En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Declaración de la Comunidad Musulmana Ahmadía tras el ataque a una iglesia en Francia

Los miembros de la Comunidad Musulmana Ahmadía de todas las partes del mundo se sienten conmocionados y consternados tras el asesinato ayer del Padre Jacques Hamel en una iglesia de Francia.

La Comunidad Musulmana Ahmadía considera que se trata de un ataque indignante y malvado, que no puede ser justificado de ninguna manera ni bajo circunstancia alguna.

Las enseñanzas del Santo Corán y del fundador del Islam, el Profeta Muhammad (la paz sea con él) son enseñanzas de paz, tolerancia y amor por la humanidad. El Corán declara que matar a una persona inocente equivale a matar a toda la humanidad (Corán 5:33).

A lo largo de su vida, el Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él) condenó todas las formas de guerra, violencia e injusticia. Instruyó estrictamente a sus seguidores para que, en el caso de tener que luchar en una guerra en defensa propia, no hicieran daño a ningún líder religioso, ni a ningún lugar de culto, ni tampoco hirieran a las personas inocentes: los ancianos, las mujeres y los niños.

Hoy en día, no hay ningún país ni grupo que esté librando una guerra contra el Islam. Los musulmanes viven libremente en Occidente y pueden practicar su propia religión, por lo que deben sentirse agradecidos por estas libertades que disfrutan. En consecuencia, el odio manifestado por los terroristas y extremistas es completamente incomprensible. Estos terroristas y fanáticos no están defendiendo el Islam, sino que, al contrario, difaman y desacreditan su nombre y sus enseñanzas.

La Comunidad Musulmana Ahmadía ofrece su más sentido pésame a la familia del padre Jacques Hamel y a todos los afectados. Ofrecemos nuestras condolencias al Papa Francisco, a la Iglesia Católica Romana y al pueblo de Francia. Compartimos su dolor y compartimos su indignación. Oramos por la paz en el mundo y para que se acaben todas las formas de terrorismo, extremismo y odio.