¿Permitirá Dios que haya una tercera guerra mundial?
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

¿Permitirá Dios que haya una tercera guerra mundial?

Director del Spanish Desk y editor de la revista Review of Religions en Español

Transcripción:

Introducción

Debido a la crisis actual entre Rusia y Ucrania, mucha gente, incluso los expertos, temen la posibilidad de que se produzca una nueva guerra mundial. No hay duda de que un conflicto de esta magnitud, junto con la existencia de armas nucleares, provocaría una devastación sin precedentes.

Estamos viendo ya en Ucrania, y en otras partes del mundo como la gente reclama con lágrimas a los líderes del mundo para que hagan algo y salven a aquellos que ya están sumergidos en el conflicto, y también para que protejan al resto del mundo de la catástrofe.

Pero mi propia opinión es que, cuando los líderes del mundo no sean capaces de hacer frente a este desafío, y el sufrimiento de la gente continúe creciendo, se pregunte ¿dónde está Dios? ¿por qué Dios está permitiendo todo esto?

Por ello, creo que es importante explicar el punto de vista de un creyente sobre este tema tan delicado.

Las advertencias de Dios

Desde un punto de vista religioso, el Corán establece una serie de principios muy claros, y de hecho estos principios aplican perfectamente a la época actual. El Corán dice que se han enviado a más de cien mil profetas a lo largo de la historia. Es decir, que no ha quedado nadie que no haya recibido un mensajero. Además, cada mensajero ha traído prácticamente el mismo mensaje: existe un Dios, adórale, y sé bondadoso con la gente. Este punto es común en todas las religiones.

El Corán además insiste diciendo: mira la historia, estudia el pasado. Observa lo que ha sucedido con la gente que ha rechazado ese mensaje: quienes fueron crueles con sus semejantes, y les abusaban u oprimían, y después de la advertencia continua de los mensajeros de Dios, continuaban sin aceptar el mensaje de Dios y siguieron con sus conductas destructivas e inmorales. La gente imploraba para que alguien hiciera algo. Finalmente, las personas que no cambiaron fueron destruidas.

Fueron destruidas de diferentes maneras, o bien por catástrofes externas o por conflictos internos. Podemos verlo en el ejemplo del pueblo de Lot, el profeta Noe y su arca. Pero la diferencia con la época actual, es que esos profetas tenían un mensaje para un lugar concreto, y, por tanto, las catástrofes que tenían lugar estaban limitadas a zonas concretas.

Un mensaje universal

El fundador del islam, el Profeta Muhammad (la paz sea con él) trajo consigo un mensaje universal y predijo que llegaría un momento en el futuro, referido como la época del regreso del Mesías, en la que se dispondrían de los medios para que este mensaje se propagará por todo el mundo.

¡Ojo! Quiero aclarar que no estoy diciendo de que la gente deba convertirse en musulmana para salvarse -de hecho el Corán dice que no solo los musulmanes merecerán la salvación-, pero sí que se detengan las injusticias y la inmoralidad, que la gente pare de causar daño a los demás, que ayuden a los menos afortunados y no abusen de ellos, y que antepongan el bien común a sus propios deseos, porque si no lo hacen, a pesar de recibir advertencias continuamente, tendrá lugar una catástrofe. Este es el mensaje fundamental que trajo el profeta del islam.

Ahora vemos que estamos en una aldea global. A través de la Tv e internet estamos todos conectados. Por otro lado, el fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía, a quien consideramos como el Mesías que he mencionado antes, ha vuelto a recordar este mismo mensaje de advertencia. Ahora, el mensaje de advertencia ya ha llegado a todas partes.

Así que el principio es el mismo que antes. Hemos recibido un amonestador que ha traído una advertencia. La única diferencia es que como la tecnología ha permitido que el mensaje sea universal. Así que si se desoyen todas las advertencias, la gente ignora su responsabilidad hacia la humanidad, y hacia Dios, solo entonces Dios permitirá que ocurra una tercera guerra mundial.

El líder actual de la Comunidad Musulmana Ahmadía ha explicado y advertido sobre esto múltiples veces en los últimos años, en simposios por la paz y en otros actos públicos, e incluso se ha dirigido a los líderes mundiales advirtiéndoles de las consecuencias catastróficas que provocaría la injusticia que existe en el mundo de hoy.

¿Qué podemos hacer?

A la vez debemos recordar que siempre hay esperanza. Si vemos el ejemplo de Noe, cuando construyó el arca y comenzó el diluvio, hasta el último minuto continuaba llamando a su hijo para que se subiera. Aún tenía una oportunidad.

En la época actual esto es igual de aplicable. Incluso aunque parezca que ya es tarde, aun así, tenemos la oportunidad de aceptar el mensaje y escuchar esta advertencia para evitar así la catástrofe.

Observemos el ejemplo de los profetas de Abraham y Lot:

Los oponentes rechazaban su mensaje de paz y abusaban de sus seguidores. Por ello, Dios les advirtió diciendo que si no se detenían de oprimir a Sus seres queridos tendría lugar una catástrofe. Sin embargo, el profeta le preguntó a Dios que, si encontraba por lo menos a 10 familias justas, ¿salvaría a su nación? Dios le contestó que si. Estaría dispuesto a salvar a todos por el bien de unos pocos. Sin embargo, el profeta no encontraba 10 familias, y le preguntó si los salvaría por 9, luego por 8, así hasta que Dios aceptó y permitió salvar a toda una nación inmoral, corrupta, e injusta por el bien de una familia.

Actualmente, la inmoralidad, la injusticia, la corrupción, y demás claman la intervención divina. Por ello, el ejemplo sigue siendo el mismo, si hay un grupo de individuos que hacen el bien y muestran justicia, Dios ciertamente salvará de la destrucción a toda su zona de influencia para que ellos no sufran. Estas personas se convertirán en una fuente de paz para su gente.

¿Llegará el fin del mundo?

Tenemos la oportunidad de ser esas personas por quienes Dios salve a la humanidad. Si no lo hacemos, entonces la catástrofe será mundial. Los ataques nucleares producirán una reacción en cadena que destruirán gran parte del mundo. Pero incluso entonces, Dios sigue siendo misericordioso. Según el Mesías Prometido, Dios reveló que sigue teniendo un plan, y que el resultado de esta ecuación no será la destrucción completa de la humanidad o el apocalipsis.

Incluso después de este evento, el mundo se dará cuenta de sus errores y reconocerá sus faltas, y se alejará del camino que seguía hasta ahora y que le ha llevado hacia la destrucción. Y entonces se volverá hacia Dios, porque comenzarán a escuchar lo que antes no querían oír y aceptarán lo que antes rechazaban. Y el mundo resurgirá con personas que sigan el camino del bien.

¿Y tú? ¿Crees que tendrá lugar la tercera guerra mundial? Deja un comentario con tu opinión y gracias por ver este vídeo. Si te ha gustado, acuérdate de darle al botón de me gusta, y suscríbete a nuestro canal para ver más vídeos como este. Un saludo, y hasta la próxima.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via