¿Qué es el arrepentimiento?

En el Nombre de Al-lah el Clemente el Misericordioso.

Al-lah dice en el Sagrado Corán:

“Pero quien se arrepiente después de su transgresión y se enmienda, Al-lah en verdad volverá a él con misericordia; ciertamente, Al-lah es sumo Indulgente Misericordioso. (Al Maidah 5:40)”

La puerta que nos conduce a Dios y nos une con Su amor y misericordia es el arrepentimiento (touba). El arrepentimiento es volverse a Dios con humildad y buscar Su cercanía.  Es algo que nace en los seres humanos y a lo cual invitaron todos los profetas de Dios. Podríamos decir que es también el punto en el cual el hombre toma conciencia de sus actos y desea apartarse de lo malo y reformar su vida.

El acto de arrepentimiento surge de la intención y se incrementa a través de la práctica, cultivando buenas obras y virtudes. Al respecto Al-lah dice en el Sagrado Corán:

 “Salvo quienes se arrepientan crean y hagan buenas obras, para estos Al-lah cambiara sus malas acciones por buenas obras, pues Al-lah es el sumo Indulgente, Misericordioso.” (25:71)            

Esto nos llevará a ser verdaderos siervos de Dios. Los verdaderos siervos de Dios son aquellos que menciona el Corán como:

 “Quienes caminan en la tierra con humildad y cuando se dirigen a ellos los ignorantes, responden paz.  Y que pasan la noche ante su Señor, postrados o de pie, y dicen: Señor nuestro, aparta de nosotros el castigo del infierno; pues Tu castigo es un tormento doloroso”. (25:64-66)

El profeta Muhammad (la paz sea con él) mencionó respecto al arrepentimiento:

De Abu Musa Al Asharí, (Al-lah esté complacido con él), que el Profeta de Al-lah, la paz y la bendición de Al-lah sean con él, dijo:

“Al-lah, merecedor de la mayor alabanza, extiende Su mano por la noche para que se vuelva a Él quien le desobedece por el día; y extiende Su mano por el día para que se vuelva a Él quien le desobedece por la noche. Así, hasta que salga el sol de poniente.”  (Muslim).

Esto nos enseña que las puertas del arrepentimiento siempre están abiertas y la misericordia de Dios está a la mano del que desea buscarla. Por lo cual al cometer una falta o pecado debemos arrepentirnos de manera sincera y nunca desesperarnos de la misericordia de Dios; la cual es infinita al igual que Sus atributos. Quien se aferre a la misericordia de Dios con el arrepentimiento sincero encontrara el perdón de sus faltas y una oportunidad para reformar su vida y ser cada día mejor creyente.

Los creyentes deben recitar siempre mucho Istigfar (término árabe que significa pedir perdón a Dios) no por el simple acto de repetirlo verbalmente, sino, más bien cada vez que pronunciemos el istigfar se debe crear un recuerdo en nuestra conciencia y nuestro corazón respecto al compromiso que tenemos para con Dios de evitar el mal y estar alerta y firme ante cualquier situación de la vida.

El Santo Profeta Muhammad (la paz de Dios sea con él) aconsejó:

“¡Por Al-lah! Que yo Le pido perdón y hago touba (arrepentirse) más de setenta veces al día.”

Al Agarri Ibn Yasar, (Al-lah esté complacido con él) narra que el Mensajero de Al-lah, la paz sea con él dijo:

“¡Oh gente, volveros hacia Al-lah y pedidle perdón, pues yo Le pido el perdón cien veces al día!”

Esto nos demuestra que el ejemplo de los profetas fue conducirnos a Dios por medio del arrepentimiento y el perdón.

El Mesías Prometido (la paz sea con él) nos enseñó lo siguiente respecto al perdón:

Para combatir el pecado existen tres tipos de remedio:

  1. El amor
  2. El Istigfar, es decir, pedir perdón a Dios
  3. El Touba o arrepentimiento que nos ayuda a salir del pecado por medio de las obras buenas, y su verdadero significado es volverse a Dios. No puede alcanzarse solo por medio de la palabrería, sino que su plenitud se entiende y se alcanza a través de nuestras obras. Todas las virtudes tienen por objetivo alcanzar el Touba.

Que Al-lah nos guie siempre por el camino de Su temor y Su misericordia y podamos así ser firmes en Su camino. Amín.

Send this to a friend