Carta a Su Santidad el Papa Francisco
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Mubarak Mosque
Sheephatch Lane
Tilford, Surrey
GUlO 2AQ
United Kingdom

10 de junio de 2020

Su Santidad el Papa Francisco

Su Santidad,

Le dirijo este escrito al ver cómo la humanidad se halla atravesando un período crítico y peligroso, lleno de incertidumbre y desesperación. La pandemia del COVID-19 ha puesto al mundo de rodillas y ha afectado a casi todas las naciones y pueblos. En consecuencia, toda persona que siente el dolor y el sufrimiento de la humanidad, se ve afligido con la ansiedad y la  inquietud. Por lo tanto, pido, desde lo más profundo de mi corazón, que Dios Altísimo ponga fin a esta gran prueba y aflicción, para que la humanidad se salve de sus efectos virulentos y devastadores. Amén.

La historia atestigua que estas pandemias, catástrofes o desastres naturales siempre se han producido en aquellas épocas y en aquellas naciones en que la humanidad ha dado la espalda a su Creador. Hace poco, me topé con un discurso reciente de Su Santidad en el que expresaba su temor de que si le preguntara a Dios Altísimo si estaba satisfecho con la conducta de la humanidad, Dios respondería mostrando Su disgusto. Además, expresó su creencia de que la prevalencia de desastres naturales era una respuesta y reacción a los errores y la negligencia del mundo actual. Estoy totalmente de acuerdo con estos sentimientos y considero que es la necesidad de este momento que este mensaje se difunda por doquier. Ciertamente, creo que la humanidad debe tornar urgentemente su atención hacia Dios Todopoderoso para que pueda salvarse de una mayor miseria y una posible destrucción.

Como líder religioso mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, deseo informarle que la Comunidad Musulmana Ahmadía se estableció en 1889 en la pequeña aldea india de Qadian. El Fundador de nuestra Comunidad, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (la paz sea con él), afirmó que fue comisionado por Dios Altísimo con los objetivos fundamentales de atraer a la humanidad de regreso hacia su Creador, y de llamar la atención de toda la humanidad al cumplimiento de sus deberes y responsabilidades con sus  semejantes. Insistió en la necesidad de que la humanidad acabara con toda forma de desorden, crueldad e injusticia, y cumpliera con los derechos de los demás para ser salvada de la ira de Dios Todopoderoso.

Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (la paz sea con él) dijo:

El asunto de la fe o la incredulidad de una persona se decidirá en el Más Allá. Estos desastres naturales o calamidades que ocurren, o por los cuales las naciones del pasado fueron destruidas, no se debieron simplemente a su incredulidad. Más bien, quedaron arruinados como resultado de su arrogancia, transgresiones y crueldad. Incluso el mismo Faraón no pereció por su incredulidad, sino por las injusticias y brutalidades que perpetró ”.

Como dirigente de la Comunidad Musulmana Ahmadía, he pedido durante mucho tiempo a los líderes del mundo a que actúen con justicia e integridad, y a que hagan todos los esfuerzos posibles para establecer una paz verdadera y duradera en el mundo, asegurando que sean respetados los derechos de todas las naciones y todos los pueblos.

En este sentido, le escribí a su predecesor, Su Santidad, el Papa Benedicto XVI en 2011, para hacer un esfuerzo común para promover la armonía interreligiosa, y resaltar la importancia de que los líderes religiosos mundiales se unan para promover la paz y la buena voluntad en el mundo. Dados los tiempos precarios que atravesamos ahora, he considerado necesario escribirle también a Su Santidad para transmitirle mi convicción de que es una obligación primordial de los líderes religiosos de hoy guiar a la humanidad hacia la realidad de que este virus es una grave advertencia para la humanidad, y que la única vía de escape es postrarnos con toda humildad ante nuestro Creador, cumplir con Sus derechos, y cumplir con las obligaciones hacia los demás para que el mundo pueda cambiar su actual estado de desesperación por un remanso de paz, amor y compasión.

Además, no se debe suponer que una vez que se supere la pandemia del COVID-19, la situación volverá a la normalidad. Al contrario, vislumbro en el horizonte más angustia y más conflictos debido a las tensiones financieras y económicas que este virus ha impuesto a las naciones y los pueblos del mundo. En consecuencia, es más que posible que se dé un conflicto y una división mayores tanto en los aspectos internos de los países como entre las naciones, y por ende, temo que en los próximos meses y años surgirán grietas cada vez más profundas en la paz y la estabilidad del mundo. Por tanto, es fundamental que comuniquemos al mundo este riesgo antes de que sea demasiado tarde. Como Líder Mundial de la Iglesia Católica Romana, Su Santidad tiene una gran influencia, por lo que le pido sinceramente que utilice todos sus medios para guiar a los líderes y a las personas del mundo hacia la necesidad urgente y primordial de reconocer a nuestro Creador y cumplir con los derechos de nuestros semejantes, para que la humanidad se libre de los efectos dañinos de esta pandemia y de la devastación y destrucción que indudablemente desencadenaría una Tercera Guerra Mundial.

Como Líder Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, tiene mi compromiso de que siempre estaremos dispuestos a ayudar y participar en todos los esfuerzos y acciones que se realicen para salvar al mundo de la ruina, y atraer a la humanidad de nuevo hacia su Creador.

Rezo para que Dios Altísimo  bendiga todos los esfuerzos por el bien de la paz y la prosperidad del mundo, y para que los líderes y las personas de todas las religiones trabajemos juntos en esta noble causa, dejando de lado cualquier diferencia de credo, por el bien de la salvación humana. Ciertamente, este es y siempre será, el objetivo principal de la Comunidad Musulmana Ahmadía, y hacemos todos los esfuerzos posibles por esta causa.

Ruego que Dios Altísimo conceda al mundo sabiduría y comprensión. Amén.

Con los mejores deseos y oraciones,

Atentamente,

MIRZA MASRUR AHMAD

Quinto Jalifa del Mesías Prometido

LÍDER DE LA COMUNIDAD MUSULMANA AHMADÍA INTERNACIONAL

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via