Ramadán – Un mes de oración, invocando las bendiciones sobre el Santo Profeta (sa) y buscando el perdón
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Ramadán – Un mes de oración, invocando las bendiciones sobre el Santo Profeta (sa) y buscando el perdón

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Resumen

Después de recitar el Tashahhud, el Ta’awwuz y la Surah al-Fatihah, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) dijo que por la gracia de Al’lah, estos días estamos pasando por el bendito mes de Ramadán y, en pocos días, estaremos entrando en los últimos diez días de Ramadán. El Santo Profeta (sa) ha dicho que los últimos diez días de Ramadán son para alcanzar la salvación del infierno. Por lo tanto, debemos prestar especial atención a nuestras oraciones, especialmente durante los últimos diez días de Ramadán, para que podamos alcanzar el placer de Dios Todopoderoso y ser salvados del fuego del infierno.

El nivel de oración del Santo Profeta (sa) durante el Ramadán

Su Santidad (aba) dijo que el estado de las oraciones del Santo Profeta (sa) durante los últimos diez días de Ramadán no puede describirse con palabras. En cuanto al estado de sus oraciones durante el mes de Ramadán, Hazrat A’ishah (ra) relata que se esforzaba más en sus oraciones que en cualquier otro momento.

Su Santidad (aba) dijo que el Santo Profeta (sa) es el modelo perfecto para nosotros, y debemos tratar de establecer los mismos estándares que los establecidos por el Santo Profeta (sa). Entonces Al’lah Todopoderoso estará complacido con nosotros y seremos considerados verdaderos creyentes. Por lo tanto, debemos sumirnos en las oraciones, especialmente durante estos días.

Su Santidad (aba) dijo que los ahmadíes en particular deben prestar atención a esto, ya que los ahmadíes de todo el mundo se enfrentan a grandes dificultades. Su Santidad (aba) dijo que debemos rezar para ser salvados del mal de los oponentes del Ahmadíat. Su Santidad (aba) dijo que también debemos rezar para ser salvados de la pandemia que el mundo entero está sufriendo actualmente.

Invocar las bendiciones sobre el Santo Profeta (sa)

Su Santidad (aba) dijo que para que nuestras oraciones sean escuchadas, es necesario enviar saludos al Santo Profeta (sa). Se narra que una vez el Santo Profeta (sa) dijo que quien deja de enviar salutaciones sobre él, abandona el camino que lleva al Paraíso. En otra ocasión, el Santo Profeta (sa) dijo que quien envía salutaciones sobre él, Dios enviará diez salutaciones sobre esa persona, y la elevará diez rangos y registrará diez buenas acciones bajo su nombre. Esto nos da una idea de lo importante que es enviar saludos al Santo Profeta (sa).

Su Santidad (aba) dijo que debemos hacer del envío de saludos al Santo Profeta (sa) un hábito regular en nuestras vidas. No sólo para que nuestras oraciones sean respondidas, sino para que podamos establecer la pureza a lo largo de nuestras vidas, para que podamos alcanzar la cercanía de Dios y aumentar nuestra espiritualidad. No debemos limitarnos a afirmar que hemos aceptado al verdadero siervo del Santo Profeta (sa), sino que debe reflejarse también en nuestras acciones.

Una revelación del Mesías Prometido (as) sobre el Durood

Su Santidad (aba) presentó una cita del Mesías Prometido (as), explicando una revelación que recibió en la que se le ordenaba enviar saludos al Santo Profeta (sa). El Mesías Prometido (as) dijo que esto demostraba que todo lo que había recibido era a causa de su completa obediencia y sumisión al Santo Profeta (sa). Por lo tanto, el rango del Mesías Prometido (as) le fue otorgado por ser el verdadero siervo del Santo Profeta (sa) y por estar totalmente dedicado a él y cumplir su misión.

Su Santidad (aba) narró un incidente del Mesías Prometido (as), en el que afirma que una noche envió saludos al Santo Profeta (sa) tan abundantemente que su corazón se sobrecogió. Entonces vio en un sueño que los ángeles se acercaban a él con recipientes de luz llenos de agua pura y dulce. Los ángeles le dijeron al Santo Profeta (sa) que estas eran las bendiciones por haber enviado saludos al Santo Profeta (sa). En otra ocasión, el Mesías Prometido (as) vio un sueño en el que la gente buscaba a un verdadero siervo del Santo Profeta (sa). Cuando se encontraron con él, dijeron: ‘esta es la persona que verdaderamente ama al Mensajero (sa) de Al’lah’.Su Santidad (aba) dijo que, como aquellos que han aceptado al Mesías Prometido (as) y se esfuerzan por llevar a cabo su misión, ¿no deberíamos ser nosotros los que dijeramos al mundo que, a través del verdadero siervo del Santo Profeta (sa), hemos comprendido el verdadero espíritu de enviar salutaciones sobre él? Durante el mes de Ramadán especialmente, no sólo rezamos por nosotros mismos, sino que nos esforzamos por difundir el mensaje del Santo Profeta (sa) por todo el mundo; y nos esforzamos por ayudar a la gente a darse cuenta de que sólo ésta es la fe que puede establecer una verdadera conexión entre el hombre y Dios y ésta es la fe que afirma que debido al amor del Santo Profeta (sa), Dios responde a las súplicas de sus seguidores.

Su Santidad (aba) dijo que es nuestra responsabilidad difundir este mensaje a todo el mundo. Si deseamos participar de estas bendiciones en esta vida y en el más allá, entonces debemos enviar continuamente salutaciones al Santo Profeta (sa). Si lo hacemos, veremos que las conspiraciones y los planes de los oponentes se desmoronan ante nuestros ojos. Nos veremos a nosotros mismos y a nuestros futuros descendientes esforzarse y prosperar en la espiritualidad. Veremos magníficos ejemplos de la aceptación de la oración, tanto a nivel individual como colectivo. Sin embargo, la condición es que hayamos enviado saludos al Santo Profeta (sa) con verdadera sinceridad.Su Santidad (aba) dijo que sólo se puede rezar verdadera y sinceramente cuando se sabe lo que se dice. Pronunciar simplemente palabras no puede tener el mismo impacto en el corazón. Y si el corazón no está impactado, entonces no puede surgir el fervor necesario. Por lo tanto, es necesario conocer el significado detrás de las palabras que uno dice. Hay muchos en el mundo que repiten las palabras del durood [oración para enviar saludos al Santo Profeta (sa)] y sin embargo no saben lo que significa.

Su Santidad (aba) dijo que presentaría los significados del durood según los escritos de Hazrat Mirza Bashirdduin Mahmud Ahmad (ra), el Segundo Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía.Entendiendo el Durood

Su Santidad (aba) dijo que cuando decimos: “Oh Al’lah, bendice a Muhammad (sa)” significa que Al’lah conceda todo lo bueno al Santo Profeta (sa). No conocemos el alcance del bien que Dios puede otorgar; por lo tanto, dejamos que Dios otorgue todo el bien que está en Su infinito conocimiento sobre el Santo Profeta (sa).

Entonces, cuando rezamos “Oh, Al’lah, prospera a Muhammad (sa)”, estamos rezando para que Dios aumente las bendiciones que concedió al Santo Profeta (sa) como se rezó anteriormente. Esto también se aplica a las oraciones hechas por el Santo Profeta (sa) para su gente. Por lo tanto, nosotros también podemos beneficiarnos de esta oración.

Su Santidad (aba) dijo que no basta con pronunciar estas palabras. No sólo hay que hacer esta oración con la sinceridad del corazón, sino que nuestras acciones deben reflejarlo también. No podemos ser como aquellos que salen a la calle proclamando con vehemencia su amor por el Santo Profeta (sa), pero bloquean las calles e incluso impiden que los enfermos lleguen al hospital. Por lo tanto, nuestras acciones también deben reflejar las palabras que pronunciamos, y nuestras acciones deben reflejar las verdaderas enseñanzas del Santo Profeta (sa). Sólo así podremos beneficiarnos de enviar saludos al Santo Profeta (sa).Su Santidad (aba) dijo que Dios Todopoderoso ha ordenado a los creyentes que envíen saludos al Santo Profeta (sa). Se dice en el Sagrado Corán:Al‑lah y Sus ángeles envían bendiciones al Profeta. ¡Oh vosotros, los que creéis! Invocad también bendiciones sobre él y saludadle con el saludo de la paz. (33:57)El hecho de que Dios y Sus ángeles envíen saludos al Santo Profeta (sa) demuestra lo importante que es hacerlo. Además, aprendemos que al enviar continuamente salutaciones el rango del Santo Profeta (sa) sigue aumentando. Cuando enviamos salutaciones, nosotros también participaremos de sus bendiciones. Entonces, cuando recibimos estas bendiciones, nos corresponde ser agradecidos, y podemos ser agradecidos enviando salutaciones al Santo Profeta (sa) incluso más que antes. Esto, a su vez, nos proporcionará aún más bendiciones, y el ciclo de enviar saludos y recibir bendiciones será constante.

Su Santidad (aba) rezó para que seamos capaces de cumplir con la responsabilidad de enviar saludos al Santo Profeta (sa). Luego recitó el durood sharif:

‘¡Bendice, oh Al’lah, a Muhammad y a la gente de Muhammad, como bendijiste a Abraham y a la gente de Abraham; Tú eres en verdad el digno de alabanza, el glorioso! Prospera, oh Al’lah, a Muhammad y a la gente de Muhammad, como prosperaste a Abraham y a la gente de Abraham; Tú eres ciertamente el digno de Alabanza, el Glorioso”.

La importancia de buscar el perdón

Su Santidad (aba) dijo que la segunda cosa sobre la que desea llamar la atención es la búsqueda del perdón, específicamente a través de la siguiente oración:

‘Busco el perdón de Al’lah, mi Señor, por todos mis pecados, y me dirijo hacia Él’.

Su Santidad (aba) citó al Mesías Prometido (as) en la explicación de este versículo, quien afirmó que esta oración significa que Dios cubra las faltas que se han cometido, y que Dios salve a la persona que busca el arrepentimiento de la debilidad natural que toda persona posee. Así como Dios ha creado al hombre, también ha creado los medios para que el hombre se salve de las faltas. Así, Dios ha ordenado que busquemos el perdón, y sólo podemos salvarnos de las faltas buscando continuamente el perdón de Él.

Buscar el perdón a través de esta oración también permite cumplir los mandamientos de Dios. No debe rezarse sólo después de cometer una falta, sino que debe hacerse de forma continua, para que uno pueda salvarse también de la posibilidad de cometer futuras faltas, y así alcanzar la cercanía a Dios. Por lo tanto, es imperativo buscar el perdón tanto cuando se comete una falta como cuando no se comete. Satanás está siempre dispuesto a atacar en cualquier momento. Por ello, Dios afirma que para salvarse de tales ataques, debemos hacer uso constantemente de esta oración.

Un ejemplo de la misericordia de Dios

Su Santidad (aba) dijo que la misericordia de Dios es extremadamente vasta. De hecho, Dios Todopoderoso ha declarado que Su misericordia abarca todas las cosas. Esto se explica a través de una historia relatada por el Santo Profeta (sa). Había una persona que había cometido 99 asesinatos. Se sintió mal y acudió a una persona para preguntarle si podía ser perdonado. Ese hombre le dijo que después de haber cometido 99 asesinatos, no había manera de que le perdonaran; así que mató a ese hombre, y así mató a 100 personas. Luego se dirigió a otra persona con la misma pregunta. Esa persona le dijo que la puerta de la misericordia de Dios siempre está abierta, y le dijo que debía viajar a tal o cual lugar donde encontraría gente que suplicara a Dios. Debería unirse a ellos y buscar el perdón. Sin embargo, nunca podría volver a su antigua ciudad, ya que el verdadero arrepentimiento es no volver nunca. Así, partió hacia ese lugar, pero murió en el camino. Los ángeles de la misericordia y del castigo vinieron a determinar su destino. El ángel del castigo dijo que debía ser castigado por sus crímenes, mientras que los ángeles de la misericordia buscaron que fuera perdonado. Se decidió que se vería si estaba más cerca del origen de su viaje o más cerca de su destino deseado, y eso determinaría cuál sería su destino. Cuando lo midieron, sólo estaba un poco más cerca de su destino, por lo que Dios mostró su misericordia y fue llevado al Paraíso.Su Santidad (aba) dijo que esta es una pregunta que muchos jóvenes se hacen en estos días, en cuanto a lo vasto es realmente el perdón de Dios, y en cuanto a si pueden ser perdonados. Es un hecho conocido que Dios se dirige con misericordia a aquellos que se dirigen a Él. El Santo Profeta (sa) ha dicho que quien camina hacia Dios, Dios corre hacia ellos. Por lo tanto, el mes de Ramadán es la principal oportunidad para volverse a Dios, y buscar el perdón y el arrepentimiento.

Su Santidad (aba) dijo que como ahmadíes que se enfrentan a grandes dificultades, la única solución es que establezcamos una conexión con Dios Todopoderoso. Cuando lo hagamos, y cuando nuestro durood y nuestra búsqueda del perdón sean aceptados por Dios, entonces nos salvaremos de las garras de los oponentes.

Su Santidad (aba) dijo que en nuestras oraciones durante el Ramadán debemos rezar para ser salvados del mal de los oponentes. Debemos rezar por aquellos que están pasando por dificultades, para que se les conceda facilidad. Los ahmadíes de Pakistán también deben rezar especialmente. Su Santidad (aba) también dijo que rezamos para ser salvados de la actual pandemia a la que se enfrenta el mundo.

Su Santidad (aba) rezó para que nos convirtamos en aquellos que envían sinceramente saludos al Santo Profeta (sa) y buscan verdaderamente el perdón.

Resumen preparado por The Review of Religions.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via