Líder Musulmán dice que la justicia es un prerrequisito para la resolución de los conflictos

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dirige el primer Simposio Nacional de Paz de Canadá.

El 22 de octubre de 2016, el Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Quinto Jalifa (Califa), Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad pronunció el discurso principal en el 1er Simposio Nacional de Paz organizado por la Comunidad Musulmana Ahmadía de Canadá.

El evento tuvo lugar en la Mezquita Baitul Islam en Peace Village, Vaughan, con una audiencia de más de 600 personas, integrada por funcionarios gubernamentales, entre ellos el alcalde de Vaughan, el Hon. Maurizio Bevilacqua, el diputado Deb Schulte, y la concejala de la ciudad, Marilyn Iafrate.

2016-10-22-ca-peace-symposium-002

Durante su discurso, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo que la Comunidad Musulmana Ahmadía era una rama del Islam completamente pacífica porque seguía las verdaderas enseñanzas del Islam. Por lo tanto, no debe ser considerada como un grupo «liberal» o «reformista».

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Es absolutamente cierto que nosotros, los musulmanes áhmadis, somos amantes de la paz y buscamos construir puentes de amor y esperanza entre las diferentes religiones y las diferentes comunidades. Sin embargo, esto no se debe a que nos hemos desviado del Islam o lo hayamos “modernizado” en alguna forma. Más bien, es porque seguimos las enseñanzas auténticas del Islam”.

2016-10-22-ca-peace-symposium-003

Su Santidad se refirió a un dicho del Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él), el cual dice que los musulmanes deben desear para los demás lo que desean para sí mismos. Su Santidad dijo que este principio establecía los cimientos de la paz y que los musulmanes debían reflexionar sobre esto.

2016-10-22-ca-peace-symposium-004

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“¿Tenemos ambiciones de estar sumidos en la pobreza y de acostarnos con hambre cada noche? ¿Acaso deseamos que nuestros hijos estén plagados de mala salud, que no tengan educación y que se pongan en peligro? Por supuesto, ninguna persona normal jamás desearía algo así. Por lo tanto, como musulmanes, debemos buscar la prosperidad no sólo para nosotros mismos, sino también para los demás”.

2016-10-22-ca-peace-symposium-005

Su Santidad dijo que los conflictos que surgen entre las personas y entre las naciones de vez en cuando, deben ser resueltos con justicia y equidad en lugar de priorizar el interés propio.

El Jalifa se refirió al capítulo 4, versículo 136 del Sagrado Corán que requiere que un musulmán esté dispuesto a testificar contra sí mismo, sus padres y sus seres queridos con el fin de establecer la justicia.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El Islam enseña que la lealtad primordial de un musulmán debe ser siempre a la verdad y, por tanto, una persona nunca debe ocultar los hechos o dar un falso testimonio. Una persona no debe ser gobernada por sus propios deseos personales, ya que esto conlleva a sesgos y prejuicios y lleva a una persona lejos de lo que es justo y de lo que es correcto. Este principio iluminado es el medio para resolver los problemas del mundo y transformar todas las formas de odio en paz, tolerancia y respeto mutuo”.

2016-10-22-ca-peace-symposium-006

Su Santidad dijo que, de hecho, a los musulmanes se les ordena ir más allá del nivel de la adopción de la justicia. El Sagrado Corán dice que una persona debe “ceder como un familiar”.

Explicando esta enseñanza, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Significa que una persona debe ofrecer simpatía y compasión y estar dispuesta a servir a los demás sin ninguna expectativa, así como una madre sirve y nutre desinteresadamente a su hijo sin ningún deseo de recompensa. Este es el espíritu altruista y benevolente que el Islam aboga y enseña, con el cual llama a los musulmanes a abrir sus corazones para el bien de la humanidad”.

Refiriéndose al tratamiento de los prisioneros de guerra, Su Santidad dijo que en el mundo moderno era frecuente que los prisioneros se mantuvieran en condiciones inhumanas con poco o ningún recurso a la justicia.

En su total contraste, Su Santidad narra el ejemplo de la Batalla de Badr, donde los no musulmanes de La Meca emprendieron una guerra contra el Islam.

Los musulmanes fueron victoriosos y el Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él) instruyó a los prisioneros de guerra que podían leer y escribir a educar a los musulmanes que eran analfabetos. Éste era su medio de libertad.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Fue un ejemplo incomparable de cómo incluso en medio de un estado de amarga guerra y conflicto, algún bien podría ser finalmente recuperado. Aquellos que no habían mostrado misericordia hacia los musulmanes fueron tratados con compasión y consideración y fueron utilizados como maestros”.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Este ejemplo exhibió dos aspectos hermosos del carácter del Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él). Por un lado, no era ni vengativo ni resentido hacia los que lo habían perseguido a él y a sus seguidores. En segundo lugar, demostró cuánto valoraba la educación y el aprendizaje. Deseaba que la gente mejorase y progresara en todas las esferas de sus vidas, y la educación era la clave de todo esto”.

Destacando la enseñanza coránica de no lanzar miradas envidiosas a la riqueza de otros, Su Santidad dijo que ignorar este principio había socavado la paz del mundo una y otra vez.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Algunos gobiernos ignoran completamente los abusos de los derechos humanos que tienen lugar en los países porque desean tener acceso al petróleo o a los recursos naturales de esas naciones. Sin embargo, los miembros del público no son ciegos, sordos o mudos. Pueden ver que tales políticas no se basan en la justicia y, naturalmente, esto conduce a la frustración y la ira”.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Las naciones deben ser justas en sus tratos y no deben ser gobernadas por un egoísmo limitado, sino por lo que es correcto, lo que es justo y lo que está en el interés del mundo en general”.

Concluyendo su discurso, Su Santidad advirtió sobre la posibilidad de una inminente Tercera Guerra Mundial.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Estamos acusando locamente hacia una catastrófica y devastadora guerra mundial. Las consecuencias de tal guerra no pueden ni ser pensadas. La miseria, el horror y la destrucción podrían durar para las generaciones venideras. Por lo tanto, sólo podemos esperar y rezar para que Al-lah el Todopoderoso conceda sabiduría y sentido a la humanidad”.

Antes del discurso, varios dignatarios hablaron sobre la importancia de la paz y los esfuerzos de la Comunidad Musulmana Ahmadía.

2016-10-22-ca-peace-symposium-007

Lal Khan Malik, Presidente Nacional de la Comunidad Ahmadía de Canadá, dijo:

“Este simposio se está celebrando para promover una comprensión más profunda del Islam e inspirar un esfuerzo concertado para una paz duradera. Tenemos el honor de lanzar hoy nuestro primer Simposio Nacional de Paz con un discurso de Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía”.

Hon. Maurizio Bevilacqua, el alcalde de Vaughan, dijo:

“Cuando pienso en usted, Su Santidad, pienso en su increíble mensaje; El mensaje de paz, amor y compasión, y también algo que el mundo necesita mucho más, es decir, el diálogo interreligioso y la armonía interreligiosa”.

2016-10-22-ca-peace-symposium-008

El diputado Deb Schulte dijo:

“Quiero agradecer inmensamente a Su Santidad por tomarse el tiempo para venir a Parliament Hill (el 17 de octubre). Dio un discurso maravilloso con un mensaje de amor para todos y odio para nadie, centrándose en la tolerancia religiosa en todo el mundo. También incluyó varias sugerencias sobre la dirección política que podríamos querer tomar y apreciamos mucho el tiempo que tomó para compartir su sabiduría con nosotros”.

La concejala de la ciudad, Marilyn Iafrate, presentó un regalo a Su Santidad para conmemorar el 50 aniversario de la Comunidad Musulmana Ahmadía de Canadá, y dijo:

“La mayoría de la gente sabrá que probablemente soy la defensora más ferviente de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Una comunidad que habla al amor, habla a la tolerancia, habla a devolver a la comunidad que es muy singular”.

Después de los actos del evento, Su Santidad se reunió personalmente con decenas de invitados y dignatarios.

Send this to a friend