El futuro de la sociedad occidental
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

El futuro de la sociedad occidental

Transcrito por Amatul Hadi Ahmad

The Review of Religions, enero de 1994

Era costumbre que el Cuarto Jefe de la Comunidad Musulmana Ahmadía en el islam, Hazrat Mirza Tahir Ahmad, se pusiera a disposición de su comunidad y de otras personas, en diversas ocasiones, para responder a las preguntas que le plantearan. A continuación presentamos la transcripción de una pregunta de una sesión grabada el 30 de septiembre de 1983 en West Ferry – Australia.

Pregunta: ¿Cómo ve el futuro de la sociedad occidental desde el punto de vista de su religión?

Hazrat Mirza Tahir Ahmad: Esta es una cuestión muy interesante en la que toda la humanidad debería estar interesada más seriamente de lo que está. El hecho es que la búsqueda del placer y el sentido de la libertad unidos han hecho de la sociedad occidental lo que es hoy. ¿Libertad de qué? Libertad de toda esclavitud que ata al hombre a su Creador. Esto es lo que veo en el concepto occidental de libertad hoy en día. Libertad de todo lo que es noble, que crea responsabilidad, que te ata y que limita tus vías de búsqueda de placer. Esa es la libertad que Occidente ha conseguido hoy y que sigue persiguiendo: una búsqueda loca del placer dondequiera que se pueda obtener, olvidando que no le corresponde al hombre conseguir lo que quiera en la medida en que quiera tenerlo.

El hombre nace con capacidades y recursos limitados. Nace con una imaginación limitada y un alcance limitado. Por lo tanto, es imposible que el hombre obtenga el placer ilimitado que desea, con el resultado de que, la mayoría de las veces, algunos caminos terminan sin nada. Sólo queda la sensación de resaca tras las locas persecuciones de los deseos mundanos. Hay otros efectos secundarios perjudiciales y la sociedad está cada vez más impaciente.

Me explico: en las sociedades orientales, por ejemplo, sobre todo en las que están bajo la influencia de la religión musulmana, las mujeres y los hombres están generalmente segregados y existen enseñanzas para frenar hasta cierto punto el flujo de las actividades sexuales entre el hombre y la mujer. Al igual que con los cables vivos de la electricidad, el cable negativo es diferente y el cable positivo es diferente. Si no hay aislamiento entre ellos, ¿qué ocurrirá? El flujo de energía en lugar de tomar el curso más difícil y pasar por algunas máquinas y dispositivos, haría un cortocircuito y se destruiría. Por lo tanto, el islam contempla los impulsos humanos con el deseo de encauzarlos y darles un uso adecuado. El islam cree que si se les da una libertad ilimitada, los impulsos y los deseos “patearán” y destruirán a los buscadores de placer.

Por el contrario, en las sociedades en las que se mantiene a las damas en segregación, sólo una pequeña mirada a un rostro bello proporciona a las personas de esa sociedad un placer tan grande como el que no se puede obtener hoy en día de una persona desnuda, por muy bella que sea, porque se está acostumbrado a una desnudez cada vez mayor. A medida que se avanza en un estado de placer se obtiene cada vez menos placer, como ocurre con el alcohol. La primera bocanada de alcohol da una gran patada a los que se introducen en el alcohol por primera vez, pero luego gradualmente obtienen relativamente menos placer. Avanzan cada vez más hasta convertirse en alcohólicos. El alcohol se convierte en una fuente de enfermedad en lugar de una fuente de placer. Esto es exactamente lo que le ha ocurrido a la sociedad occidental en la búsqueda del placer. Han inventado nuevas formas en nombre de la libertad, en nombre de la emancipación de todos los pensamientos antiguos. Pero, ¿dónde han acabado?

He estudiado la sociedad americana, por ejemplo. Lo que ocurrió allí fue que, después de un tiempo, empezaron a inventar nuevas formas de placer. Todas las revistas se dedicaban a estas cosas, todos los estudios psicológicos se ocupaban de estas cosas. En nombre de la ciencia le dijeron a la gente que buscara el placer en diferentes direcciones – que se dedicara al sadismo, que se dedicara a esto, que se dedicara a aquello. Para permitir la homosexualidad, para permitir cualquier tipo de distorsión que el hombre pueda pensar y buscar el placer. Se les dijo que no hay daño, que no hay tabú – ese era el mensaje de la sociedad moderna – ¡y lo hicieron! ¿Pero hasta qué punto? Siempre encontraban un callejón sin salida en cualquier camino que persiguieran. El resultado fue que una especie de locura empezó a apoderarse de la sociedad: siguieron la bohemia, experimentaron con el hippismo y a veces se convirtieron en cabezas rapadas, sólo para divertirse en la vida. Algunos empezaron a consumir drogas y las buscaban allí donde podían poner sus manos. Sin embargo, no era posible – no se podía permitir que todo el país se convirtiera en drogadictos, así que el Gobierno se puso firme después de una cierta tolerancia y la guerra continuó y finalmente estos drogadictos ganaron la partida. Ahora la sociedad americana está completamente indefensa en manos de los mafiosos. La delincuencia se ha desbordado hasta el punto de que la gente que quería una patada mataba sólo por la emoción que obtenía.

En Estados Unidos, cuando estuve allí hace unos años, había una emisora de radio dedicada enteramente a informar sobre asesinatos y cada cinco minutos, por término medio, se producía un asesinato. La gente era saqueada y asesinada, no por el pan, no por las necesidades de la vida, sino sólo por la emoción. Buscaban el placer dondequiera que lo encontraran. Esa es la enfermedad de la sociedad. En nombre de la libertad se están poniendo grilletes de los que (por desgracia) nunca podrán liberarse de nuevo. Se dirigen hacia la destrucción final porque esta búsqueda, esta loca búsqueda del placer, les ha hecho completamente “no dependientes”, no digo “independientes”, sino “no dependientes” de su Señor. Quiero hacer una fina distinción entre “independiente” y “no dependiente”. Nadie puede ser independiente de Dios, pero algunas personas pueden creer que no dependen de su Dios, así que para ellos uso la palabra “no dependiente”. Ya no necesitan a ningún Dios y su materialismo les lleva a una mayor destrucción. Están luchando una batalla perdida. La búsqueda del placer que adoptaron ha llegado a su fin, donde en lugar de placer sólo les está dando miseria y nada más.

En América, por ejemplo, han aparecido nuevas enfermedades venéreas de las que los médicos no tenían ni idea. Se extienden con tanta rapidez y son tan resistentes a todo lo que el hombre puede concebir para usar contra ellas que están completamente fuera de control. Me refiero al herpes, que está relacionado con alguna enfermedad venérea y, ahora, según los últimos datos y cifras publicados por el Departamento de Salud de Estados Unidos, el 30% de la población estadounidense sufre de herpes y, en el próximo aumento, creen que puede llegar al 60% y luego a toda la sociedad. Esto significa que la búsqueda del placer se ha convertido en una fuente de terror para ellos. Ningún americano puede sentirse seguro en compañía de otro americano porque no sabe cuándo y cómo puede contraer esta enfermedad que les está torturando, que les está volviendo locos, que les está afectando.

Esta es la situación que la gente no quiere ver. Todo lo que se muestra en la televisión son juegos y bailes locos y exhibición de la propia belleza y lo que no. No tengo que explicarte estas cosas porque tú puedes explicarlas mejor que yo. No tengo mucha experiencia en estas cosas, sólo lo que he visto aquí – estoy tratando de decirte. Con señalar la tendencia de estas cosas es suficiente.

¿Cuál es la respuesta? La única respuesta es esta: que el verdadero placer, el placer duradero, la verdadera satisfacción y el contentamiento sólo pueden obtenerse estableciendo la propia relación con el Creador. Para eso fue creado. La sociedad ha perdido el rumbo. El hombre ha perdido el rumbo. Ha perdido el propósito de su creación. Entonces, ¿por qué iba a interesarse Dios en salvar al hombre si no sirve al propósito de su creación? Todo es creado con un propósito determinado y, según el Sagrado Corán, el hombre fue creado para ser presentado a su Señor. En las etapas anteriores de la vida ningún animal se había desarrollado lo suficiente como para darse cuenta de cosas que sólo el hombre puede realizar. La primera especie que pudo entrar en contacto con su creador fue el hombre, es decir, el contacto consciente directo. Esto es lo que nos dice el Sagrado Corán – perseguir ese fin, alcanzar a su Señor lo antes posible y permanecer con Él, vivir con Él, sentir su cercanía, etc. El Sagrado Corán nos dice que esto es satisfacción, esto es placer. También nos dice que al vivir más cerca de tu Dios te vuelves noble, porque Él es noble.

La única manera de mejorar una sociedad es acercando esa sociedad a Dios, porque Dios pertenece a todas las personas de cualquier color, matiz y tonalidad. Así que los que pertenecen a Dios tienen compasión por todos los hombres. No discriminan entre blancos y negros, entre norteños y sureños, entre occidentales y orientales porque pertenecen a Dios. Así que la única manera de cultivar la humanidad es volverse hacia Dios. Este es mi mensaje para ustedes: ¡háganlo ahora, lo antes posible! Veo ya una batalla perdida en los pocos días que llevo en Australia. No he perdido la esperanza, porque no es propio del hombre perder la esperanza mientras se pueda rezar, mientras que Dios nos escuche con Misericordia, no podemos perder la esperanza en absoluto, pero las cosas están muy mal, por decirlo de alguna manera.

Cabe señalar que el Jefe del Movimiento Ahmadía, al responder a las preguntas, responde a las necesidades del interrogador. En caso de que nuestros lectores necesiten más aclaraciones, no deben dudar en ponerse en contacto con el editor.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via