¡5 cosas MÁS que no sabías sobre el Ramadán! | Comunidad Musulmana Ahmadía
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

¡5 cosas MÁS que no sabías sobre el Ramadán!

Director del Spanish Desk y editor de la revista Review of Religions en Español

En este vídeo exploramos más a fondo las razones por las que se practica el ayuno en el islam y otras grandes religiones.

Transcripción

¡Hola a todos, soy Tarik!

En el vídeo que hice hace un tiempo llamado ¡5 cosas que no sabías sobre el Ramadán! Hablamos de conceptos básicos en relación al mes de ayuno. -y me gustaría aprovechar para deciros que si no habéis visto el vídeo lo veáis ahora. –

Pero en el vídeo de hoy me gustaría responder a una pregunta que considero necesaria para comprender mejor la filosofía del ayuno, es decir: ¿cuál es el propósito real de dejar de comer y beber?

Así que con este vídeo espero poder ayudaros a conocer mejor los fundamentos del ayuno.

La abstención en la vida cotidiana

Sin pensarlo, en nuestra vida diaria practicamos distintas formas de abstención cuando queremos alcanzar un propósito: por ejemplo, estudiar antes de un examen, seguir una dieta, preparar una presentación importante en tu trabajo. Para alcanzar nuestro objetivo es necesario dejar algo atrás, ya sea pasar un buen rato con los amigos, comer dulces o dormir. Esto es algo que hacemos de forma habitual y por eso “abstenernos” de hacer ciertas cosas nos permite alcanzar nuestros objetivos de forma más fácil.

El ayuno sigue la misma lógica. Ha demostrado ser la práctica ideal que permite una serie de objetivos, entre los cuales voy a destacar 5 de ellos:

Progresar en nuestra fe

Es obvio que, como seres humanos, todos deseamos ser felices. Cada uno de nosotros busca la felicidad de distintas formas, ya sea a través de la familia, los amigos, la comodidad, etc. Uno de los objetivos del ayuno, en un contexto religioso, es que, de forma temporal busquemos esa felicidad a través de nuestra espiritualidad. Es decir, renunciamos a otros medios que nos permiten obtener esa felicidad, y la buscamos realizando actividades espirituales en su lugar.

Esto lo que permite es que durante el resto del año seamos más conscientes de las enseñanzas de paz y moralidad que forman parte de nuestra fe.

Desarrollo personal

Está claro que nadie es perfecto y abandonar nuestros defectos como: la pereza, la ira, el orgullo, etc. requiere una gran fuerza de voluntad por nuestra parte. Y también la necesitamos si queremos mejorar nuestra calidad de vida, seguir una dieta, dejar una adicción o hacer ejercicio regularmente.

El ayuno es una forma muy eficaz de entrenar la disciplina y la fuerza de voluntad porque requiere que nosotros mismos renunciemos a nuestras necesidades más básicas. Y en comparación con esto, nos resulta más fácil cambiar nuestros hábitos menos deseables. Cualquier objetivo que te marques a lo largo del año acaba siendo más asequible, en comparación a pasar un día entero sin alimentarte.

De hecho, es muy común que, durante el mes de Ramadán, la gente deje ciertas adicciones como el tabaco, el café en exceso o el chocolate.

Una muestra de amor

Por otro lado, el ayuno refuerza nuestra actitud hacia una vida de amor y afecto. El mismo hecho de ayunar implica que un creyente es capaz de sacrificar voluntariamente sus derechos más fundamentales como la alimentación por agradar a Su Creador. En ninguna religión el ayuno se siente como una imposición, y de hecho, aunque las religiones varían en su forma de practicar el ayuno, si es común observar la devoción de la gente que lo practica.

Simpatía por la humanidad

Ayunar hace que tu cuerpo se habitúe a sobrellevar situaciones difíciles y eso hace que, por empatía, nos demos cuenta del sufrimiento de la gente necesitada o la gente que sufre por diferentes motivos, ya que podemos pensar que ellos están en una situación de ayuno casi permanente. Esto equivale a ponernos en “la piel del otro”.

Y lo más importante es que esa empatía nos permite continuar esta labor humanitaria durante el resto del año, no solo durante el periodo de ayuno.

Mejora nuestra salud

Hoy en día se están realizando muchos estudios que investigan los efectos del ayuno sobre la salud. Y de hecho desde los últimos 10 años cada vez hay más estudios y experiencias clínicas que corroboran los efectos positivos del ayuno sobre la salud. Si quieres conocer más sobre este tema te recomiendo que veas el vídeo “¿Cómo puede el ayuno beneficiar tu salud?” donde entrevisto a un científico sobre este tema.

Conclusión

Como podemos ver la filosofía del ayuno va mucho más allá de dejar de comer y beber. Pero para que funcione esta fórmula es requisito indispensable que la persona que ayuna tenga claro cuales son los objetivos que se pretenden conseguir.

Cuando se cumplen estas condiciones podemos ver sucesos maravillosos que tienen lugar en distintas partes del mundo. El mes de Ramadán nos sirve para fomentar la superación personal, el bienestar personal y social, la compasión y el amor, a través de esta práctica milenaria, lo que permite crear un mundo más justo y solidario. ¿Y tú, que piensas? ¡Deja un comentario abajo con tu opinión sobre el ayuno!

¡Y no te olvides de darle al botón de suscribirse! Un saludo, y hasta la próxima.

Share via