Download Audio Hello world! Other Translations Hello world!

Ramadán, Taqwah y Constancia

Tras recitar el Tashahhud, Ta´uz, Tasmia y Surah Fatiah, Hazrat Amir-ul-Mu´mineen (aba) dijo:

“¡Oh creyentes! Se os prescribe el ayuno, como fue prescrito a los que os precedieron, para que seáis justos”.

Alhamdulillah (toda alabanza pertenece a Al-lah) –que se nos ha dado la oportunidad de experimentar el mes de Ramadán una vez más en nuestras vidas. El Santo Profeta (sa) dijo en una ocasión que,

“si la gente supiese de las exquisiteces del Ramadán, mi ummah (comunidad musulmana en general) desearía que todo el año fuese Ramadán”.

Ante esto, una persona preguntó por dichas exquisiteces del Ramadán. Contestó:

“En verdad, el paraíso se decora para el Ramadán desde el principio hasta el fin del año”.

De manera similar, en otra narración, citada por Hazrat Abu Hurairah (ra), el Santo Profeta (sa) dijo que,

“toda persona que observe el ayuno durante el mes de Ramadán en un estado de fe y al mismo tiempo se autoevalúa, sus pecados anteriores se le serán perdonados, y si supierais cuáles son las exquisiteces del mes de Ramadán, desearíais que todo el año fuese Ramadán”. 

Por tanto, la grandeza del mes de Ramadán no recae ni en los días de este mes, ni en privarse de comida y de bebida durante un período determinado de tiempo. Al-lah el Todopoderoso no prepara el paraíso durante todo el año únicamente para esto. Es por esto que el Santo Profeta (sa) ha declarado de forma clara en el segundo hadiz que este estado se obtiene cuando uno ayuna en un estado de fe y pasando los días y noches de Ramadán en una constante autoevaluación. Si se llega a esta condición, entonces los pecados anteriores también serán perdonados. Cuando el hombre incrementa su fe, lleva a cabo una autoevaluación, se preocupa de sus fallos y acciones, se centra en cumplir con las responsabilidades debidas a Al-lah y los derechos de las personas, e intenta llevar a cabo sus acciones según la Voluntad de Al-lah, únicamente entonces es cuando obtiene el perdón por sus pecados (anteriores). Este también es el objetivo de ayunar durante el Ramadán, y que Al-lah el Todopoderoso ha mencionado en el Sagrado Corán.

En el versículo que he recitado, (se dice)

“se os ha prescrito el ayuno. El mes de Ramadán se designa cada año para que os volváis justos, y Taqwa significa que toda acción debería ser llevada a cabo para el agrado de Al-lah el Todopoderoso. Únicamente entonces podéis obtener beneficio del ayuno y salvaros de los ataques de Satanás. Cuando ayunéis con sinceridad y siendo justos, obtendréis el refugio de Al-lah el Todopoderoso”.

Un hombre únicamente puede ser salvado de Satán, cuando está en el refugio de Al-lah. De lo contrario, es un cebo fácil para Satanás: tan pronto como el hombre se aleja ligeramente del refugio de Al-lah, es atacado por Satanás y éste toma su control. Por tanto, es el aumento en la fe y la autoevaluación lo que lleva a uno hacia el refugio de Al-lah. Esto se puede cumplir si uno lleva una vida piadosa.

¿Cuál debería ser la condición y nivel de fe y rectitud y cómo se pueden lograr? Únicamente aquel que ha sido designado por Dios para esta tarea y el verdadero servidor del Santo Profeta (sa) y del imam de la época que ha sido enviado por Dios para esta misma misión se puede dirigir a nosotros respecto a estos asuntos con entendimiento. Él es quien, volviendo a traer la fe en la tierra, estaba destinado a enseñar las formas y adoptar y establecer rectitud en los corazones. Así, vemos que sus libros, sus discursos en diferentes ocasiones y sus directrices, todas recalan en este hecho, de una manera u otra (o en diferentes perspectivas). El Santo Profeta (sa) dice:

“todo aquel que ayune durante el mes de Ramadán en un estado de fe y autoevaluación, verá perdonados sus pecados anteriores”.

Esto no es algo tan común. El Mesías Prometido (as) nos enseñó que un estado de fe no se puede lograr hasta que uno no reconozca a Dios. Dice además que debemos cruzar el gran paso de reconocer y comprender a Dios, y si nuestra compresión de Dios tiene defectos o está impregnada de dudas o por cualquier razón es débil, nuestra fe jamás brillará ni resplandecerá en luz. ¿Cómo puede entonces uno reconocer a Dios? Esto tiene lugar a través de la manifestación del Rahimiyyat (atributo de misericordia) de Dios. Es decir, el reconocimiento de Dios se puede lograr únicamente a través de la demostración del atributo de misericordia de Dios. Este vínculo con Dios se establecerá cuando experimentamos los atributos de Rahimiyyat, Gracia y Poderío de Dios Todopoderoso. Y se pueden experimentar únicamente a través de la adoración de Dios y una relación extraordinaria con Él.

Dice además que cuando se experimentan los atributos de Rahimiyyat, Gracia y Poderío de Dios el Todopoderoso, estos nos salvan de las pasiones carnales, puesto que las pasiones carnales aparecen debido a una debilidad de fe y convicción. Sin embargo, si la fe no se ve debilitada y hay fe completa en Dios, es imposible que se produzcan pasiones carnales.

También dice que las bendiciones del Más Allá no son tan queridas para el hombre como lo son los lujos, bienes materiales y riquezas de este mundo. El ser humano no duda en proclamar que le son preciadas las bendiciones del Más Allá; pero si tan preciadas le fuesen, haría el mismo esfuerzo que lleva cabo para obtener los bienes materiales de este mundo, o incluso más. Queda claro pues que hay una falta de fe en el poderío de Dios, Su Rahimiyyat y Sus verdaderas promesas. Es necesario que nos autoevaluemos con respecto a este asunto.

Así, tras dicha clarificación, se puede entender que la fe no es un asunto común. De hecho, es un tema importante y un gran objetivo que se nos ha otorgado: no solo el ayunar durante 30 días, o el prepararse para el mes de Ramadán, ya que estos tienen poca importancia. Dicha importancia aumenta únicamente si todos nuestros esfuerzos de esta preparación en este mes, se producen a lo largo de todo el año. El Santo Profeta (sa) nos proporcionó las pautas de la vida en dos frases. No basta con decir que observamos los ayunos en un estado de fe y, por tanto, todos nuestros pecados serán perdonados, ya que esto es lo que enseñó el Santo Profeta (sa). Cuando el Santo Profeta (sa) ordenó el observar los ayunos mientras nos autoevaluamos, significa que uno debe examinar su fe acorde con la prueba de fortalecimiento de su relación con Dios y actuando según Sus mandatos. Por tanto, debemos preguntarnos si actuamos acorde a esto o no.

Explicando la condición de fe y la manera de corregirla, el Mesías Prometido (as) escribe en un pasaje:

“En realidad, hay dos tipos de fe en Dios. Una se limita simplemente a la palabrería, la cual no tiene efecto alguno en hechos y acciones (la fe que se expresa, pero no se demuestra en acciones). La segunda es la fe en Dios que tiene demostración práctica. Hasta que no se crea el segundo tipo de fe, no se puede decir que una persona cree en Dios. Está más allá de mi capacidad entender el que un hombre proclame su creencia en Dios, pero al mismo tiempo se satisfaga en el pecado y vicio. Un gran porcentaje del mundo pertenece a la primera clase”.

A continuación, afirma:

“Sé que estas personas declaran su fe en Dios, pero veo que a pesar de esta declaración están sumidos en la suciedad de este mundo y se contaminan con la bruma del pecado.”

Continúa diciendo:

“¿Cuál es la causa de que no se genere la fe en el Dios Omnipresente? Por ejemplo, uno nunca tomaría las pertenencias siquiera de una persona humilde con el conocimiento de que está presente. Sin embargo, ¿cómo puede uno tener la audacia de ir contra Dios y Sus mandamientos, en Quien ha declarado su creencia?”

Después dice:

“Acepto que la mayoría del mundo declare verbalmente que cree en Dios. Algunos declaran su fe en Parmeshar, otros dicen Dios, algunos le dan otro nombre, pero cuando su declaración de fe se pone a prueba en un aspecto práctico, entonces debemos decir que esto no es más que una afirmación sin ninguna demostración práctica”

El Mesías Prometido (as) afirma:

“Se encuentra en la naturaleza del hombre que, si uno cree en un sistema en particular, entonces naturalmente uno desea abstenerse de sus consecuencias dañinas y desea obtener sus beneficios. Cuidado, el arsénico es un veneno y si una persona conoce que una sola gota es capaz de matar a una persona, entonces nunca se atreverían a beberla, por el hecho de que son conocedores de que sería fatal. ¿Por qué entonces no creen en Al-lah el Todopoderoso y experimentan los efectos que aporta creer en Dios?”

El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“Si uno tuviera fe en Dios el Todopoderoso tan fuerte como el arsénico, entones aniquilaría todas las pasiones y deseos, pero, este no es el caso. Uno se queda sin otra opción salvo decir que es una mera afirmación y que la fe de uno no se ha convertido en convicción. Esa persona solo se engaña a si misma…” (Si uno ha profesado su creencia, entonces deberían tener total convicción. Dado que esto no puede considerarse como convicción es el motivo por el que el Mesías Prometido (as) ha afirmado que se engañan a sí mismos) “… y se pone en duda quién dice que cree en Dios”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Por tanto, la primera responsabilidad de un hombre debe ser revisar su creencia en Dios el Todopoderoso. Esto implica que no deben cometer ningún acto que pudiera indicar que no guardan ninguna importancia a la Majestuosidad de Dios, ni debería contradecir ninguna orden de Dios el Todopoderoso.”

Por tanto, esta es la manera según la cual un creyente puede analizarse a sí mismo durante este mes de Ramadán. Se crea un ambiente especial en el cual uno está obligado a mostrar mayores virtudes y centrarse en la adoración viendo a otros creyentes (haciendo lo mismo). En un ambiente así debemos centrar nuestra atención en nuestra adoración y realizar obras piadosas. Luego, mientras nos concentramos en nuestras obras virtuosas debemos buscar el perdón por nuestros pecados pasados mediante la postración ante nuestro Señor, y por tanto, continuar durante el resto de nuestras vidas, la adoración realizada durante este mes de Ramadán y los cambios conseguidos. Con respecto a los pecados que han sido perdonados o las puertas del paraíso que se han abierto, uno siempre debe esforzarse por mantenerlas abiertas. Con el fin de formar parte de las bendiciones de Ramadán, uno debe esforzarse por esto postrándose ante Dios el Todopoderoso con total humildad, (diciendo) que continuemos cosechando estas bendiciones y que podamos triunfar en la consecución de los altos valores por los cuales el ayuno ha sido prescrito por Dios el Todopoderoso – y esto es conseguir la rectitud.

También voy a presentar algunos fragmentos donde el Mesías Prometido (as) nos explicó cómo se puede progresar en la rectitud. La fe del hombre avanza cuando uno logra progreso en la rectitud. Por tanto, como se ha mencionado anteriormente,

“debemos evaluar el estado de nuestra fe y analizarnos a nosotros mismos durante el mes de Ramadán”.

Esto significa que uno debe usar estos días para incrementar en su rectitud de tal manera que seamos completamente obedientes a la voluntad de Dios el Todopoderoso. Si logramos esto, entonces la virtud se volverá una parte intrínseca de nuestras vidas. Los cambios que uno consigue en este mes de Ramadán no solo están confinados a este mes, al contrario, estas bendiciones son permanentes. Destacando la importancia de este tema, el Mesías Prometido (as) indica:

“El propósito de las enseñanzas del Corán y el islam es perfeccionar el Taqwah [rectitud], y esto no se puede observar en ningún lugar hoy en día. La gente ayuna y también ofrece sus oraciones, aun así, debido al hecho de que están faltos de cualquier virtud estos mismos ayunos y oraciones les incitan a pecar”.

Hoy en día y en estos tiempos, el hecho de que podamos ver actos de terror cometidos en el nombre de islam donde muere gente inocente se debe a que existe un vacío de piedad. En los últimos tiempos casi cada día tiene lugar un incidente causado por los musulmanes. Hace 2 días aproximadamente 100 personas fueron brutalmente asesinadas en Afghanistan. ¿Será el Ramadán de algún beneficio para tal gente [que comete tales actos]? ¿Participaran en las bendiciones que están ligadas a esta grandeza? Absolutamente no, porque esta gente comete actos que van en contra de los mandamientos de Dios el Todopoderoso. Y también porque se han distanciado de los mandamientos de Dios el Todopoderoso y se han distanciado de la rectitud. En completa armonía con el Sagrado Corán, el Mesías Prometido (as) indica:

“Incluso la oración sin virtud es inútil y es la llave al infierno”.

Es la llave que lleva a uno hacia el infierno. Por lo tanto, ¿Cómo puede el Ramadán ser de algún beneficio para aquellos que carecen de virtud? Y aquellos que cometen atrocidades en el nombre de Dios y su Mensajero (sa) nunca podrán tomar parte de las bendiciones del Ramadán, si no que serán aquellos que sufran la ira de Dios.

Por lo tanto, cuando observemos estos actos brutales y barbáricos, nosotros como áhmadis debemos arrepentirnos ante Dios postrándonos ante Él más que antes, ya que Él nos ha separado de estos tiranos y nos ha permitido aceptar al Mesías Prometido (as). Debemos siempre tener en cuenta nuestras acciones y debemos esforzarnos por reforzar nuestra fe.

En relación con mostrar gratitud a Al-lah el Todopoderoso, el Mesías Prometido (as) nos enseñó los caminos que llevan a Dios. El Mesías Prometido (as) dice:

“El núcleo principal de la fe es la piedad y la pureza” (El núcleo de la fe está compuesto por la virtud y la pureza).”

El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“La fe comienza con esto y con esto la fe se satura y florece, a la vez que los deseos carnales se extinguen”.

Por lo tanto, este extracto del Mesías Prometido (as) esclarece el hecho de que la fe no puede existir sin rectitud. No solo este es el núcleo principal de la fe, de hecho, sin ello, uno es incapaz de salvaguardar su fe ni avanzar. Si uno adopta la rectitud, entonces podrá realizar actos virtuosos; y cuando uno realiza actos virtuosos conforme a la voluntad de Dios entonces puede perfeccionar su fe. Otro aspecto que se puede extraer de esto es que uno es incapaz de cosechar los frutos de este bendito mes a menos que aumente en la rectitud. Si uno aumenta en la rectitud, también aumentará su fe y se auto-analizará más. Cuando uno está atento a analizar su propia condición, suprime los deseos carnales y, como he mencionado anteriormente, cuando los deseos carnales son subyugados, uno es capaz de acercarse a Dios el Todopoderoso y actuar acorde a Sus mandamientos.

Explicando el verdadero significado de la rectitud, el Mesías Prometido (as) dice:

“El verdadero Taqwah que limpia y purifica a una persona y cuyo establecimiento es la razón por la cual aparecieron los Profetas, ha desaparecido del mundo. ¿Hay alguien que sea el reflejo de “aquel que lo purifica verdaderamente prospera”? La pureza y la limpieza son excelentes virtudes y los ángeles descienden sobre uno que es puro. La gente no valora esto, si lo hiciera serían capaces de obtener toda clase de placeres y delicias a través de medios permitidos. (El Mesías Prometido está diciendo que, si las personas valoraran el Taqwah, entonces recibirían los deseos y satisfacciones mundanas a través de medios permitidos y no a través de formas inapropiadas y prohibidas). Un ladrón roba para obtener dinero y posesiones, sin embargo, si él o ella demostrara paciencia, en su lugar, Dios el Todopoderoso cumpliría esta necesidad de dinero y pertenencias de otras maneras. Un adúltero comete adulterio, sin embargo, si él o ella muestra paciencia, Dios el Todopoderoso cumpliría ese deseo por otros medios de una manera que le agradaría. El Hadiz menciona que un ladrón sólo roba cuando no está en un estado de ser un Momin (verdadero creyente). Y un adúltero sólo comete adulterio cuando no está en estado de ser un Momin (verdadero creyente) (cuando una persona pierde la fe y la creencia, entonces él comete tales transgresiones). Por ejemplo, si una cabra percibe a un león de pie sobre la hierba, la cabra no sería capaz de comerla. ¿Acaso la gente no tiene tan siquiera la fe de una cabra?”

En otra parte hay una narración de un periódico donde se reporta que el Mesías Prometido (as) dijo en una reunión:

“El Hadiz menciona que un ladrón nunca robaría si es un Momin. Es completamente cierto que una cabra se olvidaría de todo sentido de la comida permisible si percibe a un león de pie sobre ella. Si uno teme a Dios el Todopoderoso de esta misma manera, es imposible que cometa pecado alguna vez. El verdadero origen y el objetivo final es el Taqwah. Uno que alcanza el Taqwah, puede alcanzar todo, sin embargo, sin él uno nunca puede evitar los pecados grandes y pequeños.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Las leyes de los gobiernos del mundo no pueden salvar a una persona de hacer el mal (un líder mundano o gobernante no puede estar en todo momento al lado de sus súbditos para inculcarles admiración y temor constantemente). Esto ocurre cuando el hombre está solo, cuando en su mente cruza el pensamiento de cometer un acto de pecado, de lo contrario nunca lo haría. Ese momento de aislamiento es cuando él se hace ateo (naturalmente, cuando una persona está sola, no cree que Dios está presente o la está viendo, y en otras palabras se hace atea en ese momento). Él no considera que su Dios está justo a su lado y lo está observando. Si lo considerara, nunca transgrediría ni cometería ningún mal. Todo depende de Taqwah (todas las cosas dependen de Taqwah). El Corán comienza sobre esta base. Taqwah es lo que se entiende [del versículo] ‘Sólo a Ti adoramos y solo a Ti pedimos ayuda’. Aunque el hombre realice una acción, no se la atribuye a sí mismo por temor. En su lugar, suplica por la ayuda de Dios y busca Su ayuda para el futuro también”.

Nosotros decimos “Sólo a Ti adoramos…” y diciendo esto estamos realizando el acto de adoración. Sin embargo, a pesar de esto el hombre no se lo atribuye a sí mismo y en lugar de ello dice: “… Sólo a Ti imploramos por ayuda”. Él dice que la adoración que está realizando se debe a la ayuda de Dios. Es Dios quien le ha permitido adorar, de otra manera, no habría sido posible. Una persona entonces suplica para alcanzar la ayuda de Dios en el futuro para que Él continúe concediéndole la capacidad de adorarle.

En resumen, este es el estándar de Taqwah. El Mesías Prometido (as) además dice:

“El segundo capítulo [del Sagrado Corán] comienza con “Es una guía para los justos.” La oración, el ayuno, el Zakat y así sucesivamente es aceptado cuando una persona se hace justa.”

Y, por lo tanto, todo lo mencionado anteriormente será aceptado cuando una persona adopte el Taqwah. De lo contrario no será aceptado si uno está desprovisto de Taqwah.

El Mesías Prometido (as) dice:

“En esta situación, Dios el Todopoderoso borra todas las motivaciones de una persona para cometer pecado.”

En otras palabras, si uno tiene un Taqwah completo, Al-lah el Todopoderoso erradica todas las tentaciones e instigaciones que lo atraen hacia la transgresión. El Mesías Prometido (as) dice:

“Cuando el hombre necesite una esposa, Él [Dios] la proveerá. Cuando necesite medicina, Él la proveerá. Todo lo que el hombre necesite, Dios lo provee y Él lo provee de maneras que son inimaginable para una persona. Otro versículo del Corán dice:

[Árabe]

‘En cuanto a los que dicen: ‘Nuestro Señor es Al-lah’, y luego permanecen firmes, los ángeles descienden sobre ellos, diciendo: ‘No temáis, ni os aflijáis…’ Este versículo también se refiere a los piadosos”.

En otras palabras, aquellos que declaran que Al-lah es su Señor y permanecen firmes en la creencia de que sólo Él cumple todas sus necesidades y sólo Él los sostiene, tendrán ángeles descendiendo sobre ellos diciendo que desde que han adoptado el Taqwah, no deben temer ni preocuparse por los hechos pasados.

El Mesías Prometido (as) dice:

“[La parte del versículo que dice] ‘y los que permanecen firmes’ también infiere Taqwah

Esto significa que, si se enfrentan a tribulaciones y pruebas, terremotos y tormentas feroces, nunca se apartan de la promesa que han hecho con Dios el Todopoderoso de permanecer firmes. No es que sólo cuando viene el Ramadán cada año, uno decide actuar sobre esto y adoptar Taqwah y sólo en este mes se abren las puertas del paraíso. El requisito necesario es la constancia. El Mesías Prometido (as) dice:

“Cuando esto se consigue, Al-lah el Todopoderoso recompensa a esas personas con ‘los ángeles que descienden sobre ellos’ y se les dice que no teman ni se aflijan porque su Señor es su Guardián. Y ‘regocijaos en el Jardín que os ha sido prometido'”.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Esto se refiere al paraíso de esta vida, no al paraíso del Más Allá. De hecho, Al-lah el Todopoderoso está dando buenas nuevas a los que caminan por el camino de Taqwah del paraíso de este mundo.”

Como dice el Sagrado Corán:

[Árabe]

El Mesías Prometido (as) dice:

“Después de esto, [el Corán] dice:’ Somos tus amigos en esta vida y en la otra vida’.

De esta manera, Al-lah el Todopoderoso perdona los pecados de una persona que realiza con firmeza acciones virtuosas. No sólo esto, sino más aún, Él también les otorga las generosidades de este mundo y también se convierte en su amigo en el Más Allá. ¡Cuán afortunados y bienaventurados son aquellos que reforman su estado durante este Ramadán y que decididos y con firme determinación hacen todo lo posible por dirigir sus vidas de acuerdo con los mandamientos de Al-lah el Todopoderoso.”

Explicando más acerca de Taqwah y la firmeza, el Mesías Prometido (as) dice:

“Al principio, un verdadero musulmán tiene que mostrar paciencia. Los Compañeros experimentaron momentos en los que se vieron obligados a sobrevivir comiendo hojas y en otras ocasiones ni siquiera tenían un pedazo de pan para comer. Nadie puede beneficiar a otra persona a menos que Al-lah el Todopoderoso así lo ordene. Él abre las puertas y los medios a aquellos que adopta el Taqwah.

[Árabe]

‘El que teme a Al-lah – Él dispondrá para él una salida y lo proveerá de maneras que no será capaz de comprender …’ Creed verdaderamente en Al-lah el Todopoderoso.”

Este versículo tiene dos partes. La primera es que para aquellos que verdaderamente creen, Al-lah el Todopoderoso encontrará y le proporcionará para él una salida o los medios para ello. La segunda parte significa que Al-lah el Todopoderoso proveerá a la persona de maneras que son inimaginables para él. El Mesías Prometido (as) dice:

“Mantened la verdadera creencia en Al-lah el Todopoderoso, ya que alcanzaréis todo de eso. Esto requiere firmeza y determinación. El rango exaltado de los Profetas fue alcanzado por su perseverancia y paciencia.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“¿Qué posible uso puede dar a alguien la oración vacía y sin vida y el ayuno? (Simplemente orar y ayunar durante el Ramadán no logrará nada, sino más bien cuando uno lo haga con una convicción permanente y determinada, es entonces cuando él o ella lo alcanzará todo).”

Por lo tanto, Al-lah el Todopoderoso quiere que seamos justos para que Él abra las puertas de Su innumerable gracia sobre nosotros, y particularmente durante el mes de Ramadán, las puertas de Su Gracia se abren sobre aquellos que infunden Taqwah [justicia] en su interior. Para llegar a ser justos, se necesita no sólo abstenerse de cometer el vicio, sino también adoptar actos virtuosos. Explicando sobre esto, el Mesías Prometido (as) declara:

“Para que uno se vuelva justo, es necesario que después de abstenerse de los pecados más atrevidos / intrusivos como el adulterio, el robo, el usurpamiento de los derechos de los demás, la arrogancia, el desprecio y la avaricia, se debe abstenerse de las prácticas miserables y en lugar de ello debe progresar en adoptar altas cualidades morales”.

Uno debe abstenerse de todos estos hábitos miserables y mejorar en la adquisición de una moral elevada– esta es una condición necesaria. El Mesías Prometido (as) además dice:

“Uno debe tratar a otros con compasión, amabilidad y ser sincero y veraz con Dios. Y debe buscar maneras de servir a otros que sean dignos de admiración.”

Uno debe servir a los demás y ofrecer tales actos que sean verdaderamente dignos de alabanza y extraordinarios en su naturaleza y sólo entonces es posible para uno adquirir un alto nivel de Taqwah. Uno debe ofrecer un buen trato a los demás mientras que exhibe un espíritu sin egoísmo y debe cumplir los debidos derechos de Dios el Todopoderoso, así como los derechos del prójimo de una manera ejemplar y digno de alabanza.

El Mesías Prometido(as) además dice:

“Es como resultado de esto que uno puede llegar a ser justo y sólo aquellos quienes exhiben colectivamente todos estos atributos en sí mismos pueden ser verdaderamente considerados como justos. En otras palabras, una persona no será considerada justa por solo inculcar uno de estos atributos, más bien uno debe inculcar todos estos atributos dentro de sí mismo y es con respecto a tales personas que se dice:

[Texto árabe] – No les alcanzará el temor ni se afligirán.Por lo tanto, ¿qué más se puede pedir? Al-lah el Todopoderoso se convierte Él mismo en el guardián de tales personas tal y como Él dice:

[Texto árabe] – Y Él protege a los justos

En los Ahadiz [tradiciones del Santo Profeta (sa)] se afirma: ‘Al-lah el Todopoderoso se convierte en sus manos con las que sostienen, sus ojos con los que ven, sus oídos con los que oyen y sus pies con los que caminan’. Otro hadiz dice: ‘Declaro que aquel que se convierta en el enemigo de Mi Wali [amigo de Al-lah], que se prepare para para enfrentarse a mí.’ En otro lugar dice: ‘Cuando una persona ataca al Wali [amigo] de Al-lah, entonces Al-lah el Todopoderoso se apodera de él inmediatamente como una leona que se abalanza con rabia como si fueran a arrebatarle su cachorro.’”

Elaborando sobre la importancia de Taqwah y el objetivo de su advenimiento, el Mesías Prometido (as) afirma:

“La razón por la que he sido elegido es porque el ámbito del Taqwah está vacío. Es más necesario el Taqwah que alzar la espada, que ha sido declarado ilícito. Si adoptáis el Taqwah, entonces el mundo entero vendrá a vuestro lado, por lo tanto, adoptar el Taqwah. Aquellos que beben alcohol o allá donde el alcohol es considerado un aspecto central de sus tradiciones religiosas, no tienen ninguna relación con el Taqwah y están librando una guerra contra la piedad. Por lo tanto, si Al-lah el Todopoderoso concede a nuestra Yama’at tan buena suerte y les concede la capacidad de luchar contra el mal y buscan progresar en el ámbito del Taqwah y pureza, entonces esto sería un gran logro y no hay nada que pueda ser más eficaz que esto”.El Mesías Prometido(as) además dice:”En este tiempo presente, si uno echara un vistazo a todas las religiones del mundo, se dará cuenta de que no se encuentra el Taqwah, que es la verdadera esencia y, sin embargo, las atracciones del mundo han recibido un estatus divino. El verdadero Dios está oculto y se burlan de Él. Sin embargo, Dios el Todopoderoso ahora desea que Él sea reconocido y que la humanidad sea capaz de percibirle. Aquellos que consideran sus asuntos mundanos como su dios nunca podrán depositan su confianza únicamente en Él “.Además, el Mesías Prometido (as) nos dice:“Aquellos que simplemente hacen el Bai’at y piensan que esto solo bastará para salvarlos del castigo de Dios están equivocados y solo se engañan a sí mismos.”

El Mesías Prometido(as) además dice:

“Si un paciente no toma la dosis requerida de medicación que el médico prescribe entonces es inútil mantener cualquier tipo de esperanza de ser curado. Por tanto, debemos adoptar tal nivel de Taqwah y pureza que nos permita salvarnos de la ira de Dios.”

El Mesías Prometido(as) añade:

“Al-lah el Todopoderoso muestra misericordia a aquellos que se vuelven hacia Él porque si este no fuera el caso entonces el mundo se habría envuelto en la oscuridad.”

Además, afirma:

“Cuando una persona se vuelve piadosa, Al-lah el Todopoderoso pone un grado de distinción entre él y los que no [poseen Taqwah]”

El Mesías Prometido (as) además dice:”Por lo tanto, nuestra Yama’at debe sentir temor de esto porque sólo aquellos que serán salvados tienen el nivel de Taqwah que Dios el Todopoderoso desea de nosotros. Al-lah el Todopoderoso ha establecido esta comunidad con el propósito de alcanzar el Taqwah porque el ámbito del Taqwah está completamente vacío.”Por lo tanto, dado el hecho de que estamos experimentando otro Ramadán en nuestras vidas, y Al-lah el Todopoderoso ha declarado que este mes viene para que podamos alcanzar el Taqwah y el Mesías Prometido (as) también ha declarado que esta Yama’at ha sido establecida por Al-lah el Todopoderoso para que aumentemos nuestro nivel de Taqwah, por lo tanto, esto conlleva una gran responsabilidad para nosotros y por ello debemos seguir autoevaluándonos en todo momento. Al-lah el Todopoderoso ha prescrito estos días que están llenos de bendiciones y, por lo tanto, debemos lograr tales cambios dentro de nosotros mismos y tratar de alcanzar el nivel de Taqwah que Al-lah el Todopoderoso quiere ver en nosotros. Y esto no debe limitarse sólo al mes de Ramadán, sino que debe convertirse permanentemente en una parte de nuestras vidas. Que Al-lah el Todopoderoso nos conceda la oportunidad de hacer esto.Después de la oración del viernes, dirigiré la oración fúnebre en ausencia del respetado Khwaja Ahmad Hussain Sahib Darwaish, Qadian, que era el hijo del respetado Muhammad Hussain Sahib. Falleció el 31 de mayo de 2017 a la edad de 92 años. “Ciertamente a Dios Pertenecemos y hacia Él regresamos.”Nació en 1926 en un pueblo llamado Sekhwan, que está cerca de Qadian. Su abuelo materno era Hazrat Mia Imam Din Sahib y también sus dos hermanos, Mia Nizam Din Y Mia Khair Din Sahib fueron compañeros del Mesías Prometido (as). Khwaja Ahmad Hussain Sahib experimentó mucha pobreza durante sus años de infancia. A la edad de nueve años se trasladó con su familia a Qadian y, debido a sus circunstancias no pudo alcanzar una educación, sin embargo, tenía un gran deseo desde su infancia de estudiar. Debido a sus esfuerzos personales, fue capaz de leer el Sagrado Corán y más tarde se sentaría en el Majaalis-e-Irfan de Hazrat Musleh Mau’ud (ra) en Qadian y pudo aumentar en gran medida su conocimiento participando en ello. Durante la división del país, después de consultar con sus padres, se alegró de quedarse en Qadian y allí llevó una vida simple de un Dervish. También llegó un momento en que la administración de la comunidad Anjuman no tenía fondos para darles ningún subsidio ya que los recursos eran muy limitados y, por lo tanto, algunos de los derviches que poseían cualquier tipo de habilidad / talento fueron invitados a salir y encontrar trabajo. Puesto que conocía el oficio de sastrería, de 1953 a 1962, trabajó en la parte meridional de la India y buscó su propio sustento. Luego regresó a Qadian y tuvo la oportunidad de servir en varios departamentos de Sadr Anjuman Ahmadía. En 1989 se jubiló y mientras servía a la Yama’at también abrió una tienda de costura delante de las puertas de la mezquita de Mubarak. Era muy regular en sus oraciones y también en Tahayyud [oración voluntaria antes del amanecer]. Era muy tranquilo y extremadamente amable.

En 2005 tuvo la oportunidad de asistir al Yalsa Salana del Reino Unido. Tuvo la oportunidad de ver cuatro Khulafas [califas] en su vida, desde Hazrat Jalifatul Masih II (ra) al Quinto Jalifa. Siempre tenía la costumbre de hacer su propio trabajo y siempre aconsejaba a sus hijos que permanecieran firmemente unidos a la institución de Jilafat.

Su primer matrimonio tuvo lugar en su propia familia, sin embargo, la instrucción de la Yama’at en aquel momento era enviar a las esposas a Pakistán y así después de su matrimonio en 1946, envió a su esposa a Pakistán. Como su madre no era áhmadi y no cooperó con él, eventualmente perdió todo contacto con ella. Su segundo matrimonio tuvo lugar en 1953 con Hamida Beghum Sahiba de Hyderabad Deccan. Tuvo cuatro hijas y un hijo con ella. Su hijo, Khwaja Bashir Ahmad Sahib, es actualmente el director de la Escuela Talim-ul-Islam en Qadian y una de sus hijas, Saleema Qamar Sahiba, es la esposa de Naseer Ahmad Qamar Sahib, quien es el Adicional Wakil-ul-Isha’at en Londres. Además, su otro yerno es Hafeez Bhatti Sahib que también está sirviendo a la Yama’at en Qadian.

Su hija y la esposa de Naseer Qamar Sahib, escribe:

“Poseía muchas cualidades. Era sumamente devoto de sus oraciones, muy sencillo, trabajador, de un temperamento extremadamente agradable, apasionadamente dedicado al Jilafat y con una disposición muy noble.”

Además, afirma:

“Después de mi matrimonio, estaba muy triste cuando tuve que mudarme a Rabwah. Sin embargo, dijo, ‘no hay necesidad de estar triste. Eres muy afortunada de poder escuchar directamente los sermones de los viernes del Jalifa de la época todos los viernes.’ Siempre tuvo el deseo de ofrecer todas sus oraciones en la mezquita. Hace unos años sufrió un derrame cerebral y, por lo tanto, no podía ir a la mezquita, pero siempre oraba y también pedía a otros que oraran para que Al-lah el Todopoderoso le diera fuerza a sus piernas para que pudiera ir a la mezquita. También poseía muchas otras cualidades.”

Que Al-lah el Todopoderoso eleve su estatus. A pesar de las duras circunstancias difíciles, educó a todas sus hijas y les permitió alcanzar un nivel de licenciatura. Su hijo también adquirió un MSC y BSC y también una maestría y como he mencionado antes, él está sirviendo actualmente como el director en la escuela Talim-ul-Islam.

Que Al-lah el Todopoderoso permita a su progenie y a las generaciones futuras formar una relación de lealtad con Jilafat. Y los sacrificios que había hecho, que puedan seguir siendo recordados por su progenie y sus futuras generaciones por venir y que puedan formar una relación leal y sincera con la Yama’at.