Hazrat Mirza Masrur Ahmad concluye el Yalsa Salana de Alemania 2017

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Más de 41.000 personas asisten a una convención de tres días en Karlsruhe

El Lider Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Quinto Jalifa, Su Santidad, Hazrat Mirza Masroor Ahmad dirigió la sesión de clausura de la 42ª Convención Anual (Yalsa Salana) de la Comunidad Musulmana Ahmadía en Alemania el 27 de agosto de 2017 con discurso emotivo e inspirador.

Durante el discurso, Su Santidad presentó una respuesta comprensiva a los que afirmaban que el islam era una religión violenta o extremista. Explicó que las guerras combatidas por los musulmanes en los primeros tiempos del Islam eran totalmente defensivas y fueron combatidas para defender el principio de universalidad la libertad de creencias.

Su Santidad dijo que todas las creencias y religiones más importantes se habían tenido que enfrentar a la oposición en sus primeras etapas, sin embargo, en el mundo actual sólo el islam continúa enfrentándose a la oposición sostenida de los críticos. Trágicamente, los llamados “grupos yihadistas” y ciertos gobiernos musulmanes están proporcionando munición a los críticos del islam perpetrando terribles atrocidades y violando los derechos de su propia gente.

Su Santidad dijo que el estado actual del mundo musulmán era, de hecho, una señal de la veracidad del Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él), ya que él había predicho que el estado de los musulmanes degeneraría de tal manera que los llamados eruditos musulmanes serían:

“Las peores criaturas bajo la cubierta de los cielos”.

Sin embargo, junto con esta advertencia, el Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él) profetizó el advenimiento del verdadero Mesías y Reformador, que rejuvenecería las verdaderas enseñanzas del islam.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Al-lah envió al Mesías Prometido para iluminar el mundo con las verdaderas y completas enseñanzas del islam, que abarcan todas las cuestiones posibles dentro de la sociedad, desde las relaciones domésticas dentro de un hogar, hasta las relaciones internacionales y el establecimiento de la paz en el mundo. “

Explicando el contexto de las guerras defensivas que combatió el Santo Profeta (la paz sea con él), Su Santidad dijo que los primeros musulmanes fueron perseguidos y atormentados sin tregua durante trece años.

Por ejemplo, ataban las piernas de las mujeres musulmanas a diferentes camellos que luego se hacían correr en direcciones opuestas para desgarrar los cuerpos de las mujeres.

Otros musulmanes fueron golpeados sin piedad u obligados a tumbarse sobre las arenas ardientes del desierto de Arabia, a la vez que colocaban piedras pesadas sobre ellos. Sus perseguidores exigían que los musulmanes renunciaran a su fe, pero nunca aceptaron abandonar el islam.

Además, después de ser expulsados ​​de sus hogares, continuaron persiguiendo al Santo Profeta (la paz sea con él) y a sus seguidores, los oponentes del islam les persiguieron declarándoles la guerra con el fin de eliminar al islam de una vez por todas. Fue entonces cuando Al-lah el Todopoderoso permitió a los musulmanes defenderse, pero no sólo para defender el islam, sino para defender la institución de la religión y el principio de libertad universal de la fe.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Los musulmanes que fueron torturados por los no musulmanes en la época inicial del islam nunca vacilaron en su fe porque habían recibido la buena noticia de que alcanzarían el cielo. Sin embargo, los terroristas y los líderes injustos de hoy, que perpetran las más atrocidades más crueles, nunca entrarán en el cielo, sino que su único destino es el infierno.”

Su Santidad citó el capítulo 2, versículo 194 del Sagrado Corán que dice:

“Y luchad contra ellos hasta que cese la persecución, y se profese libremente la religión de Al-lah. Pero si desisten, recordad que no se permite hostilidad alguna excepto contra los agresores.”

Explicando el significado de este versículo, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Este versículo es una instrucción muy clara que ordena a los musulmanes que solo pueden combatir en una guerra defensiva, cuando la religión está siendo atacada. Las guerras no están permitidas para obtener intereses personales o para apoderarse de la riqueza de otros o para conquistar tierras o personas.”

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó diciendo:

“Incluso en las guerras defensiva, el islam es muy claro en que el único objetivo solo puede ser el agresor y no está permitido atacar a personas inocentes. Por lo tanto, las guerras que están librando los extremistas musulmanes donde mueren inocentes, son completamente salvajes y nunca tendrán justificación alguna. Del mismo modo, los gobiernos que están llevando a cabo ataques aéreos en los que personas inocentes están muriendo también están cometiendo grandes crueldades.”

Más tarde, Su Santidad se refirió al ejemplo del Santo Profeta (la paz sea con él) cuando regresó victoriosamente a La Meca como líder y cuál fue su sentencia cuando tuvo la oportunidad de vengarse de aquellos que habían torturado y asesinado a incontables musulmanes en los años anteriores.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Las crueldades y los crímenes cometidos por los no-musulmanes de Meca durante tantos años hubiesen justificado que el Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él) autorizara cualquier forma de castigo. Sin embargo, él, que era la “misericordia de toda la humanidad” y el “Rey de la Paz” declaró que todas las transgresiones y crueldades serían perdonadas. Dijo que todos aquellos que aceptaran vivir en paz eran libres y todos tendrían el derecho de practicar sus creencias sin ningún temor.”

Anteriormente, los más de 41.000 musulmanes áhmadis asistentes al evento en Karlsruhe participaron en el emotivo juramento de lealtad (Bai’at) a manos del Quinto Sucesor del Mesías Prometido (la paz sea con él), mientras que el resto de musulmanes áhmadis de todo el mundo también siguieron los procedimientos en directo a través del canal de televisión MTA Internacional.

Durante la ceremonia, varias personas realizaron el juramento por primera vez.

Send this to a friend