Pruebas de la verdad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Tras recitar el Tashahhud, Ta´wwuz y surah Al-Fatiha, Hazrat Ameerul Mu´mineen Jalifatul Masih V (aba) recitó los siguientes versículos del Sagrado Corán:

El pasado viernes, hablando sobre el Mesías Prometido (as), mencioné que dijo:

“Si una persona ora con fervor a Al-lah el Todopoderoso durante cuarenta días en sus oraciones y permanece justo y libre de cualquier tipo de tenacidad, Dios el Todopoderoso le revelará la verdad en este período.”

Sin embargo, es absolutamente necesario para dicha persona el tener un corazón puro. Un corazón que esté libre de cualquier tipo de prejuicio. De manera contraria, el Mesías Prometido (as) también dijo:

“Aquellas personas cuyos corazones guardan rancor, enfado y están faltos de pensamientos puros, siempre dirán que ‘Dios el Todopoderoso no nos guía mediante sueños”, o “O Dios nos dijo que nos opusiéramos a vosotros’”.

En cualquier caso, Dios el Todopoderoso guía a aquellos que rezan con un corazón puro. Durante la época del Mesías Prometido (as), Dios el Todopoderoso guio a muchas personas a través de sueños, a lo largo de su vida. En una ocasión se mencionó durante una reunión que alguien de Lahore escribió una carta. En dicha carta, esta persona escribió que le hablaron sobre la veracidad del Mesías Prometido (as). Esta persona era un seguidor devoto de un derviche [santo] que vivía cerca de donde estaba enterrado Data Ganll Bajsh. Así que este hombre le contó todo a este derviche. El santo respondió diciendo, “El continuo progreso de Mirza Sahib demuestra su veracidad”. Otro derviche que estaba allí, dijo “Deja que pregunte yo también sobre este tema [a Dios]”. Y así, al día siguiente dijo, “Dios me ha informado que Mirza es una Maula (maestro)”. Al escuchar esto, el otro derviche dijo “Dios debe haber dicho “Maulana”; lo que significa que él [Mirza] es tu Maula y mi Maula es el Maula de todo el mundo”.

Cuando el Mesías Prometido (as) escuchó esto dijo que:

“Hoy en día la gente ve muchos sueños y visiones. Parece que Dios el Todopoderoso desea revelar la verdad a la gente mediante sueños. Para convencer a los corazones creyentes, los ángeles de Dios están en todas partes, de la misma manera que vemos langostas en todas partes en el cielo”.

Luego el Mesías Prometido (as) narró la anécdota de un hombre que intentó escribir un libro en contra del Mesías Prometido (as). Esta persona vio en su sueño al Santo Profeta (sa). El Santo Profeta (sa) le dijo que “estás escribiendo contra Mirza sahib, pero Mirza sahib en realidad es veraz”. De esta manera, Dios el Todopoderoso previene a personas de naturaleza justa de realizar acciones erróneas guiándoles de esta manera. Era un oponente que quería escribir algo en contra del Mesías Prometido (as), pero quizás Dios el Todopoderoso apreció una de sus buenas acciones y debido a esto lo previno de tal acto. Así, tales medios de guía que existían en tiempos del Mesías Prometido (as), continúan a día de hoy. Dios el Todopoderoso guía a aquellos de naturaleza piadosa cuando se postran ante Él pidiendo ayuda. Les guía de forma oculta para ellos. Dios les guía informándoles sobre la llegada del Mesías Prometido (as). En algunas ocasiones la gente sabe sobre el Mesías Prometido (as) y buscan guía por parte de Al-lah el Todopoderoso. Así, Al-lah el Todopoderoso les otorga guía.

Una persona de Mali, que es un país de África Occidental, recibió guía por parte de Al-lah el Exaltado, sobre la veracidad del Mesías Prometido (as) de esta manera. El misionero de allí escribe que Mustafa Dialo Sahib vio un sueño en el que estaba en una casa extremadamente hermosa en el Paraíso. De una parte, de la casa manaba agua, y había una foto de un santo de complexión blanca que llevaba un turbante. Dice que poco después de haber soñado esto, visitó a uno de sus amigos y vio la foto del mismo santo en su casa. Preguntó a su amigo sobre el santo de la foto, y éste le dijo que era el Imam Mahdi. Así, Dialo Sahib mencionó su sueño y preguntó por más información sobre el Ahmadíat. Ante esto, su amigo áhmadi le dijo que “hoy es nuestra reunión mensual general. Ven conmigo y allí puedes preguntarle a nuestro misionero todo tipo de preguntas. De esta manera, participó en la reunión y anunció que quería ser áhmadi tras la misma. Sin embargo, también dijo que “deseo que todos mis hermanos también acepten esta verdad, así que regresaré a casa e informaré a mis hermanos de esto, e, Insha´lah, realizaremos el pacto de iniciación juntos mañana”. De esta manera, cuando todos los hermanos se reunieron al día siguiente a la hora del desayuno, les contó su sueño sobre el Ahmadíat, y los animó a aceptar el Bai´at [pacto de iniciación]. Ante esto, todos sus hermanos lo regañaron y le dijeron que no hacía ninguna falta el aceptar esta nueva religión. Ante lo cual respondió que él iba a aceptar sin duda alguna el Bai´at [pacto de iniciación]. Dice que tras la oración de Fallr, se tumbó un rato para dormir. Vio en un sueño que el Mesías Prometido (as) le está aconsejando recitar los versículos 30 a 33 del Surah Al-Hillr. Tras despertarse, informó a sus hermanos sobre el sueño y fue a la casa de la misión y preguntó sobre la interpretación de este sueño. Ante esto, el misionero buscó los versículos solicitados del Sagrado Corán y se los enseñó. En estos versículos, se ha mencionado la postración de los ángeles y la desobediencia de Iblís ante la creación de Adán. Así, se le dijo que “esto es una guía de Al-lah el Exaltado en relación a lo que haya pasado esta mañana; es decir, tu intención de aceptar el pacto de iniciación es de hecho el actuar de igual manera que los ángeles. Dialo Sahib aceptó el pacto de iniciación formalmente allí mismo y se introdujo a la Yama´at. Gracias a Al-lah, es un miembro muy activo.

De manera similar, un nuevo converso llamado Kone Adama, de la ciudad de Gralao en Costa de Marfil, relata su historia de aceptación del Ahmadíat como consecuencia de un sueño. Dice que:

“Vi en un sueño, que he ido a la mezquita para ofrecer las oraciones. Allí veo que la mezquita está llena de devotos. Me dispongo a rezar en mi alfombrilla cuando una persona se acerca de repente y me pregunta que a qué secta de musulmanes pertenezco y se lleva mi alfombra. Le dije que soy un musulmán áhmadi, ante lo cual me dice que vaya a rezar a una mezquita áhmadi. De esta manera, tras ver este sueño, me sentí convencido y entré en la Yama´at aceptando el Bai´at [pacto de iniciación]”.

De igual manera, una señora de Yemen, Yamila Sahiba. En relación a su aceptación del Ahmadíat, dice:

“Mucho tiempo antes de ser introducida a la Yama´at Ahmadía, estaba en Arabia Saudí, donde me incliné hacia el sufismo y estaba gratamente impresionada por los escritos de Hazrat ´Abd-ul-Qadir Yelani. Actuando según su forma prescrita de solitud y aislamiento, encontraría algo de comodidad y experiencia espiritual”.

Esta es la forma en la que ella actuó, adoró y recordó a Dios, según dice:

“Tras recitar Surah Al-Fatiha, Aeat-ul-Kursi y Surah Al-Ijlas cien veces cada una, recitaba el Darud Sharif [invocar bendiciones hacia el Santo Profeta (sa)] e Istighfar [búsqueda de perdón] mil veces. Esta era la forma de los sufís.”

Por lo tanto, dice que, durante estos días de solitud,

“Vi en sueño que una gran estrella parecida a la luna, descendió hacia la Tierra y estaba caminando en la tierra. Seguidamente, entró a nuestra casa a través del tejado. Yo estaba asustada y asombrada y en ese momento me desperté. Tan solo unos días más tarde, vi cinco estrellas más en otro sueño, que estaban caminando en la tierra en una fila. Sin embargo, son de menor tamaño en comparación con la estrella que vi antes. La interpretación quizás no estaba clara para Jamila Sahiba, sin embargo, la primera estrella que vio fue probablemente el Mesías Prometido (as) y los otros son los cinco Jalifas. Sin embargo, ella dice:

“Luego me presentaron a la Yama’at a través de la MTA, lo que aumentaba continuamente mi sed de adquirir más información sobre la Yama’at. Mientras veía la MTA, el amor por Hazrat Imam Mahdi (as) se formó dentro de mi corazón y comenzó a aumentar y estaba absolutamente segura de que el Mesías Prometido (as) era el Imam de la época. Mientras tanto, escuché en el programa “Al-Hiwar-ul-Mubashir” que aquellos en busca de la veracidad de Hazrat Imam Mahdi (as) deberían ofrecer la oración de Istijara [oración que busca el bien en un asunto particular] y suplicarle a Dios Exaltado por Su guía. Por lo tanto, ella dice que, de acuerdo con la forma prescrita, ofreció dos rak’at [unidades de oración] y se fue a dormir. Ella dice que esa misma noche, vio en un sueño que estoy en una gran multitud de personas en La Meca. La gente está parada de puntillas y estirando el cuello e intentando ver a una persona. Mientras tanto, una persona exclama en voz alta ¡oh gente! ¡Vuestro Imam ha llegado! ¡Oh gente! ¡El Imam Mahdi ha llegado! También empecé a mirar en esa dirección, cuando Hazrat Imam Mahdi (as) apareció frente a todos en un lugar elevado. Su cara brillaba a la semejanza de una luna brillante y sus ojos estaban llenos de tristeza. Cuando le miré cuidadosamente, [vi que] era la cara del mismo Imam Mahdi y Mesías Prometido (as), que había visto en la MTA. Tan pronto como vi esto, las lágrimas comenzaron a fluir de mis ojos y comencé a llorar muy fervientemente. En el momento en que estaba viendo este sueño, mi esposo estaba despierto.”

Ella estaba durmiendo y estaba experimentando este sueño. Sin embargo, su esposo estaba despierto en ese momento y cerca.

“Él me despertó y dijo que estabas llorando muy fervientemente. Cuando desperté, mis ojos se llenaron de lágrimas. Ella dice que después de este sueño, estaba segura de que esta es la verdad y que esta persona es el Imam de la época. Por lo tanto, decidí prometer mi lealtad a este Imam.”

Ella es de Yemen. Todos saben que las circunstancias en Yemen son muy graves en estos días. Su país vecino, Arabia Saudita, ha cerrado todas las rutas a Yemen por mar y vía aérea. Están causando todo tipo de obstáculos con respecto a enviarles ayuda. Los niños inocentes, las mujeres y los ancianos están muriendo como resultado de falta de alimentos o instalaciones para recibir tratamiento médico. Los musulmanes están matando a otros musulmanes, y la razón de esto es que no han aceptado al imám de la época. Recen por ellos también para que Al-lah el Exaltado pueda cambiar sus circunstancias y para que puedan tomar un respiro de libertad y consuelo. Que Al-lah el Exaltado tenga piedad de ellos.

Algunas personas de naturaleza pura creen que el Ahmadíat es verdadero en sus corazones, sin embargo, no hacen Bai’at [iniciación del juramento] debido a varias razones. Con respecto a cómo Al-lah el Altísimo llama su atención hacia hacer Bai’at [juramento de lealtad] y unirse formalmente a la Yama’at, nuestro Mu’allim [maestro religioso] de la región de Kayes en Mali escribe que un amigo cercano de nuestro amigo, ‘Abdul Hay Jabi Sahib, falleció repentinamente en los últimos diez días del mes de Ramadán. Un día, vio en un sueño que viajaba en autobús con su amigo fallecido. Su amigo le dijo, “la Yama’at a la que estás a punto de entrar es una verdadera Yama’at y también estoy entrando en esta Yama’at”.

Abdul Hay Jabi Sahib escuchaba regularmente nuestro canal de radio y era un áhmadi de corazón, pero aún no había aceptado el Ba’it [juramento de lealtad]. Sin embargo, después de ver este sueño, llamó para decirme que vivía a cierta distancia de la ciudad de Kayes y escucho su canal de radio y su predicación. He visto tal sueño, así que acepte mi juramento de lealtad y desde hoy soy un áhmadi.

Un amigo de Egipto, Mahmood Ghareeb Sahib dice:

“Desde la edad de 9 años he estado escuchando una voz poderosa en mi sueño que sigue sonando en mis oídos. No podía comprenderlo, pero me daba miedo cada vez que lo escuchaba. Luego, en 2010, cuando encontré la MTA y escuché algunos dichos del Mesías Prometido (as) en las voces de Muhammad Shareef Odeh y Asad Musa Odeh, inmediatamente me di cuenta de que esta era la misma voz que solía escuchar en mis sueños. Por lo tanto, comencé a ver la MTA con mayor interés. Las palabras y los poemas del Mesías Prometido (as) me afectaron profundamente. Cada vez que trataba de imaginar el semblante bendito del Santo Profeta (sa), la imagen del Mesías Prometido (as) siempre se presentaba en mi mente. Un día estaba viendo MTA y apareció la imagen del Mesías Prometido (as). Dirigiéndome a él, le dije: ‘Te pregunto por Dios, ¿eres sincero en tus afirmaciones o no?’ Después de esto, me fui a trabajar. Cuando regresé por la noche, encendí el televisor de inmediato y sintonicé la MTA. El extracto del Mesías Prometido (as) que estaba siendo leído era:

[Texto en árabe]

Es decir ¡Oh mi gente! He sido enviado por Dios el Todopoderoso. He sido enviado por Dios el Todopoderoso. He sido enviado por Dios el Todopoderoso y llamo a mi Señor para dar testimonio de que soy de Dios el Todopoderoso. Cuando escuché esto, caí de rodillas y comencé incontrolablemente a decir que la paz sea contigo, la paz sea contigo, mientras besaba la imagen del Mesías Prometido (as) en el televisor. Así es como en un instante el Ahmadíat se convirtió en mi todo.”

Luego aceptó el Bai’at [juramento de lealtad]. Describiendo cómo entró en la comunidad, Jameel Zaran Sahib, un amigo de Jordan dice:

En 1992, cuando los países musulmanes se enfrentaban varios problemas y dificultades, pensaba día y noche que todo esto le está sucediendo al Khair-e-Ummat (la mejor de las naciones). Además, a pesar de ser el Khair-e-Ummat, los musulmanes han sido víctimas de la disensión y la decadencia y luchan entre ellos. Escuché una voz desde adentro que decía que nuestra religión no es lo que ahora se está presenciando, seguramente debe haber una razón por la cual la nación musulmana se ha vuelto tan negligente. Una noche vi en un sueño que estaba solo en un camino recto y firme. De repente, llega un automóvil Mercedes moderno, en el que la persona sentada en el asiento junto al conductor me indica que conduzca el automóvil. Me siento en el asiento del conductor. En mi corazón sentí que estaba sentado con el Imam Mahdi (as). Empecé a sentirme alarmado. Mientras el automóvil estaba corriendo, de repente aparecieron en la carretera personas con rostros oscuros y se alinearon a ambos lados de la carretera. Tenían algunas armas ordinarias. Luego comenzaron a dispararnos, pero ninguna bala nos alcanzó y llegamos a nuestro destino de manera segura. En esta visión aparco el automóvil y el Imam Mahdi me dice que salga del coche y abra el maletero. Salgo del coche y abro el maletero. En él hay una hermosa caja de madera en la que hay un hermoso niño de 5 años que me mira. Cuando desperté estaba muy contento con este sueño y pensé para mí mismo que definitivamente este es un mensaje de Dios. Mi interpretación de esto fue que el nuevo coche representa un nuevo viaje en mi vida. La gente de cara oscura que nos disparaba representaba las palabras y acciones en oposición a este nuevo viaje que no tendrán ningún efecto. La bonita caja de secretos y el niño de 5 años representan algunas buenas nuevas que llegarán a cumplirse en 5 años. Sorprendentemente, cuando interpreté el sueño de esta manera, se cumplió así. Mi nueva vida comenzó cuando conocí la Comunidad Musulmana Ahmadía y tuve la oportunidad de entrar en la Yama’at en la bendita era del Quinto Khalifa. Era el único áhmadi de mi pueblo y tan pronto como anuncié la llegada del Imam Mahdi, todo el mundo se volvió en mi contra. Anunciaron edictos de kufr (incredulidad) en mi contra en las mezquitas. Entonces, recé a Dios que me diera un compañero para poder completar mi nueva vida y, Dios el Todopoderoso me proveyó de la compañía de gente muy piadosa y buena a la que no conocía previamente, y que acabaron siendo mis mejores amigos y familiares más cercanos.

Después, un amigo de Siria, Muhammad Abdullah Sahib, que ahora se encuentra en Canadá relata:

“Trabajaba como comercial y conocí al hijo de uno de mis clientes. Este joven hombre era áhmadi. Mi relación con él creció, y me informó de las enseñanzas fundamentales de la Comunidad y de sus posturas reformadoras. Me dio la traducción al árabe de Islami Usul Ki Philosophy (La Filosofía de las Enseñanzas del Islam) y me sentí gratamente impresionado al leerlo. Me gustaron mucho los puntos lógicos que había en él. Por tanto, durante aproximadamente un año estuve leyendo diferentes libros de la Comunidad y empecé a ver la MTA. Después de un año estudiando, viendo la MTA y meditando acerca de las enseñanzas de la Comunidad, nació en mi corazón el deseo de formar parte de esta Comunidad. A pesar de conocer el estado de mi pureza interna, no me consideraba digno de formar parte de esta inmaculada Comunidad y tampoco era conocedor del camino para llegar a tal estado. Por tanto, pedí a mi amigo áhmadi que me permitiera conocer a otros áhmadis. Él organizó una reunión para que pudiera conocer a unos cuantos áhmadis en su propia casa. Vinieron y, tras sentarme con ellos y haber hablado acerca de los caminos para la mejora espiritual, sentí como si mi sed espiritual empezaba a saciarse. Dado que tenía una fe firme, vi a través de una visión verdadera que Dios el Todopoderoso no iba a dejar que me echase a perder y que ciertamente me guiaría y, por tanto, teniendo esto en cuenta comencé a hacer istijara (oraciones para buscar algo bueno).  Estaba en Damasco por motivos de trabajo, mientras que mi mujer estaba viviendo en Halab con otros familiares. Después de hacer istijara llamé a mi mujer y le pedí que me contara acerca los sueños que había tenido. Unos días después, tuve una noche parecida a Laylatul Qadr (noche del decreto) en la cual tuve un sueño extremadamente esplendido. En el sueño vi a un familiar piadoso que me daba un papel diciéndome que procedía del Santo Profeta (as). Con alegría lo abrí rápidamente y dentro de él estaba escrito: ‘Que la paz y bendiciones de Al-lah sean contigo’.

Desperté muy contento y el versículo coránico (árabe), es decir, “Entrad en ella en paz y seguridad” fluía de mi voz. Era un mensaje claro para entrar en la Comunidad. También, esta visión apuntaba hacia dar el Salaam (saludo) del Santo Profeta (sa) al Imam Mahdi y Mesías Prometido (as). Pero en ese momento no era conocedor de ello. En cualquier caso, estaba seguro de que esta era la respuesta a mi istijara y en ese momento acepté el pacto de iniciación.”

Relatando acerca de cómo aceptó el pacto de iniciación, una mujer de Siria narra:

“Antes de conocer acerca de la Comunidad Musulmana Ahmadía, mi hermana y yo nos unimos a otra secta creyendo que era la verdadera. Posteriormente nos dimos cuenta de que esta secta había creado sus propias normas en el nombre de la Sharia. Después, recé a Dios fervientemente y le rogué que me mostrase dónde estaba Su religión verdadera, y qué comunidad tiene hoy Su apoyo. Después de hacer esta oración durante varios días, un día sentí como si una maravillosa luz hubiera entrado en mi cuerpo. Viendo esta situación me volví aún más ferviente en mis oraciones, y como resultado de llorar tanto sentí un nudo en mi garganta. En tal estado vi que una persona se había puesto a mi lado y sentí que había venido a solidarizarse conmigo. Viéndole pensé, ¿Quién es esta persona? Pero no recibí respuesta. Al siguiente día lloré hasta el punto de que comencé a tener hipo. De nuevo, llegué al mismo estado y vi a la misma persona a mi lado. Lo mismo ocurrió una tercera vez por lo que comencé a rogar en voz alta a Dios el Todopoderoso diciendo ‘Oh Dios mío dime quien es este hombre solidario y por qué está mostrándose ante mí una y otra vez. Recibí la respuesta poco tiempo después. Sucedió que estaba sentada con mi hermana y mi tía cuando comenzamos a discutir acerca del tema de si el Mesías Prometido (as) había llegado. Dijimos que en esta época anunciarán en televisión que el Mesías ha llegado y la gente correrá a creer en él. Sin embargo, nuestros Maulwis (clérigos) habían declarado la televisión como pecado. (En algunas zonas, hay Maulwis que han declarado que la televisión no está permitida.) ¿Entonces cómo seremos capaces de saberlo si no podemos ver la televisión? Después de una larga discusión entre nosotras fuimos contra los edictos de nuestros Maulwis, compramos un televisor y comenzamos a verla. Después de esto vi una extraña visión que me cambió completamente. Vi que estaba en un gran campo, y vi a algunas personas viniendo en un coche que tenía una parabólica encima. Su coche se detuvo en mitad del campo, y algunos de ellos comenzaron a sacar sus pertenencias para dejarlas en el suelo. Uno de ellos llevaba ropa árabe tradicional, y su rostro era claro. Aunque estaba en el medio del campo, instantáneamente se puso a mi lado y me dijo “¿Qué haces aquí hermana?” En lugar de responderle le pregunté “¿Qué haces tú aquí?” Dijo “Estamos inaugurando un nuevo canal de TV. ¿Lo verás?” Respondí que por qué no, que por supuesto lo vería. Después de esta conversación desperté. Al día siguiente traje un televisor, y después de un rato la configuré. Después de ver los canales uno a uno, sentí que uno de los canales era diferente del resto, y de hecho sentí como si fuera de otra época. Esta fue la razón por la que lo vi y dejé de lado los otros canales. Este canal era la MTA, y en ese momento se estaba retransmitiendo el programa Al Hiwar. Mientras estaba viendo este programa me quedé mirando al presentador pensando que le había visto en algún lugar antes. De repente recordé que este era el hombre que había visto en el campo configurando el canal satélite, y al que prometí en el sueño que vería el canal. Habiendo recordado mi promesa comencé a ver aquel canal y comencé a aficionarme a él. Un día, como parte de mi rutina estaba viendo el programa, y presté total atención cuando mencionaron las palabras del Imam Mahdi y Mesías Prometido (as). Entonces mostraron una fotografía en la pantalla del televisor y debajo estaban escritas las palabras Imam Mahdi y Mesías Prometido (as). Me volví más curiosa y entonces presentaron extractos de las palabras del Imam Mahdi. La primera frase del primero de los extractos fue suficiente para transformarme por completo:

(árabe)

Es decir, “Juro por Dios que he sido enviado por Al-lah. Nunca he dicho una mentira y aquel que forja una mentira se echará a perder y fracasará”. Al oír esto incontrolablemente dije que estas son las palabras de una persona verdadera. Este hombre ciertamente debía ser verdadero en su proclamación y ciertamente era el Mesías Prometido e Imam Mahdi. Durante la recitación del extracto, cuando la imagen del Mesías Prometido (as) estaba siendo mostrada de nuevo me encontré anonadada observándole, porque era la misma persona que había visto en mi visión. Cuando lloré a Dios y le pregunté que me indicara donde estaba Su verdadera religión hoy, y qué comunidad tenía Su apoyo, este hombre fue aquel que vino a confortarme y me hizo preguntarme quién era este extraño. Ahora que había visto a este hombre en televisión comprendí mi visión y su interpretación. En aquel momento Dios el Todopoderoso me dijo que este era el hombre cuya comunidad tenía Su apoyo, y solamente esta comunidad es aquella que representa la verdadera religión de Dios el Todopoderoso. Estaba llorando cuando me dirigí a esta imagen diciendo que hoy eres el único que defiende el islam, estás respondiendo a los obstáculos del cristianismo y solo tú eres el verdadero Imam Mahdi. Testifico tu veracidad y te juro fidelidad. En ese momento ni siquiera sabía que era necesario prestar juramento de lealtad al Mesías Prometido (as). Informé a mis familiares y amigos más cercanos sobre este canal y la Comunidad, pero la mayoría de ellos no tomaron en serio lo que les dije. A pesar de eso, mi hermana y mi tía continuaron viendo la MTA durante varios días y después de hacerlo decidieron jurar lealtad. Luego mi madre, mi hermano y otras dos hermanas también juraron lealtad.”

Su nombre era Ghanal Eejan Sahiba. Un amigo de Egipto, Saeed Rukha Sahib dice:

“Algún tiempo antes de conocer la Comunidad Ahmadía, en una visión, me vi en un vasto campo donde se ha levantado una carpa extremadamente hermosa. Afuera hay muchas personas designadas para protegerlo. Uno de estos guardias me preguntó qué estaba haciendo aquí. Respondí que no sé por qué, pero dime quién está en esta marquesina. El guardia dijo que el Santo Profeta (sa) está adentro. Al escuchar esto me volví extremadamente feliz, pero al mismo tiempo me sentí abrumada por el miedo ya que no estaba segura de cómo llegué a este maravilloso lugar donde el Santo Profeta (sa) está presente. En ese momento escuché la voz extremadamente hermosa y atractiva del Santo Profeta (sa). Dijo que has venido a honrarme y rendirme homenaje, pero ¿por qué te has olvidado de Shema? Prepárate porque ella va a venir.

En ese instante se abrió la carpa y salió el Santo Profeta (sa) envuelto en una capa celeste. Al otro lado apareció una chica con el nombre de Shema vestida en su uniforme escolar. Todos los guardias dieron la bienvenida al Santo Profeta (sa) así como a la niña formando dos colas. El hecho de que esta chica llamada Shema apareciera en el sueño solo fortaleció mi creencia de que este era un sueño oscuro, es decir, era un mero sueño que no tenía ningún significado. Sin embargo, más tarde descubrí que la presencia de la niña en el sueño me convenció de su veracidad y también de los sueños subsiguientes que siguieron.”

Sin embargo, continúa diciendo:

“Nunca me presté atención a mi sueño ni se lo mencioné a nadie. No tenía fe en el sueño y pensé que ver a la niña indicaba que este sueño no era cierto. Por esta razón, no se lo mencioné a nadie, sin embargo, solo habían pasado unos días cuando vi otro sueño, que era comparativamente similar a mi primer sueño. Vi a un hombre que tenía una tez de color trigo. Al preguntar, me informaron que este es el Santo Profeta (sa). Poco tiempo después, el Santo Profeta (sa) falleció y fue sepultado. Luego vi una gran pila de monedas de plata de las cuales la gente llenaba sus cubos y los vertía sobre la tumba del Santo Profeta (sa). Una vez más, no hice caso de este sueño porque no creía en los sueños, ni le conté el incidente a nadie. Sin embargo, los dos sueños antes mencionados me obligaron a reflexionar sobre el hecho de que en los dos sueños que había visto al Santo Profeta (sa), sin embargo, las dos personas que había visto eran diferentes. Reflexioné sobre el hecho de que el Santo Profeta (sa) tenía una apariencia [singular]. Además, si mis sueños debían considerarse verdaderos, ¿por qué la aparición del Santo Profeta (sa) era diferente en ambas ocasiones?

Luego dice:

“Pasaron unos días y estaba en la librería donde trabajaba, quitando el polvo y limpiando libros. Estaba colocando viejos periódicos y revistas en orden cuando vi una imagen en uno de los periódicos que me dejó sin palabras. Era una imagen de una niña, pero no era una niña ordinaria, de hecho, era Shema, la niña que había visto en mi sueño solo unos días antes. Como era analfabeto, le pregunté a mis amigos sobre la historia detrás de la imagen y me informaron que esta niña había sido asesinada recientemente en un ataque terrorista. Como era analfabeto y no tenía ningún interés en la televisión, no tenía conocimiento del incidente en cuestión, ni había oído hablar de este incidente. Al ver la imagen de Shema, estaba convencido de la veracidad de mi primer sueño, y la apariencia de esa niña era un signo de su veracidad. Después de este incidente, estaba seguro de que mi segundo sueño también era cierto; sin embargo, uno de los pensamientos que no pude comprender fue que, si mi sueño era cierto, ¿cuál era el significado de ver al Santo Profeta con diferentes apariencias? Pasaron muchos años y un día, estaba viendo diferentes canales en la televisión cuando me encontré con MTA [Muslim Television Ahmadiyya]. El programa Al-Hiwar Al-Mubashar estaba siendo televisado en el que estaban discutiendo la muerte de Jesús (as). Como no tenía educación y tenía poco conocimiento religioso, comencé a ver el programa con plena concentración. Después de un tiempo, durante el programa, Sharif Odeh Sahib dijo que tomarán un descanso en el que la audiencia podrá escuchar el Qaseedah [poesía árabe, es decir, una Oda] escrito por el Mesías Prometido y el Imán Mahdi (as). Junto a la Qaseedah se exhibía una imagen de un hombre que me dejó atónito. La imagen era de la misma persona que vi en mi segundo sueño acerca de quién me informaron que era el Santo Profeta (sa). Cuando me enteré de la verdad, no se lo dije a nadie, y junto con mi esposa comenzamos a observar la MTA de forma encubierta. Después de un mes, le pregunté a mi esposa cuáles eran sus puntos de vista sobre esta comunidad. Ella dijo: ‘En mi opinión, esta es una comunidad verdadera y genuina.’ Luego le informé acerca de mis dos sueños en los que se me mostró el Mesías Prometido (as) y me informaron que él era el Santo Profeta (sa); es decir, dado que el Mesías Prometido (as) era el devoto más ardiente del Santo Profeta (sa), por esta razón, si uno lo ve, significa que el Mesías Prometido (as) fue la segunda venida del Santo Profeta (sa), y esto es exactamente lo que el Santo Profeta (sa) había declarado.”

Luego continúa diciendo:

“Continuamos viendo la MTA durante los siguientes ocho meses, pero no habíamos realizado el Bai’at [promesa de lealtad]. Un día, mi esposa me preguntó: ‘¿No estás listo para aceptar el Bai’at?’ Respondí diciendo: ‘De hecho, lo estoy.’ Después de dos semanas, mi esposa volvió a preguntar: ‘¿No estás listo para realizar el Bai’at?’ Nuevamente respondí de la misma manera diciendo ‘De hecho, estoy listo.’ Luego dijo: ‘Si esta vez no realizas el Bai’at, entonces iré y lo realizaré sola.’ Por lo tanto, después de esta declaración clara de mi esposa, me puse en contacto con Yama’at y ambos rellenamos el formulario de Bai’at.”

Por lo tanto, a veces las esposas infunden coraje en sus maridos, lo que a su vez se convierte en la fuente de su guía.

Otro misionero de Costa de Marfil, Basit Sahib, escribe:

“Un grupo de gente de la aldea de Kachalo nos pidió que fuéramos a predicarles. Al día siguiente llegamos a la aldea con una delegación y comenzamos el programa de Tabligh después de la oración de Ishaa. El programa de Tabligh comenzó a las 10pm y continuó hasta las 3am de la mañana. Muchos musulmanes, cristianos y mushriks [politeístas] estaban presentes en el público.”

La gente piensa que la gente de África acepta fácilmente el mensaje, sin embargo, esta reunión duró unas 5-6 horas e hicieron muchas preguntas. Además, escribe:

“El jefe de la aldea, el Sr. Jimandi, también escuchó todo lo que se dijo durante esta sesión y, por la gracia de Al-lah el Todopoderoso, 160 personas hicieron el Bai’at y entraron en el Ahmadíat. Luego a las 8:00 visitamos la casa del jefe en compañía de los que se habían convertido recientemente [al Ahmadíat]. Fue allí cuando el jefe nos relató uno de sus sueños que vio un año antes, en 2014.

Dice que se hallaba sentado en su casa, y vio cómo se aproximaban dos aviones blancos. Uno de los aviones dio la vuelta a cierta distancia de la aldea, mientras que el otro aterrizó muy cerca de ellos sobre un árbol. Luego colocaron una escalera y subió al avión, y vio que los todos los pasajeros sentados en el interior eran musulmanes, y éstos le dieron un libro. Descendió y miró al libro, que se transformó en un hermoso libro de oro; luego se despertó al oír el sonido del Azán. El jefe dijo a continuación que relató su sueño a muchos ulemas [eruditos] musulmanes pero que nadie fue capaz de darle una interpretación razonable. Uno de los maulvis [sabios] no-áhmadis le dijo que haber visto oro era un signo de mal presagio, y que, por lo tanto, le debía dar un kilo de oro pues de lo contrario este sueño podría perjudicarle. El maulvi [sabio] también le dijo que, si no le era posible darle un kilo de oro, le diera al menos 20.000 francos y él haría algo al respecto. Otro sabio le dijo que diera dos cabras blancas como caridad.”

Entonces, nuestro misionero interpretó este sueño para el jefe de la aldea y le dijo:

‘Los dos aviones blancos en realidad significan dos coches blancos; uno de ellos no consiguió llegar a su casa, pero el otro sí que lo hizo.’

Luego prosiguió:

‘El coche de Amir Sahib y el mío son blancos. Antes de viajar a la aldea, Amir Sahib vino a nuestra ciudad; sin embargo, a mitad de camino dio la vuelta en su automóvil blanco. El significado de colocar una escalera y subir por ella representa su esfuerzo en la búsqueda, y el deseo de conocer más sobre el islam, ya que usted se quedó escuchando la predicación hasta las 3 de la madrugada. En cuanto al libro, se dice respecto al Mahdi que habría de aparecer, que distribuiría tesoros, y a usted también se le han dado estos libros que en realidad son tesoros.’

Después de escuchar esta interpretación, el jefe saltó de júbilo, y con gran pasión anunció de inmediato que se convertía en musulmán, y se arrepentía de sus prácticas idólatras.”

Por lo tanto, Dios el Todopoderoso también proporciona los medios para guiar incluso a los idólatras.

Una dama de Francia, Nadia Sahiba, relata:

“Mi esposo ya era áhmadi; sin embargo, yo no había hecho aún el Bai’at. Hace poco, vi un vídeo sobre la persecución de los áhmadis, que me afectó profundamente, y como resultado me sentí obligada a reflexionar. Los sermones de Jalifa actual que yo escuchaba, y las enseñanzas del islam fueron impresionándome gradualmente. Fue entonces cuando recé a Dios el Todopoderoso: ¡Oh Dios mío, guíame! En ese periodo, vi en un sueño que estaba sentada en la biblioteca del interior de la mezquita Mubarak en Francia (tenemos una mezquita en ese lugar). Entonces, en el sueño, vi a mi padre que me regalaba una copia del Sagrado Corán, y junto con ella, un documento. Tras ver este sueño acepté el Ahmadíat. Me percaté que el documento que me dio mi padre era en realidad el formulario del Bai’at y, como resultado, acepté el Ahmadíat.”

Otro amigo, Rizwan Sahib de Argelia, escribe:

“Después de conocer el Ahmadíat, me dediqué por entero a seguir los programas de la MTA. Los miembros de mi familia trataron de disuadirme mediante consejos. Sin embargo, más tarde los consejos se convirtieron en presiones y se me ordenó de forma estricta que no viera este canal. En esta situación, realicé la oración Istijara y durante la noche vi en mi sueño que los cinco Jalifas del Mesías Prometido (as) vienen a mi casa y estoy sentado con ellos. El sueño, aunque breve, tenía un mensaje claro para mí. Cuando conté este sueño a los miembros de mi familia me dijeron que era un sueño ordinario y que lo tuve porque siempre estoy pensando sobre esta comunidad. Escuché lo que dijeron, pero al mismo tiempo pensé, ¿cómo es posible que cuando llame a ‘Zaid’ venga ‘Bakr’? Si esto no es posible, entonces, ¿cómo puede ser que cuando pido a Dios que me guíe soy testigo de un sueño de Satanás? En cualquier caso, no me sentí convencido con lo que los miembros de mi familia me dijeron e hice el Bai’at en 2009.”

Estas son algunas anécdotas inspiradoras y hay muchas otras anécdotas como estas. Que Dios el Todopoderoso incremente la fe y la convicción de los nuevos conversos y también su sinceridad y devoción. Y que nosotros, los que somos áhmadis desde hace mucho tiempo, también podamos mejorar en nuestra fe y sinceridad.