Especialista de enfermedades infecciosas habla sobre el coronavirus
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Especialista de enfermedades infecciosas habla sobre el coronavirus

La revista ‘The Review of Religions’ realizó una entrevista con el Dr. Faheem Younus, quien es el Oficial en Jefe de Calidad y Jefe de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Maryland UCH., sobre la crisis actual del covid-19. Para estar al corriente de los consejos sobre las circunstancias rápidamente cambiantes que nos rodean, Faheem Younus recomienda visitar la página web de la Organización Mundial de la Salud. La entrevista fue realizada por Sarah Waseem y Farhat Mahmood.

“Somos como guerreros en una batalla, que portan tijeras y cuchillos en sus manos; y el otro bando tiene F-16 y tanques”.

S: Dr. Faheem, Assalaamo aleikum, que la paz sea contigo.

F: Wa aleikum salaam, que la paz sea contigo también.

S: Hemos tenido muchas pandemias en el pasado como el SARS y la gripe porcina, pero ninguna de ellas parece haber propiciado el tipo de medidas de contención global que estamos viendo ahora: tiendas cerradas, transporte afectado, etc. ¿Qué tiene el covid-19 que es tan diferente?

F: Es una excelente pregunta. Así que, en primer lugar, creo que la respuesta simple es su impacto. Considera que entre enero y febrero, todo lo que la gente decía era, “este es otro tipo de gripe, sólo causa un 2% de mortalidad”, pero esa cifra del 2% era muy engañosa. Cuando miramos retrospectivamente al SARS, que ocurrió en 2003, este tuvo una mortalidad del 8%. Pero cuando vemos el número total de personas que murieron en el mundo por SARS, fue menos de 900 personas. Con el covid-19, ahora mismo, el número de muertos sobrepasa ya los 26.000. Así que lo que ya ha hecho el covid-19 en tres meses, el SARS no pudo hacerlo en dos años. Por tanto, la pregunta es: ¿por qué? ¿Cómo es que este virus es tan letal?

Muchas cosas han cambiado en el mundo en los últimos 17 años, por ejemplo, los viajes globales. Si miramos al 2003, alrededor de 1.500 millones de personas viajaban anualmente alrededor del mundo. Ahora el número es más de 4.000 millones. Por eso puedes ver cómo este virus se ha propagado a lo largo y ancho del globo.

Otro punto a tener en cuenta es el cese de los viajes desde Wuhan, China. El virus probablemente apareció en algún lugar de allí en noviembre o diciembre, no sabemos la fecha exacta, pero digamos que fue en diciembre. Ahora mira al pasado y verás que cuando se pusieron las restricciones para viajar no fue hasta el 21 de enero. Así que el 21 de enero, cuando pusimos un bloqueo en Wuhan, entonces más de 7 millones de personas habían salido ya de Wuhan.

Cuando se juntan estas cifras y luego se mira ese 2% de mortalidad, y se compara con la gripe común, (no sé en el Reino Unido, pero en los EE.UU. la gripe mata un promedio de 35.000 cada año), la mortalidad del coronavirus es 10-20 veces más que eso, lo cual significa que potencialmente estamos viendo medio millón de personas muertas en los EE.UU.

El mayor problema es la comorbilidad que causa, es decir, cuando se une a la existencia de una o más enfermedades ya presentes. Cerca de un 10-15% de la gente requerirá hospitalización. Si sólo el 10% de la población de EE.UU. se infectara con el virus, (lo cual es una estimación poco probable, porque normalmente ese número sería mucho mayor), eso significaría 6 millones de hospitalizaciones. Tenemos 5.000 hospitales en todo el país, así que piensa en ello: serían 1.000 pacientes más por cada hospital. Así que estas son las razones por las que esto es tan importante.

Estoy diciendo que eso sería la muerte innecesaria de muchísimas personas. Lo que está sucediendo aquí es que múltiples factores  pequeños acaban de unirse de una manera que han cobrado impulso, porque  primero tenemos un nuevo elemento, un virus nuevo que viene del reino animal e infecta a los humanos, y los humanos nunca lo han visto antes;  así que nuestro sistema inmunológico se ha visto sorprendido, no tenemos inmunidad contra ello.

En segundo lugar, ha ocurrido en el país más poblado posible. Si hubiera ocurrido en las Maldivas, u otra isla, lo más probable es que nunca hubiera ido a ninguna parte del mundo.  Wuhan es una ciudad más grande que Nueva York, que solo tiene 8 millones de habitantes, comparado con Wuhan que tiene 11 millones.

En tercer lugar, apareció alrededor de Año Nuevo, una época de muchos viajes y luego teníamos el Año Nuevo Chino; y en cuarto lugar es que no se detecta hasta 7 u 8 semanas después.

No estoy criticando a los chinos, creo que es muy difícil detectar un nuevo patógeno, así que creo que han hecho un trabajo fenomenal. Añade entonces la mortalidad, la morbilidad y la eficiencia de este virus.

Cada persona infectada con la gripe es probable que se la pase a una o dos personas, pero el coronavirus vamos a pasarlo a 2 ó 3 personas. Ahora bien, esto puede parecer una pequeña diferencia, pero cuando lo proyectas en las distintas poblaciones y pasas por el tercer, cuarto y quinto ciclo del virus, son cientos de miles de personas las afectadas. Así que hay múltiples factores alineados todos juntos y es por eso que está habiendo el tipo de impacto que estamos viendo.

S: Eso es muy útil. En las redes sociales, has hablado bastante en tu cuenta de twitter sobre algunos de los mitos que hay que disipar sobre el virus. Has entrado en muchos detalles sobre eso. ¿Podrías decirnos cuál crees que es el más importante de ellos?

F: Dios sabe, ¡no tengo ni idea! ¡Te diré por qué lo hago, antes de poder decirte cuál es más el importante! No podía seguir el ritmo de mis mensajes de texto y de los whatsapps, y las llamadas telefónicas que recibo de amigos y familiares, miembros de la Comunidad Musulmana Ahmadía y del trabajo, porque todo el mundo está preocupado. No puedo contestar al gran número de preguntas que recibo, muchas de las cuales son sólo mitos.

Eventualmente mi hija dijo: “papá, deberías twittear sobre eso porque mucha  gente está en twitter”. Por eso empecé a twittear sobre dichos mitos y recibí respuestas de todo el mundo, lo cual me hizo darme cuenta de que estaba haciendo un buen servicio. Creo que hay mucha gente que se hace esas preguntas.

Hace dos o tres semanas, los informativos hablaban de los meses de verano, de que el virus desaparecería para entonces. Así que en esa fecha, ese era el mito más popular y pienso que si me hubieras preguntado eso hace 2 ó 3 semanas, yo hubiera dicho que ese sería el mito número 1.

Pero entonces, una semana después, toda la historia del ibuprofeno, comenzó en Francia; y además, un médico británico, creo que tiene una consulta de otorrinolaringología, habló de la pérdida de olor, diciendo que “si tienes pérdida de olor, tienes el covid-19”. En fin… Sabes, yo tengo familiares que han perdido el olfato durante años. No quiero que mueran de este pánico. Así que todo se mueve con el ciclo informativo, creo.

S: Como musulmán áhmadi, obviamente estás en la primera línea de esto, ¿cómo te ha ayudado tu fe respecto a cómo reaccionar en esta época tan difícil?

F: Sí, me alegro de que me lo preguntes, porque uno de mis compañeros se acercó a mí el otro día, y también es un especialista en enfermedades infecciosas y un hombre muy inteligente, y me dijo: “voy a hacerte una pregunta y sé la respuesta, pero aun así voy a preguntártela”. Yo no tenía ni idea de lo que estaba pensando y me dijo: “¿no tienes miedo?”. Así que me reí muchísimo y le dije: “me has dicho que ya sabías mi respuesta. Dime pues, ¿cuál es la respuesta? Y él dijo: sé que vas a decir “no”; y yo dije, esa es la respuesta correcta. Así que me preguntó, ¿por qué?

Y le dije: mira, como hombre de fe, pienso bastante en mi mortalidad, incluso en tiempos de normalidad. Y de nuevo, no quería abrumarlo con un discurso… pero sabes, creo que eso es lo que nuestros Jalifas nos han enseñado y también el núcleo de las enseñanzas del Mesías Prometido (as).

¿Qué significa taqwa? Es el temor de Dios. En mi opinión es el reconocimiento de Dios y la conciencia de Dios. Por lo tanto, creo que si no hubiera fe, no habría diversión. Realmente creo que este es un momento para la inspiración. No tengo miedo de estar en la primera línea, en realidad estoy entusiasmado. He encontrado más propósito si cabe en mi profesión.

Hubo días, semanas y meses en los que me sentí como un robot, simplemente viniendo aquí, viendo los mismos pacientes todos los días, a pesar de que sigues trabajando para ayudar a la gente. Pero el grado de ayuda que podemos ofrecer en estos días, el grado de confort que podemos ofrecer a la gente, creo que está directamente relacionado con la fe. Así que es un tema muy amplio, cómo la fe se convierte en parte de ella, pero debo decir que es algo que llega en todas direcciones: derecha, izquierda y centro.

S: Aquí, cuando he hablado con los médicos donde trabajo, o con los trabajadores del campo de la salud, y también en los medios de comunicación, estamos escuchando a muchos médicos hablar de la sensación de frustración por lo que está pasando y su sensación de desesperación; y también de su sentimiento de casi estar traumatizados por la cantidad de muertes que están viendo. Y me pregunto, ¿qué le diría a aquellos que no tienen ese tipo de fe a sus espaldas?

F: Mira, yo no me veo traumatizado por la muerte y el sufrimiento, porque si pudiera evitar todo sufrimiento, habría podido evitar la muerte de mis propios padres. La realidad es que todos nos iremos en algún momento. Me siento frustrado. Tengo mi angustia, pero mi angustia viene de la falta de recursos. Como doctor, no tengo suficientes tests para ayudar a mis pacientes. A pesar de vivir aquí, en el centro neurálgico de la ciencia y la economía de EE.UU., no tenemos suficientes mascarillas, no tenemos suficientes mascaras N-95, no tengo suficientes medios de protección para mi propio equipo. Eso es lo que me frustra. Somos como guerreros en una batalla con tijeras y cuchillos en nuestras manos; y el otro bando tiene F-16 y tanques.

Así que de ahí viene mi frustración, de que no puedo ayudar tanto a mis pacientes y respecto a ellos, no tengo un tratamiento ni una vacuna. Así que ya sabes lo indefensos que estamos. Como médicos, en teoría estamos programados para operar en este ecosistema y con una infraestructura muy fuerte, y lo vemos en los dramas de la televisión, donde en pocos minutos en una sala de emergencias hacemos pruebas y radiografías y ponemos una mano en el pecho de alguien, y apretamos su corazón hasta que llegue el cirujano de trauma. Por tanto, cuando esas personas están encadenadas por la falta de recursos, creo que hay cierta frustración asociada a eso.

Pero en lo que respecta a los muertos, los que están muriendo y los que están sufriendo, creo que nuestro trabajo es hacer lo mejor que podamos. El resto está en las manos de Al’lah. A mí me gusta tratar a mis pacientes como si fueran mi familia y por eso he dado el ejemplo de que mis dos padres murieron delante de mí y no había mucho que pudiera hacer, y esa es la perspectiva que me gusta mantener. Estamos aquí para ayudar a la gente, pero como doctores morimos, nuestros propios familiares mueren, así que eso es parte de la vida.

S: Gracias. ¿Cómo es que no nos anticipamos a esta pandemia? ¿Cómo es que a través del mundo no planeamos lo suficiente y cómo podríamos prevenir la próxima pandemia?

F: Esa es una pregunta estupenda y de nuevo, no lo sé. ¿Cómo te doy una respuesta a la ligera? Sabes, realmente, nosotros somos los soldados de a pie,  médicos y enfermeras, no somos planificadores de pandemias; y yo no controlo miles de millones de dólares. Este es el trabajo de los líderes, ¿verdad? Si miras la charla de Ted Talk que ha estado circulando por todas partes estos días, Bill Gates predijo esto hace cinco años.

Ahora, cuando la gente mira esto, fue una genialidad pura y absoluta; pero creo que la realidad está entre el dinero y el poder, y a veces los buenos propósitos se pierden con el interés egoísta y cerrado, y eso es todo lo que puedo decir. Creo que se pierden entre nuestros estrechos intereses y la fama, el dinero y el poder, en ese todo y en el ego mayormente, tal vez por encima de todo. Cuando las recesiones son impulsadas por esas motivaciones es muy difícil planear para algo tan unificado. ¿Sabes…? Mira lo unificado que está este virus contra la humanidad. El virus no está haciendo las preguntas que has escrito. ¿Es usted británico, americano, áhmadi o chiita? ¿Eres negro o blanco? ¿Eres hombre o mujer? ¿Eres rico o pobre? Este virus es un virus tan ético, diría yo, que simplemente hace una sola pregunta: ¿Eres humano? Eso es todo. Y aquí estamos como humanidad, estamos divididos y la planificación de la pandemia requiere un pensamiento unificado. ¿Dónde está la plataforma unificada? ¿En qué plataforma estamos tomando decisiones globales?

Eso es lo que Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía (aba) ha estado diciendo durante los últimos doce años, por lo menos. Recuerdo que ya hablaba de estas cosas: que la ONU es una especie de difunto, que otros gobiernos nacionalistas están surgiendo. Así que, por desgracia, creo que ahí es donde yace el problema. Pero si me  preguntas, ¿estaban las señales de advertencia ya allí? Sí, estaban ahí. ¿Estaba el mundo advertido sobre esta amenaza? Sí, el mundo fue advertido. ¿Hubo voluntad política para hacer algo? No lo sé.

S: Gracias. Una de las realidades a las que podemos enfrentarnos es que el auto-aislamiento puede no ser una solución, durante seis meses, un año; y también estamos escuchando sobre el hecho de que el auto-aislamiento puede funcionar, pero entonces el virus puede volver de nuevo. Me pregunto qué opinas de eso y si hay alguna estrategia para el futuro.

F: Ciertamente… Entonces dicen, ¿cómo te comerías un elefante? ¿Te lo comes bocado tras bocado? Aquí tenemos un elefante que debemos tragar. Así que yo no lo haría, creo que cualquiera que diga que el auto-aislamiento o el distanciamiento social es la única solución, es una simplificación excesiva. Por tanto, tenemos que trabajar con retrospectiva. ¿Qué lejos estamos del tratamiento o de una vacuna? Probablemente estemos a un año y medio o dos años de su alcance. Así que la probabilidad de una vacuna o tratamiento se dará de dieciocho a veinticuatro meses. Por eso la siguiente cuestión es que necesitamos una estrategia para llevar a la humanidad a través de los próximos dieciocho a veinticuatro meses, para pasar este período con la menor cantidad de daño.

Siendo esa es la estrategia, ¿cómo haremos un puente entre ahora y dentro de veinticuatro meses? Lo primero será el auto-aislamiento o lo que yo llamaría distanciamiento social durante tres semanas. Déjame explicar el escenario, porque estas son las cosas en las que pienso muy profundamente todo el tiempo.

Hay tres estratos típicos en cualquier sociedad: hay un primer nivel, gente que tiene mucho dinero; hay una parte media que puede aguantar tres semanas; y luego hay un tercero, y este tercio inferior es el que realmente va a sufrir, el gobierno debe ayudarlos, los ricos deben ayudarlos. Deberían crear una estructura social en la que no se sientan obligados a salir de sus casas porque si no morirán de hambre. Durante esas tres semanas, mientras la gente está en casa, trabajaríamos intensamente en hacer que las pruebas sean accesibles; haríamos millones y millones de batas y guantes, y encargaríamos a cada fábrica de Nike, cada fábrica de GAP, Under Armor, etc., que simplemente fabriquen equipamiento sanitario básico. Esta sería una iniciativa impulsada para la humanidad.

Cuando esto comenzó, en Singapur, un país de unos 5.5 millones de personas, en pocas semanas, este país había preparado ya 900 estaciones de prueba. Si ellos pueden hacer eso, ¿por qué no Londres o Nueva York? Así que después de esas tres semanas, deberíamos tener una capacidad de prueba que nos permita hacer tests en casa. La gente debería pasar por esas pruebas en sus coches, en los centros comerciales, etc., y en todos los lugares públicos uno debería acceder al test. Ahora se haría la prueba al 10%-20% de la población y empezaríamos a elegir a todos aquellos que son lo que llamamos “portadores asintomáticos” o aquellos que no están demasiado enfermos, pero están infectados y se les aísla; y deja que la sociedad siga adelante.

Si soy un portador asintomático pero soy conductor de autobús, o si soy un portador asintomático pero dirijo un centro de atención a la tercera edad, es muy importante identificar a esta persona. Entonces irás con una estrategia planificada. Simplemente aislarás a las personas que son portadoras asintomáticas y dejarás que la sociedad siga adelante; y seguirás haciendo ese aislamiento específico, llevando a cabo tests, aislando a la gente, probando, aislando, pero de forma específica. Se hará eso durante 14 ó 16 meses, hasta que reciban una vacuna o un tratamiento. Así que no es sólo distanciamiento social, sino un enfoque de tres niveles: distanciamiento social y pruebas; después cuarentena y finalmente obtener un tratamiento.

A lo largo del camino hay muchos otros matices. Con suerte, en un mes o dos, tendremos pruebas serológicas que nos ayudarán a descubrir quién es inmune. Eso sólo nos dice quién ha estado expuesto a este virus, si estaban mortalmente enfermos o son asintomáticos, y una vez que encontremos cientos de miles de esas personas, que creo que existen, entonces podremos tomar su suero y a partir de su suero podremos hacer medicinas que serán una especie de inmunidad pasiva para que podamos infundir esos anticuerpos a las personas que están realmente enfermas en la UCI. Así podremos empezar a salvar vidas allí mismo, identificando a las personas que ya se han recuperado.

A lo largo del camino también tenemos que usar los canales de comunicación para dar esperanza a la gente. Debemos asegurarnos de que la gente entienda que la humanidad se mantendrá en pie después de que esto termine. Y por supuesto, como áhmadis, creemos en esa seguridad de la que Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), el Mesías Prometido (as), ya ha hablado, es decir, sobre el futuro de la Comunidad Musulmana Ahmadía en trescientos años y su victoria final. Así que no tengo ninguna preocupación por la humanidad. Pero, por supuesto, tenemos que decírselo de forma que lo entiendan.

S: Gracias. ¿Cómo es de importante tener un sistema inmunológico saludable con esta enfermedad?

F: Ya…, desde el punto de partida, todos somos iguales. Nadie tiene anticuerpos contra este virus. Es una cepa nueva. Ahora, para esta cuestión, tomemos la analogía del incendio de una casa: todas las casas son igualmente propensas al fuego. Un mejor sistema inmunológico sería como una casa que tiene menos madera y más acero, por lo que esa casa estará más protegida contra el fuego y eso es cierto para las personas que tienen buena salud, las personas que se han cuidado a sí mismas, que hacen ejercicio y que no tienen otras cinco enfermedades, que están durmiendo bien, e incluso me atrevería a decir, también aquellos que son positivos en su perspectiva. Creo que todas estas cosas ayudarán.  En un año o dos, haremos una autopsia para ver cómo impactó en diferentes partes del mundo. A veces, cuando miro las pandemias anteriores, no veo un patrón muy variado; típicamente es similar en todos los aspectos, pero veremos lo que sucede esta vez.

S: La gente también está hablando, ciertamente en este país, sobre el impacto de esta pandemia en la salud mental. Tú has mencionado acerca de la necesidad de una actitud positiva. Pero muchos probablemente sufrirán traumas, dolor y la gente perderá familiares. En cuanto a los trabajadores de primera línea y el trauma que habrán pasado, ¿has tenido alguna idea de cómo seguir adelante?

F: Es una pregunta muy difícil, porque creo que los seres humanos son seres muy complejos. Tenemos nuestra propia visión del mundo y en esta etapa todos van a sufrir según la manera en que han vivido su vida y se van a intentar curar de la manera que crean y cuando así lo crean.

Así que como dicen: en la naturaleza no hay ni recompensas ni castigos, simplemente hay consecuencias. Por eso, en mi opinión, desafortunadamente siento que habrá muchas consecuencias para nosotros como humanidad, lo que significa que si yo tuviera una enfermedad mental para empezar, es probable que se exacerbe; y si tuviera una décima parte de los problemas en la vida que ya estaba manejando y esto ocurre encima de todo, es probable que me lo ponga difícil.

Si vivo en un país o en una sociedad que es muy individualista, voy a tener una experiencia muy diferente en comparación a si vivo en una sociedad que es más comunal. Para mí, la Comunidad Musulmana Ahmadía es como el regazo de una madre. Para nosotros que tenemos el Jilafat (Califato), que pertenecemos a algún lugar, creo que nuestra capacidad de recuperación va a ser muy diferente.

Ahora tenemos la oportunidad de servir, ahora que la humanidad está sufriendo.  Sabemos que la gente está sufriendo y como el virus no discrimina a quien ataca, podemos ayudar indiscriminadamente. Creo que hay una hermosa oportunidad en esta crisis, en particular para personas como nosotros, que hemos sido bendecidos con este tipo de inmunidad espiritual, que diría que es una inmunidad espiritual, que Al’lah nos ha dado una base muy diferente en este mundo. Así que tal vez eso es lo que deberíamos hacer, pero habrá mucho sufrimiento, habrá mucha depresión, aislamiento, síntomas del trastorno de estrés postraumático, y espero que podamos empatizar con eso y no sólo dejarlo pasar.

S: Como reflexión final, no creo que el mundo vuelva a ser el mismo de nuevo. Me pregunto si usted tiene alguna reflexión final sobre eso.

F: Es muy difícil de responder. Me asusta predecir cómo será el mundo. De nuevo, creo que es la forma en que lo veo. La gente inteligente mira hacia sí misma y toma lecciones, y aprende de esas lecciones; pero la gente que no es tan inteligente termina culpando a los demás, no cambia su comportamiento y para ellos la vida sigue adelante. Creo firmemente en tratar esto como una gran oportunidad. De eso trata toda la noción del sufrimiento. Hazrat Mirza Tahir Ahmad (ra), Cuarto Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, lo ha explicado en su libro Revelación, racionalidad, conocimiento y verdad”, revelando que hay un gran  avance en el sufrimiento.

Así que la pregunta es, ¿quién va a usar esta oportunidad y hacer buen uso de la misma, versus a un uso no tan bueno? Mi creencia  es que habrá una variedad de opiniones. Algunos aprenderán algo de esto y sus vidas cambiarán para siempre. Creo que eso será algo bueno. Deseo realmente, que el mundo sea un lugar diferente, avanzando hacia adelante. Pero he visto tanto sufrimiento en mi vida, que mi experiencia es que algunas cosas nunca cambian, desafortunadamente; pero el cambio está en nuestro control.

Esto se aplica a mí, a ti, a nuestra Comunidad. Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) nos guía cada semana sobre las cosas que deberíamos hacer y lo que es bueno para nosotros; y aunque nos guste o no, o lo aceptemos o no, todos tenemos un grado variable de respuesta a eso; hay un espectro y en un extremo están aquellos que se alinean con él, y en el otro extremo están las personas que continúan viviendo sus vidas según sus propios preceptos. Como Comunidad, realmente deseo y espero que todos nosotros nos movamos como tal un poco más hacia el mensaje de Su Santidad, tal vez sea una pulgada para uno y una milla para otro. Sigo pensando en la sesión de preguntas y respuestas de Su Santidad, en la que expresó su mayor preocupación: cuando ocurra ese avance, la gente buscará a Dios; y, ¿estaremos preparados? Así que tal vez esto nos despierte y nos preparemos un poco más para ello. Eso es todo lo que diré.

S: Yazakal’lah. No creo que tenga nada que añadir y quiero decir que encuentro tus respuestas increíblemente provocadoras para el pensamiento. En nombre de la revista ‘The Review of Religions’ sólo quiero mostrarte mi gran agradecimiento. Tenemos mucho respeto por todos los que estáis en primera línea de vuestra profesión, trabajando sin equipos suficientes; y tenéis familias que estoy seguro que están preocupadas por vosotros. Así que, si Dios quiere, rezaremos por vosotros y muchas gracias por tu tiempo.

F: No hay problema, es un placer. Yazakal’lah.

Share via