nombres de sus esposas e hijos son los siguientes: Hazrat Ruqayyah (ra), hija del Santo Profeta (sa), con quien tuvo a Abdul’lah bin Uzman; después de su fallecimiento, Hazrat Uzman se casó con Hazrat Umm Kulzum (ra), la hija del Santo Profeta (sa); además se casó con Hazrat Fajtah bint Ghazwan, la hermana de Hazrat Utbah bin Ghazwan, y de ella tuvo un hijo llamado Abdul’lah, que era conocido como Abdul’lah Al-Asghar; más tarde se casó con Hazrat Umm Amar bint Jundub Asadiya, con quien tuvo a Amar, Jalid, Aban, Umar y Mariam; también se casó con Hazrat Fátimah bint Walid Majzumia, con quien tuvo a Walid, Said y Umm Said; a continuación se casó con Hazrat Umm Al-Banin bint ‘Uainah bin Hisn Hizariah, con quien tuvo un hijo, Abdul Mulk; luego se casó con Hazrat Ramlah bint Shaibah bin Rabi’ah, con quien tuvo a Aishah, Umm Aban y Umm Amar; finalmente se casó con Hazrat Nailah bint Firafithah bint Ahfas, que con anterioridad era cristiana pero aceptó el Islam antes de casarse y fue una musulmana fiel.  De ella, Hazrat Uzman (ra) tuvo una hija llamada Mariam y según las narraciones se dice que además tuvieron un hijo llamado Ambasah.

De acuerdo a una narración, cuando Hazrat Uzman (ra) fue martirizado, estas cuatro esposas se encontraban junto a él: Hazrat Ramlah, Hazrat Nailah, Hazrat Umm Al-Banin y Hazrat Fajtah. Según otra narración, durante los días del asedio, Hazrat Uzman (ra) se divorció de Hazrat Umm Al-Banin

Hazrat Jalifatul Masih I (ra), al explicar el comentario del Sura Al-Nur dice:

“Dios Altísimo declara que una forma de Nur (luz espiritual) es la luz del conocimiento Divino y como resultado de ello, se puede distinguir entre el bien y el mal. Esta luz espiritual se encuentra en aquellos hogares en los que se recuerda a Dios por la mañana y por la noche. Los que habitan en esas casas son como comerciantes, cuyas casas son pequeñas, pero un día Dios Altísimo les concederá moradas más grandes. Hazrat Abu Bakar Sid-diq (ra) compiló el Sagrado Corán, posteriormente, después de él, lo hizo Hazrat Umar (ra). Hazrat Uzman (ra) fue quien lo hizo circular y, a través de Hazrat Ali (ra), sus verdades espirituales fueron transmitidas al mundo.”

Hazrat Jalifatul Masih I (ra) declaró que aprendió varias verdades del Santo Corán directamente de Hazrat Ali (ra). Hazrat Jalifatul Masih I (ra) escribe:

“En estos rukus, Dios también reveló que el Jalifato nunca estaría entre los Ansar (residentes de Medina / hombre mayor de 40 años), sino que permanecería entre los Muhayirin (emigrantes de La Meca a Medina). Además, establece que se opondrán a ellos tanto los musulmanes como los incrédulos. Así fue precisamente la oposición contra Hazrat Abu Bakar (ra), ya que algunas personas no estaban a favor de Jalifato. Dios Altísimo ha puesto el ejemplo de ambos grupos de la siguiente manera: uno que considera que un espejismo en un desierto es como agua real; mientras que los otros son los que se opondrán a pesar de estar en las profundidades del mar de la Shariah.”

Hazrat Jalifatul Masih I (ra) dice a continuación:

“El resultado final será que los buitres se comerán su carne. Entre los Julafa-e-Rashidin, Hazrat Abu Bakar (ra) tuvo que enfrentarse a enormes dificultades. Mientras el ejército bajo el mando de Hazrat Usama (ra) había sido enviado para una expedición, comenzó una rebelión en tierra árabe. La gente de La Meca estuvo a punto de formar parte de ella; sin embargo, un hombre sabio llegó a tiempo y les recordó que ellos eran los últimos en aceptar el Islam y que ahora iban a ser los primeros en abandonarlo. Ante esto, se abstuvieron de hacerlo.”

Hazrat Jalifatul Masih I (ra) añade:

“El grupo se menciona con las siguientes palabras:

‘…un grupo de ellos se aleja’, (24:49).

Nunca tuvo éxito ni recibió ningún apoyo Divino; ni en el tiempo de Hazrat Abu Bakar (ra), Hazrat Umar (ra), Hazrat Uzman (ra) y ni siquiera en el tiempo de Hazrat Ali (ra). Este grupo nunca tuvo éxito.

El otro grupo fue el descrito como:

‘…Oímos y obedecemos’, (24:52).

Y estos fueron los que siempre tuvieron éxito.

Por lo tanto, dice en el Sagrado Corán:

‘…Y son ellos los que prosperarán’, (24:52).”

El Mesías Prometido (as) afirma:

“Sé con certeza que nadie puede ser considerado un verdadero creyente ni musulmán, hasta que se inculque en sí mismo las cualidades de Hazrat Abu Bakar (ra), Hazrat Umar (ra), Hazrat Uzman (ra) y Hazrat Ali (ra), que Dios esté contento con todos ellos. Sus corazones estaban purificados del amor de este mundo, por lo que sacrificaron sus vidas en el camino de Dios.”

El Mesías Prometido (as) escribe además:

“Es esencial creer que Sid-diq-e-Akbar (ra) [Hazrat Abu Bakar Sid-diq (ra)], Hazrat Faruq-e-Umar (ra) [Hazrat Umar Faruq (ra)], Hazrat Zun-Nurain (ra) [es decir, Hazrat Uzman (ra)] y Hazrat Ali Murtaza (ra) fueron todos los custodios de la fe. Para el Islam, Abu Bakar (ra) fue la segunda venida de Adán; de manera similar, si Hazrat Umar Faruq (ra) y Hazrat Uzman (ra) no hubieran mostrado sinceridad en la responsabilidad que se les otorgó, entonces sería imposible para nosotros considerar tan solo un versículo del Corán de Dios Altísimo.”

El Mesías Prometido (as) sigue diciendo:

“Por Al’lah, Dios permitió que Sheijain, o sea, Hazrat Abu Bakar (ra), Hazrat Umar (ra) y Zun-Nurain [Hazrat Usman (ra)] fueran como las puertas del Islam y estaban al frente de cada ejército del Santo Profeta (sa), quien fue el mejor de la creación. Así, quien niega su alto honor y desacredita los argumentos claros e irrefutables en su favor, y no les muestra respeto, sino que los deshonra, los vilipendia y habla mal de ellos, temo que pueda encontrar un final terrible y se vuelva completamente desprovisto de fe; pues los corazones de los que les causaron dolor y los maldijeron, y lanzaron acusaciones contra ellos, se endurecieron e incurrieron en la ira de Dios Misericordioso. He comprobado y he expresado abiertamente que albergar maldad y enemistad contra estos hombres nobles es uno de los principales factores que corta el vínculo del hombre con Dios, Quien es el Otorgador de bendiciones. Quienquiera que albergue hostilidad hacia ellos se privará completamente de la misericordia y la benevolencia, y nunca se le abrirán las puertas del conocimiento y la sabiduría Divinos, y solo se les dejará participar de los deseos y placeres del mundo; así que serán arrojados al abismo de los deseos carnales y Él les arrojará lejos de Su Divino umbral y continuaran excluidos del mismo.”

El Mesías Prometido (as) escribe:

“Todo progreso del Islam que se ha hecho después del Santo Profeta (sa) ha sido a través de estos tres compañeros: o sea, Hazrat Abu Bakar, Umar (ra) y Uzman (ra).”

Después, citando a Ahl-e-Tashi (de los chiitas), el Mesías Prometido (as) declara:

“Qué se puede decir de sus abusos verbales, porque salvo unos pocos, lanzan improperios contra todos los Compañeros. Además, maldicen a las esposas del Santo Profeta (sa), las Madres de los Creyentes. También afirman que hay algunas adiciones y abrogaciones en el Sagrado Corán y alegan que el Libro de Dios actual es el Corán de Uzman (ra) y no el de Dios Altísimo. Consideran que el Islam es como una tierra abandonada que está completamente seca y estéril, es decir, que está completamente vacía de siervos piadosos de Dios.”

El Mesías Prometido (as) añade a continuación:

“Después de haber transgredido todos los límites, ¿qué honor poseen ahora?”

El Mesías Prometido (as) explica:

“Mi Señor me ha concedido un conocimiento profundo sobre el Jalifato y al igual que cualquier erudito, además he podido profundizar en el asunto y mi Señor me ha revelado que Sid-diq [Hazrat Abu Bakar (ra)], Faruq [Hazrat Umar (ra)] y Uzman (ra), que Dios esté complacido con todos ellos, eran creyentes piadosos, y los elegidos de Dios Altísimo y fueron favorecidos con las bondades especiales del Dios Clementísimo. Además, muchos sabios han dado testimonio de sus virtudes. Dejaron sus tierras para obtener el placer del Honorable y Glorioso Dios, estuvieron al frente de cada batalla y no les importó el calor abrasador del mediodía de cada verano, ni el frío de las noches de cada invierno. Más bien, marcharon hacia adelante por los caminos de su fe como jóvenes imparables, sin inclinarse ni hacia su propia gente, ni hacia los demás, y se despidieron de todo por el Señor de Todos los Mundos. Sus acciones estaban impregnadas de una dulce fragancia y sus actos de un perfume especial. Todo esto apunta a los jardines de su rango y los huertos de sus buenas obras. Asimismo, las aromáticas brisas de su céfiro (viento suave y perfumado) revelan sus elaboradas cualidades, y su luz se manifiesta ante nosotros con todo su resplandor. Por consiguiente, debéis percibir su ilustre rango por el aroma de su fragancia y no apresuraos en seguir a los que piensan mal. Y no os fieis sólo de ciertas narraciones porque están llenas de veneno y exageraciones, y no se puede confiar en ellas. Muchos de esos relatos son como un viento poderoso y destructivo, y como el rayo que engaña a alguien haciéndole pensar que va a llover. Así pues, temed a Dios y no sigáis esas narraciones.”

Esto concluye los relatos de la vida de Hazrat Uzman (ra). Los siguientes relatos serán sobre la vida de Hazrat Umar (ra), Insha Al’lah (Dios mediante).

El equipo de Alislam ha preparado la primera versión de una nueva página web de búsqueda del Sagrado Corán: holyquran.io. Se puede acceder a este sitio web por separado de la página web de alislam.org y también se puede investigar sobre cualquier capítulo, versículo, palabra o tema en árabe, inglés y urdu a través de su novedoso sistema de búsqueda. Los resultados de la búsqueda muestran traducciones áhmadis y no-áhmadis. Debajo de cada versículo, se puede leer su comentario, artículos y otros versículos relacionados con él. Se está trabajando en la producción de contenidos y su próxima versión estará lista para la Convención Anual de Reino Unido 2021, si Dios quiere.

Además, se ha preparado una nueva versión moderna de la aplicación readquran.app en la página web de alislam.org, a través de la cual se puede leer, escuchar y buscar lo que deseemos del Santo Corán. Junto con el comentario en inglés, además tiene las notas del Tafsir-e-Saghir, la traducción literal del Sagrado Corán en inglés y un índice de todos sus temas. Al mismo tiempo ha incluido otras características que serán beneficiosas para la recitación diaria del Corán. Que Dios Altísimo permita que este proyecto se convierta en un medio de difusión de las hermosas enseñanzas del Santo Corán en todo el mundo y que los miembros de la Comunidad también se beneficien plenamente de él.

Ahora me gustaría pedirles que recen por los áhmadis de Pakistán. Que Dios Altísimo mejore sus condiciones y les ayude. Del mismo modo, que Dios conceda firmeza a los áhmadis de Argelia y mejore las condiciones que actualmente tienen que soportar.

A continuación, mencionaré los detalles de algunos miembros fallecidos de la Yamat y al final ofreceré sus oraciones fúnebres en ausencia. La verdad es que se presentan muchas solicitudes y es difícil leer aquí los detalles de todas y cada una. Sin embargo, mencionaré a algunos, pero he incluido a los demás en las oraciones fúnebres sin mencionar sus nombres.

¡Que Dios el Altísimo conceda Su perdón y misericordia a todos ellos!

En cualquier caso, respecto a los miembros que van a ser mencionados, voy a leer ahora sus datos:

Entre ellos se encuentra el respetado Muhammad Sadiq Sahib Durgaram Puri, de Dhaka (Bangladesh). Falleció el 14 de noviembre de 2020, a la edad de 75 años.

¡En verdad a Dios pertenecemos y hacia Él será el retorno!

Además de otros servicios que prestó, fue durante mucho tiempo secretario nacional de waqf-e-nau (niños y niñas consagrados). Viajaba regularmente a las Comunidades lejanas para organizar clases con los waqifin-e-nau y sus padres. Hasta que su salud se lo permitió, acudía regularmente a la mezquita. Era un musi (miembro de la institución Al-Wasiyat -el Testamento-) y deja atrás a su esposa, tres hijos y una hija.

La siguiente es Mujatara Bibi Sahiba, esposa de Rashid Ahmad Azwal Sahib de Dar-ul-Yaman Rabwah. Es la suegra de Nai Baywah Sahib, que actualmente es director de Yamia Mubashirin en Burkina Faso. Falleció el 16 de enero.

¡En verdad a Al’lah pertenecemos y hacia Él será el retorno!

Tuvo la oportunidad de servir en el mall’lis amla de lallna (comité ejecutivo de las mujeres) para Dar-ul-Yaman Gharbi, durante un total de 17 años. También tuvo la oportunidad de ofrecer sacrificios financieros para proyectos en varios países y ofreció cientos de miles de rupias. Incluso unas horas antes de su fallecimiento, cuando recobró ligeramente la conciencia, pidió sus brazaletes de oro y luego dio instrucciones a su hijo para que fuera inmediatamente a venderlos, que tenían un valor aproximado de 350.000 rupias, y luego diera el dinero al Sadr Sahib para que pudiera conseguir una antena parabólica para ver la MTA.

Dos de sus hijos murieron en 1995 a causa de un accidente de coche en Alemania y ella soportó esta pérdida con gran firmeza. Nunca habló de este incidente ni pronunció ninguna palabra de queja y se contentó con la voluntad de Dios Altísimo, y mostró paciencia. Tenía una gran pasión y deseo por el tabligh (la predicación) y viajaba mucho para predicar en los pueblos cercanos a Rabwah; y una gran pasión por el Sagrado Corán, que además de recitarlo con regularidad, lo enseñaba a los niños de la zona, junto al Yassarnal Corán (libro para aprenderlo a leer). Era musia (parte de Al-Wasiyat) y deja atrás a su marido, un hijo y cuatro hijas. Tres de sus hijas residen en Londres y la otra está en Burkina Faso. Las hijas que están aquí también están sirviendo a la Yamat.

¡Que Dios el Altísimo le conceda Su perdón!

El siguiente funeral es el de Manzur Ahmad Shad Sahib, que falleció el 17 de enero, a la edad de 82 años. Su familia aceptó el Ahmadíat en 1903 a través de su padre, Mian Abdul Karim Sahib, un compañero del Mesías Prometido (as), cuando el propio Mesías Prometido (as) viajó a Yehlum para el caso de Karam Din.

¡En verdad a Dios pertenecemos y hacia Él será el retorno!

Shad Sahib se trasladó a Karachi en 1956, donde sirvió como qaid del distrito de Karachi y llevó a cabo una labor excepcional con Juddamul Ahmadía. Luego fue presidente local de la colonia de Drigh Road y Naib Amir de Karachi. En 1984, formó parte del grupo que recibió a Hazrat Jalifatul Masih IV (rh) en Sukkur y permaneció con él hasta su partida en el aeropuerto. Se trasladó a Londres en 2010 y trabajaba como voluntario en el dispensario homeopático de Baitul Futuh. En el momento de su fallecimiento, trabajaba como secretario de tarbiyat y secretario de tarbiyat para nuevos conversos de la comunidad de Norbury, (sureste de Londres). Era musi (parte del programa de Al-Wasiyat). Tres de sus nietos son misioneros y están sirviendo aquí en el Reino Unido.

¡Que Dios el Altísimo conceda Su perdón y misericordia al fallecido!

El siguiente funeral es el de Hamida Ajtar Sahiba, esposa de Abdur Rahman Salim Sahib de EE.UU., que falleció el 19 de enero, a la edad de 92 años.

¡Ciertamente a Al’lah pertenecemos y a Él volveremos!

Dios le concedió a la fallecida la oportunidad de servir a lallna imail’lah (la organización auxiliar de mujeres) en Karachi y Rawalpindi durante unos cincuenta años; incluso sirvió como secretaria general, como sadr lallna (presidenta de la organización de las mujeres), así como nigran qiadat. Sentía un profundo amor por el Jalifato y también aconsejaba a sus hijos que establecieran una relación sincera con el mismo. Durante toda su vida fue constante en ofrecer las oraciones y la oración de taháyud (la oración voluntaria de antes del amanecer). Prestaba especial atención a la recitación del Sagrado Corán y a su enseñanza, y además se lo enseñó a sus hijos y a sus nietos. Tuvo la suerte de realizar la Umrah (la peregrinación menor a La Meca). Era musia (parte de Al-Wasiyat). Le sobreviven cinco hijos y dos hijas. Muchos de sus descendientes han dedicado sus vidas a la fe y están sirviendo a la Yamat en varias capacidades, como el Doctor Abdus Salam Sahib y el Doctor Jaliq Malik Sahib, que están prestando grandes servicios.

¡Que Dios le conceda Su perdón y misericordia!

El siguiente funeral es el del respetado Nasir Peter Lutzin Sahib, un áhmadi alemán, que falleció el 20 de enero.

¡Ciertamente a Dios pertenecemos y a Él volveremos!

Su hija escribe: “Un día de 1983, mis padres pasaron por el mercado central de Hannover, cuando vieron un puesto que consistía en una sola mesa que tenía algunos libros y había dos jóvenes extranjeros de pie detrás de la mesa. Les saludaron y se enteraron de que eran musulmanes que representaban a la Comunidad Musulmana Ahmadía. Hicieron algunas preguntas a los jóvenes y se llevaron también algunos folletos. Tras leer la literatura, mis padres se pusieron en contacto con los jóvenes y se reunieron con ellos. Los tres áhmadis les invitaron a cenar con ellos.”

Además, relata: “Como era el mes del Ramadán, los llamaron para el ‘iftari’ (comida a la hora de romper el ayuno) y entonces mis padres fueron a su casa. Habían colocado la comida en el suelo, encima de periódicos viejos, ya que no había lugar para sentarse. Por ello, colocaron periódicos en la alfombra y sirvieron la comida de esta manera. A mis padres les gustó mucho la comida, pero apreciaron y disfrutaron aún más su sencillez y hospitalidad.”

Luego dice: “Después de esa noche, se visitaban con frecuencia en sus casas. Tras unos meses de estudio e investigación, en 1984, mis padres realizaron el Baiat (pacto de iniciación) y se unieron a la Comunidad Musulmana Ahmadía.”

Era la ocasión del Id, el respetado Nasir Sahib se dirigió a Hamburgo junto con algunos otros lugareños, donde tuvo la fortuna de hacer el Baiat. También tuvo una vez la oportunidad de dar un discurso en el “Yalsa Salana” (Convención anual).

Además, escribe: “Mi madre tenía un apego especial a la religión y su interés por la búsqueda de la verdadera religión la llevó al Ahmadíat. Posteriormente pudo establecer una relación viva con el Dios Vivo y vio muchas veces signos de la aceptación de las oraciones, y Dios Altísimo le mostró muchos signos.”

Y continúa: “Mi madre tenía problemas de visión en un ojo. En 1986, asistía a la Convención Anual en el Reino Unido cuando, de repente, recuperó parte de su visión. Hasta ese momento no podía ver nada con ese ojo. Sin embargo, recuperó parte de su visión en ese mismo ojo.”

A continuación, relata: “Para alguien que había perdido completamente la vista en un ojo, esto fue nada menos que un milagro, que llegó después de once años de no poder ver; y únicamente el resultado de las oraciones y debido a que asistió a la Convención, y rezó para que recibiera esta bendición.”

También narra: “En Londres, se alojaba en casa de una áhmadi alemana, Jadiya Sahiba. Un día, mis padres salieron de allí para hacer turismo y se alejaron bastante, y olvidaron el camino de vuelta a casa. A medida que se oscurecía, se preocupaban más. Estaban junto a una calle con mucho tráfico y no tenían ni idea de dónde estaban. Cuando se hizo muy oscuro y perdieron el camino, mi madre dijo: ‘vamos a rezar’. Acababan de terminar de rezar cuando vieron que el yerno de Jadiya Sahiba había parado su coche delante de ellos y les pidió que se sentaran dentro para poder llevarlos a casa. Este incidente de la aceptación de la oración fue un medio para aumentar y fortalecer su fe.”

Laiq Munir Sahib, un misionero en Alemania, escribe: “Toda la familia de Litzen Sahib se unió al Ahmadíat. En aquella época, solíamos decir que ésta era la única familia alemana áhmadi. Era muy sincero, hablaba poco y era muy respetable. Litzen Sahib estaba a la vanguardia en ofrecer sacrificios financieros. Daba conferencias en los programas de tabligh (predicación). Cada vez que oía el nombre del Mesías Prometido (as), se le llenaban los ojos de lágrimas. Una vez, durante una reunión de tabligh, el fallecido expuso las enseñanzas del Islam de una manera tan hermosa que un alemán de 70 años vino a verme y me dijo que los conocimientos que adquirió sobre el Islam ese día nunca los había aprendido antes.”

¡Que Dios Altísimo le conceda Su perdón y misericordia, y mantenga a sus hijos firmes en el Ahmadíat!

El siguiente funeral es el de la respetada Raziya Tanvir Sahiba de Canadá, que era la esposa de Jalil Ahmad Tanvir Sahib, misionero y vice-director de Yamia Rabwah. Falleció en Canadá el 27 de enero, a la edad de 58 años. Sufría de cáncer.

¡Ciertamente a Al’lah pertenecemos y a Él volveremos!

Desde muy joven, la fallecida tenía un gran interés por su fe, pasión que mantuvo hasta su fallecimiento. Trabajó durante 22 años en la oficina de la organización de mujeres auxiliares de Pakistán, así como en diversos puestos de la revista mensual “Misbah”, incluso como contable administrativa; y siguió ejerciendo esta función hasta su fallecimiento. Tuvo la oportunidad de trabajar bastante con Hazrat Choti Appa [Maryam Sid-diqa, una de las esposas de Jalifatul Masih II (ra)], aprendió mucho de ella y tuvo la suerte de recibir muchas plegarias suyas.

¡Que Dios le conceda Su perdón y misericordia!

El siguiente funeral es el de Mian Manzur Ahmad Ghalib Sahib, hijo de Mian Sher Muhammad Sahib del distrito de Sargodha (Pakistán). Falleció el 7 de febrero.

¡Ciertamente a Dios pertenecemos y a Él volveremos!

En 1955, su hermano mayor aceptó el Ahmadíat y entonces lo acompañó a Rabwah en varias ocasiones, y allí también aceptó el Ahmadíat. Su hijo vive en Bélgica.

Bashir Ahmad Sahib dice: “Tenía un profundo vínculo de amor por el Jalifato y no se desviaba en lo más mínimo cuando se trataba de obedecer al Jalifa; más bien, ponía en práctica exactamente lo que se le ordenaba.”

Yo lo conocí personalmente y realmente sirvió a la Comunidad con sinceridad y lealtad, y fue obediente al Jalifato. Fue un servidor de la fe que dio prioridad a la misma por encima de los intereses mundanos. Era muy hospitalario, extremadamente devoto, se ocupaba de los pobres, era sociable, amable al máximo y era querido por todos. Por la gracia de Dios Altísimo, pudo servir en Juddamul Ahmadía (organización auxiliar de jóvenes), Ansarul’lah (organización auxiliar de los mayores en edad) y en la comunidad en el distrito de Sargodha, como secretario de finanzas, secretario de waqf-e-yadid y tahrik-e-yadid. Cumplió sus funciones de manera excelente. Uno de sus nietos es un misionero, Safir Ahmad, que actualmente trabaja en la oficina del secretario privado.

¡Que Dios le conceda Su perdón y misericordia!

El siguiente funeral es el de la respetada Bushra Hamid Anwar Adani Sahiba, esposa de Hamid Anwar Adan Sahib de Yemen. Era la madre de Muhammad Ahmad Anwar Sahib, uno de nuestros voluntarios en MTA y la suegra de Munir Ahmad Odeh Sahib, que es el Director de Programación de la MTA. Falleció el 14 de febrero a la edad de 69 años.

¡Ciertamente a Al’lah pertenecemos y a Él volveremos!

Era nieta de Hazrat Halli Muhammad Din Sahiba Diyalwi, compañero del Mesías Prometido (as) y de Hazrat Husain Bibi Sahiba. La fallecida también tuvo la oportunidad de trabajar en la MTA. Trabajó regularmente durante bastante tiempo en la transferencia de datos para el programa “Liqa Ma’al Arab” (Encuentro entre Árabes) y prestó sus servicios en MTA “Al-Arabiya”, (el canal solo en árabe de la MTA). Le complacía mucho poder servir a la Yamat en cualquier capacidad. Era muy paciente y agradecida.

¡Que Dios le conceda Su perdón y misericordia!

El siguiente funeral es el de la respetada Norus Sabahuz Zafar Sahiba, esposa de Muhammad Afzal Zafar Sahib, que es misionero en Eldoret, Kenia. Falleció el 25 de marzo a la edad de 62 años.

¡Ciertamente a Dios pertenecemos y a Él volveremos!

Era la hija menor del difunto misionero Maulana Muhammad Said Ansari Sahib y además era la cuñada del difunto Nasim Bajwa Sahib del Reino Unido.

Su marido, Mian Muhammad Afzal Sahib, escribe: “Por la gracia de Dios, ofrecía regularmente las cinco oraciones diarias, el taháyud y recitaba el Sagrado Corán todos los días. Tenía una convicción total en la oración, por lo que ella misma siempre se mantenía ocupada en las oraciones y también aconsejaba a sus hijos que rezaran. Aparte, siempre escuchaba los sermones del Jalifa y, en aras de la formación moral de sus hijos, les explicaba después los puntos más complicados. Regularmente relataba historias inspiradoras de los Hadices [dichos del Santo Profeta (sa)], de la historia y de los libros de la Yamat. Constantemente les aconsejaba que sirvieran a la fe y permanecieran apegados al Jalifato.”                

Por la gracia de Dios era musia. También era muy diligente a la hora de dar limosna y participaba en todos los sacrificios financieros. Dios Altísimo le concedió un corazón muy bondadoso cuando se trataba de la hospitalidad.

Luego dice: “Ella y yo tuvimos una amistad de 21 años, en la que mostró compasión y amabilidad.”

Esta amistad era muy loable, pues mientras Zafar Sahib servía como misionero en Fiyi, su primera esposa falleció en un accidente junto con dos hijos. Tenía tres hijas y un hijo, así que un total de cuatro hijos. Por tanto, este fue el segundo matrimonio de Zafar Sahib. Del primer matrimonio tuvo dos hijas, pero las quiso como a una madre, respecto a lo cual las propias hijas han expresado que nunca les hizo sentir que no era su madre. Siempre las crio y les enseñó bien, y este trato no se limitó a los hijos, ya que Zafar Sahib dice que incluso trató tan bien a sus primeros suegros que ellos quedaron cautivados por su buena moral.

Su hija escribe: “Cuando entró en nuestras vidas, llegó como una luz, un apoyo y una madre cariñosa. Nos demostró tanto amor que nunca sentimos que habíamos perdido el amor de nuestra propia madre. Tenía una hija propia, pero nunca diferenció entre las tres hijas. Era una mujer abnegada que siempre se sacrificaba. Tenía una fe total en Dios y constantemente aconsejaba permanecer firmemente apegada al Ahmadíat y al Jalifato; y nos enseñaba acerca del respeto a los familiares y la reconciliación entre ellos.”

¡Que Dios le conceda Su perdón y misericordia!

El siguiente funeral es el de Sultan Ali Raihan Sahib, padre de Muhammad Ahmad Naim Sahib, un misionero que sirve en la oficina central de árabe, en el Reino Unido. Falleció el 26 de marzo, a la edad de 83 años.

¡Ciertamente a Al’lah pertenecemos y a Él volveremos!

Muhammad Ahmad Naim Sahib escribe: “Habiendo emprendido su propia investigación, nuestro tío prestó juramento de lealtad en 1958. A partir de entonces, predicó a mi padre y lo envió a Rabwah para la Convención Anual. Después de leer algunos libros, por la gracia de Dios, mi padre también hizo el juramento de lealtad (Baiat). Tras aceptar Ahmadíat, ambos hermanos se enfrentaron una severa persecución y se hicieron intentos de matarlos, pero Dios Altísimo les protegió. Los ulemas venían a las aldeas y les preguntaban por qué no podían ni siquiera matar a dos de sus jóvenes; pero en cualquier caso, Al’lah seguía protegiéndolos. A pesar de todo esto, continuaron hasta el final, manteniendo una relación con los parientes no-áhmadis y los aldeanos. A pesar de su oposición, continuaron tratándoles bien.”

Tuvo dos hijos y seis hijas. En este caso, Muhammad Ahmad Naim Sahib tampoco pudo asistir al funeral de su padre.

¡Que Dios le conceda perdón y misericordia!

El próximo funeral es el de Maulwi Ghulam Qadir Sahib, misionero y consagrado de Kalabun, en el distrito de Rajouri de Yammu Kashmir. Murió el 26 de marzo, a la edad de 56 años.

¡Ciertamente venimos de Dios y a Él volveremos!

El Ahmadíat se introdujo en la familia de Maulwi Ghulam Qadir Sahib a través de su abuelo Bahadur Ali Sahib. Por la gracia de Dios, trece miembros de esta familia sirven actualmente a la Comunidad. Tuvo el honor de ejercer como misionero durante 34 años y 6 meses. Dondequiera que era destinado, continuaba cumpliendo con sus deberes de enseñanza y educación moral con mucha alegría, y con el máximo esfuerzo y celo. Era muy hábil en la predicación y siempre estaba a la vanguardia en la transmisión del mensaje. Se mantuvo muy firme ante la oposición, fue un misionero extremadamente paciente, agradecido, alegre y valiente.

Le sobreviven su esposa, tres hijos y dos hijas. Uno de sus hijos, Bashirud’din Qadir, está estudiando el último año de Yamia Ahmadía de Qadián.

¡Que Dios Altísimo le conceda Su perdón y misericordia!

El próximo funeral es de Mahmudah Begum Sahiba, esposa de Muhammad Sadiq Sahib Arif, un ex darwesh de Qadián. Falleció el 1 de abril, a los 85 años, debido a una insuficiencia cardíaca.

¡Ciertamente venimos de Al’lah y hacia Él volvemos!

Era nieta de Hazrat Qazi Ashraf Ali Sahib, una compañera del Mesías Prometido (as), de Alipur Jera, distrito de Mainpuri, en la provincia de Uttar Pradesh. Ella era la hija de Qazi Shad Bajsh Sahib y estaba casada con Muhammad Arif Sadiq Sahib Darwesh. Durante el período de dificultades, pasó su tiempo demostrando paciencia y gratitud. Ella siempre mostró mucha paciencia, incluso cuando se enfrentaba al hambre y nunca expresaba ningún signo de su pobreza frente a nadie. Fue muy puntual en ofrecer sus oraciones; de hecho, incluso en su enfermedad final, estuvo muy atenta en cuanto a ofrecer las oraciones. Ella fue muy diligente en recitar el Sagrado Corán y era muy regular dando limosna. Tenía un gran vínculo con el Jalifato y siempre aconsejaba a sus hijos que hicieran lo mismo. Era musia y le sobreviven tres hijos y dos hijas.

¡Que Dios le conceda Su perdón y misericordia!

El próximo funeral es el de Jalid Sadul’lah al-Misri Sahib de Jordania, quien falleció hace unos días a la edad de 60 años.

¡En verdad venimos de Dios y hacia Él volveremos!

Fue el primer áhmadi de su familia. Era muy sincero, asiduo al ofrecer sus oraciones y limosnas, y apegado a la Yamat. Fue muy amable, hospitalario y amistoso. Era una persona muy tranquila y tenía la costumbre de hablar poco. Consideró decisiva la palabra del Jalifa de la época. Veía la MTA con regularidad, especialmente el sermón del viernes.

¡Que Dios Altísimo le conceda Su perdón y misericordia!

El próximo funeral es el respetado Muhammad Munir Sahib de Darul Fazl, Rabwah, quien falleció el 1 de abril, a la edad de 73 años.

¡Ciertamente a Al’lah pertenecemos y a Él volveremos!

Hizo el juramento de lealtad en 1972 a manos de Hazrat Jalifatul Masih III (rh). El resto de su familia no eran áhmadis, por eso lo torturaron repetidamente para disuadirlo del Ahmadíat. De hecho, en 2003 le ofrecieron que si abandonaba el Ahmadíat, se le daría suficiente dinero para que ni siquiera sus hijos tuvieran que trabajar, pero se mantuvo firme en el Ahmadíat. Su hija, Qamar Munir Sahiba, es la esposa de un consagrado que sirve aquí en Islamabad. Le sobreviven su esposa, su hijo Tahir Waqqas, quien también está consagrado.

¡Que Dios Altísimo le conceda Su perdón y misericordia!

Era una persona muy piadosa y sincera. Siempre tuvo una sonrisa en su rostro y nunca mostró enfado. Fue constante en ofrecer las cinco oraciones diarias y era rápido en pagar todos los chandas (contribuciones).

Su pariente, Hafiz Saidur Rahman Sahib, escribe: “Mi padre le enseñó a trabajar porque sus parientes no-áhmadis no lo trataban bien.” Así que fue a ver a su padre, cuya tienda estaba cerca. Le enseñó a trabajar en su tienda y luego comenzó a quedarse en su casa. Dice que era muy habitual en ir a la mezquita a ofrecer sus oraciones donde se sentaba en las primeras filas. Desarrolló un celo tan grande por la predicación que incluso su esposa solía viajar con él a las aldeas vecinas de Rabwah para predicar.

¡Que Dios Altísimo le conceda Su perdón y misericordia!

El próximo funeral es el del Maestro Nazir Ahmad Sahib de Darul Barakat, Rabwah, quien falleció el 4 de abril, a la edad de 80 años.

¡En verdad, a Dios pertenecemos y a Él volveremos!

El Ahmadíat se introdujo en su familia a través del padre Mian Umar Din Sahib, hijo de Mian Karam Din Sahib, de Data Zaid Ka, en el distrito de Sialkot. Tenía quince años cuando encontró el camino de la guía y en 1914 o 1915 asistió a la Convención Anual, y prestó juramento de lealtad a manos de Hazrat Jalifatul Masih II (ra). Fue guiado por medio de un sueño. Entonces el Maestro Nazir Sahib se mudó al 99 Norte, Sargodha, pero fue boicoteado por los maestros de la escuela de allí y pasó en esta misma escuela que su hijo de nueve años, Nasir Ahmad, resultó herido en un ataque con cuchillo por otro estudiante; no obstante, el Maestro Nazir Sahib mostró una gran paciencia. Su hijo sobrevivió a este ataque aunque más tarde falleció de fiebre. Mientras bajaba el cuerpo de su hijo a la tumba, el maestro Nazir Sahib dijo con gran paciencia y templanza: “Hijo mío, estoy orgulloso de que te marches con una marca en tu cuerpo que es una señal de la veracidad de la Yamat”.

Mientras se ejercía como maestro en esa aldea, no había necesidad de ningún mual’lim o misionero, ya que él mismo se encargaba de este trabajo. Más tarde fue destinado cerca de Rabwah y posteriormente se mudó allí, donde continuó ofreciendo sus servicios. Enseñó el Sagrado Corán a numerosos niños. Después de su retiro, aprendió el tartil (la correcta pronunciación) del Santo Corán de Qari Ashiq Sahib y comenzó a dar clases de tartil-ul-Qur’an en su área local. Hizo todo lo posible para asegurarse de que todos los niños y niñas que hubieran pasado su examen de matriculación pudieran leer el Corán; y si había algunos que no podían, iba a su casa para enseñarles el Libro Sagrado. Desde muy joven ofrecía con regularidad su oración de taháyud (voluntaria de mitad de la noche).

Cuando se implementaron las restricciones del coronavirus en Rabwah, por las que nadie mayor de 60 años podía ir a la mezquita, era muy diligente a la hora de ofrecer sus cinco oraciones y las oraciones del viernes en casa. Estaba convencido a través de un sueño suyo de que fallecería a los 80 años y esto se hizo realidad. Tiene tres hijos y quizá también una hija. En cualquier caso, sus dos hijos…, más bien, sus tres hijos, son consagrados. Uno es Aziz Sahib, que está sirviendo aquí en Islamabad; el otro es Nasim Ahmad Sahib, un misionero en Rabwah; y el tercero es Said Ahmad Adil Sahib, un misionero en Níger. Ellos tampoco pudieron asistir al entierro.

¡Que Dios Altísimo conceda perdón y misericordia a los difuntos y otorgue a las familias de todas estas personas paciencia y tolerancia, y les permita continuar con sus buenas obras!

Resumen

Después de recitar el Tashahhud, el Ta`awwuz y el Surah al-Fatihah, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) dijo que continuaría relatando incidentes de la vida de Hazrat Usman (ra). Más adelante en el sermón, Su Santidad (aba) también anunció el lanzamiento de un nuevo buscador del Sagrado Corán.

Hazrat Usman (ra)

Su Santidad (aba) dijo que según las tradiciones, los Compañeros (ra) consideraban a Hazrat Abu Bakr (ra) como el compañero más veterano, luego a Hazrat Umar (ra) y después a Hazrat Usman (ra). En otra narración, alguien preguntó a Hazrat Ali (ra) quiénes eran los hombres más nobles después del Santo Profeta (sa), a lo que él respondió: Hazrat Abu Bakr (ra), luego Hazrat Umar (ra) y luego Hazrat Usman (ra).

El respeto del Santo Profeta (sa) por Hazrat Usman (ra)

Su Santidad (aba) dijo, describiendo la relación entre el Santo Profeta (sa) y Hazrat Usman, (ra) que una vez el Santo Profeta (sa) no ofreció la oración fúnebre de una persona. Los compañeros le preguntaron por qué, pues nunca le habían visto no ofrecer la oración fúnebre de alguien. El Santo Profeta (sa) respondió diciendo que no había ofrecido la oración fúnebre de esa persona en particular porque tenía enemistad con Hazrat (ra); y, por ello, Dios estaba disgustado con él.

Su Santidad (aba) dijo que los dos Azan [llamada a la oración] dados para la oración del viernes fueron implementados durante el Califato de Hazrat Usman (ra). Antes, el Azan sólo se daba cuando el Imam se sentaba junto al púlpito. Pero, a medida que el número de musulmanes crecía en la época de Hazrat Usman (ra) se llamaba al Azan más temprano fuera de la mezquita.

Su Santidad (aba) dijo que durante el Califato de Hazrat Usman (ra), una vez el Eid coincidió con un viernes. Hazrat Usman (ra) dijo en su sermón del Eid que se habían combinado dos Eids en un solo día. Además, dijo que sería bueno para los que quisieran quedarse a esperar la oración del viernes, pero quienes quisieran irse eran libres de hacerlo.

Diligencia de Hazrat Usman (ra)

Su Santidad (aba) dijo que Hazrat Usman (ra) ha narrado un total de 146 dichos del Santo Profeta (sa). El número de narraciones relatadas por él es relativamente menor en comparación con otros compañeros, ya que ejercía una extrema precaución y se aseguraba de que todo lo narrado por él fuera absolutamente preciso.

Su Santidad (aba) dijo que una vez, Hazrat Usman (ra) estaba realizando la ablución y se rió. Explicó que una vez vio al Santo Profeta (sa) hacer lo mismo, y dijo que cada vez que alguien pide agua para realizar la ablución, y luego se lava la cara, todos los pecados relacionados con la cara son lavados, y lo mismo ocurre con todas las otras partes del cuerpo que se lavan durante la ablución.

Su Santidad (aba) dijo que Hazrat Usman (ra) se casó ocho veces alo largo de su vida, todas ellas después de su aceptación del Islam. Está registrado que en el momento de su martirio, Hazrat Usman (ra) tenía cuatro esposas.

Adoptar el espíritu de los Califas guiados

Su Santidad (aba) citó al Mesías Prometido (as) quien dijo que uno no puede ser un verdadero creyente hasta que adopte el espíritu de Hazrat Abu Bakr (ra), Hazrat Umar (ra), Hazrat Usman (ra) y Hazrat Ali (ra); todos ellos no se preocuparon por los atractivos mundanos sino que dedicaron sus vidas al servicio del Islam. El Mesías Prometido (as) también dijo que después del Santo Profeta (sa), el Islam fue fortificado por Hazrat Abu Bakr (ra), Hazrat Umar (ra) y Hazrat Usman (ra).

Su Santidad (aba) dijo que concluye con esto la serie de sermones sobre la vida de Hazrat Uthman (ra). Su Santidad (aba) dijo que comenzaría a relatar la vida de Hazrat Umar (ra) en el futuro.

Lanzamiento de un nuevo buscador del Sagrado Corán

Su Santidad (aba) dijo que lanzaría un nuevo sitio web para buscar el Sagrado Corán: holyquran.io. Este sistema de búsqueda ha sido creado por el equipo de alislam.org, pero se puede acceder a él como un sitio web independiente. En este nuevo buscador se puede buscar cualquier capítulo, versículo, palabra o tema en árabe, urdu o inglés. Los resultados de la búsqueda pueden compararse con las traducciones realizadas por la Comunidad, así como con las traducciones realizadas por los no ahmadis. El comentario, los temas y los versículos relacionados pueden verse con cada versículo. Se está trabajando más, ya que esta es sólo la primera versión de este buscador y la versión actualizada se completará para la Convención Anual del Reino Unido de 2021.

Además, en el propio sitio web alislam.org se ha añadido un nuevo diseño para leer y escuchar el Corán. Los versículos pueden leerse con comentarios en inglés, traducciones palabra por palabra y un índice de temas. Su Santidad (aba) rezó para que este proyecto se convierta en un medio de difusión de las bellas enseñanzas del Sagrado Corán en todo el mundo y que los miembros de la Comunidad también puedan beneficiarse de ello.

Su Santidad (aba) volvió a hacer un llamamiento a las oraciones por los ahmadíes que residen en Pakistán y Argelia, para que Al’lah mejore sus circunstancias y alivie sus dificultades.

Oraciones fúnebres

Su Santidad (aba) dijo que dirigiría las oraciones fúnebres in-absentia de los siguientes miembros fallecidos. Su Santidad (aba) comentó que recibe muchas peticiones para dirigir las oraciones fúnebres y que es difícil dirigirlas todas, pero que en cualquier caso dirigiría las oraciones fúnebres de los siguientes y que el resto, aunque sin nombrar, se quedan incluidos en las oraciones:

Muhammad Sadiq Durga Rampuri Sahib

Muhammad Sadiq Durga Rampuri Sahib de Bangladesh falleció el 14 de noviembre del 2020. Fue secretario nacional de Waqf-e-Nau durante bastante tiempo. Era habitual visitar la mezquita. Le sobreviven su esposa, tres hijos y una hija.

Mukhtara Bibi Sahiba

Mukhtara Bibi Sahiba, suegra de Naeem Bajwa Sahib, director de Yamia Mubashireen Burkina Faso. Falleció el 16 de enero. Trabajó en el equipo administrativo de la sección local de la organización auxiliar de mujeres. Tuvo la suerte de donar grandes sumas como sacrificios financieros. Incluso unas horas antes de su fallecimiento, donó sus joyas como contribución económica. Hace unos años, su hijo falleció en un accidente de coche, y ella soportó esta tragedia con gran paciencia. Sentía un gran amor por el Sagrado Corán. Le sobreviven su marido, un hijo y tres hijas. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate a la fallecida con perdón y misericordia.

Manzoor Ahmad Shah Sahib

Manzoor Ahmad Shah Sahib falleció el 17 de enero. Sirvió a la Comunidad en varios cargos. Se mudó a Londres en 2010 y era voluntario en el dispensario homeopático. Tres de sus nietos son Imams que sirven en el Reino Unido. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con perdón y misericordia.

Hamida Akhtar Sahiba

Hamida Akhtar Sahiba falleció el 19 de enero. Sirvió en la organización auxiliar de mujeres en Pakistán durante unos cincuenta años. Amaba mucho el Jilafat y siempre fue regular en la realización de las oraciones, recitando y enseñando el Sagrado Corán. Le sobreviven cinco hijos y dos hijas. Muchas personas de su familia están sirviendo a la Comunidad de manera excelente. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate a la difunta con perdón y misericordia.

Nasir Peechar Sahib

Nasir Peechar Sahib falleció el 20 de enero. Visitó un puesto la Comunidad y se llevó algo de literatura de allí. Luego visitó a algunos miembros de la Comunidad. Al visitarlos, quedó impresionado por su sencillez y hospitalidad y finalmente él y su esposa aceptaron el Ahmadíat. Su hija dice que su familia ha sido testigo de muchas bendiciones. Una vez sus padres asistieron a la Convención Anual del Reino Unido. Durante muchos años su madre no podía ver por un ojo. Sin embargo, mientras asistía a la Convención, empezó a ver por ese ojo. Nasir Peechar Sahib poseía muchas cualidades virtuosas y estaba al frente de la presentación de sacrificios financieros. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con misericordia y perdón y mantenga a sus hijos firmes.

Razia Tanveer Sahib

Razia Tanveer Sahib de Canadá, que era la esposa de Khaleel Tanveer Sahib, falleció el 27 de febrero tras una batalla contra el cáncer. Sirvió a la organización auxiliar de mujeres en Pakistán durante más de veinte años. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate a la fallecida con misericordia y perdón.

Mian Manzoor Ahmad Ghalib Sahib

Mian Manzoor Ahmad Ghalib Sahib falleció el 7 de febrero. Aceptó el Ahmadíat al ver a su hermano mayor hacerlo y visitar Rabwah. Amaba mucho el Jilafat. Su Santidad (aba) dijo que lo conocía personalmente y sabía que era muy leal. Poseía muchas cualidades grandes y virtuosas. Sirvió a la organización auxiliar en varios puestos. Su nieto Safir Ahmad es un Imam que sirve en el Reino Unido. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con perdón y misericordia.

Mubasharah Hameed Adani Sahiba

Mubasharah Hameed Adani Sahiba falleció el 14 de febrero. Era la suegra de Munir Odeh Sahib de MTA. Trabajó en MTA durante mucho tiempo. Poseía muchas grandes cualidades. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate a la difunta con perdón y misericordia.

Noorus Sabah Zafar Sahiba

Noorus Sabah Zafar Sahiba falleció el 25 de marzo. Era la esposa de Muhammad Afzal Sahib, un imam de Kenia. Siempre rezaba mucho y también escuchaba regularmente los sermones de los viernes. Era regular en sus contribuciones financieras. Era muy hospitalaria. Poseía muchas grandes cualidades. La primera esposa de Muhammad Afzal Sahib había fallecido en una tragedia, y Noorus Sabah Zafar Sahiba trataba a sus hijas del primer matrimonio como si fueran suyas. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah tratara a la difunta con perdón y misericordia.

Sultán Ali Rehan Sahib

Sultán Ali Rehan Sahib falleció el 26 de marzo. Aceptó el Ahmadíat después de su propio estudio. Luego también predicó el mensaje de Ahmadíat a su padre, quien más tarde también aceptó el Ahmadíat. Se enfrentó a muchas dificultades por ser ahmadi, pero las soportó con gran valor y paciencia. Le sobreviven dos hijos y seis hijas. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con perdón y misericordia.

Maulvi Ghulam Qadir Sahib

Maulvi Ghulam Qadir Sahib falleció el 26 de marzo. Sirvió como Imam en Jammu Kashmir. Fue excelente en su trabajo y sirvió a la Comunidad de manera ejemplar. Le sobreviven su esposa, tres hijos y dos hijas. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con misericordia y perdón.

Mahmooda Begum Sahiba

Mahmooda Begum Sahiba falleció el 1 de abril. Era la esposa de un Darvesh de Qadian y mostraba una gran paciencia. Era regular en las oraciones, ofrecía contribuciones financieras y amaba mucho el Jilafat. Le sobreviven tres hijos y dos hijas. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate a la fallecida con perdón y misericordia.

Khalid Sa’dul’lah Misri Sahib

Khalid Sa’dul’lah Misri Sahib de Jordania falleció recientemente. Era muy virtuoso y poseía muchas grandes cualidades. Amaba mucho el Jilafat. Veía regularmente MTA. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al difunto con perdón y misericordia.

Muhammad Munir Sahib

Muhammad Munir Sahib de Rabwah falleció el 1 de abril. Aceptó al Ahmadíat de la mano del Tercer Califa (rh). Se enfrentó a muchas torturas a manos de su familia por ser ahmadi. Su familia incluso le ofreció que si dejaba el Ahmadíat le darían suficiente dinero como para que sus hijos no tuvieran que trabajar nunca, sin embargo, se mantuvo firme en el Ahmadíat. Siempre estaba sonriendo y era muy amable. Poseía muchas grandes cualidades. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al difunto con perdón y misericordia.

Maestro Nazir Ahmad Sahib

El Maestro Nazir Ahmad Sahib de Rabwah falleció el 4 de abril. Aceptó el Ahmadíat a la edad de 15 años de la mano del Segundo Califa (ra) después de ver un sueño. Su hijo, que sólo tenía nueve años en este momento, fue atacado con un cuchillo en la escuela por ser ahmadi y posteriormente murió. El maestro Nazir Ahmad Sahib soportó este tiempo con gran paciencia. Enseñó a muchos niños a recitar el Sagrado Corán. Era regular en ofrecer las oraciones. Tres de sus hijos son devotos de la vida. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate a los fallecidos con perdón y misericordia.

Resumen preparado por The Review of Religions.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via