Pruebas de la verdad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Tras recitar el Tashahhud, Tasmia y Surat Al Fatiha, Hazrat Ameer-ul-Mu´mineen (aba) dijo:

En la actualidad, la prensa y medios de comunicación occidentales dicen que los áhmadis hablan sobre las enseñanzas pacíficas del islam. Sin embargo, la mayoría de los musulmanes no mencionan dichas enseñanzas. De hecho, la mayoría de musulmanes no consideran musulmanes a los áhmadis. Los áhmadis son una pequeña proporción en comparación al resto de musulmanes. Ante esta situación, ¿cómo pueden los áhmadis proclamar ser aquellos que siguen las verdaderas enseñanzas del islam?

Recientemente, durante mi gira de Alemania, se presentó esta misma cuestión. También preguntan, “¿cómo seréis capaces de convencer al resto de musulmanes que sigan estas enseñanzas, si creéis que éstas son las verdaderas enseñanzas del islam?”

Nuestra respuesta es siempre la misma. Las pruebas de las enseñanzas del islam que presentamos, pueden ser encontradas en el Sagrado Corán, los hadices y sunna del Santo Profeta (sa). No son meras historias que nos hemos inventado para impresionar a los demás y responder a sus conjeturas cuando decimos que el islam rechaza de forma categórica toda enseñanza de extremismo. No hemos adoptado esta condición por las circunstancias de la actualidad. Mostramos con pruebas claras que las enseñanzas del islam siempre han instruido a cumplir con los derechos de Al-lah el Exaltado y Su creación.

En cuanto a la cuestión de cómo convenceremos al resto de musulmanes sobre estas enseñanzas, la respuesta es la profecía del Santo Profeta (sa) que dice que cuando los musulmanes se desvíen del camino recto, el Mesías Prometido (as) será enviado para reformar a los musulmanes y presentar al mundo las verdaderas enseñanzas del islam. Así, esta profecía del Santo Profeta (sa) se ha cumplido de la forma más majestuosa.

En tiempos cuando los musulmanes no estaban siguiendo las verdaderas enseñanzas del islam, Al-lah el Exaltado envió al Mesías Prometido (as) y Mahdi (el elegido). El Mesías Prometido (as) nos hizo comprender las verdaderas enseñanzas del islam y del Sagrado Corán. Nos explicó la sabiduría detrás de cada mandamiento del Sagrado Corán. Nosotros, los áhmadis musulmanes, que hemos aceptado al Mesías Prometido (as), estamos difundiendo estas claras enseñanzas del islam a musulmanes y no musulmanes por igual. Nuestra tarea es predicar el mensaje como misioneros. Por lo tanto, estamos realizando la tarea de predicar el islam, y Dios mediante, continuaremos haciéndolo.

El progreso de las comunidades divinas y de los seguidores de los profetas no es algo que se produzca en cuestión de días. Estas comunidades se expanden y progresan lentamente. Respondemos a los medios occidentales diciendo que cuando nos preguntáis “¿cómo convenceréis a otros musulmanes a seguir estas enseñanzas?”, nuestra respuesta recae en los millones de seguidores de la Comunidad Musulmana Ahmadía, la mayoría de los cuales, se unieron desde otras sectas musulmanas. Cuando la gente entiende este mensaje, las verdaderas enseñanzas del islam se vuelven claras para ellos. Cuando son conscientes del proclamo del Mesías Prometido (as) y comienzan a entender las directrices y profecías del Santo Profeta (sa), entonces los musulmanes se unen a nuestra comunidad en masa. Gente de otras religiones también se unen a nuestra comunidad. Dios mediante, un día nuestra minoría se convertirá en una mayoría. Esta es la promesa de Dios y la vemos cumplirse día a día. Cada año, cientos de miles de personas se unen a la Comunidad Musulmana Ahmadía, y la mayoría son de origen musulmán. A pesar de que tenemos recursos limitados y de que tenemos un número pequeño de misioneros, Al-lah el Exaltado nos está otorgando unos resultados asombrosos. De hecho, mucha gente que se une a la comunidad, han sido guiados Al-lah el Exaltado personalmente. Muchos de ellos fueron introducidos a la comunidad y al Mesías Prometido (as) a través de sueños verdaderos, y consecuentemente, reconocieron la veracidad de su proclamación. Luego, tras un período, por alguna razón, vuelven a recordar sus sueños, etc. En ocasiones ven tales sueños en su infancia o juventud. Y luego, tras un tiempo o por alguna razón, recuerdan ese sueño en particular, lo que conlleva que hagan el Bai´at [pacto de lealtad]. Algunas personas conocen la comunidad, y luego realizan Istijara [oración especial para obtener guía], y luego, con la guía de Al-lah el Exaltado, se unen a la comunidad. Algunos escuchan los esfuerzos de predicación llevados a cabo por nuestros misionarios, maestros y predicadores consagrados al igual que nuestra radio y televisión. Al escuchar este mensaje, la verdad se revela ante ellos gracias a Al-lah el Exaltado. Algunos aceptan el Ahmadíat al presenciar la hostilidad de los enemigos de la comunidad, y su trágico desenlace. A algunos, se les muestran señales por parte de Dios el Todopoderoso. Cuando Dios el Todopoderoso dijo al Mesías Prometido (as) que,

“Te concederé honor y te concederé progreso”,

en 1.883, en aquel entonces, no había comunidad en sí. De hecho, ni siquiera había realizado su proclamación. Tan solo le conocían un pequeño número de personas. Dios el Todopoderoso ha dicho en el Sagrado Corán:

“Al-lah ha decretado que Él y Sus Mensajeros siempre serán victoriosos”.

En aquel entonces, él aún no había realizado su proclamación de ser Mesías y Mahdi. Entonces Dios el Todopoderoso le dijo,

“no hay nadie que pueda derrocar las palabras de Dios.”

Hay muchas revelaciones divinas con respecto al progreso y el desarrollo de la comunidad del Mesías Prometido (as). Dios el Todopoderoso ha dicho:

“Te concederé progreso y aumentaré la comunidad de personas que te aman”.

De esta manera, en la actualidad, la comunidad de esa única persona, al que se le hizo esta promesa, se ha extendido por todo el mundo. Su comunidad está creciendo día a día y nueva gente se une a la comunidad cada día que pasa. Voy a presentar algunos ejemplos de cómo Dios el Todopoderoso abre sus puertas para ellos y guía a estas personas para que se unan a esta comunidad. Estos son algunas anécdotas de personas que se unieron a la comunidad gracias a sus sueños.

Nuestro misionero encargado desde Kazán escribe:

“Establecimos contacto con Safi Loif Sahib a través de la predicación. Intercambiábamos preguntas y respuestas. Tras un tiempo, realizó el Bai´at”.

Explicando la anécdota de Bai´at, dice:

“Dios el Todopoderoso me mostró un sueño en el que yo estaba en Siria, y dos grupos estaban luchando entre sí. Durante esta batalla, se unió un tercer grupo. Este grupo intentó hacerles entender que estaban cometiendo atrocidades al matarse entre ellos. La gente del tercer grupo les aconsejó que dejasen de luchar y se dieran la mano en son de paz. Entonces los dos grupos arrojaron sus armas ante el consejo del tercer grupo y se abrazaron…”.

Este amigo ruso [antes mencionado] continúa diciendo:

“…Entonces pregunté a alguien ¿quién es este tercer grupo que ha establecido paz entre estos dos grupos rivales? A lo que me respondieron ‘Estos son miembros de nuestra Comunidad Musulmana Ahmadía.’”

También menciona que, en su segundo sueño,

 “Dios el Todopoderoso me mostró que el tiempo era agradable y que iba a lloviznar levemente en breve. Soplaba una brisa fresca y escuché una voz que decía ‘el Ahmadíat es la fe verdadera.’”

Dice que tras estos sueños realizó el Bai´at.

Malikah Sahiba, una señora de Francia, explica su anécdota de aceptación del Ahmadíat diciendo:

“Toda mi familia conocía el mensaje de Ahmadíat. Solíamos hablar en casa sobre cómo tal o tal persona había sido guiada por Dios el Todopoderoso mediante un sueño y se habían unido a la Comunidad. Yo siempre escuchaba todo esto, pero nunca comentaba”.

Dice:

“Un día recé a Dios el Todopoderoso para que me guiara en relación a si el Ahmadíat era el camino verdadero o no”.

Dice que,

“en las siguientes tres noches, Dios el Todopoderoso me mostró tres sueños consecutivos. En mi primer sueño, vi lo que parecía ser el Día del Juicio y había inquietud en todas partes. Mis hermanas y hermanos, que habían aceptado el Ahmadíat, no estaban para nada preocupados, sino que estaban tranquilos y felices. Mientras que yo estaba gritando continuamente que era una situación muy peligrosa. No parecían nada preocupados y dijeron que iban a una reunión de la Comunidad Musulmana Ahmadía. En mi sueño, en esa condición de miedo intenso, me aferré a ellos. Entonces vi en uno de mis sueños que mi hermana, que había aceptado el Ahmadíat, me decía que ofreciese la oración. Este es el camino correcto.

De igual manera, en la tercera noche, vi en mi sueño que estaba sentada con mis hermanas y hermanos y sentí como si Dios el Todopoderoso hubiese escrito algo en mi mano”.

De esta manera, dice que,

“tras estos sueños tuve la garantía de que estos sueños estaban relacionados con la veracidad de esta comunidad, e hice el Bai´at.”

Y ahora toda su familia ha aceptado el Ahmadíat.

Abdul Aziz Traore Sahib, quien tiene la oportunidad de servir a la comunidad en la aldea Shapo de Costa de Marfil, dice:

“Uno de los ancianos de la aldea, Waamaar Traore sahib, vio en un sueño que algunos árabes vinieron a visitar su pueblo. En el sueño escuchó a la gente decir que estos no son verdaderos árabes y que debería permanecer lejos de ellos.”

Dice:

“durante este sueño, oí una voz diciendo que, si buscáis a Dios, entonces encontrarán a Dios a través de estas personas. Dice que pocos días después algunos misioneros áhmadis llegaron a nuestra aldea, en esto algunos aldeanos empezaron a decir que no son verdaderos musulmanes. Los aldeanos sabían que eran misioneros áhmadis. Los aldeanos dijeron que no eran musulmanes y deberíais permanecer lejos de ellos.”

Éste es de hecho el edicto de los clérigos musulmanes contra nosotros. Cuando el anciano de la aldea vio todo esto, recordó su sueño y después de un tiempo aceptó el áhmadiat y realizó el Bai’at. Asistió al Yalsa Salana en Costa de Marfil mostrando un gran vigor y compromiso.

Bashir Sakla sahib de Brazzaville, Congo, escribe:

“Asistí al primer Yalsa Salana en 2014, el Yalsa de su país, y allí aprendí que Jesús (as) había fallecido y que no iba a descender desde los cielos. También aprendí que el Santo Profeta (sa) profetizó que llegaría un tiempo cuando los musulmanes estarían divididos en varias sectas y lo único que quedará será el nombre del islam. En ese momento, el advenimiento del Mesías Prometido (as) tendrá lugar y sólo su comunidad estará en el camino divinamente guiado. Dice que después de esto comencé a estudiar la literatura y los libros de la Comunidad Musulmana Ahmadía y, de esta manera, comprendí la veracidad del Ahmadíat. Durante este período, una noche, vi en mi sueño que un hombre me dio un traje muy colorido en rosa y blanco que era muy hermoso. Entonces, vi un sueño durante el mes de Ramadán que estaba viajando en un autobús de lujo. Este sueño me produjo satisfacción ya que el autobús es un medio para emprender un viaje, por lo tanto, el viaje que debía emprender era de grandeza y majestad. Después de este sueño acepté el Ahmadíat.”

Un nuevo converso de la Yama’at de Kirguistán, Ashlan Ramil Sahib, narra la historia de su aceptación del Ahmadíat. Dice que,

“Nací en una familia musulmana. Por lo tanto, la religión del islam no me era ajena. Sin embargo, nunca había reflexionado sobre el propósito y la necesidad de la religión. Me encontré con el Sadr de la Yama’at de Kirguistán en mi lugar de trabajo. Estuvimos debatiendo sobre varios temas. Cuando debatimos sobre la religión, lentamente y gradualmente comencé a entender la verdad del islam y me di cuenta del hecho de que los musulmanes de la época actual no están practicando el verdadero islam. Después de hablar con él, comencé a encontrar respuestas a mis preguntas, las cuales me presentaron a través de referencias del Corán, las tradiciones prácticas del Santo Profeta (sa), los libros auténticos de Ahadiz, los libros del Mesías Prometido (as) y varios sermones míos.” Dice que,

“Empecé a estudiar esto. De esta manera, empecé a leer el Sagrado Corán por primera vez.”

Dice que,

“Después de esto, un día decidí hacer el Bai’at (juramento de iniciación). Esa misma noche, vi en un sueño que un amigo de mi padre señalaba en una determinada dirección y me dijo que allí había una señal. Sin embargo, no le hables a nadie sobre esta señal ya que los terroristas vendrán y la destruirán. Por lo tanto, fui a ver la señal. Era un vasto jardín en el que criaturas semejantes a mariposas volaban de un lugar a otro. Por lo tanto, empecé a pensar en cómo podríamos ocultar esta señal de Al-lah el Exaltado. Mientras tanto, empecé a volar como un pájaro en el sueño.”

Dice que,

“Volé a casa de los amigos de mi padre. Estaban bebiendo té y cuando me vieron me consideraron un simple pájaro. Sin embargo, les dije ‘Al-lahu Akbar’ tres veces, y se asustaron al ver que el pájaro era capaz de hablar.”

Dice que,

“Entonces volé hacia el cielo y, al hacerlo, me convertí en un ángel. Luego miré hacia el suelo y descubrí que todos han muerto y nadie está vivo.”

Dice que,

“Entonces volé a mi casa. En ese momento me desperté cuando, en el sueño, estaba entrando en la casa.”

Dice que,

“Tras el sueño que tuve decidí que Al-lah el Exaltado me dio esta fuerza espiritual. Por lo tanto, realicé el Bai’at después de esto y entré en la Yama’at Ahmadía.”

Abd-ul-Hadi Sahib de Egipto dice que,

“Mucho tiempo antes de averiguar sobre el Ahmadíat, vi en un sueño que estoy andando sobre un camino abandonado y desértico hacia un destino desconocido. Mientras tanto, una persona piadosa se acerca a mí y me desvía hacia otro camino. La cosa más extraña es que sin mostrar ninguna resistencia, felizmente empiezo a caminar por ese camino que me indicó el hombre piadoso. La razón de esto es que su conducta compasiva me hizo sentir como si me estuviera salvando de la desgracia y me desvió hacia un camino de fortuna y muchas bendiciones. Después de andar por este camino por un tiempo llego a un lugar elevado. Desde allí veo el otro camino donde puedo ver a un tirano que está obligando a la gente a realizar un trabajo. Al ver esto, empiezo a pensar que, si el hombre piadoso no me hubiera desviado de ese camino, hoy también sería víctima de esta misma crueldad como las otras personas. En el sueño comienzo a pensar que tal vez esta persona piadosa era el profeta de Dios Moisés (as).”

Dice que,

“Después de bastante tiempo, llegué a conocer la Yama’at y comprendí que el camino por el que yo estaba pisando conducía a la ruina y a la destrucción. Además, [también comprendí que] el hombre piadoso, que me desvió de este camino hacia uno nuevo, era el Mesías Prometido (as) y este nuevo camino era el del Ahmadíat, es decir, el verdadero islam.”

Por tanto, estos son algunos de los ejemplos que he presentado. Uno de ellos es de Kazán, de Kirguistán, la antigua república de Rusia, un país europeo, África occidental, África central y otro de un país árabe. Son personas de diferentes naciones y lenguas diferentes, sin embargo, todas están siendo guiadas de la misma manera. ¿Quién está haciendo esto? Es ciertamente Al-lah el Exaltado, Quien está proveyendo esta guía para ellos, tal y como le dijo al Mesías Prometido (as) que aumentaré el número de sus seres queridos sinceros y devotos.

Luego, un áhmadi de Marruecos, Shakur Sahib, narra la historia de su Bai’at. Él escribe que,

“En los primeros días, cuando me hablaron acerca de la Yama’at, cuando veía regularmente Liqa ‘Ma’al ´Arab, vi en una visión que Hazrat Jalifat-ul-Masih IV caminaba por un sendero que conducía al pico de una montaña. Llevaba una prenda paquistaní de color blanco.”

Dice que,

“Seguí a Hazur y llegamos casi al pico de la montaña. Desde allí, vimos una luz brillante emergiendo detrás de la montaña, que se extiende sobre el horizonte. Parece que es el brillo del amanecer.”

Dice que,

“Me asusté un poco y mi paso se ralentizó. Al darse cuenta de esto Hazur, Hazrat Jalifat-ul Masih IV se volvió y me miró. Al ver su rostro iluminado, un asombroso y un estado abrumador se apoderó de mí y le dije que no sabía lo qué hay detrás de esta montaña, que está irradiando tal luz. Al escuchar esto, Hazur sonrió y dijo, ‘¡Sígueme a mí y no te asustes!’”

Él afirma:

“¡Alabado sea Al-lah! A pesar del miedo y los peligros, de acuerdo a esa visión, continué viendo liqaa ma’al ‘Árab, y seguí caminando detrás de Hazur hasta llegar al estado de aceptación del Ahmadíat.”

Afirma, además:

“Aunque había decidido emprender el Bai’at inmediatamente después de ser consciente de la veracidad del Ahmadíat e incluso había repetido las palabras del Bai’at mientras participaba en la ceremonia de Bai’at internacional a través de la MTA, no estaba satisfecho en mi corazón porque las palabras del Bai’at estaban en inglés, por lo que no las entendía en absoluto. Yo no estaba satisfecho con la realización del Bai’at de esa manera. Sin embargo, el verdadero Bai’at, en mi opinión, es creer en la veracidad del Mesías Prometido (as) e intentar actuar sobre las condiciones del Bai’at y yo ya estaba adherido a ellas. Más tarde, cuando me puse en contacto con la Comunidad, Al-lah el Todopoderoso también permitió a mi esposa aceptar la verdad. Entonces, a principios de 2010, los dos formalmente realizamos el Bai’at enviando nuestros formularios de Bai’at.”

Luego, el Dr. Hijaz Kareem Sahib de Argelia, también ha escrito sobre su Bai’at. Él también es un miembro de la amla local, trabajando en calidad de secretario general. Fue encarcelado por su fe hace poco, debido a las circunstancias imperantes. Él todavía está pasando por circunstancias difíciles. Que Al-lah alivie sus dificultades.

El afirma:

“Me sentía completamente decepcionado con las enseñanzas distorsionadas y las falsas interpretaciones del Sagrado Corán. Al escuchar las explicaciones dadas por los clérigos reflexionaba sobre si eso era la Palabra de Dios hasta que supe sobre el Ahmadíat y los escritos del Fundador de la Comunidad. Antes de leer la interpretación del Mesías Prometido (as), ofrecí nawafil y oré para que Al-lah el Todopoderoso me guiara hacia el camino correcto. Mientras lo leía, me volvía cada vez más condescendiente, mi cuerpo comenzó a temblar bajo la admiración de las palabras y me convencí de que esas no eran las palabras de un ser humano sino la revelación de Dios. Sin embargo, realicé la oración istijarah antes de realizar el Bai’at, tras el cual, vi en un sueño que estaba pasando por una ciudad con mis amigos por la noche y una luz viajaba junto a nosotros. En medio de eso, el teléfono sonó y mientras miraba el teléfono, vi que estaba mostrando el número de teléfono del Imam Mahdi (as). Decidí en mi corazón llamarlo de vuelta. Si no contestaba a mi llamada, significaba que era un verdadero profeta, de lo contrario no lo era. No sé por qué, durante el sueño, pensé que los profetas no contestan las llamadas. Entonces lo llamé. El teléfono siguió sonando durante mucho tiempo, pero él no contestó al teléfono. Entonces, él hizo una manifestación impresionante. Comencé a recitar versículos del Sagrado Corán y auzubillah para que Satanás no oscurezca la cuestión del Mahdi para mí. Después de esto, me desperté debido al intenso miedo. Era el tiempo de Fayllr. Estaba seguro de que el sueño era cierto. Después realicé el Bai’at.”

¡Fijaros cómo se manifiestan los signos para las personas y eventualmente se convierten en medios de Bai’at para ellos!  El misionero a cargo en Senegal escribió un incidente al respecto.

Él dice:

“El Ahmadíat se estableció en tres aldeas de la región de Casamance de Senegal. Al presenciar el progreso de Yama’at en esos pueblos, los clérigos anti-Ahmadía, junto con el jefe de las aldeas, decidieron orar contra la Yama’at. Solían recitar el Sagrado Corán y luego golpear el piso con sus manos – eran todos musulmanes – y decían, ‘que Al-lah el Todopoderoso destruya la Yama’at y a su misionero.” Sin embargo, Al-lah el Todopoderoso actuó de la siguiente manera: sólo unos días después de su blasfemia, su imam jefe fue picado por una serpiente. Todos los imames se reunieron y rezaron de nuevo para que Al-lah el Todopoderoso salve al imam. Sin embargo, su imam, que era el imam jefe, murió tras vomitar sangre. Luego, unos días más tarde, el imam que participó en la blasfemia contra la Yama’at, también fue picado por una serpiente. Los clérigos también trataron de salvarlo a través de oraciones colectivas, pero no pudieron salvarlo. Al presenciar esto, la gente se asustó y ellos mismos comenzaron a decir que esto está sucediendo como consecuencia de la blasfemia contra la comunidad Ahmadía y sus misioneros. Sin embargo, los clérigos empezaron a decir que no es Al-lah quien está haciendo todo esto, más bien son los demonios los que han provocado que esta serpiente mate a la gente.”

Afirma, además:

“Sólo habían transcurrido unos días, cuando el vicario de las aldeas también fue picado por una serpiente y después de pasar a través de la misma prueba, él también murió. Después de eso, la gente se acercó a nuestro misionero, pero él no era consciente de que esas personas habían orado en contra de la Yama’at. La propia gente de las aldeas narró todo el incidente y le dijeron: ‘Sálvanos, porque nuestra propia blasfemia nos ha plagado. ¡Haz algo para nosotros!’ Entonces, el misionero fue a su pueblo y les habló del desafío del Mesías Prometido (as) según el cual Dios hará que las maldiciones de la gente se vuelvan contra ellos y la Yama’at seguirá progresando. Ahora, por la gracia de Al-lah, más de 700 personas de los tres pueblos, después de realizar el Bai’at, han entrado en el redil de Ahmadíat.”

A veces los opositores mismos abren la puerta para que las personas justas descubran la verdad. Un Mualim (profesor religioso) de la región de Goromu de Burkina Faso relata:

“Un hijo de un imam Wahabi en nuestra Yama’at de Goromu participó en una sesión de Tabligh. Observó que un Maulvi (clérigo musulmán) que tenía un doctorado, difamaba al Mesías Prometido (as) sin presentar ningún argumento. Esto tuvo un gran impacto en este chico y lo llevó a comenzar a investigar sobre la Comunidad Ahmadía. Escuchaba regularmente programas de radio que divulgaban el mensaje de la Comunidad. Un día le preguntó a su padre, que es un Imam Wahabi, acerca de la Comunidad.  Su padre respondió que ‘los áhmadis no son musulmanes por lo tanto permanece completamente lejos de ellos.’ Sin embargo, él continuó escuchando regularmente la radio. Finalmente se puso en contacto con nuestro Mualim (maestro religioso) e hizo el Bai’at y entró en la Comunidad Ahmadía. El padre tras descubrir esto acerca de su hijo, abusó verbalmente contra él y lo arrojó fuera de casa. Unos días más tarde, él recibió una llamada telefónica de su madre, quien le dijo: ‘Desde que te fuiste la paz de la casa se ha destrozado completamente. Vuelve y reconcíliate con tu padre.’  Cuando regresó por la llamada su madre, vio que su padre había reunido a todo el pueblo, y su padre dijo: ‘este no es mi hijo, sino que es un incrédulo.’ En la cultura africana se considera extremadamente negativo que el padre esté enojado. Por tanto, el hijo recién convertido en áhmadi se preocupó mucho y comenzó a rezar. Un día vio en un sueño que una persona le decía: “sé persistente en el Ahmadíat si deseas la salvación.” Este sueño le inspiró mayor fuerza de voluntad y le dijo a su padre: “Haz lo que te plazca, sin embargo, yo no puedo abandonar el Ahmadíat”. Por tanto, cuando Al-lah el Todopoderoso introduce el Ahmadíat en el corazón de aquellas personas que incluso viven a miles de millas de distancia, también les otorga perseverancia.”

En lo relativo a las verdaderas enseñanzas del islam, Dios el Todopoderoso por un lado ha establecido un grupo de devotos fervientes del Mesías Prometido (as), y, por otro lado, ha incubado el amor mutuo en sus corazones. Citando este afecto mutuo, Amir Sahib Benin comenta:

“Hay una localidad en la región de Parako llamada Kalai. Está a 114km de Parako y se accede a través de caminos de barro y polvo, y está situada en la intemperie. Fuimos a este pueblo el año pasado y la gente realizó el Bai’at (pacto de iniciación). Este año se celebró un Yalsa en este pueblo bajo la sombra de los árboles. También se invitaron a los nuevos áhmadis de zonas colindantes. Cuando una delegación del centro llegó después de un largo y arduo viaje, la gente del pueblo lanzó canticos y les dio tal cálida bienvenida, que todo nuestro cansancio del viaje desapareció completamente al presenciar la devoción de la gente del pueblo. Un presidente local que es un áhmadi converso de Makara expresando sus sentimientos dijo ‘gente, este es el verdadero camino que nos ha dado una nueva vida. Este es el verdadero islam que nos ha enseñado el amor y el afecto. Los imames no áhmadis han creado la discordia entre nosotros y han intentado eliminar nuestro amor mutuo, y sin embargo el Ahmadíat nos ha unido a todos’.

Otro presidente local de Doro, que también es nuevo converso dijo,

‘Solo el Ahmadíat nos enseñó el verdadero islam. Nadie hacía distinciones entre nosotros cuando íbamos al Yalsa. Todo el mundo, sean del pueblo o de la ciudad, estaban reunidos en el mismo sitio. Nadie discutía o se peleaba. El Ahmadíat nos dio un correcto entendimiento de la religión y con la Gracia de Al-lah, ahora hemos empezado a hacer las oraciones.’

Otro nuevo converso dijo,

‘estamos agradecidos al Ahmadíat de que nos haya transformado de gente del desierto en humanos. Antiguamente aquí los hijos no solían ni saludar a sus padres, pero los Mualimeenes áhmadis (profesores religiosos) y misioneros nos educaron de tal manera que ahora oímos la palabra “Salaam” siendo transmitida en todas direcciones.’”

Observad como Dios el Todopoderoso otorga una fe perseverante a las personas piadosas que aceptan el Ahmadíat de entre los musulmanes y no musulmanes. El Amir (Presidente Nacional) de Sierra Leona escribe:

“En la región Bo de Sierra Leona hay una Yama’at, Seilo, donde una nueva comunidad áhmadi se estableció el año pasado. Sin embargo, el Imam local todavía no había aceptado el Bai’at (pacto de iniciación). Cuando hace poco tiempo el Imam anunció que formaría parte de la Comunidad Ahmadía, algunas personas malvadas llegaron intentando crear discordia y malestar. Dijeron al Imam que ‘dado que esta mezquita de la que eres Imam pertenece a la secta Malikiyya debes, o bien, abandonar el Ahmadíat o dejar de ser el Imam de la mezquita’. El Imam respondió que ‘he aceptado el Ahmadíat después de un largo periodo de investigación y estudio. Como soy Imam y por tanto tengo mejor entendimiento de estos temas que vosotros, os puedo decir que el Ahmadíat es el verdadero islam. Claudico el Imamat (liderato) de esta mezquita en vosotros, pero es imposible que abandone el Ahmadíat.’”

Y por tanto hay Imames y eruditos musulmanes a los que Dios el Todopoderoso ha otorgado la comprensión para entender correctamente las cosas. Por el contrario, hay eruditos islámicos en Pakistán que están únicamente preocupados por sus propios intereses y en llenar sus propios estómagos.

Un mualim local de Benin, Taufeeq Sahib, escribe:

“Un conocido, Bamaisoor Kareem Sahib, fue capaz de convertirse del cristianismo y aceptar el Ahmadíat. Nos invitó a su pueblo, Haitee, para predicar allí afirmando que: ‘incluso si nadie acepta el Ahmadíat y sin importar cuanta oposición tenga, soy un áhmadi y seguiré siéndolo y seguiré predicando solo.’”

Esta es la pasión por predicar que tienen los nuevos conversos de quienes los áhmadis antiguos deberían extraer lecciones.

(El narrador de la historia continúa diciendo) “Cuando fuimos a este pueblo para propagar el mensaje, conseguimos que 20 personas aceptaran el Bai’at (pacto de iniciación). Un tiempo después un estudiante de Yamia Ahmadíat Nigeria fue enviado a esta misma zona para Tarbiyyat (entrenamiento moral y espiritual) lo que condujo a que 100 personas adoptasen el Ahmadíat. Observando el crecimiento del Ahmadíat en esa zona un imam local de la mezquita comenzó a oponerse al Ahmadíat. De forma diaria dio discursos contra la Comunidad. Sin embargo, los áhmadis permanecieron firmes y el primer áhmadi del pueblo, Baimaisura Kareem Sahib dijo: ‘Hasta que la Comunidad Musulmana Ahmadía encuentre un lugar para construir una mezquita en este pueblo, mi casa está disponible para este propósito. Con la Gracia de Al-lah, los áhmadis ofrecían sus oraciones del viernes y de Eid allí. El Imam vio como el Ahmadíat progresaba cada día por lo que fue a casa de Baimaisura Kareem Sahib y le llamó incrédulo. Kareem Sahib respondió ‘cuando era cristiano ninguno de vosotros me transmitió el mensaje del islam. Ahora me he convertido en musulmán como resultado de la Comunidad Musulmana Ahmadía, habéis empezado a llamarme infiel. Soy áhmadi y moriré siendo áhmadi.’ Ante esto, el Maulvi (clérigo) se tuvo que ir de allí humillado. Kareem Sahib, con la Gracia de Al-lah, es un Daeenilallah activo (aquel que invita a la gente a Al-lah). Él continúa predicando de forma muy entusiasmada. A pesar de la oposición del Imam de la mezquita, propaga el mensaje con gran pasión y fervor, y se ha convertido en el medio para nuevos Bai’ats (gente que acepta el Ahmadíat).”

Uno de los Mualims locales de Burkina Faso, Konatay Abdul Hayee Sahib dice:

“Un nuevo converso cuyo nombre es Jiyalo Ibrahim afirma que solía beber mucho pese a haber aceptado el islam. Solía beber tanto que la gente le consideraba un loco y nadie se acercaba a él. Un día enfermó y nadie fue a visitarle. Comenzó a estuchar a la Radio Ahmadía y después de un tiempo, Dios el Todopoderoso le guio. Accedió a la Yamaat y dejó de beber, y después de un tiempo enfermó de nuevo, y esta vez fue de forma tan severa que creyó que su muerte era inminente. Consecuentemente rezó: ‘Oh Al-lah! Si el Imam Mahdi, cuyo cebo he mordido, es el verdadero, extiende mi vida a través de tu gracia’, Dios el Todopoderoso oyó la oración. A continuación, narra que no solo Dios el Todopoderoso curó su enfermedad, sino que también restauró su salud hasta el punto que pudo participar en el Yalsa posteriormente.’ Afirma que todo esto fue debido a las bendiciones de aceptar al Imam Mahdi. Hoy está vivo solo por aceptar esta verdad.”

Un conocido de Costa de Marfil, Demayla Sahib narra el incidente de su aceptación del Ahmadíat. Dice:

“Solía adorar a los ídolos, pero un día vi en un sueño que una señora mayor me daba un jarro de agua y una manta de rezar y decía: ‘Deberías ofrecer la oración.’ Por tanto, comencé a realizar la oración en una mezquita no áhmadi, pero incluso entonces mi atención se centraba en la idolatría. Vi un sueño de nuevo unos días después, y la señora me decía de nuevo que debía ofrecer la oración. Él dice: ‘me encontraba tan perplejo acerca de este tema que comencé a rezar. ¿Qué podía significar este sueño? Por lo que narré mi sueño a mi hermano que era áhmadi.’ Dijo: ‘La interpretación de este sueño es que debes aceptar el Ahmadíat.’ Por lo tanto, tomé su consejo y contacté con un misionero de la Yama’at y realicé el juramento de lealtad después de hacer algunas investigaciones. Antes de tomar el juramento de la lealtad, ofrecía mis oraciones, pero, a pesar de ello, mi corazón se centraba en la idolatría, pero gracias a las bendiciones de haber aceptado el Ahmadíat estos pensamientos desaparecieron. Obtuve la bendición de poder ofrecer el Salat de manera sincera y encontrar al Dios verdadero después de aceptar el Ahmadíat.’”

Por lo tanto, estos son los relatos de los nuevos conversos que sirven de lección para los antiguos áhmadis.

Un misionero de Kazan escribe que, en junio de 2014, Fareed Ibrahim sahib, que es miembro de la Yama’at de Kazan, colgó una foto del Mesías Prometido (as) en su tienda y escribió debajo de ella que “este es el tan esperado Imam Mahdi que ha aparecido”, junto a ello también escribió el enlace del sitio web de la Yama’at. Su tienda está ubicada en la zona principal del mercado y aproximadamente diez mil personas pasan por delante diariamente y, a través de esta tienda, se ponen en contacto con la Yama’at. Esto abre nuevas formas de Tabligh y esta es una de las maneras que la gente ha encontrado para hacer Tabligh. Algunos áhmadis estaban visitando Kazan hace unos días por negocios. Creo que tomaron una foto del mismo lugar y lo compartieron conmigo. Es una foto de una tienda donde está colgada una gran foto del Mesías Prometido (as). La persona que me envió esta foto dice que,

“yo estaba simplemente de pie allí mirando esta foto cuando dos no-áhmadis pakistaníes se detuvieron y comenzaron a mirar la foto. Uno de ellos le dijo al otro: ‘Parece que esta es la foto de Mirza sahib de Qadian.’ Una mujer que estaba en la tienda en el momento que escuchó esto y apuntando a esta foto dijo: ‘Este es el Imam Mahdi (as) que ha llegado.’ Dice que sólo escuché esto y luego me fui.”

Así es como la gente encuentra nuevas maneras de hacer Tabligh.

El Sr Emir de Burkina Faso escribe:

“Uno de nuestros miembros, Pareh Idrees sahib, que es un nuevo converso, dijo: ‘Habiendo prestado el juramento de lealtad un día vi en un sueño que mi estado anterior estaba cubierto por la oscuridad y mi estado actual es uno que está lleno de luz.’ Él continúa diciendo: ‘Después de esto me desperté del sueño.’ Antes de aceptar el Ahmadíat, el mencionado caballero era un Wahabi. Después de este sueño comenzó a decir a sus amigos que hoy, si desean buscar la luz [verdadera] entonces eso sólo puede encontrarse en Ahmadíat, porque en el Ahmadíat existe la institución del Jilafat [Jalifato] y sólo a través Jilafat lo conseguiremos.’ Por la gracia de Al-lah, el Señor Pareh Sahib se ha convertido en un predicador regular en el camino de Al-lah y realiza grandes esfuerzos en el campo de Tabligh.”

Por lo tanto, Dios el Todopoderoso está lentamente llevando a la gente hacia las verdaderas enseñanzas del islam y a través del Mesías Prometido (as), el verdadero mensaje del Ahmadíat prevalecerá en todo el mundo. Que Al-lah permita a cada uno de nosotros participar de estas bendiciones invitando constantemente a otros hacia el camino de Dios.

Después de las oraciones, ofreceré dos oraciones fúnebres en ausencia. La primera es de la señora Khurshid Ruqayya Sahiba, que era la esposa de Maulvi Manzoor Ahmad Sahib Ganokhe, uno de los derviches de Qadian. Debido a la voluntad de Dios, falleció el 1 de septiembre, el día de Hajj-e-Akbar. A Al-lah pertenecemos y a Él regresaremos. Ella era la bisnieta materna de Mirza Kabir-ud-Din Sahib, que era un compañero del Mesías Prometido (as). Su esposo era un misionero local y se casaron en 1956. Asistió a su marido en todos los tiempos difíciles y austeros. Ella vivió su vida con la mayor firmeza y agradecimiento.

Ella era regular en sus cinco oraciones diarias, así como en el Tahayud [oración voluntaria antes del amanecer]. Ella regularmente ofrecía oraciones y era muy hospitalaria. Fue una ferviente devota del Jilafat y siempre cuidaba de los necesitados. Además, era una mujer piadosa. Ella regularmente observaba mis sermones en MTA y animaba a sus hijos a hacer lo mismo. Durante un largo período de tiempo sufrió una dolencia. A pesar de que la Yama’at ofrecía apoyo para su tratamiento, ella se negó a aceptarla e incluso hasta sus últimos días, pidió a sus hijos que organizaran su tratamiento en la medida de lo posible. La fallecida era Musia [parte de la institución de Al-Wasiyyat]. Tiene dos hijos y dos hijas. Uno de sus yernos que actualmente vive en Francia es originario de Marruecos. Que Al-lah el Todopoderoso eleve su estatus y permita a sus hijos continuar sus buenas obras.

El segundo funeral es del Dr. Salahuddin Sahib, residente en Nueva Jersey, Estados Unidos. Era el hijo de Maulvi Imam-ud-Din Sahib, el misionero de Indonesia. Falleció el 10 de septiembre de 2017 después de sufrir un ataque al corazón. A Al-lah pertenecemos y a Él regresaremos. El fallecido completó su doctorado en el campo de la ciencia de Nueva Jersey. En días festivos, solía visitar Londres. En el tiempo de Jalifatul Masih IV (rh) él visitaba Londres con frecuencia y aparte de la oficina del PS [secretario privado], él también trabajó como parte del personal de seguridad. Ya fuera el trabajo de oficina o su deber de seguridad, siempre cumplía sus deberes con plena responsabilidad. Tenía cualidades tan nobles que atraían a la gente hacia él y era popular entre la gente. Tenía una estatura alta, además de tener gran conocimiento y sabiduría. Había obtenido un doctorado y estaba bien informado en su especialidad. Aparte de esto él estaba bien versado en otros asuntos también. A pesar de estas cualidades, tenía una naturaleza muy humilde y sumiso. Tenía la cualidad de ser capaz de mantener una conversación con personas de todos los ámbitos de la vida.

Como mencioné anteriormente, durante el Jalifato de Hazrat Jalifatul Masih IV (rh) tuvo la oportunidad de servir en la oficina del PS durante un largo período de tiempo, después de lo cual sirvió activamente como parte del personal de seguridad. El Sr Amir de EEUU ha escrito sobre él y dice:

“El Dr. Salahuddin Sahib era un miembro de la Yama’at de New Jersey. Durante muchas décadas ha estado supervisando a los voluntarios del equipo de Langar Jana en Yalsa Salana. Sus esfuerzos desinteresados ​​e incansables durante la Yalsa Salana fueron un ejemplo para todos nosotros. En lugar de mostrar sus esfuerzos abiertamente, estaba siempre dispuesto a servir a los invitados del Mesías Prometido (as) y lo hacía con gran pasión y devoción. Decía que no necesita ningún cargo, estaba feliz sirviendo en cualquier capacidad que se requiera.”

Tenía una relación extremadamente leal con el Jalifato. Lo conocí en Rabwah desde mi niñez, e incluso después de mi Jalifato vi que mantenía una relación especial de lealtad, y una relación de amor y afecto por Jalifato.

Que Al-lah el Todopoderoso eleve su estatus. Él nunca se casó, por tanto, que Al-lah conceda constancia a sus hermanas y que Al-lah permita que sus virtudes continúen en la progenie de Maulvi Imam-ud-Din Sahib.

 

Send this to a friend