El Jalifa del islam inaugura una nueva mezquita en Giessen, Alemania

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

El Jalifa del islam inaugura una nueva mezquita en Giessen, Alemania

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dice que todos los inmigrantes deben ser leales a su país de residencia y reclama tolerancia y entendimiento religioso

En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso.

En primer lugar, quisiera agradecer a todos los invitados por asistir a nuestro evento. Esta expresión de gratitud es también mi obligación religiosa porque el fundador del islam, el Profeta Muhammad (sa), nos ha enseñado que una persona, un musulmán, que no es agradecido con sus semejantes, no es agradecido con Dios el Todopoderoso. Por lo tanto, es muy importante para mí daros las gracias. También agradezco el cálido apoyo que los residentes nos han brindado para construir una mezquita aquí. Estoy agradecido con el ayuntamiento, con la alcaldesa y con los políticos de esta zona. Todos nos han permitido construir esta mezquita generosamente. Por eso, lo primero que deseaba hacer es expresar estos sentimientos de agradecimiento. En segundo lugar, nuestro presidente nacional ha mencionado que el nombre de esta mezquita es Masjid Baitus Samad, y ‘Samad’ es uno de los atributos de Dios. ‘Samad‘ significa una entidad eterna y auto-sostenible. Por otro lado, cualquier ente viviente en este mundo depende de Dios el Todopoderoso. Dios es la única entidad que es inmortal y eterna.

Por ejemplo, Dios el Todopoderoso habla en el Sagrado Corán sobre la creación del mundo. Se afirma que los cielos y la tierra eran una masa compacta y que Dios la quebró. Así es como Dios el Todopoderoso ha presentado el concepto del Big Bang en el Sagrado Corán, mucho antes de que los científicos lo descubrieran. Esto se menciona en el capítulo 21 del Libro Sagrado, y más adelante en el mismo capítulo se alude que llegará un momento en que los cielos se enrollarán y de este modo Dios el Todopoderoso nos muestra el concepto de Agujero Negro antes de que los científicos (crearan este concepto). Dios el Todopoderoso permanecerá eternamente después de que todo esto haya concluido. Incluso si todo el universo termina, esto no afecta a la existencia de Dios el Todopoderoso. Después Dios el Todopoderoso dice que iniciará una nueva creación igual que se ha mencionado anteriormente a través de un nuevo Big Bang. Así es como Dios el Todopoderoso nos ha explicado estos hechos científicos.

“Soy inmortal y eterno y debéis volver a hacia mí. Volveos hacia mí si queréis adorarme. Acercaos a mí si buscáis protección”.

Este es el significado de su atributo ‘Samad’. En este sentido, espero que cuando los áhmadis vengan a esta mezquita, imploren a Dios el Todopoderoso con todas sus plegarias y deseos. Él es quien que escucha las oraciones. Él es Aquel que es Eterno e Inmortal. Él es el único que al que podemos recurrir y buscar protección en tiempos de tranquilidad y bienestar. Por consiguiente, esto sólo ha sido una breve introducción en referencia a este nombre.

En segundo lugar, me informaron que la población de esta ciudad es de aproximadamente de 85 mil personas, de las cuales 38 mil son estudiantes. Por lo tanto, esta es una ciudad en la que casi la mitad de su población es estudiantil. Las personas cultas deben recordar siempre que la educación implica abrir nuestras mentes y corazones y promover la tolerancia. Asimismo, debemos prestar atención al hecho de que debemos cumplir con el derecho de Dios, el Creador y atraer la atención hacia Él. Las mezquitas, iglesias, sinagogas y lugares de culto de otras religiones están ahí para recordar a Dios, el Creador, y para no olvidarle nunca. Aquí también se han mencionado los derechos de los vecinos. El Señor Amir habló de los derechos de los vecinos. En relación a esto, el fundador de la religión del islam, el Santo Profeta Muhammad (sa) insistió mucho en su importancia cuando dijo:

“Dios el Todopoderoso me exhortó tantas veces sobre los derechos de los vecinos que pensé que éstos podrán llegar a tener el derecho a heredar”.

De este modo, podemos decir que los derechos de los vecinos son extremadamente importantes y debemos cumplir con ellos. Por consiguiente, pedimos perdón a los vecinos por el ruido u otros problemas ocasionados durante la construcción de la mezquita. Esperemos que ahora que la mezquita se ha construido, los asistentes cumplan con los derechos de los vecinos incluso más que antes. Este es el deber de cada áhmadi, de lo contrario no hay ningún beneficio en la construcción de la mezquita. De manera similar, mientras elogiaba a la comunidad y presentaba algunos puntos, el vicepresidente de Geisen dijo:

“En verdad, el islam enseña que, aunque pertenecemos a diferentes religiones, debemos incrementar nuestra tolerancia mutua y cuidar de los sentimientos de los demás.”

Al hablar sobre la mezquita, me ha venido a la mente el incidente del Santo Profeta (sa) cuando una delegación cristiana se reunió con el Santo Profeta (sa) en Medina. En un momento dado, ellos se mostraron inquietos. El Santo Profeta (sa) les preguntó: “¿Por qué están preocupados?” y ellos respondieron: “es la hora de nuestra oración y no sabemos dónde podemos ofrecer nuestras plegarias y culto”. En ese momento, el Santo Profeta (sa) que se encontraba sentado con la delegación cristiana en Masjid Nabwi, en Medina, respondió: “Esta mezquita es para vosotros también. Podéis realizar el culto aquí. Una mezquita sirve para adorar a Dios el Todopoderoso, así que tenéis permiso para rezar aquí”. Así que, el Santo Profeta (sa) dio permiso a esos cristianos para que oraran en su mezquita. Por lo tanto, este aspecto hermoso de las enseñanzas del islam es el que nos lleva a vivir en paz y armonía con todas las religiones.

Además, el islam enseña que todas las religiones (principales) que han surgido en el mundo eran religiones verdaderas y sus fundadores eran veraces. La enseñanza que trajeron procedía de Dios el Todopoderoso. Fue Dios el Todopoderoso quien envió a los profetas. Y los profetas fueron enviados a todas las naciones. Por lo tanto, todos los verdaderos creyentes deben honrar a todos los profetas y a sus seguidores. Además de eso, se dice que, para establecer un clima de amor, paz y armonía en el mundo, no se puede injuriar a los ídolos de aquellos que no creen en Dios y son idólatras, porque si lo hacemos, entonces la inseguridad y el desorden reinarán en el mundo. Por consiguiente, el islam ha enseñado a respetar todo tipo de sentimientos y el Santo Profeta (sa), con su ejemplo, ha sido un modelo de esto.

También agradezco al respetado diputado que expresó sentimientos muy positivos y consideró a los áhmadis como parte de la ciudad. De hecho, los áhmadis que han venido aquí y se han convertido en ciudadanos de este país, deben esforzarse al máximo para ayudar al progreso de este país. Los estudiantes deben adquirir una educación y contribuir a la mejora del país. Los hombres de negocios deben ser equitativos en sus tratos y ser justos y honestos a la hora de pagar sus impuestos. Debemos esforzarnos continuamente para compensar el gran favor que nos han concedido y cumplir con los debidos derechos de este país que nos ha otorgado la libertad religiosa y nos ha permitido integrarnos con ellos. Sin embargo, esto solo puede ser posible cuando realmente nos consideremos ciudadanos de este país y una parte esencial del mismo. El respetado parlamentario también rezó para que podamos cumplir todos nuestros deseos justos. ¿Cuáles son nuestras aspiraciones? Nuestras aspiraciones son que el mundo pueda reconocer a su Creador y también que convivamos unos con otros con amor, afecto y hermandad. Y esa es también la verdadera razón para construir esta mezquita, para que vivamos en este mundo en una atmósfera pacífica y amorosa y en lugar de desorden, conflicto y usurpación de los derechos de los demás, cumplamos con los derechos del prójimo. Este es el concepto hermoso que el fundador del islam nos ha enseñado y, aunque  a veces, se tienen que adoptar medidas estrictas para establecer la paz, un verdadero musulmán debe manifestar amor y afecto hacia sus vecinos y también en general con el fin de establecer la paz verdadera.

 

También agradezco a la señora alcaldesa por su cordialidad y bondad y por hablar sobre nuestro lema, “amor para todos, odio para nadie”. Después de construir esta mezquita, hay una mayor atención hacia los áhmadis musulmanes, por lo tanto, ahora es el deber de los miembros de la Comunidad poner en práctica este lema aún más que antes. Deben respetar y venerar a todas las religiones y a sus seguidores. Como mencioné anteriormente, el islam declara que los profetas fueron enviados a todas las naciones y con religiones verdaderas, por lo tanto, a los verdaderos musulmanes se les ordena que siempre que mencionen los nombres de los santos fundadores de otras religiones, lo hagan con respeto. Es por eso que cuando hablamos de los judíos y mencionamos al Profeta Moisés (as), también agregamos las palabras Alahi Salam al nombre, es decir, que Dios envíe sus bendiciones sobre él porque fue un profeta de Dios y una persona virtuosa. Del mismo modo, cuando hablamos del Profeta Jesús (as), nuevamente le enviamos bendiciones porque fue una persona virtuosa y vino a propagar amor y afecto por el mundo.

Por lo tanto, un verdadero musulmán debe ser respetuoso con todas las religiones y mostrar reverencia hacia sus fundadores. Esta bella enseñanza es la que puede establecer la paz y el amor en este mundo y este es el precepto que los fieles que vienen a la mezquita deben mostrar en cada una de sus acciones. Si no lo hacen, Dios el Todopoderoso dice en el Sagrado Corán que el asistir a la mezquita será un ejercicio vano para ellos. Si van a la mezquita para hacer la oración, pero no cumplen con los derechos (de los demás) y crean desorden en el mundo, sus actos de adoración les serán devueltos. Además, en el Más Allá, en el Día del Juicio, el día en que Dios el Todopoderoso recompensará o castigará, en lugar de cosechar bendiciones por Su adoración, esto se contará como una acción pecaminosa por no cumplir con los derechos de la humanidad y por intentar causar desorden en vuestro lugar de residencia o país.

Por lo tanto, esta es la hermosa enseñanza que los áhmadis deben esforzarse por adoptar y espero que, si Dios quiere, después de la construcción de esta mezquita, los áhmadis dirijan su atención hacia esto y los residentes locales se den cuenta de que esta es la verdadera enseñanza islámica idónea para establecer el amor y la armonía en el mundo.

La respetable alcaldesa habló sobre (la plantación de) un árbol y sobre el hecho de regarlo para que pudiese florecer, crecer y dar frutos y convertirse en una fuente de amor, paz y armonía para este pueblo. Sin embargo, me gustaría mencionar que unos minutos antes, cuando lo estábamos plantando y regando, algunos miembros de la prensa me preguntaron: “¿cómo puede ser la integración posible si practicáis esto y aquello de un modo diferente?” Les respondí diciendo que en el islam hay enseñanzas que pertenecen a la religión. Por ejemplo, la libre mezcla de hombres y mujeres, purdah, etc., estos temas son para un lugar y un tiempo específico y no impiden la integración. La verdadera integración significa vivir entre nosotros con amor y armonía, e independientemente de que sean hombres o mujeres, luchar por la prosperidad de nuestro país y ciudad. Les puse el ejemplo de (mujeres) áhmadis musulmanas que trabajan como doctoras. Trabajan con otros médicos sin importarles si los pacientes son hombres o mujeres, tratándolos a todos por igual. Este es un servicio a la humanidad. Del mismo modo, algunas mujeres áhmadis musulmanas trabajan como enfermeras y hombres y mujeres trabajan juntos porque es un requisito. Sin embargo, cuando se trata de hacer la oración u otros eventos, las mujeres se separan y se sientan en un salón adyacente para su propio bienestar y ellas organizan sus propios eventos, y nadie debería tener ningún problema con eso. Al hacer esto, nuestro amor, lealtad y respeto por el país no se ve disminuido de modo alguno. Nuestras mujeres aman a su país tanto como nuestros hombres. A nuestras mujeres se les alienta a estudiar y después sirven a su país de la misma manera que nuestros hombres. De hecho, las niñas y las mujeres áhmadis tienen más educación que los hombres áhmadis y están sirviendo a su país (más que los hombres).

Por lo tanto, este es el bello ejemplo de integración evidenciado por las mujeres áhmadis. En cuanto a ciertos mandatos religiosos, no se debe hacer hincapié en las enseñanzas particulares, ya que estas cuestiones promueven el odio, o si no eso, aumenta la segregación o hiere los sentimientos de los demás. Por lo tanto, cada áhmadi, ya sea hombre o mujer, es leal a su país y lucha por el progreso de su nación. Esto es lo que nos esforzamos por lograr.

 

Cuando la respetable alcaldesa me pidió que regara el árbol, le pedí que me ayudara a verter el agua juntos. Sorprendida por esto, me preguntó: “¿podría agarrar el mango con usted?” Respondí: “por supuesto que puede”. Esta es la verdadera integración que estamos tratando de lograr para que las personas sepan que tanto yo, en mi calidad de líder de una organización religiosa, y usted, como la señora alcaldesa de esta ciudad, hemos hecho un esfuerzo común para mejorar la belleza de esta ciudad, tanto desde una perspectiva mundana como religiosa, por medio de la plantación de este árbol. Éste ahora crecerá y florecerá creando una atmósfera de amor, armonía y paz. Además, si este es un árbol frutal, siempre puede dar frutos de afecto y concordia.

¡Gracias!

¡La paz sea con todos ustedes!

 

Send this to a friend