El líder de la Comunidad Musulmana Ahmadía hace un llamamiento para que se ponga freno al comercio de armas, e insta al diálogo entre las naciones

<em>“En lugar de erigir muros que nos separen, debemos construir puentes que nos acerquen ” Hazrat Mirza Masrur Ahmad

El 25 de marzo de 2017, el Líder Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Quinto Jalifa (Califa), Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad pronunció el discurso principal en el XIV Simposio Nacional por la Paz organizado por la Comunidad Musulmana Ahmadía del Reino Unido.

El evento tuvo lugar en la Mezquita Baitul Futuh de Londres ante una audiencia de más de 1.000 personas procedentes de 30 países, entre las que se contaban más de 600 invitados no-áhmadis, Ministros del Gobierno, Embajadores de Estado, miembros de ambas Cámaras del Parlamento Británico y otras personalidades e invitados.

Durante el evento, Su Santidad entregó a la Sra. Setsuko Thurlow, superviviente de la bomba de Hiroshima y activista por la paz, el Premio Musulmán Ahmadía para el Desarrollo de la Paz en reconocimiento a sus sobresalientes esfuerzos en favor del desarme nuclear.

Durante su discurso, Su Santidad condenó el ataque terrorista de la semana pasada en Londres como una

bárbara atrocidad

y calificó a todas las formas de extremismo y terrorismo como una completa violación de las enseñanzas islámicas.

Además, Su Santidad expresó su pesar por la guerra incesante en el mundo musulmán, y manifestó su preocupación respecto a las crecientes tensiones en el resto del mundo. Su Santidad también pidió a las potencias mundiales que frenen la venta de armas y arsenales.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“En primer lugar, quiero expresar mis más sentidas condolencias a todos los afectados por el ataque terrorista del miércoles en Westminster. Nuestros pensamientos y oraciones están con la gente de Londres en este momento trágico. En nombre de la Comunidad Musulmana Ahmadía, deseo manifestar categóricamente que condenamos todos esos actos de terrorismo y ofrecemos nuestra más sincera simpatía a las víctimas de esta bárbara atrocidad”.

Su Santidad dijo que era motivo de gran pesar el que ciertos grupos extremistas musulmanes hubieran convertido a sus mezquitas y madrassas en

centros de extremismo“,

lo que a su vez había alimentado el miedo y los malentendidos sobre el Islam entre los no musulmanes. En marcado contraste, Su Santidad afirmó que una parte fundamental de la adoración a Dios consiste en servir a la humanidad y en convivir pacíficamente con la gente de todas las creencias y credos.

En base a estas enseñanzas islámicas la Comunidad Musulmana Ahmadia ha puesto en marcha proyectos humanitarios en varias partes del mundo, sirviendo a la humanidad y brindando alivio a los necesitados.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Hemos edificado hospitales, escuelas y colegios que están proporcionando atención médica y educación a algunas de las partes más empobrecidas y remotas del mundo. No buscamos elogios por estas actividades, pues nuestro único deseo es ayudar a estas personas a levantarse sobre sus propios pies para que puedan hacer realidad sus esperanzas y aspiraciones, y por tanto vivir contentos con dignidad y libertad.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“De esta manera, en lugar de convertirse en seres frustrados y propensos al extremismo, crecerán para ser ciudadanos responsables y fieles a sus naciones. Allá donde se desarrollen personalmente, también ayudarán a que progresen sus naciones, e inspirarán a otros a que sigan sus huellas.”

Su Santidad dijo que a pesar de que las enseñanzas del Islam son tajantes en su rechazo absoluto a los ataques indiscriminados o a los asesinatos, por desgracia, muchas personas asocian el Islam con la violencia o la guerra.

Desmintiendo la narrativa de los extremistas, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“No importa lo que los terroristas puedan afirmar. Los ataques indiscriminados o los asesinatos, jamás se justifican bajo ninguna circunstancia. El Islam ha consagrado la santidad de la vida humana en el capítulo 5, versículo 33 del Sagrado Corán, que dice: “Quien mata a una persona, es como si matara a toda la humanidad; y el que da la vida a otro, es como si hubiera dado la vida a toda la humanidad.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“El Islam es la religión que ha consagrado para siempre los principios universales de libertad de religión, libertad de conciencia y libertad de creencia. Por lo tanto, si hoy en día existen grupos o sectas de supuestos “musulmanes” que asesinan a la gente, sólo merecen ser condenados en los términos más enérgicos. Sus actos bárbaros son una completa violación de todo lo que el Islam representa”.

Su Santidad también habló de determinados individuos o grupos no musulmanes que

avivan las llamas de la división y la hostilidad

y citó un artículo de Política Exterior que describía la islamofobia como una verdadera “industria”. Su Santidad pidió a los líderes mundiales que hablaran con sabiduría e integridad en todo momento.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Lamentablemente, a menudo oímos a políticos y líderes hacer declaraciones incendiarias innecesarias, que no se ajustan a la verdad, sino a sus propios intereses políticos”.

Su Santidad rechazó la alegación planteada por algunas figuras prominentes en el sentido de que el Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él) exterminó a aquellos que no aceptaron el Islam. Dijo que el Fundador del Islam (la paz sea con él) sólo utilizó la lucha como último recurso para defender la institución de la religión, y establecer el principio de la libertad universal de credo.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“La acusación de que el Santo Profeta (la paz sea con él) era un líder beligerante o belicista constituye una injusticia y una crueldad extrema; y tales afirmaciones falsas no hacen sino afligir los corazones de los millones de musulmanes pacíficos en todo el mundo. La historia da testimonio del hecho de que, con cada fibra de su ser, el Profeta del Islam (la paz sea con él) buscó la paz y la reconciliación “.

Su Santidad también dijo que también hay destacados periodistas y personalidades que

nadan contra la marea de la falsedad

y escriben sobre el Islam con justicia y honestidad, y citó a Ruth Cranston, conocido autor del siglo XX, que escribió en 1949:

“Muhammad nunca instigó la lucha y el derramamiento de sangre. Cada batalla que luchó fue en respuesta a un ataque. Luchó defensivamente para sobrevivir. “

Su Santidad también elogió la respuesta de la Primera Ministra, Theresa May, tras el ataque de Westminster.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Quisiera felicitar a la Honorable Primer Ministro por haber citado algunos versículos del Sagrado Corán y haber condenado determinadas acusaciones contra las enseñanzas islámicas”.

Hablando de una de las causas del extremismo, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo que varios informes sugieren que algunos jóvenes musulmanes se habían radicalizado al sentir que sus creencias religiosas eran objeto de burla y ridículo en el mundo occidental.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Esto de ninguna manera los justifica ni los excusa pues siguen siendo culpables y responsables de sus acciones. Sin embargo, el sentido común dicta que no debemos echar leña al fuego. Más bien, debemos fomentar la comprensión mutua, respetar las creencias de los demás, y tratar de hallar un lugar de encuentro común”.

Su Santidad mencionó el

principio de oro en la causa por la paz

mencionado en el capítulo 3, versículo 65 del Sagrado Corán, que anima a la gente a concentrarse en las creencias que les unen al decir:

Venid a una palabra igual entre nosotros y vosotros”.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“De esta forma, el Corán nos enseña cómo construir una sociedad multicultural pacífica donde las personas de todas las creencias y credos son capaces de vivir juntas. Los ingredientes clave son el respeto mutuo y la tolerancia”.

Refiriéndose al tema del Simposio de Paz 2017, “Los Conflictos mundiales y la necesidad de Justicia“, Su Santidad dijo que la falta de justicia había

contaminado a todos los sectores de la sociedad

y que, si bien era innegable que hoy en día muchos países musulmanes están en el

epicentro de guerras y crueldades “,

era erróneo decir que el resto del mundo se hallaba inmune al desorden.

Su Santidad citó varios informes que hablan de las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, e igualmente entre Estados Unidos y Rusia.

Hablando de la necesidad de que la humanidad se congregue, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“La necesidad de esta hora consiste en que derribemos las barreras del miedo que nos dividen. En lugar de erigir muros que nos separen, debemos construir puentes que nos acerquen… Debemos enfrentarnos a todas las formas de opresión y odio, y usar todas nuestras capacidades para tratar de fomentar la paz en el mundo “.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Lamentablemente, con el paso del tiempo, parece que estamos perdiendo la capacidad de escuchar y tolerar puntos de vista y perspectivas opuestas. Es esencial abrir los canales de comunicación y facilitar el dialogo, pues de lo contrario, el malestar del mundo sólo se hará más profundo … En lugar de señalar con el dedo y culpar a otros, ahora es el momento de buscar soluciones.”

Posteriormente, Su Santidad condenó el comercio internacional de armas, mediante el cual, dijo, se alimentaban las guerras y se aseguraba que el mundo permaneciera encadenado a un ciclo perpetuo de violencia.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“En mi opinión, hay una solución concreta que puede tener un impacto instantáneo e iniciar el proceso de sanar al mundo. Me refiero al comercio internacional de armas, que creo que tiene que ser frenado y restringido “.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Aunque es cierto que el interés primordial de cada nación debiera consistir en procurar el bienestar de la humanidad y el logro de la paz, la triste realidad es que los intereses comerciales y la búsqueda de la riqueza tienen siempre prioridad sobre tales preocupaciones”.

Su Santidad consideró

“completamente insensato”

el argumento de que la venta de armas puede “alentar” la paz actuando como un “elemento disuasivo” y dijo que tales justificaciones habían

provocado que el mundo se halle envuelto en una carrera de armamentos sin fin“.

También dijo que ninguna nación debería pensar que está

inmune ante el peligro

porque la historia enseña que las guerras

evolucionan rápidamente, y a menudo inesperadamente“.

Su Santidad advirtió contra los riesgos de una guerra nuclear que describió como

inimaginable

e instó a la humanidad a pensar largo y tendido sobre el tipo de mundo que desea legar a las generaciones futuras.

Hablando de las consecuencias potenciales de otra guerra mundial, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“En lugar de dejar atrás un legado de prosperidad para nuestras próximas generaciones, seremos culpables de dejar atrás únicamente dolor y desesperación. Nuestro regalo al mundo será una generación de niños discapacitados, nacidos con defectos físicos y mentales. ¿Quién sabe si sus padres sobrevivirán para cuidarlos y cuidarlos? “

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Recuerden siempre que si tratamos de alcanzar a toda costa nuestros propios intereses, será a costa de usurpar los derechos de los demás, y esto sólo conducirá a conflictos, guerras y miseria. Debemos reflexionar y visualizar el precipicio a cuyo borde nos hallamos situados. “

Concluyendo, Hazrat Mirza Masrur Ahmad oró:

“Mi mensaje al mundo es que miremos al mañana, y no sólo al día de hoy. Ojalá dejemos atrás un legado de esperanza y oportunidad para nuestros hijos, en lugar de cargarlos con las terribles consecuencias de nuestros pecados “.

Su Santidad continuó:

“Ruego a Dios que otorgue sentido común a la gente del mundo, y que las negras nubes que se ciernen sobre nosotros den paso a un futuro brillante y próspero”.

Antes del discurso, varias personalidades hablaron sobre la importancia de la paz y el estado crítico del mundo de hoy.

Rafiq Hayat, Presidente Nacional de la Comunidad Musulmana Ahmadía del Reino Unido, ofreció sus condolencias a las víctimas del ataque de Westminster y rindió homenaje a PC Keith Palmer, quien sacrificó su vida por defender la democracia de la nación.

Silvio Danio, Director Ejecutivo de Religions for Peace, de Italia, dijo:

“Quiero darle las gracias, Su Santidad, de una manera muy especial, porque tras escuchar a menudo sus charlas y sus numerosas intervenciones en diversas partes del mundo, sé que usted no sólo es un promotor y un creador de lo que realmente hoy necesitamos: la cultura de diálogo; sino que es un ejemplo y un campeón de esta causa “.

Setsuko Thurlow, ganadora del Premio Musulmán Ahmadía por el Desarrollo de la Paz, dijo:

“Al intentar aprender sobre la historia de su organización, su misión y actividades, conocí con dolor su lucha y sufrimiento a causa de la discriminación religiosa y la persecución que padecen. Sin embargo, a pesar de eso, han elegido los principios de la no violencia, la paz y la justicia, y los ejemplifican en su vida cotidiana a través de su lema de “amor a todos y odio a nadie”. ¡Qué modelo tan ilustrado sois para la comunidad mundial! “.

Además, el Padre David Standley, en representación del Arzobispo de Southwark, leyó un mensaje del Vaticano en apoyo del Simposio por la Paz.

El evento concluyó con una oración en silencio dirigida por Su Santidad.

Tanto antes como después del evento, Su Santidad se reunió personalmente con varios dignatarios e invitados, y también celebró una conferencia de prensa con miembros de los medios de comunicación.

Send this to a friend