¿Mascotas en hogares musulmanes? - Lo que la BBC y Richard Dawkins se equivocan sobre los animales y el Islam
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

¿Mascotas en hogares musulmanes? – Lo que la BBC y Richard Dawkins se equivocan sobre los animales y el Islam

Sarmad Naveed, Canada

Un reciente artículo de la BBC sobre las restricciones impuestas por el gobierno iraní a la tenencia de mascotas afirma que “los animales se consideran impuros en la tradición islámica”.

De manera típica, Richard Dawkins -que no deja piedra sin mover en su intento de difamar al Islam- tuiteó en referencia al artículo, diciendo: “El Islam dice que los perros son impuros. Y, como en tantas otras cosas, la población tiene que plegarse a la ridícula religión de los ayatolás”.

Sorprendentemente, acertó en un aspecto al decir que denigrar a todos los animales puede formar parte de “la ridícula religión de los ayatolás”, sea lo que sea, pero ciertamente no forma parte del islam; algo en lo que tanto la BBC como Dawkins se equivocaron.

¿Prohibió el Santo Profeta (sa) tener perros?

En lo que respecta a la posesión de perros, no tendría sentido que estuviera prohibida en el Islam, ya que el Sagrado Corán menciona el uso de perros para la caza. ¿Cómo se pueden entrenar y utilizar los perros para la caza sin tenerlos en propiedad?

La gente suele citar una declaración del Santo Profeta Muhammad (sa) según la cual los ángeles no descienden a las casas en las que hay perros.

Esta tradición suele interpretarse erróneamente, dando lugar a edictos de línea dura y a una mentalidad aversa hacia los perros y los animales en general, mientras que el Islam adopta en realidad un enfoque muy compasivo.

¿Cuál es la verdadera interpretación?

El Cuarto Califa, Hazrat Mirza Tahir Ahmad (rh) lo explica maravillosamente:

El hecho es que si los perros no están adiestrados y si se les deja sueltos en las casas, toda la gente amable, toda la gente caballerosa, se lo pensaría no sólo dos veces sino muchas veces antes de visitar esa casa, porque nadie quiere ser mordido por perros o perseguido por perros. Ahora bien, esto es algo completamente ajeno a la sociedad occidental de hoy; hoy en día, en la mayoría de los países occidentales, los perros están tan bien adiestrados… hay ciertas responsabilidades legales del dueño del perro que si éste muerde a algún visitante o a alguien tiene que pagar los daños”.

El Cuarto Califa (rh) explicó además que, mientras que las personas de Occidente con perros muy bien adiestrados pueden no ser capaces de entender esta afirmación, ésta resuena bastante bien con los del mundo oriental que han visto que los perros son más propensos a morder a un visitante en casa, lo que hace que la gente, comprensiblemente, evite esos lugares.

El Cuarto Califa (rh) dijo: “Yo mismo conozco algunas casas a las que no hago ninguna visita o no he hecho ninguna visita, y cuando me lo reprocharon, les dije que primero ataran a su perro o lo hicieran comportarse, de lo contrario no podría venir. No me gusta que me muerdan los perros ni que me persigan. Así que esto es lo que significa… que donde se tienen perros rebeldes, o perros violentos, perros feroces, allí, los ángeles no visitan y por ángeles aquí se entiende gente angelical’.

Este dicho del Santo Profeta (sa) también podría tener un significado más espiritual. Como explicó el Cuarto Califa (r), podría interpretarse como que las casas de aquellos que desarrollan cualidades caninas no son visitadas por ángeles o incluso por personas angelicales[1].

A la luz de esto, ¿dónde queda la afirmación de Dawkins? Ciertamente, no se acerca a la verdad.

Está claro que el islam no renuncia a la tenencia de animales.

Entonces… ¿Cuáles son las enseñanzas del islam sobre los animales?

El Santo Profeta (sa) encarnó las enseñanzas del Sagrado Corán. Dios le dijo al Santo Profeta (sa) que si no hubiera sido por él, no habría creado toda la creación. El Santo Profeta (sa) fue enviado al mundo entero como una misericordia.

Basta con decir que una verdadera comprensión de las enseñanzas del islam sobre los animales puede extraerse de la forma en que el Santo Profeta (sa) los trataba.

Su trato con los animales era tan amable, considerado, compasivo y misericordioso que dejaría a los “amantes de los animales” de hoy en día totalmente asombrados.

Con una sola declaración, el Santo Profeta (sa) afianzó perpetuamente la bondad hacia los animales como un aspecto básico de la vida de los musulmanes. Cuando sus compañeros le preguntaron si debían ser amables con los animales, el Santo Profeta (sa) respondió

Sí, hay recompensa por ser amable con los vivos y con los animales”[2].

Como ocurre con todas las enseñanzas y códigos morales del islam, el Santo Profeta (sa) no dejó esto en meras palabras, sino que encarnó su título de “misericordia” para todo el mundo, en todos los sentidos.

En Arabia era costumbre marcar al ganado con un hierro caliente, a menudo en la cara o en la nariz. Al ver esto, el Santo Profeta (sa) se dolió y dijo,

Me gustaría que la gente salvara a estos animales del castigo de marcarles la cara y las zonas sensibles de la carne con un hierro caliente. ¿No se dan cuenta del castigo que recibirán por ello?”[3].

Debido a su naturaleza tierna y al dolor que sentía por todas las criaturas, amonestó a la gente para que, si tenían que marcar a sus animales, lo hicieran en una zona que causara la menor molestia posible al animal.

El Santo Profeta (sa) se preocupaba por el bienestar de los animales hasta tal punto que pensaba en complejidades que ningún otro lo haría; por ejemplo, amonestó a los musulmanes a no utilizar animales de monta como “sillas” mientras conversaban en el mercado. En su lugar, aconsejaba dejar a los animales en libertad cuando no se utilizaban para viajar[4].

Por supuesto, estas eran las formas en que el Santo Profeta (sa) se aseguraba de que los animales fueran cuidados físicamente, pero su misericordia y compasión eran tan increíblemente vastas, que se preocupaba incluso por sus sentimientos.

Cuando una mujer maldijo a su camello por no moverse, el Santo Profeta (sa) le ordenó que retirara su equipaje y dejara libre al camello, prohibiendo así que la gente lanzara incluso lenguaje abusivo a los animales[5].

Una vez, durante un viaje, un compañero cogió unos huevos del nido de un gorrión, tras lo cual el gorrión empezó a revolotear. El Santo Profeta (sa) preguntó: “¿Quién ha causado la angustia a este pájaro?”. Al saber quién era, el Santo Profeta (sa) ordenó que se devolvieran los huevos al nido[6].

En otra ocasión, mientras visitaba un huerto, el Santo Profeta (sa) vio a un camello llorando de dolor y derramando lágrimas. El Santo Profeta (sa) le acarició la cabeza hasta que se calmó y luego le dijo a su dueño

¿Por qué no temes a Allah en el cuidado de este animal? Allah te ha hecho su dueño. Este camello se ha quejado contra ti de que lo mantienes hambriento y lo haces trabajar demasiado”[7].

El Santo Profeta (sa) fue realmente una misericordia para el mundo entero; no sólo se ocupó de los derechos de la humanidad, sino que su alcance se extendió a encarnar la máxima compasión y cuidado de los animales y a garantizar que sus derechos también se cumplieran.

Al conocer estos ejemplos, ¿qué movimiento moderno por los derechos de los animales no alabaría e incluso promovería las enseñanzas que el Santo Profeta (sa) impartió sobre el trato a los animales? Sin duda, contrasta con la imagen sombría que los detractores del islam pretenden mostrar.

Tal vez no haya mayor testimonio de las enseñanzas del islam sobre la bondad y la compasión hacia los animales que la influencia que tiene el trato que se da a los animales en su morada final en el más allá.

El Santo Profeta (sa) contó la historia de una prostituta que vio a un perro sediento junto a un pozo, sobre el cual llenó su zapato con agua y se la dio a beber al perro. Este acto aparentemente sencillo fue tan agradable a los ojos de Dios, que Él perdonó todos sus pecados e indiscreciones pasadas, concediéndole un lugar en el Paraíso[8].

Por el contrario, el Santo Profeta (sa) contó que una mujer mantenía a su gato atado sin darle comida ni dejarlo suelto para que al menos cazara por sí mismo. El trato vil que le daba a este gato era tan bárbaro y desagradable que el Santo Profeta (sa) dijo: “la mujer fue enviada al fuego del infierno”[9].

En el libro Muhammad: A Biography of the Prophet, Karen Armstrong resume adecuadamente el trato del Santo Profeta (sa) hacia los animales cuando escribe

Muhammad] amaba a los animales, no se le ocurriría molestarlos. Se ha dicho que una de las pruebas de una sociedad es su actitud hacia los animales. Todas las religiones fomentan una actitud de amor y respeto por el mundo natural, y Mahoma intentaba enseñar esto a los musulmanes”[10].

Sea uno ateo, musulmán o lo que sea, está claro que Richard Dawkins está trágicamente equivocado en su afirmación sobre la postura del islam respecto a los animales.

Sobre el autor: Sarmad Naveed es un imán de la Comunidad Musulmana Ahmadiyya que se graduó en el Instituto Ahmadiyya de Lenguas y Teología de Canadá. Forma parte del Consejo Editorial de The Review of Religions y coordina la sección Facts from Fiction. También ha aparecido como panelista y presentador de programas en la Televisión Musulmana Ahmadiyya (MTA) como ‘Ahmadiyyat: De las raíces a las ramas”.

NOTAS

[1] Sesión de preguntas y respuestas en la Mezquita de Londres, 22 de febrero de 1985

[2] Abi Da’ud Kitab al-Jihad

[3] Majma’uz Zawa’id de Allama Haithami, vol.8, p.110

[4] Ibid, págs. 105 y 107)

[5] Sahih Muslim Kitab al-Salam

[6] Musnad Ahmad bin Hanbal, vol.1, p.404

[7] Ibid p. 404

[8] Sahih Muslim Kitab al-Salam

[9] Sahih Muslim Kitab Qatl al-Hayat wa Ghayriha

[10] Mahoma: A Biography of the Prophet por Karen Armstrong página. 231

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via