La Historia del Peregrinaje Islámico - el Hall | Comunidad Musulmana Ahmadía
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La Historia del Peregrinaje Islámico – el Hall

Misionero de la Comunidad Musulmana Ahmadía

¿Los profetas bíblicos visitaron la Meca y completaron la peregrinación islámica? Aprendan sobre la historia de los ritos sagrados de la Peregrinación Islámica, su historia y su estrecha relación con la historia de los sacrificios del profeta Abraham y su familia.

Transcripción

Uno de los mayores movimientos de personas de todo el mundo tiene lugar cada año, durante el mes islámico de Zul Hiyyah, donde millones de musulmanes de todas las etnias convergen en la Ciudad Santa de la Meca, en la actual Arabia Saudita. Allí, completan los ritos del peregrinaje islámico, conocido como el Hall. El Hall tiene una larga historia – hoy aprenderemos sobre sus orígenes.

Antes de empezar, favor de suscribirse a nuestro canal para que puedan obtener la última información sobre todos los aspectos del Islam.

El Hall es uno de los cinco pilares del Islam, o aquellas acciones que son obligatorias para los musulmanes. En este caso, al menos una vez en la vida.

El centro del Hall es la Ka’abah, que es una mezquita en forma de cubo en la Meca que está cubierta con una tela negra. La Ka’abah está considerada como la primera casa de culto construida en la historia de la humanidad. Fue construida por el profeta Adán, y desde entonces siempre ha sido venerada como un lugar de culto y peregrinación.

La estructura física de la Ka’abah se deterioró con el paso de los siglos. Finalmente, esta casa de Dios fue reconstruida por el profeta Abraham y su hijo Ismael.

Desde entonces, generaciones de profetas y los piadosos han hecho el peregrinaje a la Ka’abah, incluyendo profetas bíblicos. Los ritos del Hall fueron finalmente establecidos por el Profeta Muhammad (sa), quien completó el Hall él mismo al final de su vida.

Algunos se sorprenderán al oír que los profetas bíblicos visitaban la Ka’bah y que peregrinaban a ella. Sin embargo, está atestiguado en la Biblia.

El Profeta David en el libro de los Salmos habla de cómo Dios tiene una hermosa morada, Su hogar, donde Su nombre es continuamente alabado por aquellos que peregrinan allí. El Profeta David afirma que esta Casa de Dios está situada en el Valle de Baka.

El Sagrado Corán confirma que esta Casa de Dios es la Ka’abah, que de hecho está situada en el valle de Baka.

Los ritos del Hall son altamente simbólicos y están intrínsecamente ligados a los sacrificios del Profeta Abraham y toda su familia. Los musulmanes continúan haciendo el Hall hoy en día porque las lecciones eternas e intemporales que pueden ser aprendidas a través de la historia de Abraham. Necesitamos tales ejemplos de sacrificio para guiarnos en nuestro camino hacia Dios hoy, tal como lo necesitamos en el pasado. Es por esta razón que el Corán dice a los musulmanes que recuerden la condición de Abraham y que tomen su vida como un ejemplo para sus vidas espirituales.

A diferencia de los judíos y los cristianos, los musulmanes afirman que Ismael era el hijo que Abraham intentó sacrificar. Sin embargo, como la biblia, el Corán confirma que, en lugar de su hijo, se le dijo que sacrificara un animal. Antes de eso, se le dijo que dejara a su hijo Ismael y a su esposa Agar en los desiertos de Arabia, lo que condujo a la milagrosa fundación de la ciudad de La Meca. Abraham continuó visitando a su familia allí y, finalmente, él e Ismael reconstruyeron la Ka’abah, ofreciendo oraciones para la eventual aparición de un profeta entre los árabes – el profeta Muhammad (sa), quien apareció seis cientos años después de Cristo.

Abraham dejó a su familia en el desierto en obediencia a Dios – los musulmanes también dejan sus posesiones y hogares cuando viajan para el Hall, vistiéndose con simples túnicas blancas.

Abraham y su familia fueron tentados tres veces por el diablo para abandonar el intento de sacrificar a Ismael. Él fue rechazado cada vez. Los musulmanes también simbolizan este acto de rechazo a las influencias de Satanás apedreando tres rocas durante la peregrinación.

A Abraham se le dijo que sacrificara un animal en lugar de su hijo – los musulmanes también sacrifican un animal durante el Hall, representando el sacrificio necesario del propio ego en el camino de Dios.

Ismael y su madre Agar fueron salvados de la deshidratación bajo el ardiente sol árabe cuando Dios hizo fluir un arroyo bajo Ismael. Este mismo arroyo fluye hoy en día, y los musulmanes beben de él durante el Hall y reafirman su creencia de que Dios puede hacer milagros en sus vidas también, si muestran el mismo nivel de obediencia a Sus mandamientos.

De la misma manera, todos los demás ritos del Hall están vinculados de alguna manera a la historia de Abraham.

En resumen, el Hall es un aspecto importante del Islam, lleno de sabiduría y lecciones eternas. Aquellos que completan el Hall sinceramente, según un dicho del Profeta Muhammad (sa), son perdonados sus pecados y vuelven como si nacieran de nuevo.

Eso es todo por hoy. Hasta la próxima, ¡Assalamo Alaikum!

Share via