El Líder de la Comunidad Musulmana Ahmadía dirige el curso nacional de actualización para las responsables de Layna Imaillah de Reino Unido

<strong>Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad recalca la importancia de que las personas con cargos dentro de la Comunidad Musulmana Ahmadía lideren por medio del ejemplo y nunca tengan ningún complejo en relación a su fe.

El 4 de diciembre de 2016, el Líder Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Quinto Khalifa (Califa), Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad pronunció el discurso final en el Curso Nacional de Actualización para las responsables de Layna Imaillah de Reino Unido, la organización auxiliar femenina de la Comunidad Musulmana Ahmadía.

El evento de dos días, celebrado en la Mezquita Baitul Futuh en Londres y que contó con más de 1400 mujeres áhmadis, estaba dirigido a fomentar y mejorar la ética profesional entre las portavoces de Layna Imaillah.

Su Santidad comenzó su discurso afirmando que las portavoces deben procurar servir a Dios Todopoderoso con sinceridad en todo momento.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Deben recordar siempre que los servicios que uno ofrece a la Comunidad Musulmana Ahmadía no pueden nunca ser prueba de bendición a menos que se lleven a cabo únicamente por el bien de lograr el agrado de Al-lah el Altísimo y se basen en la justicia.”

Haciendo hincapié en la necesidad de que las responsables lideren por medio del ejemplo, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Como responsables, recae sobre ustedes el mantener en alto la luz de la Taqwa (justicia) para guiar a los demás a través de la oscuridad. Y para que ustedes iluminen el camino a otros de esta manera, es necesario que sus conductas sean ejemplares y conforme a las enseñanzas y principios del Islam.”

Su Santidad destacó particularmente la necesidad de adoptar la humildad y evitar la arrogancia.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Ciertamente, aquellas de ustedes a las que se han confiado con responsabilidades en la Comunidad Musulmana Ahmadía y cuyo deber sea garantizar la educación moral y espiritual, nunca podrán tener éxito si caen víctimas de la arrogancia o se consideran a sí mismas superiores a otras personas en algún modo.” 

El Califa mencionó la necesidad de que las responsables cumplan con los compromisos dentro de sus hogares y dijo que deben establecer los mejores ejemplos para los miembros de la familia.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Las responsables deben ser modelos de referencia en asuntos de adoración a Al-lah el Todopoderoso. Deben establecer el mejor ejemplo de moralidad y virtud dentro de sus hogares para que sus propios hijos lo aprendan. De hecho, las responsables deben procurar que sus hogares sean un remanso de paz, de virtud y de alegría espiritual.”

Mientras hablaba de la importancia de que las mujeres musulmanas áhmadis se sientan orgullosas de las enseñanzas del Islam, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“En cuanto a su religión, no deben sentir ningún tipo de vergüenza o complejo de inferioridad con respecto a cualquier aspecto o enseñanza islámica. Más bien, deben estar orgullosas de su religión y practicar y predicar abiertamente sus enseñanzas a través de sus palabras y sus hechos. Esto no es exclusivo de las responsables, pero sin duda tienen un deber particular para establecer el mejor ejemplo en este sentido.”

Su Santidad llamó la atención también a las responsables a que eviten las malas compañías y las reuniones pues esto va en contra de la esencia de la justicia.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“La justicia requiere que una persona no se siente en aquellas reuniones donde se insulte en cualquier manera a Al-lah el Todopoderoso o a Su Mensajero (la paz sea con él). Más bien, los creyentes debieran ausentarse de cualquier reunión donde las personas se burlan o hablan mal.”

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Por ejemplo, es totalmente incorrecto permanecer presente cuando se habla contra un hermano o hermana, incluso si no tomaran parte activa en la conversación. A la vista de Al-lah, el simple hecho de permanecer sentado y en silencio mientras están teniendo lugar estas conversaciones ya va en contra del principio de justicia.”

Al tiempo en que estén lidiando con el asunto de la conciliación de su trabajo para la comunidad y las obligaciones familiares, Su Santidad aconsejó que las responsables de Layna Imaillah deberían tratar el asunto con sus esposos para que se esfuercen cuidadosamente por establecer un horario conveniente.

Su Santidad dijo que en las ocasiones en que las responsables estén ocupadas en sus responsabilidades con Layna Imaillah, sus esposos no deberían crear polémica con este asunto.

Sin embargo, Su Santidad dijo que esto no debe conducir a las responsables de Layna Imaillah a ser complacientes en sus responsabilidades hacia sus hijos.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Nunca se olviden que, como madres, su obligación básica es garantizar la educación moral de sus hijos y educarlos de acuerdo a las enseñanzas del Islam. Así, tanto como sea posible, deberían estar en el domicilio cuando sus hijos hayan regresado de la escuela.” 

Continuando, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“No debería ocurrir que fuera de su hogar estén envueltas en el trabajo de Layna y sean consideradas un ejemplo para los demás, y dentro de los límites de las paredes del domicilio familiar estén fallando en sus obligaciones relativas a la educación moral y espiritual de sus propios hijos.”

En una llamada de atención a las asistentes sobre la importancia del desarrollo de su espiritualidad y de su justicia, Su Santidad dijo que la búsqueda de conocimiento por medio de la lectura del Sagrado Corán es extremadamente importante para alcanzarlo.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Todas las responsables deben recitar el Sagrado Corán con regularidad y buscar su conocimiento y comprensión. Deberían ver qué permite y que prohíbe el Corán, y sólo entonces estarán en una posición de ser un ejemplo para que sigan los demás. Solamente entonces sus palabras tendrán peso e influencia sobre los demás.”

Relatando la visión del Segundo Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Su Santidad, Hazrat Mirza Bashir-ur-din Mahmood Ahmad, quien fundó la organización auxiliar de la Layna Imaillah, Su Santidad dijo que las actividades de la Layna deberían ser plataformas para acontecimientos

“que provoquen estímulos e ideas.”

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Deberían organizar presentaciones, seminarios y charlas religiosas, que sean conducidas de manera que sea de interés para personas de todas las edades y trasfondos. Además, cada portavoz debería mostrar las más altas normas de amor por Al-lah el Todopoderoso, el Santo Profeta (la paz sea sobre él) y el Mesías Prometido (la paz sea sobre él).”

Para concluir su discurso, Su Santidad rogó:

“Que Al-lah conceda a todas ustedes la capacidad de cumplir con sus responsabilidades de la mejor forma. Que Al-lah continúe derramando Sus bendiciones sobre la Layna Imaillah. Amen.”

El curso de actualización incluyó múltiples talleres, charlas y presentaciones para tratar y compartir buenas prácticas de los diversos departamentos de la Layna Imaillah.

Se les pidió a las secretarias de la Nasirat-ul-Ahmadiyya, el área de las menores de la Layna Imaillah, que votaran a una de las 5 organizaciones de caridad que serían apoyadas por la Nasirat-ul-Ahmadiyya en el Reino Unido. La organización caritativa “War Child” fue seleccionada como su organización caritativa para el año.