Date: 2016-12-23

La persecución de los musulmanes áhmadis: Perseverancia y oraciones

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Tras recitar el Tashahhud, Ta’uz, Tasmia y Sura Fatiha Hazrat Amir-ul-Mu’mineen (aba) dijo:

La oposición a la que se enfrenta la Comunidad Musulmana Ahmadía y las crueldades que los oponentes perpetran en contra de sus miembros no es algo nuevo. Tampoco lo es la oposición que sufren las comunidades de los profetas. Todas las fuerzas satánicas se unen en oposición a ellos. Los eruditos y los líderes asocian todo tipo de declaraciones sin sentido a los profetas y a sus seguidores con la intención de incitar los sentimientos del público y tratar de promover el odio. Al-lah el Todopoderoso ha mencionado claramente en el Sagrado Corán que todos los profetas han sufrido oposición; no hay ni un sólo profeta que no haya sufrido oposición. Los profetas son objeto de burla y Satanás trata de poner obstáculos en sus obras. Por lo tanto, lo que la Comunidad Ahmadía está sufriendo no es algo nuevo. En relación a esto, Al-lah el Todopoderoso declara en el Sagrado Corán:

[Arabe]

“Y de igual manera opusimos a cada Profeta un enemigo, seres malvados de entre los hombres y los yinn. Se dirigen mutuamente palabras cubiertas de oropel para engañar.”

En otras palabras, siembran dudas en los corazones de la gente. Las palabras de Al-lah el Todopoderoso demuestran ser ciertas incluso en la actualidad. Estos eruditos maliciosos tratan de engañar a otros en nombre de la religión e incitan al público a través de sus actos deshonestos y, en distintas áreas algunos líderes también les apoyan. Atribuyen declaraciones absolutamente falsas al Mesías Prometido (as) y a su Comunidad. Similarmente, asocian mentiras a la Comunidad o tratan de ridiculizar al Mesías Prometido (as). Sin embargo, el Sagrado Corán ya ha declarado que siempre se trata a los profetas de esta manera; se forjan mentiras en contra de ellos, son objeto de burla y ridiculización. Por lo tanto, para un verdadero áhmadi que muestra firmeza en su fe, esta oposición y aflicción aumenta la fuerza de su fe, pero hay algunos que dicen que estas crueldades en contra de los áhmadis han excedido todos los límites y, por todo el tiempo que llevan tolerando estas atrocidades, ahora se debe dar una respuesta igual de contundente a esta oposición. Incluso aunque sean unos pocos individuos los que apoyan esta idea, tratan de envenenar las mentes de los jóvenes áhmadis diciendo que deben adoptar soluciones materiales para cumplir con sus exigencias y conseguir su libertad. No obstante, estas ideas surgen de la ignorancia y están completamente equivocadas. Quizá, al dejarse llevar por sus emociones, esta gente ha olvidado nuestras enseñanzas básicas y lo que el Mesías Prometido (as) esperaba de nosotros y el consejo que dio a su Comunidad en relación a mantenerse firmes ante las dificultades y la opresión. O, quizá esta gente que aparentemente muestra simpatía, desea dividir a la Comunidad. A medida que crece la Comunidad, la oposición recurrirá a distintos medios y estratagemas para atacar a la Comunidad y a lo mejor este también sea uno de sus planes.

Dios Todopoderoso ha dado al Mesías Prometido (as) la buena-nueva de la victoria, el socorro y el éxito. Sin embargo, no se podrá conseguir esto tomando represalias contra los oponentes en la misma medida que ellos hacen. Más bien, se debe hacer a través del amor, el afecto y poniendo nuestra atención en las oraciones. El Mesías Prometido (as) nos ha recordado repetidamente que el éxito de la Comunidad y la aniquilación del enemigo será a través de las oraciones, Dios mediante. Por lo tanto, debemos postrarnos ante Al-lah el Todopoderoso mientras nos adherimos a Sus enseñanzas y desarrollamos Taqwa [piedad] en nuestro interior. El Mesías Prometido (as) estaba destinado a ser el Príncipe de la Paz y de hecho así ha sido. El Mesías Prometido (as) dijo a sus seguidores desde el principio que este camino no era un camino fácil y que se tendrían que enfrentar a muchas dificultades. Dijo que tendrían que suprimir sus emociones y que tendrían que soportar la pérdida de sus riquezas y sus vidas. Por la gracia de Al-lah el Todopoderoso, los miembros de la Comunidad continúan ofreciendo todo tipo de sacrificios y, como he mencionado en sermones anteriores, me escriben diciendo que no se han vuelto temerosos de los ataques de los enemigos, sino que de hecho su fe se está volviendo más robusta que antes. Sin embargo, si uno o dos individuos hacen declaraciones en contra de las enseñanzas de la Comunidad, esto puede crear desorden en la Comunidad y dar la oportunidad a los oponentes a intensificar su oposición, especialmente si estas declaraciones se realizan a través del WhatsApp, Twitter, Facebook u otros medios.

Siempre hemos puesto en práctica la enseñanza de no responder con represalias a las hostilidades y crueldades de los oponentes. No reaccionamos de la misma manera y no nos vamos a oponer a los gobiernos con ningún tipo de armas, sino que nuestra reacción sólo será a través del arma de la oración. Como he mencionado anteriormente, el Mesías Prometido (as) nos ha enseñado que si queremos obtener la ayuda y el amor de Al-lah el Todopoderoso no debemos reaccionar ante los ataques y las injusticias de la misma manera, sino que debemos mostrar paciencia y orar, y sólo de esta manera conseguiremos ser exitosos. El Mesías Prometido (as) declara (comienza con un pareado):

[Pareado persa]

‘¡Estimados amigos! Sin sinceridad ni devoción, una persona no puede alcanzar ningún rango. Debéis ser como una gota de agua clara y fresca porque sólo ella es capaz de crear perlas y piedras preciosas.’

El Mesías Prometido (as) además dice:

‘¡Oh queridos amigos que habéis entrado en mi Comunidad! Que Dios el Todopoderoso os conceda a vosotros y a mí la habilidad de hacer todo aquello que consiga Su placer. Hoy sois pocos en número y se os mira con desprecio, y estáis pasando por una época llena de tribulaciones. Este es el camino de Dios desde el origen de la religión. Se esforzarán desde todas direcciones por haceros tropezar y seréis sometidos a todo tipo de aflicciones. Tendréis que escuchar todo tipo de injurias y, aquellos que os perjudican, ya sea con sus palabras o con sus manos, pensarán que están realizando un gran servicio al islam.’

Muchos de nuestros oponentes, que son el público en general, se oponen a nosotros debido a su falta de conocimiento. Los Maulvis [clérigos] han inculcado en sus mentes que oponerse a los áhmadis supone un gran servicio al islam.

El Mesías Prometido (as) además afirma:

‘También experimentaréis pruebas divinas para que seáis puestos a prueba de todas las maneras posibles, pero debéis saber que vuestro triunfo y victoria no se podrá conseguir a través de vuestra lógica, o respondiendo a las burlas con vuestras propias burlas, o respondiendo al abuso verbal con vuestros propios abusos. Si adoptáis este camino entonces vuestros corazones se endurecerán y vuestras afirmaciones carecerán de fundamento, y Al-lah el Todopoderoso desprecia a estas personas. Por lo tanto, no actuéis de esta manera no sea que seáis los recipientes de dos maldiciones sobre vosotros mismos, una de la gente y otra de Dios.’ Azalah Oham,Ruhani Jazain V.3,P.546-547

Por lo tanto, debemos seguir la enseñanza que nos ha dado el Mesías Prometido (as). No debemos responder a los abusos verbales y al desorden con nuestros propios abusos verbales y desorden, ni debemos vengarnos tomando la ley en nuestras propias manos. Hemos visto en Pakistán y en otros países musulmanes que incluso si nos defendemos de forma legal, la ley estará de parte del agresor en lugar de nosotros. A los áhmadis que están sufriendo crueldades y están encarcelados no se les concede la libertad porque los tribunales están indefensos ante los Maulvi [clérigos]. El clérigo que está esperando fuera del tribunal hace llegar una nota dentro diciendo que habrá consecuencias para el juez si decide conceder la libertad. A consecuencia de ello, muchos jueces, por temor, posponen la audiencia y no anuncian su veredicto. Ni las fuerzas policiales nos ayudan ni el gobierno actúa con justicia. Pero causar desorden en el país no es parte de nuestras enseñanzas. Por lo tanto, sólo tenemos un camino y este es permanecer firmes en el umbral de Al-lah el Todopoderoso y agotar todos nuestros esfuerzos en plegarias. El Mesías Prometido (as) dice:

“Durante el intervalo que transcurre entre la realización de una oración y su aceptación, a menudo uno se ve sometido a pruebas continuas, algunas de las cuales son agotadoras. Un suplicante perseverante y bondadoso es capaz de oler el perfume de los favores de su Señor durante las pruebas y tribulaciones y su percepción le informa que la ayuda llegará. Un aspecto de estas tribulaciones es que fomentan el entusiasmo por la oración. Cuanto mayor sea la angustia del suplicante, más se derretirá su alma. Esta es una de las condiciones de la aceptación de las oraciones (el corazón de una persona debe derretirse y sollozar, y de esta manera cuando se alcanza este estado, Al-lah el Todopoderoso permite que las oraciones sean aceptadas). Por lo tanto, uno nunca debe desanimarse y no debe pensar mal de Dios debido a su propia impaciencia e inquietud.” Malfuzat V.4,P.434,435-Adicion 1985,Matbuha Inglestan – Publicado en Reino Unido.

Por lo tanto, esta es nuestra obligación. Ciertamente, las promesas que Dios el Todopoderoso ha hecho al Mesías Prometido (as) son todas verdaderas. Y ciertamente Dios el Todopoderoso responde a las oraciones. Cada uno de nosotros debe analizar si ha alcanzado el estándar de oraciones que Dios el Todopoderoso espera de nosotros. ¿Hemos elevado nuestro estado hasta el punto de que nuestros corazones se derriten y así nuestras oraciones son aceptadas, en lugar de confiar en las provisiones y los medios materiales? Sólo Al-lah el Todopoderoso conoce el estándar requerido. A pesar de los esfuerzos que hagamos nadie puede conocer cuál es este estándar. Por lo tanto, nadie puede afirmar que ha alcanzado este estándar y que, a pesar de ello, sus oraciones no son contestadas y no han obtenido nada. No sabemos cuánto esfuerzo se requiere porque sólo Al-lah es el que mejor conoce el estándar requerido. Nuestro deber es permanecer firmemente unidos a Al-lah el Todopoderoso a través de la oración y mostrar paciencia. Quienquiera de nosotros que muestre impaciencia sólo sufrirá pérdidas. Hay personas que están sufriendo en distintos países -en concreto en Pakistán- y la mayoría continúa mostrando paciencia, realiza oraciones y tienen una fe firme. Normalmente son las personas que están más lejos de cualquier forma de sufrimiento y pérdida las que dicen estas cosas. Si de verdad son compasivos hacia sus hermanos entonces deberían mantenerse unidos a Al-lah el Todopoderoso. El Mesías Prometido (as) dijo:

“Cuando alguien abusa de nosotros debemos manifestar nuestra súplica ante el umbral del Señor en lugar de un tribunal. Nuestro derecho es la compasión por la humanidad.” Siraye Munir,Ruhani Jazain V.12,P.28.

Debemos responder incluso al abuso verbal con compasión. Cada uno de nosotros, estén o no estén padeciendo dolor y sufrimiento directamente, debe adherirse firmemente a la oración y mostrar paciencia. Este es, sin duda, el distintivo de la fe.

El Mesías Prometido (as) dice, explicando lo difícil que es seguirle:

‘Aquel que no quiera seguir mi ejemplo debe separarse de mí. Puesto que desconozco las terribles junglas y desiertos espinosos por los que tendré que transcurrir. Por lo tanto, ¿por qué aquellos que caminan con pasos delicados se ponen en peligro siguiéndome? Aquellos que me siguen con sinceridad nunca podrán separarse de mí. Ni estarán disociados de las aflicciones, del desprecio de la gente y de las pruebas y tribulaciones divinas. Aquellos que no son mis verdaderos seguidores tienen una relación vana conmigo, y pronto se separarán de mí. Su condición será incluso peor que antes. ¿Acaso debemos temer los terremotos? ¿Acaso nos intimidarán las tribulaciones a las que tendremos que enfrentarnos en el camino de Dios el Todopoderoso? ¿Huiremos de las tribulaciones que nuestro amado Dios ponga en nuestro camino? ¡Esté nunca podrá ser el caso! Sin embargo, [esto es posible] sólo con la Gracia y Misericordia de Al-lah el Todopoderoso. Por lo tanto, aquellos que vayan a separarse, que así sea, nos despedimos de ellos. Sin embargo, recordad que, si os sometéis después de haber pensado mal y de haberos separado, Dios el Todopoderoso no os dará el mismo reconocimiento que aquellos que han sido leales y fieles. La traición y la falta de fe dejan una gran mancha en las personas.’ Anwarul Islam ,Ruhani Jazain V.9,P.23-24.

El Mesías Prometido (as) a continuación explica que el nivel de Taqwah (piedad) de un verdadero creyente es muy elevado. Se enfrentan a todas las maldades en forma de dolor y sufrimiento infligido por los oponentes. El sufrimiento no entorpece su fe en absoluto. Están dispuestos a perdonar las faltas de los demás incluso a pesar de que les haya causado agonía y angustia. Evitan causar desorden y, en lugar de ello, actúan siempre como embajadores de paz. El Mesías Prometido (as) dice:

‘Recordad que sin duda nunca hay intenciones malvadas en el corazón de un creyente. Cuanto mayor sea la piedad de un creyente, menor es su deseo de que alguien sufra o sienta dolor (a medida que uno se vuelve más piadoso, crece su compasión por los demás y le disgusta causar sufrimiento o castigar incluso a sus oponentes). Un musulmán nunca debe ser rencoroso o malicioso. Sin embargo, algunos están llenos de tanto rencor que no son capaces de librar sus corazones de la malicia hacia los demás. Están continuamente buscando formas de vengarse. Si observamos a mis oponentes, ¿hay algo que no hayan hecho conmigo? Me han causado todo tipo de dolor, pérdida y sufrimiento que han podido. Y, sin embargo, estoy dispuesto a perdonarles los miles de transgresiones que han cometido. Así que, aquellos de vosotros que deseéis asociaros conmigo: mostrad compasión con todas las personas independientemente de la religión que él o ella sigan. Sed amables con todos indiscriminadamente e independientemente de su fe o nacionalidad.’ Malfuzat V.7,P.285.

Los demás musulmanes están desprovistos de guía y por ello están rodeados de corrupción y se están distanciando de la piedad. Sin embargo, nosotros los musulmanes áhmadis hemos recibido la guía de parte del Mesías Prometido (as) y, por lo tanto, cada una de nuestras acciones debe seguir las enseñanzas del islam. Siempre debemos evitar los sentimientos transitorios y el fervor temporal. Necesitamos examinar nuestros corazones para determinar cuánto Taqwah (piedad) contiene.

El Mesías Prometido (as) dijo, explicando lo que es el Taqwah, los signos del verdadero Taqwah y como una persona piadosa y virtuosa debe comportarse:

‘La verdadera piedad no puede coexistir con la ignorancia. La verdadera piedad contiene una luz, tal y como Dios el Glorioso declara:

[Arabe]

Traducción: ‘Oh aquellos que creéis. Si mostráis piedad constantemente por la causa de Al-lah el Todopoderoso, Él os distinguirá de los demás. Esta distinción consiste en que Él os concederá una fuente de iluminación que os permitirá andar por cualquier camino (en otras palabras, una luz que penetrará en todas vuestras acciones, palabras y esfuerzos). Esta luz penetrará en vuestras acciones, declaraciones, sentidos y facultades (vuestra sabiduría, intelecto, discernimiento y juicio serán iluminados). Vuestros ojos, oídos, lengua, palabras, acciones y movimientos serán iluminados. Los caminos por los que transcurráis estarán iluminados. Vuestras facultades y sentidos estarán sumergidos en esta luz (por lo tanto, cualquier movimiento de vuestras manos, pies y cuerpo será para absorber o irradiar esta luz). Sólo pensaréis en difundir esta luz y estaréis llenos de luz de la cabeza a los pies.’ Aainah Kamalate Islam, Ruhani Jazain V.5,P.177-178.

Por lo tanto, si nuestra intención es tan sólo impresionar cuando dialogamos y despreciamos la sabiduría, no estamos mostrando piedad. No estamos actuando con piedad si nuestras acciones contradicen las enseñanzas del islam. Si nuestras palabras y nuestras acciones no son capaces de reflejar la luz de Dios el Todopoderoso, en ese caso debemos preocuparnos por nuestro nivel de piedad. Si, ante circunstancias adversas, fracasamos a la hora de actuar según la guía y la orientación del Imam de la época, nos estaremos distanciando de la luz que Dios el Todopoderoso nos otorga al obedecerle. Por lo tanto, en primer lugar, debemos analizar nuestro propio estado. ¿Acaso nuestro nivel de piedad es tan elevado que somos capaces de experimentar la luz de Dios? ¿Acaso nuestras oraciones derriten nuestros corazones y alcanzan la cumbre de las súplicas tal y Al-lah el Todopoderoso espera de Su suplicante? Si es así, ¡debemos creer firmemente que la ayuda y la victoria de Al-lah el Todopoderoso está cerca! Al-lah el Todopoderoso creará países para nosotros y preparará tierras para nosotros, ¡Insha’lah! No obtendremos nada en absoluto si nuestro deseo es alejarnos de esto. Podemos ver el ejemplo de las organizaciones que se han creado en nombre del islam. Poseen recursos y suministros ilimitados. Gastan millones y miles de millones de dólares y libras en su intento por establecer un estado o gobierno islámico. Sin embargo, no han conseguido más que crear desorden, caos, crueldad y barbaridades. Arrebataron áreas por un corto periodo de tiempo e incluso estas tuvieron que ser abandonadas. En todo el mundo se les conoce por difamar el islam -nadie afirma que estén haciendo un servicio al islam. En la actualidad, el servicio y la propagación del islam se ha asignado al Mesías Prometido (as) y a su Comunidad. Y esto sólo será posible si seguimos los pasos del elegido por Al-lah el Todopoderoso. En caso contrario, por mucho que tratemos de hacerlo a través de los medios materiales, no tendremos ni el poder ni los recursos necesarios para conseguir nada por nuestra propia cuenta. Sin embargo, si somos capaces de mostrar piedad, si establecemos el temor por Dios el Todopoderoso en nuestros corazones y si elevamos nuestras súplicas a los niveles más altos, entonces, tal y como ha explicado el Mesías Prometido (as) en base al Sagrado Corán, obtendremos una luz y una fuerza contra la que ningún otro poder podrá competir.

Dios el Todopoderoso declara claramente en el Sagrado Corán:

[Arabe]

“Ciertamente, el más honorable de entre vosotros, a la vista de Al-lah, es aquel que sea más piadoso”.

¿Acaso está Dios el Todopoderoso declarando algo falso? ¿Acaso puede, por un lado, declarar que la gente piadosa es honorable, pero por otro lado permitir que sean humillados por la gente mundana? Nunca podrá ser este el caso. Es cierto que los profetas junto con sus comunidades han tenido que soportar persecución a manos de la gente mundana, tal y como el Mesías Prometido (as) mismo ha mencionado. Pero, ¿acaso el enemigo no ha sido siempre humillado por sus propias acciones? A cada paso, dondequiera que el progreso de la Yamaat (Comunidad) ha sido interrumpido u obstaculizado, ¿acaso la Yamaat (Comunidad) no ha continuado expandiéndose y floreciendo? Los oponentes han tratado de atacarla de todas las maneras posibles, ya sea a través influencias internas o externas, sin embargo, actualmente, la Yamaat (Comunidad) se está expandiendo velozmente y ya está establecida firmemente en doscientos nueve países por todo el mundo. Si somos silenciados en un área, Dios el Todopoderoso nos da la oportunidad y los recursos para expandirnos en otros diez lugares. Dios el Todopoderoso ha garantizado que no permitirá que una persona piadosa se quede sin [su debido] honor. Entonces, con respecto a aquel individuo que Dios mismo ha enviado, y que ha recibido signos en su favor en los últimos 100/125 años como hemos podido observar, ¿acaso puede Dios el Todopoderoso abandonar su Comunidad, dejar de cumplir el resto de Sus promesas y dejar de darle el mayor honor? Esto nunca puede ocurrir. Sin embargo, tal y como ha explicado el Mesías Prometido (as), todo esto se logrará a través de la perseverancia y el esfuerzo constante. Este es el requisito; si nos mantenemos firmes en el umbral de Dios el Todopoderoso con perseverancia, entonces podremos ver -Dios mediante- como nuestros enemigos serán destruidos.

El Mesías Prometido (as) declara:

‘Si vuestra vida entera y vuestra muerte, cada una de vuestras acciones; ya sea vuestra naturaleza plácida o cálida (es decir, vuestro espíritu bondadoso) y vuestra ira llega a ser uno con Dios el Todopoderoso; y vuestra ira no es para el beneficio propio ni os fascinan los objetos materiales -sino sólo con el deseo de obtener el placer de Al-lah- ni los conflictos y dificultades ponen a prueba vuestra fe en Dios el Todopoderoso, ni rompéis vuestros lazos con Él. Sino al contrario, si avanzáis en esta dirección, entonces os digo ciertamente, que os convertiréis en una nación extraordinaria y de Dios. Sois humanos al igual que yo, y mi Señor es el mismo que el vuestro. Por lo tanto, no malgastéis vuestras facultades prístinas. Si decidís postraros ante Dios, entonces según los deseos de Dios el Todopoderoso os digo que os convertiréis en los elegidos de Dios. Inculcad la majestuosidad de Dios en vuestros corazones. No profeséis la Unidad de Dios simplemente por vuestras lenguas; sino más bien demostradlo físicamente a través de vuestras acciones, para que Dios el Todopoderoso también conceda físicamente Su Gracia y Sus Sutilezas.’ Risalah Alwasiat,Ruhani Jazain V.20,P.308.

Por lo tanto, todos y cada uno de nosotros debemos llevar a cabo una reforma en nuestro interior. Aquellos que son débiles deben analizarse a sí mismos, y aquellos de entre vosotros que consideren que se encuentran en un estado mejor, deben también descubrir nuevas formas de realizar buenas obras. Sólo Dios el Todopoderoso conoce quien ha alcanzado un rango elevado y donde nos hallamos en el logro de nuestros objetivos. Dios el Todopoderoso no desea que nos quedemos parados en el mismo estado. Esto es algo que no debe pasar por la cabeza de nadie, y no debemos pensar que como ya somos buenos estamos sobresaliendo en virtudes o ya hemos logrado todos nuestros objetivos. Siempre debemos elevar nuestros estándares.

En una ocasión el Mesías Prometido (as) declaró:

‘Dirigiéndose a mí, Dios el Todopoderoso decretó que debía explicar a mi Comunidad que quienquiera que manifieste una fe que esté libre de cualquier mancha mundana y no esté contaminado de hipocresía ni de cobardía; sino que además su fe esté llena de obediencia; entonces estas personas se encuentran entre los elegidos de Dios y en relación a ellos, Dios declara que están firmemente establecidos en la verdad.’ Risalah Alwasiat,Ruhani Jazain V.20,P.309.

Por lo tanto, es nuestra responsabilidad que caminemos por este camino de la verdad, para que podamos hacer realidad la victoria que Dios el Todopoderoso ha reservado y garantizado para el Mesías Prometido (as).

Esta era de pruebas y tribulaciones ciertamente está llegando a su fin, pero para poder acelerar este proceso debemos elevar nuestro rango de piedad continuamente. No hay duda de que Dios el Todopoderoso ha establecido esta Comunidad para elevar el rango del islam en el mundo y para que el islam pueda conquistar todas las demás creencias. Dios el Todopoderoso ha garantizado al Mesias Prometido (as) que su Comunidad crecerá y florecerá y ningún poder mundano tiene la fuerza para detenerla. El Mesías Prometido (as) declara:

‘No debéis albergar el temor de que Dios el Todopoderoso vaya a permitir que os quedéis en la ruina. Sois la semilla que ha sido plantada en la tierra por la mano de Dios el Todopoderoso. Él ha declarado que esta crecerá y florecerá y sus ramas brotarán en todas direcciones hasta que se convierta en un árbol grandioso.’ Risalah Alwasiat,Ruhani Jazain V.20,P.309.

Que Dios el Todopoderoso nos permita a cada uno de nosotros convertirnos en estas ramas florecientes. Que podamos cumplir las expectativas que el Mesías Prometido (as) tenía para su Comunidad. Que podamos mejorar en nuestra piedad y podamos disipar los ataques de los oponentes con nuestras continuas oraciones.

Tras las oraciones voy a dirigir la oración funeraria in absentia de Mr. Malik Khalif Javed Sahib, hijo de Malik Ayub Ahmad Sahib, residente de Dolmial en el distrito de Chakwal. Malik Javed Sahib falleció por una insuficiencia cardiaca a la edad de 69 años el 12 de diciembre de 2016 en la mezquita Daar-ul-Zikr, Dolmial, distrito de Chakwal. [Arabe] “A Al-lah pertenecemos y a Él retornaremos.”

Según el informe, el 12 de diciembre de 2016, que equivale al día 12 de Rabiul Awwal, los enemigos del Ahmadíat organizaron una gran procesión y, desviándose de la ruta planeada, atacaron la mezquita áhmadi, Dar-ul-Zikr. Se agruparon fuera de la mezquita y comenzaron a crear disturbios, alzaron eslóganes y apedrearon la mezquita y rompieron el portón. En este escenario nuestra propia gente se hallaba presente y entre ellos estaba Khalid Sahib. Según los informes de los familiares cercanos al fallecido, no padecía ninguna enfermedad cardiaca, ni había tomado nunca medicinas para ello ni se había tenido que someterse a ningún tratamiento. Mientras los oponentes atacaban la mezquita, justo antes de que falleciera, estaba recitando continuamente: “No puedo soportar este lenguaje tan vulgar y abusivo en contra del Mesías Prometido (as)”. Perdió el sentido recitando estas palabras. Debido a la muchedumbre furiosa compuesta por miles de personas y debido a la situación tan crítica, no fue posible trasladar a Khalid Sahib para que le ofrecieran ayuda ni le examinaran. Falleció en estas condiciones. [Arabe] “A Al-lah pertenecemos y a Él retornaremos.”

Su familia se hizo áhmadi a través de su abuela paterna, Mrs Manobi Sahiba, nieta de un compañero del Mesías Prometido (as)”, Maulvi Karam Daad Sahib. Él fue uno de los áhmadis pioneros en la Yamaat de Dolmial.

Hay ciertas restricciones en Pakistán, de donde procede el informe, por ello escriben Rafiq [amigo] en lugar de Sahaabi [compañero] y escriben Dar-ul-Zikr en lugar de mezquita. Quienquiera que escriba esto debería corregirlo. Se debe utilizar la correcta terminología islámica.

Por la gracia de Al-lah, el fallecido era áhmadi de nacimiento, y sus cualidades eran innumerables. Además de su obediencia y sumisión, sus rasgos incluían un amor ardiente por el Khilafat [Califato]. Además de las oraciones obligatorias ofrecía la oración de Tahayyud y tenía el hábito de recitar el Corán de forma perceptible. Debido a su trabajo, vivió en Sharjah durante un largo periodo de tiempo, casi veinte años, y durante los últimos veinte años volvió a Dolmial. Durante los últimos años pasó mucho tiempo en la mezquita. Organizó varios programas de la Yamaat (Comunidad) y supervisaba los arreglos de seguridad además de ser un miembro activo en los demás eventos.

Sentía un amor especial por el Sagrado Corán. Ha hecho que uno de sus hijos, Subhaan Ayub Sahib memorizara el Sagrado Corán y sea Hafiz. El fallecido servía actualmente como secretario para la enseñanza del Sagrado Corán y también tuvo la oportunidad de servir de otras formas. Atrás deja a su mujer, Uzra Behum Sahiba además de sus dos hijos, uno de ellos vive en el Reino Unido -Salman Khalid- y Hafiz Subhan Ayub, y también sus dos hijas: Nida Maryam Sahiba y Hira Maryam. Que Dios el Todopoderoso eleve el rango del fallecido y permita a su progenie continuar sus acciones virtuosas.

Send this to a friend