La Vida del Profeta Muhammad (sa) | El Islam en América Latina #10
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La Vida del Profeta Muhammad (sa) | El Islam en América Latina #10

Ver en Facebook: https://fb.watch/2lhwrbK9Og/

Por Abdul Basit Khawaja y Azhar Goraya


El profeta de la religión del islam se llama Muhammad (sa). Los musulmanes tienen mucho respeto por su profeta, ya que se considera que era el mejor de todos los profetas (33:41) y una guía para toda la humanidad (21:108). Sin embargo, no es divino (18:111) y no es adorado, ya que sólo Dios se considera divino en el islam y merecedor de adoración.

El Profeta Muhammad (sa) nació en 670 D.C en La Meca en la actual Arabia Saudita. Arabia antes de su nacimiento era un lugar de muchos vicios y crueldades. Los nómadas árabes estaban atrapados en una constante guerra tribal entre ellos. Vicios como la bebida, el adulterio y la esclavitud eran no sólo comunes, sino celebrados. También eran páganos e idólatras, a pesar de rastrear sus orígenes a Abraham, el gran patriarca monoteísta.

A pesar de su ambiente, Muhammad (sa) nunca se involucró en tales vicios ni en el politeísmo. Su padre falleció antes de su nacimiento, y su madre unos años después. Su madre había visto en un sueño que debía nombrar su hijo Muhammad. El nombre Muhammad significa “el más elogiado” en árabe. A pesar de las dificultades en su vida, llegó a ser una persona honesta, digna, veraz e inteligente. Siempre ayudaba a los necesitados, y por sus virtudes llegó a ser reconocido entre su pueblo como “el veraz” y “el confiable”.

La vida del Profeta Muhammad (sa) | El Islam en un minuto #10

Ver en Facebook: https://fb.watch/2lhC40IvU_/


En su edad adulta, empezó a retirarse a una cueva fuera de la ciudad durante días y semanas en búsqueda de Dios. Cuando tenía cuarenta años, una noche cuando estaba adorando a Dios en esa cueva, el Ángel Gabriel apareció ante él. Le transmitió que había sido elegido como un profeta de Dios. Así empezó su misión profética. El mensaje del islam era sencillo, pero a la vez muy atractivo: Dios es uno sin copartícipes. El hombre debe de servir a la humanidad y vivir en paz unos con otros. No hay superioridad de una raza sobre el otro. Su mensaje causó mucho conflicto en su pueblo. Los pobres y débiles de la sociedad fueron naturalmente atraídos a su mensaje, y también los justos. Sin embargo, los demás vieron su mensaje como una amenaza, y empezaron a perseguir a la comunidad novata. Esta situación continuó por trece largos años, después de lo cual el profeta y la mayoría de los creyentes emigraron a la ciudad de Medina. Sin embargo, los enemigos de la comunidad no los dejaron en paz, y empezaron una serie de batallas en contra de los musulmanes. Esta situación duró ocho años más, y terminó cuando los musulmanes derrotaron a La Meca. Al perdonar a todos sus enemigos ese día, la mayoría de sus antiguos enemigos aceptaron el islam. El Profeta Muhammad (sa) falleció unos pocos años después.

En toda su vida, demostró confianza completa en Dios. A través de su ejemplo, mostró las más altas cualidades morales. Su vida sigue siendo una inspiración para los musulmanes tanto como los no musulmanes hoy en día.

Imágenes por Ansa Nargis

Contenidos relacionados por temas
Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via